enero 30, 2009

El fantasma del proteccionismo

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Aparte de la crisis financiera, nada temen tanto los conocedores como una epidemia de proteccionismo: cada país protegiendo sus mercados de la penetración de otros.

Ese fantasma ha hecho una aparición estelar, informa The Washington Post, en el paquete de 800 mil millones de dólares aprobado ayer en la cámara de representantes de Estados Unidos, para reanimar la economía estadunidense (falta el voto del senado).

El paquete aprobado ayer pide utilizar hierro y acero de compañías no estadunidenses para los proyectos de infraestructura que vayan a realizarse con ese dinero. Es la previsión “Buy American” (Compra lo estadunidense), inspirada en las medidas antirrecesivas de los años treintas.

Los partidarios de la prohibición pretenden que el gasto beneficie sobre todo a compañías estadunidenses, y tienen razón. Pero el efecto lateral de la medida puede ser el inicio de lo que más temen los observadores: una guerra de proteccionismo comercial.

Lo notable es que las primeras reacciones en contra de la ley vienen de algunas de las compañías que más podrían beneficiarse de ella, como Caterpillar, General Electric y la industria aeroespacial.

Bill Lane, alto ejecutivo de Caterpillar explica: “No hay compañía que vaya a beneficiarse más que nosotros con la obligación de Buy American, pero con esto minamos nuestra capacidad de exportar nuestros productos al exterior”. La mitad de las ventas de Caterpillar son exportaciones. Una represalia del exterior en reciprocidad por la provisión de Buy American podría quitarle a Caterpillar la mitad de su mercado.

Sigue Lane: “Cualquier estudiante de economía sabe que uno de los errores más significativos de los años 1930 fue que Estados Unidos se volvió proteccionista. Tuvo un efecto en cascada que redujo el comercio mundial casi a la mitad y convirtió una recesión de un año en la Gran Depresión”. (The Washington Post, 28/1/9).

Otra vez aparece aquí el debate sobre la crisis del 29 y sus soluciones, frente a la crisis de hoy. ¿Hay todo que aprender, y repetir, en el New Deal rooseveltiano o hay cosas que no deben repetirse pues no fueron en su tiempo parte de la solución sino parte del problema?

El gobierno de Obama tiende a encontrar inspiración en el horizonte de Roosevelt. Sus críticos le recuerdan que no todo se hizo bien entonces y que algunas cosas, como Buy American, fueron contraproducentes.

Una epidemia de proteccionismo comercial estadunidense podría ser mortal para México, cuya economía moderna vive, en buena parte, de exportar a Estados Unidos.

Israel y el Holocausto

Gabriel Guerra Castellanos
El mundo según Guerra
El Universal

Hace poco más de tres años la Asamblea General de la ONU decidió designar el 27 de enero como el Día Internacional de Conmemoración en memoria de las víctimas del Holocausto, 60 años después de que el Ejército soviético liberó uno de los más notorios campos de concentración nazis, el de Auschwitz, en Polonia.

Fue significativo que la Asamblea General adoptara esta resolución por consenso, es decir, sin necesidad de someterla a votación, y que sumaran sus voces en favor de ella países árabes y musulmanes como Egipto, Jordania e Indonesia, así como la Santa Sede y, por supuesto, Israel.

Llama la atención por su ironía, empero, no sólo el largo tiempo transcurrido, sino también el hecho de que mientras que la nación liberadora (la Unión Soviética) ya no existe, el pueblo liberado cuenta con su propio Estado.

Para quien haya recorrido alguna vez uno de los campos de la muerte que sembraron los nazis en Europa o visitado museos como el de Yad Vashem en Israel, resulta inconcebible y ofensivo que hoy en día haya quien pretenda negar o minimizar ese aterrador y horripilante hecho histórico. Sin embargo, no faltan quienes, disfrazando con el manto del “revisionismo” sus prejuicios y su antisemitismo, buscan rebatir lo irrebatible, justificar lo reprobable, matizar lo incalificable.

Un ejemplo de cómo esos personajes nefastos se encuentran hasta en las supuestamente mejores familias es el del obispo lefebrista Richard Williamson, notorio entre otras cosas por negar que judíos hayan muerto en las cámaras de gas nazis, y cuya excomunión fue revocada por el papa Benedicto XVI el sábado pasado, justo antes de la conmemoración del Holocausto, demostrando un sentido muy particular de la sensibilidad política y religiosa del Vaticano.

Con mayor o menor mala fe que los “revisionistas” actúan los que pretenden equiparar otras acciones, tal vez reprobables y hasta criminales, con el Holocausto o con el término legal que mejor lo define: el del genocidio.

Desde defensores de los derechos humanos que no se dan cuenta de que calificar cualquier abuso así es trivializar el concepto, hasta activistas que pretenden hacernos creer que lo que en Gaza sucedió en días y semanas recientes se asemejó al Holocausto, yerran en su simplificación, en su generalización.

Yo no he dudado en reprobar las tácticas del Ejército israelí que tantas muertes y sufrimiento provocaron entre la población civil de Gaza, de la misma manera que critiqué las políticas terroristas de Hamas, pero me parece, además de absurdo, francamente manipulador buscar equiparar esos hechos con un acto de genocidio.

Es más, creo que quienes así se expresan incurren —por ignorancia o por descaro— en la misma falta que tantos otros antisemitas que creen que al reducir o minimizar lo acontecido a los judíos durante el negro periodo del nazismo están de alguna manera desacreditándolos.

Hay, sin embargo, un tema subyacente sobre el que vale la pena reflexionar. Han pasado ya tres cuartos de siglo desde que Hitler y los suyos comenzaron de manera sistemática a perseguir a los judíos y a otros, y más de 60 años de que el mundo pudo ver sin ambages los horrores cometidos en ese asesino frenesí. Con justa razón se ha buscado mostrar esos crímenes y recordarlos, bajo la premisa de que sólo así podrá evitarse su repetición. ¡Nunca jamás! Es ese el lema, la encomienda, el mandamiento.

Pero a fuerza de recordarlo, el Estado de Israel se arriesga a hacer que todo, es decir su conducta, sus políticas, sus ideales, sus valores, se rija y se decida en función de ese negro capítulo de la historia, de su historia. Y yo me pregunto si un pueblo como el judío, que tanto ha dado a la humanidad, puede permitirse que lo defina el más grande acto criminal, la más grande muestra de odio, intolerancia y ceguera colectiva del que tengamos memoria.

No soy nadie para juzgar: no sufrí ni en carne propia ni en mi familia esos horrores, no padecí las persecuciones o los pogromos. Pero no puedo dejar de pensar que los judíos y su patria son más, mucho más que eso.

enero 29, 2009

Discurso de Denisse Dresser en el Foro "México ante la Crisis"



México es un país privilegiado.

Tiene una ubicación geográfica extraordinaria y cuenta con grandes riquezas naturales. Está poblado por millones de personas talentosas y trabajadoras.

Pero a pesar de ello, la pregunta perenne sigue siendo: ¿por qué no crece a la velocidad que podría y debería? ¿Por qué seguimos discutiendo este tema año tras año, foro tras foro?

Aventuro algunas respuestas, y les pediría que me acompañaran en un ejercicio intelectual, recordando aquel famoso libro de Madame Calderón de la Barca llamado "La vida en México", escrito en el siglo XVII, en el cual intenta describir las principales características del país.

Si Madame Calderón de la Barca escribiera su famoso libro hoy, tendría que cambiarle el título a "Oligopolilandia". Porque desde el primer momento en el que pisara el país, se enfrentaría a los síntomas de una economía política dusfuncional, con problemas que la crisis tan solo agrava.

Aterrizaría en uno de los aeropuertos más caros del mundo; se vería asediada por maleteros que controlan el servicio; tomaría un taxi de una compañía que se ha autodecretado un aumento de 30 por ciento en las tarifas, y si tuviera que cargar gasolina, lo haría sólo en Pemex.

En el hotel habría 75 por ciento de probabilidades de que consumiera una tortilla vendida por un solo distribuidor, y si se enfermara del estómago y necesitara ir a una farmacia, descubriría que las medicinas allí cuestan más que en otros lugares que ha visitado.

Si le hablara de larga distancia a su esposo para quejarse de esta situación, pagaría una de las tarifas más elevadas de la OCDE. Y si prendiera la televisión para distraerse ante el mal rato, descubriría que sólo existen dos cadenas.

Para entender la situación en la que se encuentra, tendría que recordar lo que dijo Guillermo Ortiz hace unos días: no hemos creado las condiciones para que los recursos se usen de manera eficiente; o tendría que ller el libro "Good Capitalism/Bad Capitalism", que explica por qué algunos países prosperan y otros se estancan; por qué algunos países promueven la equidad y otros no logran asegurarla.

La respuesta se encuentra en la mezcla correcta de Estado y mercado, de regulación e innovación. La clave del éxito -o el fracaso- se halla en el modelo económico: en la decisión de promover el capitalismo de Estado o el capitalismo oligárquico o el capitalismo de las grandes empresas o el capitalismo democrático.

Hoy México es un ejemplo clásico de lo que el Nobel de Economía Joseph Stiglitz denomina crony capitalism: el capitalismo de cuates, el capitalismo de cómplices, el capitalismo que no se basa en la competencia sino en su obstaculización.

Ese andamiaje de privilegios y "posiciones dominantes" y nudos sindicales en sectores cruciales -telecomunicaciones, servicios financieros, transporte, energía- que aprisiona a la economía y la vuelve ineficiente. Una mezcla de capitalismo de Estado y capitalismo oligárquico.

Hoy, México -inmerso en la crisis- está aún lejos de acceder al capitalismo dinámico donde el Estado no protege privilegios, defiende cotos, elige ganadores y permite la perpetuación de un pequeño grupo de oligarcas con el poder para vetar reformas que los perjudican.

Al capitalismo en el cual las autoridades crean condiciones para los mercados abiertos, competitivos, innovadores, que proveen mejores productos a precios más baratos para los consumidores. Para los ciudadanos.

Hoy, México carga con los resultados de esfuerzos fallidos por modernizar su economía durante los últimos 20 años.

Las reformas de los 80 y 90 entrañaron la privatización, la liberalización comercial.

Pero esas reformas no produjeron una economía de mercado dinámica debido a la ausencia de una regulación gubernamental eficaz, capaz de crear mercados funcionales, competitivos.

En vez de transparencia y reglas claras, prevaleción la discrecionalidad entre los empresarios que se beneficiaron de las privatizaciones y los funcionarios del gobierno encargados de regularlos.

Las declaraciones de Agustín Carstens el martes pasado, en torno a la necesidad de combatir los monopolios en telefonía, son bienvenidas. Lamentablemente, se dan 18 años tarde. Y allí están los resultados de reformas quizás bien intencionadas, pero mal instrumentadas: una economía que no crece lo suficiente, una élite empresarial que no compite lo suficiente, un modelo económico que concentra la riqueza y distribuye mal la que hay.

Hoy, México está atrapado por una red intrincada de privilegios y vetos empresariales y posiciones dominantes en el mercado que inhiben un terreno nivelado de juego.

Una red descrita en el famoso artículo de la economista Anne Kruege: "The Political Economy of the Rent-Seeking Society" ("La Economía Política de la Sociedad Rentista").

Una red que opera a base de favores, concesiones y protección regulatoria que el gobierno ofrece y miembros de la cúpula empresarial exigen como condición para invertir.

¿Quién? Alguien como el dueño de una distribuidora de maíz o el concesionario de una carrera privada o el comprador de un banco rescatado con el Fobaproa o el principal accionista de Telmex o el operador de una Afore.

Estos actores capturan rentas a través de la explotación o manipulación del entorno económico en lugar de generar ganancias legítimas a través de la innovación o la creación de riqueza.

Y los consumidores de México contribuyen a la fortuna de los rentistas cada vez que pagan la cuenta telefónica. La conexión a Internet. La cuota en la carretera. La tortilla con un precio fijo. La comisión de las Afores. La comisión por la tarjeta de crétido. Ejemplo tras ejemplo de rentas extraídas através de la manipulación de mercado.

Y el rentismo acentúa la desigualdad, produce costos sociales, dilata el desarrollo, disminuye la productividad, aumenta los costos de transacción en una economía que -ante el imperativo de la competitividad- necesita disminuirlos.

Para extraer rentas, los "jugadores dominantes" han erigido altas barreras de entrada a nuevos jugadores, creando así cuellos de botella que inhiben la innovación y, por ende, el aumento de la productividad.

Estos cuellos de boetella inhiben el crecimiento de México en un mundo cada vez más globalizado y competitivo, y son una razón clave detrás de la persistente desigualdad social, como lo sugiere el reporte dle Banco Mundial sobre México titulado: "Más allá de la polarización social y la captura del Estado".

La concentración de la riqueza y del poder económico entre esos "jugadores dominantes" con frecuencia se traduce en ventajas injustas, captura regulatoria y políticas públicas que favorecen intereses particulares.

Peor aún, convierte a representantes del interés público -muchos de los diputados y senadores sentados aquí- en empleados de los intereses atrincherados. Convierte al gobierno en empleado de las personas más poderosas del país.

Y lleva a las siguientes preguntas: ¿Quién gobierna en México? ¿El Senado o Ricardo Salinas Pliego cuando logra controlar los vericuetos del proceso legislativo? ¿La Secretaría de Comunicaciones y Transportes o Unefon? ¿La Comisión Nacional Bancaria o los bancos que se rehúsan a cumplir con las obligaciones de transparencia que la ley les exige? ¿ La Secretaría de Eduación Pública o Elba Esther Gordillo? ¿La Comisión Federal de Competencia o Carlos Slim? ¿Pemex o Carlos Romero Deschamps? ¿Ustedes o una serie de intereses que no logran contener?

Porque ante los vacíos de autoridad, la captura regulatoria y las decisiones de política pública que favorecen a una minoría, la respuesta parece obvia.

México hoy padece lo que algunos llaman "Estados dentro del Estado", o lo que otros denominan "una economía sin un gobierno capaz de regularla de manera eficaz". Eso -y no la caída de la producción petrolera- es lo que condena a mëxico al subdesempeño crónico.

Una y otra vez, el debate sobre cómo promover el crecimiento, cómo fomentar la inversión y cómo generar el empleo se encuentra fuera de foco.

El gobierno cree que para lograr estos objetivos, basta con tenderle la mano al sector privado para que invierta bajo cualquier condición. Y el sector privado, por su parte, piensa que la panacea es que se le permita participar en el sector petrolero, por dar un ejemplo.

Pero ésa es sólo una solución parcial a un problema más profundo. El meollo detrás de la mediocridad de México se encuentra en su estructura económica y en las reglas del juego que la apuntalan.

Una estructura demasiado top heavy o pesada en la punta de la pirámide; una estructura oligopolizada donde unos cuantos se dedican a la extracción de rentas; una estructura de complicidades y colusiones que el gobierno permite y de la cual también se beneficia.

Claro, muchos de los miembros del gobierno de Felipe Calderón, y muchos de los presentes en este foro, hablarán de crecimiento como una prioridad central.

Pero más bien lo perciben como una variable residual. Más bien parecería que buscan -y duele como ciudadana reconocerlo- asegurar un grado mínimo de avance para mantener la paz social, pero sin alterar la correlación de fuerzas existente. Sin cambiarl la estructura económica de una manera fundamental.

Y el problema surge cuando ese modelo comienza a generar monstruos; cuando ese apoyo gubernamental a ciertas produce monopolios, duopolios y oligopolios que ya no pueden ser controlados; cuando las "criaturas del Estado" -como las llamal Moisés Naim- amenazan con devorarlo.

Sólo así se entiende la devolución gubernamental de 550 millones de dólares a Ricardo Salinas Pliego, por interses supuestamente mal cobrados, un día antes del fin del sexenio de Vicente Fox.

Sólo así se entiende el comunicado lamentable de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes hace un año celebrando la alianza entre Telemundo y Televisa, cuando en realidad revela una claudicación gubernamental ante la posibilidad de una tercera cadena.

Sólo así se comprende que nadie levante und edo para sancionar a TV Azteca cuando viola la ley al rehusarse a transmitir los spots del IFE o se apropia del Cerro dle Chiquihuite.

Sólo así se entiende la aprobación de la llamada "Ley Televisa" por la Cámara de Diputados y la de Senadores en 2006.

Sólo así se entiende la posposición ad infinitum en el Senado de una nueva ley de medios para promover la competencia en el sector.

Sólo así se comprende que la reforma de Pemex deje sin tocar el asunto del sindicato.

Sólo así se entiende la posibilidad de dar entrada a Carlos Slim a la televisión sin obligarlo a cumplir con las condiciones de su concesión original.

Síntomas de un gobierno ineficaz. Señales de un gobierno doblegado. Muestras de un gobierno coludido.

Con efectos cada vez más onerosos y cada vez más obvios que la crisis pone en evidencia, porque no logramos reformarnos a tiempo.

Mucha riqueza, pocos beneficiarios. Crecimiento estancado, país aletargado. Intereses atrincherados, reformas diluidas. Poca competencia, baja competitividad. Poder concentrado, democracia puesta en jaque. Un gobierno que en lugar de domesticar a las critaturas que ha concebido, ahora vive aterrorizado por ellas.

¿Cuáles son las consecuencias del mal capitalismo mexicano? Donde las élites tradicionales son fuertes, la gobernabilidad democrática es poco eficaz, los partidos políticos tienden a ser minimalistas.

En México, el incrementalismo de la política pública puede ser atribuido a élites tradicionales que usan su poder para bloquear reformas que afectan sus intereses, o asegurar iniciativas que protejan su situación privilegiada.

Si ustedes verdaderamente quieren que México crezca, tendrán que crear la capacidad de regular y reformar en nombre del interés público.

Tendrán que mandar señales inequívocas de cómo van a desactivar esos "centros de veto" que están bloqueando el crecimiento económico y la consolidación democrática: Los monopolistas abusivos, los sindicatos rapaces, las televisoras chantajistas, los empresarios privilegiados y sus aliados en el gobierno.

Si ustedes verdaderamente quieren que México prospere, tendrán que tomar decisiones que desaten el dinamismo económico, que fortalezcan la capacidad regulatoria del Estado y contribuyan a construir mercados, que promuevan la competencia y, gracias a ello, aumenten la competitividad.

En pocas palabras, usar la capacidad del Estado para contener a aquellos con más poder en el gobierno, con más peso que el electorado, con más intereses que el interés público.

¿Qué hacer? Los conmino a leer textos tan influyentes como "The Growth Report" y "The Power of Productivity".

A estar conscientes de lo que todo país interesado en crecer y competir debe hacer para lograrlo.

A saber que ello requiere una economía capaz de producir bienes y servicio de tal manera que los trabajaodres puedan ganar más y más.

A entender que ello se basa en la expansión ráída del conocimiento y la innovación; en nuevas formas de hacer las cosas y mejorarlas; en técnicas que aumentan la productividad de manera constante.

A reconocer que las economías dinámicas suelen ser aquellas capaces de promover la competencia y reducir las barreras de entrada a nuevos jugadores en el mercado.

A entender que esa tarea del gobierno -a través de lar egulación adecuada- crear un entorno en el cual las empresas se vean presionadas por sus competidores para innovar y reducir precios, y pasar esos beneficios a los consumidores.

A comprender que si eso no ocurre, nadie tiene incentivos para innovar. En lugar de ser motores de crecimiento, las empresas protegidas y/o monopólicas terminan estrangulándolo.

En pocas palabras, la competitividad -factor indispensable para atraer la inversión y con ella remontar la crisis, como sugería Sanguinetti- Está vinculada a la competencia.

El crecimiento económico está ligado a la competencia. La innovación y, por ende, el dinamismo y la creacion de empleos se desperenden de la competencia.

La inversión que se canaliza hacia nuevos mercados y nuevas oportunidades es producto de la cometencia. No es una condición suficiente pero sí es una condición necesaria. No bastará por sí misma para desatar el crecimiento, pero sin ella jamás ocurrirá, por más dinero público que se inyecte a la economía mediante políticas contracíclicas.

Y, ¿cómo empezar a empujar eso? Con una tercera cadena de televisión; con el fomento de la competencia en banda ancha a través de la red de la Comisión Federal de Electricidad; con el fortalecimiento de los órganos regulatorios, con la sanción a quienes violen los términos de su concesión; con la reación de mercados funcionales, como ya se logró con las aerolíneas de bajo costo; con medidas que se empiecen a desmantelar cuellos de botella y a domesticar a esas "criaturas del Estado".

Tiene que ver con la inauguración de un nuevo tipo de relación entre el Estado, el mercado y la sociedad.

Porque si la clase política de este país no logra construir los cimientos del capitalismo democrático, condenará a México al subdesempeño crónico. Lo condenará a seguir siendo un terreno fértil para los movimientos populares contra las instituciones; un país que cojea permanentemente debido a las instituciones políticas que no logra remodelar; los monopolios públicos y privados que no logra desmantelar; las estructuras corporativas que no logra democratizar.

Será lo que Felipe Calderón llama "un país de ganadores" donde siempre ganan los mismos.

Un lugar donde muchas de las grandes fortunas empresariales se construyen a partir de la protección política, y no de la innovación empresarial.

Un lugar donde el crecimiento de los últimos años ha sido menor que en el resto de América Latina debido a los cuellos de botella que los oligopolios han diseñado, y que sus amigos en el gobierno les ayudan a defender.

Un lugar donde las penurias que Madame Calderón de la Barca enfrentó con los aeropuertos, los maleteros, los taxis, las gasolineras, la telefonía y la televisión son las mismas que padecen millones de mexicanos más.

Ese consumidor sin voz, sin alternativa, sin protección. Ese hombre invisible. Esa mujer sin rostro.

Esa persona que paga -mes tras mes- tarifas telefónicas más altas que en casi cualquier parte del mundo.

Esa compañía que paga -mes con mes- servicios de telecomunicaciones que elevan sus gastos de operación y reducen sus ganancias.

Miles de personas con comisiones por servicios financieros que no logran entender, con cobros inusitados que nadie puede explicar, parados en la cola de los bancos. Allí varados. Allí desprotegidos. Allí sin opciones. Allí afuera.

Víctimas de un sistema económico disfuncional, institucuionalizado por una clase política que aplaude la aprobación de reformas que no atacan el corazón del problema.

Presidentes, secretarios de Estado, diputados, senadores y empresarios que celebran el consenso para no cambiar.

Aunque se agradece que este foro finalmente acepte la magnitud de la crisis, si de aquí no surgen medidas concretas para mirar más allá de la coyuntura, revelará nuevamente nuestra incapacidad para encarar honestamente los problemas que México viene arrastrando desde hace décadas.

Revelará la propensión de los sentados aquí a proponer reformas aisladas, a anunciar medidas cortoplacistas, a eludir las distorsiones del sistema económico, a instrumentar políticas públicas a pedacitos, para llegar a acuerdos que sólo perpetuan el statu quo.

Mientras tanto, la realidad acecha a golpes de 327 mil despedidos, crecimiento negativo, el lugar 60 de 134 en el índice Global de Competitivdad y una nación que dice reformarse mientras evita hacerlo.

México no crece por la forma en la cual se usa y se ejerce y se comparte el poder. Ni más ni menos.

Por las reglas discrecionales y politizadas que rigen a la república mafiosa, a la economía "de cuates".

Por la superviviencia de las estructuras corporativas que el gobierno creó y sigue financiando.

Por un modelo económico que canaliza las rentas del petróleo a demasiadas clientelas.

Por un sistema político que funciona muy bien para sus partidos pero muy mal para sus ciudadanos. Un sistema de "extracción sin representación".

Creando así un país poblado por personas obligadas a diluir la esperanza; a encoger las expectativas; a cruzar la frontera al paso de 400 mil personas al año en busca de la movilidad social que no encuentran aquí; a vivir con la palma extendida esperando la próximoa dádiva del próximo político; a marchar en las calles porque piensan que nadie en el gobierno los escucha; a desconfiar de las instituciones; a presenciar la muerte común de los sueños porque México no avanza a la velocidad que podría y debería.

'Para el alhajero' por Paco Calderón

El ajuste de Calderón

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

No hay felicidad completa, pero sí infelicidad. Florestán

Una de las acusaciones más repetidas al equipo del presidente Calderón, es la de la juventud, como si en la vida el problema fuera de edad y no de capacidad.

Lo que pasa es que con esos jóvenes, Calderón llegó a ser precandidato y candidato por encima de la pareja Fox-Marta que tenía en Santiago Creel a su gallo, y presidente de la República, superando al entonces inalcanzable Andrés Manuel López Obrador.

Cuando Calderón llegó a Los Pinos, la visión de la edad de su equipo, poca, comenzó a cambiar por la de su capacidad de gobierno, escasa.

Ese primer círculo calderonista comenzó a romperse, no por estrecharse, si no por dilatarse, cuando los comenzó a colocar en posiciones clave de gobierno: Germán Martínez al PAN; Ernesto Cordero, a la Sedesol; Juan Camilo Mouriño a Gobernación; y Gerardo Ruiz a Economía.

La muerte trágica de Mouriño y el agotamiento de la relación con César Nava, lo llevó a dos designaciones que por no surgir de su primer círculo, son relevos que vienen de extramuros, pueden ser decisivos en su gestión de gobierno: Fernando Gómez Mont como secretario de Gobernación y Luis Felipe Bravo Mena a su secretaría particular, dándole a ésta un nuevo e influyente rol.

El arribo del ex embajador de México ante la Santa, cuyo relevo está pendiente, recupera para esa secretaría particular, clave en el quehacer presidencial, la función estratégica, hacia dentro y hacia afuera, que habían extraviado.

Y es, también, un mensaje para aquellos de los suyos en ese excluyente, y a veces arrogante, primer círculo, que dicen merecer estar donde están por méritos propios y que Felipe les está pagando servicios de campaña, lo que se agotó hace tiempo y hoy, todos ellos, están pagados, y más que pagados.

Negarlo es suponer que no conocen a su jefe.

Retales

1. EL TIGRE.- En la ODCA, solo hay un partido que gobierna, el PAN, que ha visto como Manuel Espino, utiliza ese membrete como ariete contra la dirigencia partidista y Felipe Calderón. Para los panistas el que los golpea no es Espino, sino los partidos que dice agrupar. Y por eso la dirigencia panista estaría considerando salirse de esa ODCA a la que, además, le dan techo, cobijo y sustento;

2. AJUSTE.- Algo ocurrió que no explicaron, pero en Nuevo León, a 45 días de designar candidatos, el de gobernador incluido, el CEN priista removió a su delegado general, Pedro Joaquín Caldwell, y mandó al ex gobernador de Hidalgo, Manuel Angel Núñez; y

3. TIEMPOS.- En una de las reuniones que tuvo en México, el ex presidente del gobierno español, Felipe González, comentó que a lo mejor fue un error haber estado tanto tiempo en el gobierno, trece años, a lo que el ex premier italiano, Romano Prodi, comentó que a lo mejor su error fue haber estado ¡tan poco tiempo!

Nos vemos mañana, pero en privado.

Las reformas que no se hicieron

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Para nadie es un secreto que entre Agustín Carstens, secretario de Hacienda, y el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, existen diferencias de criterio sobre cómo manejar ciertos capítulos de la política económica. Pero son pocos los que dudan que ellos, con todo y sus diferencias, son, en muy buena medida, los responsables de la cierta estabilidad que ha logrado la economía mexicana en los últimos años, aun ante la durísima crisis que nos ha tocado vivir.

Por eso, más importante que destacar las diferencias sobre el porcentaje de decrecimiento de la economía mexicana, de si será de menos 0.8% o de 1.8% o si habrá (vaya eufemismo) un crecimiento cero (cifras que además no dicen nada porque nadie, con certidumbre, puede predecir cómo evolucionará en el corto plazo la economía mundial y, tampoco, por lo tanto, hacer previsiones realmente sustentables), lo más destacado de la participación de ambos en el foro convocado en el Senado sobre la crisis y luego en el Foro Mundial de Davos, es la coincidencia que mostraron en un punto: para poder sortear y salir de la crisis se requieren reformas de fondo en empleo, sistema de licitaciones, simplificación administrativa, inversiones, recaudación fiscal, que el Congreso ha ido postergando año con año sin otorgarle al Estado los instrumentos que éste requiere para crecer y afrontar las situaciones difíciles como las que estamos viviendo.

Los ex mandatarios de España y Uruguay, Felipe González y Julio María Sanguinetti, lo dijeron con toda claridad: sin inversión (pública y privada, nacional y extranjera) simplemente no habrá crecimiento. Y un Estado debe buscar e implementar todas las medidas posibles, sobre todo en una crisis, para incentivar las inversiones. Y no lo estamos haciendo. Crear un empleo es demasiado costoso, establecer regímenes especiales de contratación, una opción que prácticamente no existe, como la contratación de tiempo parcial. Por supuesto que todo eso ocurre, pero en la informalidad o con sistemas que ni protegen a los trabajadores ni le otorgan a las empresas la flexibilidad que necesitan sobre todo en épocas como las actuales. Hoy sería más importante para los trabajadores conservar los empleos, aunque sea a tiempo parcial, en vez de perderlos. Y hoy para las empresas existen más estímulos con el fin de deshacerse de sus trabajadores que con el objetivo de conservarlos.

Algo similar sucede con el sistema de licitaciones: es tan tortuoso y lento que puede tomar meses decidir por una opción, provoca que los inversionistas se desalienten y busquen otros mercados y terminan postergándose, según ha ocurrido con el ambicioso proyecto de Punta Colonet. Como ocurre con el empleo, esa burocratización y complejización del proceso genera un fenómeno aún más dañino: el abuso de muchos gobiernos, sobre todo estatales y municipales, incluido el DF, en la adjudicación directa de tramos de obras para no tener que pasar por las licitaciones, agilizar las cosas en algunos casos y beneficiar a empresas amigas en otros y, finalmente, encarecer todo el proceso a costa de los contribuyentes.

Con motivo de la crisis se ha vuelto a hablar del IETU, un impuesto que nunca le ha gustado a los empresarios, así como de la posibilidad de reducirlo para impulsar la economía. Podría ser posible, aunque en esta coyuntura muchos coinciden en que es más importante impulsar el gasto que reducir la recaudación, sobre todo cuando buena parte de ese gasto tendrá que provenir del sector público. Pero la verdad es que el IETU y muchos otros impuestos o regímenes especiales podrían ser eliminados si se tuviera mayor sensatez y se apelara al impuesto al consumo, el que norma la economía de todos los países que tienen una recaudación eficiente, sin excepciones. En otras palabras, si se generalizara el IVA, entonces sí se podría reducir el ISR o el IETU y eliminar los regímenes especiales. Durante la pasada reforma hacendaria el tema fue satanizado y se tuvo que crear toda una estructura fiscal para compensar los ingresos que requiere el Estado, cuando la única forma real de universalizar el compromiso fiscal en un país como el nuestro, donde son más los que no pagan impuestos que quienes sí lo hacen, es a través del consumo. Si además se está en una estrategia de tratar de impulsar el gasto y facilitar las inversiones, todos esos capítulos: flexibilización y reforma laboral, sistema de licitaciones, regímenes fiscales simplificados, podrían ser casi imprescindibles, como de una u otra forma lo expresaron tanto Carstens como Ortiz, y los principales invitados al foro que convocó el Senado.

Si nuestros funcionarios viven en una zona de confort sin comprometerse demasiado, lo mismo puede decirse de nuestros legisladores. Es verdad que cada país tiene una forma de hacer sus cosas, de acomodar sus acuerdos políticos y que en nuestro caso tenemos que alegrarnos, aunque parezca poco, con que por lo menos se hayan logrado acuerdos legislativos luego de una década de parálisis. Pero lo cierto es que esos acuerdos, en muchos temas, como el fiscal o la reforma del Estado (que quedó en sólo un esbozo de lo que había propuesto Beltrones), se han quedado en lejanas aproximaciones a lo que realmente requiere el país, a las reformas de las que tanto se ha hablado y sobre las que tan poco se ha hecho. O que cuando se concretan, como la educativa, sufren todo tipo de agresiones (sin tomar en cuenta, por ejemplo, que la educación, desde los maestros y los sistemas hasta la infraestructura, será uno de los pilares del plan de reactivación económica, por ejemplo, de Obama). Y allí hay responsabilidades compartidas. Es prácticamente imposible ahora hacer todo eso, pero por lo menos se tendría que realizar un esfuerzo para sacar en estos meses, en el periodo que comienza el lunes, algo de esa interminable lista de pendientes.

PRD: la corta luna de miel

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

‘Los Chuchos’ e Izquierda Unida, donde están las corrientes que apoyan a AMLO, volverán a chocar cuando tenga que elegirse al líder de la bancada en San Lázaro

La reciente e inusual imagen de unidad y entendimiento que salió a dar el PRD, cuando sorprendieron a todos con el civilizado reparto que lograron en las candidaturas federales, podría borrarse en unos meses cuando, ya definida la elección parlamentaria, tengan que elegir al coordinador de la próxima bancada perredista en la Cámara de Diputados.

Los Chuchos que encabeza Jesús Ortega y los de Izquierda Unida, donde se aglutinan las corrientes que apoyan a Andrés Manuel López Obrador, volverán a chocar cuando tenga que elegirse al líder del grupo parlamentario en San Lázaro, posición estratégica y codiciada por los dos bloques perredistas.

Nueva Izquierda ya perfila a Jesús Zambrano como su hombre para ser el coordinador de los diputados, pero el gallo de Los Chuchos tendrá enfrente, otra vez, a Alejandro Encinas, el ex jefe de Gobierno e incondicional de AMLO, que ya dice abiertamente que buscará el liderazgo de la bancada, después de que no pudo ser dirigente nacional.

El dirigente perredista Jesús Ortega ha mostrado habilidad y disposición de su corriente para tender puentes y parar las costosas confrontaciones de las tribus perredistas para evitar que afecten más al partido en las próximas elecciones. Pero por encima de esos “puentes” y de los frágiles entendimientos, el jaloneo y las diferencias del grupo de Ortega con los lopezobradoristas se mantiene, por más que Ortega hable hacia afuera de “diferencias superadas”.

Los Chuchos ya cedieron mucho en aras de calmar a López Obrador y evitar la desbandada total del PRD, que había iniciado el tabasqueño con las renuncias de varios de sus cercanos al partido, y es posible que decidan hacer valer su mayoría y hacer a Zambrano el coordinador.

Si se diera, en cambio, una negociación, podría llegar a ocupar el cargo Encinas y así despuntar de una vez como un liderazgo real y con personalidad propia en el PRD; que mucha falta le hace a ese partido para terminar de romper con cacicazgos y caudillismos que le siguen pesando.

Alejandro Encinas necesita tener una personalidad y una fuerza propias, porque hasta el momento ha estado siempre bajo la sombra y el poder de Andrés Manuel López Obrador. Nada hace o deja de hacer Encinas desde que era jefe de Gobierno del DF, y después candidato a la dirigencia nacional, sin consultar primero al “dedito” de AMLO.

El PRD tiene muy pocas figuras nacionales y, en el previsible escenario de una importante reducción del perredismo en la Cámara de Diputados —que podrían pasar de 127 diputados a 70 u 80 en sus mejores cálculos—, los liderazgos y las figuras fuertes serán vitales para que el partido de izquierda mantenga su influencia en el juego de equilibrios del Congreso.

Porque en las votaciones de julio, muy lejos del fuerte impulso que les dio López Obrador en la elección presidencial y que permitió la llegada de tantos perredistas al Congreso, los “cochineros”, los eternos conflictos internos y el mismo lopezobradorismo, hoy convertido en carga negativa, harán que el PRD pierda votos y diputaciones que, así lo indican las encuestas, se transferirán directamente al PRI, que será el que capitalice el retroceso de los amarillos.

Veremos si el positivo entendimiento entre Chuchos y lopezobradoristas alcanza para definir civilizadamente al nuevo coordinador parlamentario o si en unos cuantos meses se acaba la luna de miel y vuelven a tirarse hasta los platos.

NOTAS INDISCRETAS... Contra las versiones que se han esparcido de que viene un dictamen condenatorio de la Corte contra el gobernador Enrique Peña Nieto por el caso Atenco, el abogado de un gobernador priísta que afirma haber visto ya el proyecto de dictamen que se conocerá la próxima semana asegura: “Es muy benigno con Peña y en ningún momento lo señala como responsable”. Ese mismo abogado ya no dice si es el mismo tratamiento para el procurador Eduardo Medina Mora… Por cierto que Peña Nieto estuvo ayer en la UNAM y fue notorio el cálido recibimiento del rector José Narro, que lo invitó a Rectoría y a recorrer los museos universitarios, donde varios estudiantes se acercaban a saludar al popular mandatario. Curioso que más bien sea un gobernador el que visite la Universidad Nacional, mientras el presidente Calderón sigue sin pisar Ciudad Universitaria… Después de ser una de las “favoritas” de este gobierno y sorprender a muchos por su meteórico ascenso, en la SCT dicen que a Purificación Carpinteiro se le acabó la suerte y que pronto será sustituida por Gabriela Hernández… Se detienen los dados. Los paró la serpiente.

enero 28, 2009

Paco Calderón

¿Catastrofistas?

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

No basta con buscar la verdad, hay que encontrarla. Florestán

Hace unos días recuperé aquí las consideraciones del ex zar antidrogas de Estados Unidos, general Barry McCaffrey, sobre el peligro que el narcotráfico en México representa para su país y para el nuestro.

El militar retirado asistió a un seminario a puerta cerrada realizado en Ixtapan de la Sal, convocado por Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública federal.

Lo que McCaffrey advirtió fue que México se encuentra al borde de un abismo que se llama narco-Estado y que si el nuevo gobierno de Barack Obama no respalda la estrategia antidrogas del presidente Calderón, en menos de ocho años el crimen organizado se habrá apoderado de nuestro país, poniendo en riesgo la seguridad del suyo, un lujo que, dijo, no se pueden dar.

Esta advertencia del general McCaffrey va en línea con lo declarado en otras instancias de seguridad estadunidenses en las que hablan con preocupación de lo que llaman paquistanización de México y con el diagnóstico de la Secretaría de la Defensa Nacional que dice, y con razón, que lo que está en juego en la guerra al narcotráfico es la viabilidad de México como nación.

Las palabras del ex zar antidrogas fueron desechadas por la llamada clase política sin argumentos, sólo con descalificaciones: es un catastrofista, fue lo menos que le dijeron a lo que pregunté y pregunto, ¿de verdad es un catastrofista y lo que dice es mentira?

Ayer, el nuevo jefe del Estado Mayor Conjunto norteamericano, el almirante Mike Mullan, declaró que Estados Unidos se encuentra extremadamente preocupado por la violencia en la frontera con México, y nosotros con lo que dijo.

No vayan a salir otra vez desde su negación compulsiva con el cuento de que este almirante, como el general, es un catastrofista y miren hacia otro lado para tranquilizar las conciencias oficiales.

Retales

1. CORRAL. Javier Corral ha planteado su deseo de ser diputado federal, pero de los plurinominales. El caso se decidirá en la asamblea del PAN de Chihuahua que preside Arturo García Portillo, uno de los tres ex secretarios generales en el PAN de Manuel Espino. El reto es saber si sus paisanos lo dejarán pasar;

2. PURIFICACION. El caso de la subsecretaria saliente de Comunicaciones de la SCT, Purificación Carpinteyro está, le decía ayer, resuelto: ya está fuera. A ver ahora quién será el tercer subsecretario de Comunicaciones de quien depende la tensa área de telecomunicaciones. ¿Qué afectaría su relación de confianza con el presidente Calderón? y

3. CAPICÚA. De ser Fernando Elizondo el candidato del PAN al gobierno de Nuevo León y ganarle al candidato del PRI, se podría dar un caso único en que el gobernador saliente, Natividad González Parás, le devuelve la banda al que se la entregó hace seis años, el mismo Elizondo.

Nos vemos mañana, pero en privado.

El PRI, de seis, ¿dos?

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

En el PRI sienten, que en buena medida tienen razón, que la ciudadanía podría llamarlos a ocupar la Presidencia en 2012.

Tienen buenos precandidatos presidenciales, lo mismo que el PRD, mientras en el PAN las figuras aún no pintan.

Falta tiempo, es cierto. Falta que sucedan cosas importantes antes de que ello ocurra.

Antes de 2012 está 2009, y se da el caso de que el PRI, partido que en teoría lleva todas las de ganar, podría perder no una, sino cuatro de las seis gubernaturas que se eligen este año.

Mal manejo de la delicada tarea de selección de candidatos, así como gobernadores aferrados a dejar un sucesor, podrían lograr que al PAN le caigan, sin mayor esfuerzo, gubernaturas que no pensaba ganar.

Sonora, un estado que siempre ha sido gobernado por el PRI, y cuyo gobernador tiene aspiraciones presidenciales, podría ir a la cosecha azul de 2009.

El gobernador Eduardo Bours no quiere dejar pasar al ex alcalde de Hermosillo, Ernesto Gándara, y ha puesto toda la maquinaria estatal a favor del senador Alfonso Elías.

El poderoso senador sonorense Manlio Fabio Beltrones ha decidido no involucrarse en la contienda interna de su partido, mientras Beatriz Paredes, en un movimiento enérgico pero posiblemente tardío, cambió al delegado del PRI en esa entidad.

El delegado saliente, que era el encargado de la conducción imparcial y limpia del proceso de selección de candidato a gobernador, ya tiene trabajo: en el comité de campaña del senador Alfonso Elías.

Así, dentro de muy poco, el estado natal de Plutarco Elías Calles y de Luis Donaldo Colosio, podría ser gobernado por el PAN.

En San Luis Potosí, el PRI se dejó imponer la candidatura de Fernando Toranzo, secretario de Salud del gobernador panista Marcelo de los Santos.

El priista no vio por dónde le pasó el strike y ahí lo tienen, apoyando al candidato del gobernador del PAN.

Nuevo León, el estado que recuperó el PRI hace seis años con Natividad González Parás, también está complicado para ese partido por el mal manejo de las expectativas de funcionarios del gobierno estatal.

¿Cómo es posible que haya una disputa, con todo, entre dos miembros del gabinete del gobernador?

Una de las razones que pueden ayudar a ese partido a recuperar la Presidencia en 2012 es, precisamente, la imagen que tiene de disciplinado y la verticalidad del mando a la hora de cerrar filas.

Resulta que en Nuevo León disputan la candidatura priista el secretario de Gobierno, Rodrigo Medina, y el coordinador de proyectos de Infraestructura Estratégica, Abel Guerra.

Es decir, ya van tres gubernaturas que posiblemente gane el PAN, las de Sonora, San Luis y Nuevo León.

Falta un cuarto estado: Querétaro, convertido en bastión panista desde 1997. Y así seguirá.

Salvo, claro, que alguien piense que el senador Calzada le pueda ganar al candidato de Diego Fernández de Cevallos en Querétaro.

En las dos entidades que el PRI puede ganar, Campeche y Colima, tampoco la tiene fácil.

Aunque al parecer no representa gran peligro para el PRI, se le salió de control el senador Alejandro Rafael Moreno,Alito, quien podría contender por otro partido.

En Colima el PRI sudará la gota gorda para ganar. Puede hacerlo, pero enfrente tendrá a Acción Nacional y, tal vez, por el PRD, a Mario Delgado, uno de los más interesantes cuadros del gabinete de Marcelo Ebrard en el Distrito Federal.

Así es que antes de ilusionarse con 2012, el PRI tiene que salvar 2009.

De seis, dos, sería un pésimo resultado para el PRI.

Ello no quiere decir que en la elección de diputados al Congreso federal le vaya mal.

No necesariamente. Aunque una inadecuada selección de candidatos los puede poner en el segundo lugar.

Hay casos como el de Óscar Lara, en Sinaloa, que lanzó su candidatura en un evento al que acudió toda la clase política de su partido, empresarios y dirigentes sociales.

Pero en otros lugares del país comienzan a surgir nombres identificados con el jurásico en el pleistoceno político.

Nombres que no suman nada, absolutamente nada, al PRI.

Al contrario, le pueden ocasionar el efecto risting: fenómeno tectónico de hundimiento y de todo lo que le acompaña.

Mouriño, ¿el otro piloto?

Katia D´Artigues
katia.katinka@gmail.com
Campos Elíseos
El Universal

El reciclaje, según el PRI

La versión está(ba) en el aire. Luego de conocer las primeras grabaciones de la caja negra del Learjet 45 donde viajaban Juan Camilo Mouriño y José Luis Santiago Vasconcelos (entre otros pasajeros), el pasado 4 de noviembre de 2008, la pregunta fue: ¿de quién era la tercera voz que entró a la cabina junto con los pilotos y que se escucha en las grabaciones?

El lunes, el periódico Por Esto!, de Yucatán, reprodujo la “grabación completa” del fragmento que presentó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

De acuerdo con la información publicada —y se detalla que avalada por fuentes del Ejército—, quien acompañaba al piloto Martín de Jesús Oliva y al copiloto Álvaro Sánchez era… JC Mouriño. Y más allá: que tomó el mando de la aeronave.

Cuentan que le gustaba hacerlo, de manera informal, también en otros aviones. Como en uno que poseía su padre…

Así se explicaría, también, la falta de destreza del piloto, cosa que parece increíble dada la experiencia de Martín de Jesús Oliva y Álvaro Sánchez. Y cosas que han señalado otros pilotos expertos: que el “lenguaje” usado no era de un piloto. Y más: que confundía un lugar con otro —como Salamanca—, cuando ambos pilotos oficiales seguramente habían pasado por esa ruta cientos de veces, sin exagerar.

¿Sería posible que Mouriño haya sido el culpable de estrellar la aeronave?

“El Pozolero”. Estoy impactada, como muchos, por la historia gore de El Pozolero. Sólo que por sentido común seguramente hay más en su “profesión”. ¿O no es marca de Los Zetas esta forma de desaparecer a sus enemigos?

Pero bueno, al mismo tiempo es una gran oportunidad para el cine nacional. Podría ser un película de culto, nuestro Hannibal Lecter mexicano. ¿Qué tal llamarlo Aníbal, el pozolero? ¿O con la sazón de Aníbal?

Con todo y la realización de que la insondable naturaleza humana sobrepasa a las leyes diseñadas por los hombres… y es que un crimen así no está ni contemplado en el Código Penal Federal.

La noche del lunes, en el anuncio de la creación del Arco conmemorativo del Bicentenario, el secretario de Gobierno capitalino, José Ángel Ávila, estuvo a punto de no llegar… pero no por falta de voluntad.

La razón: controlar la crisis en el Tutelar de Menores y, por la mañana, negociar candidaturas a diputados con tribus del PRD…

Ávila es la carta de Ebrard para cumplir con los eventos en los que tiene que estar el DF… pero sin romper su promesa de nunca, never, juntarse para la foto con Calderón. Y se ha llevado bien con los tres secretarios de Gobernación que ha tenido el sexenio. Incluyendo Fernando Gómez Mont.

Aunque usted no lo crea. José Narro se niega a entregar las llaves de la oficina del PT en Zacatecas, su base. La razón: ¡que él no se ha ido de ese partido (sólo impulsó a miles a que lo hicieran). Muy congruente él.

Cinismo, derecho familiar o propuesta ecológica del reciclaje de experiencia… ¿Cómo explicarse los nuevos cuadros que están apuntados para llegar a San Lázaro?

Unos botones de muestra, sólo del PRI.

Ignacio Pichardo Lechuga. Ángel Aguirre Herrera, Patricio Chirinos del Ángel, hijos de ex gobernadores.

O Fidel Herrera Borunda como suplente (típico: se va el titular y ya’stá).

Dos hermanos de gobernadores: Rubén Moreira y Julieta Marín. También el regreso de Emilio Chuayffet.

En el PAN todavía no hay mayores datos, pero ayer Germán Martínez dio a entender que tenían el puño cerrado. Y no porque tengan ahí todas las candidaturas (también), sino porque no han ejercido aún el “dedazo democrático”.

Por cierto, Alejandro Encinas tendrá que decidir en estos días qué curul le gusta más: si la de diputado federal o de asambleísta.

Si es la primera, muchos lo ven como coordinador de la bancada en San Lázaro, junto con Beatriz Paredes por el PRI y César Nava por el PAN…

Pero si se va de asambleísta, el paso natural sería buscar la candidatura a jefe de Gobierno en 2012 (junto con un eslogan de campaña que diga: “Y volver, volver, volver”), y reeditar su enfrentamiento con Jesús Ortega, otro candidato apuntado desde ahora.

enero 27, 2009

Paco Calderón

Purificación

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

El toro, como la vida, pone a los hombres en su sitio. Florestán


Cuando Purificación Carpinteyro tomó posesión como directora general del Servicio Postal Mexicano, en abril de 2007, hubo quienes afirmaron que había nacido una estrella.

Luis Téllez, el secretario de Comunicaciones y Transportes, le dio una bienvenida cálida, entendiendo que quien la había designado para el cargo era el Presidente de la República.

Pasaron los meses y Purificación mantenía la mira hacia la oficina de Téllez, al que consideraba, como los hay que lo consideran, alguien que por su pasado priista no podía formar parte de un gabinete presidencial panista, y ella era la sucesora con todo el apoyo de Los Pinos. No en balde había llegado hasta allí.

Cuando Rafael del Villar pasó de la Subsecretaría de Comunicaciones a la Cofetel, el 9 de septiembre de 2008, Purificación fue ascendida a ese cargo, y vio más cerca la puerta del secretario. Sólo había que tirarla, y se dispuso a eso.

“La nueva subsecretaria tiene una carrera impresionante y su carácter y eficacia han dejado huella en las empresas de México y del extranjero en las que se ha desempeñado”, se llegó a escribir, y ella a creérselo, ambición que le llevó pasar por encima de Téllez, protegida, decía, por el halo presidencial y a tomar decisiones por encima de todos.

El punto de ruptura se llamaría ambición y MVS, los reproches coincidentes de Joaquín Vargas y Téllez en Los Pinos.

Al pedirle éste la renuncia, ella lo ignoró y buscó un encuentro con Calderón, que no se dio y ya no se dará, no obstante la información y evidencias que sobre el tema de telecomunicaciones afirman que se apertrechó. Con ese respaldo Purificación pidió vacaciones para que no la acusaran de abandono de trabajo. Regresará este fin de semana sólo para confirmar que el blindaje fue insuficiente, el paracaídas no alcanzó y el encanto se agotó; que ha terminado su breve ciclo en el gobierno federal y que renuncia o la cesan, porque ya está fuera.

RETALES

1. ESPEJITO. Andrés Manuel López Obrador repitió que apoyará al que esté mejor posicionado para la Presidencia en 2012, un nuevo modo de decir que le den por muerto. En todo caso, ¿apoyaría a Marcelo Ebrard? ¿Con qué partido?;

2. FACTOR. Aunque habría que decir que si busca esa apuesta, Ebrard sería el único que podría reunir lo hoy fracturado: PRD, AMLO y hasta las comparsas del PT y Convergencia. Pero, ¿lo dejaría pasar?;

2. PERO GORDO. El rechazo de Marcelo de los Santos al candidato panista a sucederlo en el gobierno de San Luis Potosí, Alejandro Zapata Perogordo es, en parte, por las amenazas que suelta éste de meterlo en la cárcel en cuanto llegue al palacio de gobierno. ¡Salud! De los Santos ya le ganó a Zapata dos veces en San Luis: la alcaldía y el gobierno. A ver si se la vuelve a ganar el 5 de julio.

Nos vemos mañana, pero en privado.

La aprehensión de Mariano Herrán

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

La aprehensión del ex fiscal antidrogas del gobierno federal y luego del estado de Chiapas durante la administración de Pablo Salazar Mendiguchía, Mariano Herrán Salvatti, no es un capítulo más de un proceso de ajustes de cuentas entre distintos grupos políticos. Herrán fue un muy poderoso funcionario durante la administración de Zedillo y le tocó reemplazar en la oficina de lucha contra el narcotráfico al ahora ex general Jesús Gutiérrez Rebollo, acusado de ser parte del cártel de Amado Carrillo. Durante el periodo de Herrán se dieron algunos de los golpes más exitosos contra el narcotráfico en esos años, y destacaron, entre otras cosas, la muerte de Amado Carrillo Fuentes y la depuración que se dio en el entonces todopoderoso cártel de Juárez, incluida la caída del entonces gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, actualmente detenido con pedido de extradición de Estados Unidos.

Herrán fue un funcionario con mucho poder en la administración federal, tuvo la confianza del presidente Ernesto Zedillo y al terminar esa administración se incorporó al equipo de Pablo Salazar, quien acababa de ganar la elección en Chiapas luego de abandonar el PRI y de ser candidato de una coalición PAN-PRD. Durante la gestión de Salazar, el fiscal Herrán tuvo también mucho poder y capacidad de operación. En buena medida, el gobierno de Pablo Salazar se apoyó, para bien o para mal, en la labor de Herrán. Fue una gestión donde se dieron muchos enfrentamientos y en la cual literalmente se reorientó el desarrollo del estado, se intervino políticamente en las comunidades zapatistas y éstas comenzaron a alejarse de ese grupo político.

El último periodo de Salazar fue muy confuso. El gobierno estatal presumía de su cercanía con el presidente Fox, incluso se habló en algún momento, cuando Santiago Creel dejó la Secretaría de Gobernación para buscar la candidatura del PAN, que Salazar podría ocupar esa posición. No fue así y, de ser uno de los gobernadores más cercanos a Fox, el mandatario pareció decantarse hacia el apoyo a López Obrador, con el consiguiente desgaste de la relación presidencial. Todo ello se daba en el contexto de un durísimo enfrentamiento entre el gobierno estatal y muchos grupos de poder y particularmente de medios de comunicación del estado, enfrentamiento que comenzó prácticamente desde el inicio de la administración de Salazar. Herrán fue quien asumió en buena medida ese conflicto, que tuvo capítulos notables, como el enfrentamiento con el periódico Cuarto Poder.

Pero también en ese enfrentamiento se entremezclaban las luchas de poder, que cruzan horizontalmente los partidos en la entidad y que impiden, en muchas ocasiones definir con claridad cuáles son los límites entre ellos.

Juan Sabines ganó, durante el gobierno de Salazar, la alcaldía de Tuxtla, al competir por el PRI y todo indicaba que podría ser el candidato de ese partido. Por alguna razón no lo fue y Sabines se convirtió en candidato del PRD, con una fuerte relación sobre todo con la corriente de Jesús Ortega. Venció por un estrecho margen y Sabines se convirtió en un gobernador con un grupo propio, proveniente de distintos sectores, con el que ejerció el poder. Sabines también se ha caracterizado por mantener una buena relación con el presidente Calderón.

Algo sucedió en el trato entre la administración de Sabines con su antecesor: se han sucedido las acusaciones de malos manejos contra distintos funcionarios y destaca, en ese sentido, la iniciada, hace ya varias semanas, contra Herrán Salvatti, por el peso indudable de éste e incluso porque durante toda la primera etapa del gobierno de Sabines, Herrán operó la instrucción y detención de funcionarios anteriores. Pero repentinamente fue reemplazado del cargo de fiscal estatal, enviado a otro puesto sin relación con la seguridad y en su lugar llegó otro ex militante priista de mucha experiencia, Amador Rodríguez Lozano, quien comenzó, a su vez, a instruir las acusaciones contra Herrán y otros ex funcionarios. Apenas la semana pasada se anunció que Amador Rodríguez dejaría la fiscalía para buscar una candidatura a diputado por su entidad, Baja California, y unas horas después se dio a conocer la orden de captura contra Herrán Salvatti, al mismo tiempo que trascendía que Salazar Mendiguchía buscaría una diputación (con el fin de garantizar fuero, dicen sus adversarios) por la coalición Convergencia-PT y con el respaldo de López Obrador, lo que buscaría dividir las fuerzas en torno a Sabines.

Lo cierto es que Herrán Salvatti tuvo una imagen de funcionario eficiente durante su paso por el gobierno federal y en parte de su gestión con Pablo Salazar. Lo cierto también es que en los últimos meses se han acumulado denuncias, en su contra, desde el gobierno. Será parte de las autoridades establecer con claridad las responsabilidades penales que pudieran o no existir, y el caso destaca por el pasado de Herrán y la información que acumuló sobre todo durante su gestión por la Procuraduría General de la República.

En términos políticos, la lectura inevitable es que el gobernador Sabines ha consolidado sus espacios de poder en la entidad, y desplazado sobre todo a sus adversarios, especialmente los internos, de cara a unas elecciones intermedias que determinarán mucho de lo que suceda en el futuro del estado. Y en ese sentido, la detención de Mariano Herrán es un capítulo clave.

Archivos recuperados

En Nuevo León tendría que haber habido un acuerdo para el lanzamiento de la candidatura a gobernador de Rodrigo Medina, por el PRI, desde días atrás. Su principal contendiente, Abel Guerra, a pesar de que especuló con ello, hace tiempo que perdió la posibilidad de recibir apoyo de Manlio Fabio Beltrones, quien respalda al joven secretario de Gobierno. Pero el acuerdo no termina de llegar porque la CTM sigue insistiendo con Guerra. En unas horas más, el tema tendría que estar resuelto.

Laico

Germán Martínez Cázares
Presidente nacional del PAN
El Universal

¿ En la democracia mexicana, puede el Presidente acudir a un acto religioso de manera pública? ¿Se pone en riesgo la laicidad del Estado por la participación del Presidente en ese evento?

Para nadie es un secreto que la relación entre la Iglesia católica y el Estado mexicano estuvo caracterizada, en palabras de Pablo Latapí Sarre, por la incomunicación, la suspicacia, la hostilidad y la simulación (Andante con brío, FCE, 2008, p.32).

La relación accidentada se explica por un conflicto armado conocido como la cristiada y, sobre todo, por unos “arreglos” celebrados entre los obispos y el gobierno de Emilio Portes Gil.

Esos arreglos provocaron un modus vivendi, según Latapí Sarre, que “consistía en un conjunto de reglas no escritas que normaban necesariamente la actuación tanto de los católicos (y de los sacerdotes y obispos) como de los funcionarios del Estado. A estos últimos ese modus vivendi les marcaba las conductas políticamente correctas, establecía los límites de lo permitido, interpretaba las leyes y prescribía los estilos de comunicación con el mundo eclesiástico.

A las autoridades eclesiásticas y a los católicos en general ese modus vivendi les imponía múltiples comportamientos en la vida pública, sobre todo en su relación con el gobierno. Podemos calificar de polarización ideológica el saldo que ha dejado en la sociedad mexicana el conflicto político-religioso; ese “cisma permanente”, como lo calificó Vasconcelos, dividió —y todavía divide— “a católicos y anticlericales en relación con la interpretación de nuestra historia, las características de nuestra cultura y nuestro proyecto como nación” (ídem, p.18).

Desde ese mismo modus vivendi se juzgó la presencia y las palabras del Presidente en el Sexto Encuentro Mundial de la Familias convocado por la Iglesia católica en días pasados. Volvieron a salir la suspicacia, la hostilidad y la convocatoria a la simulación del pasado.

Los críticos no pueden probar una sola política pública del gobierno federal, iniciativa de ley o decreto, animado por la convicción personal religiosa del Presidente.

La construcción de las decisiones del Estado debe ser y es laica (sobre todo la educación pública). ¿Tiene derecho el Presidente a tener creencia religiosa? ¿Compromete la laicidad del Estado que el Presidente vaya a misa fuera de Los Pinos? ¿En verdad, los ciudadanos mexicanos son manipulables en su fe, por un acto del Presidente? ¿Cambiaría usted su creencia para emular al Presidente? Quienes afirman que sí ven una sociedad infantil y una democracia con tutelajes.

Ninguna decisión del gobierno de Calderón tiene filia o fobia religiosa. El derecho humano de libertad religiosa que ampara a todos los ciudadanos a conducir su vida por cualquier convicción religiosa, sea judía, musulmana, cristiana, está vigente e intacto.

¿Cómo explican los que creen que el Estado claudicó ante la Iglesia católica la entrega en la Secretaría de Salud de las “píldoras del día siguiente”, o el reparto de 30 millones de condones el año pasado? ¿Impiden a un hijo de una madre soltera la entrada en una guardería del IMSS por no tener fe de bautismo? ¿Se reparte leche en las parroquias? ¿Reclaman el acta de matrimonio religioso para expedir un pasaporte? ¿Sedesol no entrega beneficios a protestantes o evangélicos? Simple alharaca contra el Presidente.

El PAN no tienen el modus vivendi de la simulación de tiempos Priístas. Creemos en la libertad. No es cierto que el presidente Calderón inmiscuya los asuntos celestiales de la Iglesia con los terrenales del Estado.

enero 25, 2009

Se impone el “Sí” por una nueva Constitución en Bolivia

Desde esta tarde comenzaron llegar a la Plaza Murillo cientos de campesinos, gente pobre, mujeres con polleras (faldones) y sombreros bombín, así niños de rostros partidos por el frío, para festejar el triunfo.

El presidente bolivariano celebra el respaldo de la población. AP
La Paz.- El presidente boliviano Evo Morales lapidó hoy a la oposición política tras derrotarla en las urnas por cuarta ocasión, al imponerse por entre 60 y 70 por ciento en un referendo constitucional, según algunos datos preliminares.

Según reportes extraoficiales de la radio estatal Red Patria Nueva, el "Sí" a la nueva Constitución tiene el respaldo de entre el 70 y 80 por ciento de los ciudadanos, lo cual marcaría el inicio de un nuevo Estado boliviano.

En tanto, un 15 por ciento votó por el "No" y cinco por ciento en votó en blanco, según la misma fuente.

Otros sondeos de boca de urna dan alrededor de 60 por ciento al "Sí" y 40 por ciento al "No".

Desde esta tarde comenzaron llegar a la Plaza Murillo cientos de campesinos, gente pobre, mujeres con polleras (faldones) y sombreros bombín, así niños de rostros partidos por el frío, para festejar el triunfo.

Al grito de "sí se pudo", un grupo de indígenas aymaras dijo que ahora ellos han decidido su destino, tras aprobar una nueva Constitución y golpear intensamente al latifundismo, luego de reducir en el referéndum de 10 mil a cinco mil el número de hectáreas de tierras.

Notimex corroboró el gesto cálido, fervoroso y amable de los indígenas que calzan "ojotas" (huaraches) y cuyos rostros cetrinos dirigían la mirada a Palacio Quemado, sede del Gobierno, a la espera de que "El Evo" salga y pronuncie un discurso.

"Así tengamos que amanecernos para esperar los resultados estaremos aquí a la espera de nuestro hermano Evo, quien ha luchado hombro con hombro con todos los campesinos, con los sectores sociales", afirmó Rolando Reyna, un productor de coca.

Doña Amalia Sicuani, quien vende dulces en el centro de La Paz, deja ver sus dientes de oro al exclamar: "No que no!. No que no se podía?. Ahora los riquitos tendrán que someterse a la voluntad de la mayoría y la mayoría en este país somos los indios".

Ladea la cabeza, atisba un poco por la calle Comercio, en la esquina con la Avenida Illimani, y en contundente tono dice: "Los indígenas somos gobierno y los blancos tendrán que respetar el que hayamos ganado".

Cerca al café Paximama, de la calle Socabaya, una decena de turistas argentinos y europeos fuman afanosamente y dejan una estela de humo mientras se dirigen a la Plaza Murillo, al tiempo que toman fotos a cuanto indígena se les atraviese.

"La Constitución que se está refrendando en Bolivia es un ejemplo de construcción y participación para América Latina", dijo en tono festivo el diputado por el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), Gustavo Torrico.

La nueva Carta Magna, según este influyente legislador del entorno del presidente Morales, representa "lo que se podría hacer en América para preguntar y consultar a los ciudadanos cuál va a ser el nivel de conciencia que deben tener".

El presidente de la Corte Nacional Electoral, José Luis Exeni, dijo que la jornada se desarrolló de manera muy participativa y celebró que haya sido pacífica, ordenada, sin hechos de violencia o enfrentamientos "lo cual muestra un marco de respeto y tolerancia".

Admitió que hay hechos aislados de inconformidad, que para nada empañan la legitimidad, e indicó que la ciudadanía demostró su vocación democrática pero dijo que el deseo es que no se politicen los resultados que se conocerán esta noche.

Este domingo se abrió una nueva página en Bolivia, escrita por sus ciudadanos que acudieron a las urnas para votar por el "sí" o por el "no" a la nueva Constitución Política del Estado.

Un total de tres millones 891 mil 397 ciudadanos estaban habilitados para votar este domingo.

'Epílogos imprevistos' por Paco Calderón

Físicos teleportaron información

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

La teleportación es una de las más asombrosas predicciones de la física cuántica: es el transporte de algo sin que pase por ningún medio físico, ni siquiera por el espacio. Tan asombrosa, que fue usada por Einstein para demostrar que algo andaba mal en esa nueva ciencia. Con Podolsky y Rosen diseñó un experimento por entonces irrealizable, se le llamó Paradoja EPR, por las iniciales de los tres. En resumen decía: la cuántica plantea un absurdo, y es éste: si produzco dos protones y los lanzo en direcciones diversas, me basta con modificar uno para que el otro resulte al instante modificado, aunque esté al otro lado de la galaxia… Suena ridículo, pero eso se deriva de las matemáticas del átomo propuestas por Erwin Schrödinger. Por lo tanto, son inconsistentes.

Eso, firmado por Einstein, fue un golpazo. Luego resultó que, paradójico es, pero así se comporta la naturaleza, fue la respuesta cuando Alain Aspect logró hacer realidad el experimento EPR. Lo hizo con fotones, la unidad o quantum de luz, en 1984. Propuesto para demostrar que la cuántica era falsa, demostró la teleportación, que es el transporte sin pasar por ningún medio.

Este viernes pasado, la revista Science trajo el reporte de la primera teleportación exitosa de información entre dos átomos; lo firma un equipo del Joint Quantum Institute (JQI) de la Universidad de Maryland y de la Universidad de Míchigan. “Nuestro sistema puede crear las bases de un ‘repetidor cuántico’ que puede enlazar memorias a vastas distancias”, dice la cabeza del grupo, Christopher Monroe, del JQI. Con el mismo método, añade, se puede crear el componente clave necesitado para la computación cuántica.

La teleportación, explica el equipo, funciona debido a un notable fenómeno cuántico, es decir, del tipo que sólo ocurre en el nivel subatómico y para los que muchas veces no tenemos ni siquiera imágenes mentales. Ese fenómeno es el “enlace” (entanglement): Si dos partículas subatómicas están enlazadas, sus propiedades están inextricablemente espejeadas. La medición en una delas partículas determina al instante las características de la otra, sin importan cuán separadas estén.

El equipo empleó otro aspecto de la cuántica, la superposición de estados, igualmente inexistente en nuestro mundo clásico. Si la ejemplificamos con una moneda, que puede caer águila o sello, la superposición sería que cayera águila y sello, juntos y al mismo tiempo. Bien, es lo que explota la computación cuántica: si un bit de información consiste en cero o uno (hay corriente o no hay en el puerto de un transistor), el qubit es a la vez cero y uno. Y el lenguaje binario de las computadoras (hileras de unos y ceros) multiplica por miles su potencia.

El equipo aisló dos iones (átomos con carga por falta o sobra de electrones) de iterbio (Yb: uno de los elementos llamados tierras raras) en trampas al alto vacío, suspendidas en una caja invisible de campos electromagnéticos. Llamémosle estado de reposo. Luego irradiaron uno de los átomos, con lo que entró en superposición de estados y necesitamos inventar una palabra: reposoactivo. Ésa, la recién adquirida superposición, fue la información que luego teleportó el equipo científico al otro átomo.

La combinación de átomos y fotones empleada por el equipo ofrece la arquitectura para transmitir información a mucho mayores distancias que cuando se emplean únicamente fotones (luz). La luz viaja a la mayor velocidad posible en el universo. Pero la teleportación no viaja: no emplea el espacio… ¡gulp!

Lea todo cuanto me salté abriendo el artículo en: www.sciencemag.org/cgi/content/short/323/5913/486, o pídalo al físico Luis Orozco, tapatío que trabaja en la Universidad de Maryland.

Contacto: Christopher Monroe, monroe@umd.edu

“Guerra sucia” anti-Obama

En todas partes se cuecen habas, pero cuando una democracia está habitada por demócratas, los enemigos políticos no incurren en calumnias: una reciente encuesta encontró que 9 de cada 10 estadunidenses oyó el rumor de que Barack Obama era musulmán. Fue “posiblemente el más prevalente rumor de la campaña presidencial de 2008, según una encuesta a escala nacional”.

Pero, y es un gigantesco “pero”, sólo 22 por ciento lo creyó. Esto tiene un aspecto positivo y otro negativo. Uno es que sólo una fracción de quienes oyeron el rumor le dio crédito. El negativo es que casi una cuarta parte de los estadunidenses lo creyó, a pesar de que fue desmentido en varias ocasiones ¡por John McCain!

Y aquí vemos por qué los gringos son grandes y nosotros pequeños: a quien más le convenía el rumor, el candidato opositor a Obama, McCain, expresó cuanto dato negativo tuvo a la mano y le dio en la cabeza con duros adjetivos. Pero se negó a seguir una vileza… ¿Me estás oyendo, López?

Investigación de POINT (People, Organizations, and INformation Technology), de la Universidad de California en Irvine. Contacto: Kelly Garrett, Garrett.258@osu.edu.

enero 23, 2009

El candidato de Nati

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

El Ministerio Público federal no ejercerá acción penal en contra de Rodrigo Medina, delfín de Natividad Gonzáles Parás para sucederlo en la gubernatura de Nuevo León, aseguran a este espacio fuentes de primer nivel. El Golden Boy, como le dicen sus paisanos, engañó a las autoridades electorales, en su afán por acreditar la residencia para ir por la alcaldía de Monterrey, cuando todavía ni siquiera soñaba con la candidatura priista al gobierno de esa entidad.

Medina, amigo cercano de Enrique Peña Nieto, dio la dirección de una “casa de muestra” en el fraccionamiento Lagos del Vergel de la capital neoleonesa, propiedad de su compadre. El caso, descubierto por Reporte Índigo, obstaculizaba las intenciones de Nati de convertirlo en “candidato de unidad” del Partido Revolucionario Institucional. El panista Edie Jacobo Álvarez denunció el delito ante la PGR. Existía el riesgo de que se ejerciera acción penal en contra del delfín.

Los sospechosistas cuestionan la rapidez con la que la PGR atenderá el caso. Se preguntan a qué acuerdos de alto nivel llegaría Nati para que su candidato sea exonerado en forma tan expedita de un delito que alguna vez llevó a la cárcel al perredista Guadalupe Acosta Naranjo. “¿Será la postulación de su amigo, Fernando Elizondo, como abanderado del PAN? ¿Estará cuidando su séptimo año?, preguntan.

Otro obstáculo para la “candidatura de unidad” en el PRI es Abel Guerra. El titular de Proyectos Estratégicos del gobierno se negó, en principio, a abrirle paso al delfín del gobernador. Eso provocó que lo hicieran víctima de la más sucia de las guerras: circularon un video que atentaba contra su condición masculina. Anoche circulaban las versiones de que Guerra ya aceptó ser alcalde o diputado federal.

* * *

En la PGR nomás no tragan a José Luis Soberanes. El ombudsman nacional les representa un auténtico “grano en el trasero”. La última novedad, aseguran, es su intención de reabrir el caso de Pasta de Conchos y enviar sus peritos a la peligrosa y explosiva mina, a pesar de que sabe que no van a encontrar nada. “No hay condiciones de seguridad. ¿Qué pretende? ¿Una tragedia?”, pregunta una voz autorizada de la Procuraduría.

La voz añade: “Lo que Soberanes busca es notoriedad. Quiere ocupar uno de los dos lugares en la Suprema Corte que, a finales de año, dejarán libres Genaro Góngora y Mariano Azuela. No se vale que juegue así con el dolor de la gente para autopromocionarse”.

* * *

Y si en la PGR no tragan a Soberanes, en la CNDH detestan a Emilio Álvarez Icaza, uno de los potenciales tiradores al cargo de ombudsman nacional. En esas oficinas dicen que el defensor de los derechos humanos capitalino se queda “en el discurso” cuando destaca la situación desventajosa que enfrentan las personas con discapacidad en la Ciudad de México.

El informe especial sobre la situación de los derechos humanos de las personas discapacitadas en el DF, que Álvarez Icaza presentó el pasado 20 de enero, hace énfasis en las deficientes políticas públicas del gobierno local y en la insuficiencia de las medidas legislativas para ayudar a estas personas a superar la situación de desventaja.

Una tarjeta informativa de la CNDH, enviada a esta columna, dice que Álvarez Icaza “tiene razón” en lo que escribe, pero apunta:

“El ombudsman capitalino, teniendo facultades para promover una acción de inconstitucionalidad en contra de la reforma a la Ley para las Personas con Discapacidad, que excluye de la protección a las personas con discapacidad temporal, no lo hizo. No quiere tocar a Marcelo Ebrard ni con el pétalo de una inconformidad. Esta situación, en cambio, fue detectada por la CNDH, la cual sí promovió dicho medio de control, que ya está ganado”.

* * *

Muy movido anda el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, para que la refinería que Pemex construirá en breve sea instalada en Salina Cruz. Ayer mismo presumió ante el presidente Calderón de que su entidad ofrece las mejores condiciones técnicas, ventajas económicas y ahorros para instalar la nueva refinería que forma parte de la reforma energética. Y le pidió incorporar un elemento más a los criterios para elegir el lugar donde se hará realidad el proyecto: la justicia social.

El presidente Calderón le respondió que no se ha descartado la posibilidad de que la refinería se vaya a Oaxaca “como no se ha descartado en muchos otros lados de la República”, aclaró. ¿O sea? Nada para nadie.

Los potenciales competidores de Salina Cruz son: Cadereyta, Nuevo León; Campeche, Campeche; Dos Bocas, Tabasco; La Cangrejera, Veracruz; Lázaro Cárdenas, Michoacán; Manzanillo, Colima; Tula, Hidalgo y, Tuxpan, Veracruz.

Liderazgo, el reto de Obama

José Sarukhán
jose.sarukhan@hotmail.com
Investigador del Instituto de Ecología de la UNAM
El Universal

Se ha vuelto común afirmar que la campaña y final elección de Barack Obama a la Presidencia de EU ha generado expectativas tan grandes que llegan a rayar en lo iluso, lo cual se califica como uno de los retos más importantes del nuevo presidente estadounidense, un hombre que ha demostrado enorme capacidad intelectual y liderazgo, particular y notablemente al propiciar la activa participación política de la juventud de ese país lo que no había ocurrido durante décadas.

Sin embargo, el reto más grande que tiene el presidente Obama, en mi opinión, es el del ejercicio de un liderazgo que va más allá de la capacidad de entusiasmar, con ideas frescas y renovadoras, a una población asfixiada por el torpor y la podredumbre moral de la administración que le precedió. Un liderazgo que rebase el poder de convocar a un millón de personas en temperaturas bajo cero para atestiguar su toma de posesión como presidente.

Me refiero a un liderazgo que no ha existido desde hace 12 presidentes de EU (desde Franklin D. Roosevelt), hace un poco más de seis décadas. Ha sido en este periodo de la posguerra, cuando inicia el crecimiento económico extraordinario de la sociedad estadounidense y que alcanzó los crecientemente mayores niveles de vida que la caracterizan. Pero fue este un proceso sin rumbo, sin consideración ética alguna acerca de las consecuencias sociales y ambientales del mismo, que tuvo como única “filosofía” el alcance del mayor beneficio individual posible.

Lo anterior estimuló el desarrollo desbocado de un sistema económico, primero local y poco después global, basado en y dependiente del creciente consumo de bienes y, en consecuencia, de energía. Un tipo de crecimiento económico que no necesariamente significa desarrollo y ha sido el principal motor de los problemas ambientales globales que hoy ocupan centralmente la agenda política de los países.

El liderazgo del que hablo es aquél necesario para convencer a la sociedad de EU de que el american way of life, en la forma que ha tenido lugar en el último medio siglo, no sólo es insostenible, sino que constituye un “modelo a seguir” para la gente en la mayoría de los países en desarrollo —marcadamente en los emergentes como China e India— y tiene consecuencias catastróficas para el planeta, como lo atestiguamos ya. Es un fenómeno que también ocurre en otros países desarrollados, pero no con el impacto demográfico y los niveles de consumo de EU.

Convencer a la sociedad de EU, acostumbrada ya por generaciones a los niveles de consumo que el sueño americano implica, es una tarea que Obama, aunque se lo proponga, no podrá realizar en poco tiempo. Quizá (y ojalá) sólo pueda influir en reencauzar a la sociedad en un rumbo donde las metas de superación de valores personales e intelectuales (valores espirituales) tomen precedencia sobre las actuales de la acumulación de bienes materiales y de dinero.

Algunos elementos de su discurso del día 20 y los nombramientos de colaboradores en las áreas de ciencia y relacionadas a los temas ambientales son esperanzadores. El reto de Obama es uno que está más en el ámbito de la ética social hacia el ambiente y sus efectos sociales que en otros ámbitos, incluido el de la economía. Buena parte de la capacidad global de enfrentar exitosamente los retos ambientales actuales y del futuro de la humanidad depende de ese liderazgo. No tenemos mucho tiempo. ¿Lo podrá lograr?

De la política a la obscenidad

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Los hay que quieren más que cuenta nueva, borrón. Florestán

Los partidos políticos han tomado la plaza pública para comerciar y los propietarios de las franquicias partidistas están dedicados al regateo, en el cuánto me das y a cambio de qué.

Sin ningún pudor, como si alguna vez lo hubieran tenido, se ofrecen y se venden, fijan precios y cuotas con una finalidad, no perder el registro, que es dinero.

Un caso dramático se está dando en los partidos de izquierda. Ahí vemos cómo el PT y Convergencia, que no es de esa alineación, en realidad es una sociedad no anónima pero sí de lucro, arrojaron al PRD de su coalición para formar una nueva con membretes viejos para darle espacio a Andrés Manuel López Obrador, y ellos chupar de ese bote.

Desde el engaño en el que se cobijaron, Salvemos a México, pobre México, ya se han repartido las candidaturas, empezando por los más cercanos a AMLO y siguiendo por los de siempre en uno y otro partido.

Pero eso de Salvar a México es relativo, no absoluto. El PT irá con el PRI en entidades como Nuevo León, Colima y Durango, donde no les interesa tanto salvar a México, y Convergencia iría solo en Veracruz, que tampoco quiere salvar del todo, no contra Fidel, claro.

También del PRD hubo quienes se fueron al PT y al revés.

Pero estos no son los únicos. El PRI se asoció con los mismos Verdes, que en 2000 fueron con Vicente Fox, y el PAN busca al Panal en Nuevo León.

Todas estas decisiones han sido tomadas por las cúpulas partidistas a espaldas de las militancias y con un interés que no es el de la sociedad, es el suyo y pasa por el dinero: la sobrevivencia de los partidos que les abre las arcas de las prerrogativas, es decir, del financiamiento público con cuentas privadas, lo que se ha convertido en un mercado obsceno.

Pero para ellos en un negocio muy productivo.

Retales

1. CANINOS.- Fernando Gómez Mont se reunió con los dirigentes de la CIRT, y les dijo que este gobierno no será bozal de nadie, refiriéndose a los medios. ¿Bozal, señor secretario? Los bozales son para los perros, no para los periodistas. ¿O hay algún cambio del que no me haya enterado?;

2. AUSTERIDAD.- En estos días de crisis, el Poder Legislativo es la excepción. En estos momentos hay tres delegaciones de senadores y diputados que cumplen visitas de trabajo, claro, en Alemania, Japón y Cuba. No hay problema de viáticos, la austeridad es para otros; y

3. ESPINITA.- Manuel Espino dice que la gira que realiza por el país es para realizar un informe que presentará a Germán Martínez, patrocinio que aprovecha para promover su diputación y coordinación de la próxima bancada azul en San Lázaro, que al final es una decisión del presidente del PAN, como hizo él al designar a Santiago Creel en el Senado y a Héctor Larios en la Cámara de Diputados.

Nos vemos el martes, pero en privado.

2008, el más malo

Arturo Damm Arnal
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

El 2008 ha sido, hasta el momento, en varios frentes de la economía, el peor año en lo que va del siglo XXI. Centró la atención en tres variables que, tomadas en conjunto, nos brindan una buena idea del desempeño económico de un país: crecimiento de la producción, tasa de desempleo abierto, inflación.

En materia de producción tenemos que, en el 2007, la misma registró un crecimiento del 3.3 por ciento, siendo la estimación de crecimiento para el 2009 del 1.7 por ciento (la cifra definitiva la conoceremos el 20 de febrero), lo cual significa dos cosas. Primera: 2008 fue, con relación a 2007, un año de menor crecimiento y, segunda, en 2008 se registró (suponiendo que la estimación del 1.7 por ciento sea correcta) el cuarto peor resultado en materia de crecimiento en lo transcurrido del siglo XXI. El primer lugar lo ocupó el 2001 con un decrecimiento del 0.2 por ciento, el segundo el 2002 con crecimiento del 0.8%, el tercero el 2003 con crecimiento del 1.4% y el cuarto el 2008 con un crecimiento estimado de 1.7 por ciento, por debajo del crecimiento promedio anual de 2001 a 2007, que fue del 2.4 por ciento, por demás mediocre, siendo todavía más mediocre cualquier crecimiento por debajo de éste.

En lo que toca al trabajo, tenemos que la tasa de desempleo abierto pasó de 3.7 por ciento, de la Población Económicamente Activa, en 2007, a cuatro puntos porcentuales en 2008, por lo cual el pasado fue un año de repunte en el desempleo, lo que dio como resultado que también fuera, en lo que va del siglo XXI, el año de mayor desempleo. Antes del 2008 fue el 2004, con un desempleo abierto de 3.9 por ciento, el año de mayor desempleo. ¿Cuál fue, entre 2001 y 2007, la tasa promedio de desempleo abierto? 3.4 puntos porcentuales, por debajo del 4.0 por ciento alcanzado el año pasado, año que fue, en la materia, el peor en lo que ha transcurrido del siglo XXI.

La inflación en 2007 fue de 3.8 por ciento, misma que repuntó, en 2008, hasta 6.5 por ciento, lo cual hizo del 2008, uno, el año de mayor inflación en lo que va del siglo XXI y, dos, el año de mayor repunte inflacionario para el mismo periodo. En ninguno de los años comprendidos entre 2001 y 2007 la inflación había aumentado tanto (2.86 puntos porcentuales, equivalentes a un repunte del 73.6 por ciento), ni había alcanzado ese nivel: 6.5. Antes del 2008 fue el 2002 el año de mayor inflación, con un alza promedio de los precios del 5.7 por ciento. Además, hay que tomar en cuenta que la inflación promedio anual, del 2001 al 2007, fue 4.3 por ciento, lo cual dio como resultado, en 2008, una inflación muy por arriba del promedio.

El 2008 fue un año de menor crecimiento, de mayor desempleo y de repunte inflacionario, todo ello malo, con el agravante de que en materia de inflación y desempleo el 2008 fue, en lo que va del siglo XXI, el peor de todos, sin olvidar que del 2009 se esperan, sobre todo en materia de crecimiento y empleo, peores resultados. Ya veremos qué pasa, pero por lo pronto vale la pena comentar el comportamiento de la inflación durante la primera quincena de enero, ya que al respecto hay buenas noticias: entre el 1 y el 15 de enero la inflación fue 0.15 por ciento, menor que el 0.42 de la segunda quincena de diciembre y también menor que el 0.33 y 0.27 por ciento de las primeras quincenas de enero de 2007 y 2008. Lo anterior quiere decir que, en materia de inflación, empezamos bien el 2009, si bien es cierto que para algunos, sobre todo los keynesianos, la menor inflación puede ser una mala noticia, ya que creen que la condición para lograr mayor

crecimiento de la producción es una mayor inflación, creencia que desmienten los hechos: en 2008 la inflación repuntó de 3.8 a 6.5 por ciento y el crecimiento cayó de 3.3 a 1.7 por ciento. No es verdad que una mayor inflación sea la causa de una mayor producción.

Y ahora, los “políticamente expuestos”

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Para las elecciones federales de 2009 los partidos han creado un monstruo que ya no pueden controlar. En realidad, el mayor problema con la reforma electoral es que quitó atribuciones y derechos, no sólo a la ciudadanía y a las organizaciones sociales, sino incluso a los militantes de los partidos en beneficio de sus dirigencias y para hacerlo debieron establecer tantos controles, tantas regulaciones, que le dieron a una institución como el IFE atribuciones y poderes que han convertido a éste en un ente, poderosísimo en términos legales, pero incapaz de cumplir con tantas responsabilidades.

El tema de la imposibilidad de los ciudadanos y las organizaciones sociales de expresar sus opiniones y contratar espacios para ello, comienza a derrumbarse con la aceptación del amparo que hemos promovido un grupo de intelectuales, abogados y periodistas en contra de la reforma electoral. El tema de fondo no podrá ya ser revisado antes de los comicios de julio, pero puede ser el instrumento para modificar esa aberración jurídica y política en el futuro. Otro de los capítulos más controvertidos de la reforma (por la sencilla razón de que no puede aplicarse) es el de la propaganda negativa, comenzando por definir qué es tal. El miércoles, el Tribunal Electoral ya revocó esa disposición, porque un reglamento no puede ir más allá de lo establecido por la Constitución.

Pero lo que será un nuevo desastre, además de algo imposible de regular y que conlleva todo tipo de peligros, es la norma, vigente desde anteayer, de que todos los legisladores, dirigentes políticos nacionales y locales, todos los funcionarios y, como dice con una ligereza absurda la ley, todos los personajes “políticamente expuestos” (¿qué quiere decir eso?, ¿quién lo logrará interpretar legalmente?), pueden ser investigados en sus cuentas bancarias, recursos, propiedades, empresas con las que tengan, hayan tenido o puedan tener relación, y lo de sus familiares hasta segundo grado. En el papel suena muy bien: un mecanismo, dicen, que impida que el crimen organizado o cualquier otro tipo de recurso de origen no lícito se involucre en las campañas electorales. El IFE ha dicho que esa investigación, que se va a canalizar a través de la Secretaría de Hacienda, se realizará sólo previa denuncia. No dice quién o en qué condiciones deberá presentar la denuncia pero, sobre todo, no especifica cómo se protegerán esos datos personales, familiares y empresariales. No dice tampoco quiénes estarán autorizados para tener acceso a ellos: sabemos que el IFE ha comprado ya un edificio completo con el fin de realizar esas labores de investigación (y controlar, otra tarea imposible, todo el flujo publicitario de la elección y de los partidos) y que habrá decenas, si no es que cientos, de empleados, para hacer esa tarea. ¿Quién se hará responsable de ellos?, ¿quién impedirá que la información se filtre?

Por supuesto que debe haber un esfuerzo por evitar que recursos no lícitos se involucren en las campañas, sin embargo, no será mediante ese tipo de mecanismos como ello se logrará; tampoco debe ser esa una atribución del IFE, que no es un ministerio público ni una instancia investigadora legal. Si el narcotráfico y el crimen organizado (o una empresa o grupo) deciden financiar ilegalmente a un candidato o a un grupo político, existen muchos mecanismos para hacerlo que no pasarán, precisamente por el depósito de dinero en sus cuentas. Al mismo tiempo, el tener acceso a datos tan amplios y con tanta discrecionalidad puede ser un extraordinario instrumento, pero en las manos del crimen organizado o para la extorsión política o económica. Imaginemos el caso de un político que aspira a una posición de elección popular o que está “políticamente expuesto” y que haya trabajado, de alguna manera, en alguna empresa. Si se interpreta al pie de la letra la disposición, no sólo ese sujeto podría ser investigado, así como sus familiares, sino también la empresa con la que hubiera tenido relación. Y la Secretaría de Hacienda, por conducto del IFE, tendría atribuciones para revisar todos sus recursos, inversiones, estrategias financieras. El IFE dijo que en el pasado recibió más de ocho mil denuncias sobre el posible involucramiento de dinero ilícito en procesos electorales y que, de todos esos procesos, sólo se le ha dado curso a un caso.

El IFE no puede ni debe realizar esa labor. Y tal vez los líderes de los partidos en el Senado digan que es una medida que ahora sí garantizará la limpieza de todos los políticos, mas, en realidad, va a ser todo lo contrario: agudizará las sospechas, los golpes bajos, la participación de autoridades que no tendrían por qué tener esas atribuciones en indagatorias que pueden vulnerar el derecho a la privacidad, y serán un instrumento, por las enormes posibilidades de filtración de la información, para la extorsión o la delincuencia.

Debe haber, y con algunas de las reformas de seguridad y justicia aprobadas lo habrá, muchas más posibilidades de controlar el lavado de dinero o los mecanismos financieros ilícitos en personas y empresas. Y la unidad correspondiente de la Secretaría de Hacienda tiene ahora atribuciones muy importantes para avanzar en ese sentido. Pero esas labores no pueden pasar por el IFE, sino por la PGR. Paradójicamente, la Procuraduría General de la República, si se toma al pie de la letra la ley electoral aprobada, no tiene atribuciones tan amplias como el Instituto Federal Electoral. Sería hasta cómico, si no fuera trágico. Todo se ha construido como para que las elecciones de julio vayan por mal camino. Y los partidos, que son los autores de ello, creen que podrán eludir su responsabilidad cuando las cosas estallen. Tienen, en todo caso, un buen argumento a su favor: cuando las cosas estallen, será culpa del IFE. Y a pesar de lo que diga la ley, ya hemos visto que sus integrantes sí pueden ser removidos de su cargo por los partidos.