julio 30, 2008

'Ha clases' por Paco Calderón

La muerte del caudillo 3. La caída

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Son las dos y veinte de la tarde del 17 de julio de 1928 en el restorán La Bombilla, en las afueras campestres de la Ciudad de México. La diputación guanajuatense celebra al presidente electo y general invicto, Álvaro Obregón.

El mesero asturiano Vicente García ha puesto un plato de cabrito en el lado izquierdo del general. Ahora lleva un platón de frijoles al derecho. Entonces oye los disparos. Voltea y ve al caudillo desplomarse, entre la mesa y su asiento. Su caída es evitada en un primer momento por el mismo victimario, quien lo sostiene de la axila del brazo que le queda al general, que es el izquierdo.

Al sentirse herido, Obregón inclina la cabeza hacia adelante con un gesto de dolor en el rostro, se dobla en la silla, resbala sobre su costado, golpea con la frente el borde de la mesa y rueda bajo ella.

En el primer instante nadie se da cuenta de lo que sucede, muchos piensan que los disparos son un efecto de la batería conque la Orquesta Típica del maestro Esparza Oteo subraya los ímpetus festivos de la pieza que toca llamada “El limoncito”.

El redactor del diario Excélsior come unos metros enfrente de Obregón, en el lugar asignado a los cronistas parlamentarios. Ve al asesino empuñando la pistola, fruncido el ceño, la boca del arma recargada sobre la espalda de su víctima.

Distintos comensales brincan de sus asientos hacia el asesino, quien no hace por defenderse, permanece de pie con el ceño fruncido y los ojos a medio cerrar.

El primero en sujetarlo es el presunto diputado por Guanajuato, Enrique Fernández Martínez, quien recibe en la cara un bofetón no del dibujante, sino de uno de los comensales que se arrojan sobre el homicida, tratando de golpearlo con los puños y con las cachas de sus pistolas.

Todos van armados, pero no se dispara un solo tiro. Según unos, el asesino dice: “No me maten”. Según otros, dice es: “Mátenme”. Algunos más no lo oyen pronunciar palabra.

El coronel Juan J. Jaime, ayudante del caudillo, lleva al asesino de los pelos a un rincón. Le tuerce el brazo y quiere ejecutarlo a quemarropa. Lo domina la voz resonante de Aurelio Manrique: “¡No lo mate, coronel, para que cante! Su vida es la clave para descubrir toda la trama del crimen”.

El espectáculo del banquete interrumpido no puede ser más agitado. Se oyen gritos iracundos y vacíos: “¡Asesino!” gritan unos, “¡Cobarde!”. Otros anuncian: “¡Han matado a nuestro presidente!”, “¡Han asesinado al general Obregón!”.

Fox, reloaded

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Estamos a un año de la midseason, es decir, el periodo de elecciones que a medio sexenio se realizan para renovar al Poder Legislativo y que, en definitiva, como dicen en mi tierra, le mide el agua a los camotes para sondear cómo están posicionados los partidos, lo que les augura un poco los resultados para los comicios presidenciales y los hacen corregir, planear o efectuar el compló, según dicen algunos…

Y porque tal vez las campañas de prevención que la Secretaría de Salud tiene por todos lados hicieron eco en los diversos escenarios, el Partido Acción Nacional (PAN) ha comenzado con sus movimientos estratégicos que le permitan mantener e incrementar su posición en el Legislativo.

Lo que nos lleva a pensar esto es el nombramiento de Vicente Fox Quesada, su primer Presidente de México, como cabeza del Comité de Planeación Estratégica del PAN, grupo que en el interior del partido organizará la campaña que habrán de seguir con miras a las elecciones del midseason.

Pero, exactamente, ¿qué significa este nombramiento? Según Germán Martínez Cázares, dirigente nacional del PAN, Vicente Fox llega a su nuevo encargo por la simple razón de nunca haber perdido unos comicios: logró ser diputado federal en 1988, la gubernatura de Guanajuato en 1995 y, finalmente, la Presidencia de la República en 2000 cuando, aparte de la banda presidencial, también se colocó la bandera que lo marca en la historia como el primer presidente no priista en más de siete décadas.

Las actividades que Vicente Fox tendrá en este comité se van a limitar a asesorías y acompañamientos para la dirigencia nacional. También sabemos que será únicamente él, sin la esposa, Marta Sahagún, quien realice estas actividades.

Según lo anunciado, todo el trabajo que haga el ex presidente será sin goce de sueldo, por puro amor al arte y a la camiseta de su partido.

Como era de esperarse, el regreso de Vicente Fox a la escena política no iba a pasar desapercibido.

Porque fue justo él quien había, si no prometido, sí declarado que, después de la Presidencia, quería dedicarse al rancho, a su vida en privado.

Ahora, de nuevo bajo los reflectores políticos, aun cuando dicen que sin intenciones personales, porque como ya lo dijimos, todo será pura asesoría, en palabras de Germán Martínez, Vicente Fox se va a encargar de poner en alto los hábitos democráticos y la unidad del partido.

Si bien Vicente Fox no garantiza a los panistas un buen resultado, sí nos dice que Acción Nacional ha evaluado que guanajuatizar el país, es el recurso más a su alcance ante esos pasos que sienten en la azotea, porque, a pesar del numerazo de la consulta pública sobre la reforma energética del pasado domingo, si Marcelo Ebrard se permitió ese lujo, no dudemos que sea capaz de más, cuando sus intenciones para la Presidencia sean oficiales.

Lo cierto es que, a pesar de todo lo que Vicente Fox tenga como negativo actualmente, no se le puede escatimar que se trata de un personaje que sabe hacer campaña y logra penetrar a los estratos sociales a los que usualmente el PAN ha encontrado muy complicado llegar en tiempos de elecciones.

Y si bien Vicente Fox no goza de la popularidad de la que se podía preciar todavía durante 2006, lo cierto es que los panistas tratarán de sacarle el provecho que puedan a lo que de aceptación y carisma le quede a su primer Presidente…

Y, de paso, usarlo como el francotirador verbal que actualmente escasea en el gobierno…

¿Quién cree usted que será el encargado de tirarle al Partido Revolucionario Institucional y al Partido de la Revolución Democrática en las elecciones que están por venir?

Los votos de la muerte

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Es evidente que el Supervotante de la consulta del domingo (haya sido por su propia voluntad o porque se le pagó para hacerlo) se aseguró de posar para la lente mientras hacía su venenosa siembra de sospecha contra el ejercicio.

Y lo hizo como suele hacerlo cualquier candidato picudón en una elección presidencial: ávido de reflectores (aunque sin sonreír ni hacerse acompañar de su pareja con todo y prole democratizable).

A reserva de saber quién diablos es y lo que dijera sobre sus 35 escenificaciones, lo menos probable es lo que más han aventurado los agraviados impulsores de la consulta: que el PAN o el calderonato lo titeretearon.

Si con su acción se probó que se trató de un ejercicio explicablemente vulnerable, pero además alguien demostrara que se trata de un lacayo de la derecha en el poder, el Supervotante se convertiría en alguien más poderoso que Manlio Fabio Beltrones, Andrés Manuel López Obrador o el mismísimo Felipe Calderón: habría hecho imposible que prosperara cualquier reforma petrolera.

Ebrard: un camino propio o el fracaso

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

El gobernador mexiquense, y sin duda aspirante presidencial para 2012, Enrique Peña Nieto, estuvo en Estados Unidos y, en una entrevista, opinó que Marcelo Ebrard, otro de los suspirantes para la aún lejana elección presidencial, se había adelantado demasiado al hacer públicas sus aspiraciones y le aconsejó, en otras palabras, que se concentrara en su labor de la administración local y no en una precampaña. Independientemente del propósito de la declaración, lo cierto es que Peña Nieto tiene razón y Ebrard, como hemos insistido en éste y otros espacios, cometió un error al “destaparse” como precandidato con tanta anticipación. Un error que se ha visto confirmado por una sucesión de traspiés en las distintas áreas de su administración y que van desde lo sucedido antes, durante y después de la tragedia del News Divine hasta el desastroso resultado de la consulta petrolera.

No es que Ebrard no tenga posibilidades, pero lo cierto es que el haber explicitado la búsqueda de la candidatura cuando todavía faltan más de cuatro años para las próximas elecciones, provocó un efecto en cadena que comenzó por los ajustes de cuentas de sus adversarios internos, sobre todo López Obrador quien, a pesar de las muestras de lealtad que ha realizado el jefe de Gobierno capitalino, ya ha marcado su territorio y sus diferencias, porque hay que ser muy ingenuo para pensar que López Obrador renunciará a buscar nuevamente la candidatura presidencial. Desde entonces, Ebrard ha quedado en una posición incómoda y en donde las posibilidades son perder-perder. Por ejemplo, en el proceso interno de su partido, apoyó a Alejandro Encinas y a Alejandra Barrales, uno para la dirigencia nacional y la otra para la del DF, pero eso lo distanció aún más de la gente de Jesús Ortega, mientras que Encinas y Barrales y sus respectivas corrientes, no juegan con el jefe de Gobierno, sino con López Obrador. Se adelantó a anunciar la consulta petrolera, como lo había propuesto López, pero éste se sintió desplazado y anunció otra estrategia diferente, con consulta en tres etapas, etcétera. Y colocó al frente de ella a Manuel Camacho (¿qué tan firme está la vieja relación de Camacho con Ebrard?, ¿no ha puesto distancia también el ex regente con quien fue su principal colaborador?, es pregunta). Y la consulta fue un desastre en la que no votaron ni siquiera los mismos que participaron en la elección interna del PRD. Y los costos los pagará, sobre todo, Ebrard, porque el partido, en los hechos, no tiene ni siquiera dirigencia, y el barco de López Obrador ha zarpado, hace ya tiempo, hacia otras tierras.

Se cruzó en todo ello el caso News Divine, con altísimos costos políticos y sociales. Y debemos insistir en que mucho de ello ocurrió porque el gobierno capitalino y algunos de sus funcionarios estaban distraídos en otras cosas: desde el destape hasta las elecciones de 2009, desde la consulta petrolera hasta la crisis de la elección interna. Pero muy pocos estaban ocupados en el gobierno de la ciudad. El costo ha sido altísimo e incluso se acrecentó porque en la estrategia de control de daños se perdió demasiado tiempo, precisamente porque la lucha interna lo impedía. Y, en medio de esa crisis, que le costó el cargo al procurador capitalino, al secretario de Seguridad Pública y a un delegado, Marcelo fue a Michoacán, a realizarle un homenaje a Lázaro Cárdenas y, de paso, reiterar que sí buscará la candidatura presidencial. ¿No podría alguno de sus buenos asesores explicarle que no se puede reiterar esa ambición, legítima pero fuera de tiempo, en medio de una crisis de gobernabilidad interna?

Ebrard no es un mal político y sí un funcionario que quizá trabaja demasiado para la imagen, mas también suele saber lo que hace. Pero que en este proceso se ha equivocado mucho y lo ha hecho con costos altos en lo que debería ser su base de sustentación: el gobierno de la ciudad. El Distrito Federal está haciendo obras, gasta mucho dinero en apoyos sociales y en medios, pero está desatendido, sus funcionarios pasan más tiempo y, sin duda, sus preocupaciones están puestas mucho más en temas partidarios, sucesorios y de política nacional que en gobernar a la ciudad. Y como consecuencia de lo anterior terminan gobernando los operadores de segundo nivel que tienen, a su vez, su respectiva agenda nacional, partidaria y sucesoria. Y los resultados terminan siendo muy malos.

Si Ebrard y su equipo no rectifican y no se concentran en los temas de la ciudad, López Obrador los seguirá arrastrando a su estrategia, que busca partidizar cada vez más al gobierno capitalino, radicalizarlo y hacerle pagar los costos de su aventura política. La palabra aventura en pocas ocasiones refleja con tanta precisión el proyecto: la idea fue y es la toma del poder, la destrucción de las instituciones, sin esos requisitos, el lopezobradorismo sabe que no puede competir y mucho menos ganar elecciones. Y si faltara alguna prueba, está la declaración de Porfirio Muñoz Ledo a Proceso, al asegurar que el presidente Calderón “no llegará al final, no terminará” su mandato, con un tono entre amenazante y golpista.

Decía ese muy buen político estadunidense que fue Tip O’Neill (y estuvo medio siglo en el Senado de su país) que “toda la política es local”, que sólo desde esa base se puede construir una carrera nacional. Y Ebrard está aún a tiempo de regresar sobre sus pasos, de concentrarse en la gestión capitalina, asumir sus compromisos y no los de quienes, paradójicamente, terminarán siendo sus enemigos. Apostar por la radicalización y colocar al Gobierno del DF como una ínsula partidaria, sólo le genera costos a Ebrard. Para intransigentes, los duros prefieren a López Obrador. Y para una política democrática de izquierda ahí están los Cárdenas o Los Chuchos. Si Marcelo sigue pensando que puede transitar por un camino intermedio, sin definiciones propias, seguirá equivocándose.

“Derrocar a Calderón”

Ricardo Pascoe Pierce
Analista político
ricardopascoe@hotmail.com
El Universal

La frase proviene de los dirigentes del Frente Amplio Progresista (FAP), integrado por el Partido de la Revolución Democrática, Partido del Trabajo y Convergencia. Su objetivo estratégico y último, según ellos mismos, es derrocar a Calderón.
Tres partidos, con registro legal, además de una camada de diputados y senadores, usufructuando dineros públicos para sus proyectos colectivos o individuales, plantean destruir el orden constitucional del país, y tomar el poder.

En días recientes han incrementado sus advertencias: si no se cumple con sus exigencias, habrá violencia en todo el país. Hablan de obstruir la economía, de impedir el funcionamiento de las oficinas del gobierno federal, de establecer bloqueos en las carreteras federales y de tomar por la fuerza a las tribunas, tanto del Senado como de la Cámara de Diputados.

El EPR ha dicho lo mismo, y ha actuado: volaron instalaciones de Pemex, cuyas consecuencias pusieron en jaque parte importante de la actividad económica del centro del país por días. Los daños pudieron ser mucho más graves. Lo importante a destacar es que, con muy pocas personas, se puede poner en crisis a un país. La ciudad de México es extremadamente vulnerable. Con un centenar de personas, convencidas de que representan a todo el país, se puede cerrar las carreteras de entrada al DF, buscando convertirse en “mártires” de su causa.

El delirio de una visión sobre el país, junto con la fantasía de representar al “pueblo de México” es lo que lleva al FAP al propósito de romper abiertamente con la legalidad. El delirio proviene de la noción de que México va a vivir una revolución en 2010, siguiendo los supuestos ciclos históricos de que cada 100 años el país está condenado a una transformación violenta.

La democracia es el reconocimiento a las leyes y a las instituciones como las encargadas de dirimir todas las controversias entre grupos o individuos. Si los marcos legales padecen deficiencias, éstas deberán subsanarse en los órganos legislativos correspondientes. Lo inaceptable es que, en aras de imponer una visión minoritaria en la sociedad, se recurra al sabotaje.

El FAP está amenazando con tomar un camino rupturista en México. El golpismo puede venir de abajo, igual que proviene desde arriba. Hitler surgió de un golpismo nacionalsocialista, en las calles, hasta que pudo, luego, imponerse desde arriba. El nacionalpopulismo pretende seguir una ruta parecida. Lo que tienen en común es su combinación de retórica popular junto con un marcado autoritarismo.

La consulta que hizo Ebrard

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

En tierra de ciegos, el Fox es rey. Florestán

El domingo, el Gobierno del Distrito Federal realizó la primera consulta sobre la reforma energética propuesta por el presidente Calderón al Congreso, de la que cada quien se llevó su pedazo de razón.

Marcelo Ebrard, el patrocinador, porque dijo que había sido la más concurrida de la historia; los organizadores, porque, contradiciéndolo, acusaron al PAN y al gobierno de haberla inhibido; Andrés Manuel López Obrador, porque confirmó el rechazo de su mayoría a las iniciativas; el PAN-gobierno, de que había sido un fracaso partidista, una pobre expresión del total del padrón electoral, un fiasco en los estados y un desplome de los votos de Ebrard. Vamos, hasta el reducido “sí”, sirvió a los promotores para legitimar el proceso.

El ejercicio dio para todos y su impacto mediático fue muy superior a la consulta misma, y ahora habrá que ver qué es lo que sigue.

Porque de la mano del proceso, un sector del PRD ha comenzado a hablar de discutir las iniciativas en las comisiones del Senado y, simultáneamente, López Obrador toma las cifras como suyas y las hace lanzadera de su resistencia civil con el bloqueo de calles, puentes, aeropuertos y Congreso.

Y si el resultado endurece su postura, también ha dado por agotados los previos del proceso legislativo, con la posibilidad de arribar a septiembre con un dictamen consensuado PAN-PRI-PRD, lo que pondrá a prueba la fuerza del movimiento opositor, colocándolo al borde de su resistencia, y se calará dónde está la fuerza, que no necesariamente la razón: si en el proceso legislativo, o en las calles.

Eso es lo que está por definirse en las próximas semanas.

En el camino seguirá el debate mediático de la consulta en el que todos se dicen ganadores, hasta los perdedores, que, según lo ven unos y otros, son todos.

Mientras tanto, Pemex se hunde: caen utilidades, producción, exportación, reservas y suben importación de gasolina, precios y pasivo laboral.

Retales

1. DE INDIAS. El presidente Calderón estará este fin de semana en Cartagena de Indias, en el Caribe colombiano, para una cumbre sobre Drogas y Seguridad, en la que tendrá un encuentro privado con el presidente Uribe;

2. DALAI. La próxima visita del Dalai Lama a México, en septiembre, ha comenzado a generarle problemas al gobierno mexicano. El Senado ya le dijo que no lo recibirá. Hace tres años, en San Lázaro, los diputados le negaron el salón de sesiones y lo escucharon en el de usos múltiples. Falta confirmar si, a pesar de las presiones del gobierno chino, se dará el encuentro con el presidente Calderón; y

3. REPORTERO. Triste, muy triste, el fallecimiento de Carlos Trápaga, director general de Esto y reportero excepcional. Tenía apenas 57 años y el cáncer le ganó la última nota. Descanse en paz el profesional.

Nos vemos mañana, pero en privado.

El remedio

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

El problema de fondo sigue siendo el mismo: la debilidad del Estado de derecho en el país.

Un gobernante acaba de ordenar la realización de una consulta ciudadana que no está en sus facultades convocarla, para tratar un asunto que no está en su ámbito resolverlo.

La reforma petrolera es materia federal y debe tratarse en el Poder Legislativo.

Lo que hizo el Gobierno del DF es tan grave como si el de Querétaro realizara una consulta ciudadana sobre la pertinencia del Hoy no Circula o del aborto en el DF, porque los queretanos vienen seguido a la capital y pertenecen al mismo país.

Sencillamente no es su materia.

La consulta la armaron el GDF y el PRD y pusieron al Instituto Electoral del Distrito Federal a validar esa votación y a redactar las preguntas que luego el presidente de ese Instituto “autónomo”, Isidro Cisneros, llevó con el jefe de Gobierno para que diera su visto bueno.

Ese Instituto Electoral sacó propaganda, junto con el Gobierno del DF, con información falsa sobre la reforma petrolera, y tomó abiertamente partido en contra de que las “empresas extranjeras” vuelvan a apropiarse del petróleo.

¿Quién le pone un alto a ese rosario de ilegalidades y atropellos a la Constitución y a las leyes locales?

Si los gobernantes pasan por encima de la legalidad, con ese desenfado, ¿qué se espera del ciudadano común y corriente que nunca ha jurado respetar ni hacer respetar ninguna ley?

La causa principal de que en México exista un grado tan alto de delincuencia, de desafío al Estado, de falta de respeto a la legalidad, no es la ignorancia ni la pobreza, sino las autoridades que no respetan las leyes ni se respetan a sí mismas.

Un ex candidato presidencial y diputados y senadores de un grupo de partidos liderados por el PRD anuncian desde ahora que va a haber resistencia civil, desorden, toma de tribunas, de carreteras, etcétera, si no se hace caso al “no” mayoritario de la consulta que ellos organizaron.

¿Mayoritario?

Una ínfima minoría, que no llega ni a 5% de los ciudadanos empadronados para votar, quiere imponer con gritos su decisión a la mayoría.

¿Quién frena eso?

Los violentos y los marrulleros imponen su ley.

¿Y por qué lo hacen?

Porque los demás se dejan.

Porque los gobernantes, desde arriba hasta abajo, azules, verdes o amarillos, sólo se atreven a aplicarle la ley a los débiles.

Por eso, por miedo, por complicidad o porque sus policías son parte de la cadena, no pueden contra la delincuencia fuerte ni contra la pequeña que se organiza.

Los secuestros en la capital del país y en buena parte de la República han regresado porque los delincuentes tienen la garantía de que no les va a pasar nada y, si en dado caso los atrapan, al rato salen, se fugan o ni siquiera pisan la cárcel.

En todo secuestro hay policías involucrados.

¿Dónde están las autoridades judiciales?

Están del lado del delincuente o en otras tareas más lucrativas y menos riesgosas que dar seguridad a la población.

La penalización por conducir con grados de alcohol superiores a lo permitido, que fue una medida tan atinada y aceptada, se pervirtió y ahora es un negocio de las autoridades delegacionales.

Al detenido por esa infracción civil lo ponen en una celda de alta seguridad, con delincuentes peligrosos, y a media madrugada se aparece un empleado de la Agencia del Ministerio Público para preguntarle si quiere un amparo: con cuatro mil pesos sale.

¿Quién va a creer en la legalidad con ese tipo de autoridades?

Antes de que se cumpla un mes de la masacre de jóvenes y adolescentes en la discoteca de una colonia popular, ¿qué pasó con quienes desnudaron a las jovencitas en el Ministerio Público?

¿Qué pasó con las autoridades que provocaron ese crimen al detener a personas inocentes, sin orden de aprehensión ni en flagrancia?

Esas autoridades ya se olvidaron del tema y están ocupadas en la organización ilegal de una “consulta” en materia petrolera, que le corresponde resolver o, en todo caso, convocar, al Congreso de la Unión,

Así no se puede.

Sin autoridades que respeten las leyes y que las hagan cumplir, el país no tendrá remedio.

Y sin medios de comunicación que a diario estén, de manera machacona, con la lupa puesta en esa red de complicidades y de abusos, tampoco habrá remedio.

Amloístas y ‘chuchos’: la fractura

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

No es novedad decir que el PRD se partió en dos grandes bloques y que a la vista de todos guerrean por el control del partido amloístas y chuchos”

Los ‘chuchos’ salvaron la consulta y exhibieron la debilidad de AMLO
PRD: “que no cuente con nosotros si pretende bloquear aeropuertos”


No es novedad decir que el PRD se partió en dos grandes bloques y que a la vista de todos guerrean por el control del partido amloístas y chuchos”. Lo nuevo es que el resultado de la consulta petrolera consolidó al grupo en el poder, que jefatura Jesús Ortega.

Y es que la mayor derrota que propinó la consulta petrolera a su promotor, Andrés Manuel López Obrador, no sólo fue la escasa asistencia y desinterés de casi 90% de los capitalinos, sino que en ese juego de vencidas en que se convirtió intramuros del partido amarillo el peculiar ejercicio de opinión, los chuchos enseñaron su músculo, por un lado, en tanto que por el otro quedó exhibida la debilidad de AMLO.

Es decir, que la movilización que promovieron los chuchos en sus bastiones delegacionales del DF —lo que salvó la consulta petrolera de una verdadera tragedia—, no sólo contrastó con la caída estrepitosa de la capacidad de movilización de AMLO, sino que enseñó una de las más peligrosas grietas en el partido: que los aliados de López Obrador y Marcelo Ebrard prácticamente los han abandonado.

No es una exageración que entre los chuchos hubo fiesta la noche del domingo, al tiempo que entre los amloístas debieron inventar cifras, alardear de falso triunfo y hacer malabares para justificar lo injustificable: el otro cochinero que marcó de nuevo al partido, que no salen del escandaloso proceso para renovar su dirigencia, cuando ya están metidos en otro callejón sin salida.

Y es que si bien la consulta fue ideada como instrumento y ejercicio de presión política y legitimación del discurso y las acciones de protesta emprendidas por López Obrador, también llevaba un fuerte mensaje intramuros del PRD, cuyo control cambió de manos recientemente. López Obrador le apostó al sometimiento del partido por la vía de la fuerza externa; por el peso de la movilización que se esperaba en la consulta. Pero el músculo de AMLO no apareció y sí el de los chuchos. ¿Qué pasó?

Todos recuerdan que durante los recientes tres años la dirigencia del PRD se mantuvo literalmente bajo la bota de AMLO, quien impuso sin los mínimos democráticos a un verdadero “pelele”, a Leonel Cota. Pero luego de julio de 2006, y tras el cochinero del 16 de marzo pasado, el PRD quedó en manos de los chuchos, quienes tenían la mayoría de delegados al Consejo Nacional en el que se nombró a Guadalupe Acosta Naranjo como presidente interino. Más aún, luego de ese Consejo se acrecentó la fuerza que tenían los chuchos.

Para nadie es secreto que López Obrador pretendió secuestrar de nueva cuenta al partido para lanzarlo contra el gobierno de Calderón y reventar esa administración. El ariete era la reforma petrolera. Para ello requería otro “pelele” en la dirigencia del partido. Por eso impulsó a Alejandro Encinas como candidato frente a Jesús Ortega. Sin embargo, la elección terminó en cochinero, pero los chuchos se quedaron interinamente con el control del partido, ya que tenían control de instancias como el Consejo Nacional. Aún así, en días pasados AMLO pretendió arrebatar el control del partido, manipuló las instancias legales, hasta imponer la anulación de dicha elección.

Sin embargo, los amloístas se detuvieron cuando Ortega amenazó con recurrir de nueva cuenta al Tribunal Electoral. Eso detuvo a los pejistas, porque saben que son parte de la trampa. Entonces AMLO pretendió lanzar el peso de la consulta contra la dirigencia de Acosta Naranjo, porque los chuchos se desprendieron de la tutela de AMLO y empezaron negociación con el PRI y el PAN sobre la reforma petrolera.

Se abrieron dos grandes bloques en el PRD; los radicales que encabeza López Obrador —a quien los chuchos ya motejan como “el loco mayor”—, y los negociadores que se mueven bajo la tutela de Jesús Ortega. Los primeros llaman “traidores” a los segundos, mientras que éstos de plano motejan como “loquitos” a los primeros.

Por lo pronto el cuartel de los chuchos concluyó que la ruta planteada por AMLO es suicida para el PRD, en tanto que negociar no sólo permitiría meter al PRD a la negociación, sino a la civilidad política, lo que redundará en votos para 2009. Según los chuchos, México no puede seguir transitando la confrontación, y no están dispuestos a seguir esa ruta propuesta por AMLO, quien pretende llevar a la gente a la violencia irresponsablemente. “Desde el 3 de julio, Andrés quiere un muertito para justificar su lucha. Y es posible que se lance a secuestrar aeropuertos, carreteras… pero que no cuente con nosotros. Y claro, los que quieran seguirlo, que lo sigan. Tarde o temprano se darán cuenta que los engaña”. Lo anterior lo dijo un chucho en un encuentro donde se tomó la decisión de romper con AMLO.

China va a censurar internet durante los Juegos Olímpicos

PEKÍN (AFP) - China va a censurar la red utilizada por los medios de comunicación extranjeros durante los Juegos Olímpicos de Pekín, indicó este miércoles un responsable chino, lo que supone una marcha atrás en una promesa de libertad total a los medios durante los Juegos.

"Durante los Juegos Olímpicos, suministraremos un acceso a internet suficiente para los periodistas", indicó Sun Weide, portavoz del Comité Organizador de los JO.

Weide confirmó que los periodistas no podrán acceder a las páginas web que contienen informaciones sobre el movimiento espiritual Falungong, prohibido en China.

Agregó asimismo que otros sitios de la red tampoco serán accesibles a la prensa, sin especificarlos.

El presidente del Comité Olímpico australiano, John Coates, afirmó que el COI tomará "muy en serio" la censura de internet, "seguramente muy decepcionante" para los medios.

El COI indicó que pedirá informaciones a las autoridades chinas a propósito de estas restricciones de acceso a la red.

"Voy a hablar con las autoridades chinas de estas restricciones y veré cómo reaccionan", indicó a la AFP Kervan Gosper, un alto responsable del COI.

En Pekín, los periodistas que trabajen en el principal centro reservado a la prensa durante los JO se quejaron de no tener acceso a las páginas de la organización Amnistía Internacional, la BBC, la radioemisora alemana Deutsche Welle, los diarios de Hong Kong, Apple Daily, y de Taiwán, Liberty Times.

"Nuestra promesa era que los periodistas podrían servirse de internet para su trabajo durante los Juegos Olímpicos", añadió Sun. "Y les hemos dado suficiente acceso para eso".

Pero el Comité Organizador de los JO, presionado por el Comité Olímpico Internacional (COI), prometió un acceso completo a la red para los miles de periodistas presentes en China durante los Juegos (8-24 de agosto).

Un portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores había dicho este martes que el acceso a las páginas web de Falungong estaría bloqueado desde el centro de prensa de los JO.

En el conjunto del país, la red está sometida a un severo control. Los internautas chinos tienen acceso a una versión aligerada de la red, con webs censuradas, en especial páginas de información, de organizaciones de defensa de derechos humanos y todos los que el poder comunista considera subversivos.

Ilegalizada en 1999 por Pekín, Falungong reivindica 100 millones de afiliados, 70 millones de ellos en China.