noviembre 04, 2008

México ha perdido a mexicanos patriotas que trabajaron al servicio del Estado mexicano: Presidente Calderón


Martes, 4 de Noviembre de 2008

Hangar Presidencial

Señoras y señores de los medios de comunicación:

El día de hoy, al regresar de una gira de trabajo por el Estado de San Luis Potosí, perdió la vida el Secretario de Gobernación, el licenciado Juan Camilo Mouriño.

Acompañaban al Secretario de Gobernación el licenciado José Luis Santiago Vasconcelos, Miguel Monterrubio, Arcadio Echeverría, Norma Díaz, el capitán Julio César Ramírez Dávalos, el copiloto Álvaro Sánchez y la sobrecargo Gisel Carrillo, quienes también fueron colaboradores míos.

Desde aquí quiero expresar mi más sentido pésame a los familiares de las víctimas, mi apoyo absoluto en estos momentos tan difíciles; en especial a Mari Gely, a María, a Iván y a Juan Camilo, esposa e hijos del Secretario de Gobernación y a todos sus familiares.

Sus hijos deben saber que su padre trabajó hasta el último momento por heredarles un mejor país y un buen nombre.

México ha perdido a mexicanos patriotas que trabajaron al servicio del Estado mexicano; mexicanas y mexicanos que con su trabajo diario e incansable construían un mejor país para todos.

El Gobierno Federal a mi cargo, en coordinación con las instancias competentes, realizará todas las investigaciones necesarias, a fin de averiguar a fondo las causas que originaron esta tragedia.

Mientras tanto nos atenderemos a la información que vaya surgiendo de las pesquisas correspondientes.

En especial quiero referirme a Juan Camilo Mouriño, quien, como ustedes saben, fue uno de mis más cercanos colaboradores y uno de mis mejores y más entrañables amigos.

Con su muerte México pierde a un gran mexicano: inteligente, leal, comprometido con sus ideales y con el país; honesto y trabajador.

Un hombre cuyo talento, tacto y capacidad estratégica y de diálogo permitió que México avanzara en muchas de las muy importantes reformas que se han implementando en el país y que hizo posible que el Gobierno avanzara en la consecución de sus objetivos para con los mexicanos.

Con Juan Camilo compartí a lo largo de muchos años de lucha el ideal de una Patria nueva, el ideal de un México distinto y mejor, el ideal de un México donde brillara la justicia, la democracia, la libertad, la seguridad, el respeto entre unos a otros, el respeto al medio ambiente.

Nunca dudamos en empeñar nuestras vidas para ver realizados nuestros sueños de ver engrandecida a nuestra Patria.

Su muerte me causa un enorme pesar, pero al mismo tiempo es para mí un motivo poderoso para pelear sin descanso, y ahora más que nunca por los ideales que compartimos.

Instruyo a mi equipo de trabajo a redoblar esfuerzos en la tarea cotidiana, a trabajar unidos y sin doblegarnos; a trabajar más intensamente cada día para lograr el México en el que creemos y en el que creyó el Secretario de Gobernación y su equipo.

A los mexicanos les pido que, además de sus plegarias, recuerden a Juan Camilo como un mexicano joven y comprometido, honesto, inteligente, que le aportó a México una gran entrega para transformar a nuestro país.

También pido a todos los mexicanos que ningún acontecimiento, por doloroso o difícil que sea, como por supuesto lo es éste, nos haga desfallecer en nuestro anhelo de tener un México mejor.

Estaremos informando a ustedes y a toda la Nación a medida en que avancen las investigaciones del caso, y en su momento haré saber a los mexicanos las decisiones de Gobierno correspondientes.

Muchas gracias.

"Realizaremos todas las investigaciones necesarias": Calderón

Visiblemente conmovido, el mandatario federal resaltó la labor del secretario de Gobernación, quien falleciera esta tarde, y comentó que fue “uno de mis mejores amigos". Felipe Calderón aseguró que se perdió "un gran mexicano”.

Ciudad de México.- El presidente Felipe Calderón, visiblemente conmovido, aseguró esta noche que su administración realizará “todas las investigaciones necesarias a fin de averiguar a fondo las causas que originaron el accidente”.

En el hangar presidencial, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, Calderón Hinojosa resaltó la labor del titular de Gobernación, “uno de mis más cercanos colaboradores y uno de mis mejores amigos”.

Con corbata oscura, voz entrecortada y los ojos rojos, el mandatario federal señaló que la noticia le causa “enorme pesar” y añadió que la muerte de Mouriño Terrazo es “un motivo poderoso para pelear sin descanso por los ideales que compartimos”.

Gana Obama elección

Redacción EL UNIVERSAL
El Universal
Ciudad de México
Martes 04 de noviembre de 2008


El candidato demócrata superó los 270 votos electorales que necesitaba para convertirse en el primer presidente afro americano en la historia de Estados Unidos

Barack Obama obtuvo esta noche la mayoría de los votos electorales necesarios para consagrarse como presidente de Estados Unidos por los próximos cuatro años.
De acuerdo con el conteo realizado por CNN, el candidato demócrata obtuvo los 297 votos necesarios 38 millones 82 mil 715 votos únicos con lo que superó al republicano, John McCain, quien obtuvo 35 millones 756 mil 618 votos únicos.

Obama logró 51% de las preferencias electorales, contra 48% de McCain.

Así el demócrata se convierte en el primer afro americano en convertirse en presidente de Estados Unidos al hacerse de estados clave como Ohio, Pensilvania, Illinois, Connecticut y Nueva Jersey.

Muere Mouriño en accidente aéreo

El desplome de la aeronave ocasionó una explosión que ha dejado al menos 8 muertos, 40 heridos y 20 vehículos incendiados

Por Grupo Reforma

Ciudad de México (4 de noviembre de 2008).- El Secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, y el ex titular de la SIEDO, José Luis Vasconcelos, fallecieron luego de que la avioneta en la que viajaban procedentes de San Luis Potosí se accidentó a las 18:36 horas en la calle Ferrocarril de Cuernavaca, en la Colonia Molino del Rey.


Mouriño viajó este día a San Luis Potosí a firmar con autoridades locales el Acuerdo Estatal para la Seguridad, la Justicia y la Legalidad.

Controladores aéreos del AICM informaron que la aeronave que se desplomó es un jet ejecutivo de la Secretaría de Gobernación, tipo Learjet, matrícula XC-VMC, con capacidad para 10 personas, que salió a las 18:10 horas de San Luis Potosí con dirección al Aeropuerto capitalino.

La aeronave ya tenía asignada la Pista 5 derecha del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, pero se accidentó a 12.75 kilómetros de llegar a la terminal.

La aeronave siniestrada fue utlizada en 2006 por el entonces Secretario de Gobernación, Carlos Abascal.

Por su parte, las autoridades capitalinas confirmaron que al menos ocho personas murieron tras el avionetazo en Lomas de Chapultepec, entre ellas el titular de la Segob, Juan Camilo Mouriño, y José Luis Santiago Vasconcelos, ex titular de la SIEDO.

Reportes preliminares señalan que al caer, la aeronave causó que al menos 20 autos se incendiaran en un estacionamiento ubicado en la calle de Pedregal y Ferrocarril de Cuernavaca, en la Colonia Molino del Rey.

Tras la explosión, las llamas alcanzaron algunos cables de alta tensión, por lo que la zona se encuentra sin energía eléctrica.

En el lugar se encuentra personal del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) y de la Cruz Roja atendiendo a personas que sufrieron quemaduras, aunque no se ha determinado cuántas son.

De acuerdo con el Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, al menos cinco personas lesionadas de gravedad han sido trasladadas a los hospitales más cercanos.

Señaló que la mayoría de lesionados fueron transeúntes y tripulantes de los autos incendiados.

Alrededor de 60 bomberos han formado un cerco para sofocar el fuego y evitar daños a los curiosos, además, 60 elementos de la AFI llegaron al lugar y están en espera de recibir instrucciones del Procurador para realizar las indagatorias.

Con información de Ricardo Rivera y Sergio Fimbres

Muere Mouriño en accidente aéreo

Viajaba Mouriño en avión que se desplomó
Redacción
El Universal
Ciudad de México
Martes 04 de noviembre de 2008


Confirman autoridades del Aeropuerto de San Luis Potosí que en el avión viajaba el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño

El secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, viajaba en el avión que se estrelló en Periférico, en la ciudad de México, confirmaron autoridades del Aeropuerto de San Luis Potosí.

Además viajaban José Luis Santiago Vasconcelos, funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública.

---------------

Presumen que aeronave pudo tener falla en el aire

Julián Sánchez
El Universal
Ciudad de México
Martes 04 de noviembre de 2008

El capital Leonardo Sánchez Herrera, vocero de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México Leonardo Sánchez Herrera, señaló que la zona donde se estrelló el avión es parte del corredor de entrada a la ciudad de México de las aeronaves

El avión bimotor Lear Jet-45 con matrícula XAVMC, que se estrelló en Paseo de la Reforma, pudo haber tenido una falla desde el aire, aunque deben realizarse las investigaciones pertinentes para precisar las causas, señaló el capital Leonardo Sánchez Herrera, vocero de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA).

Entrevistado vía telefónica, Sánchez Herrera, señaló que la zona donde se estrelló el avión es parte del corredor de entrada a la ciudad de México de las aeronaves.

Explicó que esta entrada se genera para aterrizajes en las llamadas pistas 05 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la cual inicia a la altura del aeropuerto de Atizapán.

Ahí, continuó, se inicia el procedimiento de aproximación y aterrizaje. Se va sobrevolando muy por encima del Periférico, se pasa por encima, por así decirlo, de la Fuente de Petróleos Mexicanos y luego se vira a la izquierda a la altura del edificio del World Trade Center para aterrizar en el Aeropuerto Internacional.

Leonardo Sánchez, comentó que los Lear Jet-45, son aeronaves muy confiables, aunque destacó que las máquinas no tienen palabra de honor, por lo que de acuerdo con los testimonios hasta ahora vertidos respecto a que "se vio como que cayó una bola de fuego", es posible que tuvo una falla muy grande.

Expuso que de haberle fallado un motor, se pudo haber utilizado el segundo, por lo que señaló, enfatizando en que las investigaciones dirán que sucedió realmente, la falla pudo haberse generado en el aire.

A esto agregó, que quienes tripulan esas aeronaves, son gente experimentada, por lo que habrá que esperar más información, insistió.

Por otro lado, señaló que es necesaria la construcción de un aeropuerto fuera de la Ciudad de México, a lo cual se le ha estado dando largas por cuestiones políticas.

Muertos vivos en un spot de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional lanzó un spot con estética de película de terror, en el que zombis representan a personas que son detenidas por parecer terroristas. El film, que fue dirigido por DarkFibre Films, cuenta con varios recursos del género como la oscuridad de la imagen y la tensión en la música.



El gobierno de Gran Bretaña lanzó un proyecto de ley que propone arrestar por 42 días a cualquier ciudadano que levante sospecha de ser terrorista, aunque no posea antecedentes penales. Frente a esto, Amnistia Internacional respondió con un spot viral, que fue creado por la agencia británica Stink, protagonizado por docenas de personas que caminan como si fueran zombis.

En Sleepwalking se puede ver como estos muertos vivos deambulan por las calles de una oscura ciudad en dirección a una prisión, en la que se encierran cada uno en una celda, destinados a perder 42 días de sus vidas.

Los actores no fueron maquillados como zombis, sino que hacen referencia a ellos imitando sus movimientos: mirada perdida, pasos lentos pero torpes, manos casi inmóviles y la quijada trabada.

Como en muchas películas del género, en el spot dirigido por DarkFibre Films, puede verse una gran presencia de luces intermitentes que resaltan la falta de movimiento de los cuerpos. A su vez, la banda de sonido, compuesta por un sonido constante, juega un papel fundamental en la ambientación.

El spot concluye con la locución del actor Christopher Eccleston, que trabajó en películas de terror como 28 Days Later y en la serie Doctor Who, que dice “No dejes que ataquen nuestros derechos. No caminemos dormidos”.

Más allá de la creación del aviso, Amnistía Internacional desarrolló una marcha en la que los ciudadanos de Londres caminaron vestidos en pijamas a plena luz de la luna.

No es la primera vez que Amnistía International trata un problema de forma directa y violenta con un spot, a principios de este año lanzó Waterboarding, film en el que podía verse como una persona era torturada a través de la ingesta de agua.

Ficha técnica
Cliente: Amnistia Internacional
Agencia: Stink
Directores: DarkFibre
Director creativo: Blake Powell
Productora: Stink
Productor: Anna Smith
Música: The Orb
Post-Producción: The Moving Picture Company

Paco Calderón

Hoy se hace historia

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Las teorías de la conspiración no se materializaron –es decir, no hubo un catastrófico atentado terrorista ni un tirador solitario disparó contra Obama ni ocurrió otro cataclismo artificial que el derrumbe de las Bolsas, la quiebra de los bancos y el desplome de la economía real— de manera que el primer candidato afroamericano a la presidencia en la historia de Estados Unidos (de América) está a punto de ganar las elecciones.

Hoy es una jornada histórica, o sea. Trascendente de verdad, quiero decir, no como esos partidos de futbol “del siglo” que tienen lugar cada quince días y esos acontecimientos que la prensa magnifica para suministrarnos la dosis de sensacionalismo que requerimos los hastiados consumidores de la modernidad. Algo tiene Obama, algo hay en su discurso, algo trasmite que, de pronto, encarna muy sólidamente los sueños de un futuro mejor. Su exuberante verbo trasmite grandeza ahí donde tantos otros líderes políticos no logran siquiera comunicar claramente sus ideas y sus proyectos. Colocados frente a tan colosal competidor, sus adversarios del campo republicano no han tenido otro remedio que recurrir a las bajezas, las descalificaciones personales, las calumnias y la vulgaridad de una politicastra advenediza, esa insufrible señora Palin que viene siendo una especie de Martita, pero en inglés (y, eso sí, menos llorona).

Hasta ahí, los recursos de John McCain y la lastimosa renuncia a su elegancia de siempre. Es probable, entonces, que una auténtica marea azul cubra hoy el territorio de los USA y que renazca, entre las cenizas de la debacle económica, una esperanza universal de orden y justicia, en oposición al abusivo unilateralismo del Hijo de Bush. Sin embargo, las cuentas que deja el peor presidente que ha tenido nuestro vecino del norte las habremos de seguir pagando todos y por mucho tiempo. No lo tendrá nada fácil, Obama. Ojalá que le alcance el crédito y que no se le termine muy pronto la luna de miel.

El efecto Oprah

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Hoy es el día, y aunque aún no sabemos si de John o de Barack (aunque, a decir de las encuestas, este último tendría que ser el ganador indiscutible), pero lo que ya podemos asegurar y, en este caso, tatuarlo en oro, es el poder que la new media tuvo en este proceso. Y es que, entre todo el boom de información que este episodio gringo arrojó desde que se inició, Hollywood —palabra con la que resumimos al showbiz y demás elementos mediáticos— no fue la excepción. Actores, directores e incluso estudios cinematográficos mostraron su apoyo hacia algún candidato, demócrata o republicano. Aunque no siempre fue así.

Durante muchos años la industria cinematográfica era llamada un “nudo de izquierdistas”. Después de 1929 y posteriormente a la gran depresión, Hollywood se llenó de antifascistas que causaron muchas críticas y señalamientos durante la década de los 50; el senador Joseph McCarthy fue uno de los principales enemigos de este tipo de activismo. Los años pasaron y, con el gobierno de Richard Nixon, en suma a su postura sobre Vietnam, la gente de Hollywood volvió a tomar la palabra para expresar su desacuerdo y la mejor forma de hacerlo era con la filmación de películas temáticas que expresaban el discurso que ellos apoyaban. Entonces, quienes formaban parte de la industria del entretenimiento, mostraban sus inclinaciones políticas a través del trabajo que realizaban.

Pero el tiempo pasó y la gente que goza del reconocimiento del público por su trabajo en los escenarios se atreve a mostrar su postura. Muchas celebridades, como Susan Sarandon, Samuel L. Jackson, Cuba Gooding Jr., Will Smith, Jamie Foxx, Chris Rock, Sidney Poitiers, Morgan Freeman, Edward Norton, Halle Berry, Tom Hanks y George Clooney apoyaron abiertamente a Barak Obama. De hecho, se sabe que durante la precampaña del senador de Illinois se recibieron poco más de 2.2 millones de dólares como donativo proveniente de gente vinculada a la televisión. Sin dejar a un lado, porque es imposible, a la segunda mujer más poderosa de Estados Unidos según la revista Forbes, Oprah Winfrey. Quien, hace unos meses, cuando la precampaña estaba al máximo, recibió en su casa a múltiples celebridades y público en general que pagó la cantidad de dos mil 300 dólares cada uno, para poder codearse con estas celebridades, dinero que se fue directo a la campaña de Obama.

Pero este efecto mediático no se limitó a lo que el dinero de Hollywood pudo hacer. Mucho más sólido es que lo hicieron las cabezas que están detrás de esta industria tan similar, en su naturaleza, a la política. Tal como ayer lo comentaba Ciro Gómez Leyva en su columna de Milenio, la precisión con que fue armada la campaña de Obama puede comenzar a estudiarse desde esos detalles que le dan el “toque” a sus discursos y ellos lo justifican como “símbolo de sus aspiraciones”, pero que no son sino recursos mediáticos propios de una campaña publicitaria como cualquier otra que, en este caso, tratándose del futuro presidente de Estados Unidos, se humanizan más porque se habla de lo que ellos llaman América y su Libertad, dos de las palabras favoritas de los estadunidenses.

Desde los escándalos de Sarah Palin que pintaron de amarillo los encabezados de los diarios hasta el uso de herramientas tan de nuestros tiempos como YouTube o Facebook, este proceso electoral se nutrió de todos los elementos que la industria del entretenimiento provee. Fue justo eso lo que orilló al equipo de campaña de McCain a fraguar un golpe final para cerrar. Apenas el sábado pasado, el candidato republicano apareció en Saturday Night Live, uno de los programas de más tradición en Estados Unidos, ironizando su falta de presupuesto para comprar espacios televisivos, algo que Obama sí pudo pagar. Algunos dicen que esto puede sumarle adeptos, los últimos a estas alturas, aunque otros dudan de que lo que pueda sumar sea significativo. Lo cercano que se sienten los ciudadanos al ver cómo se burla de sí mismo un candidato es el resultado de un movimiento preciso basado en los principios del marketing.

La de hoy es una batalla que, antes de terminar y dar el nombre del futuro presidente de Estados Unidos, le reconoce tácitamente a la new media su papel. Porque, para aquellos que la política resulta aburrida, si deciden ir a las urnas, lo harán pensando en Scarlett Johansson cantando: “Yes we can”, canción que usa el lema de campaña de Obama y que debe ser la misma frase que los publicistas de cada campaña deben entonar, porque esta vez ellos tuvieron el poder…

De Abraham Lincoln a Barack Obama

Juan María Alponte
México y el mundo
El Universal

Escribo este artículo en la amanecida del domingo, es decir, días antes de las elecciones. Aparecerá el martes, día de la votación presidencial. Cuando publiqué mi libro Los liberadores de la conciencia (biografías de Lincoln, Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela) coloqué en el primer capítulo a Lincoln. Nació en Kentucky en 1809. Fue contemporáneo de Benito Juárez (1806) y, como el zapoteca, nació en la pobreza.

Trabajó en lo que pudo y por la escuela apenas. Aprendió a leer y a escribir en una parroquia católica —recuerda, memoria del hombre de bien, a ese maestro, Caleb Hazle— y se batió en las fronteras del Oeste contra los indios. En Illinois sería elegido, en 1846, para la Cámara de Representantes y, lleno de libros y su cabeza llena de leyes, lo admitieron en la abogacía. Su debate histórico con Douglas lo convertiría en una personalidad nacional en la lucha contra la esclavitud. Al ser elegido para la Cámara de Representantes dijo: “No soy miembro de ninguna confesión cristiana”. En 1860, al ser elegido presidente, interrogado si pertenecía a una religión, contestó: None, “ninguna”. Uno de sus libros clave, no obstante, fue la Biblia, y el 1 de enero de 1863 firmó la ley que terminaba con la esclavitud. El 14 de abril de 1865 fue asesinado en el Ford Theater de Wa-shington cuando asistía, con su esposa, a la representación de una comedia: Our american cousin. Su hijo, que acababa de llegar de los frentes de la Guerra de Secesión, prefirió, aquel día, estar con su novia.

La noche anterior, en reunión con sus colaboradores, Lincoln contó un sueño: “Me desperté sobresaltado al escuchar sollozos. Me levanté y recorrí los salones y siempre el llanto. Finalmente llegué a una sala donde la gente lloraba en torno de un féretro. Pregunté. Me confesaron que velaban al presidente”. Su esposa, Mary Todd, le dijo: “Es horrible”. Lincoln añadió: “Mujer, es sólo un sueño”. Su asesino, el actor John Wilkes Booth, era un racista que no admitía el fin de la esclavitud.

Barack Obama, de 47 años —los acaba de cumplir en agosto— no desciende de los esclavos negros libertados por Lincoln, sino de un negro africano de Kenya: Barack Hussein Obama. Los pastores anglicanos lo enviaron a estudiar a Nairobi y después a Hawaii. Allí, bajo el sol, encontró a una blanca pura, Ann Dunham. Se casaron. Le dio un hijo: Barack Obama. El hombre desapareció y ella se casó con un indonesio y vivió con él en Yakarta. Una vida insólita, lenguas y religiones cruzadas. Traspasado por la complejidad de la existencia, regresado a Estados Unidos, Barack Obama viviría la batalla de Martin Luther King por los derechos civiles de los negros. Luther King fue asesinado como sus dos leales defensores: John F. Kennedy y Robert Kennedy. Después, en la Universidad de Columbia, Obama se graduó, Magna Cum Laude, en Ciencias Políticas, y en 1991 en Harvard terminó la carrera de Derecho. En Chicago vivió las batallas de la negritud y se casó, el mestizo, con una negra de brillante educación universitaria. Inserta, también, en la esperanza de un país nuevo en el que los dos periodos de Bush han transportado la política a la prehistoria. Barack Obama es votado como esperanza universal por una gran mayoría del mundo.

El día que el senador de Illinois (la tierra que hizo de Lincoln el presidente número 16 de EU) presentó su candidatura a la Presidencia este articulista votó por él como un deber de mi memoria lincolniana. Su apuesta por el cambio, en un país cruzado por gigantescos intereses y una crisis económica universal, revela en qué medida Obama, como Lincoln en su día, representa una opción civilizada y creadora. El futuro es inmensamente complejo y Estados Unidos es un poder real que tiene que asumir una nueva edad. La difícil biografía de Obama representa ese viento, esa esperanza, ese dilema. Nos pertenece. Hoy, día de votar.

Tormenta perfecta y derrota

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

En este mundo los santos son de mentira y los demonios de verdad. Florestán

Washington, D.C. El mundo se preparar a presenciar hoy la mayor paliza política que el pueblo de Estados Unidos haya propinado al Partido Republicano, lo que también es una sanción social al presidente George W. Bush, al que no pudo derrotar en 2000 ni en 2004, pero ahora lo hará en este 2008, cuando con sus votos saquen a los suyos de la Casa Blanca y tomen un amplio control del Congreso.

Los votos de hoy van a ser la respuesta mayoritaria del votante a los estragos de la gestión Bush, que deja como legado la peor crisis financiera de que haya memoria, terroríficas cuentas fiscales en las que el común denominador es el déficit en todas sus expresiones; dos guerras en marcha, apuntando a derrota, y el más bajo nivel de calificación personal de que haya registro.

La suma de todos estos pasivos, más la selección de un mal candidato que nunca levantó, lleva seis semanas debajo de su oponente en todas las encuestas y una peor aspirante a la vicepresidencia, arrojará el resultado que todos adelantan, cuando hoy no se ve cómo John McCain pueda ganar estas elecciones a las que llega con una desventaja aparentemente irremontable.

McCain fue un mal candidato, entre otras cosas porque nunca pudo desmarcarse de la crisis y del desprestigio de Bush, fue incapaz de construir un discurso para crear una esperanza en este desolador panorama. Su incapacidad para comunicar, crear emociones fue tan patética como la de Bush para gobernar un imperio en crisis, hoy en el ocaso, que tiene su principal oponente en la mayoría de un pueblo que, incrédulo, ve hasta dónde los ha arrastrado, y de un mundo que los mira con rencor por el desastre financiero, y con odio desde los solares del islamismo.

Duro quehacer éste de la reconstrucción de una nación y su prestigio, que tendrá como tarea el nuevo presidente de este país a la búsqueda de recuperar el orgullo interno y el respeto externo.

Retales

1. ENVIADO. El diputado por el PAN Diódoro Carrasco participa aquí en un seminario de la Fundación Internacional de Sistemas Electorales. Lo hace como presidente de la Comisión de Gobernación de la Cámara;

2. ENCUENTRO. El embajador Arturo Sarukhán coincidió el domingo en un restaurante con uno de sus antecesores, Jorge Montaño, que viene, con Leo Zuckerman, como analista de Noticieros Televisa; y

3. INNOMBRABLE. Cruzó el jardín frente a la Casa Blanca enfundado en el jersey con el número 7 de los Acereros de Pittsburgh, dejando ver en los dorsales el nombre del mariscal y estrella de esa escuadra, Roethlisberger. Luego, el senador Federico Döring confirmó que se iba al encuentro, anoche, de sus Acereros con los Pieles Rojas de Washington. Y se fue tan contento, con su jersey número 7.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Obama, McCain, México

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Hoy Barack Obama se puede convertir en el primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos en llegar a la Casa Blanca o John McCain podrá demostrar que la gestión peor evaluada de un presidente en la historia contemporánea de su país puede ser superada electoralmente desde esa misma plataforma ideológica. Tampoco nos engañemos: a la hora de las propuestas, de adelantar qué harán de llegar a la Casa Blanca, tanto Obama como McCain no se han apartado demasiado de las agendas tradicionales de sus electores. El demócrata ha apostado a la esperanza y ha tenido, en la crisis financiera, administrada con terrible ineptitud por el gobierno de George Bush, un aliado notable, mientras que McCain ha necesitado recurrir más al miedo con respecto al futuro que a las transformaciones que pudiera realizar en caso de ser elegido.

Los dos, además, han optado por su electorado seguro a la hora de elegir candidatos para la vicepresidencia: Sarah Palin representa las corrientes más conservadoras de su partido que no se encuentran a gusto con McCain, y Joe Biden es un fiel exponente de lo más tradicional del Partido Demócrata, con una larga carrera en el Senado. Ambos buscaron compensar con esas designaciones las limitaciones exhibidas en campaña: poca experiencia uno, demasiada edad el otro.

Creo que el mundo será mejor si resulta electo Barack Obama y Estados Unidos podrá establecer una nueva relación con la comunidad de naciones y quizá con consigo mismo. Pero Obama, también, es un enigma: no sabemos exactamente con quién gobernará, cómo lo va a hacer y cuáles serán sus decisiones de fondo, la de los primeros 100 días que buscarán marcar su mandato. Me imagino que, en el caso de ganar la elección, Obama deberá tomar muchas enseñanzas de lo que ocurrió con Clinton en sus primeros dos años: un establishment que estaba bastante lejos del control del ex gobernador de Arkansas y de su equipo y que tuvo que moverse hacia el centro luego de varios descalabros políticos, con un aparato de poder dedicado casi exclusivamente a tratar de desbarrancar su gestión. Viniendo de mundos completamente diferentes, no fue distinto lo que tuvieron que soportar en su momento John Kennedy o Jimmy Carter.

Obama llegaría con más expectativas que sus antecesores, pero también con desafíos mucho más grandes: Bush padre le entregó a Clinton una economía con problemas coyunturales pero que tenía, en sí misma, las bases para el crecimiento que se dio en la siguiente década. Obama llegaría en medio de la mayor crisis financiera y económica de su país desde los años 30, con el mayor déficit de la historia de EU, debilitado por una guerra en Irak que se ha convertido en un conflicto en el que ese país no puede salir inmediatamente, mas tampoco quedarse; con las amenazas terroristas de Al-Qaeda a flor de piel, y con un país que ha sido sistemáticamente llevado a la división interna, por las polarizaciones políticas. Pero la crisis es también oportunidad. Si es Obama el elegido tendrá que gobernar, sí, con la esperanza y la retórica, pero deberá reflejar eso en políticas públicas, pragmatismo y hacerlo desde el centro, porque cualquier otra estrategia lo llevaría al despeñadero. Por supuesto que no podrá apartarse de su base y deberá apoyarse en ella. Pero eso no es suficiente, sobre todo si no tiene la mayoría propia en las dos cámaras en el próximo Congreso, e incluso con ella, porque eso no le garantiza una mayoría realmente de él.

Y deberá definir, entre otras cosas, qué hacer con México. La diplomacia mexicana ha jugado bien en estas elecciones manteniendo un contacto fluido con ambos candidatos y sin apostar públicamente por ninguno. Pero Obama no conoce México ni tiene una clara idea de la relación de Estados Unidos con este país: quizá la haya adquirido en la campaña, pero, si es así, no lo ha demostrado. Probablemente el dato más preocupante (aunque también esa fue una posición de Clinton en 92, que revisó radicalmente al llegar a la Casa Blanca) es su decisión de reconsiderar el Tratado de Libre Comercio con México y Canadá, haciéndose eco de las posiciones más conservadoras de grupos sindicales y empresariales. Sería un grave error, no porque no haya capítulos que deberían analizarse en el TLC a 15 años de su implementación, incluso porque no sería nada errado profundizarlo, pero intentar darle marcha atrás va a iniciar una avalancha que será finalmente imposible de contener. No creo que Obama, si llega al poder, implemente una decisión de esas características y creo que, incluso por una cuestión generacional, podrá comunicarse bien con un presidente como Felipe Calderón. Pero no deja todo ello de ser una especulación porque no sabemos con suficiente certidumbre hacia dónde se dirigiría.

En todo caso todo se deberá articular en torno a la seguridad y a partir de ella la sociedad comercial real que puede hacer regresar a EU la competitividad perdida en muchos ámbitos. La pregunta es si nosotros como país estamos en condiciones de jugar esa carta y hacerla valer en toda su magnitud, porque realizarlo a medias no servirá para nada.

Pero, ¿podría ganar McCain y qué pasaría con la relación con México? Si vamos a las encuestas parece casi imposible, pero recordemos que la estadunidense es una elección indirecta, se eligen delegados para un colegio electoral que no necesariamente refleja los números del voto popular: Gore le ganó a Bush por 300 mil sufragios y perdió la Casa Blanca. McCain conoce más y mejor a México, es de un estado fronterizo y tuvo buenas iniciativas bilaterales en el pasado. Sin embargo, para hacerse de la candidatura, tuvo que cambiar buena parte de su discurso y sus propuestas, volverlas más conservadoras y antiinmigrantes. Se ganaría en libre comercio, se perdería en migración. Con él, tampoco nada estaría seguro. En otras palabras, la relación México-EU está por redescubrirse.

El nuevo orden mundial

Macario Schettino
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
El Universal

La crisis financiera de las últimas semanas ha producido una gran discusión acerca de cómo se debe manejar la economía

La mundial y la de cada nación. Hasta el momento, no es una discusión ordenada, sino una explosión de comentarios, muchos de ellos sin fundamento, como reacción a algo que resultó sorpresivo para muchos, por razones extrañas.

Ya aquí mismo, desde hace ocho años, dábamos seguimiento a los desequilibrios profundos de la economía estadounidenses, en particular al endeudamiento de los hogares y al gran déficit en cuenta corriente. Si acaso, lo único novedoso en las últimas semanas es confirmar que las agencias calificadoras cometen errores y que las instituciones financieras pierden la razón. Y esto, de novedoso, no tiene nada.

De cualquier forma, se ha llamado a una cumbre el 15 de noviembre en Estados Unidos. Y hay quienes creen que este foro puede ser el origen de un nuevo acuerdo tipo Bretton Woods. Por si ya no se acuerda de ese nombre, se trata de un balneario de montaña en Estados Unidos donde se acordaron las bases del sistema financiero después de la Segunda Guerra Mundial. Esencialmente, se trató de un acuerdo acerca de cómo manejar las divisas, y de la creación de tres organismos internacionales que ayudarían a evitar los problemas económicos ocurridos después de la Primera Guerra y que fueron relevantes en el inicio de la Segunda.

En cuanto al sistema monetario mundial, el acuerdo consistió en una variante del patrón oro impuesto por Inglaterra en el último cuarto del siglo XIX. El patrón oro consiste en que todas las monedas tengan un cierto valor con respecto al oro, que depende de las reservas que tengan los bancos centrales de este metal. Fue muy útil para mantener estabilidad en precios y facilitar el comercio internacional, cuando el mundo era mucho más pequeño que ahora. Para el fin de la Segunda Guerra, esto ya no tenía ningún sentido (de hecho, dejó de funcionar al inicio de la Primera). El sistema de Bretton Woods consistía en que sólo el dólar tenía una relación directa con el oro, mientras que el resto de las monedas mantenía una relación estable con el dólar. Es casi lo mismo, pero la asimetría entre el dólar y el resto de las divisas le daba a Estados Unidos una gran ventaja. Ventaja que tenía por ser el país más poderoso del mundo en ese momento, y ventaja que le ha permitido hoy sortear la inmensa crisis financiera de una manera que ningún otro país podría haber hecho (se revalúo el dólar, por ejemplo).

En cuanto a las tres instituciones financieras que se crearon, una era para evitar crisis inflacionarias y de balanza de pagos que pudieran extenderse (el Fondo Monetario Internacional); otra para promover el desarrollo (el Banco de Reconstrucción, ahora llamado Banco Mundial), y la tercera era para promover el comercio internacional (la Organización Internacional de Comercio, que nunca se creó, porque América Latina se opuso). En lugar de esta tercera, Estados Unidos creó el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT), que finalmente se ha transformado en Organización Mundial de Comercio (OMC).

Bueno, pues de ese acuerdo de Bretton Woods siguen vigentes los organismos internacionales, con mayor o menor eficiencia, pero no el sistema monetario. Éste desapareció en agosto de 1971, cuando Estados Unidos debió derrumbarlo porque no tenía la capacidad de mantener el valor del dólar con relación al oro. Dicho más fácil, habían producido más dólares de los que podían respaldar con sus reservas. A la caída de este sistema siguió el alza del petróleo, de origen diferente, pero cuya combinación llevó a que la segunda mitad de los años 70 fuesen muy malos: contracción económica con inflación. Y fue esa mala situación económica la que motivó a los electores en los países importantes para elegir gobiernos con una visión muy diferente de la economía. Es decir, los votantes en Estados Unidos e Inglaterra decidieron castigar a los gobiernos que habían producido esa mala situación económica.

Es muy importante recordar esto porque acá en América Latina, o específicamente en México, acostumbramos no ver lo que pasó afuera e imaginar que todo lo que nos pasa es resultado de las conspiraciones del imperialismo y las grandes corporaciones, que quieren abusar de nosotros. El mundo es más complicado que eso.

Entonces, permítame dejar en este momento muy claro este proceso. Al término de la Segunda Guerra, Estados Unidos, como ganador principal, creó un sistema financiero mundial que le daba ventajas. Ese sistema, sin embargo, resultó muy útil para todos, porque logramos crecer, con baja inflación, por muchos años. Sin embargo, algo se hizo mal porque para inicios de los 70 ya no pudo sostenerse. La caída de ese acuerdo, sumada al asunto petrolero, provocará que sean los mismos ciudadanos los que decidan cambiar la orientación de sus gobiernos, de sus naciones, que por ser las más poderosas también determinan la orientación mundial.

Y a esa nueva orientación es a la que se le llama “neoliberalismo”, así nomás, con la simpleza propia de quien explica todo con complós. Vamos a buscar explicaciones un poco más profundas en los próximos días, en el camino de esa cumbre del 15 de noviembre… a ver si se necesita un nuevo orden mundial y cómo debería ser.

Censores plus

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Ya era bastante con las restricciones a la libertad de expresión que consagró constitucionalmente la reforma electoral del año pasado. Ahora tenemos también jueces que leen de más en esas restricciones y las multiplican con sus fallos.

A las censuras consagradas en la Constitución añaden su disposición a censurar más con interpretaciones creativas. Se vuelven censores plus.

Ya incurrió en eso el IFE que en lugar de desestimar salomónicamente unas demagógicas quejas de los partidos, las oyó y acabó multando a todos para emparejar los cartones de su imparcialidad.

Ahora el Tribunal Electoral ha impuesto multas a PAN, PRI y PVEM por un anuncio hecho y pagado ¡por el Consejo Coordinador Empresarial!

La sentencia imputa a estos partidos haberse quedado impávidos ante un anuncio que les beneficiaba, pues sólo atacaba al PRD.

Los magistrados del tribunal votaron unánimemente contra la impavidez de los partidos. Les pareció omisión culpable, un delito por indiferencia, no manifestarse contra algo que les beneficiaba a ellos y perjudicaba a otros.

La unanimidad del voto otorgado por el tribunal en esta materia es preocupante. En los mejores tribunales puede engendrarse una ponencia errática, nacida en alguna noche de indigestión kelseniana.

Ya se sabe que el derecho puro tiene algo de teología, cualquiera puede precipitarse por sus sublimes acantilados. Pudo haber sido el caso del ponente que encontró culpables a unos partidos políticos por los ilícitos de una organización empresarial.

Pero que los ministros hayan votado unánimemente este traslado de culpa indica que comparten la tentación por el acantilado y que van a visitarlo de nuevo en el futuro.

La presidenta del tribunal ha sugerido que así será al decir que, dada la nueva ley, el tribunal tiene que discutir estos temas de libertad de expresión “y otros que son de vanguardia en la vida político-electoral del país y del mundo”.

O sea que el asunto seguirá con nosotros en el futuro y el criterio del tribunal, probablemente, también.

Repito aquí sobre el tribunal lo que escribí antes a propósito del IFE: no hay que leer de más la ley ni escuchar de más a los querellantes, que no son ciudadanos indefensos en busca de justicia, sino entidades políticas, por oficio parciales en la exigencia de sus derechos y la restricción de los de los otros.

***

Coda: El aforismo, forma superior del arterioesclerismo.

Bejarano

Martín Moreno
Archivos del poder
Excélsior

El 19 de agosto pasado, adelantamos en estos Archivos del Poder que se preparaba el nacimiento del nuevo partido político de Andrés Manuel López Obrador. Citamos:

“Se llamaría, como primera opción, el Partido de la Esperanza. Para ello, en breve, el principal operador político de AMLO, el ex presidiario René Bejarano, saldrá de las sombras con el fin de aparecer a la luz pública y encabezar, en todo el país, el Movimiento Nacional por la Esperanza, que significaría la base social y electoral del partido que apoyaría a López Obrador para la próxima presidencial.”

Hoy, lo publicado en esa columna se ha cumplido: Bejarano regresa a la política abierta aunque, hay que aclararlo, en realidad nunca se ha ido. Siempre ha estado allí, operando en la penumbra, detrás del telón, convirtiéndose en un moderno Fouché, cuyo método de sobrevivencia ha guiado la actuación de Bejarano: “Mueve los hilos de la política con movimientos silenciosos e inapreciables a simple vista”.

Bejarano vuelve a los reflectores con todo su caudal de desprestigio y su imagen que evoca a la corrupción y a los manejos oscuros entre ese binomio tan poderoso como aniquilante: poder y dinero. Sí, con todo ello, pero también con su innegable astucia política y su absoluto control sobre una amplia red de organizaciones y fuerzas políticas en el Distrito Federal, a través de su movimiento Izquierda Democrática, liderada al alimón con la esposa, Dolores Padierna.

Sí, el mismo Bejarano a quien todos vimos guardándose, ambicioso, sin pudor, fajos de billetes hasta en los calcetines, dinero que le entregaba otro corrupto certificado: Carlos Ahumada. Pero también es el mismo que hoy controla a jefes delegacionales, diputados federales y locales, dirigentes de ambulantes y tribus como el Frente Popular Francisco Villa. Su poderío no está a discusión.

Por eso, durante los días aciagos de la pasada elección presidencial y harto por la inoperancia de su primer círculo, AMLO suspiraba y solía decir: “Ojalá estuviera él”, refiriéndose al “profesor René”.

El domingo pasado, en Naucalpan, Bejarano proclamó:

“Estamos promoviendo el Movimiento Nacional por la Esperanza (MNE), convocando a formarlo el 30 de noviembre en el Monumento a la Revolución”.

La pregunta es: ¿asistirá Andrés, como le dicen sus cercanos, al ungimiento del nuevo movimiento de Bejarano? ¿Lo respaldará públicamente?

De momento, AMLO tal vez se mantendrá a distancia, aunque vale aclarar lo siguiente: el MNE está proyectado para ser la base social-electoral del nuevo partido político que apoyará a AMLO en 2012, siempre y cuando el grupo rival, Los Chuchos, mantuvieran el control del PRD y tuvieran la fuerza suficiente para postular a un candidato que no fuera el tabasqueño.

Pero si AMLO y compañía se hacen de nuevo del manejo absoluto del PRD, entonces la opción B (El Partido de la Esperanza) quedaría marginada y veríamos entonces a Andrés Manuel como candidato presidencial de los amarillos en la próxima contienda. Otra vez.

De momento, Los Chuchos —Ortega y Zambrano, Carlos Navarrete, Ruth Zavaleta y los hermanos Círigo y Arce— mantienen bajo control, a través de Nueva Izquierda, 70% del Congreso Nacional del PRD, 65% del Consejo partidista y la mayoría de la Cámara de Senadores y la de Diputados. Casi nada.

Por eso quieren mantener su hegemonía hasta 2010 —cosa que ya lograron— apuntalando al presidente interino, Guadalupe Acosta Naranjo, y así llegar con el aire suficiente para nombrar a su abanderado presidencial. También, desde nuestra columna del 19 de agosto, señalamos que los perredistas moderados quieren al ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, como su candidato a la Presidencia de la República.

“Si la ecuación de las cosas cambia, entonces hablaremos...”, nos dijo al respecto De la Fuente, hace algunos días, en nuestro noticiario en Reporte 98.5.

AMLO extraña a Bejarano. Personal y políticamente. Desprestigiado, sí, pero “el profesor” es eficiente, conocedor como pocos de los entretelones políticos del DF y, sobre todo, leal. Así como lealtad le ha mostrado López Obrador cuando se negó, en aquellos días de turbulencia por el caso Ahumada, a crucificarlo, a pesar de la presión política en contra del Gobierno del DF.

El Señor de las Ligas ha vuelto, aunque, en realidad, nunca se fue del todo. Como la frase de Juan Pablo II: “Me voy pero no me voy, me voy pero no me ausento”. El profesor vuelve a la lucha abierta. Y, como Fouché, para no perder la costumbre, también seguirá manejando los hilos detrás del escenario.

Archivos confidenciales… Podrá decir el procurador de Justicia del DF, Miguel Mancera, que hay un millón de pruebas contra Sergio Humberto Ortiz, El Apá, para consignarlo por el delito de secuestro y homicidio, entre ellos el de Fernando Martí, pero mientras no presente una contundente sobre el crimen cometido contra el menor, seguirá la sombra de una supuesta fabricación de delitos en contra de El Apá y compañía. Al menos, en el caso Martí. Por lo pronto, Ortiz ya salió del estado de coma y negó todas las acusaciones. Por cierto: ¿por qué Alejandro Martí ha guardado silencio en torno a las investigaciones sobre el caso de su hijo? “Si no pueden, renuncien”. De acuerdo. Pero también hay que exigir pulcritud en las indagaciones y no enmudecer ante la posibilidad de construir culpables a toda costa… ¿De dónde salieron esos seis millones de pesos que del clóset de la casa del diputado federal priista Javier Guerrero García sustrajeron unos ladrones? ¿Le habrán adelantado su aguinaldo o es el pago a favores recibidos?... Hoy gana Obama.

La apuesta por Obama

Alberto Aziz Nassif
aziz@ciesas.edu.mx
Investigador del CIESAS
El Universal

Antonio Villalba, in memoriam

Hoy en Estados Unidos se va a escribir una página importante de la historia contemporánea de ese país. Este 4 de noviembre los ciudadanos acudirán a las urnas con la convicción de redefinir los próximos cuatro años de la política y de la economía no sólo de su territorio nacional, sino más allá de sus fronteras.

Las condiciones extraordinarias de esta elección apuntan hacia lo que ha despertado el proyecto de Obama, un líder completamente atípico frente al establishment de Washington.

Tal vez en los libros de historia el día de hoy será recordado como el día en el que se eligió al primer presidente afroestadounidense en Estados Unidos, un país con profundas raíces esclavistas. El dato novedoso no será sólo el alto porcentaje de votos de las comunidades negras de todo el país, sino la incorporación de una nueva generación de jóvenes a la política partidista. Todas estas piezas podrán llevar a una de las elecciones más participativas de los últimos años, en un país donde ha crecido de forma sistemática el abstencionismo.

Las condiciones de este día de elecciones rompen con inercias y patrones. El estallamiento de la crisis económica, como clima y tema de política pública, ha hecho que las campañas tengan una superconcentración en los asuntos del bolsillo, los impuestos, la seguridad social, las condiciones para conservar o perder la vivienda o el empleo. La economía se ha convertido en el tema con mayúsculas. Como pocas veces, una crisis económica será el criterio para evaluar el desempeño de un gobierno; tal vez algo similar sucedió con la crisis de 1929, parámetro de comparación.

La posibilidad de darle un giro a esta historia pasa hoy por las urnas. Pero lo económico es sólo uno de los vagones que arrastra un tren de fracasos de la administración de Bush y, con ella, de un paradigma neoconservador que ha destruido el prestigio internacional de Estados Unidos, ha violentado la legalidad, diminuyó las fortalezas democráticas, provocó una guerra innecesaria en Irak y, para cerrar con broche de oro, ha desencadenado una crisis económica internacional de proporciones históricas.

Con ese costal de agravantes se pensó que la elección sería un día de campo para los demócratas, pero no fue así hasta el crack financiero. La fórmula McCain-Palin, con todo y sus tropiezos, torpezas y frivolidades, llegó a tener momentos en los que rebasó a la fórmula Obama-Biden. Sin embargo, hoy los demócratas ganan también en territorios republicanos (Florida, Carolina del Norte, Nevada, Ohio). No hay una sola forma de entender la política porque la racionalidad de los actores y votantes obedece a distintas lógicas y jerarquías.

Obama representa un cambio de rumbo de forma inmediata. Su proyecto, el discurso, las expectativas que ha generado este nuevo liderazgo serán necesarios para enfrentar el reto que viene. Si las encuestas que le daban la ventaja se confirman hoy en las urnas, Obama tendrá enormes retos al llegar a la Casa Blanca. Necesitará poner en práctica algo equivalente al New Deal, como el que estableció el presidente Franklin D. Roosevelt, pero para el siglo XXI.

Si es cierto que estamos ante la crisis más importante del modelo neoliberal —una crisis del fundamentalismo del libre mercado, como dijo Noam Chomsky—, los cambios que se necesitan son proporcionales a un nuevo modelo de regulación y de compromiso del Estado frente al mercado para hacer gobernable la globalización.

Habrá que analizar los detalles de esta elección, los resultados en el Congreso, donde se anuncia una mayoría del Partido Demócrata: 60 de 100 senadores y 250 de 435 representantes, (José Carreño Figueras, EL UNIVERSAL, 1/XI/2008). En el momento en el que Obama logre los 270 votos electorales que necesita para ganar, la historia de esta elección extraordinaria mostrará cómo un nuevo liderazgo puede empezar a recuperar un sistema político que se había degradado de forma considerable. Esta es la apuesta por Obama…

Así nos ven en el noviembre histórico

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

The New York Times encontró espacio para darle llamado en primera plana del domingo a una nota sobre la corrupción mexicana en la guerra contra el narcotráfico.

Titulada “Separando a los buenos de los malos”, la nota de Marc Lacey revisa el episodio de la semana pasada: la revelación de que el cártel de los Beltrán Leyva tenía onerosamente infiltrada a la SIEDO. No aporta información novedosa, pero hace tres afirmaciones para subrayarse:

• “Es bien conocido que los cárteles han infiltrado a las policías locales. Pero ahora queda claro que el problema no se detiene ahí. La alarmante realidad es que muchos funcionarios públicos sirven por igual a los contribuyentes y a los narcos”.

• “El arresto (de los ex funcionarios), y el despido de otros 35 sospechosos, representa el caso más grave de corrupción que se haya visto en un país que sabe muy bien de corrupción. Y saca a la luz una pregunta que está en la boca de muchos mexicanos: ¿Cómo se puede saber quién está limpio y quién no?”

• “México está corrompido. Hay amplia evidencia de que ciudadanos de todos los niveles están deseosos de sumarse a las bandas de narcotraficantes a cambio de dinero; igual los campesinos que abandonaron sus cultivos tradicionales para sembrar mariguana, que los contadores que esconden las ganancias de los narcos en los libros”.

Es una nota llena de verdades y cargada de prejuicios que tiene el valor periodístico de ser la última que The New York Times publicó sobre México en primera plana antes de la histórica elección que, presumiblemente, le dará la presidencia a Barack Obama.

Y que parecería ratificar el punto de vista de muchos estadunidenses progresistas, como Obama, sobre el curso de los acontecimientos al sur del Río Bravo.

Nadar de muertito o giro estratégico

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

WASHINGTON, DC.- En vísperas de las elecciones presidenciales, platiqué con el embajador de México en Estados Unidos (EU). Lo primero que le pregunté es por qué debían importarnos los comicios de EU a los mexicanos. Arturo Sarukhan me recetó un sinfín de datos para comprobar la intensidad y complejidad de la relación bilateral: tres mil kilómetros de frontera, seis a siete millones de mexicanos indocumentados en territorio estadunidense, 35 millones de méxico-americanos, nuestra principal relación comercial, etcétera. Según el embajador mexicano, el proceso de sucesión presidencial en EU abre una oportunidad para darle un nuevo giro estratégico a la relación con este país, algo que “no se ha visto desde que se firmó el Tratado de Libre Comercio”. Una vez que se decida al sucesor de Bush, “la pregunta es si los dos países siguen nadando de muertito o si escalan a un siguiente nivel de proyección estratégica tal como se hizo en los noventa”. Sarukhan se muestra optimista y, a pregunta expresa, dice que hay voluntad del gobierno mexicano de replantear estratégicamente la relación: “Desde que era candidato, el presidente Calderón insistió en ello”.

Le pregunté, entonces, ¿por qué el mandatario mexicano no había hecho una visita oficial a Washington? Sarukhan me contestó que se debía a una serie de factores internos y externos, pero me aseguró que la embajada ya trabaja con las campañas de Obama y McCain para procurar un encuentro del Presidente mexicano con el candidato ganador antes de la toma de posesión el 20 de enero.

Le comenté a Sarukhan que en los encuentros sobre política exterior en las convenciones de los partidos Demócrata y Republicano no escuché mencionar una sola ocasión a México. El embajador reconoció que nuestro país, y en general América Latina, no son una prioridad geoestratégica para EU. Pero la embajada ha platicado con las campañas para enfatizar la importancia de Latinoamérica: “Ellos deben cerciorarse de que la relación con nuestros países genere dividendos”. Sarukhan asegura que ambos candidatos así lo entienden.

Le cuestioné al embajador si no cree que fue un error que el presidente Calderón se haya reunido con McCain pero no con Obama. Me contestó que, por razones de política interna de EU relacionadas con el fracaso de la reforma migratoria, ambos candidatos tenían la intención de visitar México. McCain lo hizo pero Obama, como fue criticado en EU por su viaje a Europa, decidió postergar la visita.

¿Cómo ve Sarukhan las cosas para México en la elección del Congreso estadunidense? “Hay buenas noticias de congresistas que han tenido posturas antimexicanas en la última legislatura y que han decidido no competir en esta ocasión, en particular uno de ellos”. Rehúsa dar nombres, pero es evidente que está pensando en Tom Tancredo. También cree que en esta elección pueden llegar al Poder Legislativo políticos con posiciones más favorables para México.

Le expresé mi preocupación por la propuesta de los demócratas de renegociar el TLC. Con lenguaje diplomático, el embajador me dijo que la ve como una promesa de campaña difícil de cumplir. De hecho, hizo un recuento de cómo los demócratas, incluido Obama, le han bajado el perfil al tema: “En las primarias comenzaron hablando de renegociar el Tratado, una vez que eligieron candidato empezaron a decir que hay que revisarlo y en el último debate dijeron que querían cerciorarse de que el NAFTA ha beneficiado a sus ciudadanos”.

Finalmente, sobre el tema de seguridad, Sarukhan me comentó que, independientemente de quien gane, ambos candidatos están conscientes de que “hay un problema común”. El embajador argumentó que existe un cambio paradigmático en la relación bilateral sobre este tema. Se trata del “concepto de corresponsabilidad” que se ha traducido en acciones concretas que hace diez años hubieran sido impensables, como el que Estados Unidos combata el tráfico de armas hacia México.

Proeza y esperanza

Javier Corral Jurado
Profesor de la FCPyS de la UNAM
El Universal

Huérfanos de líderes en quienes podamos depositar nuestro entusiasmo, ayunos de instituciones que soporten nuestra esperanza de que un mundo mejor aún es posible, muchos mexicanos volteamos este día con emoción hacia la nación que tanto nos ha despreciado y vemos en Barack Obama una promesa de transformación para Norteamérica, que quisiéramos nos albergara también a nosotros, al mundo.

Lo vemos como triunfo de un esfuerzo cimentado en la fe por el hombre y la comunidad, como acción civilizatoria de la política, como victoria esencial sobre la forma más dramática en que los hombres se autodestruyen: la discriminación.

Un hecho trascendental nos tocará vivir hoy si las predicciones, los análisis y las encuestas no se enfrentan de último momento con el impulso oculto del racismo: un joven abogado de barrio, que pertenece a la raza que hace aún 40 años era discriminada, tomará las riendas del poder que la supeditó y se convertirá en el presidente de Estados Unidos.

Un deslumbrante alumno de Harvard —según me cuenta uno de sus compañeros de clase—, que cuando egresó de leyes no se fue a las corporaciones, sino al servicio social comunitario y de allí decidió participar en la política de su país. Un negro de origen keniano que lleva como segundo nombre el de Hussein, que así como baila con gracia cultiva también la tradición sajona de la oratoria, combinándola con la palabra escrita, que inspira a la hija de John F. Kennedy como no lo había hecho hasta la fecha ningún político después de su padre. Un político joven que supo hacer de los debates con John McCain espacios de confrontación con altura y elegancia.

En esos debates, como a lo largo de su campaña en los encuentros multitudinarios, incluida su gira por Europa con la gran concentración en Berlín, Obama sedujo a los “ciudadanos del mundo”. Representa en el inconsciente colectivo al esclavo liberado de la opresión, pero también la liberación del odio contra sus cautivos. A nivel consciente su atractivo es que creemos ver en él corazón, por el sufrimiento que vivió, y cabeza, es decir, inteligencia y gracia de la raza.

Hoy 4 de noviembre presenciaremos, pues, algo que va más allá de una elección que renueva los inquilinos de la Casa Blanca, un hecho histórico que se extenderá como hito: el atajamiento en su propia casa de la doctrina fatalista del “destino manifiesto”, “esa inclinación anglosajona a reputar su raza como superior, con función y destino providenciales”, como la describiera el historiador chihuahuense José Fuentes Mares. Es la proeza electoral de Barack Obama, y la esperanza de que la sociedad y el gobierno de Estados Unidos miren al mundo de otra manera a través de los ojos de su nuevo presidente.

La opción de la Corte

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

La puntada que se botaron (la semana pasada y ¡por unanimidad!) los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para que sean multados el PAN, el PRI y el PVM por los spots de radio y televisión que difundió el Consejo Coordinador Empresarial en 2006 contra la coalición PRD-PT-Convergencia, por descocada que sea, servirá de mucho: la Suprema Corte de Justicia deberá resolver si tiene sentido coartar la libertad de expresión en aras del juego partidista, siempre sucio, de las campañas políticas.

Tal es el sentido del recurso que presentará en los próximos días el dirigente nacional del PAN, Germán Martínez, y a los otros afectados les conviene mucho apoyar la iniciativa.

El pretexto de la sanción es hilarante: los spots del CCE dizque favorecieron a los candidatos panistas, priistas y verdes. A los primeros, quizá, pero al PRI le fue como en feria y a su aliadín también.

¿Se vale multar a cualquier partido porque a otra organización o a quien sea se le ocurrió ejercer su derecho a la libertad de expresión?

Bicentenario y centenario

Armando Salinas Torre
Excélsior

Los valores, ideales y liderazgos, como referentes históricos, cohesionan a las sociedades en torno a un origen común, pero a la vez pueden proporcionar la fuerza necesaria para impulsar la construcción del porvenir.

Hacerle frente a los retos de Estado a que me referí en mi colaboración pasada: inseguridad, crisis financiera, consolidación democrática, entre otros, requiere la participación de una sociedad unida, lo cual no implica que esté exenta de la pluralidad.

La celebración del Bicentenario de nuestra Independencia y Centenario de la Revolución, durante 2010, puede ser un punto de referencia fundamental para que todos los mexicanos tengamos un reencuentro con lo que hemos sido, lo que somos y lo que queremos ser.

Será 2010 un año de júbilo y celebración, en el que también debe promoverse que sea un año de reflexión, en el que analicemos el México que queremos heredar a las generaciones del mañana.

La historia nos convoca día a día, no sólo para recordarla sino con el fin de aprender sus lecciones. Nuestro país requiere el análisis de su historia, con miras a extraer de ella ejemplo y fortaleza.

Ortega y Gasset decía que el hombre es el único animal que se tropieza dos veces con la misma piedra. Para evitarlo requerimos la memoria, la memoria compartida, que en estricto sentido es la conmemoración.

Con motivo de la celebración que se acerca, analicemos y conozcamos nuestra historia, para mirarnos en ella, como quien se confronta con la imagen de su conciencia con el fin de construir su porvenir.

Muchos de los problemas que ahora enfrentamos no pueden dejar de explicarse sin hacer una revisión y un estudio de la historia que nos ha forjado como nación.

Sin duda alguna, tenemos profundas raíces en increíbles y maravillosas civilizaciones mesoamericanas que fueron conquistadas y colonizadas durante tres siglos. En los cuales se gestó una nueva sociedad y una cultura distintas, nutridas por dos pueblos.

Al final de esta etapa, el movimiento de Independencia fue liderado por hombres que abrevaron de la fuente ideológica de la Ilustración. La revalorización del hombre constituía el punto de origen y destino de toda la actividad humana. Una de las decisiones político-filosóficas del Padre de la Patria, el cura don Miguel Hidalgo y Costilla, que mayor prestigio y trascendencia le ha otorgado, consistió en decretar la abolición de la esclavitud e iniciar la lucha de Independencia, es decir, luchar por la libertad de la persona y de su país. Por su parte, El Siervo de la Nación, José María Morelos y Pavón, defendió el ideal de un gobierno que, sin opulencias, tuviera como finalidad primordial la equidad.

La conmemoración de la Revolución también nos permitirá reencontrarnos con el ejemplo de Madero en su lucha por la democracia; de Zapata con su inquebrantable convicción de reivindicar a los pueblos y comunidades más vulnerables; de Francisco Villa, la necesidad de contar con una patria más justa; de don Venustiano Carranza, recuperar el respeto a las leyes y a las instituciones.

Sin duda alguna que los protagonistas de estos grandes acontecimientos no se circunscriben a líderes políticos o militares, sino abarcan un universo mucho más extenso e interesante. Además, tal como se ha destacado por los especialistas, la historia no es un acontecimiento estático, sino un proceso continuo, y se reflexiona sobre ella de manera permanente, desde diferentes perspectivas que se actualizan con el tiempo.

Nuestra nación y nuestro gobierno se han venido moldeando por las generaciones que nos antecedieron, la Independencia tuvo como objetivo un gobierno propio y una sociedad libre, la Reforma modernizó al gobierno, la Revolución se proponía crear uno democrático, nacionalista y socialmente sensible y comprometido. Nos corresponde ahora construir un gobierno eficiente y un país justo y ordenado.

Debemos prepararnos para que sociedad y gobierno aprovechemos la conmemoración del Centenario de la Revolución y el Bicentenario de la Independencia evaluando también nuestros retos y compromisos con las generaciones que nos sucederán.

Las celebraciones de estos eventos históricos deben llegar a la conciencia de los mexicanos sobre nuestro pasado, pero, principalmente, conformar un espíritu de cambio que permita que todas las niñas y todos los niños de México tengan la oportunidad de asistir a las escuelas, en las que se imparta educación de calidad; lograr que cada quien, a partir de su trabajo, pueda verdaderamente salir adelante de manera decorosa; que cada familia tenga acceso a una alimentación mínima adecuada, que disfruten todos los mexicanos y todas las mexicanas de accesos a servicios de salud, es decir, a médico, medicinas y tratamiento; una sociedad segura, en la que nuestros hijos puedan caminar libres y tranquilos por las calles de nuestra ciudad.

Aún hace falta mucho para que de manera efectiva honremos a quienes han contribuido a forjar nuestra nación. Ahora tenemos un régimen democrático en el que se requiere el acuerdo y el consenso de los diferentes poderes públicos, órdenes de gobierno y organizaciones sociales, pero ello no debe ser obstáculo para atender los retos a que nos hemos referido, sino tiene que ser la fortaleza en su realización.

Sin menoscabo de nuestras divergencias, consolidemos la unidad de los mexicanos en torno de los preparativos de esta celebración del pasado y, en especial, de la consolidación del presente y el futuro de nuestra nación.

Estaliniana

Germán Martínez Cázares
Presidente nacional del PAN
El Universal

Con su credo liberal inquebrantable y su inteligente análisis, Carlos Elizondo Mayer-Serra calificó de “estaliniana” a la reforma petrolera porque, afirma, Pemex estará más planificada y centralizada en su nueva administración.

Estoy convencido de que Pemex flexibilizó su capacidad de contratación con empresas privadas para explorar y explotar petróleo, desamarró controles gubernamentales para manejar su patrimonio y aumentó sus herramientas de transparencia; por tanto, afirmar que con esos resultados “Stalin llegó a Pemex” me parece desproporcionado, quizá injusto.

No pretendo convencer a Elizondo de retirar ese calificativo. La realidad demostrará pronto la eficacia o fiasco de la reforma, cuando se firmen o no esos nuevos contratos que ahora se autorizan, o bien, cuando se detenga o no la declinación de nuestras reservas petroleras.

Le pido a Carlos Elizondo me preste el mote “estaliniano” para referirme a la sentencia del Tribunal Electoral nacional en la que determinó que los anuncios de televisión transmitidos en la campaña de 2006 por el Consejo Coordinador Empresarial fueron ilegales.

El tribunal sentenció a PAN, PRI y Partido Verde por no haber censurado esos anuncios, por no tener una constancia de reproche a esos mensajes de televisión.

Consideraron los magistrados del tribunal que esos partidos políticos son infractores de la ley porque tomaron una “actitud pasiva” frente a la publicidad ordenada por unos particulares directamente a las televisoras.

Dicho lisa y llanamente, el tribunal sancionó al PAN por no prevenir y acusar de una conducta que el propio tribunal juzga ilícita.

Qué bueno que el tribunal electoral no es tribunal penal, porque entonces podría sancionar a una víctima de robo, homicidio, asalto, secuestro, por no denunciar el delito a la autoridad, cuando precisamente la autoridad tiene “de oficio” la facultad de perseguir esos delitos.

¿No vio el IFE los anuncios en la tele? ¿No tiene facultades de investigación el propio IFE para iniciar el trámite de sanción sin denuncia previa? ¿No puede el IFE dirigir, incluso, un oficio a la Dirección de Radio y Televisión de la Secretaría de Gobernación?

Los partidos seremos, desde ahora, policías de la censura a libertad de expresión. Guardianes de la inquisición previa. Tendremos la tarea de ver la tele y advertirle a la autoridad electoral con “actitud activa” (incluso la sentencia ordena enviar cartas) sobre los comerciales que no nos gusten.

Censores previos para evitar un atentado a la ley, los partidos somos, ahora, veladores y custodios de la publicidad política.

Como aquellos censores de las diócesis católicas encargados de encontrar en los libros los errores doctrinales o gramaticales, así los partidos políticos tendremos la ocupación de poner nuestro imprimatur a cada anuncio del vecino o el nihil obstat a cada pronunciamiento de los particulares.

Pegarle a los partidos políticos rinde frutos momentáneos, pero a largo plazo debilita al sistema democrático. Nada más “estaliniano” que atacar a la libertad de expresión. Lo sabe bien Carlos Elizondo, y lo supieron en carne propia el músico Dimitri Shostakovich, la poetisa Anna Ajmátova, los novelistas Boris Pasternak y Aleksandr Solzhenitzyn.

La Suprema Corte mexicana debe poner un alto a las embestidas contra el debate político, salvaguardar el sistema de partidos y la libertad de los ciudadanos para opinar.

***

Lo que le pase a McCain hoy será por obra y gracia de George W. Bush. Para bien o para mal.