agosto 12, 2008

¿Pena de muerte?

Germán Martínez Cázares
Presidente nacional del PAN
El Universal

Sócrates fue condenado a la pena de muerte por la democracia ateniense; es decir, por una votación mayoritaria de los ciudadanos de Atenas. Tuvo que tragar veneno por cometer los “delitos” de no honrar a los dioses de la ciudad y corromper a los jóvenes atenienses.
Entre esos jóvenes “corrompidos”, destacó como su más aventajado alumno el célebre filósofo Platón, quien ni tardo ni perezoso atacó y repudió al sistema democrático por haber obligado a beber cicuta a su maestro.

Pero Platón siempre justificó la pena capital. “Las penas deben tener como fin mejorar a la comunidad”, decía en el libro Las leyes, y más adelante agregaba contundentemente: “Si se demuestra que el delincuente es incurable, la muerte será para él el menor de los males”.

La ola de violencia que padecen muchas regiones del país, por la que perdieron la vida el joven Fernando Martí y su chofer, es un momento peligroso, porque podemos tomar la ruta platónica: descalificar a nuestro sistema democrático y, al mismo tiempo, justificar la pena de muerte.

Ningún terreno más fértil para sembrar esa sanción extrema y despreciar a nuestras instituciones que el suelo de la indignación social.

Es cierto que el Estado debe garantizar la seguridad a todos los individuos. Pero no es menos cierto que el Estado debe reconocer, proteger y tutelar los derechos humanos, y de entre ellos al derecho humano fundante de todos: el derecho a la vida, sin excepciones.

Cuando el Estado capitula a defender la vida, entonces sí, los delincuentes están ganando la batalla definitiva. La pena privativa de la vida atenta contra el eje y la razón del Estado: la persona.

La guillotina francesa o la horca inglesa y la propuesta de desenterrar la ley del talión, del ojo por ojo, son prácticas y reglas para regresar a nuestra civilización a la antigüedad.

Los países con el mayor índice de tranquilidad en sus calles tienen abolida la pena de muerte, entre otras razones porque basan la fuerza intimidatoria del Estado no la crueldad de las penas, sino en la eficacia de los cuerpos policiacos.

La “infalibilidad” de la policía, diría César Beccaria, atemoriza más al criminal que la severidad del castigo; por eso, la depuración de las policías mexicanas —sobre todo las locales— y su coordinación con la federal deben ser la apuesta contra la impunidad.

No es argumento válido para implantar la pena de muerte la venganza retributiva. Esa tesis, tan socorrida en momentos de efervescencia por la violencia extrema, de que el Estado tiene que infligir el mismo suplicio al que mata.

El Estado no puede colocarse en el plano de la ira, ni actuar por cólera o ardimiento personal de ningún gobernante.

La inseguridad, los secuestros, las violaciones deben atacarse con mejores policías. Nunca con el mismo instinto y sed de venganza sanguinaria con el que actúa un león en la selva para demostrar su imperio.

Regresar a los ciudadanos al matonismo legal puede incrementar la nota roja. Aplaudirán algunos, pero el motor civilizador de nuestra sociedad, en procuración de justicia, estará apagado.

Entiendo perfectamente la diferencia entre un Sócrates y un repudiado maleante, pero sólo los regímenes autoritarios distinguen y disponen entre la vida de las personas.

La eficacia policiaca para imponer la cadena perpetua a un secuestrador-homicida cumple con la justicia y la vida.

***

También defiende la vida el secretario de Salud, Córdova Villalobos. Éxito rotundo de la 17 Conferencia Internacional sobre Sida.

Obtienen mexicanas medalla de bronce en plataforma 10 metros

Paola Espinosa y Tatiana Ortiz tuvieron una gran actuación y finalizaron por debajo de las chinas Xin Wang y Ruolin Chen.

Beijin.- Las clavadistas mexicanas Paola Espinosa y Tatiana Ortiz emplearon una buena estrategia para pelear por la medalla de bronce en la plataforma 10 metros sincronizada de los Juegos Olímpicos Beijing 2008, al quedarse con el tercer puesto en una lucha cerrada con el binomio australiano.


En las acciones realizadas en el famoso "Cubo de Agua", Espinosa y Ortiz sumaron 330.06 unidades para quedarse con el bronce y ser de esta manera las primeras mexicanas en obtener una presea para la delegación nacional que asiste a esta cita olímpica asiática.

La medalla de oro fue para la poderosa dupla local integrada por las líderes de la Serie Mundial de clavados de Xin Wang y Ruolin Chen con 363.54 puntos y el segundo lugar y presea de plata fue para la pareja australiana de Briony Cole y Melissa Wu con 335.16.

En la escena de la competencia, cada una de las parejas se estudian entre si, no dejan nada a la improvisación, ya que aunque se conocen y han participado casi juntos durante cerca de cuatro años, en este tipo de competencias todo puede suceder, un descuido, una falta de concentración puede ser letal.

Un escenario majestuoso recibe la exhibición de las mexicanas, son cinco saltos que darán con el deseo de subir al podio, pero para lograrlo deben superar a las locales, que tienen todo a su favor: gente, instalación y el apoyo de todo el pueblo chino, que no cesa en impulsarlas a la gloria.

Viene la primera ejecución, un clavado casi sencillo sin mucho grado de dificultad, para calentar el ambiente y también el cuerpo que resistirá los embates de la fosa. Se proyectan sin nervio, Paola Espinosa toma el mando, dirige la actuación, es una maestra en estas lides y a su lado tiene una buena aprendiz.

Se han ejecutado los dos primeros saltos, de las ocho parejas ocupan el último escalón, eso muestra preocupación en las gradas y en especial en el presidente del Comité Olímpico Mexicano, Felipe Muñoz, quien se aprieta las manos, y conversa con Carlos Padilla, jefe de misión de la delegación en estos Juegos.

Pese a ello, las dos mexicanas, medallistas panamericanas y de Universiada Mundial, se ven tranquilas, no se inmutan ante la pesadez de ser las primeras con posibilidad de presea, se dan tiempo para sonreír, pero no para desconcentrarse porque saben que en los últimos saltos viene lo mejor.

Y así es, del lugar ocho saltan al tres con el clavado de adentro con tres y media vueltas agrupado. Hay buena ejecución y una leve inclinación en la sincronización, pero el resultado es alentador y promisorio. La suma es de 8.5 en la parte que lleva a la magia y a tratar de parece una sola persona en el aire.

Con el atrás con tres y medio giros agrupado, no pierden la posición, los jueces repiten casi las mismas calificaciones de 8, 7.5 8.5 y dos ochos en la sincronía, pero en la ejecución las cosas no salen como ellas esperan, tienen un cinco y un seis. Sin embargo, eso no es para preocuparse.

Viene lo fuerte, en la tribuna especial (VIP), el presidente de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa), el mexicano Mario Vázquez Raña, se emociona, pero guarda compostura aunque por dentro desea que se quede en el medallero.

Y viene entonces el último salto de atrás con dos y media vueltas, con un y medio giro, se lanzan al vacío y no lo hacen nada mal, las calificaciones son de ocho y con ello aseguran el tercer sitio, la primera medalla para México e igual en los clavados.

En la prueba, las chinas siempre se mantuvieron a la cabeza, las australianas en la puja con las mexicanas, quienes en el cuarto salto se alejaron del segundo lugar.

Más allá de la protesta, buscar soluciones

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Un día después de la marcha en contra de la inseguridad en 2004 escribí en El Universal: “Sé que la movilización de ayer corre el peligro de diluirse. De no dejar huella. De perderse. De no lograr el objetivo final de abatir los índices de criminalidad que nos agobian. De que haya sido impresionante, de miles de personas, de mucho silencio, pero de pocas nueces”. Cuatro años después creo que efectivamente hubo pocas, muy pocas, nueces. Las altas tasas de homicidios persisten. Los secuestros han regresado con fuerza.

El secuestro y el asesinato de Fernando Martí ha sido la gota que volvió a derramar el vaso. Una vez más, la sociedad se siente agraviada. Otra marcha de protesta ciudadana en contra de la inseguridad se convoca para el sábado 30 de agosto. En el Distrito Federal partirá del Auditorio Nacional a las 19:00 horas para llegar al Ángel de la Independencia donde los asistentes colocarán veladoras en señal de protesta.

Pero, más allá de demostrar indignación, habría que procurar soluciones al problema. Que el ruido esté acompañado de nueces. Que la marcha sirva para presentar propuestas de solución. En este sentido, creo que sería conveniente presentar la idea de que la Federación sea la única instancia gubernamental encargada del delito de secuestro. Actualmente, este crimen es del fuero común; le toca a las entidades federativas perseguirlo. La Federación puede entrar a las investigaciones en caso de que se compruebe que se trata de grupos de delincuencia organizada. El resultado es un intrincado régimen donde impera la descoordinación.

Es común que las autoridades de los distintos niveles se echen la bolita de quién es el responsable de solucionar este flagelo. A un ciudadano común y corriente, sobre todo al que tiene secuestrado a un familiar, le importa un bledo este enredo. Lo que quieren son soluciones. Y la solución pasa por que haya un responsable único de resolver los secuestros. Esa autoridad, por la necesidad de operar en todo el territorio nacional, sólo puede ser la Federación. De esta forma, si hubiera un secuestro se recurriría inmediatamente a la Policía Federal. Ahí ya existe una unidad especializada en este delito que debería ser reforzada al máximo. Dotarla de todos los recursos necesarios para actuar con eficacia.

Si México pudo resolver el fraude electoral creando instituciones, también puede solucionar el flagelo del secuestro construyendo una rama de la policía nacional dedicada a ello. Esta policía de la Federación podría combatir a las bandas que están integradas o protegidas por policías de los estados y municipales.

Pero la sociedad también debe poner su parte en la solución al secuestro. No podemos demandarle al gobierno que haga mucho si no tiene el dinero para financiar soluciones de fondo. En la construcción del IFE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se invirtieron miles de millones de dólares de los contribuyentes. Lo mismo tendría que hacerse con una policía federal antisecuestros. Proveerle dinero para formar los mejores cuadros policiacos que tengan acceso a las mejores tecnologías operativas y de inteligencia. En este sentido, el gobierno podría incrementar en un peso el precio de cada litro de la gasolina que actualmente está subsidiada. Esto generaría alrededor de 60 mil millones de pesos anuales que podrían etiquetarse para la formación de una sólida policía nacional incluida su unidad antisecuestros. De esta manera serían las clases media y alta, actuales beneficiarios del subsidio gasolinero, y que son los más afectados por el secuestro, las que pagarían la solución propuesta.

En suma: que se federalice el delito de secuestro y se refuerce la unidad antisecuestros de la Policía Federal con los mejores recursos, financiada con un incremento de un peso al precio (hoy subsidiado) de la gasolina.

¡Ahí vienen miles de delincuentes!

Román Revueltas Retes
rrevueltas@milenio.com
Interludio
Milenio

Si las “autoridades” (je,je) depuran a las “policías” (ja, ja), pues entonces vamos a tener a miles y miles de nuevos delincuentes en las calles. Digo, no me dirán ustedes que un tipo iletrado, bárbaro, desalmado y violento de esos que integran las filas de los cuerpos policíacos se va a reciclar de pronto en tranquilo vendedor de seguros de vida o en ejemplar profesor de religión.

La pertenencia a la corporación te permite por lo menos ejercer de delincuente light, o sea, cumples parcialmente con el deber –persigues con desgano a algún rufiancete por ahí o detienes al traficantillo del barrio— y el resto del tiempo lo dedicas a extorsionar a los automovilistas y a las parejas que se besuquean en los coches y a los comerciantes ambulantes. En las grandes ocasiones, te quedas con el botín que le quitaste al contrabandista o dejas libre al ratero a cambio de que te asegure un pago en cómodas mensualidades. Pero, no matas, no secuestras, no cortas orejas ni violas ni torturas en serio.

Por el contrario, si te ponen de patitas en la calle y sin paga o te dictan una sentencia de prisión para soltarte a los pocos días, no te quedará otro remedio que volverte criminal de tiempo completo. Y esto es muy preocupante siendo que el “sistema” es perfectamente incapaz de castigar a los delincuentes que ya se encuentran en circulación. Vaya dilema.

Estas reflexiones son delirantes, lectores. Estamos admitiendo, abiertamente, que hay delincuentes en las policías y que ello significa un mal menor en comparación a lo que pueda ocurrir cuando a los pelafustanes de este pelaje ya no les permitan llevar un uniforme. Parece, por lo pronto, un problema sin solución. Sabemos que miles de agentes colaboran con los narcotraficantes o que protegen a las bandas de secuestradores o que revelan información privilegiada. Pero, no se puede hacer nada para neutralizarlos. Si siguen ahí, es un escandaloso contrasentido: el primer deber del Estado es proteger a sus ciudadanos y en México resulta que sus delegados son los primerísimos en amenazarlos. Por el contrario, si los echan, tampoco hay la capacidad para defendernos de ellos. Qué miedo. ¡Auxilio!

La “hermandad” y el general Aponte

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

El general de división Sergio Aponte Polito era, hasta la semana pasada, jefe de la II Zona Militar del país, con asiento en Mexicali, Baja California.

Era, porque ya no lo es.

Con más de 40 años al servicio del Ejército Mexicano, el general Aponte Polito tenía a su cargo una de las regiones más peligrosas del país. Su carácter y sentido del deber entregaron buenas cuentas. De las mejores que se tenga noticia en esa entidad fronteriza.

Harto de la criminalidad prohijada en los cuerpos policiacos, el general Aponte expuso públicamente la situación y el procurador de Justicia del estado, Rommel Moreno Manjarrez, le pidió pruebas.

El general Aponte dio las pruebas con lujo de detalles.

Agregó, en una carta pública dirigida al procurador del estado, algunas quejas ciudadanas recogidas por él, sobre los judiciales bajo el mando de Moreno Manjarrez:

-Algunos acuden quincenal y mensualmente a las narcotienditas a cobrar sus cuotas por la protección que les brindan a los narcotraficantes.

-Algunos proporcionan protección a delincuentes dedicados al tráfico de personas (polleros).

-Algunos protegen a ladrones de bancos y de cajeros automáticos.

-Algunos elementos protegen el descenso de aeronaves que trasladan enervantes.

-Algunos fungen como escolta de los principales líderes del narcotráfico.

-Algunos alquilan sus patrullas para el traslado de droga.

-Funcionarios que buscan ostentar el poder para favorecer a las organizaciones criminales, como es el caso de su asesora, a quien se le relaciona con una gran cantidad de irregularidades que han perjudicado a la sociedad y también con una organización denominada El Comando Negro, que operaba en Ensenada.

-Algunos elementos que extorsionan a la población y además cobran cuotas a los ladrones de vehículos y a las vendedoras de partes robadas de los mismos.

-Agentes y peritos que modifican escenas del crimen y desaparecen pruebas, para evitar el esclarecimiento de los delitos y favorecer a los delincuentes.

-Funcionarios y encargados de la administración y procuración de justicia que realizan una mala integración de las averiguaciones previas, para evitar la consignación de los detenidos o favorecerlos durante su proceso judicial.

Es larga la carta del general Aponte, que aporta nombres, lugares, horas y fechas de las acciones de la “hermandad” policiaca en Baja California.

La respuesta del gobierno del estado fue seguir exigiendo pruebas y lanzó una campaña de desprestigio contra el general de división.

Antes de dejar el cargo, Aponte Polito dedicó otra carta pública al procurador del estado:

“Señor procurador, como ciudadano le pido que informe a la sociedad de Baja California qué acciones legales se tomaron y cuál es la situación del C. Licenciado Jesús Nelson Rodríguez, ex titular y responsable del grupo antisecuestros dependiente de la Subprocuraduría contra el crimen organizado de la Procuraduría de Justicia del estado, en Tijuana, B.C., quienes, junto con los agentes ministeriales Marco Javier Luján Rosales y Arturo Quetzalcoátl Vargas Zermeño, pertenecientes al mismo grupo antisecuestros, y del policía municipal de Tijuana, B.C., Gustavo Adolfo Rodríguez Magaña, se dedicaban a dar protección a las organizaciones delictivas y además eran los encargados de realizar secuestros y llevar a los plagiados a la casa de seguridad a cargo de Mario Montemayor Covarrubias (a) El Abuelo, para después gestionar su liberación”.

El general Aponte no se dejó intimidar por la “hermandad” de las policías con las mafias de B.C.

El choque con el gobierno del estado, sin embargo, era evidente.

Hace unos días, el viernes pasado, se dio su relevo.

Si el general Aponte hubiese mentido, su destino hubiera sido otro, pero no fue así.

El secretario de la Defensa Nacional, general Guillermo Galván Galván, nombró a Aponte Políto titular del Tribunal Especial Militar.

Su rectitud será recordada en Baja California.

Y los gobernantes de aquella entidad tendrán que buscar un sitio donde esconder la cara después de la exhibida que les puso el general Aponte.

Ahí está el problema, en Baja California y en muchos otros lugares del país: en la “hermandad” de policías, autoridades y delincuentes.

De igual a peor

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Llaman a no bajar la guardia, como si la tuvieran arriba. Florestán

Cuando uno, romántico de cruzar la línea del tiempo y adentrarse en la milenaria China cree que al regreso de ese túnel del tiempo las cosas han cambiado, se equivoca.

En lo personal, parecería que el tiempo se detuvo, o que éste no existe y que las desgracias son crónicas.

Desde la distancia, da la sensación de que desde la ausencia las cosas cambian, pero que al regreso se confirma que no hay nada más actual que el periódico de la semana anterior.

Así, las tribulaciones económicas se mantuvieron en el mismo discurso y en el mismo plano de acción; las políticas quedaron congeladas con la discusión sobre la reforma petrolera, la insistencia del gobierno en la bondad de su propuesta y la de la oposición de su acción nefasta. Sus promotores ya dejaron de publicitar el nunca hallado tesorito, pero sus detractores se mantienen en lo dicho: paro total al reformazo. En el PRD, que parecían haber tocado fondo, descubrieron que siempre hay otro más abajo, peor, en lo que representa todo un ejercicio sorprendente de depravación política. En el PAN, buscando el ejercicio imposible pero onomatopéyicamente rentable, de guanajuatizar a México, sin encontrar el arca perdida que los lleve a un buen puerto electoral en 2009, que los proyecte al 2012. Y en el PRI, viendo pasar las procesiones amarillas y azules, asistiendo a sus velorios y cantando sus misas de réquiem, con la misma estrategia clara para las dos aduanas electorales, las federales del año que viene y las presidenciales después.

En el terreno de la inseguridad, el reto es cómo enfrentarla si los enemigos están dentro de las policías y se tiene la percepción documentada de que esto va de peor en peor, lo que ya se traduce en un desánimo social.

En fin, que nada cambia y al seguir igual, empeora, que es lo grave.

Retales

1. TASAS.- Todo indica que este viernes, Guillermo Ortiz aumentará otro cuarto de punto las tasas de interés, el segundo en menos de un mes, al subirlas de 8 a 8.25 por ciento. El anterior fue el 18 de julio, de 7.75 a 8 por ciento. Esta decisión recibirá las críticas que sobre esta política al alza ha externado el presidente Calderón, en abierto desacuerdo, en esto, con el Banco de México;

2. NI QUIEN LE CORRA.- El ex presidente Zedillo paseó, feliz, por Beijing, invitado por el gobierno chino a la inauguración de los juegos. Por separado de su ex jefe, los chinos invitaron a Liébano Sáenz; y

3. CALDERÓN.- El presidente Calderón también fue invitado y algunas voces le dijeron que fue un error no haber asistido, pero mayor error hubiera sido viajar a Beijing a la inauguración de unos juegos, estando aquí las cosas como están. De que se ofenda el gobierno chino a que se ofendan los mexicanos, a verla por la tele, como hizo.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Abrir el juego por las bandas

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Los cambios en el gabinete presidencial fueron opacados por la crisis que implicó la muerte del joven Fernando Martí. El más importante, sin embargo, no se dio en el terreno de la seguridad (en donde, independientemente del injustificable rezago del Legislativo en atender las iniciativas presidenciales sobre el tema, el Ejecutivo desperdició, a su vez, una oportunidad para explicar, con mucho mayor claridad, cuál es su estrategia en términos de seguridad pública), sino en la Secretaría de Economía, donde Eduardo Sojo dejó un cargo que quizás jamás debió haber ocupado, porque evidentemente no era el suyo el perfil requerido, para ser remplazado por quien era el jefe de la Oficina de la Presidencia, Gerardo Ruiz Mateos.

Según algunos, ese movimiento era incongruente cuando la atención estaba puesta en la seguridad. Pero esa es una percepción equivocada: sin duda, nada preocupa hoy más a buena parte de la ciudadanía que la seguridad, pero ello va de la mano con una creciente desconfianza en la economía, que se reflejó en el más reciente índice de confianza del consumidor y en la inflación. Y la estabilidad del país depende, en mucho, de que se mantenga la estabilidad económica y se encuentren caminos para sortear la difícil situación que vive la economía mundial, más aún si, como se supone, en la reforma petrolera no tendremos nada demasiado espectacular. La desconfianza, sobre todo en los sectores empresariales, pasa de la seguridad a la economía y viceversa: y ese es un escenario de desinversión y de falta de respaldo que el gobierno federal no se puede permitir.

La Secretaría de Economía requiere mucho mayor presencia pública: tiene relación directa con los empresarios, las inversiones, los precios, el abastecimiento de productos, los consumidores, el comercio exterior. Y se necesita para ello mucho trabajo de oficina pero también una fuerte labor externa y debe asumirse que cualquier declaración fuera de tono puede tener consecuencias. En el caso de Sojo, después de aquellas declaraciones desafortunadas sobre el precio de la tortilla, en enero de 2007, el entonces secretario decidió rehuir a los medios y a la actividad pública. Y su perfil fue cayendo hasta casi desaparecer. El único que sabe si Sojo hizo bien o no su trabajo es el presidente Calderón, pero indudablemente no hizo política y un miembro del gabinete está obligado a hacerla. Si lo suyo no es la política, debe asumir responsabilidades técnicas, como el INEGI. Y en esa situación están varios de los miembros del equipo presidencial.

Ese será el desafío de Ruiz Mateos. No cabe duda que Gerardo forma parte del equipo más cercano al Presidente y tampoco es novedad decir que, para éste, el tema de la cercanía, la lealtad, el compromiso personal, es clave a la hora de hacer designaciones y colocar sus piezas en el tablero. El problema radica en que no siempre la lealtad va de la mano con la eficiencia, sobre todo cuando hablamos de hacer política, un punto, insistimos, en que la mayor parte del gabinete ha preferido protegerse y no arriesgar. De la lealtad y las relaciones de Ruiz Mateos (sobre todo en el entorno empresarial) no hay demasiadas dudas: su desafío estriba en la operación pública, en reflejar esa confianza interna en confiabilidad social en la economía, los precios, los inversionistas y los consumidores. Y para eso se necesita hacer mucha y buena política. No es una posición para quienes buscan mantener un bajo perfil.

Otros cambios fueron lo que se dieron en la PGR, donde dejó la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales José Luis Santiago Vasconcelos, un funcionario con una larga y muy eficiente trayectoria en la Procuraduría y quizá quien más y mejor trabajó en el ámbito de la lucha contra las drogas, durante años. La salida de José Luis se entiende precisamente por el tiempo que pasó en esa responsabilidad que, de alguna manera, se prolongaba, aun cuando fuera informalmente, en el que era su actual cargo. Se ha dicho que va a tener un nuevo puesto en el gobierno federal. Ojalá así sea, porque Santiago Vasconcelos es un hombre que conoce como pocos los ámbitos de procuración de justicia, el crimen organizado y la relación con las instituciones de seguridad de otros países, sobre todo Estados Unidos. Y debe ser protegido por ello.

Pero también es verdad que se deben revitalizar las distintas instancias en este ámbito. Y a partir de todo lo ocurrido durante los últimos días, parece existir la decisión presidencial de otorgarle, un mucho mayor protagonismo que el que tenía hasta ahora, al procurador Eduardo Medina-Mora, incluida la posibilidad de que reestructure su equipo. Si fuera así, sería una decisión correcta, primero porque Medina-Mora es uno de los hombres que sabe y hace política en el equipo gubernamental y, segundo, porque si bien muchas de las iniciativas presentadas al inicio del sexenio, para modificar los esquemas de seguridad, sobre todo policiales, son en términos generales acertadas, lo cierto es que incluso con las reformas que se aprobaron en meses pasados, no todo fue admitido y quedaron muchos vacíos: hoy debe quedar claro qué cosas son atribución de la Procuraduría y qué de la Secretaría de Seguridad Pública.

Hace ya tiempo decíamos que la política es la que debe regir la seguridad y, si el diseño político institucional tiene vacíos o fallas, incluso las mejores técnicas al respecto terminarán reflejando esas insuficiencias. Al Presidente y a muchos de sus funcionarios les gustan las metáforas futbolísticas. Y, hasta ahora, no se ha podido penetrar a la defensa rival jugando sólo por el centro. Con esta nueva posición en el campo de Medina-Mora, se busca abrir el juego por las bandas, mientras que Ruiz Mateos sería algo así como un lateral, que juega en la defensa, pero tiene muchas responsabilidades ofensivas. Claro, cuando se juega así, uno se arriesga a los contragolpes.

Secuestraron también al deporte

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

A Mario Vázquez Raña lo reciben presidentes, reyes, jefes de Estado y de gobierno. A sus 76 años, es el dueño de los aros

Sonó el nombre de México y las cámaras de televisión se centraron en mostrar a la delegación de deportistas que representa a nuestro país en Beijing. Un instante después, un recuadro se abrió en pantalla para difundir otra toma: un hombre que se ponía de pie y saludaba, traje oscuro y gafas grandes, a los atletas y la bandera tricolor.

Ese recuadro había transmitido a Bush cuando desfilaron los gringos, a Sarkozy ante los franceses, a Hu Jintao cuando los chinos, pero no fue el Presidente de México el que se levantó de su butaca al pasar los nuestros. Fue un mexicano que manda por encima de Felipe Calderón en el deporte: Mario Vázquez Raña.

Por más que el director general de la Conade presuma el nombramiento con la firma del primer mandatario en turno, por más que sea un atleta destacado, por más que derroche popularidad a punta de autógrafos, tiene que cuadrarse ante Mario Vázquez Raña. Los que han pasado por ese cargo lo confiesan.

De 1974 a 2001 fue presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), y en esos ¡27 años! tejió una red de alianzas con las federaciones deportivas de casi todos los países. Luego se volvió miembro vitalicio del COI, para desde ahí poner y quitar al presidente formal. Como el de ahorita, Jacques Rogge.

A Mario Vázquez Raña lo reciben presidentes, reyes, primeros ministros, jefes de Estado y de gobierno. Se fotografían con él y cuando quiere, los entrevista para su red de periódicos en México. A sus 76 años, es el dueño de los aros.

Olegario quiere desafiar a su hermano. Empresario favorito en el sexenio de Marta Sahagún, dueño de un consorcio hospitalario que es una máquina de hacer dinero, quiere ser el mandón en el deporte mexicano e internacional, y ha puesto su dinero —que es lo que se necesita— para conseguirlo. Va en prenda una añeja disputa familiar.

Ha creado una estructura paralela a la de Mario para afiliar federaciones, pero entre sus miembros figuran apenas algunas como las de charros, toreros y colombófilos (competencias de palomas mensajeras) que, sobra precisar, no son disciplinas olímpicas.

Olegario, no obstante, tiene poder político, relaciones y medios de comunicación que le dan cierta capacidad de negociación. Si algún funcionario quiere entenderse con Mario, Olegario se molesta y “jala sus hilos” para cobrársela. Y viceversa.

Le gana Mario. Dicen los que saben que el poder e influencia de Mario Vázquez Raña en la arena olímpica es sólo comparable al que tenía en vida Guillermo Cañedo de la Bárcena en la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA).

Curioso que dos mexicanos hayan dominado a nivel internacional la política deportiva, uno los mundiales y otro los olímpicos, y nunca el país haya destacado siquiera en sus participaciones atléticas. Es que son dos o tres semanas de críticas ácidas y los cuatro años restantes de negociazo.

SACIAMORBOS

Juan René y María. No más.

Política y delito: ayuda de memoria

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Sé esta historia:

Para combatir a las guerrillas de los años setentas, el gobierno encarga al Ejército la guerrilla rural de Lucio Cabañas, en Guerrero, y forma un cuerpo especial para las guerrillas urbanas, células de la Liga 23 de Septiembre y otros grupos que se financian con asaltos bancarios y secuestros, entre ellos el Frente Urbano Zapatista (FUZ), el Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR), las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo (FRAP).

El cuerpo especial contra la guerrilla urbana, llamado Brigada Blanca, se forma con jefes policiacos de distintas corporaciones, bajo el mando de la Dirección Federal de Seguridad, entonces a las órdenes de Fernando Gutiérrez Barrios, ex coronel del Ejército, luego subsecretario de Gobernación, luego gobernador de Veracruz, luego secretario de Gobernación.

La Brigada Blanca tiene licencia para matar, limpia las ciudades de guerrilleros mediante ejecuciones y torturas, origen de la mayor parte de los desaparecidos políticos que persiguen aún la memoria pública de México.

En la Brigada Blanca trabajan hombres de oscura celebridad posterior: Miguel Nasar Haro, Francisco Sahagún Baca, Arturo Durazo Moreno.

Terminada la tarea, el gobierno se pregunta qué hacer con los miembros de la Brigada Blanca. Han prestado un servicio sangriento a la seguridad pública. Deben ser premiados, pero deben también ser separados de sus funciones y de las facultades ilegales que han ejercido.

La decisión es entregarles el control de distintos negocios ilegales, no demasiado agraviantes para la seguridad pública. Les dan a elegir su pago de marcha y los comandantes eligen.

Uno pide el negocio del contrabando de coches. Otro el de los giros negros de la capital. Otro el control de ambulantes. Uno más el de permisos migratorios para vedettes y prostitutas que las dictaduras latinoamericanas facturan a granel.

Es fama que uno de los comandantes menores de la Brigada, Arturo Durazo Moreno, pide un negocio también menor: el tráfico de cocaína en el aeropuerto internacional de la Ciudad de México, entonces un negocio pequeño pero ya millonario.

Corre el año de 1975. Al año siguiente es electo presidente José López Portillo. López Portillo hace jefe de la policía capitalina a Arturo Durazo Moreno, su amigo de la infancia, para que se encargue de la seguridad, cosa de policías. Él va a dedicarse a resolver la crisis económica que ha heredado de su antecesor, asunto de estadistas.

'Misma gata' por Paco Calderón

'Misma gata' por Paco Calderón

Los fans de Josefina

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

Josefina Vázquez Mota tiene sus fans entre los gobernadores del PRI. Alguna vez, en los tiempos de Fox, el veracruzano Fidel Herrera le confesó a Ana Teresa Aranda, entonces secretaria de Desarrollo Social, sus simpatías por la actual secretaria de Educación.

La gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, también reconoce la labor, no facciosa, que ha desarrollado Josefina en la SEP. “Ella debería estar en la Secretaría de Gobernación. Tiene una muy buena mano izquierda”, nos comentó la joven mandataria, sin menospreciar la labor de Juan Camilo Mouriño.

El estilo de Josefina contrasta con el de la senadora yucateca Beatriz Zavala. La también ex titular de la Sedesol le reclamó a Miguel Ángel Yunes, director del ISSSTE, el nombramiento del doctor Iván Aguilar, vinculado con el desaparecido Víctor Cervera Pacheco, al frente de una de las clínicas del Instituto en Yucatán.

La versión señala que Zavala le dijo al veracruzano: No te equivoques, esos cargos son para los panistas. Yunes lo consultó con el presidente Calderón y el doctor Aguilar sigue allí.

* * *

Otra de Yucatán. La golpiza que le dio a su ex mujer ha obligado a Antonio Patrón Laviada, hermano del ex gobernador de la entidad, a encerrarse en su casa veraniega, ubicada entre Chicxulub Puerto y Uaymitún, en la costa de la entidad, desde hace ya casi una semana. La policía espera pacientemente la orden de presentación, para detenerlo.

El agresor, sin embargo, no parece estar muy arrepentido de su hombrada. Nos cuentan que todos los días sale a la terraza de su casa a tomarse una cervecita, acompañado por notarios públicos. Desde allí reta e insulta a los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública que están apostados frente al domicilio.

Al golpeador no le gustó que Bety Nelly Priego Cárdenas, su ex, se negara a renunciar a las propiedades puestas a su nombre. Eso lo llevó a usar la violencia en contra de ella. Un dato adicional. Bety Nelly es hija de un ex procurador de justicia local, pero ni eso le importó.

El colmo. Una de sus cómplices, por omisión, es nada menos que la presidenta de la Comisión de Equidad y Género del Congreso local, Magally Cruz. Al ser interrogada sobre la golpiza por la prensa local, la legisladora evadió: “Son cuestiones personales…”

* * *

El acuerdo se tomó en la reunión que encabezó Andrés Manuel López Obrador en sus oficinas de las calles de San Luís Potosí y a la cual asistió Carlos Navarrete, coordinador de los senadores del PRD y uno de los dirigentes de Nueva Izquierda:

La versión final de la propuesta única de reforma energética estará lista el próximo viernes. El senador Ricardo Monreal precisó que el sábado será entregada la iniciativa a los legisladores del PRD, el PT y Convergencia, “para su análisis”, y alrededor del 25 de agosto será presentada en el Congreso de la Unión por las tres fuerzas políticas de izquierda.

Apenas salió de las oficinas de López Obrador, el senador Navarrete se dirigió al hotel Meliá, de Paseo de la Reforma, para llevar la noticia a los gobernadores perredistas reunidos en ese lugar con Guadalupe Acosta Naranjo, presidente sustituto del PRD, y con los coordinadores parlamentarios. En ese cónclave, habría sido presentado el borrador de la iniciativa.

* * *

Nos llamó ayer Nahum Acosta Lugo, ex coordinador de giras de la Presidencia de la República, encarcelado en 2005 por supuestos vínculos con el narcotráfico. En la charla surgió el tema de la salida de la PGR de José Luis Santiago Vasconcelos. El ex titular de la SIEDO interrogó y abogó por la permanencia de Nahum en el penal de alta seguridad de La Palma. “No le guardo ningún rencor, que Dios lo bendiga y que le vaya bien…”, nos dijo Acosta, aunque sí expresó su convicción de que el movimiento “beneficiará” a la procuración de justicia.

* * *

El PRD pierde terreno en la batalla por la alcaldía de Acapulco. Grupos de colonos de ese partido y ex dirigentes del Partido Nueva Alianza en el puerto dieron a conocer su adhesión al proyecto político del candidato priista Manuel Añorve Baños. “Queremos conformar una nueva mayoría democrática, que ayude a reconstruir una de las ciudades más importantes del estado de Guerrero”, dijeron.

La principal sorpresa fue la determinación de los dirigentes de organizaciones perredistas, denominadas Pueblos y Colonias Democráticas de Acapulco, de apoyar la candidatura del priista. Esta nueva deserción se suma a la de otros perredistas que, inconformes con la postulación de Gloria Sierra como candidata del amarillo a suceder a Félix Salgado Macedonio, manifestaron simpatías por el senador convergente Luis Walton, quien encabeza la intención de voto en las encuestas.

Ante la corrupción e impunidad, Ebrard y el Peje fingen divorcio por conveniencia

Víctor Sánchez Baños
sanchezb@metropipe.net y vsanchezb@gmail.com
La Crónica de Hoy

La suerte de la Humanidad es, generalmente, la que ella se merece.
Albert Einstein (1879-1955); físico y matemático estadunidense, de origen alemán.

La lucha por atraer las candilejas con la solución al problema de la inseguridad en el país, ha enfrascado al gobierno federal y al del DF en una lucha por los espacios.

Marcelo Ebrard, con un aparente rompimiento con la línea del pejecrazy, se lanza con una lista de 20 puntos contra la delincuencia con una acción que denota desesperación: un policía acera por acera y la participación ciudadana oficializada.

Realmente no habla de nada contundente. Evade, como lo hace el gobierno federal, del fondo: la corrupción, la impunidad de jueces policiacas y agentes del Ministerio Público.

Recuerdo que varios gobernadores quisieron acabar con la delincuencia y corrupción policiaca y corrieron a todos los policías judiciales. Nada cambió. Incluso la historia de Morelos lo confirma. Lauro Ortega corrió a los judiciales secuestradores y llegó su sucesor Jorge Carrillo Olea y los contrató como policías secuestradores.

Nada cambió. Lo importante es sanear los cuerpos de policías preventivos, agentes del Ministerio Público, jueces y magistrados. Ahí está la corrupción que genera impunidad.

Marcelo ordenó acabar con la Policía Judicial, pero crea otro organismo policiaco con los mismos vicios y viciosos. Sólo un cambio de nombre, pues.

Fuerzas antisecuestro son sitios para el entrenamiento de secuestradores. Así es la historia y ésta se repite ante la impotencia de las autoridades. Bueno, contra el delito, revive el temido Servicio Secreto de los años sesenta. Era información para extorsionar a los delincuentes y crear fortunas en los policías.

Pena de muerte, cadena perpetua o lo que sea, no es la solución. Esto sólo es un acto de venganza social, que no me desagrada, pero no soluciona la impunidad que está dentro de los grupos de los responsables de aplicar la justicia.

Me piden que dé un voto de confianza al gobierno. Se lo he dado desde que soy ciudadano en el país, desde los 18 años y después de 3 décadas todo va peor.

De mi parte: ¡No hay un voto de confianza al gobierno federal ni del DF ni los gobernadores ni alcaldes hasta que me den resultados!

PODEROSOS CABALLEROS.- Ayer, el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, a nombre del gobierno de Felipe Calderón, convocó a todas las instancias de gobierno a suscribir un acuerdo nacional contra el secuestro. Y el resto de los delitos, ¿qué? *** El gobierno del DF ofreció ayer disculpas por el asunto del News Divine. Pasó mucho tiempo para ello. Tardías e insuficientes.

RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL.- Empezaron las empresas farmacéuticas internacionales a acudir al llamado del secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, a ofrecer precios accesibles para combatir el VIH. Poco han disminuido pero se ve voluntad de responsabilidad social.

CHIQUILLERIA.- Marriott International, que preside Ed Fuller, añadirá 29 hoteles y crear 3,000 empleos en México en los próximos cinco años, con inversiones cercanas a los un mil millones de dólares en ese lapso. Actualmente Marriott, que tiene 20 años operando en México, cuenta con 16 hoteles en el país bajo las marcas JW Marriott, Marriott, Courtyard, Residence Inn y Fairfield Inn. Además de Marriott, otras empresas o fondos de inversión que han anunciado planes de expansión en la industria hotelera mexicana son: Hilton Hotels, Tenedora Augusta, Gicsa, Grupo GDI, Grupo Posadas, Terra Investments, Trinity Investments y Barceló Hotels & Resorts, entre otros.

La línea rota

Alberto Aziz Nassif
aziz@ciesas.edu.mx
Investigador del CIESAS
El Universal

El secuestro y asesinato de Fernando Martí Haik, un joven de 14 años, ha destapado una crisis múltiple en el país. Este lamentable homicidio se ha vuelto una síntesis de la descomposición institucional en la que México está atrapado.

El clima es de impotencia de la ciudadanía frente a una violencia que ha roto la línea entre la policía y la delincuencia. Existe miedo a convertirnos en una víctima de bandas que actúan desde dentro del aparato de seguridad. La rabia cubre el ambiente y lo primero que se presenta es la vía fácil de exigir pena de muerte o cadena perpetua para los criminales. La primera obligación del Estado, la seguridad, ha fracasado.

A pesar de lo problemático que puedan ser las cifras sobre el secuestro, porque muchos de ellos no son denunciados, hay un incremento notorio de 35%, de 2006 a 2007, según los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Imposible olvidar la época del general Durazo como uno de los símbolos de la corrupción policiaca. Asesinatos de personas inocentes a manos de criminales sociópatas han impactado a la sociedad. Hace algunos años conocimos el horror de criminales como el llamado Mochaorejas, Daniel Arizmendi, que torturaba a sus víctimas y les cortaba las orejas.

La guerra cotidiana en contra de los cárteles de la droga ha generado un acostumbramiento a la violencia y ha producido una estadística de muertes que todos los días se incrementa. Muchas de las bandas de secuestradores han sido pobladas por ex policías y ahora ha empezado a crecer una tendencia que posiblemente no sea nueva, pero que cada día empeora; se ha roto la línea entre la policía y la delincuencia, ahora los agentes de la seguridad secuestran y matan a sus víctimas, como lo hicieron con Fernando Martí y con su chofer, Jorge Palma Lemus. El único que se salvó del crimen fue el escolta a quien se le daba también por muerto, Christian Salmones Flores.

Con todo el poder del aparato estos agentes, convertidos en criminales, han roto la línea. La corrupción y el abuso de poder son una constante dentro de las corporaciones policiacas. Es un tema que ha sido estudiado. Ya se sabe que estas prácticas se reproducen donde hay ambigüedad de las leyes, donde existe impunidad y discrecionalidad, y en México tenemos todos los ingredientes de esta mezcla.

Como lo han mostrado investigaciones de la Comisión de Derechos del Distrito Federal y los trabajos sobre la policía de la antropóloga Elena Azaola: las prácticas de corrupción van desde la detención arbitraria, la coacción, la extorsión y la privación ilegal de la libertad. Las instituciones de inseguridad experimentan un entramado de desconfianza generalizada, en todos los niveles y entre las diversas partes, como por ejemplo entre la policía judicial y el Ministerio Público.

Las prácticas de corrupción son eslabones de una cadena que se traducen en abusos de poder dentro de un clima de desconfianza: desde la fabricación de pruebas, pasando por la tortura, hasta la hiperburocratización que ha llevado a los policías ser “investigadores de papel”, policías que llenan formatos ficticios, informes de mentiras. Con este tipo de instituciones de seguridad se ha creado una “estructura de dominación enraizada mediante la violencia y el miedo”, como dice Azaola.

El impacto por el asesinato de inocentes provoca lo que algunos estudiosos de la seguridad han llamado el “populismo penal”, con el cual se intenta elevar las penas como un remedio inmediato. Por eso escuchamos los gritos en favor de la pena de muerte. Felipe Calderón propuso hace unos días la cadena perpetua para los secuestradores, la cual ya existe en la práctica.

Desafortunadamente, nada garantiza que con ello se pueda empezar a solucionar la inseguridad, dada la quebrantada institucionalidad de la justicia que existe en México. ¿Cómo y por dónde empezar a reparar la línea rota? Uno de los retos más urgentes en el país…

¿Qué pasó con Polito?

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Apenas el domingo 3 de agosto, el general Sergio Aponte Polito, comandante de la Segunda Región Militar (con sede en Mexicali), difundió una carta en que decía: “Hago del conocimiento de la sociedad de Baja California que durante el transcurso de mi carrera militar, he sido relevado del mando en cuatro ocasiones (Sonora, Chiapas, Quintana Roo y Sinaloa) por combatir frontalmente al narcotráfico y denunciar la corrupción en la que incurren algunas autoridades. Tengo la convicción de que en este caso, al hacer uso de los medios de comunicación para defenderme de las intrigas y calumnias que afectan mi dignidad y el prestigio del Ejército, no se presente el quinto relevo”.

Se presentó. Aponte Polito fue relevado el viernes 8 y designado presidente del Supremo Tribunal Militar.

Su caso es insólito en el Ejército, pues en un breve lapso estuvo cuatro veces en el centro de la polémica: a finales de abril, cuando denunció a la procuraduría estatal y, específicamente, a tres funcionarios; el 21 de junio, al anunciar que había detenido a 58 personas en un bautizo en Tijuana (22 de ellos enfrentan acción penal); el 20 de julio, cuando habría disparado porque sí un tiro en el restaurante Pampas, de Mexicali; y el referido 3 de agosto, al acusar a la Secretaría de Seguridad Pública estatal y a 52 elementos de la Policía Ministerial.

El semanario Zeta interpreta así la salida de Aponte Polito: “Se va de Baja California por denunciar ante la población, la corrupción en la Procuraduría del estado, encabezada por Rommel Moreno Manjarrez; además de por romper el silencio que le fue ordenado por sus superiores en abril, luego de la primera carta”.

¿Por qué entonces su promoción al Tribunal Militar?, preguntarán los escépticos.

Marcelo y el sexo

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

A causa de los cambios que el mundo ha sufrido a raíz de que el VIH se mostró con todas sus letras: desde cuando supimos que el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) no conoce límites, pero también de todo eso que no se supo a tiempo y de lo que muchos siguen sin conocer, es que Marcelo Ebrard presentó, durante la atinada Asamblea Global, un foro que se desarrolló dentro de la XVII Conferencia Mundial sobre el Sida, la semana pasada en la capital de país, el libro llamado Tu futuro en libertad. Por una sexualidad y salud reproductiva con responsabilidad. En él, el jefe de Gobierno capitalino no pretende dar sermones, simplemente busca informar. Y me parece increíble que haya quienes condenen la publicación de este libro en pleno siglo XXI. Sencillamente increíble.

El libro, que será repartido en las escuelas públicas del Distrito Federal, tiene como objetivo dar las herramientas necesarias para conocer sobre métodos anticonceptivos, el noviazgo, las terribles enfermedades de transmisión sexual, el aborto y demás tópicos relacionados con la sexualidad humana.

Y en un país donde la educación sexual está íntimamente relacionada con la formación religiosa y, absurdamente, los temas vinculados al sexo son para unos cuantos, responsabilidad exclusiva de cada individuo, pero siempre que no se golpee la susceptibilidad ajena o rompa con los cánones establecidos, quienes aseguran que el aborto es un asesinato y basan ese aserto justo en esa educación limitada y que tantos malentendidos e información a medias ha provocado, es que la llegada de este libro no fue bien recibida por todos.

Cuando se anunció la publicación y la entrega de los ejemplares que integran esta primera edición, de inmediato la Secretaría de Educación Pública dijo que no podrá hacerse en escuelas del gobierno mientras el libro no esté avalado por el área de Materiales Educativos. En tal caso, en lugar de prohibirlo, ¿no sería mejor estudiar y avalarlo sin antes dar un “no” como respuesta?

A la par, la siempre atenta en estos casos, la Unión Nacional de Padres de Familia, también alzó la voz para oponerse por completo a que el gobierno del Distrito Federal se encargue de informar en materia sexual, porque ellos consideran que esa formación debe recibirse en casa. ¿Aunque no se tenga?

También anunciaron que, desde el momento en que empiece a ser repartido el libro, ellos se encargarán de entregar su edición con las correcciones pertinentes, es decir, le harán cuanto parche puedan, para que el contenido esté lo más disfrazado posible y no suene a libro de sexualidad, aunque eso sea.

Ebrard ya contestó que no necesita el permiso de nadie, que si la SEP le impide entregar el libro en las escuelas públicas del DF, lo hará en las estaciones del Metro o por cualquier otro medio con tal de que todos tengan esa información en la mano. Recordemos que el libro no estará lleno de pensamientos que generen culpa por sentir, hablar o explorar; el contenido está enfocado a que cada joven conozca, de la manera más completa, todo lo relacionado con su sexualidad y la forma más sana y responsable de ejercerla. Prevención, finalmente, porque, cuando se conoce, se sabe qué hacer.

Un proyecto para aplaudirle a Ebrard que, así como su necedad nos trajo una consulta pública de risa loca en materia energética, ahora nos proporciona un libro que agradecerán aquellos adolescentes que no encuentran una respuesta para las preguntas que ese periodo de vida les genera.

Tengamos en cuenta que la educación sexual se vuelve una obligación del gobierno cuando de ella depende que se detenga el avance de una pandemia como el sida.

No debemos olvidar que todo discurso sobre el cuerpo, la sexualidad, el placer, es un discurso de poder y, como eso mismo, la libertad individual, informada y responsable siempre será mejor opción que la ignorancia y la represión colectivas, inducidas y autodestructivas al final del día…

Carta dirigida a Alejandro Martí

Carlos Alazraki
La Crónica de Hoy
carlos@alazraki.com.mx

Estimado Alejandro:

Estoy absolutamente conmovido por la desgracia que están pasando.
Lo que le pasó a Fernando nunca tuvo que haber sucedido.
No tenía que haber sucedido, porque era un joven limpio y bueno.
No tenía que haber pasado, si en esta ciudad hubiera existido más orden y menos corrupción entre nuestras “autoridades” y el crimen organizado.
Y no tenía que haber pasado si nuestras “autoridades” no fueran tan complacientes.
Pero sabes, mi querido Alejandro, todo esto sucedió, porque estas “autoridades” no saben cómo.
Y nuestra policía... menos...
Esta tragedia me cala hasta lo más profundo.
Me cala porque te conozco como persona, como empresario y tu amor a México.
Eres un empresario comprometido con el México desprotegido.
Un empresario que arriesga su propio dinero para llevarle un mayor bienestar a municipios menos protegidos, donde muchos compatriotas nuestros jamás habían sido tomados en cuenta.
Todo para que haya un México más sano.
Y es así como te pagó la sociedad...
Deploro las declaraciones de algunos izquierdistas de chisguete que pretenden justificar lo injustificable.
No estoy de acuerdo con sus declaraciones.
Y menos, les acepto, que pretendan justificarnos, que la desgracia de Fernando se debe a la pobreza en la que vive el país.
Sí, como no...
Ahora resulta que los policías judiciales que están involucrados, vivían en la pobreza.
Y que el crimen organizado también.
No mi querido Alejandro, el cobarde asesinato de Fernando no tuvo nada que ver con la pobreza.
El cobarde asesinato de Fernando fue hecho por unos comemierdas que estaban mejor organizados que el Comité Olímpico.
Por una banda que aparentemente tiene sus cerebros dentro de la Policía Judicial del DF y que sabía perfectamente bien lo que hacía.
Una banda con la peor mala leche del mundo.
Esa es la verdad...
Unos policías-secuestradores que operaban a sus anchas, con la benevolencia de sus compañeros.
Por eso me enojo con la propaganda de los gobiernos perredistas en el DF, en la que dicen que todo va de maravilla.
Esos mismos perredistas que llevan gobernando esta ciudad 14 años.
14 años que han tenido para cambiar toda la porquería que el PRI les había dejado.
Pero no, no la cambiaron.
La empeoraron.
No la cambiaron porque sus objetivos siempre han sido otros.
Cuauhtémoc gobernó 3 años para buscar la presidencia.
A Rosario le dejaron 2.
López Obrador, ni erradicó la pobreza y aumentó los índices de criminalidad.
Marcelo trabajó para Camacho Solís, y con toda esa experiencia, tampoco está pudiendo.
Lo demostró en el gobierno de López Obrador, y lo está demostrando en éste.
Todo, porque sus prioridades son otras.
Alejandro:
La pérdida de Fernando no fue en vano.
Ha despertado las conciencias más dormidas, y ha unido a la sociedad en una sola voz.
Una sola voz que ya está harta de tanta corrupción y de tanta incompetencia.
Una sola voz que exige que se viva con más seguridad en esta ciudad y en este país.
Una sola voz que paga sus impuestos, cree en sus instituciones y está fastidiada de la situación en la que vivimos.
Una sola voz que habla poco...
Pero cuando habla...
Más vale que se le escuche.
Por esto vamos a protestar.
Para expresarles nuestro repudio y exigirles mayor seguridad.
A exigirles a nombre de Fernando y de nuestros hijos.
Te abraza tu amigo,
Carlos.

Manlio y los “niños héroes”

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

Un grupo de diputados priístas que se opone a la “ley Beltrones” se reunió la semana pasada y acordó cuestionar esa iniciativa petrolera porque, según ellos, es ambigua y abre la puerta a los contratos de riesgo

Instalados en la línea del equilibrismo político, autoproclamados defensores del “centro” en la polarizada discusión de la reforma energética, los congresistas del PRI no sólo buscan aprovechar las diferencias entre el gobierno-PAN y el PRD para colar la mayoría de sus propuestas de cambios a Pemex; también calculan obtener de su posición de “justo medio”, rentables ganancias políticas como “oposición responsable y propositiva” que capitalizarán en la carrera por 2009.

Pero para convencer hacia fuera, los priístas aún tienen que resolver sus diferencias internas. Porque no todos en el viejo partido están de acuerdo con la propuesta que, hace dos semanas, presentó el PRI como suya, en voz del senador Manlio Fabio Beltrones. Un grupo de diputados que se opone a la que algunos llaman “ley Beltrones” se reunió la semana pasada y acordó, entre otras cosas, cuestionar esa iniciativa porque, según ellos, es ambigua y abre la puerta a los contratos de riesgo.

Se trata de 16 legisladores federales que, por su rebeldía y determinación, ya son llamados dentro de la bancada priísta “los niños héroes”. Pugnan, entre otras cosas, por la transparencia en Pemex y porque la iniciativa incluya el tema del sindicato petrolero y sus finanzas. Entre los integrantes visibles del disidente grupo están el diputado Carlos Rojas, a quien algunos ubican como la cabeza del bloque, aunque también Beatriz Pagés, Héctor Hugo Olivares, Fernando Moctezuma y Roberto Badillo.

Aunque son minoría, esos priístas se negaron a firmar la iniciativa que presentó Beltrones el 23 de julio. En el caso de Rojas, si bien encabeza una parte de los opositores internos, al final él sí firmó la iniciativa energética del PRI —igual que 90 diputados y 33 senadores—, porque Manlio aceptó incluir en la propuesta dos planteamientos del ex titular de Sedesol: la transparencia en Pemex y la Ley de Transferencia y Transición Energética.

Rojas pidió incluir la obligación de hacer públicos todos los contratos con Petróleos Mexicanos y presentarlos por internet, además de una fiscalización más rigurosa por parte de la Auditoría Superior de la Federación a la paraestatal.

Pero los otros 15 “niños héroes” no firmaron las propuestas del PRI. Públicamente, Manlio dijo que los que no la habían signado eran algunos que “estaban de vacaciones”; pero fuerte y quedito personajes como Beatriz Pagés aseguran que ella estaba en la ciudad; simplemente no se le invitó.

Ese pequeño grupo ha logrado meter ruido en la bancada priísta de San Lázaro, al grado de que la semana pasada hubo una reunión para explicarles a los legisladores los alcances de las iniciativas que presentó el PRI en materia energética. Las dudas surgieron cuando se planteó que, tal como está redactada, la propuesta priísta podría permitir los “contratos de riesgo”, figura que permitiría a la paraestatal asociarse con empresas privadas y pagarles ganancias por la actividad que realicen. Se acordó en la reunión que se haría una revisión “exhaustiva” de las iniciativas para cerrar cualquier posibilidad a esas figuras.

Recién desempacado de su viaje en un crucero por las aguas del Mediterráneo, Beltrones se abocará a “cabildear” su iniciativa dentro y fuera de su partido para cerrar cualquier confrontación interna y garantizar que la propuesta prospere en las negociaciones con el gobierno, el PAN y el PRD. El sonorense está convencido de que es viable que el presidente Calderón y los panistas acepten modificar su iniciativa para incluir los planteamientos del PRI y lograr la aprobación de la reforma en septiembre.

El tema que más ruido mete a los priístas es el del sindicato petrolero, ausente de la propuesta formal del viejo partido. El grupo de los “niños héroes” sí apoya la idea de legislar sobre transparencia y democratización en la organización que encabeza Carlos Romero Deschamps. También los perredistas traen esa propuesta y es posible que confluyan en ella los priístas inconformes y los congresistas del sol azteca.

Pero ni Beltrones ni Beatriz Paredes, Emilio Gamboa o los gobernadores quieren abrirse un frente con el poderoso y corrupto sindicato de Romero Deschamps y prefieren hacerse de la vista gorda. Y para muestra, un botón: en reunión plenaria de los diputados tricolores, a celebrarse en Ixtapan de la Sal el 20 y 21 de agosto, los encargados de exponer la iniciativa energética del partido son los diputados Asunción Orihuela y Ricardo Aldana, nada menos que el tesorero del sindicato petrolero.