agosto 08, 2008

'Beijing 2008' por Paco Calderón

Despliega China ante el mundo 5 mil años de historia



AP
El Universal
Beijing
Viernes 08 de agosto de 2008

Ofrece una ceremonia de inauguración de Juegos Olímpicos apoyada en un espectacular despliegue de pompa y pirotecnia en unas justas sin parangón por su mezcla de problemas y potencial

China, un país que una vez se apartó del resto del mundo, abrió sus puertas de par en par el viernes al celebrar su primera ocasión como anfitrión de unos Juegos Olímpicos, con un espectacular despliegue de pompa y pirotecnia en unas justas sin parangón por su mezcla de problemas y potencial.

Como potencia mundial en ascenso, China dio la bienvenida a numerosos dignatarios extranjeros en una ceremonia de apertura presenciada por 91.000 espectadores en el llamativo Estadio Nacional y con una audiencia global de 4 mil millones de espectadores. Se le describió como la gala más inmensa y costosa en la historia olímpica, usándose unos 30 mil fuegos artificiales.

El presidente estadounidense George W. Bush y el primer ministro ruso Vladimir Putin sobresalieron dentro del grupo de líderes presentes en acto en el que China proclamó que ya figura entre las potencias. Bush, a quien China reprendió al expresar su inquietud por la condición de los derechos humanos en el país, es el primer mandatario de Estados Unidos en asistir a una ceremonia de apertura en suelo extranjero.

Convertida ya en potencia económica, China tiene la oportunidad de superar a Estados Unidos en la cosecha de medallas de oro con sus legiones de atletas entrenados intensamente desde la niñez.

Un choque crucial entre ambos será en la gimnasia femenina, en la que sus respectivos equipos son los favoritos. En la piscina, los clavadistas chinos y los nadadores estadounidenses también deben dominar las competencias.
La antesala de los juegos tuvo ingredientes épicos. China invirtiendo 40 mil millones de dólares en infraestructura, recuperándose de un catastrófico terremoto en la provincia de Sichuan en mayo, luchando por reducir la porfiada contaminación de Beijing.

La detención de activistas políticos en China, la represión en el Tíbet, los lazos económicos con Sudán en momentos de la guerra en Darfur, todo lo cual alimentó las críticas de organismos de derechos humanos y los pedidos de boicot a los juegos.

El Comité Olímpico Internacional se mantuvo firme en su decisión de otorgar los juegos a Beijing, considerando que ya era hora de traerlos a un país que alberga a mil 300 millones de personas.

La historia presentada en la ceremonia buscaba presentar 5 mil años de historia china, incluyendo desde la Gran Muralla hasta las marionetas de ópera y astronautas. Destacando los logros en el arte, la música y la ciencia. Participaron unas 15.000 personas, incluyendo 2 mil 008 tamborileros, todo bajo la dirección de Zhang Yimous, cuyas películas en el pasado a menudo disgustaron al gobierno y a los censores por su descarnada descripción de los problemas chinos.

El espectáculo, según el libreto presentado con anticipación, no tocó temas políticos. No había referencias a Mao y la lucha de clases, ni a los conflictos y controversias más recientes.

Una cifra récord de 204 delegaciones tenían previsto participar en el tradicional de atletas.

A diferencia de otras ocasiones, el desfile no fue por orden alfabético, sino en la secuencia del número de pinceladas que se necesita para escribir sus nombres en caracteres chinos. Las excepciones fueron Grecia, el país cuna de las olimpiadas que marchó primero, y al final el equipo chino conformado por 639 deportistas.

Carta a Fernando

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Querido Fernando: No te conocí hasta que tu nombre estalló en los medios, en medio de la tragedia que te tocó vivir. Ahora sé que te gustaban el rock y los deportes, que tenías una vida chida, como decías en tu página web. Sí conozco a tu padre, Alejandro, y tenemos un gran amigo mutuo, Miguel Ángel Soto.

No te escribo para recordarte ésas, tus últimas horas, que deben haber sido terribles, injustas y, sobre todo para ti, incomprensibles. ¿Por qué tenías que estar en manos de unos asesinos desalmados?, ¿qué les habían hecho tú o tu familia, para vivir esa pesadilla? Nada. Lo que sucede es que te topaste con el mal, Fernando. Con el mal en estado puro. No tengo, sabes, fuertes convicciones religiosas: en palabras que a ti no te interesarían me considero un agnóstico. Pero sí creo en el bien y en el mal: la maldad existe, está entre nosotros y en ocasiones la sociedad en la que vivimos la alimenta con la ignorancia, la intolerancia, la indiferencia, el desprecio por el otro y por la vida, la ambición desmedida y la violencia. La maldad, Fernando, aunque adoptó otras formas, también me arrebató, no hace mucho, un hijo. Pero antes la hemos visto en asesinos, genocidas, torturadores y también en unos pobres diablos crueles, cuyos valores no valen nada, como los que te secuestraron y te quitaron la vida.

Muchos, entre ellos tus padres, han, hemos, intentado aportar aunque sea algo, un grano de arena, para que las cosas sean diferentes y para que, si no tenemos la prosperidad ni las políticas públicas que garanticen mayor justicia social y equidad, podamos tener, por lo menos, la base para lograr ésos y otros objetivos: un sentido de nación, de país donde se cumpla con la ley y donde el Estado garantice lo esencial para cualquiera de sus habitantes: la seguridad mínima, indispensable, para poder vivir, estudiar, trabajar con tranquilidad. A veces, en algunas ocasiones pareciera que avanzamos, pero en muchas otras, cuando ocurren cosas como las que te tocó vivir y vemos tanta mezquindad, tanta violencia irracional, tanta política baja contaminando la vida pública, es difícil mantener la esperanza.

Pero, Fernando, la esperanza debe mantenerse: la esperanza es de quien la trabaja, de quien la alimenta, la nutre. Decía un poeta que él no buscaba venganzas ni perdones, que el olvido, afirmaba Borges, es la única venganza y el único perdón. Quizá, sin embargo, para olvidar historias como la que te tocó vivir, primero se debe hacer justicia. Y nuestra esperanza, Fernando, es que tu sufrimiento y el de los tuyos no haya sido, no sea, inútil. Que haya justicia.

Hoy, Fernando, la gente está enojada, indignada por lo que te ocurrió, sólo no lo comprenden algunos políticos que ven, la tragedia que viven los tuyos, como un tropiezo en las encuestas. No es un consuelo, pero ha servido para que, una vez más, y esperemos que ahora sí sea verdad, podamos volver a decir que ¡ya basta!; que estamos hartos de tanta política barata, tanta corrupción, tanta indolencia. Tu muerte sirvió para que alguien recordara que desde hace un año y siete meses estaba congelada una iniciativa de ley que envió el presidente Calderón al Senado para exigir la cadena perpetua a quienes secuestraran a menores de edad o a ancianos, a quienes mataran a las víctimas, a quienes secuestraran a alguien siendo integrantes de una fuerza de seguridad. ¿Puedes creer, Fernando, que no habían enviado la iniciativa ni siquiera a comisiones para que empezara a ser discutida?, ¿puedes creer que ahora nos dicen que comenzarán a discutirla, porque “la sociedad exige resultados”, pero mientras tanto la mayoría de los legisladores siguen de vacaciones, están más preocupados por la grilla en su respectivo partido y en cómo les irá en las elecciones de 2009, que en las leyes que garanticen la seguridad mínima de las personas?, ¿puedes creer que en el Congreso hicieron un minuto de silencio por tu muerte... y nada más?

Tú no tenías por qué saberlo, pero el secuestro, Fernando, es un delito que se investiga en el ámbito local, en los estados o en el Distrito Federal. Interviene la autoridad federal cuando se considera que es parte del crimen organizado. Pero como los legisladores no han querido entrarle al fondo del problema (y tampoco los gobiernos locales), lo que tenemos es una suerte de agujero negro, un vacío legal, que fue el que aprovecharon quienes te quitaron la vida. En tu caso, Fernando, el Gobierno del DF, por esas idioteces que atribulan a los políticos, no compartió información con las fuerzas federales; éstas tomaron tarde la investigación y, para colmo, la banda que te secuestró estaba formada por policías judiciales del DF y se supone que también por federales. Quienes debían investigar lo que te había sucedido y perseguir a los delincuentes eran los propios delincuentes. Eso fue lo que te costó la vida.

¿Y sabes qué, Fernando? Todavía hay políticos que nos dicen que no intentemos, los ciudadanos, los que vivimos en la inseguridad, los que la sufrimos, sacar “raja política” de lo sucedido. O sea, Fernando, que quieren que aceptemos con resignación tu muerte y muchas otras y los dejemos trabajar sin molestarlos, sin exigirles, sin que rindan cuentas. Porque lo triste, Fernando, es que a ti te tocó vivir una parte de la tragedia, pero hace unas pocas semanas, cuando tú ya estabas secuestrado, otros nueve jóvenes de tu edad murieron asfixiados en una discoteca, muertes provocadas también por la incompetencia y la corrupción de las autoridades locales. Y, hace unos días, otro grupo de policías, éstos, de Jalisco, para extorsionar a una familia, los mataron, incluidos tres niños. Algo está muy mal y, ojalá, Fernando, tu sacrificio sirva para que, ahora sí, comencemos a remediarlo. Pero a ti, con toda razón, lo que te interesaba eran el rock y los deportes: ojalá conozcas aquella canción de Eric Clapton, Tears in heaven. Es para un chavo como tú. Hasta siempre.