julio 25, 2008

Ritos satánicos en abuso de niños

Blanca Valadez
Excélsior

El Instituto Nacional de Pediatría ha documentado estas prácticas en casos de abuso; los niños son víctimas de sadismo, perversión, tortura y pornografía. En el país 10 por ciento de la población infantil sufre malos tratos.

La violencia contra los menores ha llegado a niveles insospechados. El Instituto Nacional de Pediatría documentó prácticas de rituales satánicos en casos de abuso infantil, donde los niños han sido víctimas de sadismo, perversión, tortura y pornografía.

Según las investigaciones de la Clínica de Atención Integral al Niño Maltratado del Instituto Nacional de Pediatría, “cuando rompen el silencio (los menores) dicen que esos actos ocurrían mientras su agresor se encontraba bajo los efectos del alcohol o alguna droga, y que tanto ellos como sus abusadores se vestían con batas o ropas poco usuales y usaban máscaras durante las sesiones”, explica su director, Arturo Loredo Abdalá.

En el libro Maltrato en niños y adolescentes, que condensa 20 años de investigación de Loredo Abdalá, se concluye que en este tipo de maltrato participan más de un niño y “se caracteriza por el sadismo y la perversión, con la introducción de bastones y objetos en la vagina, ano y pene.

“Las criaturas ofendidas mantienen en silencio tremenda agresión, con los consiguientes sentimientos de culpa y vergüenza.”

Además, agrega, “con frecuencia hay pornografía que está asociada a rituales satánicos. Las descripciones hechas por los niños incluyen torturas y sacrificios de animales y seres humanos, orina y sangre.”

Según el estudio, “en las zonas costeras de Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Guerrero se ha encontrado la presencia de cultos satánicos, habitualmente en personas de niveles socioeconómicos y cultural bajos. En estas zonas se conserva una fuerte influencia de los rituales africanos”.

Esto ocurre en especial en la comunidad chamula, que habita en Chiapas, donde se realizan cultos, después de beber poch, un aguardiente, en los que se involucran niños. “El diagnóstico, por sí mismo, resulta complicado”, de acuerdo con Loredo Abdalá.

En entrevista, el especialista explicó que debido a que este tipo de maltrato no es reconocido por las autoridades judiciales, los niños que detectaron volvieron de nueva cuenta con sus agresores.

“Este tipo de maltrato que se da por cuestiones de creencias religiosas se está haciendo apenas visible, por lo que no dudamos que haya muchos más casos”, señaló a MILENIO.

Por lo demás, en México se estima que 10 por ciento de la población infantil es víctima de malos tratos (en México existe 32.4 millones de niños y niñas de 0 a 14 años), lo que significa que en cuatro de cada diez hogares hay algún tipo de violencia.

Por lo regular, explica Loredo Abdalá, la agresión se manifiesta en gritos, groserías, sacudidas bruscas, quemaduras, asfixia, ahogamiento, abuso sexual y envenenamiento; muchas veces el agresor utiliza lo que tiene en la mano, proporciona puntapiés o azota al menor contra la pared.

Las agresiones más comunes son golpes, caídas, contusión con objetos, cinturón, mordidas, patadas contra el suelo y agentes cortantes; seguidas del abuso sexual, que se manifiesta a través de tocamiento, penetración y uso del menor para la estimulación. Solamente 15 por ciento de las víctimas tiene manifestaciones físicas del abuso; la mayoría pasan sin diagnóstico.

“Son las niñas las que con mayor frecuencia sufren este tipo de agresión cuando tienen padrastros, no viven con los padres biológicos, conviven con alcohol y drogas, tienen una madre con daño psicológico o van a la guardería”, refiere.

El maltrato psicológico ocupa el tercer lugar (14 por ciento), ocasionado por sometimiento, privación y amenazas. Le sigue el síndrome de Munchausen (4 por ciento), caracterizado por fabricación de enfermedades de la madre con conocimientos en medicina; el síndrome de niño sacudido (4 por ciento), y finalmente el ritualismo satánico (1 por ciento).

Loredo Abdalá menciona que el agresor en 40 por ciento de los casos es la madre.

“La mujer pasa la mayor parte del tiempo dedicada al cuidado del o los niños; casi siempre está dominada por la gran frustración que siente al dedicarse a una actividad enajenante y nada satisfactoria, por supuesto no reconocida y menos aún remunerada”, indica.

La agresión también proviene del padrastros (19 por ciento), madrastras (10 por ciento), tíos (11 por ciento), otros (11 por ciento) y no se documentó (6 por ciento).

Pero la agresión cometida por la madre muchas veces es consecuencia de la violencia que ella misma experimenta. “Algunos datos señalan que la mujer es maltratada por el esposo (60 por ciento) y por los padres (40 por ciento), condición que le genera baja autoestima, y a ello habría que agregar otros factores como bajo nivel escolar (casi todas tienen primaria), pertenecer a una familia numerosa y tener un niño “especial” que padece, entre otras cosas, alguna enfermedad congénita, malformación, discapacidad o enfermedad crónica”.

Por el contrario, en las zonas rurales o en áreas marginales, como el caso de Ciudad Nezahualcóyotl, la agresión es generada por los padres, de manera exclusiva. Él es quien corrige, ordena y dirige a todos los miembros.

- Claves

Víctimas en México

• Según investigaciones del Banco Interamericano de Desarrollo el costo de la violencia doméstica equivale a 1.6% del producto interno bruto; es decir, en México corresponde a 113 mil millones de pesos.

• En el país más de 16 mil niños y adolescentes son víctimas del comercio sexual. En la Ciudad de México, específicamente en la zona de La Merced, se ubican mafias que organizan y controlan la prostitución de indígenas o campesinas.

• El DIF nacional reportó que la Dirección de Asistencia Jurídica recibió 13 mil 711 denuncias de maltrato hacia niños en 2005, de los cuales 8 mil 461 fueron denuncias en las que se comprobó el maltrato.

'Consulta' por Paco Calderón

Las FARC y el EZLN

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

El martes pasado vi en el programa Punto de partida que conduce Denise Maerker, un par de extraordinarios reportajes. El primero con ex secuestrados y con ex miembros de las FARC colombianas. El segundo, con mujeres que han abandonado aldeas dominadas por el EZLN en las zonas indígenas de Chiapas.

Pensé que los reportajes podrían verse como vivos y elocuentes cortes de caja de dos aventuras revolucionarias, una larga y sangrienta, nacida en el seno histórico de la violencia colombiana; la otra, de resonancia simbólica más que política o militar, sembrada en el horizonte de marginación de las comunidades indígenas de México.

Una y otra experiencia vienen de regreso, con saldos de muerte y costos sociales incomparables entre sí. Se parecen, sin embargo, en un rasgo fundamental: ninguna de esas aventuras dio a sus partidarios o a sus sociedades, nada parecido a lo que prometieron, aquello que dijeron buscar al empezar su lucha.

Colombia es tan conservadora como al principio de la aventura de las FARC, y las comunidades indígenas de Chiapas son tan pobres hoy como lo eran antes del alzamiento del EZLN.

Pero las diferencias entre ambas experiencias son abismales. Entrar y salir de las FARC fue a lo largo de estos años cuestión de arriesgar la vida: entrar o salir a una organización militar que el tiempo y sus propias tácticas envilecieron pero que ejerció sobre sus miembros y sobre sus víctimas un rigor piramidal de ejército en guerra.

Salvo en sus días insurreccionales, y durante su despliegue sobre comunidades no zapatistas de los meses siguientes, el EZLN fue una forma de control político y territorial que se fue vaciando de gente no por el cerco militar que el gobierno le impone, sino por su propia inoperancia burocrática y económica.

Las FARC están siendo drenadas por el cerco del ejército colombiano. Las comunidades zapatistas están siendo drenadas por los programas gubernamentales de ayuda que las rodean.

Una familia de Los Altos o Las Cañadas de Chiapas puede sumar ingresos por Oportunidades, Procampo y el programa estatal de ayuda a personas mayores.

Todo eso está prohibido en las comunidades zapatistas, pero la gente va encontrando la manera de saltarse la prohibición o deja su comunidad y se pasa a la de enfrente.

La guerrilla colombiana agoniza estentóreamente, frente a los ojos del mundo; la zapatista, en sordina, replegada sobre sí.

Consulta estéril

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Puede saberse desde hoy, dos días antes de la consulta que se realizará este domingo sobre las iniciativas de reforma que la motivaron, que... perdió todo sentido.

Frente a la presidencial de tufos “privatizadores”, el PRI elaboró una distinta, energética y no sólo petrolera, que por poco es aplaudida por el calderonismo con hurras y porras.

Si la nueva se perfila como eje de lo que aprobará la mayoría en el Congreso porque habla de capital privado sólo en exploración y perforación, de qué servirá responder al planteamiento: “La explotación, transporte, distribución, almacenamiento y refinación de los hidrocarburos son actividades exclusivas del gobierno, ¿está usted de acuerdo o no está de acuerdo que en esas actividades puedan ahora participar empresas privadas?

Y si el maratón de análisis en el Senado terminó y se ignora cuándo serán debatidas la priista y la que presentará el PRD, ¿para qué preguntar: “Está usted de acuerdo o no está de acuerdo con que se aprueben las iniciativas relativas a la reforma energética que se debaten actualmente en el Congreso de la Unión?”.

Acotado

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

No podemos más que alegrarnos de que los dirigentes de los tres grandes partidos se hayan sentado a dialogar. Es la primera vez que eso sucede desde el 7 de octubre de 2001, cuando Dulce María Sauri, PRI; Amalia García, PRD, y Luis Felipe Bravo Mena, PAN, firmaron el Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional, en lo que fue el último acto de conciliación del entonces presidente Vicente Fox.

Casi siete años después, Beatriz Paredes, PRI; Germán Martínez, PAN, y Guadalupe Acosta Naranjo, PRD, se reunieron en el Club de Industriales de la Ciudad de México y acordaron, según la presidenta del tricolor, continuar con el diálogo e invitar a legisladores a su próximo encuentro.

No hay que esperar mucho más de esas reuniones. Acosta Naranjo, presidente de una parte del PRD, llegó al cónclave muy acotado. La víspera, en una reunión tensa que se prolongó hasta la madrugada, hubo una votación en el CEN para definir si autorizaban su asistencia. Ganó el “sí” por un solo voto: nueve a ocho.

Fue necesario, incluso, llamar al senador Carlos Navarrete y que Cintya Mazas, del Movimiento de los Cívicos, abandonara el encuentro, para lograr la mayoría que requería Acosta. Quienes votaron en contra consideran un “despropósito” que el presidente substituto del PRD acuda a una reunión de ese tipo, antes de la realización de la primera fase de la consulta para la reforma energética.

“Tiene un respaldo muy débil. Carece de la fuerza para negociar como partido. Le autorizaron asistir, pero con muchas condicionantes”, nos dijo Jesús Martín del Campo, representante de AlejandroEncinas ante los órganos electorales del PRD.

* * *

La experimentada Dulce Maria Sauri, una de las firmantes del acuerdo en 2001, coincide en que muy poco podrá salir de esos encuentros, por el conflicto interno que vive el PRD. “Si no se pueden poner de acuerdo entre ellos mismos, menos en la interlocución con el partido en el gobierno”, recalcó.

La ex presidenta del PRI nos invitó a “darle una exhumada” al Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional. “Te vas a dar cuenta de que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones”, nos dijo.

Efectivamente. Un vistazo bastó para encontrar términos como “reforzar la capacidad de la hacienda pública”, “impulsar la construcción de la infraestructura para el desarrollo” o “consolidar el respeto a los derechos humanos”.

* * *

Cuenta Beatriz Paredes que, durante la reunión, Acosta Naranjo le preguntó si votaría en la consulta sobre la reforma a Pemex. “Le dije que tengo mis reservas por el cuestionario y, como voy a Campeche, tengo que ver si me alcanza el tiempo, pero lo estoy revisando”, declaró a los reporteros.

* * *

Ruth Zavaleta desayunó con el embajador de Estados Unidos en México, Tony Garza, antes de entregar, ayer, la exhortación al gobierno de Estados Unidos a cumplir el fallo “inapelable y definitivo” de la Corte Internacional de Justicia de suspender las ejecuciones de mexicanos en los corredores de la muerte, a quienes no se les respetó su derecho de notificación consular.

Garza le adelantó que nada va a cambiar con la solicitud de los legisladores. Las ejecuciones de cinco mexicanos, programadas en breve lapso, se van a llevar a cabo. Le dijo también que, del otro lado del Río Bravo, y aun entre mexicanos, se ve muy mal que defienda indiscriminadamente a los condenados, alguno de los cuales mató y violó a dos niñas.

Hoy, 51 nacionales mexicanos, víctimas de violaciones a su derecho de notificación consular, yacen en los corredores de la muerte en Estados Unidos. Todos han llevado su caso ante las instancias judiciales locales. Muchos de ellos lo han hecho también al nivel de las jurisdicciones federales.

* * *

El PRI celebró ayer la reunión ordinaria del Consejo Político Nacional. La ausencia más comentada fue la de Enrique Peña Nieto. Los que esperaban el aplausómetro se quedaron con las ganas. El gobernador del Estado de México mandó a su secretario de Gobierno, Humberto Benítez Treviño. ¿Tan fuerte está el pleito con Beatriz?

Es pregunta.

Otros ausentes ayer en el auditorio Fernando Amilpa, de la CTM: Fidel Herrera, Veracruz, y Eugenio Hernández, Tamaulipas. El huracán Dolly no los dejó asistir. Tampoco atendieron la convocatoria el neoleonés Natividad González Parás y el chihuahuense José Reyes Baeza.

* * *

Javier González Garza la libró. El mismísimo Octavio Martínez, coordinador de la mayoritaria corriente Nueva Izquierda en la Cámara de Diputados, dio marcha atrás en sus aseveraciones de que El Güero sería relevado de la coordinación parlamentaria del PRD, durante el último año de la 60 Legislatura. Ya negociaron con él. “Si muestra voluntad, le daremos nuestro respaldo”, declaró públicamente.

Pemex o la reforma que viene

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Las brújulas apuntan siempre al norte, no al centro. Florestán

Cuando el pasado miércoles 9 de abril, le comenté al presidente Calderón en una entrevista que si no salía su reforma energética no le quedaría otra que seguir gobernando con lo que había, estuvo de acuerdo.

“Efectivamente. Yo quiero dejar muy claro que yo respetare lo que diga el Congreso. Y si el Congreso quiere apoyar a Pemex y al país con esta reforma importantísima, México podrá acelerar su crecimiento, aumentar sus empleos y resolver de fondo su problema petrolero. Si el Congreso determina que las cosas se queden así, yo seguiré trabajando intensamente cumpliendo mi deber como Presidente de la República. Simplemente digo que entonces el petróleo, la producción de petróleo seguirá cayendo; simplemente digo que las reservas también seguirán cayendo y a mí quizá no me estalle el problema, pero quien venga detrás de mí pues, ¡caray!, no quisiera estar en su papel”.

Desde entonces parecía tener claro que su iniciativa, de pasar, no sería aprobada como la había mandado, pero mantenía un cierto optimismo en cuanto a su tránsito por el Congreso.

Esta propuesta sirvió para el retorno a las calles de Andrés Manuel López Obrador, y he escuchado decir que fue un error porque lo resucitó, lo que me parece un despropósito, pues un Jefe de Gobierno no pude vivir paralizado por un fantasma.

Pero como AMLO no es eso, un fantasma, sino un animal político, convirtió la propuesta en un arma formidable que lo tiene de regreso en la agenda nacional y ha servido, de paso, para tapar la crisis en el PRD.

Por lo demás, todo indica que con él o a pesar de él, con la del PRI o con la suya reformada, habrá una reforma, porque lo único que no se puede sostener es a Pemex como está.

Si no que se lo pregunten a Beltrones y al priismo, que ya se ve en Los Pinos en 2012, para lo que opera desde hoy.

Retales

1. A VOLAR.- El gobierno federal se encuentra en una encrucijada aérea: subsidiar o no a las líneas aéreas en crisis, cuando creyeron que todo el cielo era orégano. El reto es que hay quienes señalan, y con razón, que algunos dueños quieren que los rescaten a ellos, no a las empresas, y menos piensan en los usuarios;

2. DESBARRALES.- Alejandra Barrales comenzó a actuar como jefa de una tribu, representante de una corriente, y no como presidenta de un partido. En el mitin de autoapoyo de Francisco Chíguil, así se dejó ver; y

3. VENCIDAS.- Guillermo Ortiz hizo el primer aumento en las tasas, y el presidente Calderón se enojó; le recomendó que las bajara y las subió otras dos veces. Ahora, habla de la reducción de los subsidios a la gasolina, a lo que ha opuesto el mismo Presidente, pero esa ya no es una decisión del Banco de México. Mientras, la inflación sube y sube y las proyecciones, que han sido rebasadas, también. Pero, ¿se hace algo?

Nos vemos el martes, pero en privado.

Un consenso indeseable

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

Ya se oye decir que una “reforma petrolera de consenso” entre la mayoría de las fuerzas políticas será un triunfo para el país.

En efecto, tal vez se logre una reforma en esos términos: aprobada con los votos del PRI, el PAN, el Verde, el Panal y posiblemente el de algunos legisladores del PRD y Convergencia.

Así puestas las cosas, el consenso podrá ser presentado como un triunfo del presidente Felipe Calderón, de Manlio Fabio Beltrones, del senador Madero, y una derrota para los radicales del PRD.

“Ganó el diálogo y el entendimiento entre las fuerzas políticas”, se dirá pomposamente.

Nada más falso. En los hechos la situación es exactamente al revés.

No es un triunfo político lo que se necesita.

Se necesita un triunfo técnico y legislativo. La mitad más uno y punto.

Esto es, se requería (requiere) aprobar lo fundamental de la reforma que el Ejecutivo envió al Congreso.

No importa que los votos de los partidos se dividan.

No importa que se peleen los priistas, que haya que presionar o pactar con gobernadores o que los legisladores panistas le reclamen al Presidente por las concesiones que debería hacer al PRI.

No importa que los perredistas se reagrupen en torno a López Obrador y que tomen carreteras y aeropuertos o que pongan tiendas de campaña en la tribuna de San Lázaro.

Lo importante era sacar una reforma que garantice la soberanía energética en los próximos años, que recupere lo que hemos perdido en producción y sirva para obtener mayores ingresos a menor costo.

Una vez aprobado lo anterior, si quieren, que venga el diluvio.

Con la reforma “por consenso”, vamos a seguir importando gasolinas. En consecuencia, seguiremos exportando divisas, continuaremos financiando el crecimiento de otras economías, pagaremos impuestos fuera del país y generaremos empleos en otras naciones.

¿Ese es el “triunfo político” del que pretenden ufanarse? Con esta reforma que se perfila, el ganador es López Obrador.

Al país no le va a ir bien sin una reforma seria, y eso es lo que a él le conviene: el rezago de México.

Y ni las gracias les va a dar: de todas maneras se va a ir a la “resistencia” y sus legisladores incondicionales van a tomar la tribuna y todas esas cosas que saben hacer.

Con una reforma mediocre, el gran perdedor es el país. Y desde luego, los mexicanos de menores ingresos.

Los datos oficiales indican que de enero-mayo de 2006 a enero-junio de 2008 el volumen de exportación diario de petróleo se ha reducido en 473 mil barriles, precisamente por la caída de la producción en los grandes yacimientos que se agotan.

Eso significa que, a precios de este año, han dejado de ingresar al país 6.3 mil millones de dólares en los primeros cinco meses de 2008.

Cada día sin reponer el petróleo que dejamos de extraer, nos cuesta 42 millones de dólares.

Para ponerlo aún más claro: los 71 días que duró la consulta sobre la reforma petrolera, dejaron de ingresar al país dos mil 982 millones de dólares.

Eso es casi el doble del presupuesto de la UNAM, institución que acaba de rechazar a 91.3% de los jóvenes que aspiraban a ingresar a ella en el periodo escolar que en breve se inicia.

Todo eso nos cuesta la falta de una reforma petrolera que permita recuperar en otros yacimientos lo que perdemos por el agotamiento natural de Cantarell.

¿Ese es el “triunfo político” que necesitamos?

El flujo de divisas por concepto de exportación de petróleo sumó en los primeros cinco meses del año la cifra récord de 19 mil 859 millones de dólares, lo que es 50.7% más que en ese periodo de 2007.

Muy bien. Pero el problema es que ello se debe al alza también récord de los precios del petróleo… y el petróleo se acaba.

Sacamos medio millón de barriles menos —en promedio al día que en 2004.

Ese hueco no lo vamos a tapar con la “reforma por consenso” que se prepara.

Por otra parte, si bien las exportaciones de crudo aumentaron 50.7%, las importaciones de gas natural, gasolinas, diesel y otros petroquímicos se incrementaron… ¡62%! en ese mismo periodo.

Vamos directo a ser un país importador neto de hidrocarburos.

¿Eso es lo que van a festejar?

¿Esa es su reforma por consenso?

Wall-E

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Cada verano Hollywood estrena una serie de películas para entretener a los niños y a los adolescentes que están de vacaciones. Se trata de grandes producciones diseñadas para generar una ola de furor que aliente el consumo de todo tipo de mercancías: muñequitos de plástico, ropa y videojuegos. El objetivo es entretener y vender. Hace mucho Disney descubrió que estas películas no sólo tenían que atraer la atención de los niños y jóvenes sino también de los adultos. En 1995 este estudio se asoció con una compañía que hacía dibujos animados computarizados en lugar de pintarlos a mano. El resultado fue fantástico comenzando con la película Toy Story. Trece años han pasado desde la asociación de Pixar con Disney que ha producido grandes éxitos como Monsters, Inc., Buscando a Nemo y Los increíbles. En todas estas producciones, los adultos se entretienen al igual que sus hijos. Sin embargo, la última producción conjunta de los dos estudios californianos es una cosa diferente. Una película muy crítica del modo de vida estadunidense incluido el consumismo. Una cinta más para adultos que para niños. Una verdadera joya cinematográfica. Me refiero a Wall-E.

He aquí la historia de amor de dos robots que viven en dos mundos muy distintos. Wall-E habita en la Tierra que ha sido abandonada por los humanos. El escenario es apocalíptico. Vemos los restos de una sociedad que tuvo que irse a vivir al espacio por la contaminación que generó en el medio ambiente. En este mundo cochino sólo existen, al parecer, Wall-E y su inseparable compañero: una cucaracha. El robot es una vieja caja compresora de basura que apila sus cubitos en monumentales edificios que imitan los rascacielos de la ciudad. A lo largo de su jornada va guardando objetos que él considera preciados y que atesora en su casa que parece una bodega-museo. Por las noches se divierte con una vieja televisión que reproduce una escena del musical Hello Dolly! Hay algo profundamente triste y solitario en la vida monótona de Wall-E en esta tierra inhóspita. Sin embargo, el robot, en lugar de deprimirse y dejarse morir, como al parecer ha sucedido con las otras máquinas que habitaron la Tierra, sigue adelante con su rutina como si supiera que está destinado a algo.


Y ese algo comienza a suceder cuando llega a la Tierra una misión exploradora de otros robots. Wall-E conoce entonces a Eva que, comparado con él, es una preciosa máquina de nueva generación. Es como si una vieja televisión en blanco y negro conociera a una moderna pantalla de plasma. Viene, entonces, el enamoramiento que los llevará al segundo mundo, donde habita Eva. Ahí residen los humanos en una enorme nave espacial. Se trata, sin embargo, de otro mundo aterrador. Los humanos ya no hacen nada. Dependen para todo de las máquinas. Son unos zánganos gordos que ni siquiera tienen la capacidad de caminar. Todo el tiempo están acostados, pegados a una pantalla. Creen que ellos dominan a los robots pero la realidad es la contraria. Los hombres han perdido su libre albedrío en una sociedad dominada por el consumismo extremo. Ahí es donde Wall-E trata de rescatar a su amada Eva.

La película está llena de mensajes duros de digerir. La gracia de Wall-E es la que salva al público de sofocarse y salir corriendo del cine.

Andrew Staton, el director, ha logrado una obra maestra que combina el género de la comedia romántica con el de la ciencia ficción. Una rara mezcla. Algo así como La Cenicienta con Blade Runner. El resultado es una genialidad. La mejor película de este verano. Muy recomendable para niños pero, sobre todo, para los adultos.

Vacaciones

Este columnista tomará un par de semanas de vacaciones de tal suerte que Juegos de Poder volverá a aparecer el lunes 11 de agosto.

Las mafias rusas; dolores en España

Juan María Alponte
México y el mundo
El Universal

No hace muchos días señalaba, en esta columna, que las mafias rusas no eran una invención mítica, sino el resultado de un proceso histórico: el desmantelamiento de las estructuras de espionaje, poder y supra-poder de un Estado que totalizaba las decisiones en la cúpula. El World Drug Report (United Nations International Drug Programme) anticipó esa realidad: el desmantelamiento, transferido, del sistema.

El documento de la ONU advertía que los grupos mafiosos del antiguo Bloque del Este habían colocado, en la ilegalidad, “a 3 millones de personas, comprendiendo 5 mil 700 ‘gangs’ que cuentan, al menos, con 200 grupos con estructuras altamente sofisticadas y que están presentes en 29 países. ¿Actividades? Tráfico de drogas, materias primas, materiales nucleares y armas. También lavado de dinero, mujeres, extorsión, etcétera”. España acaba de desmontar un grupo poderoso de la mafia rusa. El campo estaba abonado con cientos de miles de inmigrantes del Bloque del Este que podían ser rápidamente integrados en organizaciones fuera de la ley.

Únase, a esa situación (4.5 millones de inmigrantes en España repentinamente) el caso de Rusia. Un poder político que no ha sido separado del viejo sistema de la KGB y que ha movido la reproducción de un poder que, en el fondo, es una mezcla, nada democrática, del viejo zarismo y el viejo sovietismo que Vladimir Putin ha heredado con su experiencia de ex agente y su visión de las formulaciones políticas de una sociedad que no pasó de una historia a otra, sino que la continuó en el cuadro de un cambio que no se democratizó porque el poder, el nuevo poder, se esterilizó. Una nueva oligarquía económica, creciente, ampara el sistema.

Según Merrill Lynch, Capgemini Forbes, la expansión de los millonarios rusos ha seguido este ritmo: 80 mil en 2002; 84 mil en 2003; 88 mil en 2004; 103 mil en 2005 y 119 mil en 2006. La hornada de “billonaires” (de mil millones de dólares para arriba) evidencia la concentración: siete en 2002; 17 en 2003; 25 en 2004; 27 en 2005; 34 en 2006 y 53 en 2007.

La policía española señala que las comunicaciones de los mafiosos rusos con altos personajes del poder actual están ya concretados. The Economist, en su documento The World in 2008, en un texto titulado “Putin’s Pyramid” no duda en comenzar así: “En marzo de 2008 Rusia tendrá nuevo presidente y nuevo Parlamento, pero el poder estará en las manos del mismo hombre: Vladimir Putin”.

España, transformada en la octava economía del mundo, con una economía peligrosamente estructurada sobre una vertiginosa construcción de viviendas y un déficit comercial apuntalado por el turismo, se encontró con millones de inmigrantes, mano de obra barata, que alentaron un crecimiento rápido y no siempre en el marco de la ley. Ahora ha planteado serios problemas al sistema hipotecario que, de pronto, se encuentra con la crisis mundial y con la artillería pesada de las mafias asociadas a flujos migratorios del pasado.

No era difícil imaginar que esa economía podía proporcionar, inclusive en un Estado de Derecho, problemas mafiosos serios. Ha ocurrido. Numerosos municipios viven, ahora, con la policía y el sistema judicial encima. Aunque la economía española es fuerte, el gobierno no obtuvo lo que el presidente necesitaba: una mayoría parlamentaria. Ahora, cuando el debate económico se simplifica desde la oposición, el gobierno de Rodríguez Zapatero se encuentra sin apoyos. Las minorías votan con la oposición. En un régimen democrático la arrogancia del poder se paga.