julio 08, 2008

A 20 años del fraude electoral de 1988

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
La otra opinión
El Universal

El 6 de julio de 2008 se cumplieron dos décadas del escandaloso fraude electoral de julio de 1988.
¿Te acuerdas del escándalo?

Está claro que el ejercicio memorioso de hoy se facilitará a las o los lectores mayores de 30 años, que en ese 1988 tenían diez o más años.

¿Tú que hacías en ese tiempo?

¿Estudiabas, trabajabas..?

¿Acudiste a votar?

¿Por quien votaste?

El autor de estas líneas tenía bajo su responsabilidad la cobertura informativa del candidato presidencial del PAN, Manuel J. Clouthier, por el diario La Jornada.

¿Qué crees que cambió en México desde ese histórico 1988, comparado con lo que hoy vivimos en el México de 2008?

Para algunos desinformados, la primera comparación que se hace es con el llamado fraude electoral de julio de 2006. Y la verdad es que resulta de risa esa simplificación.

Y es que precisamente si comparamos lo que había entonces, hace 20 años; cómo se hacía la política partidista, las reglas del juego de entonces, las elecciones, con lo que hoy tenemos –y claro, y si somos honestos–, la conclusión obligada es que no existe punto de comparación.

Algunos ejemplos.

Hace 20 años, no había IFE, las elecciones estaban totalmente en manos del gobierno, del secretario de Gobernación, que entonces era el hoy amlista Manuel Bartlett, autor de la famosa “caída del sistema”.

Hace 20 años el PRI recibía todos los apoyos económicos y políticos del gobierno en turno –el tema de la transparencia era inexistente–, mientras la oposición no contaba con un solo peso partido por la mitad para hacer propaganda. Partidos como el PAN vivían de las rifas de autos y casas, con lo que se financiaban.

Hace 20 años los candidatos presidenciales opositores como Cuauhtémoc Cárdenas y Manuel J. Clouthier no tenían espacio en la televisión, en la radio era limitada y sólo en la prensa se hablaba de libertad de expresión.

Hace 20 años todos los medios electrónicos de comunicación; televisoras y estaciones de radio, estaban al servicio del gobierno en turno, del PRI y de su candidato, en tiempos electorales, claro.

Con esas comparaciones básicas podemos concluir que no hay punto de comparación entre las elecciones de 1988 y 2006.

¿Quiénes hicieron el fraude?

El gobierno de Miguel de la Madrid, a través de sus operadores como el secretario de Gobernación, Manuel Bartlett; el candidato presidencial Carlos Salinas, y sobre todo sus operadores, los señores Manuel Camacho y Marcelo Ebrard.

¿Y dónde están hoy muchos de los que hicieron ese fraude?

Son los que gritan que hubo fraude en las elecciones de 2006, como Manuel Camacho, Ricardo Monreal y otros… en tanto que ese PRI que fue echado del poder en 1997, está de vuelta gobernando el DF, bajo las siglas del PRD; con Marcelo Ebrard como cabeza de playa.

¿Qué ha cambiado desde 1988?

¿Crees que valió la pena?

Sin duda que son muchos los cambios; las elecciones ya no las hace el gobierno, los partidos tienen dinero público proporcional a su votación, existe libre expresión, el PRI fue echado del poder presidencial…

Y por supuesto que es mucho lo que falta para que la democracia electoral se aproxime a lo razonablemente aceptable, y que la democracia a secas se haga una realidad.

Pero nadie puede negar que en los últimos 20 años evolucionó de manera sorprendente la democracia electoral mexicana.

Bueno, no faltarán los fanáticos pejistas que aún no digieren la derrota y que insistirán en el cuento del fraude de 2006.

Y en realidad lo que ocurre es que no acabamos de asimilar los elementos fundamentales de toda democracia; saber ganar, pero también saber perder.

Y de ese tema trató precisamente el Itinerario Político del 2 de julio de 2006. No tenemos una cultura de triunfo o derrota.

Bueno, ya en el colmo del delirio, los peje-fanáticos se niegan a aceptar investigaciones como las de José Antonio Crespo, que demuestra que no hubo fraude, y ante la falta de argumentos ahora salen con que “le regalaron la elección a Calderón”.

Lo importante, en todo caso, es que los ciudadanos de a pie hoy podemos expresarnos libremente en espacios como éste, que eran impensables en 1988.

Recuerda: la tuya es LA OTRA OPINIÓN.

México: Renuncia jefe policial por 12 muertes en discoteca

MEXICO (AP) - El jefe de la policía de la ciudad de México renunció a su cargo a raíz de un cuestionado operativo en una discoteca que provocó la muerte de 12 personas, incluidos varios menores.

El alcalde capitalino, Marcelo Ebrard, informó que aceptó la renuncia del secretario de Seguridad Pública local, Joel Ortega, y anunció que el procurador Rodolfo Félix Cárdenas también presentó la dimisión, aunque no aclaró si la aceptaba.

El anuncio del gobierno local ocurrió poco después de que la Comisión de Derechos Humanos local presentó un informe en el que documentó múltiples violaciones a los derechos humanos durante y después del operativo en la discoteca "News Divine" el 20 de junio en la ciudad de México.

El presidente del organismo de derechos humanos dijo que el secretario de seguridad y el procurador tenían "cuando menos una responsabilidad ética ineludible".

La “tragedia era totalmente evitable”: Álvarez Icaza


PRESENTA INFORME SOBRE EL CASO NEW'S DIVINE

El Economista
Redacción

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal destaca en su investigación que fue una “redada”, donde la policía creo las condiciones que convirtieron el operativo en una “trampa mortal”.

El titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza, presentó su investigación relativa al operativo en la Discoteca New’s Divine, donde resalta que se violaron de “manera grave los derechos humanos” de las personas y precisa que la policía, creo las condiciones para convertir el operativo en una “trampa mortal”.

Álvarez Icaza responsabiliza de las autoridades de la Gustavo A. Madero de no proceder contra New’s Divine, dadas las “irregularidades” con las que operaba.

Recalcó que el operativo fue planeado con objetivos distintos a los que se han difundido, ya que lo que se buscaba era realizar una “redada” para detener a los jóvenes y usarlos como pruebas vivientes de que el antro existía corrupción de menores.

El titular de la CDHDF hizo notar que la autoridad sabía que las personas en el interior de la eran preadolescentes y adolescentes.

La Comisión destaca que el operativo no previa un escenario de riesgo como el que se presentó y que resultó en la muerte de 12 personas.

El funcionario precisó que la policía creo las condiciones, para convertir el operativo en una trampa mortal, ya que la “tragedia era totalmente evitable”.

“No fue un concierto de errores, sino una operación totalmente concertada”, afirma

Álvarez Icaza acusó a las autoridades del GDF de interferir en la investigación del organismo.

Mucha energía para discutir ¿y el futuro?

Gabriela Cuevas Barrón
gabrielacuevasbarron@hotmail.com
Orden del día
El Universal

I ¿El pasado apostó por el futuro? En 1938 se debatía el lo que sería del petróleo existente en el subsuelo mexicano en circunstancias diametralmente distintas. En principio, el crudo no era propiedad de la nación, ni existía una industria petrolera mexicana, pero sobre todo, en ese momento aún no era claro el potencial que tendría el hidrocarburo. En 1940 , la producción mundial de petróleo era de menos de 7 millones de barriles diarios y el carbón era la principal fuente de energía de la sociedad industrial.
Actualmente, se extraen más de 80 millones de barriles cada día que son insuficientes para satisfacer la demanda mundial. En 1938, el debate se adelantó a su época. Se apostó por la que sería la energía del futuro.

II. ¿Necesitamos un debate distinto?

El auge del petróleo no será eterno. Los hidrocarburos son la base de la economía mundial, pero ante el aumento desmedido en su precio, el agotamiento de los grandes yacimientos y el calentamiento global, muchos países comienzan a buscar fuentes alternas de energía y no tardarán en encontrarlas.

Es el momento para que México, un país productor, modernice su industria y aproveche los altos precios, pero sobre todo es momento de volver a mirar hacia adelante y replantear la industria energética. Algunos países han comenzado: Brasil ya reformó su industria petrolera y se especializó en la producción de etanol, un combustible más limpio y barato. Hoy un tercio del etanol del mundo se produce en Brasil. Por otro lado, China apuesta al hidrógeno como un combustible con cero emisiones contaminantes y cuenta con un sistema de autobuses impulsados por este medio.

III. ¿Podemos volver a mirar al futuro?

La transición hacia otras fuentes de energía no será inmediata, pero sí inevitable. Conforme los precios del petróleo aumenten y mejore la tecnología para obtener energía del sol, el viento o la materia orgánica, éstas serán cada vez más atractivas.

A diferencia de lo ocurrido en 1938, el debate hoy en día ha olvidado por completo la idea de una industria sustentable a largo plazo. No sólo hemos quedado rezagados en materia de investigación, sino que perdemos un tiempo valioso en discusiones anacrónicas. Está en juego el bienestar de todos, no la conveniencia política de unos. Al final, quien llegue a ser presidente en 2012 necesitará un Pemex sustentable y políticas energéticas de vanguardia.

La Suprema Corte y los partidos pequeños

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

La semana pasada la Suprema Corte de Justicia de la Nación falló en contra del tráfico de votos que ejercen los partidos políticos y atrajo la revisión del caso de Acteal, es decir, el amparo promovido por Javier Cruz Angulo y la Clínica de Interés Público del CIDE. Este amparo ejemplifica con el caso de Acteal la debilidad constitucional del sistema de procuración de justicia de México: la violación rutinaria de los derechos constitucionales de los mexicanos.

Hablaré mañana del caso de Acteal, de posibles grandes consecuencias para la impartición de justicia en México.

Me concentro hoy en el tráfico de votos de los partidos. Este mecanismo, mediante el cual un partido grande puede regalarle votos al partido chico que se coaliga con él, ha permitido sobrevivir como entidades de interés público a partidos políticos de baja presencia en el electorado y de borrosa identidad política. Partidos de pocos votos para pocas e insondables propuestas.

Estos partidos leves de alma y cuerpo, son beneficiarios de unas transferencias de recursos públicos que paran los pelos de punta. Tres ejemplos:

Entre 2003 y 2008, el Partido del Trabajo recibió por votos no acreditados 1,264 millones de pesos (¡mil doscientos sesenta y cuatro millones de pesos!).

El Partido Verde Ecologista de México: 1,554 millones de pesos (mil quinientos cincuenta y cuatro millones).

El partido Convergencia: 1,197 millones de pesos (mil ciento noventa y siete millones) (El Universal, 3/7/08).

Estos partidos sin votantes certificados han vivido hasta ahora de sus alianzas con los partidos grandes, cuya lógica de aliarse con los chicos ha sido siempre un enigma para mí.

Tendrán ahora que acreditar que vota por ellos al menos un 2 por ciento de ciudadanos efectivos, como marcan las leyes.

Una cláusula de la nueva ley electoral permitía a los partidos grandes regalar hasta un punto porcentual de votación a sus aliados para que llegaran a los dos puntos y conservaran el registro.

En su fallo de la semana pasada, la Suprema Corte canceló este privilegio. Los partidos pequeños tendrán que demostrar que efectivamente representan algo, y cuánto.

Con su decisión, la Suprema Corte pone un límite a la falsa pluralidad representada por estos partidos. Contiene también el tráfico inconstitucional de votos ciudadanos, pues los votos otorgados por alguien a un partido en las urnas, no puede ser desviado por ese partido hacia otro por el que el ciudadano en cuestión no votó.

Hablaré mañana del caso de Acteal.

Secretario en el patíbulo

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

En el círculo cercano del jefe de Gobierno del DF se afirma que nada garantiza a Joel Ortega que Marcelo lo sostenga en el cargo tras el informe de la CDHDF

La suerte del desgastado secretario de Seguridad Pública del DF, Joel Ortega, se define hoy.

Pasado mediodía, Marcelo Ebrard conocerá el informe que presenta a las 6 pm la CDHDF, cuyo titular, Emilio Álvarez Icaza, le adelantará a Ebrard “por cortesía política”, las conclusiones del informe con que el jefe de Gobierno prometió tomar “las decisiones que correspondan”.

Se espera que Ebrard defina el futuro de Ortega, al que parte de la opinión pública ve como responsable de la tragedia en el New’s Divine por ser el jefe de la policía que con abusos, corrupción e incapacidad causó la muerte de 12 personas. Las señales de Marcelo han sido de debilidad ante Ortega, al que incluso reconoció en público, lo que fue visto como un “espaldarazo”.

Pero en el círculo cercano de Ebrard se afirma que nada garantiza la permanencia a Joel. Si el 25 de junio Ebrard no pudo convencerlo de anunciar su separación junto con el ex delegado Francisco Chíguil, esta vez, dicen, Ortega no tendrá opción porque ese fue el acuerdo cuando Joel se aferró.

Aunque sus estrategas le digan que hay tiempo para revertir el daño que le causó esta primera crisis de gobierno, Ebrard sabe que pagará un costo por las 12 muertes. Ese costo puede ser mayor o menor, según lo que decida hoy hacer con Joel Ortega.

El caso New’s Divine es y será un expediente difícil para Marcelo y el PRD. Por eso la falta de autocrítica, al menos pública, de los perredistas que guardaron silencio y renegaron de su defensa histórica de los jóvenes para arropar al jefe de Gobierno, al que ya ven como presidenciable.

De las pocas voces perredistas que se han atrevido a hablar, Alfonso Ramírez Cuéllar, ex candidato a la dirigencia del PRD, comentó a esta columna que detrás de la tragedia está la red de corrupción de delegados y dirigentes partidistas que han hecho de los antros en el DF una “fuente de ingresos millonarios” con los que se financian campañas internas y externas perredistas. Ramírez acusa a los delegados y funcionarios del PRD de tener en casi todas las delegaciones que gobiernan un sistema de “chantajes y actos de extorsión” para sacarles a los dueños de restaurantes, escuelas o antros, dinero de “mordidas” o “mochadas” para hacer los famosos “cochinitos”, dice el ex candidato al CEN perredista.

Así que hay un secretario en el patíbulo. Y hoy se sabrá si lo ejecutan o lo indultan.

NOTAS INDISCRETAS... Cero y van tres para Amalia García. Siempre que hay hechos graves de violencia del narco en su estado, la gobernadora de Zacatecas se encuentra no sólo fuera de su entidad, sino del país. Son tan frecuentes sus giras al extranjero que en diciembre pasado, mientras la Policía Estatal se enfrentaba a Los Zetas, con un saldo de siete uniformados muertos, la gobernadora andaba en Miami, trabajando arduamente. Después, en marzo un comando armado interceptó el convoy que trasladaba a Los Zetas del penal de Río Grande a la prisión zacatecana y liberó a los narcos. ¿Y doña Amalia? Trabajando en Chile. La semana pasada hubo en el Cereso de la capital zacatecana un intento de motín que dejó un muerto, justo cuando la gobernadora estaba en importante reunión de la Internacional Socialista en Grecia. ¿Qué quieren? Si la gobernadora es de mucho mundo… En Acapulco ya hay candidato perredista a la alcaldía. Gloria Sierra fue declarada ganadora de la interna el viernes pasado y derrotó al que ella misma llamó “el candidato Blanca Nieves”, César Flores. Al gobernador Zeferino Torreblanca se le oyó una vez decir que César no podía ser candidato “por razones de seguridad nacional”. Ya lo eliminaron, pero el problema no termina para el PRD porque perredistas inconformes con la elección de Sierra, a la que ven como “la candidata del gobernador”, se han empezado a acercar al candidato de Convergencia, Luis Walton, a quien ya le fueron a tocar la puerta el ex alcalde acapulqueño Alberto López Rosas, Ramiro Solorio y Florentino Cruz, entre otros perredistas inconformes… Paran los dados. Serpiente abre semana. Mal augurio.

¿Criminalizar “hasta donde alcance”?

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

El puntual informe que rindió ayer el procurador general de Justicia del DF, Rodolfo Félix Cárdenas, de los avances en la averiguación previa sobre la tragedia que provocó el infame operativo policiaco en el antro New’s Divine, implica no sólo al supuesto “mando único” del mismo, Guillermo Zayas, sino también al subsecretario de Seguridad Pública, Luis Rosales Gamboa.

Félix Cárdenas dice con razón que Zayas trató a los jóvenes “como responsables y no como víctimas”.

Según la grabación revelada, a las seis de la tarde 23 minutos y 56 segundos del fatal 20 de junio, Apolo (Rosales) dijo a Thor (Zayas) por el canal de Operaciones:

A ver, este, a ver este, Thor, Thor, no es necesario que te jales a todos, ¿eh?; si no tenemos los recursos, si no llegaron los camiones, hasta donde alcance, y a los demás revísenlos…

Si se trataba de probables víctimas, no de delincuentes, el subsecretario debió decir: “¡Bájalos a todos y nada más revísenlos. No vayas a cometer la pendejada de remitirlos a ninguna parte…!”.

La farsa “Divine”

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Del cese de Cueto, a la férrea defensa de Ortega y Félix
Hoy, prueba de fuego para una complaciente CDHDF


Como en los mejores tiempos de los regímenes priístas, el GDF de Marcelo Ebrard montó una grotesca farsa mediática —sin derecho a preguntas, claro— para dar carpetazo al “crimen colectivo del antro”.

Muy temprano —como parte de un diseño para capitalizar los mañaneros informativos—, el procurador del DF, Rodolfo Félix Cárdenas, presentó al jefe de Gobierno el llamado “informe” del “crimen del antro”: documento que no informa, no indaga y menos reconoce responsabilidad alguna de los más altos jefes policiacos.

En pocas palabras, el cacareado “informe” de una tragedia en la que perdieron la vida 12 personas —entre ellos nueve jóvenes y dos menores de edad— no es más que un compendio de buena parte de lo que indagaron los medios, en el que se ratifica lo que todos o casi todos saben: que el chivo expiatorio es y será el ex policía Alfonso Zayas —ya en prisión—, en tanto que resultan exonerados de toda responsabilidad posible Joel Ortega y el propio Félix Cárdenas.

Pero a los ojos de todos aquellos que lo quieran ver con una pizca de crítica, queda exhibido que el gobierno de Ebrard, del PRD, lo que nos ofrece es lo más parecido a una “farsa divina”, en donde la seguridad pública y la procuración de la justicia no son más que referencias retóricas, porque lo que se busca exonerar a los dos principales aliados del jefe de Gobierno al tiempo que se limpia la imagen de Ebrard.

Y resultaría de risa la grosera farsa montada por el GDF —si no es porque se trató de una deficiente actuación del propio GDF, que costó la vida a 12 personas—, si se contrasta lo que vimos la mañana de ayer —la defensa a ultranza de los dos jefes policiacos, la reconstrucción urgente de la imagen deteriorada de Ebrard— con una de las seis demandas estudiantiles de julio a septiembre de 1968, hace cuatro décadas. ¿Cuál era esa demanda? ¿Se acuerdan?

Pues sí, era el cese del general y jefe de la policía del DF; Luis Cueto Ramírez. ¿Por qué se pedía el cese de Cueto? Casi nada, porque se trataba de un militar y jefe de la policía capitalina que simbolizaba la represión contra los jóvenes estudiantes. Cueto reprimió desde julio de ese 1968 a los jóvenes preparatorianos, luego a las manifestaciones estudiantiles, a pesar de que hasta el 1 de octubre no se había registrado ninguna muerte de los jóvenes perseguidos y reprimidos. La masacre, como todos saben, vino después.

¿Por qué hace 40 años, en el México del partido único, de la negada democracia y la Presidencia autoritaria, debía irse Cueto? ¿Por qué esa era una de las demandas centrales de los jóvenes del 68? ¿Por qué en 2008, en el México de la democracia, de la izquierda en el poder en la capital del país, no se deben ir Ortega y Félix, jefes de instituciones policiacas probadamente represoras violadoras de los derechos humanos; jefes incapaces de evitar una tragedia como la del New’s Divine, que provocó 12 muertes?

¿Por qué el gobierno de Ebrard se comporta igual al de Alfonso Martínez Domínguez? ¿Por qué la izquierda de hoy, ya en el poder, se comporta igual al PRI, a la CTM, a la burocracia del PRI de aquel 1968? Y aclaramos, para que se abstengan del insulto fácil. No comparamos la represión y la masacre del 68 con “el crimen colectivo del antro”. Lo que contrastamos es la reacción de la autoridad, del partido en el poder y de los políticos, en cada uno de los casos. Y se insiste en el contraste porque a la vista de todos queda claro que el PRD y la llamada izquierda en el poder en el GDF están en manos de los mismos que combatieron a la izquierda no sólo hace 40 años, sino hace 20 años.

Es decir, que hace 40 años, en 1968 y 1971, el PRI aplastó mediante la represión y el crimen las nacientes expresiones de democracia. Hace 20 años, en 1988, el mismo PRI aplastó mediante el fraude electoral a la izquierda. Y en 2008 —40 años después del 68, y 20 después del fraude de 1988—, el mismo PRI que colonizó a la izquierda, al PRD, pretende eludir toda su responsabilidad en un hecho represivo, violatorio de libertades básicas, criminal, como el del New’s Divine. ¿Y la izquierda? ¿Y sus voces críticas? ¿Dónde está la crítica a la “farsa divina” de Marcelo? ¡Claro! Calladitos se ven más bonitos.

Dice el doctor Édgar Elías Azar, presidente del TSJDF, que no hay línea del GDF al Poder Judicial capitalino por el escándalo “divino”. Dijo el maestro Emilio Álvarez Icaza que la CDHDF no tolerará impunidad y que menos será “tapadera” de nadie. El tiempo nos dejará ver de qué están hechos Elías Azar y Álvarez Icaza. Por lo pronto la pelota está en la cancha de la CDHDF. Y puede hacer gol.

News Divine: palabras y dinero

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Como se había anunciado, la Procuraduría capitalina entregó su informe sobre la muerte de 12 personas, en su mayoría jóvenes, en la discoteca News Divine, sin una sola novedad, con una investigación realizada siempre hacia abajo, a mandos de menor responsabilidad y jamás a sus jefes reales, incluidos los de la Procuraduría. El gobierno capitalino, además, decidió expropiar el predio y en él construirá un centro para atención a jóvenes, lo que estaría muy bien si no fuera, como lo han señalado varias voces, que con ello se destruirán pruebas que podrían ser útiles en una investigación posterior.

Porque el hecho es que la única investigación independiente que se está realizando la hace la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, que encabeza Emilio Álvarez Icaza y será entregada, en principio, el día de hoy. Y sobre ella se habían comprometido las autoridades capitalinas a tomar decisiones. Se han adelantado porque la recomendación de la CDHDF podría ser demasiado dura y, a diferencia de la realizada por la Procuraduría capitalina, sí parece ir hacia el fondo de los numerosos problemas que se exhibieron con la tragedia, desde la corrupción en los procesos de expedición de licencias y permisos hasta la violación de los derechos de los jóvenes detenidos, en complicidad de fuerzas policiales preventivas y ministeriales. Allí está el tema y a ello no se ha abocado la Procuraduría capitalina, entre otras razones porque era juez y parte en la indagatoria.

Pero también hay urgencia por acabar con el News Divine, no sólo porque ese capítulo exhibe a buena parte de la administración, sino debido a que se quiere cargar todo el peso del gobierno capitalino sin preocuparse ya de temas tan molestos como una docena de muertos por negligencia policial a la llamada consulta petrolera, de la cual no tenemos aún, a poco menos de tres semanas de realizarse, ni siquiera la pregunta que se va a formular. Se dice que hoy estará la pregunta lista y hoy mismo, con o sin informe de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, se lanzará la campaña política oficial acerca de la reforma petrolera. Y eso importa más que lo sucedido en la ciudad.

Se trata de un estilo de gobernar que coloca lo accesorio por encima de lo importante. Por ejemplo, la consulta es, para el GDF, políticamente más importante que investigar lo sucedido en el News Divine y, en la indagatoria, quedarse en los límites de la misma es mucho más importante que profundizar en sus verdaderas causas. Y eso se repite una y otra vez, con paliativos, casi siempre económicos, que en algunos casos pueden ser útiles, pero más para las campañas políticas y electorales que destinadas a la sociedad. Por ejemplo, ante las acusaciones de criminalización de las actividades de los jóvenes, no se ha cambiado nada en las políticas de seguridad, sin embargo, se anuncian más becas para estudiantes (entregadas sin mayor control y en forma indiscriminada, sin saber realmente a quién se le proporciona ese recurso) y el pago de indemnizaciones, por encima de lo que marca la ley, a víctimas, familiares y a quienes de alguna manera hayan sido afectados. Está muy bien, pero no se nos dice a quiénes se pagó, cuánto y con base en qué. Cualquiera diría que se pagó el silencio. El gobierno del DF ahora afirma que se dedicará a organizar tardeadas (sic). En el programa de verano para los jóvenes se incluye, otra vez, la construcción de playas artificiales, la instalación de pistas de hielo y ahora además de un circo en el Zócalo de la ciudad. Por cierto, el GDF también es patrocinador de un auto de carreras.

A eso se suma la venta de 15 productos a precio menor que el del mercado, en los tianguis; el anuncio de invertir aún más, aunque no haya resultados, en las preparatorias y en la universidad de la ciudad. Y apoyos económicos indiscriminados para todos: los hay en el caso de los viejitos, las madres solteras, las mujeres golpeadas, existe una suerte de seguro para quienes no consiguen empleo. Con ello va también una campaña de “regularización” de terrenos para viviendas, que suelen ser de los invadidos por organizaciones cercanas al PRD, sobre los que se construye y luego se “regulariza”, con enormes utilidades para los organizadores de la invasión.

Nadie puede oponerse per se a los apoyos sociales, pero quién y cómo los regula, cómo podemos saber a quién se le entrega esa ayuda, si no existen padrones, si todo se maneja con recursos que se distribuyen en forma indiscriminada, sin condiciones. ¿Está bien que el gobierno del DF organice tardeadas? No tiene por qué hacerlo: mejor que haga aplicar los reglamentos vigentes y exija que se cumpla con la norma, hoy ignorada por todos. Esa indolencia es la que termina causando la tragedia y la que lubrica la corrupción. No se necesitan “tardeadas oficiales”, sino control sobre las respectivas autoridades. Se requieren becas para los jóvenes, mas no en forma indiscriminada y sin control: deben estar, además, sujetas a ciertas condiciones. Es injusto que sean iguales para todos, estudien o no, cumplan o no, se esfuercen o no. Lo mismo sucede con las madres solteras o las mujeres golpeadas. Asumamos incluso que esos apoyos o becas se estén distribuyendo correctamente, la pregunta es ¿qué se hace para evitar el fenómeno de los jóvenes que abandonan el estudio o que se quedan en la escuela pero no tienen futuro; qué ocurre con los que venden drogas o alcohol a niños, con los inspectores y funcionarios que permiten que eso se haga sin control, porque son comprados; qué oportunidades de trabajo tiene una madre soltera y golpeada? Que se hagan, por supuesto, viviendas, pero, ¿por qué regularizar los terrenos invadidos ilegalmente?

El gobierno capitalino quiere enterrar el caso News Divine con palabras y dinero. Dependerá de Emilio Álvarez Icaza que se haga, por lo menos, un poco de justicia.

Marcelo, o cómo salir de ésta

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

No news divine, bad news. Florestán

Debo insistir en lo que he sostenido: que Marcelo Ebrard siempre ha sido un eficaz profesional en el control de daños, manejo de crisis y salidas laterales que, si nos vamos a su curricula, siempre lo han proyectado hacia delante, o al menos hacia arriba.

De todas las crisis se ha repuesto y de la mayoría de ellas se ha fortalecido.

La peor, políticamente hablando, fue su apuesta total a Manuel Camacho en dos etapas: la separación con Carlos Salinas a la designación de Luis Donaldo Colosio como candidato presidencial del PRI, en noviembre de 1993, y la posterior ruptura para seguir los pasos del mismo Camacho. La peor, como tragedia, fue el linchamiento de dos agentes federales en Tláhuac, en otro noviembre, éste de 2004, del que se le responsabilizó siendo secretario de Seguridad Pública del Gobierno del Distrito Federal, con Andrés Manuel López Obrador a la cabeza.

Cuando el desmarque con un Salinas en el apogeo, le dieron por muerto; cuando la tragedia de Tláhuac, a la que siguió su remoción como titular de la SSP-DF, hasta misa de réquiem le dedicaron.

Pero de una, Salinas, y otra, Tláhuac-Fox, se levantó. Nadie daba nada por él en 1993 ni once años después, en 2004. Concederle una nueva oportunidad no estaba en las posibilidades de la sensatez ni de la realidad política. Y se levantó de las dos.

Después de Salinas fue subsecretario de Relaciones Exteriores 40 días, con Camacho, para luego irse a las negociaciones con el EZLN, ser legislador por un nuevo partido, y candidato al gobierno del Distrito Federal, de donde llegó al cargo de la tragedia: secretario de Seguridad Pública; después de Tláhuac, fue secretario de Desarrollo Social capitalino, candidato al GDF y jefe de Gobierno.

Hoy que está a prueba, Marcelo Ebrard dará a conocer una serie de decisiones de las que derivará si convierte, como ha hecho, la crisis en oportunidad y relanza gobierno y proyecto, o efectivamente hace, de la tercera, la vencida.

Retales

1. ÉL NO FUE.- El ex candidato por el PRI a la gubernatura de Baja California, Jorge Hank, ha iniciado una campaña contra Manlio Fabio Beltrones, a quien responsabiliza de su derrota, y todo por no asumirla personalmente;

2. SILENCIO EN LA NOCHE. Ya nadie del gobierno poblano de Mario Marín intentó rescatar al alcalde priista de Izúcar de Matamoros, Rubén Gil, detenido y procesado en Estados Unidos por delitos relacionados con el narcotráfico, y al que quisieron exculpar. ¿Dónde están hoy sus defensores? ¿Y dónde sus beneficiarios?; y

3. NECIOS.- Los empleados del alcalde panista de León me han dirigido una serie de improperios por decir que los necios que insisten en sus necedades son unos imbéciles, refiriéndome a ese presidente municipal. Y pregunto: ¿tienen alguna otra definición para ellos?

Nos vemos mañana, pero en privado.

Un informe inaceptable

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

Ahora resulta que toda la culpa por las 12 muertes durante la redada en la discoteca News Divine la tuvieron un mando intermedio y varios policías rasos.

Según el procurador Félix Cárdenas, la autoridad de mayor rango con responsabilidad en los hechos fue Guillermo Zayas, entonces coordinador de Unipol en la delegación Gustavo A. Madero.

¿Ah, sí?

¿Guillermo Zayas fue el responsable de que se realizara una redada inconstitucional?

Zayas es un chivo expiatorio y la investigación de la Procuraduría capitalina una vergüenza inaceptable en un régimen de derecho de cualquier Estado democrático.

El primer punto se encuentra en que la redada donde perdieron la vida doce personas, entre ellos nueve jóvenes y adolescentes, fue inconstitucional.

Ahí hay un delito cometido por las más altas autoridades capitalinas, que trajo como consecuencia la muerte de una docena de mexicanos inocentes.

Para detener a una persona, como ocurrió con los jóvenes que estaban adentro y afuera de la discoteca, se necesita una orden judicial, y no la había.

Con el fin de detenerlos, como lo hicieron policías y judiciales el viernes 20 de junio en la colonia Nueva Atzacoalco, se necesitaba “flagrancia” y ninguno de esos muchachos estaba cometiendo delito alguno.

Las redadas son inconstitucionales y, al ser ordenadas por las máximas autoridades capitalinas, ellas deben responder judicial y políticamente.

Violar la Constitución y provocar una docena de muertes de inocentes, por golpes y asfixia, es mucho más grave que violar el amparo de un particular, como ocurrió con el predio El Encino hace unos años.

¿Todo eso se lo van a dejar pasar al gobierno del Distrito Federal, para “no hacer olas”?

Toda la culpa se la echan a Guillermo Zayas, un chivo expiatorio a modo que pertenecía al equipo del anterior procurador, Bernardo Bátiz.

Además, Zayas va a salir. Lo acusan de homicidio “doloso”, que va a ser imposible de probar ante un juez. ¿Zayas había premeditado matar a esos muchachos? Claro que no.

En fin, la carga del argumento contra Zayas estriba en que un subsecretario de Seguridad Pública, Luis Rosales, le dijo por radio: “A ver, a ver, Thor (indicativo de Zayas), no es necesario que te jales a todos (los jóvenes) si no tenemos los recursos; si no llegaron los camiones, hasta donde alcance, a los demás, revísenlos”.

¿Esa es “la prueba” de que la culpa la tuvo ese mando medio de la delegación?

Lo que esa grabación revela es que la Secretaría de Seguridad Pública no pidió que frenaran las aprehensiones por ilegales, sino porque ya no había camiones disponibles.

“No necesitas llevarte a todos”, dice el subsecretario.

¿Con qué orden judicial sí estaba bien que se llevaran a los otros? ¿Qué delitos cometían esos adolescentes, para detenerlos?

Lo que resulta aún más revelador es que el procurador de Justicia del Distrito Federal no acuse al subsecretario de Seguridad Pública, por dar su anuencia a que se detenga a personas (las que cupieran en los camiones), sin cumplirse los requisitos constitucionales para aprehender a un ciudadano.

De lo que se trata es de cubrirse las espaldas.

El procurador se cubre a sí mismo, cubre al secretario de Seguridad Pública y al jefe de Gobierno Marcelo Ebrard.

Las redadas y las detenciones sin orden de aprehensión ni flagrancia son infracciones graves a la Constitución.

Y si lo anterior lo multiplicamos por 12 muertos, adolescentes vejados, desnudados y robados, entonces las máximas autoridades del Distrito Federal tienen que responder.

¿Por qué los detuvieron?

Lo que el procurador no dice es que los detuvieron para extorsionarlos y robarlos en el Ministerio Público a su cargo.

El culpable de haber desnudado a las adolescentes fue “el médico” de turno en la delegación.

¿Y qué hacían los agentes del MP mientras el médico abusaba de su autoridad?

Miraban. Y dejaban pasar.

Las marcas que les aplicaron a las niñas y a los muchachos, ¿para qué se las hicieron?

No se investigó la versión de que fueron marcados con plumón los que ya habían hablado a sus casas para que sus padres juntaran mil pesos destinados al pago del rescate.

El informe es una vergüenza. Inaceptable.