agosto 30, 2008

Iluminemos México

Iluminemos México

Iluminemos México

Perfil: Rincón Gallardo, defensor de grupos minoritarios

Notimex
El Universal
Ciudad de México
Sábado 30 de agosto de 2008


El activista de izquierda fue hasta hoy presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación fue miembro fundador del Movimiento de Liberación Nacional y de la Central Campesina Independiente

Gilberto Rincón Gallardo, quien murió este sábado a la edad de 69 años en el Hospital Angeles de la ciudad de México, fue un importante activista de izquierda desde hace más de 45 años y luchador contra la discriminación.
El hasta hoy presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación fue miembro fundador del Movimiento de Liberación Nacional y de la Central Campesina Independiente.

En 1989 fue fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) , por el que se desempeñó como diputado federal en la LV Legislatura; y en 2000 fue candidato a la Presidencia de la República por Democracia Nacional.

También participó en la fundación del Partido Mexicano Socialista, en donde fue secretario general hasta su disolución en 1989, después de postular en 1988 como candidato presidencial al tambien fallecido Heberto Castillo para la Presidencia de la República.

Asimismo, fue fundador del Partido Socialista Unificado de México (PSUM) , donde ocupó el cargo de secretario de Relaciones Exteriores, también diputado federal por el Partido Comunista Mexicano en la LI Legislatura, y miembro del Comité Ejecutivo Nacional y del Comité central de este partido.

En 2006 Rincón Gallardo fue ratificado al frente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, cargo al que lo había invitado el expresidente Vicente Fox Quesada.

Se desempeñó también como presidente de la Delegación Oficial de México en la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, así como de la Comisión Ciudadana de Estudios contra la Discriminación.

Fue articulista en el periódico Excélsior y en Notimex, así como comentarista en el programa radiofónico Imagen y asesor en la construcción de la propuesta oficial para la Convención de las Naciones Unidas a favor de las Personas con Discapacidad.

Dictó conferencias en diversas universidades e instituciones nacionales y del extranjero; fue fundador del Centro de Estudios para la Reforma del Estado, en donde ocupaba el cargo de director general, y publicó el libro A contracorriente.

Del 31 de julio de 1968 al 22 de diciembre de 1971 fue preso político y obtuvo su libertad bajo palabra.

A Rincón Gallardo, quien nació en el Distrito Federal el 15 de mayo de 1939 y realizó estudios de Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, le sobreviven su esposa y tres hijos, así como siete nietos.

Iluminemos México

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Hoy, millones de mexicanos en el Distrito Federal y distintos puntos del país unirán su voz y sus pasos para poner las cosas en claro: han ido y venido políticos, campañas electorales y promesas; y, junto con esto, también hemos visto cómo los índices delictivos van en ascenso y cómo las autoridades se van haciendo chiquitas ante ello.

Ese será el contenido del grito de los ciudadanos que se expresen en la manifestación a realizarse esta noche. Iluminemos México es el nombre de esta denuncia ciudadana ante la inseguridad que se ha vuelto parte del aire que respiramos en todo el país.

Iluminemos México no es una campaña en pro de algún partido político. Es al contrario, la suma de la fuerza de todos los que los colocamos ahí, en ese perseguido hueso, escaño o puesto, a quienes dicen servir a nosotros, protegernos y que no han dado lo prometido. Es una exigencia con el fin de que se pongan la camiseta del lado que les corresponde.

Razones para dar una nueva luz a nuestro país sobran:

Iluminemos México, porque apenas el jueves pasado fueron más de 30 los ejecutados en nuestro país en un solo día, y que se suman a las dos mil 900 personas asesinadas en nuestro territorio en lo que va del año.

Iluminemos México, porque lejos del temor de perder nuestras pertenencias, está, y se incrementa, el temor de perder nuestra libertad y, peor aún, la vida.

Iluminemos México, porque aquella imagen que nuestro país presumía en el mundo, aquel concepto de solidaridad, hermandad y acervo histórico, está siendo rebasada por la imagen de la delincuencia. Apenas esta semana supimos que las embajadas del Reino Unido, Suiza, Estados Unidos y Japón alertan a sus ciudadanos sobre los peligros que constituye una visita a nuestro país. Peor aún, hacen referencia a que las autoridades mexicanas —policías y jefes de comando— están coludidas con las organizaciones delictivas.

Iluminemos México, porque también hace falta que hagamos nuestra parte: según cifras del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad, apenas 12% de los delitos que se comenten en nuestro país son denunciados y, si a esto le sumamos la burocracia por la que deben pasar estas denuncias antes de dar resultados, la cifra de casos resueltos se reduce aún más.

Iluminemos México, porque no seremos únicamente quienes nos concentremos en el Paseo de la Reforma los que gritemos en silencio: ciudades como Guadalajara, Monterrey, Tijuana, Mexicali, Aguascalientes, Ensenada, Cabo San Lucas, Culiacán, Ciudad del Carmen, Xalapa, Tapachula, Saltillo, Toluca, Celaya, Iguala, Pachuca, Morelia, Cuernavaca, Cancún, Tulum, Oaxaca y Tepic, se han unido al llamado y lo harán desde su trinchera.

Iluminemos México, porque también los ciudadanos mexicanos que radican fuera de nuestro país se unirán a las voces de aquellos que los han recibido en otras partes del mundo. Así, ciudades como Madrid, Houston, Chicago, Tel Aviv, Varsovia y Londres, también harán una labor de solidaridad.

Porque esta vez no se trata de reflectores apuntando a alguien en especial, se trata de un uno solo apuntando a nuestro país que nos diga que somos mayoría y la unión de fuerzas es lo único que puede hacer que regrese la tranquilidad y la calma.

Si salir a las calles a exigir ese derecho nuestro hace que los oídos que tengan que escucharnos finalmente hagan su trabajo, pues entonces lo haremos las veces que sean necesarias…

Iluminemos México