julio 16, 2008

'Aclaración pertinente' por Paco Calderón

Inusual ola de calor en pleno invierno en costa atlántica de América del Sur

BUENOS AIRES (AFP) - La costa atlántica sudamericana vivía este miércoles una inusual ola de calor en pleno invierno austral, con temperaturas cercanas a los 30 grados Celsius, muy superiores a lo habitual en esta época del año.

Acostumbrados a temperaturas debajo de los 10 grados en un julio típico, los pobladores de Buenos Aires o Montevideo dejaron de lado abrigos, gorros y bufandas y revolvieron en sus armarios en busca de ropa más estival.

Fueron muchos los que se lanzaron a plazas, parques y hasta playas para aprovechar el poco habitual "veranillo" que tomó por sorpresa una región que el año pasado sufrió uno de los inviernos más fríos de las últimas décadas.

En Buenos Aires la temperatura llegó el martes a 28,6 grados Celsius, mientras que en el norte de Uruguay los termómetros marcaron entre 28 y 30 grados Celsius.

En el sur de Brasil, en tanto, las temperaturas rondaban los 25 grados promedio, unos cinco grados por encima de la media máxima para este época.

El mes de julio de 2008 "estará seguramente entre los 20 más cálidos del invierno austral en Argentina de acuerdo a la temperatura media", que se conocerá a fin de mes, dijo a la AFP Liliana Núñez, pronosticadora de turno del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Núñez atribuyó a "la variabilidad típica de la atmósfera" que el calor se produzca al año siguiente de uno de los inviernos más fríos, con una histórica nevada el 9 de julio de 2007 en Buenos Aires, algo que no ocurría en 89 años.

No obstante, estimó que "este episodio aislado, con cuatro o cinco días de temperaturas elevadas en julio, no puede relacionarse con el cambio climático".

"Son situaciones que se dan cada tanto, cuando hay predominio de cielos despejados, gran radiación y persistencias de vientos", explicó.

La especialista dijo que desde que el SMN empezó la medición de temperaturas en 1906, los registros superaron el nivel alcanzado el martes en cuatro oportunidades.

El 29 y 31 de julio de 1979 la temperatura llegó a 30,2 y 29,5 grados Celsius, respectivamente, mientras que el 28 y el 29 de julio de 1997 alcanzó 29,3 y 29,4 grados Celsius.

Una situación similar a la que vive Uruguay. "En lo que va del invierno, este sería el más caluroso en los últimos 10 años", dijo el meteorólogo Núbel Cisneros a la AFP, aunque aclaró que "es prematuro" sacar conclusiones porque "todavía no terminó el invierno".

Si bien los inviernos uruguayos en general cuentan con un veranillo en junio, "en esta época del año no es común", explicó Cisneros, indicando que las temperaturas medias se sitúan entre 5 y 10°C más en junio y en lo que va de julio.

Este veranillo "no es común" además por "sus altas temperaturas y su larga duración". Las temperaturas máximas se situaron entre 28 y 30 °C en el norte del país y entre 24 y 28°C en el sur.

Por su parte, el meteorólogo Diego Vázquez Melo también estimó que "hay que esperar a que termine el trimestre" para comparar este invierno con anteriores, aunque indicó que se han dado "temperaturas muy superiores a lo normal, de dos veces o dos veces y media superiores".

El de 2007 fue el invierno más frío en Uruguay desde 1951.

Vázquez Melo dijo a la AFP que este "veranillo" culminará la noche del viernes, "tendiendo a valores normales para el invierno", aunque "con períodos de alternancia más calientes".

En Brasil, una meteoróloga de la empresa Climatempo estimó que "la región está en una fase de neutralidad en la que no están influyendo los fénomenos de el Niño y la Niña".

"Tuvimos un comienzo de invierno muy frío debido a la Niña. Lo peor del invierno ya pasó. No se esperan más que algunas masas polares en algunos días de agosto y setiembre", vaticinó.

La OCDE destaca el impacto ambiental positivo del etanol brasileño

PARÍS (AFP) - La OCDE destacó este miércoles el impacto positivo del etanol brasileño, a base de caña de azúcar, en el medio ambiente, ya que reduce en al menos 80% las emisiones de gases contaminantes, y aseguró que en Estados Unidos y Europa la eficacia de los biocarburantes es mucho menor.


"El etanol de la caña de azúcar -la principal materia prima utilizada en Brasil- reduce los gases con efecto invernadero en al menos 80% en relación a los combustibles fósiles", indicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que nuclea a 30 países industrializados, en un informe.

"Pero la reducción de emisiones es mucho menor cuando se utilizan los biocarburantes basados en las materias primas utilizadas en Europa y América del Norte", añadió.

Estados Unidos, que lo destila a partir del maíz, es el primer productor de etanol (alcohol carburante), con un 48% del total mundial en 2007. Brasil le sigue el paso, con 31% de la producción mundial de etanol, fabricado a partir de la caña de azúcar.

La Unión Europea (UE) representa un 60% de la producción mundial de biodiésel, extraído de aceites vegetales.

Las políticas gubernamentales de apoyo a los biocarburantes en los países de la OCDE -sobre todo los elevados subsidios- son costosos e ineficientes a la hora de proteger el medio ambiente, concluyó el informe.

"Son costosas, tienen un impacto limitado en la reducción de gases con efecto invernadero y en la mejora de la seguridad energética, y un impacto significativo en los precios mundiales de los alimentos", estimó.

Los biocarburantes producidos a base de trigo, remolacha azucarera, aceites vegetales o maíz, "raramente reducen las emisiones más de 30% a 60%, mientras la reducción (de emisiones) del etanol de maíz es generalmente inferior a 30%", indicó la OCDE.

"La continuación de las políticas actuales de apoyo a los biocarburantes reducirían las emisiones de gases con efecto invernadero derivadas del transporte en no más de 0,8% para 2015", añadió.

Los subsidios a los biocombustibles en Estados Unidos, Canadá y la UE se elevaron a 11.000 millones de dólares anuales en 2006, y esta cifra subiría a 25.000 millones por año para 2015, sostuvo la OCDE. Esos subsidios están reforzados por elevados impuestos a la importación.

El informe aconseja a los gobiernos de la OCDE centrar sus políticas en la reducción de energía, sobre todo en el sector del transporte, y abrir los mercados a los biocombustibles y sus materias primas "para mejorar su eficiencia y bajar los costos".

El impacto de las actuales políticas sobre los biocarburantes en los precios alimenticios "es significativo pero no debe ser sobrestimado", indicó la OCDE.

El informe calcula que las actuales medidas de apoyo a los biocombustibles aumentarán los precios del trigo en un 5%, del maíz en un 7% y del aceite vegetal en un 19% en los próximos 10 años.

Un reciente informe del Banco Mundial indicó que la explosión del cultivo de productos agrícolas destinados a la producción de biocarburantes es responsable en un 75% del alza del precio de los alimentos.

Le mueven el tapete

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

“He conocido priistas que ya los quisiera en mi partido; y conozco panistas que no se los deseo ni al PRD”, escribe Manuel Espino, ex jefe nacional del PAN, en su libro Señal de alerta. Advertencia de una regresión política (Editorial Planeta), que presentó ayer a los medios de comunicación.

Además de los golpes a Beltrones, sobre los que ya ha corrido mucha tinta, el político duranguense dedica una parte de su “muchachito” —así le llamó a su libro— a denunciar a algunos panistas, autollamados calderonistas, quienes, afirma, “sin visión humanista ni compromiso doctrinario, ocupan cargos públicos y están transformando al PAN en un partido en el poder, un PAN-gobierno…”

Espino contó también una anécdota que balconea a los articulistas y columnistas “despistados”, que atribuyeron su victoria en las elecciones internas del PAN, en 2003, a Vicente Fox y Marta Sahagún. “La señora no quería que yo ganara. Los hijos de Carlos Medina estaban con los de ella (el día de las elecciones). Les dijo: traigo malas noticias, ganó Manuel”.

Más de Espino. En corto le preguntamos sobre las versiones publicadas en este espacio en el sentido de que el gobierno de Calderón le mueve el tapete en la OCDA con venezolanos y chilenos. “Lo leí en tu columna, y al día siguiente me lo comentó un panista. Le pedí que no lo divulgara; de cualquier manera no van a lograr nada…”, respondió.

La presentación oficial del libro se hará en el Hotel Camino Real, el próximo 29 de julio. Asistirán el diputado Juan José Rodríguez Prats y el ex senador Javier Corral, integrante del CEN del PAN.

¿Dónde está Javier Corral? ¿Por qué no se manifiesta? El ex senador por Chihuahua simplemente no puede cerrar los ojos y callar ante lo que sucede en su partido. El tema por el que toda la vida ha luchado tiene que ver con la denuncia pública que hizo Santiago Creel Miranda, basado en una charla con Germán Martínez, jefe nacional del PAN. A Creel lo apartaron de la coordinación de la bancada panista en el Senado, entre otras cosas, por el veto de las televisoras a su persona.

Corral es integrante del Comité Ejecutivo Nacional. Sabemos que puso su renuncia sobre la mesa a Germán, el mismo día que se enteró de las razones por las que Santiago fue apartado del cargo. La renuncia nunca se hizo efectiva. Javier sigue en el CEN.

Germán Martínez y Gustavo Enrique Madero, el nuevo jefe de los senadores del PAN, niegan categóricamente que ese haya sido el motivo de la destitución de Creel. Sus palabras chocan con las de Santiago, quien sostiene que el jefe nacional le dijo lo contrario.

Corral es una voz autorizada y con credibilidad. Tiene la obligación moral, por su lucha para mejorar no sólo el régimen de medios de comunicación sino a su partido, de salir a la plaza pública a manifestar su sentir. Lo otro sería pura complicidad.

* * *

Recibimos una llamada de Manuel Compeán, director corporativo de Comunicación de Televisa. Quería cerciorarse de que en el correo de Arsenal estuviera la respuesta del doctor Leopoldo Gómez, vicepresidente de Televisa, al oficio de Norberto Tapia Latisnère, director de RTC.

En el texto enviado a la televisora, el titular de RTC hizo un “extrañamiento” a Noticieros Televisa, por haber difuminado la imagen de Santiago Creel en el noticiario Primero Noticias, el pasado 2 de julio. En un inusitado acto de humildad, Gómez reconoce que, efectivamente, se cometió un error en la imagen del senador del PAN, “que mucho lamentamos”.

Informa que la producción de ese noticiario ya tomó las medidas pertinentes para que este tipo de errores no vuelvan a repetirse y le comunica a Creel que el conductor de Primero Noticias le extiende una invitación a una entrevista. Es un buen principio para resolver grandes diferencias.

* * *

La PGR ya puso precio a las cabezas de los sicarios que asesinaron a siete adolescentes en Guamúchil, Sinaloa: un millón de pesos a quien otorgue información que lleve a su captura. La campaña comienza este miércoles, en esa sacudida entidad. “Es fundamental que agarremos a estos cabrones. Llegaron a grados de violencia que no pueden ser tolerados. Es un agravio a la sociedad, y un desafío al Estado”, nos dicen voces autorizadas de la Procuraduría.

* * *

Le preguntamos al ingeniero Rubén Tapia, padre de una menor, de las víctimas de la tragedia en el Divine, su opinión sobre las manifestaciones convocadas por Francisco Chíguil, delegado con licencia en la Gustavo A. Madero, para respaldar su regreso al cargo. “Este señor no tiene vergüenza. No debe aferrarse al hueso. Lo único que le interesa es cobrar. Es muy estúpido”, dijo. Tapia asegura que esas manifestaciones son alimentadas por tianguistas “agarrados por el cuello”. Si no asisten, no los dejan trabajar, aseguró.

Esa autoridad no sirve

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

Antes de entrar a las preguntas de la llamada “consulta ciudadana”, hay un asunto que aclarar.

Hay que aclararlo incluso antes de decir que los autores de las preguntas no leyeron la iniciativa, porque de lo contrario no habrían puesto a votación si se acepta o no la participación privada en la explotación del petróleo, porque eso no viene en la iniciativa.

Para otro día dejemos el tema de los intelectuales que “auditarán la consulta” y que todos ellos han suscrito cartas en que acusan de “privatizadora” a la reforma y se han pronunciado por rechazarla.

Lo que hay que aclarar, en primer lugar, es que el presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal, Isidro Cisneros, debe dar una explicación satisfactoria a la ciudadanía o tomar sus cosas e irse.

El IEDF y el gobierno capitalino suscribieron una hoja volante, que se reparte a la entrada del Metro, y dice: “En 1938 expropiamos nuestro petróleo a empresas extranjeras, hoy quieren quitárnoslo para dárselo otra vez a empresas extranjeras”.

Esa es una “invitación” a participar en la “consulta ciudadana” del domingo 27 y lleva los logos del Gobierno del Distrito Federal y del Instituto Electoral del Distrito Federal.

Isidro Cisneros no es una autoridad imparcial si de manera pública adhiere al Instituto a una visión sesgada de la reforma petrolera y hace propaganda contra la propuesta que está en el Senado.

¿De dónde saca Isidro Cisneros que se pretende “entregarle otra vez el petróleo a empresas extranjeras”?

Como ciudadano puede decir esa y otras mentiras que le vengan en gana.

Pero estamos hablando de que es el presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal y su función es otra: garantizar la transparencia, la equidad y la imparcialidad en los comicios que se realicen en el DF.

Cisneros ha tomado partido por el FAP y ha puesto la maquinaria del Instituto a su cargo al servicio del Gobierno de la ciudad, del cual debería ser autónomo.

Nada tiene que hacer el IEDF en ese ejercicio que realizarán el PRD y sus aliados en el Frente Amplio Progresista.

Se trata de un evento partidista, coordinado a nivel nacional por Manuel Camacho Solís, miembro de la dirigencia del FAP.

Ahora bien, si el PRD, el PT y Convergencia quieren hacer una consulta para saber qué opinan sus militantes y seguidores del FAP sobre una reforma petrolera, que la hagan.

Lo inaceptable es que la realicen con recursos del Gobierno de la capital.

Ya tienen mucho dinero que les otorga el IFE, provenientes de nuestros impuestos, como para que el gobierno les pague su consulta interna.

Si el Instituto Electoral del Distritito Federal quiere colaborar con la consulta del PRD, también puede hacerlo mediante el préstamo de urnas y mamparas.

Lo que no es aceptable es que IEDF se comporte como uno más de los partidos y las organizaciones del FAP.

La Ley de Participación Ciudadana del Distrito Federal, aprobada el 17 de mayo de 2004, establece, acerca de Consulta Ciudadana, en su Capítulo IV, artículo 42:

“Es el instrumento a través del cual el jefe de Gobierno, las instancias de la Administración Pública del Distrito Federal, la Asamblea Legislativa, la Asamblea Ciudadana y/o el Comité Ciudadano, por sí o en colaboración, someten a consideración de la ciudadanía por medio de preguntas directas, foros, o cualquier otro instrumento de consulta, cualquier tema que tenga impacto trascendente en los distintos ámbitos temáticos o territoriales en el Distrito Federal”.

¿Se puede saber qué tiene que ver una reforma petrolera federal con el ámbito temático o territorial del DF?

Hay muchos temas que son del ámbito temático o territorial capitalinos, susceptibles de tomarse en cuenta para una consulta ciudadana.

Son demasiados los problemas de seguridad, policías descompuestas, drenaje, empleo, vialidades, transporte público, depredación de áreas verdes, como para que el jefe de Gobierno se distraiga en áreas que no son de su competencia.

Ojalá los trágicos sucesos ocurridos recientemente en la capital del país hagan reflexionar al jefe de Gobierno y le dedique tiempo completo a su trabajo, sin anteponer su lealtad a López Obrador por encima de la ciudadanía.

Y que el presidente del IEDF se defina para quién trabaja. O que se vaya.

Ronda de Doha: última llamada

Eduardo Sojo Garza-Aldape
Secretario de Economía
El Universal

A lo largo de casi siete años, la Ronda ha enfrentado serios obstáculos. Hoy estamos a unos días del inicio de una reunión en Ginebra con los responsables del comercio internacional, cuyo objetivo es concluir exitosamente las negociaciones a más tardar en este año. No sólo la Ronda, sino todo el sistema multilateral de comercio e inversión enfrenta serios desafíos: una gran incertidumbre financiera; un pronóstico de menores tasas de crecimiento económico; claras amenazas inflacionarias por los altos precios de los alimentos y los energéticos, con el riesgo de permear otros sectores de la economía.

Ante este entorno, las voces que claman medidas proteccionistas tienden a ser más fuertes y populares que las que abogan por un sistema de comercio multilateral abierto, previsible y que dé certidumbre.

El gobierno del Presidente Felipe Calderón está convencido que, en tiempos de crisis, se necesita más comercio y no menos comercio; se requiere apertura, se requiere que los mercados den las señales correctas para incentivar la producción.

En tiempos de crisis debemos atender la coyuntura, los temas urgentes, pero sin perder de vista lo importante: los temas estructurales, como el tener un régimen que promueva y dé mayor seguridad jurídica al comercio y a la inversión.

En el contexto internacional, México ha venido apoyando firmemente las negociaciones de la OMC. La reducción de aranceles a nivel multilateral a productos agrícolas e industriales beneficiaría a México, décimo exportador a nivel mundial y octavo productor mundial de alimentos, mejorando nuestro acceso a países emergentes con los que no hemos negociado un Tratado de Libre Comercio (TLC).

La liberalización en el sector de servicios impulsará a un sector que representa 70% de nuestra economía. Además, un resultado exitoso permitirá establecer disciplinas multilaterales sobre temas que no se regulan en los TLC.

Los textos que están ahora sobre la mesa de negociación representan años de arduo trabajo por parte de todos los miembros de la OMC, y constituyen una buena base que puede conducirnos hacia un acuerdo histórico que impulse la economía mundial y nos permita hacer frente a los retos del desarrollo.

Las propuestas que contienen estos textos significan mucho más de lo que se ha logrado en todas las rondas anteriores, particularmente en los compromisos que asumirían los países desarrollados para la eliminación de subsidios a la exportación y la reducción sustancial de apoyos domésticos en el área agrícola.

Múltiples estudios muestran el impacto positivo que tendría el término de la Ronda de Doha. El Consenso de Copenhague, en su reunión de mayo, determinó que la segunda acción más eficiente que el planeta puede tomar, después de los apoyos para combatir la desnutrición infantil, es concluir la Ronda de Doha. Estimaciones del Banco Mundial que utiliza este Consenso pronostican que el ingreso mundial anual podría incrementarse en más de tres billones de dólares, 80% de los cuales se canalizaría a países en desarrollo.

La decisión y el sentido de responsabilidad que en 2001 caracterizaron a los ministros para el lanzamiento de las negociaciones de la Ronda, deben acompañar las reuniones en Ginebra en los próximos días. No sólo el sistema multilateral de comercio, sino todo el sistema económico mundial, resentirían los efectos de la falta de acción inmediata que las circunstancias reclaman.

Versiones

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

He oído una versión que suena fantástica pero que desvela los cálculos de algunos de los políticos menos fantasiosos de México.

Consiste en que la iniciativa de reforma energética podría servir al Presidente de México y a su partido para promover la formación de una central sindical alternativa a la priista CTM y a la izquierdista UNT (Unión Nacional de Trabajadores).

Los ejes de esa nueva central serían tres grandes cuerpos sindicales criados, crecidos y recocidos en el PRI, pero dispuestos a consolidar una independencia política rentable en el mercado abierto de la muy pragmática democracia mexicana.

Esos cuerpos viejos pero vivos serían el sindicato de maestros, los sindicatos de burócratas que alinean al lado de los maestros y el sindicato de petroleros.

El sindicato de maestros juega ya en campo abierto, en pugna abierta con la dirigencia actual del PRI, ofreciendo sus servicios políticos y electorales al aliado más rentable, hasta ahora el presidente Calderón y su partido, con quien el SNTE jugará a fondo, en casi todos los estados, durante las elecciones del año 2009, pero no así en el 2012, donde la organización buscará también al candidato más rentable, improbablemente del PAN.

Los sindicatos de burócratas que la dirigencia magisterial tiene en su órbita, juegan ya el mismo juego, con discreción que tendría su fin en el momento en que fuera convocada la refundación del sindicalismo de que hablamos.

Por último, estaría también esperando la ocasión de dar su grito de independencia el sindicato petrolero, a quien parece no agradar ni la iniciativa de reforma que ha enviado Calderón ni la que cocinan en sus consultas los legisladores priistas.

De modo que el sindicalismo mexicano ni priista ni izquierdista sino todo lo contrario, podría estar a punto de sorprender al país con un alineamiento político independiente en busca de un futuro mejor para sus líderes y sus agremiados.

El presidente Calderón sería una pieza clave en la articulación permisiva del movimiento, pensando que pudieran ser sus aliados de gran interés práctico para el 2009 y, luego, si se entienden, para tres años después.

Suena fantástico, como tantas cosas fantásticas que salen de la inagotable Caja de Pandora de nuestra democracia.

Pero el cálculo de esa posibilidad fantástica ocupa las cavilaciones, como digo, de algunos de los políticos más realistas y menos fantasiosos que pueda haber en el país.

La consulta pervertida

Ricardo Pascoe Pierce
Analista político
ricardopascoe@hotmail.com
El Universal

La consulta sobre la industria petrolera que impulsa Marcelo Ebrard en el DF nació pervertida. Por sus repercusiones entre los ciudadanos, tendrá el efecto de descalificar una buena idea: la de la consulta ciudadana. Pero las preguntas amañadas que inducirán la respuesta descalificarán, adicionalmente, el esfuerzo al colocarla como una “grilla política” en vez de representar una consulta seria. En la medida en que no tiene ningún valor vinculante, es un mero ejercicio político de un partido.

Tiene la consulta, como telón de fondo, a tres actores. A saber, Andrés Manuel López Obrador, cuyo interés es derrocar al presidente Calderón, por lo cual no admite negociaciones sobre una iniciativa de ley energética ni sobre ningún otro tema entre sus fuerzas y el resto de la institucionalidad política del país. Manuel Camacho, quien propone como salida el no aprobar legislación energética alguna hasta después de las elecciones de 2009, y amenaza con inestabilidad social y violencia si “algo” se aprobara antes. Sobre eso de las amenazas (y de cumplirlas) él sabe mucho. Y Marcelo Ebrard, el operario de una consulta “ciudadana” que busca, ahora, borrar la sangre y el recuerdo del New’s Divine. Moviliza a sus incondicionales “intelectuales de izquierda”, quienes sobre la masacre de niños y adolescentes en el DF no dijeron nada, pero, caray, cómo opinan desgarradamente sobre el petróleo.

Estos tres intereses políticos convergentes son el escenario sobre el que se construye la consulta. No existe, por parte de sus promotores, ningún interés genuino por la expresión libre del ciudadano, sino que es una consulta a las bases de PRD, para recomponerse después de la debacle interna que fue su elección para dirigente del partido, ahora anulada en los hechos, si no de jure. Esos mismos, que contaron los votos en su elección interna fallida, son los que contarán los votos de la consulta pervertida en el DF.

Aparte de todo lo anterior, la consulta es ilegal, y el uso de recursos públicos para tal efecto penado por la ley, y debiera ser castigado. Yo no acudiré a votar en una consulta pervertida, y convoco a los ciudadanos aptos de la ciudad de México a no prestarse a un juego político en el que no cuenta su opinión, sino que lo único que busca es consolidar una presencia política de dudosa utilidad para la capital y el país.

Sí: “no se puede”

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

A pesar de haber empezado hacia las ocho y cuarto de la mañana otra soporífera y repetitiva entrevista de las que Andrés Manuel López Obrador ha venido dando sobre la iniciativa de reforma petrolera, Carlos Puig tuvo que interrumpir así a su invitado:

—Andrés, son las nueve de la mañana en punto. En W siempre a la hora vamos al boletín informativo, vamos a hacer ese corte y regresamos...

La pausa dio al periodista la oportunidad de abordar uno de los ángulos más atractivos que tenía preparado sobre el patín y guante que le propina el ex candidato presidencial a Felipe Calderón:

—Este país, desde el 2 de julio (2006) tiene un problema que no se resuelve: un candidato que obtuvo una tercera parte de la votación contra un Presidente que obtuvo la tercera parte de la votación; que están confrontados; que uno no quiere dejar gobernar al otro, y que eso ha atrapado la dinámica política...

López Obrador dio esta explicación:

—Eso de que no quiero dejar gobernar, perdón que te interrumpa: no tengo amarrado a Calderón. Una vez dije que lo íbamos a traer “a mecate corto”, pero la verdad, la verdad, él ha tenido mucha libertad para hacer cosas. Si no las ha hecho es porque no ha querido, no ha podido; es decir, por su ineptitud (...). Ahora resulta que yo voy a ser el responsable de la pobreza y de la carestía de la vida, de que estén subiendo los precios y de que no estén construyendo las refinerías y que...

CP.- Llevamos 18 meses en este ambiente, ¿así vamos a vivir lo que nos queda de este sexenio? AMLO.- Eso está mal porque no se respetó la voluntad de los ciudadanos (el supuesto “fraude”).CP.- O porque una parte, digamos, para ponerlo así, dice que “no se respetó la voluntad de los ciudadanos”. AMLO.- Sí (...).

La entrevista vuelve a perderse en obsesivos vericuetos, hasta que el entrevistado dice de la secretaria Vázquez Mota: “Con todo respeto a la señora Josefina, está ahí (en Educación) de florero, de adorno (...)”.

—Por eso no se arreglan luego las cosas, por esas expresiones, Andrés, con todo respeto —provocó Puig.

AMLO.- ¡Ah!, ¿entonces qué, le vamos a seguir dorando la píldora a todo, vamos a seguir fingiendo, simulando? ¿Por qué no llamamos a las cosas por su nombre? CP.- Pero esas cosas, ¿no polarizan más?, ¿no agravan...? El lenguaje importa. AMLO.- No. Para cambiar hay que hablar con la verdad, hay que llamarle a las cosas por su nombre (...). Yo estoy invitando a Calderón para que debatamos sobre el tema del petróleo, sobre el tema del país. CP.- Parece una provocación: sabes que no lo va a hacer. AMLO.- ¿Y por qué no? CP.- Porque le has dicho “pelele”, “usurpador”, “ratero” (...). ¿Tú crees que va a debatir contigo…? Él no te ha insultado, ¿o sí? AMLO.- No, nada más me robó la Presidencia, y cuando le digo “ladronzuelo” lo estoy tratando bien (...). CP.- ¿Si él pusiera como condición que no le volvieras a decir así? AMLO.- No le vuelvo a decir “pelele”.CP.- Ni “ladronzuelo”. AMLO.- Ni “ladronzuelo”. CP.- Ya hay dos condiciones. AMLO.- Sí, dos. Total, hay muchos sinónimos (risas). CP.- Ya ves: no se puede...

Narcopolítica: secreto a voces

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

La clase política mexicana quiere dar una muestra de la sublimación del cinismo
El crimen no será derrotado por azules, amarillos o tricolores, sino por todos juntos


Toda la clase política mexicana sabe que la narcopolítica existe. Pero muy pocos, entre ellos el primer círculo presidencial, saben bien dónde está, los niveles a los que ha llegado y quiénes tienen “cola que les pisen”.

Y en efecto, esa información está bajo el estatus de “seguridad nacional”. Y no, contra lo que muchos suponen, esa información no será divulgada, y menos usada como parte de una batida pública, a diestra y siniestra. No, al parecer será usada en una “operación quirúrgica” para desactivar a las mafias criminales y del narcotráfico.

Por eso, porque son muchos los que saben que algo deben, políticos de todos los partidos, entre ellos alcaldes, diputados federales y locales, senadores y hasta gobernadores se dicen agraviados cuando en un diario europeo se presume lo que aquí todos saben; la creciente relación de la narcopolítica y el poder.

Y no sabemos si es piel delgada, si pretenden rasgarse las vestiduras o, en una vertiente nada desechable, la clase política mexicana nos quiere dar una muestra de la sublimación del cinismo. ¿Por qué? Porque para nadie es una novedad que el narcotráfico y el crimen organizado penetró desde hace años a los tres órdenes de gobierno —municipal, estatal y federal—, y a los tres poderes de la Unión. Y eso lo saben todos en la clase política.

Frente a esa realidad, sin embargo, pareciera que asistimos a una nueva temporada del peculiar desgarre de vestiduras, golpes de pecho, jaculatorias de pureza institucional que llevan a los políticos a gritar: “¡pruebas, pruebas, pruebas!”, cuando se le ocurre a algún burócrata de la seguridad nacional declarar que el narcotráfico y el crimen organizado están tocando a la puerta de los partidos, los congresos locales y el federal, los gobiernos estatales, los poderes de la Unión.

Y la más reciente temporada del espectáculo empezó con una bobada que algunos se tragaron completa. El Cisen espía al Congreso. Espantajo que cumplió su función; esa, la de espantabobos. Luego apareció el cuento de que el Cisen espía a Manlio Fabio Beltrones. ¿De verdad, alguien con un milímetro se sensatez puede sostener que la basura que le llegó al poderoso Beltrones salió del Cisen? Dar crédito a la sola posibilidad ofende no al Centro de Investigación, sino al sentido común, a la inteligencia ciudadana básica.

Y al final de cuentas apareció la especie de que Guillermo Valdés, el director del Cisen, le habría dicho a un diario londinense que el Congreso mexicano habría sido penetrado por el narco. En realidad el señor Valdés nunca dijo lo que dicen que dijo.

Sin embargo, lo que parece realmente interesante es, en primer lugar, la forma en que se convierte en escándalo nacional todo lo que tiene que ver con la llamada seguridad nacional, con la recopilación de información —legal o no—, y con la existencia de un fenómeno que a todos desagrada, el llamado espionaje.

A pesar de que muchos, si no es que toda la clase política, se dijo dueña del caso del espionaje, lo cierto es que los dardos envenenados parecían tener un destinatario bien claro; el poderoso líder del Senado de la República, Manlio Fabio Beltrones, no sólo el hombre más poderoso en la política mexicana —luego del presidente Calderón, claro—, sino potencial presidenciable para 2012.

Pero a reserva de que pronto nos ocuparemos de las embestidas políticas contra Beltrones, lo cierto es que por debajo de todo el ruido mediático en torno a la relación narcotráfico-poder-Cisen, existe información real, puntual y sistematizada, en manos del gobierno federal, sobre los vínculos y la creciente relación del crimen organizado, su brazo armado del narcotráfico, no sólo con alcaldes, diputados locales, federales, gobernadores, y hasta líderes políticos; sino con gobernadores y hasta iglesias y ministros de culto.

El flagelo ha alcanzado a todos o casi todos los sectores sociales, en mayor o menor medida, en distintas formas y modalidades, con diversas expresiones. Pero el tamaño del problema no quiere ser visto y menos entendido y atendido por los sectores políticos, por los partidos y sus representantes en el Congreso, en donde más bien pareciera que los partidos opositores le apuestan a la destrucción del Estado —por supuesto por parte del narco y el crimen organizado—, que a la colaboración que se espera de una oposición leal. El flagelo criminal no será derrotado por los azules, los amarillos o los tricolores, sino por todos juntos. Y más vale entenderlo, antes de que sea tarde. Al tiempo.

En el camino

Candorosa la respuesta de Polo Gómez, de Televisa, a la censura que le aplicaron a Santiago Creel. Dijo que fue “un error de edición”. Mal chiste. Lo que es en serio es el mejoramiento en la atención en el IMSS. Lo pudimos comprobar. En Manzanillo, Colima, se alistan para los nuevos parques industriales, con la nueva planta almacenadora de gas licuado, que llevará industrias hasta de China, como la automotriz.

Creel: error y correcta rectificación de Televisa

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

A las cuatro y media de la tarde entrevisto en Radio Fórmula al presidente del Senado, Santiago Creel. El diario Reforma publicó una nota que probaría que fue borrado de una imagen en un noticiero de Televisa. Dudo. Le digo que esa versión difícilmente superaría un peritaje.

—Ya hice ese peritaje —me para en seco—, porque me surgió la duda de que tal vez era una falla técnica. Pero ya viéndola, se ve claramente que hay dos tomas, una en un minuto equis y otra minutos después, en donde, claramente, está borrada, o difuminada, la imagen del presidente del Senado. Ahí está, cuadro por cuadro.

—Perdón, Santiago, pero no imagino a un productor que saca de la imagen a un personaje en una toma que no debe estar al aire más que unos diez segundos.

—Pues es muy claro que difuminaron mi imagen.

—No tienes duda.

—Tengo el peritaje sacado de la imagen original. Lo hizo un técnico del Senado. Esto derrama la gota del vaso. No es a Santiago Creel al que borran: es al presidente del Senado.

A las cinco con dos minutos, la Secretaría de Gobernación difunde un comunicado para informar que ha emitido un extrañamiento a Televisa por la “manera evidente en que se anula la imagen” de Creel.

Poco tiempo después, el vicepresidente de Noticieros Televisa, Leopoldo Gómez, reconoce públicamente el error de edición, “que mucho lamentamos”, e informa que ya se tomaron “las medidas pertinentes para que no se repita”. Además, señala que se ha extendido una invitación a Creel para una entrevista.

Tenía razón el senador. Y Televisa, lejos de ocultar su falla (como hacen prácticamente todos en la vida pública mexicana), asumió el costo y ofreció una rectificación. Correcta rectificación.

Espías vs. espías

Alfonso Zárate
Usos del poder
El Universal

Los políticos se vigilan unos a otros: adversarios y aliados contratan equipos para conocer vida y milagro de los demás

Ya se sabe: información es poder. Conocer lo reservado, lo oculto, lo que no puede hacerse a la luz del día, brinda un auténtico arsenal para la práctica política.

En México y el mundo, los aparatos de inteligencia desempeñan una tarea crucial para la gobernabilidad. La protección de las fronteras, la presencia del terrorismo internacional y del crimen organizado, la subversión interna y sus posibles vínculos externos, entre otros riesgos, requieren de la conformación de sistemas que provean información oportuna, pertinente y confiable a los gobiernos. Las labores de inteligencia son un ingrediente indispensable en la real politik.

El meollo reside en la legitimidad de los fines y la legalidad de los medios. Aunque las lagunas y vacíos en la materia —con todo y la Ley de Seguridad Nacional, vigente desde 2005— ofrecen un campo fértil para denuncias estridentes y acusaciones infundadas o malintencionadas, los límites que tienen las “instancias autorizadas” para recabar, compilar y procesar información son claros: las garantías individuales y los derechos humanos.

Salvo mandato judicial, ninguna labor de inteligencia justifica violaciones al derecho de los mexicanos a no ser molestados en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones. Sin embargo, la citada ley sólo se refiere al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y deja de lado a otras dependencias, como las secretarías de Defensa, de Marina y de Seguridad Pública, y la Procuraduría General de la República, que cuentan con áreas de inteligencia, y lo mismo ocurre con todos o casi todos los gobiernos estatales.

Espías contra espías. Los miembros de la clase política se vigilan unos a otros: adversarios y aliados, competidores y amigos contratan equipos que les permitan conocer vida y milagro de los otros. Ex agentes de inteligencia de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) o agentes retirados o en activo del propio Cisen, entre otros, venden desde hace años su expertise y archivos al mejor postor. Por muchas partes circulan dossier con información supuestamente confidencial de actores políticos.

No hay nada nuevo en ello. Emilio Portes Gil relata en su Autobiografía de la Revolución Mexicana que un elemento que favoreció la derrota de la rebelión escobarista de 1929 fue que, desde sus inicios, el gobierno seguía con atención los pasos de los conspiradores: sabía quién encabezaría la rebelión y qué generales la secundarían, cuándo estallaría y dónde. El gobierno estaba al tanto de sus reuniones en el hotel Regis e, incluso, de su correspondencia.

Quizá el único dato reciente es que el espionaje se ha “democratizado”: casi cualquiera dispuesto a invertir unos cientos de dólares puede adquirir un equipo para intervenir teléfonos o grabar conversaciones desde lugares distantes. Una corporación empresarial espía a otra (el espionaje industrial); una esposa agraviada ordena intervenir las conversaciones de su marido (las de Kamel Nacif con el góber precioso); en internet se anuncian hackers para obtener contraseñas e información digital...

Nunca se acabarán esos usos del poder. Sin embargo, es imperativo avanzar hacia un sistema de inteligencia que esté al servicio del Estado y no del gobierno en turno como ocurrió con la temible DFS y, a un tiempo, cierre los espacios para otro espionaje, no menos perverso, desde esferas no gubernamentales.

Consulta amañada: expertos; está desinformada: Pemex

Mariana Viayra Ramírez
La Crónica de Hoy

Directivos de empresas encuestadoras señalaron que las preguntas para la consulta energética son manipuladoras, están sesgadas y amañadas para inducir a los encuestados a dar una respuesta favorable a los intereses políticos de quienes las elaboraron. "La primera pregunta parte de una premisa falsa y claramente muestra el interés del GDF de sesgar las respuestas hacia un dilema que es falso; no es cierto que la explotación de Pemex sea materia exclusiva del Estado", afirmó Ulises Beltrán, director de la encuestadora Beltrán y Asociados. La primera propuesta dice: "Actualmente la explotación, transporte, distribución, almacenamiento y refinación de los hidrocarburos son actividades exclusivas del gobierno, ¿está de acuerdo o no está de acuerdo que en esas actividades puedan ahora participar empresas privadas?"

Al respecto, el experto afirmó que a partir de una pregunta falsa sesgan la interrogante hacia un dilema que precisamente lleva a valores que casi siempre son posiciones conservadoras, es decir, que no siempre están dispuestas al cambio. "Y lo hacen muy mañosamente porque en la primera pregunta le hacen creer al público que el dilema está entre privatizar y no privatizar cuando esa no es la realidad", dijo, y llamó a quienes elaboraron las preguntas a no engañar a la gente. Respecto a la segunda interrogante puntualizó que es correcta; sin embargo, refirió que ésta se debería formular después de dar suficiente información al electorado, "y el problema es que la primera pregunta es falsa y es la que 'informa' para opinar sobre la segunda". La segunda pregunta dice: "En general, ¿está de acuerdo o no está de acuerdo con que se aprueben las iniciativas relativas a la reforma energética que se debaten actualmente en el Congreso de la Unión?" "Ambas preguntas son mentirosas y manipuladoras", señalo Beltrán e insistió en que la primera es una mentira flagrante, pues no es cierto que no haya absolutamente nada de participación privada en Pemex, "es una premisa falsa que lo que busca es informar sobre un dilema falso". Aseguró que las preguntas no son materia de opinión pública, sino política, "es una manera de hacer sentir que la mayoría está con la posición del jefe del movimiento que es Andrés Manuel López Obrador". Roy Campos, de Mitofsky, dijo que las preguntas dejan una carga muy grande al interrogado, que la redacción se vuelve campaña. La segunda pregunta es muy general, requeriría de mayor información, que ni los expertos que van a los debates en el Senado tienen, opinó. Campos explicó que el análisis de los textos muestra que no tienen una carga ideológica, pero los votantes sí.

Que se cuidaron de no mencionar las palabras "privatizar, invertir, contratar", y recurrieron a "participar", que es una palabra neutra.

El encuestador resumió que en el resultado de la consulta no importa la pregunta, sino que está determinado por quienes están llamando a participar, que hacen campaña por el NO a la reforma, por lo que el votante ya lleva su decisión. Y los que quieren el SÍ, no hacen campaña, definió. En tanto, Ricardo de la Peña, presidente Ejecutivo de la encuestadora GEA-ISA, afirmó que es preocupante que con ambas preguntas obliguen a que las personas tomen una posición determinada y única respecto a cuestiones donde tengan una opinión distinta. Es decir, explicó, la primera pregunta cuestiona muchas cosas al mismo tiempo, o sea, "son cinco aspectos distintos, pues tal vez la persona esté de acuerdo con que participen empresas privadas en el almacenamiento, pero no en la explotación y entonces en una sola pregunta tendrá que responder que está o no de acuerdo a un paquete de cinco preguntas". De la Peña agregó que las preguntas también están inducidas por su ubicación, es decir, "el preguntar primero sobre el acuerdo o desacuerdo de la participación privada en las actividades de Pemex, puede incidir en la segunda pregunta". El experto en el tema de GEA-ISA consideró que el orden de las preguntas puede eventualmente incidir en la respuesta y hacer suponer a los encuestados que la reforma energética está de acuerdo con el hecho de que haya participación privada, lo que no necesariamente es cierto. Al respecto, María Guadalupe Ruiz, directora operativa de la empresa Delfos Market & Opinión, afirmó que es un error la primera pregunta, ya que es demasiado amplia, por lo que la gente puede confundirse. "Es una pregunta muy sesgada", dijo la experta, e insistió en que las preguntas no son claras, "en una sola pregunta meten cuatro, cinco actividades no incluidas en la iniciativa y otras sí; no están correctamente planteadas para que la gente responda". Agregó que las preguntas son complejas y técnicas, "que no nos den la chamba a los ciudadanos de algo que tiene que hacer el Legislativo, para eso les pagamos en el Congreso, para que resuelvan esos asuntos". "Las preguntas son muy sesgadas y cuando uno quiere hacer un ejercicio de investigación real lo primero que se tiene que hacer es evitar el sesgo, es muy sabido que en la forma de preguntar está la forma de responder, por eso las preguntas tienen que ser neutras y claras… aquí revuelven las ideas; en un estudio serio no se puede hacer eso", dijo.

No respetaron lineamientos técnicos en interrogantes para la consulta pública

El Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) dio a conocer las dos preguntas que contendrá la consulta ciudadana sobre la reforma energética del próximo 27 de julio promovida por el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard. Y aunque de acuerdo a los lineamientos y especificaciones técnicas del órgano electoral las preguntas no debían tener un lenguaje técnico, ni ser demasiado largas, confusas o manejar un argot profesional para la ciudadanía, sin embargo una de estas maneja términos complejos. Se utiliza la frase "refinación de hidrocarburos" e incluso no se utiliza en ninguno de los dos cuestionamientos la palabra petróleo, a pesar de que es el tema principal de la consulta. La primera propuesta de pregunta es: "Actualmente la explotación, transporte, distribución, lmacenamiento y refinación de los hidrocarburos son actividades exclusivas del gobierno, ¿está de acuerdo o no está de acuerdo que en esas actividades puedan ahora participar empresas privadas?". "Las preguntas especializadas o que pertenezcan a un argot especializado conocido comunmente por los especialistas, no debe ser usado. Las palabras elegidas para consultar deben estar incluidas en el bagaje promedio de la población consultada de forma tal que su lectura no derive en falta de entendimiento", señalan las consideraciones para la elaboración de las preguntas del IEDF. La segunda propuesta de pregunta es: "En general, ¿está de acuerdo o no está de acuerdo con que se aprueben las iniciativas relativas a la reforma energética que se debaten actualmente en el Congreso de la Unión?" Sobre esta segunda pregunta, el presidente del IEDF, Isidro Cisneros, consideró que la ciudadanía debe informarse sobre el contenido de la reforma energética a través de la página del instituto, del GDF o del Senado antes de participar en el ejercicio ciudadano. Tras recibir de manos de Cisneros la propuesta de preguntas, Ebrard las avaló y consideró que éstas "cumplen con los elementos necesarios de imparcialidad y objetividad para consultar a la ciudadanía". El comité que definió las preguntas estuvo integrado por investigadores de la UAM, UNAM, IPN y Roy Campos, de Consulta Mitofsky, el cual determinó que se instalaran dos mil 841 centros de votación con cinco mil 586 casillas, las cuales se ubicarán en mercados públicos, plazas comerciales, estaciones del Metro, parques y paraderos de microbuses. Cisneros indicó que hoy se emitirá la convocatoria para que los ciudadanos interesados puedan participar como funcionarios de casilla, con el objetivo de tener a 16 mil 758 responsables de mesas de votación. OCULTA EL GDF GASTO DE LA CONSULTA. A pesar de que desde hace dos semanas el propio jefe de Gobierno se comprometió a dar a conocer el presupuesto que destinó para la promoción de su consulta, así como el número de objetos propagandísticos que mandó a fabricar, hasta ahora las autoridades se han empeñado en ocultar la información. Sencillamente, la inversión "va de oficina en oficina", pero todos dicen desconocer el monto que se utilizó para comprar volantes, gorras, plumas, tasas, botones, banderines, pulseras, encendedores, playeras y mantas publicitarias.