febrero 04, 2009

La república del spot

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Yo creo que estaban de acuerdo, porque me hablaron por separado. Florestán

Cuando los integrantes de la actual legislatura aprobaron su reforma electoral argumentaron que era el fin de lo que llamaron la república del spot y de lo que también denominaron, la spotización de la política.

Y acto seguido se aprobaron una ley que les daba para una campaña intermedia 23 millones y medio de los spots que repudiaban.

Yo no sé de democracia alguna en el mundo donde exista un esquema como éste, en el que el Estado da a los partidos, gratuitamente, ¡23 millones y medio de spots! para unas elecciones de diputados.

No tengo noticia de ello, pero tampoco justificaría el perverso método de bombardear con propaganda partidista a millones de mexicanos desde las seis de la mañana hasta la medianoche durante más de medio año con el pretexto de educarnos.

Con motivo del inicio del momentum electoral, los partidos políticos, a través del IFE, detonaron la saturación que ellos creen les va a mejorar la imagen ante una sociedad que los tiene peor calificados que a los policías, que son los de más baja calificación.

La misma ley permite que los niños sean víctimas de la propaganda política y que candidatos y partidos irrumpan en medio de Bob Esponja, de Scooby Doo, de Dora la Exploradora o compita con las enseñanzas de Plaza Sésamo.

“La ley es la ley y tienen que aplicarse”, dice en un tono dictatorial que asegura que por esa vía los partidos y sus franquiciatarios nos van a educar.

¿Y a ellos cuándo?

Porque sólo basta oírlos desde su dignidad ofendida...

Por lo demás, desde su rencor, los operadores de la república del spot no se han percatado que los spots los hace iguales: lo mismo dura al aire uno del PAN, que uno del PRI; del PT o del Verde; del PRD o del que sea, Panal o PSD. En sus carruseles, todos valen lo mismo.

No mucho, pues.

Retales

1. DINASTÍAS. En las listas priistas de aspirantes a diputados aparecen los hermanos de cuatro gobernadores: Juan Manuel Oliva, de Guanajuato; José Guadalupe Osuna Millán, de Baja California; Humberto Moreira, de Coahuila, y la de Mario Marín, de Puebla; los hijos de los ex gobernadores Roberto Albores, de Chiapas e Ignacio Pichardo Pagaza del Estado de México. Y hasta un nieto, el de Elba Ester Gordillo. ¿Qué no tendrán otra cosa que heredarles?;

2. BRÚJULA. Afirma el secretario de Economía, Gerardo Ruiz, que “México es el centro del mundo”. ¿Habrá visto un mapa? Con esa métrica ¿dónde tendrá el ombligo el secretario?; y

3. FOXIADAS. Ya en estas cosas habrá que preguntarle a Vicente Fox a quién le encargaba Los Pinos cuando se iba de campaña, como acaba de declarar este compulsivo candidato. ¿Se la dejaría a Ramón Muñoz? ¿Acaso a Marta? ¿Al mismo Creel, que ahora lo niega? ¿A quién Vicente, a quién? No nos dejes con esa duda.

Nos vemos mañana, pero en privado.

No hay comentarios.: