noviembre 13, 2008

Paco Calderón

¿Izquierda Unida?

Adela Micha
DesdeCabina
Excélsior

Y les dieron las 10 y las 11... las 12 y la una y las dos...

Todos lo habían previsto, anticipado, las elecciones iban a ser cerradas. Incluso aun antes del día D hubo quien pronosticó que el proceso interno para elegir al presidente del PRD se iba a decidir en tribunales.

Y la jornada se llevó a cabo el 16 de marzo, según muchos lo anticiparon, como aquellas viejas elecciones a la antigua. Se habló de la montaña rusa, del ratón loco, del embarazo de urnas, de mapachismo, de acarreo y compra de votos, de quema de boletas, en una antología de irregularidades. No faltó quien pidiera el conteo del cochinero voto por voto, casilla por casilla. Y pasaron los días, las semanas, los meses y apenas ayer, casi ocho meses después, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, emitió su fallo: “El ganador es Jesús Ortega.”

Tengo muy presente que, en su momento, el rival en la contienda, Alejandro Encinas, lo dijo con todas sus letras: “Fue un chuchinero”. Y entonces vimos la falta de decoro, respeto, educación e inteligencia en expresiones como ésa. Y más de un columnista comentó en forma irónica que esa elección fue el aparador para que el electorado viera cómo el perredismo trata y arregla sus diferencias en forma “democrática”. Ayer, la primera respuesta fue de Ortega. Manifestó su disposición a dialogar con el gobierno federal una vez que asuma la presidencia del PRD. Su declaración posterior y política ya fue más romántica. Dijo que buscará a Encinas, a Andrés Manuel López Obrador y a otros dirigentes para construir la unidad del sol azteca. Y es que todos preasumimos o incluso sabíamos la reacción que vendría y así justamente fue: Encinas rechazó el fallo. Y no sólo eso, sino que calificó de inadmisible la resolución del órgano jurisdiccional y sostuvo que este asunto fue administrado políticamente mientras se resolvía el debate de la reforma energética. Además Encinas hizo un llamado a Ortega a no asumir la presidencia del PRD y a construir un acuerdo conjunto que beneficie al perredismo nacional.

Sin embargo, Jesús Ortega dejó muy en claro que sí va a asumir la presidencia nacional del PRD. Y además dijo que va a analizar con el diputado Javier González Garza y el senador Carlos Navarrete, coordinadores parlamentarios del PRD, el diálogo directo con el gobierno del presidente Felipe Calderón, por conducto del nuevo secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont. Guadalupe Acosta, presidente sustituto del PRD, dijo que se debe acatar de forma obligatoria la resolución del Tribunal y adelantó que va a convocar en los próximos días a un Consejo Nacional para que Jesús Ortega rinda protesta. Consideró además que, con el fallo, no pierde Encinas, sino gana la militancia porque se respeta su voto. Recordó también que, según el estatuto del PRD, Encinas tiene ahora la Secretaría General del partido. Lo que vemos ahora, sin embargo, después de la decisión del máximo tribunal electoral, es que el PRD sigue dividido. Que es un partido partido, cuyos intereses de grupo, no sólo parecen irreconciliables, sino imposibles.

La división no es nueva, tengo años escuchando los motes: Los Chuchos, Los Bejaranos, Los Pejistas, Los Amalios. Las expresiones divididas se ven en todos sus actos políticos. El sábado pasado me sorprendió leer un comunicado en el que el PRD se comprometió a trabajar por hacerse una imagen distinta a la de “los violentos”, con miras a las elecciones de 2009. Sin embargo, no dejo de escuchar las voces que hablan de mayores divisiones. Incluso no falta quien cree que el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, aventura, avecina, una fractura mayor. ¿Y saben qué? Sería lamentable, porque México necesita, siempre lo he dicho, una izquierda unida, moderna, propositiva.

Una izquierda que hace falta en el sistema de partidos políticos. Que reúna las voces que deben hacerse escuchar. Porque el proceso democrático que tiene la vida política de nuestro país, la necesita. Y este fallo, así lo creo, puede ser el principio de una oportunidad histórica.

Mientras tanto, les dieron las 10 y las 11... las 12... y la una... y las dos... y las tres...

El nuevo capitalismo socialista

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Hace algunas semanas –antes de que se desatara la crisis financiera que devendrá en catástrofe económica que, se su vez, se trasmutará en hecatombe personal y personalísima de millones de personas que no tienen nada que ver con los alquimistas de Wall Street sino que se limitan, muy modestamente, a buscarse un simple lugarcito en este mundo—, hace unas semanas, repito, el capitalismo despiadado era una doctrina perfectamente incuestionable que, encima, era cacareada urbi et orbi con esa arrogancia que, a estas alturas, exhiben todavía los beneficiarios del dinero fácil.

Pero hoy, señoras y señores, los mequetrefes inversionistas y los alocados jugadores de la economía-casino se lamen ahora las heridas y no encuentran mejor cosa que plantarse frente a papá Gobierno, con la mirada gacha y la cola entre las piernas, para ver si esa presunta entelequia, calificada de simple estorbo en los rutilantes tiempos de Reagan-Thatcher, acude al rescate con los dineros del resto de los ciudadanos. Privatizar las ganancias y socializar las pérdidas: he aquí la última receta para preparar un sabroso cóctel económico en estos tiempos de melancolía monetaria.

Y así, la satanizada Administración pública de Estados Unidos (de América) ha sido requerida para resarcir prontamente los recursos que, en un acto de ilusionismo, se esfumaron sin que nadie sepa verdaderamente dónde están, qué son y quién los tiene Lo único que nos han avisado es que las arcas de los bancos y las hipotecarias están vacías. Bueno, y no contento el sector financiero con exigir su tajada de ayudas para paliar los desaguisados de los aventureros, ahora son las corporaciones automotrices las que solicitan favores y socorros. Ford, Chrysler y General Motors llevan décadas enteras sin saber fabricar los coches que pide la gente. No importa. Ya contagiado el mundo de socialismo interesado, lo que toca es que las mantengan con vida artificial. Hasta que se pongan nuevamente de pie y nos peguen a todos una patada.

“Ni modo de dejarles el partido…”

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

Dolores Padierna, obradorista de hueso colorado, nos confirmó ayer que Izquierda Unida le pidió a su otrora candidato, Alejandro Encinas, aceptar la Secretaría General del PRD y dejar que Los Chuchos ocupen la presidencia. “No tenemos otra, ni modo de dejarles el partido”, razonó la aguerrida esposa de René Bejarano, durante un desayuno con este reportero.

La dirigente de Izquierda Democrática Nacional tenía muy claro que si el Tribunal Electoral no hubiese revocado la decisión de la anulación de los comicios para darle el triunfo a Ortega, lo que sucedió ayer mismo, la Comisión de Garantías y Vigilancia lo hubiera hecho. Para Izquierda Unida era un asunto de pierde, pierde.

A esas horas todavía no se conocía el fallo del TEPJF. Ya encarrerada, Dolores esbozó una “tercera opción” para acabar con el conflicto interno que ha tenido al PRD al borde de la ruptura desde hace muchos meses: designar al Güero González Garza a la cabeza del partido, con el consenso de Los Chuchos y de Izquierda Unida. Pero esa opción ya puede olvidarla. Jesús Ortega nos confirmó, la noche del martes, que si el TEPJF fallaba a su favor, rendiría protesta como presidente del PRD. “Nos vamos a ajustar a la legalidad”, nos respondió, cuando le preguntamos sobre las versiones, publicadas ayer en esta columna, que después se confirmaron. Buscamos a Encinas en su celular para que reaccionara a la propuesta de Padierna. Un ayudante nos dijo que se encontraba en reunión. Encinas, sin embargo, habló en caliente sobre el fallo del Tribunal que deja a Ortega como presidente del PRD. “Es inadmisible”, dijo.

* * *

Marcelo Ebrard no se conforma con el respaldo político del FAP. Quiere aliarse, entre otros, con el Panal, el partido de Elba Ester Gordillo. Por lo menos es lo que le planteó formalmente a Izquierda Democrática Nacional, la corriente del PRD mayoritaria en la capital de la República, nos cuenta Dolores Padierna. El jefe de Gobierno del DF argumenta que la “gobernabilidad” de la ciudad requiere ampliar el abanico de aliados, más allá del PRD, el PT y Convergencia. Al escuchar a Dolores recordé que, alguna vez, en una cena de amigos, la poderosa maestra dejó claro que su candidato para 2012 es nada menos que el jefe de Gobierno. Saque usted sus conclusiones. Dolores, por cierto, calificó de “rudeza innecesaria” el desalojo de las oficinas que Porfirio Muñoz Ledo tiene en la sede del PRD. Es el “estilo” de Guadalupe Acosta Naranjo, puntualizó. El desalojado coordinador del FAP lleva tiempo de no despachar en Benjamín Franklin. Sus cosas no las echaron a la calle. Las trasladaron a otra oficina.

* * *

A los senadores no les gustó que los diputados recortaran 350 millones de su presupuesto para 2009. Los meros chipocludos en Xicoténcatl, a excepción de Manlio Fabio Beltrones, de viaje fuera de México, se trasladaron al Palacio Legislativo para hacer un “reclamo informal” —formalizarlo sería un suicidio— por el ajuste. La Cámara alta construye una nueva sede y que necesitan esos millones. De nada les sirvió. “Lo senadores no se van a morir ni van a pasarla tan mal, si hacemos un poco de ahorro”, comentó, mordaz, el diputado del PAN Édgar Ramírez Pech, secretario de la Comisión de Presupuesto. Los diputados, a instancias del priista Carlos Rojas, también ajustaron a la baja su presupuesto. Recibirán 200 millones de pesos menos de lo planteado originalmente. A algunos no les gustó el pequeño gesto de austeridad. “Gamboa, ElGüero y Larios ya se volvieron populistas; se equivocan si creen que apretando el presupuesto de la Cámara van a solucionar la economía del país”, comentó Marco Bernal, dirigente de la CNOP.

Otro priista, ChonOrihuela, tampoco está de acuerdo con el ajuste. “Hay que fortalecer el Poder Legislativo”, dijo el legislador. Aseguró que los recursos que recibe la Cámara son insuficientes para que los diputados formen equipos de trabajo que los ayuden a realizar mejor su tarea. “Yo soy secretario de la Comisión de Energía y sólo tengo un asistente al que le pago 15 mil pesos”, se quejó. Rojas logró 200 firmas de diputados que pidieron a la Cámara baja no incrementarse el Presupuesto. “¿Para qué lo subimos, si ya nos vamos?”, preguntó José Murat, uno de quienes respaldaron la medida. La Legislatura termina en septiembre de 2009. El ex gobernador de Oaxaca, por cierto, andaba que no lo calentaba ni el sol. A las 23 mil escuelas indígenas que hay en el país, les iban a dar originalmente un fondo adicional de 280 millones de pesos, pero quedó sólo en 20 millones. “Eso no alcanza ni para pizarrones”, dijo. Al IFE, la CNDH y la Auditoría Superior de la Federación también los pasaron a perjudicar con el Presupuesto.

Uno sí escuchado fue José Narro Robles. El rector de la UNAM dijo el lunes anterior que invertir en educación superior “no es inflacionario”. En el Presupuesto 2009, la máxima casa de estudios se lleva recursos adicionales por más de 700 millones, y el Politécnico por 450 millones. Seguridad Pública, Comunicaciones y Transportes, Campo, Desarrollo Social, son otros sectores que salieron ganadores en el Presupuesto aprobado.

La muerte de Abascal

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Tampoco hay garantía que no se venza. Florestán

Ayer, con una irresponsabilidad que refleja una ligereza y falta de rigor que asusta, se informó de la muerte de Carlos Abascal, el ex secretario de Trabajo y de Gobernación del régimen Fox, que podría no gustar por su acendrada religiosidad pero que nunca engañó a nadie con eso.

Este hijo del fundador del sinarquismo, Salvador Abascal, relevó a Santiago Creel en Bucareli cuando éste, como carta hereditaria de la pareja presidencial, dejó el cargo para buscar más que la candidatura del PAN, lo que le aseguraban sus promotores en Los Pinos: la Presidencia de la República.

En aquel vacío llegó Abascal desde la Secretaría del Trabajo, y a decir de los que, opositores, lo trataron en Gobernación, siempre ofreció un trato respetuoso y eficaz.

Al terminar el foxiato, ya con la salud mermada, en parte, por el descuido que tuvo consigo mismo como secretario de Gobernación, regresó al PAN y afloraron las consecuencias de aquella liviandad, la única que se ha permitido en su vida: le diagnosticaron un cáncer, tan terrible como avanzado, en el que lo único que quedaba era, más que una intervención quirúrgica, una obra de ingeniería fisiológica.

Nos reunimos a comer, lo que nunca hicimos cuando fue funcionario, y me detalló lo delicado de su salud, lo férreo de su voluntad y reiteró su inquebrantable fe en Dios para salir adelante.

El lunes por la noche, una fuente impecable me comentó la gravedad en la que había entrado, y ayer al mediodía se informó de su fallecimiento.

Gente seria lo dio como un hecho que nadie se ocupó de confirmar.

En esas circunstancias recurrí al indispensable método del ejercicio periodístico: confirmar, y marqué su número con la sorpresa, agradable, de que a quien habían dado por muerto me estaba contestando la llamada con una voz, sí, débil, pero con la misma determinación.

“Aquí bien, gracias a Dios, me dijo, batallando con esta enfermedad bajo vigilancia médica. Lo que me han dicho es que este tipo de padecimientos requieren tiempo, requieren mucha paciencia, mucha perseverancia y también requieren mucha alegría para seguir adelante porque son cosas que nos pueden pasar a cualquiera y que son parte de la vida y que hay que enfrentarlas con alegría, con mucha esperanza, con mucha fe en Dios porque al final nadie es dueño de sí mismo.

“Siempre es oportuno hacer altos en el camino y siempre es oportuno revisar afectos pendientes y sí, en efecto, todo esto me ha ayudado a volver a poner en orden mi vida, que normalmente ha estado siempre muy en orden, gracias a Dios.

“Vengo de la casa del Padre, quien me creó, y regreso a la casa del Padre para dar cuenta de cómo administré los talentos que él me dio para que yo los pusiera al servicio de los demás”, terminó diciendo, en el ocaso de su vida.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Por fin, Ortega derrota a AMLO

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

“Chuchos” le arrebatan PRD a Obrador… pero también el dinero
No pasará mucho tiempo para que “el legítimo” anuncie su propio partido


Durante toda una década buscó ser presidente del PRD. La cuarta, para Jesús Ortega, “fue la vencida”. En tribunales derrotó a su histórico adversario: Andrés Manuel López Obrador.

De marzo 16 a noviembre 12 de 2008 pasaron siete meses con 27 días —241 días— de una pelea político-partidista que terminó cuando Los Chuchos se enteraron de que les favorecía el resolutivo del TEPJF, y en un acto simbólico echaron de las instalaciones del PRD a Porfirio Muñoz Ledo, el coordinador del FAP, ex perredista y “cuello de ganso” de López Obrador.

El resolutivo del Tribunal Electoral —que es inapelable y aun así será apelado por los derrotados— significa, en el fondo, mucho más que un mero acto simbólico —porque Los Chuchos ya mantenían el control casi absoluto del PRD—, y ya se convirtió en un acto jurídico e institucional —de esas instituciones que fueron mandadas al diablo— que a querer o no marcará el futuro y el destino nada halagüeño del partido amarillo. ¿Por qué?

Por primera vez en casi dos décadas, el partido que en México reclama la hegemonía de la izquierda mexicana logró sacudirse la tutela de ex priístas; de Cuauhtémoc Cárdenas y de López Obrador y sus respectivas herencias. Es decir, que a partir de ayer —y de manera oficial— se rompió el control de casi 20 años de la herencia priísta en las dirigencias del PRD. Y claro, se podrá decir que Los Chuchos portan la genética del PST —partido paraestatal del viejo PRI— pero no es lo mismo una paraestatal del PRI que el PRI.

Pero el simbolismo va más allá.

Está claro —para todo aquel que quiera ver la realidad del PRD— que en sus primeros casi 20 años de vida el PRD no fue más que una colonia del PRI; una caricatura del viejo partido de la Revolución, de lo más cuestionable y reprobable del partido único. Durante ese tiempo vivió de, por y con la máscara de partido de izquierda. Pero nunca pudo ocultar su genética tricolor.

Como una réplica del PRI, con todos sus usos y costumbres, a partir de todas sus herencias y taras genéticas, el partido amarillo fue utilizado por Cárdenas y AMLO como una eficaz agencia de control político y de gestión del poder. El michoacano y el tabasqueño hicieron y tornaron a su antojo al partido de la naciente “izquierda” mexicana —mediante prácticas nada democráticas surgidas del tricolor y del marxismo— hasta que la realidad política hizo imposible que siguiera la simulación.

Cárdenas se despachó a placer y en tres ocasiones fue candidato presidencial, mientras AMLO nació, creció y se consolidó como líder no por méritos propios, sino por la influencia de su padre político, al que un buen día, a partir del 2000, asesinó políticamente debido a sus demenciales ambiciones de poder. Se convirtió en un “parricida político” para ejercer en la casa familiar, la del PRD, la misma cultura autoritaria de terror de su padre.

Impuso a los dirigentes del partido, a candidatos a puestos de elección popular; convirtió a su gobierno en el DF en una burda y grosera copia de los peores gobiernos del PRI —nada democráticos, corruptos, abusivos y que combaten todo signo de transparencia— y terminó por imponer por la fuerza de la popularidad —que no por la fuerza de las ideas, como es la enseñanza de la izquierda— su candidatura presidencial. Ay de aquel que se atreviera a contradecir al prohombre de la izquierda mexicana, al “movimiento soy yo”, al “jugo gástrico”, porque era destruido en vida.

En marzo de 2008 —una vez que fue derrotado por sí mismo, por su soberbia y mitomanía durante las elecciones de julio de 2006—, AMLO pretendió conservar de manera ilegal, tramposa y antidemocrática el control del PRD para mantener viva su ambición presidencial hasta ese lejano 2012. ¿Qué era lo que peleaba? Pues sí, el dinero público, las jugosas bolsas de dinero. ¿Pero qué creen? Que el grupo al que por una década vapulearon Cárdenas y AMLO dijo ¡basta! Se negó a la comparsa.

“¡Herejes...!”, gritaron nomenclatura, diario oficial y fanatizados intelectuales y periodistas que, de dientes para afuera, reclaman democracia, libertades, alternancia, pero en la realidad reniegan de todo eso. “¿A quién se le ocurre disputarle el mandato divino al mesías?”, gritan.

El cochinero electoral del pasado 16 de marzo fue resuelto ayer por el TEPJF a favor de Jesús Ortega; izquierda deslavada, pero lo más parecido a la izquierda. Y sí, esa es la izquierda mexicana. Y pronto AMLO anunciará su nuevo partido. Al tiempo.

¿Por piedad o por salud?

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Ayer el periódico Reforma dio a conocer la página web de Miguel Ángel Félix Gallardo (http://www.miguelfelixgallardo.com), quien en la década de los ochenta era un narcotraficante que gozaba de gran popularidad, no sólo por el poder que llegó a alcanzar, sino debido a la búsqueda que el gobierno de México y el de Estados Unidos realizaron tras él, misma que culminó con su captura en 1989. Fue acusado por cometer delitos contra la salud y delincuencia organizada, además, se le vinculó con el secuestro, la tortura y el asesinato de un agente de la DEA.

Actualmente cumple una condena de 40 años en la prisión de alta seguridad del Altiplano —antes La Palma, antes Almoloya de Juárez— y, según explica el estado de salud del que se da parte en su página de internet, se encuentra en serio deterioro físico, razón por la que sus hijos decidieron abrir este portal en línea.

Y es que, además de la sección de fotogalería (donde se pueden ver imágenes de sus “buenos tiempos”, cuando la buena salud, el dinero y la libertad formaban parte de su vida cotidiana), hay otro link donde es posible leer, de manera muy detallada, los diagnósticos y tratamientos que le han sido prescritos por su otorrinolaringólogo:

“Miguel Ángel Gallardo desde hace unos años sufre una infección de ambos oídos, la cual le ha hecho perder la capacidad de escuchar correctamente, en un oído perdió su función 70% y en el otro 50%”. Oftalmólogo: “Ambos ojos (…) presentan problemas, el más importante tuvo su causa gracias al vértigo que derivado de su padecimiento de sus oídos le provocó una caída desgarrándole el cristalino de su ojo derecho, que hace que la luz entre directamente…”. Y gastroenterólogo: “Es portador de hernia hiatal…”. El diagnóstico del neurólogo se sumará próximamente, según ahí mismo se anuncia.

También hay un foro donde Félix Gallardo responde los cuestionamientos que los visitantes le hacen y se cuida de no promover el narcotráfico, para no tener más líos.

Pero la finalidad de esta página es, en resumidas cuentas, conmover.

Y es que según lo narran sus hijos en el mensaje de bienvenida que aparece al accesar a este portal, el señor Félix Gallardo requiere intervenciones quirúrgicas que son imposibles de realizar dentro del penal. Por lo que hacen un llamado a los visitantes de que envíen una petición a la Presidencia de la República para que permita su salida temporal del penal del Altiplano, a fin de poder realizarse estas cirugías.

Pero, sin meternos en rollos humanistas, finalmente una decisión así no depende de lo que los internautas opinen, aquellos que dan su voto por la “liberación” temporal de Félix Gallardo o quienes se nieguen y voten por su permanencia dentro del penal.

Lo interesante en un caso como éste es la facilidad con la que las organizaciones criminales pueden difundir sus ideas en el ciberespacio.

Si bien, esta no es una página que promueva las actividades delictivas, ya se ha hablado —no así descifrado— de códigos por los que los distintos grupos se comunican para dar mensajes u órdenes.

Será momento de abrir los cinco sentidos en todas direcciones, sobre todo hacia aquellos medios tan vulnerables…

Lo interesante en un caso como éste es la facilidad con la que las organizaciones criminales pueden difundir sus ideas en el ciberespacio.

El puesto imposible

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

No se puede sino coincidir con Jorge Castañeda, y con los senadores Beltrones y Creel: la Secretaría de Gobernación está obsoleta.

La cura sugerida por los tres difiere. Castañeda plantea separar y asignar claramente las tres antiguas funciones del secretario de Gobernación: jefe de Gabinete, jefe de Seguridad y jefe de las Relaciones Políticas del Ejecutivo.

Beltrones vuelve a la propuesta del jefe de Gabinete votado por el Congreso. Creel sugiere crear un Ministro del Interior fuerte, que se encargue de la seguridad en todos sus frentes, y construir aparte una instancia política (probablemente la de Jefe de Gabinete) pues “política y policía no congenian” (MILENIO, 12/11/08).

Por mi parte escribí aquí hace unos meses (4/4/08) que el problema fundamental de la Secretaría de Gobernación es el mismo que el del entrenador de la selección mexicana de futbol: se espera de él mucho más de lo que puede dar.

Las obligaciones del secretario son superiores a sus instrumentos políticos. Es el responsable de la negociación con los otros poderes pero no tiene fichas para negociar, ni poder para imponerse.

Ha perdido cuatro fuentes de su antigua fuerza:

1. No tiene dinero para aceitar su trabajo, pues el gasto y la Secretaría de Hacienda se han independizado de Gobernación.

2. No tiene mando sobre ninguna fuerza pública, pues la estructura de la seguridad le ha sido sustraída y no tiene tampoco el control de los servicios de inteligencia, el Cisen, que desde los años noventas va directo a la casa presidencial.

3. Tampoco tiene el control del Congreso a través de un partido hegemónico, como en la era del PRI, sino que enfrenta un Congreso en el que su partido es minoría.

4. En consecuencia de todo lo anterior, el secretario de Gobernación no vende futuro: no agrega lealtades a cuenta de que será Presidente. Su futuro previsible es el fracaso.

Desventaja adicional del puesto: la Secretaría de Gobernación ya no tiene los poderes, pero conserva la magia inercial de ser considerada como una Secretaría fuerte y como una antesala de la Presidencia.

Pero los hechos minúsculos hablan. Desde las épocas de Creel, Gobernación es blanco de asaltos y bloqueos de pequeños contingentes que asedian las oficinas de la dependencia.

Ni la negociación ni la fuerza ha podido romper este cerco simple. Imagínense los otros. La razón es también simple: no hay negociación sin fuerza.

No comprar piratería como un acto de moral

Poncho Vera
ponchov@exafm.com
La Crónica de Hoy

Recientemente Miguel Bosé, en conferencia de prensa, se refirió a que comprar piratería va contra la moral misma... qué sencillo suena, pero cuánta elocuencia en esas palabras.

Sí, comprar piratería va contra la moral misma. Lo considero incuestionable e irrefutable.

Bien por Bosé, muy bien. Según la Real Academia de la Lengua Española, la moral es: Perteneciente o relativo a las acciones o caracteres de las personas desde el punto de vista de la bondad o malicia... por otra parte, también la define como: Que no pertenece al campo de los sentidos, por ser de la apreciación del entendimiento o de la conciencia.

En ambas definiciones destacó términos como bondad o malicia, entendimiento y conciencia.

Adquirir productos pirata, no olvidemos, en algo que incluso no va de la mano totalmente con la moral, es un delito. Tal cual, no es invención ni apreciación personal, es un hecho. ¿En un acto así nos podemos mover dentro de la ilegalidad?, o más allá de que si podemos (porque se puede), ¿es adecuado movernos dentro de la ilegalidad? Pienso que no.

Me quiero referir principalmente a lo que se refiere a la piratería musical.

Si compramos música pirata, sea como sea, no estamos dándole el valor que tiene realizar una obra musical.

Le estamos faltando el respeto a todos y cado uno quienes son responsables de elaborar una producción musical. No estamos valorando a la música misma.

Y es que en México (al igual que otras partes del mundo), pensamos que lo que podemos obtener gratis, aunque en realidad no lo sea, nos da oportunidad de agandallar.

Pensamos que los que hacen música viven de otra cosa, no les cuesta ni trabajo ni dinero hacerla. Completamente.

Sí, hay muchas maneras de obtener música gratis o a un precio mucho menor al real. También podemos escaparnos de un restaurante sin pagar, volarnos una revista del puesto de periódicos, hacer una llamada de un celular de un cuate que lo tenga perdido...

Si usted es carpintero y al terminar un trabajo de reparación dentro de un hogar y le quiere la persona que le contrató pagarle la mitad... ¿cómo se sentiría? Aplique lo mismo para cualquier trabajo.

Sí, el tema de la piratería involucra a la moral.

El alegre secretario

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

Así como al nuevo inquilino de Bucareli se le recuerda por sus habilidades políticas, también por su personalidad bonachona y relajada, más bien bohemia

“¿Trabajar yo para el gobierno? ¡No, qué hueva! Me va mejor en mi despacho, gano más y soy mi propio jefe”: la frase, que podría ser de muchos, es del nuevo secretario de Gobernación y más de un amigo suyo dice habérsela escuchado varias ocasiones. Claro, eso fue en otros tiempos, antes de que Fernando Gómez Mont aceptara la invitación personal que le hizo su amigo el presidente Felipe Calderón, para ocupar el lugar que dejó vacante, tras su trágica muerte, Juan Camilo Mouriño.

Fernando Gómez Mont siempre rehuyó, por convicción y por conveniencia, trabajar en el servicio público —cosa que no desagradaba a sus hermanos. En su carrera política prefirió la vía parlamentaria, aunque sólo una vez fue diputado y sus ex compañeros de Legislatura lo recuerdan como un “político hábil, buen negociador y con buena mano derecha para la conciliación”.

En la 55 Legislatura de San Lázaro, la que corrió de 1991 al 94, fue protagonista en iniciativas y negociaciones importantes. “Era de los panistas más tratables y con los que más se podía dialogar y negociar”, dice un ex diputado priísta, que compartió con Gómez Mont trabajos en la Comisión de Justicia de la cámara.

Pero así como se le recuerda por sus habilidades políticas, también hay recuerdos de la personalidad bonachona y relajada, más bien bohemia, del nuevo inquilino de Bucareli. Alegre, animado, fiestero, así describen sus ex compañeros legisladores al secretario.

Cuentan, por ejemplo, que en una ocasión, la Comisión de Justicia organizó unos foros para discutir una reforma penal. El grupo de legisladores de todos los partidos acudió aquella vez a Guanajuato, capital, donde se realizaría la reunión par oír propuestas de juristas, expertos y académicos locales.

Todo estaba listo en el hotel sede para que comenzara la reunión. Habían llegado casi todos los diputados, los invitados, los ponentes y hasta el gobernador en turno. Pero faltaba el presidente de la Comisión de Justicia, Fernando Gómez Mont. ¿Dónde está? Se preguntaban muchos. Casi con una hora de retraso, despeinado y con notoria cara de desvelo apareció el diputado para que comenzara la reunión. Como ésas cuentan varias anécdotas.

Cuando Ernesto Zedillo decidió incluir en su gabinete al primer integrante no priísta de la historia desde el gobierno de Plutarco Elías Calles, buscó a Diego Fernández de Cevallos, ex contrincante suyo —que para fortuna de Zedillo se enfermó justo después de ganar abrumadoramente el debate y de que su popularidad se fue a las nubes—, al que le hizo la primera oferta. Diego declinó la invitación presidencial pero recomendó a Antonio Lozano Gracia, de quien Gómez Mont se convirtió en asesor personal.

Al inicio de la actual administración, el nombre de Gómez Mont estuvo entre las opciones que consideró Felipe Calderón para la PGR. Hay incluso una versión que dice que el entonces presidente electo le ofreció el cargo pero su amigo, conocedor profundo del nido de víboras que es la PGR, declinó amablemente la invitación y ofreció apoyar y asesorar a Calderón en otras encomiendas personales, lo que hizo en la elaboración de las iniciativas de reformas penales y de seguridad que ha enviado el Ejecutivo al Congreso.

Hoy, después de escasos dos o tres meses de que había reaparecido como consejero nacional del PAN, justo tras la salida de Javier Corral, cuya posición ocupó en el CEN, el menor de los Gómez Mont se convirtió en el nuevo “hombre fuerte” del gobierno de Calderón. Es obvio que la amistad y cercanía que mantiene con el Presidente, aunada a la crisis de gabinete que desató la muerte de Mouriño, debieron influir para que Fernando venciera la cosa que le provocaba el ocupar un cargo público. Ojalá no le regrese ese efecto y esté a la altura de lo que necesita, no sólo su amigo, sino el país.

NOTAS INDISCRETAS... El fallo del Tribunal Electoral federal que validó el triunfo de Jesús Ortega en la desacreditada elección interna del PRD, de marzo pasado, ahondará, aún más, la ruptura que la aprobación de la reforma energética dejó entre Andrés Manuel López Obrador y la corriente Nueva Izquierda. Con la legitimación del control del partido que ya ejercen Los Chuchos, éstos tendrán ventaja y mano en la selección de las candidaturas para las elecciones intermedias el próximo año, y eso significaría que los intentos de alianzas PAN-PRD en el Congreso tendrían un buen ambiente en la próxima Legislatura. Buena noticia para Calderón, mala para el PRI y para López Obrador... Los dados repiten escalera. La semana mejora.

AMLO a las puertas de Televisa

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

Después de los insultos que López Obrador y sus acompañantes lanzaron contra la empresa Televisa la tarde del martes, queda claro que el ex candidato presidencial es un malagradecido y sus seguidores unos desmemoriados.

En las puertas de Chapultepec 18 los seguidores de AMLO le cantaron Las Mañanitas por su cumpleaños, mientras exigían espacios en la televisora para dar a conocer sus posturas.

Por lo visto hay que refrescarles la memoria a los seguidores de AMLO, y a él mismo, sobre lo que ocurrió en algunos de sus cumpleaños anteriores.

En su cumpleaños 49, el reportero Adrián Castillo escribió:

“Con diez minutos de retraso comenzó la conferencia de prensa —ya que generalmente empieza a las 6:20—. Apenas el funcionario se acercaba al templete cuando lo detuvo el Capitán Guarniz, quien inmediatamente cantó: ‘Happy birthday to you... happy birthday to you... happy birthday mister Peje, happy birthday to you...’.

“Con una sonrisa fingida y con un ligero apretón de manos, el funcionario agradeció al colaborador de Brozo la atención que tuvo en ese día tan especial.

“También estuvo presente Isabel (Madow), la secretaria de Brozo, quien vestía un top y un pantalón negro, intentó darle un abrazo al tabasqueño, pero éste se negó y sólo le aceptó un beso en la mejilla.

“Enseguida, el Capitán Guarniz le hizo entrega de una manopla de beisbol color café; mientras que Isabel le regaló una pequeña botella de tequila”.

Todas esas escenas cumpleañeras pasaron por el Canal 4 de televisión, de Televisa, en el noticiero matutino que conducía Brozo, El Mañanero.

¿Qué quería López Obrador? ¿Que siempre estuvieran los enviados de un noticiero de Televisa para festejar su cumpleaños en vivo?

Cuánta desubicación. Además, que no diga que el coqueteo no era de su agrado.

En la carrera atlética que organizó Televisa en el DF, que pasó sobre el distribuidor vial de San Antonio, López Obrador la hizo de maestro de ceremonias de la empresa a la que ahora vitupera.

En su siguiente cumpleaños, el 50, se repitió el numerito.

Escribió Adrián Castillo:

“El Capitán Guarniz, acompañado de una joven de pantalón entallado y una blusa que dejaba poco a la imaginación, felicitaron al ejecutivo local…

“La pareja le regaló una estampita de la Virgen de San Juan de los Lagos. Dijeron que por lo del Paraje San Juan. También una estatuilla de San Antonio porque es un ‘gran distribuidor’, y una fotografía del mismo López Obrador con el argumento de que es ‘el mejor santo del reportero’.”

López Obrador estaba feliz con los arrumacos de Televisa, que eran transmitidos en un exitoso noticiero matutino de esa empresa.

¿Por qué ahora dice, en las puertas de Televisa, que “es la principal administradora de la ignorancia y la fábrica más grande de producción de mentiras?”

Pasó del amor al odio.

Mientras lo apapachaban, Televisa era una gran empresa.

López Obrador se desempeñaba de maestro de ceremonias de los eventos públicos de la televisora.

Iba al rancho de sus directivos.

¿Por qué la insulta ahora como si fuese la encarnación del mal?

¿En que ha cambiado Televisa desde hace cinco años a la fecha? ¿En qué?

¿Por qué Televisa dejó de ser una gran empresa?

Una ocasión en que López Obrador estaba en apuros en su conferencia matutina, por declaraciones del ex subprocurador Samuel del Villar sobre el paraje San Juan, pasó lo siguiente.

Escribió Adrián Castillo:

“No, no, no, el caso de Samuel es otra cosa, no, no, no, estoy hablando de, sí, sí me entienden..., decía titubeante Andrés Manuel López Obrador, justo cuando se oyó:

“—¡Maestrooooo!, ¿me puede explicar bien lo del chupacabras?”

Era la voz del personaje del programa televisivo El Mañanero, conocido como Capitán Guarniz, quien sentado en la primera fila de la sala, provocaba un corte en el ritmo de la conferencia.

“López Obrador no dejó pasar la oportunidad de usar la puerta de salida que se le había abierto:

“—Sí, es una especie que hizo mucho daño, que asoló al país y que les dejo de tarea. A ver, niño Capitán, busque usted quién es el chupacabras y mañana viene y me dice”.

El enviado del Canal 4 había dejado una manzana en el atril de López Obrador.

Bueno, ¿de qué se quejan ahora AMLO y sus seguidores?

Son la minoría de un partido minoritario, y ni Televisa ni ninguna otra televisora le han cerrado los espacios.

Sólo que ahora no le llevan a Isabel Madow, no le cantan Las Mañanitas, no le llevan regalos ni pasan toooodas sus ocurrencias en cadena nacional.