diciembre 29, 2009

El poder como forma de dominio

Maruxa Vilalta
Oasis
Excélsior

La capacidad de un individuo —por no llamarlo persona— o de un grupo de individuos para imponer su voluntad en contra de la voluntad de otros, con la alianza de medios —en las guerras con armas— capaces de causar daños a quienes se negaron a aceptar la imposición es una manera de ejercer el poder como dominio. Los daños que quienes dominan pueden causar a otros van desde la ruina económica, la pérdida del puesto o del empleo, de la reputación enlodada por la calumnia, la libertad intelectual y material y hasta pérdida de la vida.

Esto último en las guerras civiles causadas y manipuladas por un dictador con asesinatos de millones de personas. Pienso en el fascismo franquista de la guerra civil en España, (1936-1939) con el apoyo de los aviones de Hitler y Mussolini bombardeando a la población que huía por las carreteras. Y en otras más cercanas dictaduras en el mundo, entre ellas las de América Latina.

En algún otro artículo para Excélsior me referí al poder como coerción. Insisto ahora porque el poder como forma de dominio persiste.

El ciudadano está dominado —estamos dominados— por los partidos políticos, por sus dirigentes, sus integrantes, diputados que en varios casos ni siquiera terminaron estudios de secundaria, ambiciosos que no tienen ni nunca tuvieron ideales y siguen luchando por su propio beneficio. Ante esto el presidente Calderón trata de complacer a todos y con todos queda mal, recurre a la demagogia, apapacha, trata de mostrar optimismo en el que ya nadie cree y ha perdido a muchos seguidores. Acción Nacional, el partido, antes representante de la derecha y el conservadurismo, ahora más bien representa el fracaso. El PRI aspira antes que nada a recuperar el poder perdido. El PRD, o la izquierda, lamentablemente fracturada, desmenuzada en grupos y grupitos, ha perdido su fuerza. Aquella izquierda que le robaron a Cuauhtémoc Cárdenas y cuyos ideales —que los había— y fuerza no se han podido recuperar.

Y ahí va nuestro México, navegando con bandera de democracia, pero país en el que todos los partidos políticos tratan de imponer su poder y así obtener, no precisamente el bienestar, el dominio de la población.

En la historia de México, tan sometido a injusticias y dictaduras, no es la primera vez en que es devoradora la lucha por el poder.

A la fecha la imposición del poder se deja ver no solamente en la amenaza implícita o explicita al ciudadano sino también en la manipulación de información . Y en las “reuniones” que en la burocracia de las instituciones gubernamentales tanto agradan a los funcionarios que tienen entre dos y tres secretarias, frecuentemente mediolíngües, para informar que “el licenciado”, o “la licenciada”, “está en reunión”.

Así el burócrata deja de atender al ciudadano y aprovecha la “reunión” para manipular la orden del día en asambleas donde podrían discutirse peticiones de quienes se niegan a ser dominados y para eludir técnicas apropiadas de debate colectivo que puedan contradecir a quien ejerce el dominio. Con lo cual la ganancia podrá ser doble para los que “protegen” al que ejerce el poder y esperan ser recompensados.

En suma, manipular el orden del día de asambleas y consejos para que en ellos no se pueda incluir el tema político ni la posibilidad de manifestar oposición y sustentarla hasta hacerla objeto de discusión.

Navegamos en México con bandera de democracia, pero son muchos los que a la democracia anteponen el beneficio personal. Así las cosas, el poder como forma de dominio es uno de los factores fundamental de la estratificación social.

El presidente Calderón trata de complacer a todos y con todos queda mal.

La cigarra

Sergio Sarmiento
Jaque Mate
Reforma

"Cantó la cigarra durante todo el verano, retozó y descansó".
Jean de La Fontaine

Érase una vez una cigarra que cantaba en el verano. Retozaba y jugaba y volvía a cantar con alegría. El cálido clima del verano parecía extenderse por un tiempo sin fin.

Su vecina, la hormiga, no dejaba mientras tanto de trabajar. Tenía miedo al invierno que tarde o temprano habría de llegar. Reunía hojas y granos y acondicionaba su vivienda para sobrevivir el más inclemente de los climas.

La cigarra se burlaba. ¿Para qué desaprovechar los tiempos soleados y cálidos en un trabajo que dejaba sólo la frente perlada de sudor? La hormiga, sin hacer caso de las burlas, continuaba su trabajo.

Pero el clima empezó a cambiar. Las temperaturas pasaron a ser frescas y después se volvieron francamente frías. Los árboles perdieron las hojas. Los campos se secaron. No había ya granos ni hojas que recoger.

La hormiga se preparó a pasar el invierno en el calor de la cómoda morada que había construido en cuya alacena había una gran cantidad de granos y hojas. La cigarra, en cambio, empezó a pasar hambre y frío.

Una mañana la cigarra tocó a la puerta de la hormiga. Le pidió alimento que le permitiera sobrevivir a la inclemencia del clima. "Y ¿qué hacías tú cuando el tiempo era cálido y hermoso?", le preguntó la hormiga. La cigarra contestó con sinceridad: "Yo cantaba y bailaba todo el tiempo". La hormiga respondió: "Pues canta y baila ahora".

La historia habría terminado así en otros tiempos, en otros países. Pero esta cigarra y esta hormiga vivían en un país llamado México.

La cigarra empezó a organizar manifestaciones para protestar por la riqueza de la hormiga. Su acaparamiento de los víveres, decía, era la fuente de la pobreza de la cigarra. Con otras compañeras, montó un prolongado plantón en la avenida principal del reino, el llamado Paseo de la Reforma.

El rey, una cigarra electa por mayoría popular, empezó a indagar las razones de los plantones. Le pareció también injusto que la hormiga tuviera tanto y la cigarra tan poco.

Ordenó así expropiar el 30 por ciento de todo el grano almacenado por la hormiga. Él mismo se quedó con el 20 por ciento, que revendió para acrecentar su fortuna, y entregó el otro 10 por ciento a la cigarra. Dio además instrucciones para que la hormiga construyera una casa para la cigarra o, de lo contrario, perdiera la vivienda que tenía, la cual sería entregada a la cigarra por razones de justicia social.

La hormiga protestó y acudió a los tribunales; pero éstos, amedrentados por el rey, fallaron a favor de la cigarra.

Al año siguiente la hormiga se fue del reino y se estableció en otro muy lejano. Las cigarras la acusaron de evadir impuestos y de sacar sus capitales, por lo que confiscaron todas sus propiedades y las de todas las demás hormigas. Pronto todas emigraron del reino para unirse a la primera y con su trabajo edificaron una comunidad de gran prosperidad.

El rey festejó la salida de las hormigas como un acto de liberación nacional y prometió a las cigarras que su vida sería diferente a partir de ese momento. Ya no habría más hormigas que, con su codicia y afán de lucro, empobrecieran a las cigarras. De ahora en adelante todo sería prosperidad y las cigarras compartirían a partes iguales la riqueza del reino.

En el verano las cigarras cantaron y bailaron. Meses después llegó el invierno, más crudo que de costumbre, y el hambre y el frío acabaron con las cigarras. En esta ocasión no hubo grano que pudieran quitar a las hormigas para alimentarse.

MÁS GASTO DE GOBIERNO

Los mexicanos seremos más pobres en el 2009, pero los gobiernos siguen gastando cada vez más. El gobierno del Distrito Federal tendrá en el 2010 su mayor presupuesto de gasto de la historia: 129,433 millones de pesos. El gobierno federal tendrá el tercero jamás registrado: 3 billones 176 mil millones de pesos. Si el gasto gubernamental generara prosperidad, hace mucho que seríamos uno de los países más ricos del mundo.

diciembre 25, 2009

A favor del derecho a la vida

Jorge Adame Goddard
Doctor en Historia por El Colegio de México
El Universal

Se ha propuesto que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos promueva una acción de inconstitucionalidad en contra de las reformas de las constituciones locales que se han hecho en 18 estados de la República, con el fin de proteger la vida humana desde el momento de la concepción. El comisionado nacional tendría el deber de presentarla si dichas reformas fueran violatorias de los derechos humanos que él está encargado de proteger. ¿Son dichas reformas efectivamente violatorias de los derechos humanos?

La finalidad de esas reformas es declarar que el recién concebido está jurídicamente protegido. En consecuencia, se le reconoce como titular de derechos humanos. Esto es algo plenamente congruente con los tratados de derechos humanos en vigor en México y en el mundo.

El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que es el principal tratado en materia de derechos humanos, establece el derecho a la vida en su artículo sexto que dice: “El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho está protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente”. Y para evitar cualquier duda de que se protege el derecho a la vida de las “personas” pero no de todos los individuos de la especie humana, el artículo 16 del mismo tratado dice: “Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica”. Por consiguiente, el recién concebido, que es un ser humano, tiene derecho a la vida y no puede ser privado de ella arbitrariamente.

La Convención Interamericana de Derechos Humanos, que es el tratado de derechos humanos propio de esta área geográfica, tiene disposiciones similares. Dice su artículo primero, párrafo segundo: “Para los efectos de esta Convención, persona es todo ser humano”. Y en su artículo cuarto: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.

Ambos tratados reconocen el derecho de todo ser humano a que su vida sea jurídicamente protegida. Ambos dicen (en su respectivo art. 2) que el Estado se obliga a adoptar medidas legislativas o de otro tipo para hacer efectivos los derechos humanos reconocidos. Ambos dicen (art. 4 del Pacto y 27 de la Convención) que el derecho a la vida no puede ser suspendido ni siquiera en casos de emergencia. Cuando las legislaturas de los estados reforman la Constitución para señalar que ésta protege la vida humana (es decir al ser humano) desde el momento de la concepción, actúan en plena concordancia con lo que disponen esos tratados de derechos humanos, al tomar una medida legislativa que hace efectivo el derecho a la vida.

Además de proteger el derecho a la vida de todos, las reformas constitucionales hacen efectivo el principio base de todos los derechos humanos que es la igualdad de todos los seres humanos. El artículo segundo del Pacto dice que los Estados se comprometen “a respetar y garantizar a todos los individuos que se encuentren en su territorio… los derechos reconocidos en el presente Pacto, sin distinción alguna de raza, color, sexo… posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”. Lo mismo dice el artículo primero de la Convención. También dice el Pacto en su artículo 26 que “todas las personas —y señala en su art. 16 que todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica— son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley”; en este mismo sentido se expresa el art. 24 de la Convención que dice: “Todas las personas —y persona es todo ser humano, como dice el art.1-2 de la misma Convención— son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho, sin discriminación, a igual protección de la ley”. Las constituciones locales reformadas han hecho explícito que el ser humano concebido goza de la protección jurídica lo mismo que el ya nacido, de modo que constituyen un progreso en el sentido de asegurar la igualdad esencial de todos los seres humanos y evitar, como dice el artículo primero de nuestra Constitución federal, toda discriminación que vulnere o restrinja sus derechos fundamentales.

Hay quienes afirman que las reformas mencionadas vulneran los derechos humanos de las mujeres. Esta afirmación no tiene ningún fundamento, puesto que ningún tratado de derechos humanos señala el derecho de la mujer a abortar, ni puede concebirse que una persona, mujer o varón, tenga el derecho de privar de la vida a otro ser humano. Aquí cabe recordar que “el respeto al derecho ajeno es la paz”.

Las reformas de las constituciones locales que protegen la vida del ser humano desde el momento de la concepción son un claro progreso a favor del derecho a la vida y a la igualdad de todos los seres humanos. El comisionado nacional de derechos humanos no tiene, por razón de su cargo, ninguna razón para plantear una acción de inconstitucionalidad contra esas reformas.

diciembre 24, 2009

El año del paréntesis

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

El año se va y nos deja un sabor agrio, ese que nos hace querer adelantar los acontecimientos para llegar a un nuevo paraje. Ganas de salir de nuevo, de soñar como lo hacíamos al inicio del año, de hacer nuestras las calles, de reír y llorar, sólo por el deseo simple de hacerlo, de pensar que la vida irá mejorando, porque sabemos que está diseñada para eso. ¿Cuándo no ha sido así?

Estas fechas nos ponen reflexivos, porque al mirar atrás le damos al pasado un lugar que a veces sirve sólo para el ejercicio de conciencia; pero, otras tantas, nos dejamos llevar y entramos de nuevo al laberinto, al que nos pierde y sí, también nos encuentra, pero con su cuota rigurosa.

El año nos encerró en un paréntesis. Vimos tanto y nada. Cantidad enorme de acontecimientos que sirvieron tan sólo para llenar vacíos y darle emoción a la coyuntura, pero que al final nos dejaban en el mismo lugar, sin avanzar, solamente nos sacó la cabeza por la ventana para que nos diera el aire y, así, hacer como que se respiraban nuevos bríos.

Desde hechos ridículos, hasta algunos poco entendidos. Un avión secuestrado con dos latas de jugo o un Presidente que recibe un Premio de Paz cuando en realidad habla de guerra. Un terremoto que le dio un buen susto al DF en mayo, pero una epidemia que lo encerró en abril. Un séquito de funcionarios públicos que engordaban sus carteras trabajando para el lado del crimen. Líderes de grupos criminales que cayeron, gente inocente que calló. Figuras políticas que se acomodaron la camiseta que mejor les convino; otros, que se quitaron la que por años usaron hasta que eso se convirtió en prejuicio.

Un año de elecciones intermedias que nos dejó a medias, por un Congreso con mayoría de la “oposición” y un jefe del Ejecutivo que deberá ideárselas para quitarle lo gris a lo que resta de su sexenio. Un par de reformas que jamás lograron cuajar y que hicieron acto de presencia de panzazo. Una que sí nos hace creer, porque hay luz, la deseada, que pueda ayudar a encauzar de nuevo el rumbo político del país. En eso tal vez, en lugar de paréntesis, pondría puntos suspensivos...

Y es que 2009 fue un año áspero, duro, hiriente. Uno que nos emocionó y al final pocas victorias dejó. Que nos sonrió al inicio, una imagen que nos esperanzó un poco, aunque sabíamos que las cosas no serían fáciles, pero no nos dijo que mucho tomaría forma tan caprichosa y contradictoria. Un año de señales encontradas. De indecisión pero, también, lo sabemos, de muchas ganas.

Ganas de encontrarse y tal vez perderse un poco, pero siempre ganas de llegar a un nuevo punto. Ganas de reiniciar esos proyectos que no cuajaron, de reencontrarnos con lo que fuimos, con esas formas con las que recibimos el año.

No es pesimismo ni tendencia a ver el vaso medio vacío, es sólo un ejercicio de conciencia que nos obliga a reconocernos como un país que de pronto se quedó estático, encerrado en esos paréntesis que, por fortuna, no constituyen un círculo y se puede salir de ellos para, de inicio, poner punto y aparte. Porque, por muchos tropiezos, propios y en el entorno, las ganas siguen estando ahí y eso es lo que nos diferencia del resto, así lo hemos demostrado más de una vez.

Vimos tanto y nada. Cantidad de acontecimientos que sirvieron tan sólo para llenar vacíos.

Incontenibles aspiraciones

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Como hoy es Nochebuena supongo que tengo que declarar una tregua. No hablar de política, o sea. Es una encomienda difícil porque el tema nos inflama mucho en estos pagos. O, más bien, nos fascinan los politicastros, casi tanto como los actores de las telenovelas, los toreros, los futbolistas y la gente que posa en las revistas del corazón. Este encantamiento se debe, creo, a lo difícil que resulta ser una persona común y corriente en México: cualquier empleadillo tenebroso del Ministerio Público te puede acojonar, cualquier pelagatos uniformado te puede humillar, cualquier inspectorzuelo te puede extorsionar, en fin, la vida cotidiana es una verdadera maldición si no tienes “influencias”. De ahí, de esa extrema vulnerabilidad de los individuos en nuestro país, nace el deseo de ser “influyente”, es decir, pariente directo de algún político de relumbrón o, mejor aún, el mismísimo personaje en persona, con perdón por la redundancia.

Nunca son las aspiraciones más fuertes que cuando significan un cambio radical en la existencia: el futuro emigrante sueña con una vida infinitamente mejor en el vecino país del norte, la persona avasallada anhela ardientemente la libertad y el ciudadano sin derechos reales ambiciona la privilegiada condición del que no los necesita porque él mismo se los agencia. En todos estos casos se idealiza la realidad del emigrante, del hombre libre y del poderoso, respectivamente, porque representan, cada uno de ellos, la consumación de un sueño inalcanzable. De ahí, en lo que toca a nuestros hombres públicos, que les rindamos una atención desmedida porque —a diferencia de nosotros, los ciudadanos de a pie— nunca hacen la cola del súper, nunca realizan trámites en persona y nunca pierden el tiempo en las tristes servidumbres de la cotidianidad, por no hablar de sus emolumentos y otras canonjías.

El poder, en este país, es un artículo tan colosalmente provechoso que impregna todo lo demás. Ya lo ven ustedes: no quería yo hablar de política y terminé rezongando sobre la dorada existencia de los políticos. Feliz Navidad, de cualquier manera.

diciembre 22, 2009

Uniones conyugales homosexuales

Rafael Cardona
racarsa@hotmail.com
La Crónica de Hoy

La verdad no me habría gustado participar en el debate de ayer en la Asamblea Legislativa del DF. La defensa de los argumentos de ambas partes me pareció, hasta donde pude seguirla, de una enorme pobreza intelectual y política. La estrategia de sacar al sol los trapitos de reales o imaginarios homosexuales panistas o perredistas fue sencillamente para la decepción.

El problema nunca fue bien enfocado: no se trataba, hasta donde entiendo, de legalizar la homosexualidad pues hasta donde se sabe no es delito. Se discutía (o se debió discutir) si se puede establecer una sociedad conyugal entre personas de la misma preferencia sexual o no y si como consecuencia de eso satisfacen condiciones para convertirse en padres adoptivos.

Ambas preguntas fueron respondidas en sentido positivo para quienes defienden a ultranza los derechos de las minorías; la igualdad y la universalidad de las condiciones para la convivencia y sus consecuencias. Personalmente tengo reservas en cuanto a la adopción.

No nada más a la asumida por los homosexuales; a todo tipo de adopción “industrializada”. Pero ni mi opinión ni mis puntos de vista fueron necesarios ni solicitados en el debate de la aplanadora perredista contra los pocos panistas limitados en sus argumentos.

Hace unos días un lector habitual de esta columna (Fernando Amerlinck) me mandó un correo que ahora divulgo.

“Matrimonio: vocablo usado con inusitada frecuencia (y esperable incompetencia, y no esperable inteligencia) en el órgano amarillo inventor de leyes, de usos, de costumbres, y árbitro de la corrección política que se llama ‘Asamblea Legislativa del Distrito Federal’.

“Esto dice sobre el matrimonio la Real Academia de la Lengua:

(Del lat. matrimonium). 1. m. Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales. 2. m. En el catolicismo, sacramento por el cual el hombre y la mujer se ligan perpetuamente con arreglo a las prescripciones de la Iglesia. 3. m. coloq. Marido y mujer. En este cuarto vive un matrimonio.

“En la primera línea aparece la etimología: el latino matrimonium proviene de ‘mater’ (madre), y el sufijo ‘monium’: calidad de; algo así como ‘madridad’. Lo que permite o evoca el ser madre.

“La calidad de madre, o de maternidad, está asociada forzosamente a la separación fundamental de los seres humanos en dos secciones (sexos). Para que haya matrimonio, y madre, hace falta un padre. Un matrimonio es de un padre y una madre, aunque no haya hijos. Un varón y una mujer. Y por cierto, del latín proviene también la otra sección: patrimonio (pater, monium).

“No sé por qué cuando oigo ‘matrimonium’ lo asocio con ‘pandemonium’ (todos los demonios, o el demonial) pero eso lo inventó John Milton (1608-1674). Y ya entrado en asociaciones, no sé por qué recuerdo a la Asamblea Legislativa del DF cuando pienso en un pandemonium; lo cual nada tiene que ver con lo que estoy escribiendo.

“Usan el mismo sufijo ‘monium’ acrimonia (aspereza o agudeza del gusto, el olfato, el carácter), y testimonio (raíz: testículo, más el mismo sufijo). Y tanto esos como matrimonio y patrimonio son vocablos antiguos de varios milenios. Pero hasta hace muy poco se les ha ocurrido a los diputados locales, con carácter de urgente, estirar ese antiguo estado civil, el ‘matrimonial’, para personas de igual sexo.

“Por eso hablo de incompetencia de los políticamente muuuuy (sic) correctos diputados de la Asamblea. Y de total falta de imaginación, conocimiento y cultura, pero eso sí, con chorros de solemnidad verborréica y radicalismo sextomundista. No tengo absolutamente nada contra los homosexuales (salvo que critico su mal gusto). Sé que en su mayoría lo son por nacimiento. Y en una sociedad plural hay que proteger sus derechos y preferencias, entre ellos el de asociarse y unirse para su mutua conveniencia —que en parte eso es el matrimonio—.

“Ya la misma asamblea inventó lo de ‘sociedad de convivencia’, pero eso no es un sustantivo sino una descripción. Las uniones homosexuales tienen que ver con el patrimonio y las ventajas materiales, pero también las sociedades anónimas y las de convivencia y los individuos tienen patrimonio. No va por allí la crítica. Si el propósito de los diputados locales es permitir que los homosexuales tengan derecho a establecer sociedades con las ventajas de ayuda mutua, fiscales, alimenticias, sucesorias y patrimoniales del matrimonio, adelante. ¡Pero no llamen a esas sociedades ‘matrimonios’!

“Las uniones homosexuales no son matrimoniales ni pueden serlo. No pueden perpetuar la especie o formar familias. Nada tienen que ver con la acepción histórica y tradicional de maternidad y paternidad.

“Mi inveterado amor y respeto a la lengua castellana y al lenguaje preciso me impide aceptar el vocablo ‘matrimonio’ para una unión homosexual.

“¿Por qué no inventar otro sustantivo? Se aceptan propuestas”.

“Por eso esta columna se llama “UNIONES CONYUGALES HOMOSEXUALES”. O ya de plano llamarlas ‘Homomonios’”

“¿Cuántos panistas son gays?”

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Harto de escuchar sobre la homofobia de Marx, Engels, El Che y el régimen cubano, el asambleísta del PRD, José Luis Muñoz, se creyó con el derecho de utilizar la emblemática figura del desaparecido panista, Carlos Castillo Peraza, para argumentar a favor del matrimonio entre gays.

Montado en la tribuna, el ex delegado en Cuauhtémoc miró en dirección de los diputados panistas y sin medir las consecuencias, cuestionó: “¿Se han preguntado cuántos de sus militantes tienen una preferencia sexual diferente? ¿Se han preguntado si el gran dirigente que tuvieron, Carlos Castillo Peraza, vivió una existencia feliz o si tuvo toda una serie de traumas, porque nunca se le permitió ejercer su sexualidad?”

La alusión al yucateco sonaba a los azules como un sacrilegio. Muñoz se había atrevido a hacer insinuaciones sobre las preferencias sexuales del emblemático panista, sin tener la menor prueba. Nunca vio, ni le constó que a Castillo Peraza le gustaran los hombres. “No puedes llamarle gay a alguien que ya se murió y que públicamente nunca salió del clóset”, comentó en corto, una asambleísta de Acción Nacional.

* * *

El atrevimiento de Muñoz produjo una desproporcionada reacción del diputado azul, Juan Carlos Zárraga, quien no vaciló en acusarlo de “corrupto y bocón”, e insinuar, además, que es pederasta, por no haber combatido la red de prostitución infantil que había en la Cuauhtémoc, cuando él fue delegado. “¿No será acaso que eso iba con sus preferencias?”, preguntó el panista.

Así anda el nivel en la Asamblea.

* * *

Mariana Gómez del Campo, coordinadora de la bancada del PAN, no se quedó con las ganas de reclamar. Entrona como es, se apersonó en la curul de Muñoz para decirle: “No podemos caer en descalificaciones y calumnias; me parece terrible que se refiera así a Carlos Castillo Peraza.”

La propia Alejandra Barrales, jefa de los perredistas, calificó la intervención del ex delegado como “rudeza innecesaria”.

La intervención de Muñoz fue la gran mancha en un debate que terminó con un final feliz para las parejas del mismo sexo que luchan por la igualdad de derechos. El dictamen aprobado no sólo legaliza ese tipo de enlaces en la Ciudad de México, también les permite la adopción de hijos, algo que no se tenía previsto, y fue producto de una maniobra de la “aplanadora amarilla”, como le dicen al PRD en la ALDF.

* * *

Nos topamos ayer con la diputada federal Gabriela Cuevas. Encuentro interesante y oportuno. Acabábamos de leer en la sección Comunidad, de Excélsior, que buscan quitarle el fuero, luego que Demetrio Sodi solicitara una auditoría a la gestión de la ex delegada en Miguel Hidalgo, por supuestas irregularidades en el financiamiento del famoso y polémico “deprimido” (¿porqué le dirán así?) de Palmas y Reforma.

La cara de Gaby era de molestia. El tono de indignación. La joven legisladora no acaba de digerir que el actual titular en Miguel Hidalgo haya siquiera insinuado que se robó los 40 millones de pesos que dio como anticipo para el inicio de la polémica obra. “Los anticipos son legales, la ley los autoriza. Si Demetrio quiere jugar rudo, me encanta. Le voy a partir la madre”, advirtió.

La presidenta de la Comisión del DF en la Cámara de Diputados asegura que Sodi está molesto con ella por un correo electrónico que dio a conocer. No nos reveló el contenido de ese e-mail, pero afirma que tiene otro más rudo y está dispuesta a hacerlo público. Sus señalamientos no pararon allí. La aguerrida legisladora jura que Sodi paró las obras porque “no se quiere pelear ni con Peralta, ni con la esposa de Arango”, aseveró.

Cuevas está abierta a que la investiguen. Si descubren que alguna licitación se hizo en forma irregular con su consentimiento “que me lleven a la cárcel”. Pero quiere también que Vinalay y Sodi, sus predecesores, aclaren por qué cancelaron una obra para la que se adelantaron 40 millones de pesos.

www.elarsenal.net http://panchogarfias.blogspot.com

Alejandra Barrales, líder de los perredistas, calificó la intervención como “rudeza innecesaria”.

Cofetel: el duopolio sigue ganando

Javier Corral Jurado
Diputado Federal del PAN
El Universal

Cedida conscientemente al duopolio de la Televisión, como parte de las negociaciones electorales del 2006, la Comisión Federal de Telecomunicaciones es el mejor y a la vez el más patético ejemplo de la enorme fractura política que vive la transición mexicana. El órgano que presumiblemente regula a los operadores de telecomunicaciones junto con la SCT, y que en materia de radio y televisión lo hace de manera exclusiva —según lo ha vuelto a confirmar recientemente la SCJN—, está bajo control de Televisa y de TV Azteca, en ese orden. Capturado por los regulados, el Estado “soberano” sólo es testigo cómplice.

Esto es así porque el pacto del 2006 sigue vigente, por más que estén pagados con creces sus compromisos, e incluso que ya sea suicida y autodestructivo seguir protegiendo al duopolio que —salvo el manejo medianamente cuidadoso de la imagen del Presidente—, no hacen otra cosa que promover a su candidato presidencial Enrique Peña Nieto, ya sea en gira por el país, por Estambul o por el Vaticano. A donde vaya el gobernador mexiquense, ahí van las cámaras, al cabo pagan los ciudadanos del Estado de México. Reciben en contrapartida “programas especiales” sobre la inmaculada fé católica de Enrique y Angélica que, cual telenovela del canal de las estrellas, dan la primicia en el oído a su santidad de que pronto se casarán, pero ¡oh, micrófonos del Señor!, todos nos hemos enterado.

El descaro del duopolio televisivo tiene resguardo en la Cofetel. Siendo una instancia que les pertenece, no tienen problema enfrente para disfrazar de cobertura noticiosa la propaganda electoral con manipulación religiosa, para violentar la ley o hacerse de nuevos privilegios, para eso tienen órgano regulador a su servicio.

Y si a Cofetel, Televisa le puede dictar sus resoluciones para impedir que le compitan otros operadores en servicios para los que ya se alista a entrar (como es el caso de la banda de 2.5 GHz, en relación con la próxima licitación de la banda 1.7 GHz), y si para ello tiene que falsificar actas y firmas de quien sea, y cambiar sus criterios y acuerdos ya aprobados ¿porqué TV Azteca no puede hacer lo mismo, que también participó de aquella negociación?

Pues eso es lo que acaba de suceder: la televisora del Ajusco ha logrado salirse con la suya en el caso del ilegal servicio HiTV que presta a través de los canales espejos que le fueron asignados para llevar a cabo la transición digital, que en este mismo espacio denuncié el 12 de mayo pasado como “nueva fechoría de TV Azteca”. Cuatro de los cinco comisionados de la Cofetel: José Luis Peralta, Gonzalo Martínez Pous, Ernesto Gil Elourdy y Héctor Osuna Jaime, se retractaron de su acuerdo anterior por el que desautorizaban este servicio y recomendaban sanciones a la conducta ilegal de esta empresa. Como siempre, la honrosa excepción en ese órgano la sigue representando Rafael del Villar Alrich.

Este es un asunto muy grave, relacionado con el proceso de transición de la televisión radiodifundida analógica a la televisión digital terrestre o TDT y para el que se adoptó el estándar A/53 del “ATSC” y definió por parte de la SCT la política para la transición a la TDT. Como parte de esta política se estableció la asignación temporal de un canal adicional para realizar transmisiones digitales simultáneas de la programación transmitida por cada canal analógico. A través del nuevo estándar de TDT, es técnicamente factible transmitir varias señales de televisión en un solo canal o bien transmitir, además de la réplica digital de la señal analógica, servicios adicionales de telecomunicaciones distintos a la radiodifusión.

Lo podrían hacer los concesionarios previa autorización de las autoridades, otorgando al Estado mexicano una contraprestación, y siempre “en los términos de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas vigentes al momento en que se otorgue, en su caso, el título de concesión respectivo.”

Pero después de su experiencia exitosa en hacerse del Canal 40 por la fuerza, a la mala, nuevamente en flagrante violación al estado de derecho validada por la Cofetel, TV Azteca intenta prestar servicios adicionales de telecomunicaciones. TV Azteca utiliza los canales asignados para la transmisión digital de las señales del 7, 13 y 40 en la ciudad de México para transmitir hasta 21 canales digitales.

Es importante recordar que esto fue precisamente lo que invalidó la SCJN de la Ley Televisa, que los concesionarios de servicios de radiodifusión puedan utilizar las frecuencias asignadas a esos servicios para prestar servicios adicionales de telecomunicaciones. Sin embargo, se les acaba de autorizar que lo hagan. Y si lo podrá hacer TV Azteca, pues lo hará Televisa que se encuentra técnicamente capacitada para utilizar de la misma manera las frecuencias de TDT, particularmente en aquellas áreas en donde no existe penetración de la televisión restringida.

Sin duda lo más relevante de todo esto, será saber de qué manera actuará el Secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar Horcasitas.

diciembre 17, 2009

Una iniciativa de verdad

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

La iniciativa de reforma política de Calderón es la primera posición estratégica que toma un Presidente de México en mucho tiempo. Cada uno de sus diez puntos apunta a un cambio mayor y en conjunto dibujan la reforma política más ambiciosa que se haya planteado en décadas.

Enumero sus componentes en el orden de importancia que tienen según yo:

1. Segunda vuelta en la elección presidencial con elecciones concurrentes del Congreso. 2. Elección consecutiva en el Congreso. 3. Leyes de obligatoria resolución por el Congreso. 4. Facultades de veto parcial a la Presidencia. 5. Candidaturas independientes. 6. Aumento a 4 por ciento de los votos requeridos para obtener un registro de partido político. 7. Posibilitar la elección consecutiva de alcaldes y legisladores locales si así lo deciden los gobiernos estatales. 8. Facultades a la Suprema Corte para formular iniciativas de leyes respecto del Poder Judicial. 9. Facultar a los ciudadanos para que puedan presentar iniciativas de ley. 10. Reducción del número de miembros en el Congreso y fin a los senadores plurinominales.

Mucho tendrán que mejorar sus respuestas a esta iniciativa los partidos y dirigentes políticos. Se trata de una propuesta seria y no puede contestarse con descalificaciones improvisadas sobre la importancia o la oportunidad de la reforma.

La iniciativa de Calderón sólo puede responderse seriamente con otras propuestas de reforma: las propuestas alternativas que están en la cabeza, si están, de las demás fuerzas políticas.

Pocas cosas pueden enriquecer tanto el debate y levantar más el nivel de la conversación pública que tener sobre la mesa, en blanco y negro, lo que piensan los partidos y sus líderes sobre lo que no funciona de la máquina política de México, lo que hay que cambiar y cómo.

Si eso sólo lograra la iniciativa de Calderón ya sería una gran ganancia: un primer trazo del campo de definiciones y futuros deseables en que debería convertirse la sucesión presidencial de 2012.

Es posible que la ambición de la propuesta de Calderón nazca de la certidumbre de que no será aprobada por el resto de los partidos.

El Presidente ha ganado sin embargo la iniciativa marcando el rumbo ante el cual han de definirse la clase política y la opinión pública.

Mi impresión es que la iniciativa tomó por sorpresa a la clase política y tuvo una recepción favorable en la opinión pública.

Lo primero porque no habían hecho la tarea y no tuvieron tiempo de pensar. Lo segundo porque es una iniciativa de verdad.

Bravo

Jorge G. Castañeda
jorgegcastaneda@gmail.com
Reforma

Quienes criticamos duramente al gobierno de Felipe Calderón cuando discrepamos, como ha sido mi caso desde un inicio con la guerra contra el narco, tenemos también la obligación de aplaudir y apoyar, con la misma convicción y vehemencia, aquellas acciones con las cuales estamos de acuerdo. Éste es mi caso sobre las reformas institucionales presentadas por Calderón antier, que considero son la propuesta más trascendente en México desde el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica de Salinas en 1993. Y lo es por tres razones.

La primera: sin reformar las instituciones esenciales del régimen político del viejo autoritarismo priista, México está paralizado. El sistema político mexicano desde 1997, cuando el PRI perdió la mayoría en la Cámara, no funciona. No permite tomar decisiones, innovar, ni enfrentar los grandes retos del país. Poner al principio y al frente estas reformas en lugar de seguir queriendo sacar las fiscales, energéticas, laborales y de seguridad con el andamiaje de antes, constituyen un cambio dramático muy pospuesto por Zedillo, Fox y Calderón.

Segunda razón: le arrebata la iniciativa al PRI y al PRD. Le roba el mandado a priistas ágiles e ilustrados como Beltrones, al obligarlos a definirse sobre sus propias propuestas. En lugar de esperar el visto bueno del PRI para las reformas posibles, ahora Calderón obliga al PRI a definirse sobre las reformas deseables. Esto llevará a divisiones en el PRI -que ya pudimos vislumbrar en las respuestas aterradoras por su ignorancia e incoherencia como las de Peña Nieto desde Roma-, o a lugares comunes o francas tonterías como las que escuchamos de parte del PRD y otros dirigentes del PRI en las Cámaras. Ahora quien lleva la batuta es Calderón.

Tercer motivo: si logra la aprobación de alguna de estas reformas, y obviamente si las logra todas antes de 2012, entregará al siguiente Presidente un Estado reformado y capaz de gobernar, no sólo de administrar. Pero si no lo logra por la oposición recalcitrante del PRI y del PRD podrá transformar la elección del 2012 -como lo he dicho solo y con Manuel Rodríguez Woog en estas páginas; y con Héctor Aguilar Camín en Nexos- en un referéndum sobre un programa para el futuro de México. Si Calderón no puede sacarlas, pero se decide a hacer campaña por éstas y otras reformas, le abre la puerta al candidato del PAN, cualquiera que sea, para que haga lo mismo y con posibilidades reales de lograr otra victoria.

Se puede discrepar de tal o cual detalle del paquete. Me parece que la forma en que está planteado el referéndum para cambios constitucionales es retorcida; me parece que hay desequilibrios entre reformas de fondo como la reelección, la segunda vuelta y el propio referéndum, con asuntos técnicos menores como la fecha de la elección legislativa o las llamadas leyes guillotina. Pienso, por ejemplo, que debe ponerse como base para conservar el registro de un partido el 5% y no en el 4% de la votación, como lo apuntamos con Héctor Aguilar Camín en Nexos, pero es lo de menos. Lo de más, en mi caso particular, es la enorme satisfacción que siento al comprobar que la lucha por las candidaturas independientes finalmente coincide con el Ejecutivo, en lugar de ser combatidas frontal y sistemáticamente por él. Gracias al trabajo, inteligencia, esfuerzo y perseverancia de Gonzalo Aguilar Zinser, Fabián Aguinaco, Santiago Corcuera, Federico Reyes Heroles y muchos otros, parece que logramos pasar de que se nos echara la caballería en Costa Rica hace un año y medio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a que ahora Calderón haga suya una propuesta que, ni él ni Fox, jamás debieron haber combatido. El umbral del 1% de firmas es muy alto, ojalá lo revisen, pero aún así y aunque no se apruebe, el que Felipe Calderón hoy abrace una causa ciudadana que combatió es motivo de amplio reconocimiento de mi parte hacia él. De nuevo en hora buena, y bienvenido al bando ciudadano.

Xóchitl y Cuauhtémoc

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Xóchitl Gálvez no se da por vencida. Quiere ser gobernadora de Hidalgo. Su objetivo es conjuntar una amplia “coalición ciudadana” respaldada por partidos tan disímbolos como el PAN y el PRD. Sabe que sólo así tendría una oportunidad de vencer a la poderosa maquinaria del PRI en la entidad.

La directora general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, en los tiempos de Vicente Fox, no ha parado de buscar apoyos. Ayer se desayunó con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en la cafetería Balmoral, del hotel Presidente Intercontinental, uno de los lugares favoritos de la clase política mexicana.

Nos topamos con los dos cuando enfilaban hacia la salida del hotel. Cuauhtémoc, siempre reservado, sonrió cortés, pero no hizo comentario alguno. Ella, en cambio, aludió al calificativo de “soñadora” que utilizamos en este espacio la primera vez que comentamos su intención de lograr una alianza de amarillos y azules. “¿Sabes cuál es el eslogan de mi campaña?”, nos preguntó a quemarropa. Ella misma respondió: “Hidalgo Sueña…”

El sueño de Xóchitl podría ser perturbado por el senador José Guadarrama, de no muy agradable memoria para el perredismo hidalguense. El ex priista-alquimista no sólo tiene su peso en el estado, fuera del PRD, sino que cuenta con el apoyo de Los Chuchos. Tanto es así que uno de ellos, Jesús Zambrano, nos contó que en el pasado “Congreso Refundacional” del amarillo, celebrado en Oaxtepec, sostuvo un ríspido intercambio verbal, sobre el tema de las alianzas, con la delegación de Hidalgo. ¿Van a apoyar a una panista?, cuestionó el Chucho número dos. “Es una posibilidad”, respondieron los de Hidalgo, para luego dejar claro que, “con Guadarrama, ¡nunca!”

* * *

Al Balmoral acudimos a desayunar con el priista Gabriel Arellano Espinosa, presidente municipal de Aguascalientes. Este hombre le arrebató al PAN la capital, y ahora quiere repetir el triunfo en las elecciones de gobernador. Pero antes debe disputar la candidatura con dos rivales internos, bien apoyados desde el centro: el senador beltronista Fernando Lozano y la ex diputada paredista Lorena Martínez.

—¿Y cuáles son sus apoyos?, atajamos al alcalde. Mencionó, primero, a Otto Granados, ex gobernador, y Augusto Gómez Villanueva, ex secretario de Estado. Luego, a dos gobernadores que ya encarnan el presente del PRI: Enrique Peña Nieto y Rodrigo Medina.

Apenas medio terminó con sus molletes, Arellano nos contó una grilla que confirma el temor del PAN de que se repita en Aguascalientes “el síndrome de San Luis” (un gobernador azul a favor del candidato tricolor). El panista mejor posicionado en las encuestas es Martín Orozco, ex alcalde de la capital, pero a la vez es el enemigo número uno del gobernador Luis Armando Reynoso. El mandatario estatal le habría dicho a César Nava que, si Orozco es candidato, no sólo no moverá un dedo, sino que va a jugar en contra.

Orozco Sandoval tiene 42% de opiniones positivas, contra 6% de negativas, según la más reciente encuesta de Buendía-Laredo. Le siguen: Arellano Espinosa, 37% positivas, 13% negativas; Carlos Lozano, 27% positivas, 7% negativas; Raúl Cuadra, PAN, 27% positivas, 4% negativas, y Lorena Martínez, 19% positivas, 3% negativas.

* * *

Supimos ayer que el IMSS y el gobierno de Sonora van a crear un fideicomiso por 125 millones de pesos para las víctimas del incendio de la guardería ABC. Los recursos se repartirán sin condiciones de que los familiares de las pequeñas víctimas renuncien a sus derechos. El monto que va a recibir cada una se mantendrá en reserva, a petición de los padres. La buena noticia la dio ayer Daniel Karam, director del Instituto.

www.elarsenal.net

http://panchogarfias.blogspot.com

El IMSS y el gobierno de Sonora van a crear un fideicomiso para las víctimas de la ABC.

diciembre 16, 2009

Tiene razón Felipe

Denise Maerker
Atando Cabos
El Universal

Aquí desde hace meses la tendencia ha sido critica respecto del presidente y de su gobierno pero hoy hay buenas razones para apoyarlo. Felipe Calderón mandó ayer una iniciativa de reforma constitucional al Senado que busca cambiar de fondo las reglas que rigen la relación entre poderes y el lugar de los ciudadanos en nuestro sistema político. Esto es una buena noticia. ¿Por qué?

*Porque es un hecho que las actuales reglas no han servido para facilitar acuerdos y superar diferencias. Todo lo contrario, México esta atorado. A doce años de que el PRI perdió la mayoría en la Cámara y a nueve de la alternancia hay un desencanto con nuestra democracia.

*Porque el sistema político se debió reformar junto con la alternancia. Las instituciones definidas en la época revolucionaria y posrevolucionaria nunca se pusieron realmente a prueba. El reino del PRI fue el reino de las reglas no escritas. No había necesidad de consultar la Constitución o seguir las leyes, gracias a la Presidencia imperial y al partido hegemónico se resolvía la gobernabilidad.

*Porque para enfrentar los muchos otros asuntos que arrastramos desde hace años es indispensable un sistema más ágil y eficaz. ¿Cómo crecer? ¿Cómo liberar a los trabajadores de líderes corruptos sin dejarlos en la calle o la indefensión? ¿Cómo vivir las diferencias sin la estéril polarización? Por ahí ya hay quienes dicen que no es urgente entretenerse con una Reforma Política cuando el país está en crisis económica, sin crecimiento y con problemas de seguridad. Justamente por eso.

*Porque la democracia en nuestro país necesita relegitimarse después del golpe que sufrió en el 2006 por la irresponsabilidad de dirigentes políticos, empresariales y sociales.

*Porque esta no es una idea que le llegó de pronto al Presidente. Hace años que este tema se discute entre especialistas y en la clase política. El Presidente muestra apertura al incluir ideas que han sido bandera de algunos opositores.

*Porque la política, aún en las democracias, no es, ni puede ser el reino exclusivo de la coyuntura. Necesitamos reglas que inviten a la clase política a pensar en el mediano y largo plazo.

Y finalmente porque esta reforma confía en los ciudadanos y es exigente con ellos. La democracia no puede ser asunto exclusivo de los partidos. Son y seguirán siendo indispensables para la democracia pero es la participación de los ciudadanos en la cosa pública lo que le da solidez y fuerza a este régimen.

Se tardó tres años

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Por “inoportuna” que le parezca a Enrique Peña Nieto, la iniciativa de reforma política es una buena jugada de Felipe Calderón luego de estar ajeno al tema desde el inicio de su mandato.

Sugiere, sobre todo, lo que debe hacerse con otros cargos de elección y se ocupa poco del suyo (para modernizar, por ejemplo, la gestión presidencial).

Espera la réplica del Poder Legislativo, y sabe que éste ha estado aguardando la oportunidad de imponer la ratificación del gabinete y algunos otros instrumentos que hagan más eficiente al Poder Ejecutivo.

Lo bueno es que en los partidos y el Congreso, así sea por instinto de supervivencia, muchos están dispuestos a lograr una reforma para que haya mejor gobernabilidad. Lo malo es la resistencia a la reelección (sobre todo en las presidencias municipales), y lo feo es la segunda vuelta que, de aprobarse, hará que el tercer partido (el de menor votación, sea cual fuere) se alce con jugosas posiciones (en especial gubernaturas y secretarías), pues no de otra forma se mercan los cambios coyunturales de chaqueta.

Polémico decálogo calderonista

José Antonio Crespo
Horizonte político
Excélsior

Al término de la elección intermedia de este año, Felipe Calderón declaró: “La democracia no puede ni debe reducirse al sufragio… Debemos ser sensibles y atender el llamado que nos han hecho quienes hoy decidieron no votar o no apoyar a ningún partido… Si queremos transformar a México, si realmente queremos cambiar lo que está mal en el país y mejorar lo que está bien, necesitamos de ciudadanos responsables, que den seguimiento a los compromisos de las autoridades y exijan su cumplimiento; a fin de cuentas, en democracia la ciudadanía tiene siempre la última palabra. Por ello, esta elección nos ofrece la oportunidad de reflexionar cómo podremos mejorar nuestro sistema electoral, a fin de acercar más la política a las necesidades, preocupaciones y participación de los ciudadanos. Yo invito a todos los mexicanos a… construir puentes para cerrar la brecha entre ciudadanía y política” (5/VII/2009). Puede entonces entenderse la reforma política propuesta ayer por Calderón como producto de la elección misma, y cuyo calado me parece comparable a la reforma política de 1979. Por un lado, Felipe recoge las diversas expresiones de protesta a la clase política que en ella se dieron (voto nulo, voto comprometido y la abstención activa). Por otro, es probable que el descalabro del PAN, que dejó a Calderón con un margen de maniobra más reducido, amenazando con dejarlo como un “pato cojo” (lameduck), también lo haya motivado a proponer esta amplia reforma política y, de ser aprobada en lo esencial, se podrá decir que su gobierno dio al menos algunos pasos para mejorar la democracia (ante el abandono de la misma que mostraron Vicente Fox y el propio Calderón durante la primera mitad de su administración).

El paquete de reformas es polémico en cada uno de sus componentes. Me parece que los ejes del mismo son tres:

1) Incrementar el poder ciudadano, en pequeña pero significativa medida, que nos permita influir sobre el proceso político con mecanismos como la reelección consecutiva de legisladores y alcaldes (y cuya carrera política dependería en mayor grado de la voluntad de los electores), la incorporación de candidatos ciudadanos (que puedan desafiar a los abanderados partidistas y abrirle a los electores nuevas opciones), y la iniciativa popular, que quita a los partidos el monopolio para presentar iniciativas legislativas (con la solicitud del 0.1% del padrón electoral).

2) Se busca dar mayor gobernabilidad democrática, que supone mejorar las condiciones para tomar decisiones y poner en práctica el proyecto gubernamental (es decir, el mandato popular sobre el Ejecutivo), pero con ciertos contrapesos. La elección del Congreso al mismo tiempo que la elección del Presidente en segunda vuelta (o, en su caso, después de elegido el Presidente en la primera vuelta) puede contribuir a darle a éste más presencia en el Legislativo. También se obliga al Congreso a ser más eficaz al atender ciertas iniciativas importantes y urgentes, pues de no hacerlo pasarán a ser refrendados o rechazados por los ciudadanos a través de figuras de democracia directa.

3) Se intenta mejorar la representación política e integración del Congreso, elevando el umbral para preservar registro partidario (y así financiar sólo a los partidos que demuestren un respaldo ciudadano más significativo), reduciendo el número de diputados (lo cual no me parece algo crucial) y dando una más personalizada y proporcional representación al Senado, sin que pierda su carácter de Cámara federal.

Me pronuncio a favor del sentido general de esta reforma (algunos de cuyos puntos concretos he venido respaldando desde hace años), si bien con varias reservas y matices que en algunas propuestas concretas (como seguramente lo harán también partidos y legisladores). Me parece también que la reforma debiera incluir otros aspectos para mejor alcanzar los objetivos que la animan, como lo sería la revocación del mandato (pero bajo condiciones específicas y claramente delimitadas), la desaparición del fuero legislativo, la ampliación de la participación directa de los ciudadanos en ciertos asuntos clave y una ley de partidos políticos. Esperemos que los partidos sean conscientes de que esta reforma (con los matices, modificaciones y agregados que consideren pertinentes) los acercaría a la ciudadanía, refrescaría la representación política y permitiría relegitimar al sistema partidista y la función legislativa.

Esperemos que los partidos sean conscientes de que esta reforma los acercaría a los ciudadanos.

Buenas noticias

Sergio Aguayo Quezada
Reforma

Dos buenas noticias tiñen de optimismo esta columna dedicada a mostrar que las transformaciones de las sociedades también nacen del empeño de individuos comprometidos con la política de lo concreto.

Es más fácil criticar que dar soluciones. Quienes ejercemos este oficio, solucionamos los enigmas creados por una transición pasmada, invocando una fantasmagórica "participación ciudadana", salida que no atiende las urgencias de los tiempos borrascosos. En el 2009 se disparó el número de lectores inquietos que me preguntaron sobre fórmulas concretas para enfrentarse a la corrupción política. Lo que relataré a continuación me ayudará a ser más específico sobre los métodos que permiten a ciudadanos comunes y corrientes contribuir a los grandes cambios.

El 10 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos. Durante la última efeméride, dos instituciones -una nacional y otra extranjera- regalaron buenas noticias a los interesados en mecanismos para frenar esa impunidad con la cual se violan cotidianamente nuestros derechos. En México, el Senado de la República reformó ¡por unanimidad! el artículo 17 constitucional para permitir las "acciones colectivas" que abren la puerta a la defensa de los consumidores. En Costa Rica, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) encontró culpable al Estado Mexicano por sus omisiones e ineficiencias en la localización y castigo de los asesinos de tres jovencitas juarenses: Claudia Ivette González, Esmeralda Herrera y Laura Berenice Ramos.

Enumero, a continuación, los resortes que hicieron posibles los portentos. El núcleo fue el trabajo individual de Adriana Labardini y Daniel Gershenson, quienes abrazaron la causa de los consumidores, y de Karla Micheel Salas y David Peña, los abogados que tomaron el caso de tres de las ocho jovencitas encontradas sin vida en el "Campo Algodonero" de Ciudad Juárez en noviembre del 2001. Entre ellos hay diferencias y similitudes.

Los dos primeros se acercan a la madurez con una formación en instituciones privadas de México y el extranjero; los segundos rondan los 30, estudiaron en universidades públicas y se forjaron en luchas populares. Los cuatro comparten un profundo rechazo a los abusos e injusticias y trabajan desde organizaciones civiles: Alconsumidor, nacida en el 2006, y la Asociación Nacional de Abogados Democráticos, que litiga desde 1991 y que acompañó al Centro para el Desarrollo Integral de la Mujer y Nuestras Hijas de Regreso a Casa (ambas juarenses) en el asunto de la Corte Interamericana.

Los cuatro donaron enormes cantidades de su tiempo en batallas políticas y jurídicas tortuosas, lentas y poco visibles. Hace años Rodolfo Gómez Alcalá, el litigante que me representó en una demanda contra difamación (que finalmente gané), me dijo una frase que captura las dificultades del reformista: "una cosa es tener la razón, otra saberla alegar y otra que los jueces [o los políticos] te la quieran dar". Las buenas noticias aquí celebradas demuestran lo mucho que logran personas cuando se centran en casos paradigmáticos.

El activismo fructificó porque gestionaron y obtuvieron el respaldo de algunos medios de comunicación, de organizaciones civiles, de instituciones académicas y gubernamentales y de gente común y corriente. Por ejemplo, la causa de los consumidores dio un brinco cualitativo cuando fue adoptada por el ITAM y por el senador priista Jesús Murillo Karam. El empuje definitivo vino cuando Blanca Heredia, una académica que actualmente dirige la Unidad de Desarrollo Político de la Secretaría de Gobernación, hizo un eficaz trabajo de convencimiento con algunos actores clave.

En el asunto de las adolescentes sacrificadas en el feminicidio de Ciudad Juárez fue determinante el papel de algunas integrantes de la Comisión y la Corte interamericanas de derechos humanos. Entre otras, Rosa Celorio, Rosa María de Castro y la jueza Cecilia García Medina. Es una bocanada de aire fresco saber que la inserción de México en la globalización ha permitido obtener en el exterior la justicia que el país nos niega.

No estamos ante victorias definitivas. Durante el 2010 se debatirán y aprobarán las leyes que regularán las acciones colectivas y las grandes empresas intentarán mantener intacta la servidumbre de quienes consumimos. También deberá vigilarse que el Estado mexicano cumpla con el fallo de una Corte internacional a la cual respeta de dientes para afuera, porque la mayor parte de nuestros funcionarios no asume a plenitud que México es sujeto de obligaciones frente al exterior.

Ante la incertidumbre sobre el futuro, estos retoños de esperanza confirman la trascendencia de individuos con sueños que se hacen realidad en proyectos ambiciosos pero manejables. Es una vía atractiva porque, asumámoslo de una buena vez, la mayor parte de los partidos y los gobiernos difícilmente renunciarán a sus privilegios pensando en el bien común. Los derechos no se mendigan, se conquistan.

diciembre 14, 2009

Sobre la guerra justa

Jesús Silva-Herzog Márquez
Reforma

¿Cómo se recibe un premio inmerecido en tiempos en que se atenta, aparentemente, contra los valores de ese premio? ¿Cómo puede celebrar la paz quien dirige una guerra? La designación de Barack Obama como merecedor del Premio Nobel de la Paz parecía un dulce envenenado: un elogio a las intenciones que subrayaba la ausencia de resultados. Al golpe de lo inmerecido se sumaba la reciente decisión de alimentar la guerra en Afganistán con más tropas. Un premio de la paz para un hombre sin logros que se empeña en la guerra. La exigencia de razonar estas contradicciones llevó al presidente de los Estados Unidos a pronunciar el mejor discurso de su gobierno. Sus palabras invitan al comentario.

En una ceremonia tan solemne como la entrega del Premio Nobel se espera la celebración de las palomas, la reivindicación de la infinita bondad humana, dulces elogios a la concordia. Obama tuvo el temple para hablar de la guerra en ese festival del pacifismo. Tuvo la madera para construir un alegato persuasivo, coherente y culto en defensa del realismo moral. Habló en Oslo un político razonante que reflexiona en público, que construye razones. No es el gobernante que agrega frases bajo la creencia de que la simple acumulación de palabras implica edificar un argumento. Extraordinario espectáculo el de un hombre de Estado razonando la gravedad del poder, el carácter trágico de la historia, la dureza de las decisiones morales y, al mismo tiempo, trazar una ruta hacia la justicia asequible. Fred Kaplan ha visto en él a un estadista-filósofo para los tiempos que corren. A juzgar por el discurso de Oslo, se trata de un brillante filósofo de la política que aprecia las sutilezas del pensamiento y no se deja llevar por la simpleza de las burdas dicotomías. El arte de su retórica radica precisamente en la capacidad para hacer embonar lo aparentemente incompatible, para encontrar equilibrios donde imperan absolutos y reconocer el amplio espacio de la paradoja en el territorio de los hombres.

Reconoció de entrada la pequeñez de sus conquistas en el flanco internacional. No pertenezco a la familia de algunos gigantes que han recibido este premio -dijo. Ganó así una risa empática del auditorio. De inmediato nombró al elefante de la sala: soy el comandante de un ejército que libra dos guerras. Soy responsable de enviar a miles al combate. "Algunos matarán y algunos serán muertos". Palabras terribles que deben haber horadado el templo de Oslo. El hombre de Estado asumiendo su decisión de muerte. Matar y ser muerto. Por eso acudo aquí con un sentido urgente de los costos del conflicto armado y la legión de interrogantes sobre la relación entre la guerra y la paz. Obama rindió homenaje al pacifista radical de los Estados Unidos para distanciarse después de su prédica. Martin Luther King condenó justamente en la ceremonia del Nobel cualquier uso de la violencia. La violencia nada produce, nada engendra, nada resuelve. Obama se dijo deudor ciudadano de la no-violencia del Doctor King. Pero se distanció de su mensaje en su carácter de Jefe de Estado. Mi deber empieza con la responsabilidad de cuidar a la nación que gobierno. Por ello no puedo guiarme exclusivamente con el ejemplo de los mártires del pacifismo. Encaro el mundo tal y como existe realmente y no puedo quedarme inmovilizado frente a las amenazas. El Mal existe, dijo Obama. Y frente al Mal, la política no puede actuar con la dulzura de la prédica. Los pacifistas no habrían detenido a Hitler; la negociación no sirve con los fanáticos. "Decir que la fuerza es a veces necesaria no es un llamado al cinismo -es el reconocimiento de la historia; las imperfecciones del hombre y los límites de la razón". Más adelante insistió en que la convicción de que la paz sea deseable no es suficiente para lograrla. La paz, apuntó, demanda responsabilidad y, a veces, sacrificio.

¿Quién ha dicho al recibir un premio Nobel de la Paz que "los instrumentos de la guerra tienen un papel para preservar la paz"? La frase pronunciada en el oratorio del pacifismo tiene un aire herético y, por ello mismo, un valor crítico extraordinario. Recuerda que la política no es el juego de las opciones obvias y de las decisiones simples. Es un mundo endemoniado que exige responsabilidad, inteligencia y reciedumbre. Obama, por supuesto, no cantó a las hermosuras de la guerra. La describió cruel y terrible pero, en tiempos, necesaria. En ocasiones la horrorosa guerra es moralmente justificable y aún obligatoria en vista de las alternativas existentes. Bosquejó entonces el presidente Obama los contornos de una diplomacia enérgica que sea, al mismo tiempo, portadora de un impulso de civilización. El discurso de Obama toca el sustrato trágico de la política sin ignorar que puede ser, también, una linterna de esperanza.

Siempre lo mismo

Denise Maerker
Atando Cabos
El Universal

La idea de origen suele ser buena, pero desde la puesta en marcha la corrupción tuerce el proyecto, luego viene el olvido burocrático y una total falta de supervisión, entonces aparecen esclavos en falsos centros de rehabilitación, o se pierden niños como en el caso de Casitas del Sur o se queman guarderías como la ABC en Hermosillo. Detrás siempre esta el mismo abandono, la misma desidia, la misma corrupción, la misma irresponsabilidad.

Subrogar guarderías no es sí misma una mala idea, bien llevada a cabo significaba multiplicar los espacios disponibles para los hijos de madres trabajadoras y sin necesidad de que el IMSS pusiera dinero propio, pero si los permisos se entregan como favores a amigos influyentes y se pasan por alto los requerimientos de construcción, ubicación y funcionamiento e incluso de seguridad, la mesa esta puesta para una tragedia. Así fue.

El gobierno no es una buena niñera y por eso parece una buena idea que entregue a los niños que tiene transitoriamente bajo su custodia a instituciones privadas que se dediquen a eso y los sepan cuidar, pero si eso se hace sin una correcta supervisión los menores quedan expuestos a ser víctimas de cualquier tipo de abuso. Hoy todavía no se sabe dónde quedaron once niños que estaban en Casitas del Sur.

Que los indigentes alcohólicos o drogadictos tengan la posibilidad de rehabilitarse es una buena idea, responder a las quejas de los vecinos es buen gobierno, querer recuperar el centro histórico y las grandes avenidas está bien, pero cuando todo eso junto se deja en manos de los policías y funcionarios de bajo nivel sin ninguna supervisión se termina entregando a los indigentes a todo tipo de comercio y explotación. Eso está ocurriendo en la Ciudad de México. Las personas en situación de calle los conocen como los levantones y muchos los han padecido. Los testimonios abundan y son prácticamente idénticos. De noche, siempre de noche y mientras duermen en parques y bajo puentes, llega una camioneta, a veces vienen de la delegación o son policías, a veces son directamente gente de los anexos (Centros de rehabilitación privados) que voluntariamente o a la fuerza se los llevan. El destino es incierto, la mejor de las veces terminan en un albergue del gobierno, en la carretera a Cuernavaca o en un anexo. Muchos reportan maltratos y privación de la libertad.

La Procuraduría ya encontró a 105 personas en condiciones que calificó de esclavitud y reportó que algunos habían sido también víctimas de abuso sexual. Aún falta mucho por esclarecer, pero detrás de este nuevo pantano hay lo de siempre: una absoluta falta de supervisión, corrupción y olvido. Las víctimas también son las de siempre: las más vulnerables.

Titulares 2010

Denise Dresser
Reforma

El titular del periódico que le gustaría leer a Felipe Calderón el 1 de enero del 2010:

"Diario Oficial: happy hour en Los Pinos a partir de las 2"

"Vicente Fox víctima de un virus: queda mudo"

"Calderón gana premio Nobel de la paz por guerra contra el narco"

"PAN subroga presidencia a Margarita Zavala"

"Calderón a Televisa: 'Allí les encargo el changarro'"

El titular que le gustaría leer a Ernesto Cordero:

"Nuevo Secretario de Hacienda gana premio de economía otorgado por Claustro de Sor Juana"

"Joseph Stiglitz lo reconoce: Cordero tenía razón"

"Inversionistas internacionales aplauden nombramiento de Cordero: Nos pareció un buen tipo cuando lo conocimos ayer"

El titular que le gustaría leer a Carlos Slim:

"Real Academia de la Lengua elimina palabra 'monopolio' del diccionario"

"'Soy un hombre modesto: mi yate lo compré de segunda mano'"

"Telmex reduce tarifas entre Las Lomas y Tecamachalco durante 8:10 y 8:12 am para dos consumidores de apellido Elías"

"América Móvil gana licitación para la luna"

"Slim cobra interés de 250 por ciento a monjas del Sagrado Corazón: 'No creo en la caridad', dice"

El titular que le gustaría leer a Alonso Lujambio:

"Evaluaciones educativas colocan a México por encima de Somalia: Un avance importante, dice Secretario"

"Titular de la SEP gana concurso 'Señorito México'; obtiene patrocinio de Brylcreem"

"Calderón: Sólo los guapos contenderán en la primaria del PAN"

"Elba y Alonso logran primer lugar en 'Bailando por un sueño': Tenemos una relación muy productiva"

"Lujambio defiende prueba Enlace: 'Así aprendí a besar manos'"

El titular que le gustaría leer a Enrique Peña Nieto:

"Gaviota defiende a su novio: sí puede articular una oración con sujeto, verbo y complemento sin ayuda del teleprompter"

"Gobernador inaugura tercer piso del Periférico: Se llamará Circuito Arturo Montiel"

"La revista Quién nombra a gobernador mexiquense 'El pre-candidato más sexy del año'"

"Manlio Fabio Beltrones deja política: Quiero dedicarme a mi familia"

"Peña Nieto a Televisa: 'Soy tuyo'"

El titular que le gustaría leer a Marcelo Ebrard:

"AMLO: Denme por muerto, ahora sí va en serio"

"Ebrard nombrado capitán del equipo de hockey mexicano: Canadá temblará en nuestra pista de hielo, afirma"

"Ebrard propone segundo piso del DF a Cancún: El GDF otorga concesión para financiar carrera presidencial"

"Ebrard publica sus memorias: Mi vida como valet de Andrés Manuel"

"Ebrard a Televisa: 'Vuélveme a querer'" El titular que le gustaría leer a Rafael Acosta "Juanito":

"La obra de teatro 'Ay Juanito no te rajes' va a Broadway"

"Clara Brugada en coma después de caerse del caballo"

"Desiste Juanito de amparo a cambio de seis casas, cuatro taparrabos, dos estatuas con su nombre en Ixtapalapa y un puesto de tianguis"

"Boda de 'Juanito' y Mariana Gómez del Campo: Demetrio Sodi testigo"

El titular que le gustaría leer a Arturo Chávez Chávez:

"Starbucks convierte sus cafés en clubes de tiro al blanco"

"Mujeres desaparecidas de Ciudad Juárez regresan: Fuimos secuestradas por extraterrestres"

"OCDE: Programa de testigos protegidos en México es el mejor del mundo"

"Crimen baja .0000008 por ciento: Un gran logro declara Procurador"

El titular que le gustaría leer a López Obrador:

"Ingresa Jesús Ortega a programa de testigos protegidos de la PGR"

"AMLO convoca a Convención Nacional: llegan más de tres personas"

"AMLO nombrado 'Hombre del Año' por la Asociación Mundial de Ambulantes y Microbuseros"

El titular que le gustaría leer a Martín Esparza:

"Javier Lozano electrocutado mientras toca el piano"

"Consumidores marchan en favor del SME: Queremos que nos expolien más"

"Liquidación para líderes sindicales incluye delfinoterapia"

"Esparza: Ahora tendré más tiempo para ir al gimnasio"

El titular que le gustaría leer a Josefina Vázquez Mota:

"Encuesta lo revela: 10 mexicanos listos para una mujer presidenta"

"Valentina de Albornoz: No es mi culpa, Josefina no fue cliente mía"

"Vázquez Mota ingresa a Guinness World Records por número de vestidos sin manga"

"Josefina al PAN: Love me, please"

El titular que le gustaría leer a Manlio Fabio Beltrones:

"Incendio en The New York Times destruye evidencia vinculando a político mexicano con el narco"

"Sonorense electo Primer Ministro por aclamación"

"Beltrones a Televisa: 'Quiero'"

El titular que le gustaría leer a Beatriz Paredes:

"Vaticano canoniza a lideresa del PRI por postura sobre aborto"

"Armando Manzanero y Beatriz Paredes lanzan disco de himnos religiosos: dueto comienza gira en la Basílica"

"Paredes se define: 'El Estado laico ni nos beneficia ni nos perjudica sino todo lo contrario'"

"Manto de la Virgen de Guadalupe reemplazado con huipil de Beatriz Paredes" El titular que le gustaría leer a los ciudadanos:

"Reforma política incluye eliminación de partidos"

"Gobernadores devuelven recursos del excedente petrolero"

"Mario Marín muere de cirrosis; cognac culpable"

"Epidemia de A H1N1 en el Congreso: recinto cierra resto del sexenio".

La esencia de la madre

Luis González de Alba
La Calle
Milenio

Debo la observación a uno de mis hermanos, me reservo el nombre para no producirle problemas. Realizaba un trabajo en la Basílica de Guadalupe la noche del 11 al 12 de diciembre. Desde el oscurecer del 11, hacia las 6 de la tarde, comienzan a desgranarse como hormiguitas por Insurgentes grupos de pocos o muchos peregrinos que recorren a pie más de diez kilómetros, unos bajan del Ajusco, otros de San Ángel. Y hacia la media noche la Basílica está llena de fieles que cantan y rezan, avanzan hincados, besan el suelo, se azotan, lloran.

Entonces vio hacia la imagen y abrió la boca, atónito: entre el humo del incienso de los curas celebrantes, el humo de los cirios, el brillo de candiles, reflectores de televisoras que han vuelto nacional un culto del DF, emanaciones de sudores, aire caliente en ascenso… la imagen reverberaba en la atmósfera espesa. Y vio sobre el altar, adorada por millares, la esencia de una madre común a los devotos: el manto azul como íntimos pliegues morenos, la túnica rosa eran tejidos delicados, arriba las manitas unidas en botón placentero, abajo la cabeza redonda y oscura del ángel no eran ya la Virgen, sino la fuente de la vida, el Origen.

Y así se comprende el arrebato: no es fe ni milagros, no es metáfora de la madre, es la Madre misma en su intimidad por excelencia. El efecto se consigue, también, entrecerrando los ojos y viendo por entre las pestañas: allí está aun para los que lo hemos visto pocas veces.

Hace años, antes de que regresara a tierras tapatías, antes de que existiera MILENIO, Carlos Marín y yo coincidimos en el cierre de un congreso. Nos invitaron a dar una plática sobre la Virgen de Guadalupe. Al llegar, miramos el auditorio con cierto azoro. Relato mi intervención. Comencé leve, sondeando los ánimos: el primero en negar el milagro de las apariciones y estampado por acción directa de Dios, dije, fue nada menos que el citado como testigo principal del milagro: el primer obispo de México, el franciscano fray Juan de Zumárraga… Veo cabezas que se mueven afirmativamente y voy agarrando confianza… Escribió un catecismo, llamado Regla Cristiana, donde se pregunta por qué ya no ocurren milagros y se responde: “Porque piensa el Redentor del mundo que ya no son menester”… Miro por entre las cejas al auditorio: movimientos de aprobación. Sigo: “No pidáis milagros para que no quedéis como Herodes…” e indico: recordarán ustedes que el segundo Herodes, el de la pasión, le pidió a Jesús, ya detenido, que si era Dios le hiciera allí mismo un milagrito y lo dejaría libre, y Jesús ni siquiera le contestó… Aplausos… Marín y yo nos miramos con cara de what.

Sigo: ¿y eso dice quien vio el más grande milagro desde la apertura del Mar Rojo por Moisés?… Aplausos… risas… Luego menciono el sermón de 1556, donde el provincial de los franciscanos, Francisco de Bustamante, se queja ante el virrey y la Real Audiencia de que el segundo obispo permite que se diga que hace milagros “la imagen pintada ayer por el indio Marcos”, y acoto, es que, saben, no era menos importante que ese obispo, Montúfar, era agustino, luego, los franciscanos habían perdido el obispado y eso sí calienta… Carcajadas, aplausos… Nos vemos de nuevo Marín y yo.

Y echo toda la carne al asador: fue peor el trato de fray Bernardino de Sahagún, nuestro gran historiador que aún alcanzó a tomar dictado de sobrevivientes de la Conquista, y quien señala que el culto guadalupano le parece sospechoso “porque habiendo tantas iglesias a nuestra Señora no van los indios a ellas y vienen desde lejanas tierras a donde estuvo el ídolo de su gentilidad”, aclaro: se refiere fray Bernardino al ídolo de la diosa Tonantzin… Veo caras afirmativas como de quien dice: claro, ya lo sabemos. Y suelto lo último: pues ese peregrinar desde lejos hace sospechar a fray Bernardino que… (lo digo o no… ¿y si nos apedrean?)… que la Guadalupana “es invención satánica para paliar, o sea encubrir, la idolatría”. Me puse las manos en la cabeza por si venía un ladrillazo. Oigo un aplauso estruendoso.

Al despedirnos de quienes nos habían invitado preguntamos la profesión de los congresistas, suponiéndolos neurólogos, dentistas, en fin. Hay de todo, dijo el amable invitador, pero todos somos testigos de Jehová…

Esperamos a salir para soltar la carcajada: “Pinche Carlos, le estuvimos predicando a predicadores…”

Ebrard y las instrucciones de AMLO

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

¿Por qué Marcelo Ebrard dejó pasar la oportunidad de colocar en Iztapalapa a un político cercano al jefe de Gobierno, la oportunidad de sacudirse a los vividores tipo Juanito o Clara Brugada, y de poner un poco de orden en una delegación que sólo va de mal en peor, con los evidentes costos sociales para sus más de dos millones de habitantes? No lo ha dicho, y su única declaración sobre el tema es que propuso a la Asamblea el nombramiento de Brugada, luego de la licencia definitiva solicitada por Rafael Acosta, porque así “se respetaba el voto de la gente”.

La pregunta es más pertinente porque estaba ante un conflicto que él no había generado y en el que López Obrador ni siquiera lo había consultado. Y, sin embargo, terminó siguiendo al pie de la letra las “instrucciones” que le había dado su antecesor aquella tarde de junio. Pero en todo esto hay que recordar que Brugada no es una carta de Ebrard, sino de Martí Batres y López Obrador, y que la ahora delegada no pudo ser candidata porque cometió fraude contra su propio partido en las elecciones internas y que la demanda en contra de Brugada ante el Tribunal Electoral no la presentaron dirigentes de otros partidos, sino del PRD, para ser más exactos, los de Nueva Izquierda que tienen ahora la presidencia nacional. El TEPJF tardó demasiado, pero cumplió con su responsabilidad al desconocer ese resultado y ordenar que Silvia Oliva fuera la candidata (aun cuando tendría que haber ordenado la reimpresión de boletas). Y tampoco se puede olvidar que esos mismos dirigentes expusieron públicamente su indignación por la forma en que el 5 de julio se volvió a comprar votos y hacer trampas para que ganara, a como diera lugar, Juanito. Los dos estaban deslegitimados: Juanito y Brugada, ninguno de los dos merecía ni merece gobernar esa demarcación.

Marcelo, sin embargo, pese a que se había resistido a seguir las “instrucciones” de López, terminó haciéndolo. Me imagino que por un par de razones de mucho peso, más que, como se ha dicho, simple subordinación. Primero, para no detonar la cada día más frágil unidad interna del PRD. Ebrard quiere ser candidato presidencial, pero no tiene un partido detrás que lo respalde. Hace unos días decíamos que el jefe de Gobierno está mucho mejor evaluado por la gente que López Obrador, pero, dentro de su partido, éste sigue mandando en buena parte de las corrientes. Que Ebrard tiene el enemigo en casa y no puede o no quiere deshacerse de él lo demuestra el que Martí Batres, el jefe político de Brugada, siga en su puesto después de que organizó los gritos en su contra en el pasado Congreso perredista.

La duda que parece atenazar a Ebrard es que, si toma medidas de cara a la sociedad, pierde peso en su partido y, si responde a los intereses del partido, se aleja de la gente. En esta ocasión decidió respetar los intereses del partido (cuando, paradójicamente, el voto por Juanito y la imposición de Brugada se habían realizado en contra de los intereses del PRD), porque podría haber sufrido una derrota mayor: hubiera corrido el peligro de no contar con los votos suficientes para sacar adelante cualquier otra propuesta. Brugada fue aprobada por 46 votos y para ello tuvo que contar con los del PRI, el Verde y Nueva Alianza, lo cual evidencia que hubo una operación política del Gobierno del DF para sacar adelante esa propuesta, pero, ¿qué hubiera ocurrido si el propuesto hubiera sido otro? Los votos no hubieran alcanzado, ante la debilidad, en la Asamblea Legislativa, de los partidarios de Ebrard.

Sin embargo, el tiempo pasa y más temprano que tarde Marcelo deberá ir construyendo respuestas propias que se enfoquen mucho más en la gente que en unas tribus que sólo lo harán candidato si les resulta inevitable. Por eso debe trabajar hacia afuera: adentro, el perredismo duro no aceptará otra candidatura sino la de López, aunque eso signifique seguir nadando en la marginalidad política y el aislamiento personal. Las diferencias de estilo, de forma de ejercer el poder, incluso la capacidad administrativa de Ebrard, es muy superior a su antecesor, pero eso no es lo que evalúan las tribus.

Esa independencia debería ir acompañada de algo más. Ebrard debe mostrar signos de autoridad y el caso Batres, por ejemplo, es paradigmático al respecto. Es verdad que le ha quitado atribuciones y presupuesto, pero más de cuatro mil millones los manejará el mismo grupo en Iztapalapa. No se debería olvidar que el lopezobradorismo considera que el caso Juanito resulta una norma: es el líder el que da y quita y nadie puede ni debe resistírsele y siguen considerando que el Gobierno del DF es suyo, que sólo lo han prestado por seis años.

El perredismo duro no aceptará otra candidatura sino la de López, aunque eso signifique seguir nadando en la marginalidad política.

El pelele legítimo de AMLO: Ebrard

René Avilés Fabila
La Crónica de Hoy

Nada ha puesto al desnudo al PRD como el caso Iztapalapa. Allí lo vemos con su total miseria, sus altos niveles de corrupción y dueño de pugnas interminables entre sus mafias. Nunca un partido político había llegado a tal podredumbre, cinismo y capacidad para mentir. Lo más grave es que la farsa parece interminable. ¿El pueblo de esa amplia y olvidada zona estará conciente del juego perverso al que el PRD lo ha sometido? Ojalá. Para que en lo sucesivo sepan seleccionar mejor a sus gobernantes.

Pero, ¿cuáles son las enseñanzas del caso Iztapalapa? En primer lugar, pensemos en Juanito o como se llame. Era un tipo que venía de muy abajo, un vendedor ambulante, golpeador, un exhibicionista completo. Su ventaja era la audacia y esta cualidad le ha dado una inmerecida celebridad que hoy, sin ser jefe delegacional, disfruta plenamente. La noche en que la izquierda lo anuló, él debutaba como actor en una obra ridícula. Habrá Juanito por muchos años. Es una muestra de la movilidad política que el PRD, PT y Convergencia les concede a sus militantes: la posibilidad de ascender y hacer fortuna. Para eso sirve la ingenuidad de los arrogantes capitalinos.

En segundo lugar, vimos de cerca a Clara Brugada. Igual que Juanito, venía de los bajos fondos políticos, de las cloacas. Pero tenía una cualidad: era muy tramposa y nada ingenua. Como López Obrador, Clara llegó al cargo luego de violar multitud de reglas. Su descalificación como candidata a delegada de Iztapalapa era justa y correcta. Pero vino el caudillo López Obrador y dijo que no podía ser Silvia Oliva porque pertenecía a un grupo que no lo obedecía sin chistar. Iba Juanito e instruyó a Marcelo Ebrard para que, luego de una compleja y tortuosa maniobra, la que se sentara en el trono fuera Brugada. Pero Juanito se les salió del guacal, decidió que no sería más el pelele de AMLO, de Ebrard y de todos aquellos que lo veían con desprecio a pesar de ser uno de los suyos. La farsa tuvo, entonces, más actos y más actores. El PAN capitalino se entrometió porque está (y hace bien) desesperado por quitar al PRD del DF. López Obrador desapareció para evitar más ridículo, desde lejos vociferaba órdenes inconexas, regañaba y mantenía sus pretensiones de nuevamente ser contendiente presidencial con el PT como eje de una alianza sucia entre las tres mayores fuerzas de la desprestigiada izquierda.

Pero Rafael Acosta decidió estrenar su filme El retorno de Juanito y la armó. Clara Brugada salió al exilio a buscar la protección de AMLO, Ebrard y la Asamblea Legislativa. Con este sólido apoyo, consiguió quitar a su enemigo, quien ya actuaba como delegado. A estas alturas el torneo de vulgaridad y bajezas había llegado a límites inauditos. Todos metían la mano: unos para quitar al pelele, otros para sacar algún provecho. Fue entonces cuando Marcelo Ebrard se dio un tiempo y dejó de lado sus ridiculeces de hacer parecer al DF un poblado norteamericano con nieve falsa, derroche de agua para pistas de hielo y playas artificiales, árboles descomunales, casitas tipo alpino, y poner en orden a Iztapalapa.

Ignoro de dónde algunos colegas sacan la idea de que Marcelo es un estadista, un hábil político, cuando es un pobre diablo incapaz de una maniobra talentosa o inteligente. Entonces recordó la orden de su jefe actual, López Obrador: quitó a Juanito y puso a Clarita. El resultado es que el dignísimo político que gobierna la ciudad capital cumplió con su papel. Hoy, no es más que el pelele legítimo de López Obrador.

Si nos tomamos la molestia de hacer una guía del mal funcionario, de los políticos más corruptos y perversos, de aquellos que carecen de escrúpulos y a cambio están llenos de ambiciones, bastaría con tomar el directorio de los militantes del PRD, de Convergencia y del Partido del Trabajo. Es posible que allí encontremos algún inocente, una persona digna, alguien que se equivocó de buena fe al ingresar a una de esas mafias, los demás cumplen con las normas de calidad, con las exigencias de pillerías, su avidez por el dinero. Mucho me temo que pese al historial de Juanito, es más víctima que victimario. Clara Brugada violentó normas, alteró documentos, engañó a las autoridades responsables de observar la actuación de los partidos políticos y nada pasó. Como antes AMLO para llegar a jefe de gobierno, obtuvo la silla de la delegación. Dentro de tres años, veremos completos los fracasos. Por fortuna, ahora la capital ya sabe quiénes la manejan, cómo la conducen, qué pretenden los que se llaman a sí mismos izquierdistas o fuerzas progresistas. Una sola cosa: medrar desde el poder, obtener las mayores ganancias antes de regresar a sus ratoneras. Desde ahora, sabemos que el único candidato presidencial por esos partidos, no importan cuántos nombres sean barajados, es el inimitable López Obrador.

diciembre 13, 2009

Las generaciones actuales

Enrique Krauze
Reforma

Hoy gobierna a México la generación política nacida entre 1950 y 1965. Está en el Ejecutivo, el Legislativo, el gobierno del DF y en muchos estados. Está en el PRI, el PRD y el PAN. ¿Cómo convendría llamarla? Tal vez: "Generación de la Modernidad Fallida" (GMF).

El libreto de las generaciones volteó la página en el sexenio de Ernesto Zedillo (1951). Pertenecía a la generación que debía fundar un nuevo ciclo, ya no posrevolucionario sino puramente moderno, un ciclo que debía llevar al país a un estadio superior de civilidad, prosperidad, equidad y democracia. Y así ocurrió... por breves años. Si bien México no creció como debía, la transición política se llevó a cabo con un orden admirable. No es casual que uno de los personajes centrales de ese proceso aterciopelado haya sido José Woldenberg (1952). Militante de izquierda en los ochenta, entendió temprano los imperativos morales y políticos de la democracia y se reformó a sí mismo. Se volvió uno de los hombres representativos de nuestra exigua izquierda moderna, tolerante, liberal. Con ésas y otras cartas credenciales encabezó al IFE, instrumento fundamental de un cambio de instituciones y costumbres políticas que entre todos conquistamos y que a veces no valoramos lo suficiente.

Lo natural en el año 2000 hubiese sido que un miembro de esa generación consolidara los avances y los llevara más lejos. Pero entonces el libreto de las generaciones dio un salto para atrás: los tres contendientes pertenecían al ciclo anterior, supuestamente superado: Cárdenas (1934), Labastida (1942) y Fox (1942). El presidente Fox resultó un hombre de ruptura, no un edificador. Y es una lástima: el país hubiese respondido con entusiasmo a sus propuestas de reforma estructural. No faltaron miembros de su gabinete (pertenecientes a la generación nueva) que las insinuaron. Otros y otras (también de esa zona de edades) aconsejaron un cambio paulatino o ninguno, situación que en la práctica condujo a la inmovilidad, la pérdida de tiempo y, peor aún, el vacío de poder. Ese vacío lo aprovecharon miembros anacrónicos de la joven generación: nostálgicos del 68 y obsedidos por la ideología del "nacionalismo revolucionario", se entregaron a un líder carismático que encarnaba el remoto pasado caudillista, no el orden institucional y democrático. Así fue como la que iba a ser la GM se convirtió en la GMF.

Hoy los principales abanderados de la "GMF" en el PRI navegan entre el pragmatismo, el dogmatismo y los medios, esperando reconquistar Los Pinos y entonces, sólo entonces, impulsar las reformas que ellos consideren necesarias pero que nadie, hoy por hoy, sabe cuáles son. Por su parte, el Presidente y su equipo (en el que predomina también esa generación) toman aire para presentar con su partido las reformas anunciadas. Ante la pérdida de credibilidad por su manejo de la crisis económica, deberían poner de inmediato sobre la mesa esas propuestas. En cuanto al PRD, la pregunta es obvia: ¿su "refundación" implicará una reforma o afianzará los dogmas del "nacionalismo revolucionario"? ¿Propiciará un programa modernizador o se inclinará ante el caudillo? Lo primero, estoy seguro, convertiría al PRD en una opción convincente para el 2012.

Los veteranos de la "GMF" ya peinan (si es que peinan) canas: van a cumplir 60 años. Los más jóvenes tienen 45 años de edad, es decir, no se cuecen al primer hervor. (A esa edad Lázaro Cárdenas ya era ex presidente). Ni unos ni otros han presentado al ciudadano un proyecto práctico, detallado, fragmentario si se quiere pero asequible para el país. La mayoría se limita a vocear un catálogo de vaguedades. En el teatro rápido de la política el tiempo vuela más que en el de la vida, y por eso dudo que esa generación (que debió fundar un nuevo ciclo) vaya a aportar mucho más al país. Cierto, algunos posibles precandidatos a la presidencia pertenecen a este grupo. Pero están dejando ir el tren de la historia.

Lo cual deja a la generación siguiente, la llamada "Generación X" (nacida entre 1966 y 1980) en una situación de orfandad que, sin embargo, tiene sus ventajas. Imaginemos a un hombre de aproximadamente 35 años. Para él, la Revolución Mexicana con todo y sus íconos es tan remota como la Independencia o la Conquista. Para él, el movimiento estudiantil del 68 es una épica que no quiere repetir. Pasó su infancia en medio de la crisis (82, 88), abrió los ojos horrorizados con el asesinato de Colosio, se llenó de esperanza con la transición política, se ilusionó con la campaña de Fox, se desilusionó con la gestión de Fox. Para él el PRI es sinónimo de corrupción, el PAN de mochería, por eso quiso creer en la izquierda, pero la izquierda mesiánica lo decepcionó. Ha vivido este sexenio en vilo. No se reconoce en los partidos y tiene una visión muy crítica tanto del gobierno como de la oposición. ¿Qué debe hacer?

Una opción es confiar en los representantes de su propia Generación X que ocupan ya cargos públicos y pueden ser contendientes para el 2012. Pero es difícil creer en ellos si nadie sabe, en concreto, qué país quieren. ¿Lo saben ellos? Por eso, al hipotético personaje no le queda más alternativa que asumir su orfandad -asumirla como opción de libertad, valor y creatividad- y buscar por cuenta propia caminos de participación cívica y política para lograr el cambio estructural que México requiere. Ésa es su tarea para el año entrante: el Año del Bicentenario.