julio 22, 2008

Mario Netas

Denuncia madre de niño violado en Oaxaca retraso en investigación

México, 21 Jul (Notimex).- La señora Leticia Valdez Martell, madre del niño violado hace un año en el Instituto San Felipe de Jesus de Oaxaca, denunció que el gobierno del estado entorpece las investigaciones a pesar de la recomendación emitida por la CNDH.

En rueda de prensa tras reunirse con senadores, Valdez Martell dijo que la aplicación de la justicia en este caso " por su ausencia" debido a la presunta complicidad de las autoridades oaxaqueñas con los agresores de su hijo.


Acompañada del abogado José Bonilla Sada, refirió que a casi seis meses de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación al gobernador Ulises Ruiz Ortiz no se tienen avances en las investigaciones.

Argumentó que el gobernador oaxaqueño únicamente aceptó la recomendación pero no la cumplió, lo que es un "desafió abierto" a ese órgano, ya que su ley general establece que el servidor público debe entregar a los 15 días las pruebas de que ha cumplido con ella.

Asimismo, explicó que la Procuraduría General de Justicia de Oaxaca continúa sin cumplir las órdenes de aprehensión dictadas por el juez 3 de lo Penal en contra de los acusados Adan Salvador Pérez Ramírez y Hugo Gabriel Constantino García.

Ante la respuesta tardía, el abogado de la familia Valdez anunció que se presentará una nueva queja ante la CNDH por el retraso de la aplicación de la ley.

Valdez Martell presentó ante la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales en 2007 una denuncia por la presunta violación de su hijo, quien cursaba el segundo grado de preescolar en el referidos instituto y quien fue amenazado de muerte si denunciaba los hechos.

En ese sentido, el senador Salomón Jara llamó a la Procuraduría General de la República (PGR) atraer los casos de pederastia en Oaxaca, para garantizar la imparcialidad en las investigaciones, sancionar a los responsables y proteger a las víctimas y a sus familias.

El legislador perredista también demandó al gobierno de Oaxaca que rinda un informe sobre la situación que guarda la explotación sexual infantil en el estado y las acciones instrumentadas para erradicar esta problemática.

Además exigió reformas legales para establecer oficinas de defensa jurídica de los derechos de la infancia en los municipios del estado, con autonomía y presupuesto propio, para garantizar un proceso justo y digno a las víctimas.

En la rueda de prensa, el senador estuvo acompañado por familiares de niños oaxaqueños que fueron plagiados, así como de representantes de organismos ciudadanos defensores de los derechos humanos.

'Consulta ciudadana' por Paco Calderón

Paco Calderón

Consulta tramposa

Germán Martínez Cázares
Presidente nacional del PAN
El Universal

De “tramposos y sinvergüenzas” no bajó Alejandro Encinas a sus compañeros de partido. Ni más ni menos. Debemos decirle a Encinas que la celebración de la consulta petrolera, como método para enfrentarse a la propuesta del presidente Calderón, también es un triunfo de la trampa.

¿No van a estar en las casillas de la consulta, como funcionarios, los mismos del “cochinero”? ¿No van a ir a votar los mismos? ¿No elaboraron las preguntas los mismos apoyadores de Encinas? ¿No van a sancionar los resultados los ocupantes del templete en el Zócalo durante las peroratas de López Obrador? Pasarán por las urnas y celebrarán la victoria de “su defensa a Pemex” los mismos a los que Encinas llama desvergonzados y tramposos.

El plebiscito perredista sobre la reforma a Pemex es tramposo porque no busca definir nada. Ganará el “no” sin ningún problema.

Es una estafa porque no busca hacer participar a la sociedad ni encontrar con genuina actitud democrática el sentido de la opinión pública. La consulta pretende endurecer una posición tomada anteriormente: oponerse a la propuesta panista para modernizar Pemex.

De paso, también lograrán los perredistas calentar el músculo a los ultras de López Obrador para “tapar” (como policías al New’s Divine) las puertas del Congreso federal, al momento de someter a discusión parlamentaria la iniciativa presidencial de Pemex.

Movilizar para confrontar es el propósito. La consulta es la voz de arranque al plan de choque final para destrozar, con fuerza física, el trabajo de las cámaras.

El Congreso es expresión libremente emitida de voluntad ciudadana. La consulta busca escamotear y defraudar esa expresión ciudadana. Justamente por eso es tramposa. Equivale a timar a los 15 millones de mexicanos que acudieron a las urnas a votar por diputados y senadores.

¿Alcanzarán esa cifra de participación? ¿Creen que vale más un ejercicio de movilización partidista a una elección constitucionalmente celebrada? La diferencia entre esa consulta estrictamente partidista y una elección constitucional es la misma que existe entre un invasor de tierras y un propietario formal, entre alguien que no paga impuestos y otro que sí, entre un vendedor ambulante ilegal y un comerciante establecido.

La consulta es “democracia pirata”, informal, sin valor o legitimidad democrática frente a una decisión del Congreso.

Podemos y debemos discutir la reforma de la representación política y la necesidad de establecer instrumentos de democracia directa en México. El politólogo Roberto Gargarella en un estudio basado en la Convención Constituyente estadounidense de 1787, criticó al sistema representativo y afirmó su carácter elitista. Quizá tiene razón, pero también rechazó al populismo y a las mayorías desbocadas.

Pero los problemas o pendientes de nuestra democracia o del Congreso no autorizan al PRD a rechazar las decisiones de nuestros representantes, cuando no están de acuerdo.

La consulta tramposa puede ser útil domésticamente a los perredistas para unificar sus criterios sobre Pemex.

Unos quieren debatir. Otros quieren dialogar y acordar una reforma con PAN y PRI. Algunos hasta exigen al presidente Calderón que “retire” su iniciativa. Unos más animados buscan coincidir con el proyecto del PRI.

Si la consulta ni siquiera logra unificar criterios frente a Pemex, entonces correrá el peligro de ser, además de embeleco y artimaña, un burdo concurso de acarreo entre tribus perredistas.

***

Las consultas les encantan a Evo Morales y a Hugo Chávez. ¿Ese es el camino?

¿Cómo competir desde lo local?

Gabriela Cuevas Barrón
gabrielacuevasbarron@hotmail.com
Orden del día
El Universal

I ¿Cómo se compite hoy?

La competitividad es un factor determinante del desarrollo y se entiende como la capacidad para atraer y retener inversiones. Tradicionalmente, las ciudades latinoamericanas han apostado en su mayoría a los salarios comparativamente bajos de sus ciudadanos y a ventajas geográficas o incentivos fiscales para atraer recursos e inversión. Pero en la actualidad el sector servicios es el principal motor económico del mundo, particularmente a través de actividades relacionadas con las telecomunicaciones y la información. Es por ello que el número de computadoras conectadas a internet se ha convertido en uno de los indicadores de la competitividad de un país o ciudad.

II. Internet ¿fomenta la competitividad?

Las oportunidades brindadas por esta herramienta son múltiples, mientras que la facilidad de aprovecharlas no tiene precedente: contacto con otras culturas, transmisión de conocimiento, reducción en tiempo de traslado e, incluso, transacciones comerciales, que van desde pagos bancarios hasta administrar un negocio completamente a través de la red. Sin embargo, en México sólo 20% de los ciudadanos tiene acceso a internet, mientras que en Chile y Argentina la cifra supera el 40%.

Cuando el acceso está limitado a unos cuantos no se genera desarrollo, sino que se agranda la brecha de la desigualdad. En un esfuerzo por contrarrestar esta tendencia, los gobiernos deben promover el acceso universal a la tecnología. Es por ello que ciudades como Filadelfia y San Francisco han comenzado a tejer gigantescas redes públicas inalámbricas.

III. ¿Internet libre?

La delegación Miguel Hidalgo ofrece desde hace varios años acceso gratuito a internet a través de siete “Faros del Saber” y a partir de hoy brindará también acceso gratuito a la red en nueve parques públicos y sus zonas aledañas. Gracias a diversos convenios, hasta 300 usuarios podrán conectarse inalámbricamente en cada parque, mientras que el costo total para la delegación será de menos de 200 pesos al mes. Esperemos que pronto el acceso universal a la web sea una realidad en todo el DF. Para saber más de este programa, visita www.miguelhidalgo.gob.mx.

Asuntos generales

Hace tres semanas esta columna se preguntó dónde estaba Marcelo Ebrard. Al hacer públicas sus intenciones de ser candidato a la Presidencia con más de cuatro años de anticipación, hizo evidente que está pensando en el futuro, pero no en el de la ciudad de México, sino en el propio.

Libertades, no transacciones

Alberto Aziz Nassif
aziz@ciesas.edu.mx
Investigador del CIESAS
El Universal

La polémica reforma electoral de 2007 ha empezado a generar un nuevo debate sobre la relación entre política, comunicación y dinero. La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) ha presentado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) un documento en el que se apoya la reforma, de forma específica la parte del artículo 41 de la Constitución que impide a particulares la compra de tiempo en radio y televisión para fines electorales. Al mismo tiempo, invitamos al debate al grupo de 15 colegas académicos y periodistas que se han amparado en contra de la reforma, porque supuestamente atenta en contra de la libertad de expresión.

En el documento de la Amedi establecemos las siguientes razones sobre el tema: la reforma protege a la equidad como un valor fundamental de la democracia, bien que fue vulnerado durante la pasada elección presidencial; la reforma blinda —relativamente— las elecciones de la dominación del mercado de medios electrónicos; limita la capacidad de las empresas de medios de influir para favorecer o para discriminar, como lo hemos visto en estos días con el caso del borramiento autoritario que hizo Televisa de la imagen de Santiago Creel, presidente del Senado (“¿Stalin en Televisa?”, dijo Jorge Castañeda); la reforma intenta recuperar el debate y sacarlo de la lógica limitada del spot, un género para manipular filias y fobias.

En síntesis, se trata de no confundir las libertades de expresión con las libertades para hacer transacciones comerciales en los medios masivos.

Los verdaderos peligros para la libertad de expresión están en otras partes, desde las amenazas, desapariciones y asesinatos de periodistas, hasta la concentración de medios en manos de un duopolio televisivo, que atenta cotidianamente en contra de la calidad y los espacios de pluralidad que necesita el país.

Han empezado a publicarse respuestas a la Amedi, textos atendibles como los de Héctor Aguilar Camín (Milenio) y Leo Zuckermann (Excélsior). El primero establece su diferencia con dos partes, una práctica sobre quién puede pagar spots, ya que hay unos muy baratos, y una teórica, sobre el desacuerdo de ubicar la equidad por encima de la libertad. El segundo apunta analogías que pueden llegar al absurdo como una equidad mal entendida que prohíba todo lo que no puedan adquirir todos los integrantes de la sociedad.

De nuevo, no se trata de suprimir libertades de expresión, sino de quitar la posibilidad para hacer transacciones comerciales, comprar spots electorales. Pongamos en contexto el problema: la crisis del modelo de medios y campañas llegó a su punto crítico en 2006, la reforma fue un intento de solución a este proceso.

Sin embargo, con lo positivo que puede tener acercarnos a un modelo más equitativo tipo europeo (francés, inglés o español) de asignación directa de tiempos en medios, en México nos quedamos a la mitad porque los legisladores dejaron en el aire los siguientes pasos de la reforma. Establecieron una autoridad electoral con mucha responsabilidad, pero sin los instrumentos y dientes necesarios para operar el modelo. Los legisladores postergaron otra vez una nueva ley de radiodifusión y telecomunicaciones, como un armisticio con las televisoras.

La regulación de los medios masivos es inversamente proporcional a lo que debería ser un modelo de comunicación plural, democrático y de libertades. Las trampas para sabotear la reforma electoral son una aberración, desde la gacetilla electrónica en los noticiarios del duoplio televisivo (ver caso de Enrique Peña Nieto), pasando por el desacato al IFE, hasta el litigio en contra de la reforma, lo cual acentúa la polarización y dificulta recuperar la credibilidad electoral. ¿De qué libertad y de qué equidad hablamos con estos medios que han capturado al Estado?

Consúltame mucho

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Falta menos de una semana para que Marcelo Ebrard haga uso de aquel famoso y agotado recurso de opinión pública.

Su anunciadísima consulta popular en torno a la reforma energética ya está en cuenta regresiva.

Y ahora que conocemos ya las dos preguntas que la conforman, pues hay que esperar y vislumbrar los posibles resultados.

Según lo anunciado, los habitantes del DF que están dispuestos a participar tendrán que responder estas preguntas:

1. “La explotación, transporte, distribución, almacenamiento y refinación de los hidrocarburos son actividades exclusivas del gobierno, ¿está usted de acuerdo o no está de acuerdo que en esas actividades puedan ahora participar empresas privadas?”

2. “En general, ¿está de acuerdo o no está de acuerdo con que se aprueben las iniciativas relativas a la reforma energética que se debaten actualmente en el Congreso de la Unión?”

Preguntas redactadas a manera de sólo necesitar un sí o un no como respuesta. A eso se reducirá la voz del pueblo, que necesita ser escuchada y de la que tanto hablan los perredistas, a monosílabos.

Y ya entrando en contexto, son justo a monosílabos a los que no nos tienen acostumbrados los auditores de esta consulta, porque, además de las preguntas, también se destaparon los nombres de Carlos Monsiváis, Guadalupe Loaeza, Laura Esquivel, Elena Poniatowska, así como Rolando Cordera, Carlos Payán, Dolores Heredia y Lorenzo Mayer, quienes fungirán como auditores, observadores o representantes de la ciudadanía que vigilarán que todo salga bien, para evitar resultados de antología, como los obtenidos en la elección perredista, donde del descontento pasaron al desacuerdo.

El tema es que, por mucho (a algunos) o poco (a otros más) respeto intelectual que le pueda tener a los colegas antes mencionados, el tema de la observación del rigor académico de la consulta debió haber quedado en manos de encuestadores profesionales, porque, al final del día, son personajes como Ulises Beltrán o Roy Campos o María de las Heras.

Todos ellos han coincidido, poco más, poco menos, en que el orden de los factores (o de las preguntas) sí alterará los resultados de la votación... Cuestión de mera maña estadística...

Pero como lo importante es demostrar que la gente tiene algo que decir con respecto a la reforma energética, como ya lo mencionamos, será un sí o no. Marcelo Ebrard está haciendo una campaña mediática pocas veces vista.

Ayer por la mañana, el jefe de Gobierno capitalino asistió al programa Hoy, de Canal 2, para pedir el apoyo de sus gobernados e invitarlos a participar en la consulta pública del domingo próximo. Algo extraño, casi un infomercial pues se vio a los conductores de dicha emisión hablar de las bondades de este ejercicio de opinión y, obviamente, se hizo eco en que la iniciativa de realizar esta consulta se fraguó en la cabeza del jefe de Gobierno, es decir, un comercial dentro del mismo comercial, porque una silla se ve a lo lejos… allá en 2012...

Pero mientras arman las urnas para la cantadísima encuesta, sería interesante estar atentos a la televisión, podría ser que mañana, en la emisión de Plaza Sésamo, veamos a Marcelo Ebrard junto al pájaro Abelardo entonando una canción sobre la reforma energética. Total, si de promocionar se trata, todo se vale, ¿o no?

Por cierto: que quienes vigilarán la consulta y las casillas serán los mismos que lo hicieron durante la recién abortada elección perredista. Así que ya sabemos a qué atenernos...

Carta a los ministros

Javier Corral
El Universal

La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) entregó al presidente de la SCJN, Guillermo Ortiz Mayagoitia, una carta de respaldo a la reforma constitucional que en materia electoral fue aprobada por el Congreso el año pasado, y que por distintas vías y recursos ha sido impugnada por algunas organizaciones y ciudadanos en el ámbito judicial. Nos dio mucho gusto que en esa audiencia estuvieran también presentes los ministros José Ramón Cossío, Fernando Franco González Salas, Génaro David Góngora Pimentel y Juan Silva Meza.

En el documento se hace especial referencia de la adición al artículo 41, que prohíbe a particulares la contratación de propaganda en radio y tv dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor ni en contra de partidos o de candidatos a cargos de elección popular. Expresamos que a diferencia de quienes consideran que esa disposición vulnera la libertad de expresión —como equivocadamente sostiene el grupo de los 15 intelectuales y periodistas que se ampararon en contra—, nosotros sostenemos que contribuye a la equidad en la competencia electoral; impide que aquellos que tengan dinero para contratar spots puedan hacer política electoral en detrimento de quienes no cuentan con recursos para realizar ese gasto; propicia que el debate público acerca de los temas que interesan a los ciudadanos sea a partir de propuestas, posiciones políticas e ideas, y no sólo en función de consignas propagandísticas y escuetas como las de los spots; y no obstaculiza la deliberación pública, que seguirá desenvolviéndose en espacios institucionales y partidarios, así como en medios de comunicación de toda índole.

Tanto el acto de entrega del documento como su contenido no fueron difundidos por radio y tv. En un contraste grotesco a la propagación y cobertura que hizo el duopolio televisivo del apremio que hicieron los intelectuales para que la Corte atrajera sus amparos, la posición de la Amedi y del numeroso como prestigiado grupo que signó la carta no mereció espacio alguno.

Quizá porque en el documento también dijimos que “si hoy en día existen riesgos para la libertad de expresión en México, no se deben a la reforma constitucional sino, entre varios factores, a la violencia que afecta a los periodistas en diferentes sitios del país y, por otra parte, a la concentración que al dejar muchos medios de comunicación en pocas manos se ha constituido en una de las principales limitaciones para la diversidad en los espacios de comunicación mexicanos”. Los volvemos a invitar para que tan libertarios como se presentan, y de la misma manera en que apuran a la Corte, lo hagan con el Congreso de la Unión para urgirlo a que resuelva las muchas lagunas que existen en la legislación para los medios. A lo mejor hasta se atreven a pedir respeto a nuestra libertad de expresión en los medios que tanto la prodigan.

¿Golpe al Güero?

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

El PRD va de conflicto en conflicto. El pleito ahora es la coordinación parlamentaria en la Cámara de Diputados. La corriente Nueva Izquierda, mayoritaria en la bancada, le quiere dar palo a Javier González Garza. Otra crisis, una más, para que no haya duda cómo se las gastan las tribus amarillas.

“Como generales somos pésimos, hijo de la chingada. Agregar otro lío en la fracción, donde nos habíamos mantenido más o menos cohesionados, no me parece correcto”, reconoció, en charla con este reportero, Juan Guerra, uno de los mencionados para sustituir al Güero, junto con Ruth Zavaleta.

Guerra no sólo se autodescarta, sino que le pide al diputado Octavio Martínez, coordinador de Nueva Izquierda en la Cámara baja, que reconsidere la idea. “La disputa por el proceso de sucesión en el partido no debe arrastrar al grupo parlamentario a un nuevo lío”, manifestó el respetado ex guerrillero

n La disputa en San Lázaro está vinculada con la decisión de la Comisión de Garantías y Vigilancia de anular la elección para renovar la dirección nacional. El resolutivo, no hay duda, beneficia al Peje. Por ningún motivo quiere aparecer como perdedor en su propio partido. Una victoria de Jesús Ortega sería leída como una derrota para el legítimo. Algo inaceptable para quien sueña con la Presidencia de la República y trabaja arduamente con el fin de lograrlo.

Lo escribimos aquí dos semanas después del cochinero del 16 de marzo. López Obrador prefería la nulidad de la elección y sacrificar a su cachorro, antes que aceptar el triunfo de Ortega(29/03/08). Tardó en imponerse, pero lo logró. Apenas se conoció el resolutivo de Garantías y Vigilancia, el legítimo lo aplaudió. “Hizo lo correcto”, dijo.

Ortega no se moverá hasta después de la consulta sobre la reforma energética. Lo dejó claro en una carta abierta que dio a conocer ayer. “He escuchado y leído una serie de declaraciones que ha hecho mi compañero Alejandro Encinas, las cuales, en un tono estridente y ofensivo, señalan y culpan. Podría responder de la misma manera y llenarlo de insultos, pero no lo he hecho ni lo voy a hacer.

“He decidido, por el bien de la consulta y del PRD, no responder a ningún insulto o provocación”, puntualizó Jesús.

n ¿Qué dónde ando? En las montañas de la Alta Sierra Tarahumara de Chihuahua, donde tengo mi cuartel de operaciones para la revolución que voy a armar en octubre, dice el correo electrónico que nos mandó ayer el panista Javier Corral.

En el texto, nos recordó que inmediatamente después de la separación de Creel como coordinador de la fracción del PAN en la Cámara de Senadores, declaró que Santiago fue censurado y perseguido por las televisoras “y, en vez de apoyarlo, el partido les entregó su cabeza”.

Era su respuesta, un poco tardía por problemas vinculados a la tecnología, a la pregunta: ¿Dónde esta Javier Corral? ¿Por qué no se manifiesta? Que abiertamente hicimos en este espacio.

n Hoy culminan los foros de debate sobre la reforma energética convocados como resultado de la negociación para que los legisladores pejistas desocuparan las tribunas del Congreso de la Unión. AMLO, padre de las adelitas, instigador del principal movimiento contra las iniciativas en la materia enviadas por el Ejecutivo, resolvió no exponerse, y de plano no asistió.

El último tema que se tratará es el de las relaciones con compañías extranjeras y jurisdicción de tribunales extranacionales. El converso Manuel Bartlett Díaz encabeza la lista de ponentes. También participan Miguel Estrada Sámano, Víctor Flores Olea, Néstor García, Alfredo Jalife, Humberto Lira Mora, Carlos Loperena Ruiz y Pedro López Elías.

n “Ya se aferró, ya pidió licencia, y se va a ir. Nos lo acaba de decir”, declaró, impotente, Jorge Romero Heredia, diputado local del PAN, luego de la entrevista que los asambleístas sostuvieron con la velocista Ana Guevara, figura del deporte, sí, pero emblema de la irresponsabilidad en el servicio público.

A la ex campeona mundial en los 400 metros, titular del Deporte en el GDF, le valió que la ley le prohíba abandonar dos semanas el cargo, a poco de haberlo asumido. Va como comentarista de ESPN a las Olimpiadas de Pekín, a cambio de 20 mil dólares que, dice, va a donar para el deporte. Un muy mal ejemplo de alguien de la que todos los mexicanos nos sentimos orgullosos alguna vez.

El no

Sara Sefchovich
sarasef@prodigy.net.mx
Escritora e investigadora en la UNAM
El Universal

Hace 30 años publiqué mi primer artículo en EL UNIVERSAL (pasarían 16 años antes de volverlo a hacer, ya con regularidad), en lo que entonces era la página editorial. Hablé entonces de cinco libros que acababan de publicarse, primeros de lo que en los 80 se convertiría en una verdadera cascada, una moda según la cual se pretendía sacar a la luz “verdades” sobre los poderosos, que se consideraban de importancia política.

Esas verdades no eran otra cosa que chismes sobre la vida privada de empresarios y de políticos, escritos por esposas y amantes, y recuentos de amarguras de ex políticos. Hubo también versiones de acontecimientos, como el golpe contra el periódico Excélsior de Julio Scherer y los sucesos de Tlatelolco que estaban por cumplir una década.

Si lo traigo ahora a colación, no es por celebrar mi propia efeméride ni para recordar esos libros que casi sin excepción son muy malos, sino para comparar dos momentos históricos.

Visto a la distancia, me parece claro que el hecho de que pudieran circular escritos de esa naturaleza (aunque dos fueron confiscados por el gobierno y varios más de plano censurados), con nombre de autor y sello editorial, habla de que se estaban gestando cambios cuyos resultados estamos viviendo hoy.

Me refiero a cambios culturales en la sociedad mexicana, que se generaron a raíz del milagro económico de mediados del siglo XX, por el cual las clases medias adquirieron capacidad de consumir y, entre otras cosas, consumieron nuevas formas de pensar que las llevaron a desear aperturas reales en la participación política y en la libertad de expresión.

Eso condujo a que grupos de ilustrados y de activistas sociales empujaran a las reformas que llevarían a la aparición en el mapa de nuevos partidos políticos que contendieron por el poder y que cambiaron la faz de nuestro sistema político.

Lo que me importa destacar es que, a pesar de las críticas brutales que se hacían en esos escritos al modo de ejercer el poder, a la corrupción, el derroche, el tráfico de influencias y la creación de la crisis en la llamada “docena trágica” —los gobiernos de Echeverría y López Portillo—, eran tiempos del sí, cuando se creía que era posible desenmascarar y combatir al poder con la palabra, la ley y el voto.

Había un convencimiento de que era necesario y posible establecer canales para dirimir diferendos y permitir la participación de los miembros de la sociedad en la formación y funcionamiento del orden político y jurídico.

Hoy eso no existe más. Estamos empantanados en la confrontación constante y viviendo los tiempos del no, de la oposición a todo. No estamos escuchando propuestas, sino solamente negativas a cualquier cosa que se proponga o diga. El discurso político se ha convertido en binario: los malos (ellos) y los buenos (nosotros), unos dicen siempre sí y otros dicen siempre no. Esto es a lo que hemos llegado y la consulta del próximo domingo es un ejemplo más. Pero nuestra frágil democracia puede decir tantas veces no, que todo se paralice y dejemos de caminar.

Explicación del cochinero

Julían Andrade
jandrade@mileniodiario.com.mx
http://andradejardi.blogspot.com
Derechos y Urbanos
Milenio

Las tareas titánicas suelen ser el pavimento de las grandes catástrofes.

Hace seis años el PRD intentó darle cauce a una elección en la que se inscribieron 100 mil candidatos (este año fueron 80 mil, algo así como uno por cada 10 electores). La jornada electoral de aquel 17 de marzo de 2002 fue un ejemplo notable de prácticas fraudulentas y de apuestas antidemocráticas. Igual que ahora.

El perredismo trató de explicar su enfermedad por el fraude y para ello le pidió a Samuel del Villar, Teresa Juárez de Castillo, Miguel García Domínguez y Rubén Rocha Moya que hicieran un análisis de lo ocurrido.

El “Informe Final de la Comisión para la Legalidad y la Transparencia del Partido de la Revolución Democrática” es un retrato de los demonios que aún habitan en esa franja de la izquierda y que les impiden llegar a un compromiso serio con la democracia y sus prácticas.

Los autores del informe escribieron: “Pareciera que el partido se ha impuesto ese incontenible artefacto mental de ganar a cualquier precio una candidatura o un puesto, con lo que se pretende justificar que controversias internas se diriman en los medios de comunicación y que, incluso, se acuerde con gobiernos de otros partidos para derrotar al enemigo interno”.

Pero fueron más allá al señalar que “el partido ha perdido gran parte de su capital moral al tiempo que reduce sensiblemente la banda de credibilidad de la sociedad hacia él. Hay pues, una crisis moral, ético-política, en la que destaca el hecho de que los principales promotores del desprestigio social de nuestra institución política, antes que los naturales y legítimos adversarios posicionados en otras trincheras ideológicas, corre a cargo de los mismos perredistas”.

Es evidente que el PRD tiene que revisar si en realidad es capaz de organizar elecciones internas por sufragio directo. Samuel del Villar ya lo dudaba hace seis años y hoy piensa lo mismo uno de los integrantes de la Comisión de Garantías y Vigilancia, Renato Sales Heredia.

Ley contra los fanfarrones

En Coahuila quieren establecer un instituto que verifique que los políticos cumplan lo que ofrecieron en campaña. La idea la tuvo Rubén Moreira, el presidente del PRI en aquel estado.

La nueva dependencia funcionaría haciendo recomendaciones a los funcionarios incumplidos o de plano mentirosos. La idea es que entre en funcionamiento para las elecciones de 2009.

Premisas falsas en las preguntas, admite Mitofsky

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

El director de Consulta Mitofsky, Roy Campos, admitió que la consulta sobre la reforma petrolera es maniquea y que hubiera sido mejor una encuesta.

Asesor en la redacción de las preguntas que se formularán a quien quiera votar en la consulta, Campos afirma que el resultado de ésta “dependerá más que de las preguntas, de quién invita a votar”.

E invitan a votar el Gobierno del Distrito Federal y el Partido de la Revolución Democrática.

Esta es la segunda parte de la entrevista de Roy Campos en el programa Frente al País, de Grupo Imagen:

-Hay elementos, premisas falsas, en las preguntas de la consulta.

-Sí, sí, en la primera (pregunta), contesta el director de Consulta Mitofsky.

-La participación privada en la explotación del petróleo a que se refiere la primera pregunta, simplemente no está en el proyecto del Ejecutivo.

-Efectivamente, no. No. Nunca. De hecho, cuando recién la escribieron, en lugar de explotación pusieron exploración. Entonces esa palabra (exploración) la tenemos que cambiar por explotación. ¿Por qué? Porque resulta que esas cinco palabras (explotación, transporte, distribución, almacenamiento y refinación) están textualmente en la ley. O sea, resulta que aquí está en paquete.

-En el proyecto del Ejecutivo no está.

-No, no en el proyecto de ley, sino en la actual ley se dice explotación; se dice que esas son exclusivas de la nación. Eso es lo que dice actualmente la ley.

-Pero ustedes incluyen a la explotación, que no está en proyecto reformarla.

-Sí, sí, mira, totalmente, hay dos cosas de todas las críticas que estoy completamente de acuerdo: el orden hubiera sido mejor al revés. Poner la que está ahora en dos ponerla en número uno. Y la segunda, que sí te da información, esa ponerla de segunda, un poco, y si se hubiera preguntado de otra manera. Y lo segundo, que en esta redacción de las cinco actividades hubiéramos podido no medirlo en paquete, a pesar de que la ley está así y es eso, la ley reglamentaria intenta modificar eso, pero, efectivamente, la explotación, nadie está hablando de la explotación.

-Luego está el tema del transporte. La pregunta dice, ¿está usted de acuerdo que en esas actividades pueda participar el sector privado? Oye, el sector privado participa en el transporte de petrolíferos desde hace más de 50 años. Los camiones, las pipas, no son de Pemex.

-Sí, sí, ahí están las pipas y ésas.

-Son privadas.

-Aunque ahí hay una propuesta de servicios de ductos o algo. Pues mira, la verdad es que no hubo un razonamiento de eso… Entonces sí hay diferenciales cuando desglosamos las actividades, en todo eso estoy de acuerdo, y sí, ya viendo todo en perspectiva, fue una reunión con expertos, de dos horas. Y yo personalmente hice la propuesta de que hiciéramos la tercer pregunta donde desglosáramos actividades y fuéramos: ¿está usted de acuerdo en que participen empresas privadas en exploración, y la refinación?, y que hagamos actividad por actividad, esa es propuesta mía.

-Yo te puedo decir, hipotéticamente, que no estoy de acuerdo en que haya empresas privadas en la refinación, pero estoy de acuerdo en una nueva ley orgánica para Pemex, y tú me estás empaquetando las dos cosas. Yo creo que el problema es que no es una reforma, sino que son varias y ustedes las empaquetaron.

-Son seis. De hecho mi pregunta dice las iniciativas. Hay seis iniciativas del Presidente. ¿Alguien sabe que son seis? ¿Alguien sabe en qué consisten? O sea, hay un asunto: los que van a votar están votando de un desconocimiento total de esa pregunta.

-Es que a la pregunta no se puede responder sí o no. Puede ser, en todo caso, “so”, sí a algunas y no a otras.

-Sí, si fuera una encuesta, así sería. Si fuera una encuesta: depende, no a todas, a la mayoría de ellas.

-Entonces, Roy, ¿cómo hacer de esto una consulta? Es muy maniqueo.

-A eso me refiero cuando digo que a eso vamos, más allá de mi opinión sobre la pertinencia misma de la consulta… Yo creo que la opinión pública no es para obedecerse, es para tomarse en cuenta.

El ‘sup Marcos’ infiltrado

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

Ahora se puede platicar con él sin pasamontañas, en alguna fiesta de convocatoria izquierdista y hasta en Perisur
Al escritorio del Presidente en Los Pinos llevó el secretario de la Defensa un informe clasificado que elaboró el Estado Mayor de la Sedena. Adjunta, una presentación en computadora detallando el mapa de presencias, alianzas, pleitos, zonas de influencia y acciones del EZLN. El diagnóstico de Inteligencia Militar: no más de 300 personas semiarmadas integran un disminuido Ejército Zapatista.

El desarrollo: las políticas del gobierno de inyectar dinero en el perímetro de la zona controlada por la guerrilla han dado como resultado deserciones masivas al grupo armado para incorporarse a la vida desencapuchada y beneficiarse de los programas oficiales de combate a la pobreza.

La alerta: el subcomandante Marcos está siendo rebasado por el comandante Tacho con un discurso más radical y la propuesta de retomar la vía armada para la reivindicación de sus demandas, y esto ha provocado una división entre los aún enlistados.

El escritorio lo ocupaba Vicente Fox, y el informe confidencial se lo llevó el general Clemente Vega. Era 2002, y se temían focos rojos desde la Lacandona tras el fracaso de la negociación en el Congreso para las reformas indígenas.

Hace unas semanas, la exitosa operación del Ejército colombiano para liberar a Íngrid Betancourt catapultó de nuevo al centro de la atención los históricos intentos de las Fuerzas Armadas gubernamentales por infiltrar a grupos rebeldes. Como los guerrilleros de las FARC, Marcos está infiltrado, él por el Ejército mexicano. Un moderno radar de detección de voz identifica, ubica con geoposicionador, reporta y graba las conversaciones del autoproclamado poseedor de las mejores piernas del sureste mexicano.

Hace años, soldados merodeaban la zona zapatista para recabar datos de informantes que contaran los planes y movimientos del líder insurgente, pero ahora, toda la atención de Seguridad Nacional la acapara el EPR.

No obstante, el gobierno sabe siempre dónde está Marcos y él cada vez menos quiere esconderse. Sin la atención mediática que solía convocar, brinca de Chiapas al DF con mayor frecuencia de la que reporta la prensa. Algunos y algunas de quienes mejor lo conocen me aseguran que han platicado con él, sin pasamontañas, en alguna fiesta de convocatoria izquierdista y hasta en los pasillos atiborrados de Perisur en fin de semana.

Eso, por cierto, no venía en el informe clasificado.

SACIAMORBOS

Ha visto pasar por esas oficinas a Fox de presidente, Calderón como mandatario electo, López Obrador cuando tenía 80% de popularidad, Mouriño, Peña Nieto, Salinas, Cuauhtémoc Blanco, José Ramón Fernández, Salma, Diego y Gael, Los Tigres del Norte y los que quieran. Con ninguno se han acercado tantos a pedir foto como con Marcos… tampoco nadie se ha querido sacar tantas con sus solicitantes como él.

La lucha sigue y sigue y sigue

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Claro que en política hay muertos; pero no para siempre. Florestán

Una de las consignas más coreadas en las marchas populares que se identifican con la izquierda es aquella que hace alusión a un mártir del que la asamblea asegura que “vive”, seguida de un coro que habla de su lucha, que los mismos aseguran que continúa.

- ¡Zapaaata Vive, la luuucha sigue, sigue y sigue…!

El nombre del prócer se puede ajustar de acuerdo con las necesidades de sus dirigentes o a la temática del mitin, pero la rima es la constante: la luuucha sigue.

Hoy en día, la voz retrata al PRD donde la lucha sigue, sigue, y seguirá.

Este fin de semana se confirmó lo que sus protagonistas ya habían adelantado con sus conductas para renovar sus dirigencias y a lo que se resistían: cancelar sus elecciones por sucias.

Sólo era cuestión de tiempo y de un poco de dignidad: desde que asomó el cochinero que los pringó a todos, el proceso estaba cancelado a pesar de los esfuerzos de unos y otros por hacerse del control partidista.

La crisis se profundizó de tal modo, que voces como la de Andrés Manuel López Obrador, un activista de la corriente Izquierda Unida que tenía como candidato a Alejandro Encinas, que enfrentó a Jesús Ortega de Nueva Izquierda, y de gente tan respetable como Javier González Garza, trataron de bajarle calor al tema, declarando que sus elecciones no eran importantes, que lo importante era impedir la aprobación de la reforma energética cuya iniciativa envió al Senado el presidente Calderón a mediados de abril.

Pero si para López Obrador las elecciones perredistas habían dejado de ser importantes, para el PRD eran fundamentales, y para él también aunque dijera lo contrario, lo que pasa es que había que desmarcarse del estercolero

Corrieron largos cuatro meses desde el proceso de marzo pasado sin que el PRD ni lo que quedaban de sus órganos electorales pudieran avanzar. Primero dieron un resultado con Encinas de ganador, luego, en la revisión, rectificaron el saldo que favoreció a Ortega, situación que los dos desconocieron llevando al partido, ante el riesgo de desaparecer como advirtiera el mismo Cuauhtémoc Cárdenas, a designar un presidente de conveniencia que les permitiera urgentemente acceder al financiamiento público del IFE.

El sábado, a 120 días del frustrado proceso, los despojos de sus autoridades internas ya sólo confirmaron lo inevitable: dar por cancelado oficialmente lo que con su cochinero ellos mismos habían cancelado.

Ahora permanecerá al frente del PRD, hasta nueva crisis, el encargado Guadalupe Acosta Naranjo, desconocido por el grupo Izquierda Unida.

Por eso, en las filas del perredismo se escucha el coro que confirman lo dicho: la luuucha sigue, sigue, sigue y sigue, enfrentamiento donde a las trampas siguen los insultos y las descalificaciones.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Creel: born again?

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

En Estados Unidos, dentro de las doctrinas protestantes, el concepto de born again es muy usado. Traducido al español sería “nacido de nuevo”. Se trata de todos aquellos pecadores que han pasado por una experiencia personal intensa, donde encontraron a Dios, y que los ha llevado a convertirse en buenos cristianos que aceptan la salvación de Jesús. En México hay una rama de políticos “nacidos de nuevo”. Políticos que en su momento fueron poderosos, que cometieron grandes pecados, pero que luego vieron la luz, se dieron cuenta de sus errores, y ahora prometen ser blancas palomitas. El senador Santiago Creel pretende unirse a este club.

Nada menos y nada más que el hombre que fue secretario de Gobernación y que quería ser Presidente. Que autorizó el decreto para cambiar los tiempos oficiales en los medios electrónicos. Que guardó silencio cuando TV Azteca tomó las instalaciones del Canal 40. Que expidió a Televisa 130 permisos de juegos y sorteos. Que aprobó una nueva ley de medios que luego la Suprema Corte de Justicia declararía inconstitucional. Que desde el poder presionó a los medios para que Felipe Calderón, su adversario dentro del PAN, no saliera en la radio y la televisión.

Pero ahora Santiago Creel se arrepiente. Ha visto la luz y promete regresar a la senda de los justos. Da su palabra de que retomará “las banderas propias, del ciudadano, el derecho a las audiencias, la auténtica libertad de expresión, el derecho a la información veraz y oportuna”. Jenaro Villamil de Proceso le pregunta: “¿Abandonó estas banderas ciudadanas?” Creel contesta: “Naturalmente, decir lo contrario sería mentir. Los puestos del gobierno son absorbentes, sesgan mucho el quehacer cotidiano por la propia responsabilidad, y va uno alejándose, naturalmente. Quiero regresar a hacer mi trabajo”.

A Creel lo han ayudado mucho en su conversión una mala operación política para removerlo de la coordinación de la bancada panista en el Senado y el grave error que cometió Televisa al borrarlo en una toma. Gracias a esos dos eventos, el senador ha pasado a ser una víctima más de la política mexicana.

La pregunta es si tenemos que creerle a Creel ahora que ha “nacido de nuevo”. Su caso me recuerda al de Manuel Camacho. Durante todo el sexenio de Carlos Salinas jugó dentro de la cancha, con las reglas priistas, para llegar a ser Presidente. Cuando Salinas escogió a Colosio como candidato presidencial, Camacho no lo reconoció. Vendría, entonces, un largo conflicto con el PRI que terminaría en 1995. En un artículo de Letras Libres, Guillermo Osorno nos recuerda: “Por esas fechas, el secretario de Gobernación, Emilio Chuayffet, pidió a los concesionarios de la radio y la televisión que no hablaran de Manuel Camacho (sin decir su nombre) en sus emisoras. Hubo un intercambio epistolar entre los dos personajes. Finalmente Camacho decidió renunciar al PRI en octubre de 95”.

¿Y qué dijo Camacho en su carta de renuncia? “Estoy a favor de un cambio político real que nos lleve a una democracia avanzada […] Estoy por que se recupere la confianza de la sociedad en la política, permitiendo que los hombres públicos asuman públicamente sus posiciones, y por dejar atrás la práctica autoritaria que premia la cortesanía, la incondicionalidad y el silencio […] Estoy por una sociedad que se desarrolle en libertad”.

Cuando Camacho “nació de nuevo” en 1995 nuestro hoy compañero José Antonio Crespo escribió en Reforma: “La autoridad moral de Camacho es escasa, pues todos los tejemanejes que intentó para conseguir la candidatura presidencial lo dejan mal parado, no sólo con los priistas, sino con numerosos ciudadanos. Camacho lleva consigo el estigma de haber aceptado las reglas del tapadismo, esperando ser favorecido por ellas, y luego, con la oportunidad que le brindó lo de Chiapas, las desconoció”.

Con el mismo rasero habría que juzgar ahora a Santiago Creel.

Complicaciones

Macario Schettino
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
Economía Infromal
El Universal

Esa producción está muy lejos de los 3

El panorama económico se complica cada vez más. Por un lado, Pemex anuncia que la producción de petróleo, durante el primer semestre, fue de sólo 2.85 millones de barriles diarios
Esa producción está muy lejos de los 3.4 millones que producíamos hace apenas cuatro años. No se ha publicado el desglose de la producción, pero espero poder compartir con usted el jueves cómo va la caída de Cantarell.

Según parece, todo el manto habrá quedado ya muy cerca de un millón de barriles diarios, que fue el nivel que tuvo durante la primera mitad de los años 90. Lo malo es que ahora esto ocurre en declinación, no como entonces, que era un piso de producción previo al alza que se decidió en 1995 para sortear la crisis financiera de ese entonces.

Por otro lado, el Banco de México decidió elevar su tasa de referencia en un cuarto de punto, colocándola en 8% anual. Este incremento en la tasa se reflejó en un peso que está ya en 10.15 por dólar, presionando aún más lo que el jueves comentábamos con usted: más dificultades para los exportadores, más facilidades para los que importan.

Estos dos fenómenos que acabo de describir se mueven, en realidad, en dirección opuesta. La caída de producción de petróleo reduce los ingresos de dólares al país (aunque con los precios actuales del crudo, este efecto no se ha notado aún). La elevación de la tasa de interés incrementa los ingresos de dólares. Puesto que el primer efecto, como decíamos, no se ha sentido, entonces el peso se fortalece, y esto permite tener una inflación menor. Los bienes importados son relativamente más baratos.

En buena medida, tenemos ya un caso de inflación reprimida. El Banco de México busca mantener esta variable bajo control, y para eso sube su tasa de interés. Pero como al mismo tiempo seguimos manteniendo el precio de los combustibles demasiado bajo, estamos en realidad forzando a los precios. Nada de esto es problema, si no dura demasiado tiempo. Pero puede convertirse en un asunto muy complicado para 2009, si no cambian las cosas antes.

Por un lado, el precio del petróleo alto nos permite tener ingresos por exportación de crudo, y eso, sumado al efecto de la tasa de interés alta, da como resultado exceso de dólares, lo que nos permite un peso fuerte. Pero ese mismo alto precio del crudo implica altos costos de combustibles, que al no trasladarse a los consumidores implican una presión inflacionaria reprimida.

Si el precio del petróleo bajase, entonces esta inflación reprimida empezaría a desaparecer, pero al mismo tiempo perderíamos ingresos de dólares, y la tasa de interés ya no sería suficiente para promover un flujo suficiente que compensase esa pérdida. En consecuencia, el peso perdería valor, y los precios tenderían a subir.

Es decir que, bajo cualquier escenario del precio del petróleo, la inflación podría elevarse en los próximos meses. Con la tasa de interés de Estados Unidos, el asunto es diferente. Si baja, entonces el diferencial con la nuestra provocará mayor flujo de dólares a México, y un peso más fuerte. Pero si sube, el flujo se reduciría, provocando lo mismo que una caída en el precio del petróleo.

Para terminar el panorama, considere que una elevación de la tasa de interés de Estados Unidos seguramente se acompañaría de una contracción económica, y una caída en el precio del petróleo (por menor demanda). Pero una reducción de la Fed no parece ya posible.

En suma, tenemos enfrente un panorama difícil en materia financiera, para el que no tenemos muchos instrumentos con qué defendernos. Algo así le decía la semana pasada, aunque hubo varios lectores que no gustaron de la conclusión. El asunto es que en realidad no hay muchas herramientas a la mano para defendernos de un panorama internacional muy, pero muy complicado.

A lo mejor no hemos alcanzado a comprender el tamaño de la crisis que está viviendo Estados Unidos, ni el problema internacional alrededor del petróleo. La burbuja financiera que se construyó en Estados Unidos desde los años 90, primero alrededor de las bolsas de valores (las empresas de internet, específicamente) y después con los bienes raíces, significó un exceso de gasto de ese país muy elevado, que ahora hay que pagar. Para que lo pueda imaginar, es algo muy parecido a lo que nosotros hicimos entre 1990 y 1994, que nos llevó al Fobaproa. El tamaño del golpe en el país vecino es muy similar ya a lo que nos pasó a nosotros.

Y del petróleo, de cómo el mercado está apretado, de la caída de producción de México y de lo que puede venir, le platico el jueves.