mayo 31, 2009

Por qué no voy a votar

Alejandro Páez Varela
alejandro.paez@eluniversal.com.mx
El Universal

Por primera vez desde que tengo el derecho, no voy a votar. Como la última herramienta de los intolerantes es “lo políticamente incorrecto”, aclaro que no es por anarquista. Le enumero tres argumentos que se dieron en ese estricto orden cronológico: porque perdí mi credencial; porque no pude ir por la reposición y, finalmente, porque me di cuenta de que la suma de los dos porqués anteriores me dejaba satisfecho.

No es que no quiera hacer el periplo de la cola y la espera; me gusta salir a votar. Me recuerda los domingos familiares. Me parece uno de esos pocos días en los que los ciudadanos nos vemos a los ojos sin querer mordernos. Pero esta vez no voy a votar. Tampoco invito a que me sigan. Simplemente no, porque no tengo por quién y esa debería ser una opción válida en esta y en cualquier democracia, aunque suene ridículo para los defensores a ultranza de nuestro sistema electoral. Usted va al súper con la idea de encontrar tomates, y si no hay, ¿en su lugar se lleva cebollas, focos o fresas congeladas? No. Se lo repito: no es por anarquista o por talibán, por revolucionario, terrorista o degenerado. Es porque perdí mi credencial y el subconsciente decidió no sacarla. Mi consciente lo validó poco después.

Estas elecciones me dan mucha flojera. Ganará el que lance más lodo, como en 2006. O el que logre el trato más jugoso con las televisoras. O el que mejor cuide los intereses de los cinco o seis superpoderosos. Saldrá vencedor el partido que tenga la lengua más larga o contrate al mejor publicista.

Me dan flojera, y desde ahora anuncio que las presidenciales también, aunque estaré atento para ver si retomo mi deber ciudadano. Pero por las vísperas, caray…

No veo candidato en el PAN. Santiago Creel aparece todavía en encuestas. Ja. No, gracias. En el gabinete de Felipe Calderón la caballada está asombrosamente flaca, y es prematuro pensar en alguien como Fernando Gómez Mont por muchas razones: su remota postulación significaría que el Presidente (al que sólo le gustan los incondicionales) estaría dispuesto a entregar la candidatura a un proyecto diferente al suyo. Independientemente de las ideologías, no acepto, no tolero que el PAN haya convertido a cada soldado en un pendón de su campaña. Me parece un abuso. La guerra contra el narco se paga con sangre de mexicanos, y el PAN la usa para generarse votos. Qué poco ético.

Veo muchos suspirantes en el PRI. El gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, parece natural. Termina su mandato en 2011 y hay tiempo para que se le alboroten las aguas. Está Manlio Fabio Beltrones. Hay gobernadores. Y está la misma Beatriz Paredes, cómo no. Pero sobre todo están las encuestas: todo indica que el brinco del PRI es real, que los mexicanos se confirman desmemoriados y que muchos voltearán en esta elección al partido que empobreció a sus padres y a sus abuelos, y ahora, ¿por qué no?, le darán la oportunidad para que los empobrezca a ellos también.

Y está ese mole de olla conocido como PRD, que si lo sueltas en tu mano se te escapa y te deja sólo dos ejotes, un garbanzo, una calabacita y un pellejo de res. Está ese movimiento inconexo, inestable, capaz de revivir a un René Bejarano aunque todos lo vimos por televisión cebarse con los fajos de billetes. Está el PRD, única “opción” para quien tienda a las izquierdas, tristemente. Y bueno, están los dos naturales: Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard.

Alguien dirá que mi actitud es políticamente incorrecta; me parecen más incorrectos los políticos que la libertad de un ciudadano a decidir. Me argumentarán que estoy dejando “que otros decidan por mí”; les recuerdo que los mexicanos dizque decidimos, y después no hay manera de influir en nada: si el presidente o los diputados o los gobernadores o los alcaldes nos llevan hacia el precipicio, ¿cómo se les detiene? No hay mecanismos. Pueden señalarme como manzana podrida, culebra ponzoñosa, calamar gigante e inútil inigualable. Y tendrán razón. Mi única nobleza está en que, conociendo mi condición, tengo la suficiente vergüenza como para no postularme a cargo público alguno.

Hay buenas noticias en VIH

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

El retrovirus que produce el sida, VIH, está cercado, pero no derrotado. Una treintena de fármacos han abatido la mortalidad en los países cuya población tiene acceso a estos inhibidores de la replicación. En México, tanto el Seguro Social como el Seguro Popular los tienen en su cuadro.

El problema se vuelve muy serio en poblaciones sin cobertura médica o sin capacidad para sostener el tratamiento, ya sea de forma privada o por instituciones públicas. De ahí que los investigadores afirmen: “Necesitamos desesperadamente controlar la dispersión del VIH, particularmente en los países en desarrollo. Una vacuna todavía está fuera de perspectiva, pero los microbicidas podrían proveer una solución más inmediata, siempre y cuando podamos superar obstáculos mayores en cuanto a alta eficacia, bajo costo y amplia disponibilidad”, dice Julian Ma, del Departamento de Medicina Celular y Molecular perteneciente a la Universidad Saint George, en Londres.

Un equipo encabezado por Ma puso en línea un reporte que describe una nueva proteína capaz de matar el virus al emplearse como microbicida. Es todavía mejor noticia que el reporte muestra cómo este fármaco es posible producirlo en cantidades lo bastante grandes para hacerlo disponible a gente de países en desarrollo.

En el reporte, Ma y sus colegas describen cómo lograron combinar dos microbicidas (anticuerpo monoclonal b12 y cianovirin-N) en una molécula, más activos contra el VIH combinados que por separado y, aún más interesante, han logrado producir esa molécula al introducirla en plantas. Con estas plantas transgénicas (que automáticamente están prohibidas en México por nuestros geniales legisladores… y legisladoras) produjeron la molécula fusionada. Posteriormente prepararon el microbicida. Para obtenerlo hicieron un extracto de esa planta transgénica por el sencillo procedimiento de moler las hojas.

“Esta investigación es un gran avance: no sólo aporta una nueva droga para pelear con la dispersión del VIH, sino también nos muestra cómo podemos producirla en la escala necesaria para ponerla en manos de quienes más la necesitan”, dice Gerald Weissmann, editor del Journal de la FASEB (Federation of American Societies for Experimental Biology). “Estos científicos están empleando los motores de la naturaleza para manufacturar fármacos que aún deben pasar por extensas pruebas de seguridad y eficacia antes de que el primer gel o crema se administre.”

Para más información: http://www.fasebj.org
Contacto: Cody Mooneyhan cmooneyhan@faseb.org

Macrófagos: nuevo objetivo

El desarrollo de drogas contra el virus del sida, VIH, se ha enfocado a las células predilectas por el virus, los linfocitos T, que infecta para poner a trabajar su maquinaria genética en la replicación de más virus. Ahora los investigadores anuncian avances que podrían acercarnos a la erradicación de la enfermedad. Han puesto su atención en otra célula de nuestro sistema inmune, los llamados macrófagos, que, como su nombre lo indica, se encargan de comerse al enemigo detectado y marcado.

Un equipo de la Universidad de Florida y otras cinco instituciones ha realizado el más grande estudio de su tipo y encontró que, en las células enfermas, por ejemplo las cancerosas, que a la vez resultan infectadas por VIH, casi todos estos virus estaban empaquetados dentro de macrófagos. Más aún, tantos como la mitad de los macrófagos eran híbridos formados cuando piezas de material genético procedente del VIH se combinaban para formar nuevas cepas. Esa recombinación es responsable de que se formen mutantes para quienes resulta fácil eludir la vigilancia del sistema inmune y, además, evitar las drogas anti VIH, que por lo mismo no han tenido la eficacia completa que se les atribuyó en sus inicios.

“Los macrófagos son pequeñas fábricas productoras de nuevos híbridos del virus, lo cual hace al virus probablemente más agresivo con el tiempo”, dice un coautor del estudio, Marco Salemi, del Colegio de Medicina en la Universidad de Florida. “Si deseamos erradicar el VIH necesitamos encontrar la forma de acertarle a los que infectan los macrófagos.” Al menos 33 millones de personas, hombres, mujeres y niños, de todas las orientaciones sexuales, viven con VIH en el mundo.

Las combinaciones de drogas bloquean la infección, pero no reducen el nivel de virus a cero. ¿Por qué? “¿De dónde vienen?”, se pregunta Michael McGrath, de la Universidad de California. “Creemos que vienen de los macrófagos”. Estas células, a diferencia de las T que mueren pronto tras la infección, logran sobrevivir infectadas por algunos meses, durante los cuales se siguen reinfectando con virus de diversa genética. Así es como dan lugar a híbridos.

El equipo, en consecuencia, está diseñando drogas dirigidas a los macrófagos y deben estar probándose en humanos dentro de pocos… años.

Contacto: Czerne M. Reid, czerne@ufl.edu

mayo 28, 2009

Revelan contubernio De la Madrid- Salinas con EU

Dolia Estévez
El Semanario sin Límites

Durante los sexenios de De la Madrid y Salinas se gestó un contubernio entre México y EU para minimizar el combate al narcotráfico y asegurar la permanencia del PRI

MÉXICO, mayo 28, 2009.- Un contubernio entre México y Washington para minimizar el combate al narcotráfico es el tema que destaca Dolia Estévez, columnista en Washington de El Semanario en su edición que comienza a circular hoy.

A continuación la versión íntegra de la columna Contacto en Washington:

Decenas de documentos secretos desclasificados por el Departamento de Estado, bajo la Ley para la Libertad de Información, corroboran que durante los sexenios de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas (1982-1994) se gestó un contubernio entre México y Washington para minimizar el combate al narcotráfico, a cambio de la permanencia del PRI en el poder. Washington negó una “doble moral”; prefirió llamarle “equilibrio de prioridades”.

En un memorando de dos páginas a Ronald Reagan, fechado el 26 de enero de 1988 (en preparación a su último encuentro con De la Madrid, el 13 de febrero en Mazatlán), el Secretario de Estado, George Shultz, admite: “Mi gran preocupación está en el área de drogas. Algunos en la Administración y el Congreso buscarán negarle a México la certificación de ‘país cooperante’. Si no manejamos esto con acierto, estaremos minando todos los avances que hemos alcanzado en otras áreas y debilitando los esfuerzos de De la Madrid y Salinas para preservar la estabilidad interna.

De hecho, México ha hecho un gran esfuerzo contra las drogas. Es comprensible que resientan declaraciones de funcionarios de EU menospreciando esos esfuerzos o alegando complicidades delictivas por parte de altos funcionarios del Gobierno de México. Sugiero que el tema drogas sea el centro de sus discusiones privadas (en el texto original) con De la Madrid, a diferencia de las sesiones más abiertas que deberán resaltar los logros.”

En la colección destaca otro memorando de 7 páginas sin fecha legible, en el que Elliot Abrams (de triste fama por su complicidad delictiva en el Contragate), le dice a Schultz: “Su identificación con las políticas de austeridad del gobierno están afectando la popularidad de Carlos Salinas, escogido personalmente por De la Madrid para sucederlo. Salinas tiene garantizado el triunfo, pero quizá con abstencionismo y fraude electoral.”

El entonces subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental, añade: “Muchos consideran que los programas para combatir el narcotráfico son insuficientes. Los traficantes y productores de drogas están ganando terreno. Algunos temen que México se vuelva otra Colombia; el programa está siendo socavado por malos manejos, corrupción y una aparente falta de voluntad política para tomar medidas duras y arriesgadas para reducir el tráfico y la producción de drogas; (aun así), el estigma de negarle la certificación desataría una tormenta política en México. Haría de EU tema de la campaña electoral y reduciría el campo de maniobra de Salinas para cooperar con EU.”

México fue certificado y Salinas, cumpliendo la profecía de Abrams, ganó con fraude, lo que no impidió que Washington lo promoviera mundialmente como ejemplo de “buen gobierno”, según consta en otro documento de 1993, del que nos ocuparemos la próxima semana.

PASCUAL, ATORADO

Aun cuando el Gobierno de México dio el beneplácito hace seis semanas, la designación de Carlos Pascual como Embajador de EU en México no ha prosperado. La Casa Blanca tuvo que posponer el anuncio oficial, el que haría previo a la visita de Barack Obama a México en abril, porque su ratificación senatorial se complicó.

Irónicamente, el motivo no es México sino Cuba. El senador demócrata Robert Menéndez, miembro cubanoamericano del Comité de Relaciones Exteriores, se opone al contenido del informe US Policy Toward a Cuba in Transition, de la Institución Brookings, que propone una mayor apertura hacia la isla. El responsable del estudio es Pascual, director del Programa de Política Exterior.

La Casa Blanca está negociando con Menéndez destrabar el nombramiento. Se anticipa un acuerdo favorable. De lo contrario, se buscaría una “salida decorosa” para Pascual, que podría ser otra Embajada.

CASA LLENA

Como en los años de gloria del PRI, Beatriz Paredes llenó el salón de conferencias del Woodrow Wilson Center el martes pasado. La presidenta tricolor respondió a casi todas las preguntas, desde la polarización instigada por el PAN, el deterioro de la imagen de los partidos, la corrupción, gobernabilidad, el papel del ejército en el combate a las drogas, hasta Pemex, Roberto Madrazo y la presencia de México en la región. Eso sí, declinó calificar, en una escala de 1 a 10, la gestión de Felipe Calderón. (El Semanario Agencia, ESA)

mayo 27, 2009

El abstencionismo y el voto de rechazo

Rubén Aguilar
Consultor y profesor de la Universidad Iberoamericana
ruben.aguilarv@gmail.com
Lo que quiso decir...
El Financiero

La abstención en la elección federal del 5 de julio se ubica, a seis semanas de que ocurran estos comicios, en torno al 65 por ciento, que es mayor al de las dos últimas elecciones intermedias, la de 1997 y de 2003. Las encuestas no señalan la intención del voto de rechazo, o voto nulo, que está hoy en la discusión de muchos, pero sobre todo de los jóvenes.

La elección presidencial “jala” la votación y eleva el porcentaje de la participación. La de medio término siempre ha sido menor. Los números que recogen las encuestas indican que se profundiza el desinterés por estas elecciones. En ellas tradicionalmente sólo votan las clientelas, el voto duro de los partidos, y, en menor medida, ciudadanos que no tienen simpatía particular por ninguno de éstos.

El abstencionismo es manifestación de la apatía y el desinterés ciudadano por la política, pero ahora también expresión de la desilusión en los políticos y los partidos. El aumento de abstencionistas que registran las encuestas con relación a otras elecciones intermedias es porque se agravan el desinterés y la desilusión en el proceso de parte de los electores.

Lo que resulta nuevo son las múltiples campañas por Internet, pero también de boca en boca, que llaman al sufragio, no a la abstención, pero anulando el voto como manifestación de protesta frente a los políticos y los actuales partidos. Los promotores de esta iniciativa, que tiene múltiples y muy diversas expresiones, son personas o grupos de ciudadanos que de manera espontánea y desinteresada han decidido hacer suya esta causa.

Los argumentos que se dan y difunden por Internet y las redes sociales para anular el voto, son tres: que todos los políticos y partidos son básicamente iguales, que no hay actitudes y propuestas que distingan a unos de los otros; que los políticos y los partidos sólo velan por sus intereses particulares y no por los de la ciudadanía y el país; que los partidos son cotos cerrados alejados cada vez más de la ciudadanía y la sociedad.

Hay una clara diferencia entre el abstencionismo y el voto de rechazo. El primero expresa sobre todo la apatía e indiferencia, y el segundo es un acto de conciencia ciudadana que valora su derecho y obligación de votar, y por eso mismo lo utiliza como un instrumento para expresar su rechazo a los políticos y a los actuales partidos. El propósito de los ciudadanos que encabezan este movimiento inorgánico, que utiliza la Internet, los pasillos y la calle, es que los políticos y los partidos sepan del rechazo que sus actitudes y comportamiento provocan en la ciudadanía. Pretenden también que éstos tomen conciencia de la protesta e inicien un proceso de cambio que los ponga a la altura de lo que el país necesita de ellos.

El jueves anterior pregunté a mis alumnas y alumnos del seminario “Sociedad civil y ciudadanía”, que imparto en el departamento de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Iberoamericana, Campus Santa Fe, por quién iban a votar, y el 75 por ciento expresó que participaría en la jornada, algunos habían sido elegidos como integrantes de las mesas de votación, pero anularían su voto.

Me sorprendió el porcentaje, pero todavía más escuchar sus razones y argumentos. Su actitud expresaba una real conciencia ciudadana interesada en el país y no sólo una respuesta visceral de rechazo a la política y a los partidos. Me quedé con la idea de que su decisión era resultado de una reflexión personal y colectiva que pone de manifiesto la presencia de una nueva posición ciudadana ante el proceso electoral. Se asume con interés y por eso se quiere, tenga un nuevo significado.

El voto de rechazo puede ahora estar perdido entre los abstencionistas y los indecisos. No se sabe todavía cuál es la dimensión de esta protesta ni tampoco cuántos ciudadanos, el día de la elección, van a decidirse por esta posibilidad. En realidad, sólo se sabrá con el conteo oficial del IFE. Sin duda, se trata de una minoría, pero que no debe ser ignorada por los políticos y los partidos. Se puede estar o no de acuerdo con su posición, pero es evidente que expresa el sentir de cientos de miles y tal vez millones de ciudadanas y ciudadanos que no se sienten identificados con los políticos y los actuales partidos.

Posdata:
El 25 de mayo se cumplieron dos años de la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR). Tras la formación de una comisión de intermediación, el EPR decretó en mayo del año pasado una “tregua unilateral”. Los integrantes de la comisión anunciaron su disolución a finales de abril, aduciendo “falta de voluntad del gobierno para investigar”, pero éste siempre ha dicho que está abierto al diálogo. Estamos frente a un nuevo escenario y cualquier cosa puede pasar. Se exige imaginación y voluntad de las partes para evitar actos de sabotaje y mantener la tranquilidad.
Publicado en El Financiero | Editar | No hay comentarios »

Hace diez años…
Publicado por Rubén Aguilar Valenzuela en Mayo 22, 2009

Ahora que se habla de Zedillo y de los presidentes que fueron del PRI… Artículo publicado el 22 de mayo de 1999 en El Universal.

Las reglas del PRI y la gran coalición
Al Partido Revolucionario Institucional (PRI), por fin, algo le salió bien. Después de acumular errores políticos, uno tras otro, a lo largo de los cuatro años de gobierno del presidente Zedillo es el propio mandatario quien ahora se alza con un triunfo fundamental, al conseguir que se aprueben, por parte del PRI, las reglas para elegir en elecciones primarias al que habrá de ser el candidato a la Presidencia de la República por ese partido. La aceptación de esta nueva modalidad y de las reglas para normarla trae consigo cuatro efectos inmediatos: el presidente logra imponer al candidato que quería; desmantela el clima de enfrentamiento y conflicto que se venía gastando en el interior del PRI; se posesiona en la imagen pública nacional e internacional como un presidente y un partido preocupados por el cambio y la renovación democrática; gana terreno y ponen a las fuer zas de la oposición a la defensiva.

Los mecanismos acordados por el Consejo Político Nacional del PRI no eliminan que el presidente Zedillo ejerza el “dedazo” sino que más bien le otorga y restituye, en una situación conflictiva, esa posibilidad. Esto es cier to, pero también lo es que existen cambios reales que van en la línea de abrir el espacio a la participación y com petencia al interior del PRI. Las atribuciones del Pre sidente se ven disminuidas. Las posibilidades de decidir de manera unipersonal se ven acotadas. Hay, sobre todo, nuevas reglas que en el futuro pueden brindar las bases para que los posibles candidatos del PRI reclamen de verdad elecciones democráticas. Las reglas al parecer traen consigo otro efecto y es el que la totalidad de los aspirantes del PRI se van a retirar de la contienda. Todo está tan amarrado, tan perfectamente construido, que no tienen ninguna posibilidad real. En aras de la unidad, todos van a declinar y sólo va a permanecer el candidato del Presidente, Francisco Labastida. La contradicción está en que al final las reglas no van a servir para dirimir ninguna competencia, porque lo han hecho antes de que inicie la misma.

A sólo un día de promulgadas las reglas del juego el candidato de Zedillo, el actual secretario de Gobernación, anuncia su intención de competir. Los reflejos de las viejas maneras y usos no se hacen esperar. Dirigentes sindicales, políticos y también empresarios se van sin recato alguno a la “cargada” a pesar de que las nuevas reglas invitan a la mesura. Es imposible resistirse al atrac tivo de estar en presencia, esa es la lógica, del “bueno”, “del efectivo”, del que va a ser el presidente de México. Se hace la bola de nieve y uno llama al otro. Se aclara el panorama. Hay un solo candidato y es el candidato del Presidente. La maniobra ha estado tan bien orquestada que Zedillo se ha dado el lujo de no estar en el país cuando ocurrió el anuncio de las reglas y el destape de su candidato.

El PRI se fortalece con la decisión de ir a unas elec ciones primarias a la candidatura de la Presidencia abier tas a la totalidad del electorado que quiera participar en ellas, con la sola condición de tener su credencial de elector. Los más influyentes periódicos de Estados Unidos y Europa han tratado de manera muy positiva la decisión del Presidente y del PRI. Se habla de un avance real en el camino de consolidar la democracia mexicana. El im pacto en el conjunto de los electores en el país habrá que analizarlo con cuidado, pero la primera impresión es que la decisión del PRI y las reglas que la acompañan se han recibido bien por una buena parte de la opinión pública. El PRI se ubica ahora en una mejor posición que hace sólo unas semanas atrás. El éxito de esta medida del PRI exige y obliga a las fuerzas de la oposición. No pueden ignorar lo que ha ocurrido.

Si la coalición de las fuerzas de la oposición se veía desde hace días como la condición única para vencer al PRI, ahora se hace absolutamente indispensable. Es cier to que Fox, el seguro candidato del PAN, va a la cabeza de las preferencias electorales seguido de Cárdenas, el can didato seguro del PRD. A pesar de esto no se ve posible que cada uno por separado pueda ganar las elecciones presidenciales a un candidato del PRI fortalecido por algunas buenas decisiones y por el lastre y los vicios de un sistema en crisis, pero que sigue manteniendo mucha de su capacidad operativa. Vale aquí lo de aquel refrán que plantea “que más tiene el rico cuando empobrece que el pobre cuando enriquece”. La coalición del PRD y el PAN, las dos fuerzas mayoritarias de la oposición, y de los pequeños partidos opositores, darían el triunfo seguro a las fuerzas de la coalición.

El PRD y el PAN tienen diferencias, pero nunca ma yores de las que pudieron existir entre el partido de los blancos y el partido de las negros en Sudáfrica, que al fin se pusieron de acuerdo. En los dos partidos hay quienes ven con claridad los efectos formidables que podría tener la coalición y también en los dos hay quienes la descalifican, supuestamente por razones ideológicas o simplemente porque la ven imposible en términos prácticos y operativos. La mayoría de los dirigentes de los partidos pequeños ven con muy buenos ojos la posibilidad de la alianza. La coalición ahora es más necesaria que antes. Las posibilidades del PRI con un candidato dedicado de tiempo completo a la campaña y con el uso millonario de recursos de precampaña que no están vigilados por el Instituto Federal Electoral (IFE) tiene muchas ventajas sobre sus contendientes.

La coalición es la única posibilidad real y segura de garantizar la alternancia del poder en el 2000, después de 70 años de un mismo partido en el gobierno. Las candidaturas de Fox y Cárdenas, cada una por separado, pueden ganar terreno, pero se ve muy difícil, para no decir imposible, que en lo individual se puedan hacer de la victoria. Los datos del entorno político-electoral revelan la necesidad de construir la alianza de las fuerzas opositoras. El aporte histórico de la coalición, lo que la hace realmente importante y significativa, es que obligaría a la derecha y a la izquierda, al PAN y al PRD, a construir por consenso una plataforma y un programa de gobierno que definiría el camino a seguir y el proyecto de nación a implantar. Garantizaría la gobernabilidad, por la cons trucción previa de los consensos a los que estarían obli­gadas las fuerzas coligadas. El gobierno ganaría certidumbre y generaría confianza y simpatía ante la ciudadanía que reconocería el valor de un gobierno capaz de reunir a fuerzas políticas distintas, pero unidas en la convicción compartida de que el país necesita cambios y también certidumbres. El PRD y el PAN están en la ca pacidad de tomar la decisión. Ellos tienen la palabra. El triunfo de la coalición, que tiene altos niveles de po sibilidad, abriría un nuevo espacio de posibilidades a la transición democrática y daría inicio, con la alternancia del poder, a una nueva etapa en la historia del país.

Posdata:

El triunfo de Ehud Barak y la derrota de Benjamin Netanyahu en las elecciones del pasado do mingo en Israel, abre nuevas posibilidades para la paz entre judíos y palestinos que repercutiría en el conjunto del Medio Oriente. El asesinato primer ministro israelí, Isaac Rabin, había planteado que la paz pasa por el necesario reconocimiento de un Estado palestino. El go bierno de Netanyahu cerró todos los caminos a la paz y al reconocimiento al derecho palestino de tener, como los judíos, un país. En manos de Barak, del partido de Rabin, está la posibilidad de solución a un conflicto que no tiene más salidas que la proclamación del Estado palestino.

Morett, la diputada

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Ella, autodefinida como antiimperialista, se “la juega” por la vía elitista y los cotos de poder.

Lucía Morett es conocida en nuestro país y en algunos de Centroamérica como la estudiante mexicana que llegó a filtrarse a uno de las campamentos más importantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. En 2008, su detención giró los ojos de Colombia a nuestro país, ¿qué hacía una estudiante de literatura dramática y teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM junto a grandes cabezas de un grupo guerrillero? Su coartada se basó en un supuesto “trabajo de investigación” que resultaría en la tesis para graduarse, documento que jamás terminó.

Y aunque las dudas iban sobre el papel que podía desempeñar dentro del organigrama de las FARC y su conexión con grupos mexicanos, alimentadas por la tradición que dejan los grupos estudiantiles de la Universidad Nacional y otras instituciones y que se han visto envueltos en algunos conflictos de esta índole en nuestro país, incluso Morett ha reconocido su apoyo al movimiento zapatista, a tal grado que en 2001 participó en una concentración donde apareció y leyó un comunicado junto al Subcomandente Marcos. Su coartada, más que ser aceptada, en realidad no encontró pruebas que la refutaran y, por ende, fue puesta en libertad y regresó a México mas no a continuar sus estudios universitarios porque en su destino aparecería algo mejor que eso.

Hace unos días nos enteramos de que Lucía Morett está en la lista de candidatos a diputados federales plurinominales del PT. La cualidad plurinonimal le da la ventaja de no ser votada en las urnas. Su curul depende sólo de una norma electoral que reparte, según los votos que su partido obtenga, 200 de los 500 asientos disponibles en la Cámara baja. Con ello, Morett, autodefinida como paritaria y antiimperialista y demás conceptos que buscan la igualdad y la justicia de los pueblos, se “la juega” por la vía elitista y los cotos de poder. Va pluri, pues. No va a mover un dedo. Y más aún: podría ahora leer discursos en el Congreso y recibir todas las compensaciones, tan distintas a las que obtuvo cuando hacía su investigación en aquel campamento, que un cargo de ese nivel le proporciona. Incluido el fuero, bendición para todos aquellos servidores públicos sujetos a investigaciones, en el caso de ella, su probable nexo con las FARC, no desechado aún, así que podría ser sujeto de una extradición a Colombia. A menos, claro, que logre la curul. Porque una terrorista o, bueno, guerrillera venida a diputada, ya no es tan extraditable…

Políticamente, se definió así en una entrevista para la revista nicaragüense El 19, dada meses después de salir del hospital por el episodio de supervivencia al bombardeo: “Soy definitivamente antiimperialista, bolivariana; me considero, obviamente, de izquierda. Soy marxista, también soy sandinista, soy guevarista, soy zapatista. Me siento identificada con la lucha de los pueblos dónde y cómo sea necesaria; dónde y cómo las condiciones lo permitan”.

Condiciones que hoy deberá agradecer a Rosario Ibarra, compañera pública fiel de AMLO, quien, junto con el movimiento de derechos humanos que encabeza, lograron la nominación de Morett para la Cámara de Diputados por uno de los actuales dos (¿tres?) partidos del Peje: el del Trabajo.

Candidatura que llega en una coyuntura dada a mitad de la aprehensión de Miguel Ángel Beltrán,alias Jaime Cienfuegos, ubicado como miembro de la comisión internacional de las FARC, según datos encontrados en documentos de Raúl Reyes, fallecido en aquel enfrentamiento del 1 de marzo de 2008, mismo lugar y mismo día en que apareció Lucía Morett. ¿Alguna relación? Evidentemente, aunque no académica. Él fungía como catedrático de la Facultad de Ciencias Sociales y ella, alumna todavía. Pero teniendo a un contacto en común, el fallecido Reyes, sería absurdo que aseguraran que no se conocían.

La detención de Jaime Cienfuegos, quien se encuentra ya en Colombia (aprehensión hoy convertida en una cuarentena judicial que ha llevado a su aislamiento por el virus A H1N1, forma parte de una ofensiva del presidente Álvaro Uribe para golpear a la red internacional de las FARC y, particularmente, a sus células en México. Misión que, de realizarse después del 5 de julio, podría toparse con un fuero constitucional...

La detención de Jaime Cienfuegos es parte de una ofensiva para golpear a la red internacional de las FARC.

La narcopolitica

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

No, si el agua tibia ya existía; estaba junto al hilo negro. Florestán

El golpe dado ayer a la narcopolítica en Michoacán es la confirmación de hasta dónde el crimen organizado ha permeado a todos los niveles de la sociedad: funcionarios, alcaldes, mandos policíacos, Poder Judicial, empresarios, gobierno.

El operativo diseñado por la Secretaría de Seguridad Pública federal, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional, había iniciado desde hace tiempo.

Agentes infiltrados apoyaron la labor de inteligencia de los especialistas, civiles y militares, que recurrieron a las escuchas telefónicas, a las videograbaciones, a la observación de los centros de operación y casas de seguridad, a la información confidencial, a las denuncias anónimas y así fueron armando un explosivo rompecabezas en el que con la evidencia de las relaciones peligrosas, fueron amarrando a nombres cada vez más arriba en instituciones cada vez más penetradas. De allí pasaron a engarzar la información en complicados cuadros en el que se marcaban las redes de relación y de complicidad.

Así comenzaron a saltar los nombres. Primero los municipios, los agentes policíacos, luego los comandantes, después los directores, enseguida los alcaldes, los funcionarios estatales hasta la antesala del gobernador Leonel Godoy, los empresarios hechos funcionarios pero duchos en el manejo de los dineros, las cuentas bancarias, hasta alcanzar un juez de primera instancia.

La relación de detenidos retrata el círculo perverso del crimen organizado y de la inseguridad en el país: policías, instituciones encargadas de procurar justicia, las de impartirla, las cárceles, todo en el Michoacán de La Familia en el que, debo decirlo, nunca un gobierno federal se había atrevido a tanto.

Este no será un golpe aislado porque las redes de complicidad no son exclusivas de Michoacán, en donde no han caído todos, se extienden por todo el país.

Retales

1. TENSIÓN.- Esta tarde se reúne en Morelia el Consejo Estatal de Seguridad, al que asistirá el secretario Fernando Gómez Mont. Leonel Godoy le reclamará el “trato Morelos”. A ver que les dice el titular de Gobernación;

2. CONTRADICCIÓN.- Primero se dijo que el colombiano Ángel Beltrán Villegas había ido al Instituto Nacional de Migración a un trámite, el viernes, y ayer martes el mismo INM anuncia la reanudación de trámites, suspendidos por la alerta sanitaria. ¿Entonces?; y

3. EL GORDO.- Benjamín González Roaro será el nuevo director de la Lotería Nacional, en sustitución del renunciado Miguel Ángel Jiménez. González Roaro solicitará hoy, ante la Permanente, licencia al cargo de diputado federal. Será el tercer director de la Lotería en este sexenio. El primero fue Francisco Yáñez. La posición sigue siendo de Elba Ester Gordillo. Los tres han sido suyos.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Godoyiza

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

En octubre de 2008, en Historias de reportero lanzamos esta pregunta: “¿Confía el presidente Felipe Calderón en el gobernador Leonel Godoy? ¿Dónde ha puesto los informes de sus servicios de inteligencia que le señalan que la campaña política del perredista aceptó financiamiento de La Familia?”.

Ayer en Michoacán, 10 alcaldes, una asesora del gobernador, un juez, tres funcionarios de la Procuraduría local, tres directores de Seguridad Pública municipales, dos jefas de grupo de la Judicial, en total, 27 funcionarios públicos fueron detenidos por el Ejército y la PGR por presuntos vínculos con el narcotráfico. Leonel Godoy no fue informado, y sólo hay una razón: no le tienen confianza.

Desde el año pasado, y especialmente a raíz de los granadazos contra civiles el 15 de septiembre en Morelia, las instancias de seguridad federales (Ejército, CISEN, PGR, SSP, Gobernación) recibieron informes de inteligencia que mostraban que el narco era la fuerza política más importante de Michoacán: había logrado comprar siglas de distintos partidos (los alcaldes detenidos son de PAN, PRI, PRD y PVEM) para postular candidatos leales que les permitieran seguir operando.

Por eso, a pesar de la declaración presidencial, seguían y siguen existiendo lugares en México en los que no se puede transitar libremente, en donde no manda el Estado sino los cárteles. Si los reportes oficiales de inteligencia son los que marcan la pauta, después de las detenciones de ayer en Michoacán, tienen que seguir Veracruz y Tamaulipas.

En Michoacán hay zonas impenetrables, empresarios tienen que pagar una cuota para que no aparezcan sus negocios balaceados, no hay habitante que no conozca la historia de un cercano al que secuestraron los mafiosos, hay cargos públicos concesionados a los narcos y la no violencia no descansa en el imperio del Estado sino en la tranquilidad con que puedan operar los criminales. Lo mismo en Tamaulipas y Veracruz.

El gabinete de seguridad federal no le tiene confianza a Fidel Herrera y levanta las cejas cuando descubre la penetración del cártel del Golfo en Veracruz. Y de Eugenio Hernández piensan que ha preferido “nadar de muertito” ante la narcotización que le dejaron en Tamaulipas sus antecesores, los ex gobernadores Cavazos Lerma y Tomás Yarrington.

Ya dieron un primer paso en la tierra del Presidente, a ver si se animan con los otros dos estados para los que ya han acumulado pruebas.

SACIAMORBOS

¿Los Hombres X contra los Hombres Z?

mayo 26, 2009

Paco Calderón

Mario Netas de Grupo Reforma

Mario entrevista a Ricardo Monreal

La mafia que disputa el voto

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Son esposas, hijos, compadres, hermanos
Vulgares depredadores de la política


De suyo insultante, la partidocracia mexicana no tiene límite en su capacidad para depredar la política y el poder. Para los partidos no es suficiente el monopolio electoral y de puestos de elección popular —además del control total de la vida social—, sino que ahora heredan ese poder a esposas, hermanos, padres, hijos, en un frenesí de ambición.
La elección de 5 de julio será —para buena parte de los “políticos profesionales”—, una “piñata familiar” donde lo que cuenta para aspirar a una curul, alcaldía o gobierno estatal, no es la capacidad profesional, militancia, honestidad y eficacia. No, basta con ser hermano de AMLO, compadre de Chucho, esposa de un gobernador priísta o panista; hija o hijo de un líder amarillo, azul o tricolor, para ser candidato. Y si para diputado plurinominal, mejor.

Para vergüenza de la clase política las evidencias se apilan en una montaña. En Colima, Arnoldo Vizcaíno, líder estatal y fundador del PRD en la entidad, forzó la candidatura de su hija Indira Vizcaíno, de sólo 22 años y aún estudiante, que competirá en el lugar cinco de la 5a. circunscripción. En esa misma entidad, Hilda Cevallos, ex diputada local y esposa del ex gobernador Fernando Moreno Peña, se metió al lugar nueve de esa misma circunscripción, por el PRI.

En Morelos, donde el narcotráfico hace estragos, la diputada local Margarita Olvera Alemán, cuñada del gobernador Marco Antonio Adame, fue metida en el lugar tres de las listas plurinominales a diputada federal.

La feliz pareja de los esposos Marcos Cruz Martínez y Zelma Guzmán Deer —quienes cumplen el mérito de ser compadres de Jesús Ortega—, se reparten la candidaturas de mayoría y plurinominal de su natal Durango. Por cierto, Marcos Cruz dejó el PT y se afilió al PRD apenas hace semanas. Probado trapecista.

María de Lourdes Reynoso Femat, hermana del gobernador de panista de Aguascalientes, Armando Reynoso Femat, también aparece en las listas plurinominales. Esto, además de que el gobernador Reynoso Femat resultó todo un depredador del presupuesto. Y es que según el diario La Razón, el angelito se paga un bono de 150 mil pesos extras, “por riesgo laboral”. Depredar el presupuesto con toda la familia resulta todo un riesgo.

Otros azules abusivos son gobernadores como el de Querétaro, Francisco Garrido Patrón, quien metió a la lista plurinominal —listas y abusivas, claro—, a su esposa Marcela Torres Peimbert; el de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, quien metió también en los aspirantes seguros a su hermano Jaime. Chulada de familias guanajuatenses que hacen de la depredación presupuestal una fiesta.

Pero no es todo entre los azules. El secretario de Agricultura y ex gobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas, metió a la misma depredación a su esposa María Joan Novoa Nassberguer. A su vez, Alejandro Sada Alanís, Esposa del alcalde de San Pedro, Nuevo León, Fernando Margáin, también alcanzó hueso.

Otra familia feliz, también azul, es la que componen la “trinca infernal”, como motejan en Naucalpan a los Durán Reveles. Resulta que el alcalde es José Luis Durán Reveles, y sus hermanitos Patricia y Porfirio compiten por sendos distritos locales y federal. Se merecen el hueso, claro.

Una joya, para los que han olvidado la honestidad —la valiente, por supuesto, que no sólo se mide en la cantidad que roban, sino en el tamaño de la deshonestidad intelectual y política—, es el caso de Pedro Arturo López Obrador, otro que depredará el presupuesto, gracias a su hermano Andrés, el más grande depredador presupuestal. ¿De qué vivirán los López Obrador, si no trabajan?

María del Carmen Ortuño Gurza no tiene mérito político para ser postulada por el PAN de Querétaro. Salvo, claro, ser hermana de Tere Ortuño, legisladora emblema del PAN, y actual senadora.

También en el PRI se cuecen habas. La priísta Guadalupe Guajardo pretende por segunda vez la alcaldía de General Bravo, Nuevo León, cargo que heredó de su esposo Adolfo Cantú. En el municipio de Allende compiten por PRI y PAN los primos hermanos Jorge Salazar Salazar y Antonio Cavazos Salazar. En Doctor Arrollo, el priísta Juan Paredes Gloria busca la alcaldía por tercera ocasión. ¿Y que creen? Sustituirá en el cargo a su yerno Juan Francisco Espinosa. En Abasolo, Nuevo León, David Millán Ramos dejó la alcaldía a su hijo David Millán. Busca el mismo cargo, pero por Nueva Alianza.

La lista de depredadores del poder es mucho más extensa. Luego del 5 de julio se sabrá cuales de los hijos del nepotismo se sacaron la lotería. Perdón, ganaron un puesto de elección popular.

En el camino

¿Y qué tal si Monreal se deslinda de AMLO?

mayo 25, 2009

El combate a las drogas

María Elena Álvarez de Vicencio
malvarezb@diputadospan.org.mx
La Crónica de Hoy

El narcotráfico es un fenómeno que se ha convertido en un problema económico, político y social para los países productores y consumidores, ya que entre muchas otras consecuencias ocasiona desintegración familiar y destrucción física y mental de los individuos. Además, participa en las redes de corrupción y violencia, y tiene como principal ventaja el poder económico que mueve a países, autoridades y ciudadanos.

El gobierno del Presidente Felipe Calderón, con ayuda del Ejército, desde sus inicios, enfrentó el problema y puso en marcha programas sociales orientados a la prevención del consumo; aumentó la vigilancia en escuelas y espacios en los que se ubica la población de riesgo; detectó complicidades que se tejen entre los narcotraficantes y las autoridades municipales y estatales.

En nuestro país, el problema del narcotráfico es muy grave, además del daño que ocasiona a las familias y a los ciudadanos, distorsiona la economía con el lavado de dinero; está asociado a otros delitos del crimen organizado como el secuestro y los robos, y crea un ambiente de violencia por las mafias que luchan por el control de las plazas.

Además, en México ya se ha desarrollado el equipo y la organización para sembrar y transformar la pasta de cocaína en polvo y el país se ha vuelto importante productor y consumidor en potencia.

La producción de anfetaminas o de drogas sintéticas que se crean en laboratorios no puede ser cubierta por un solo grupo, se requieren amplias redes para conseguir agentes químicos como la efedrina, que es la sustancia activa que produce los mayores efectos de las pastillas, las cuales son muy populares. Estas sustancias entran por el sur y por las costas del Golfo de México como importaciones de productos farmacéuticos.

En nuestro país estuvo permitida la importación de efedrina, pero se descubrió que muchos narcotraficantes acordaban con laboratorios farmacéuticos para simular que éstos compraban la sustancia para elaborar medicamentos legales, pero en realidad fungían como intermediarios, facilitando el ingreso de la efedrina y pseudoefedrina al narcotráfico. Para evitar esto, se modificó la Ley General de Salud y se prohibió la comercialización de medicamentos que utilicen principios activos o procesos con efedrina.

Nuestras fronteras son el paso obligado de sustancias como la pasta de coca que viene de Colombia, o las pastillas ya elaboradas que provienen de El Salvador, y que transitan por México para venderse en el territorio o para llegar a Estados Unidos.

La lucha emprendida por el presidente Felipe Calderón ha logrado avanzar en el control del problema, pero aún falta mucho. Un obstáculo se refiere al hecho de que la materia del narcotráfico caía exclusivamente en el ámbito federal y por esta razón las instancias estatales y municipales no tenían facultades para intervenir en el combate del narcotráfico. Para eliminar estos inconvenientes, en una de las últimas sesiones de la Cámara de Diputados se aprobó la minuta para reformar varios ordenamientos legales, a fin de ampliar la competencia a las autoridades federales, estatales y municipales en la prevención y combate a la posesión, comercio y suministro de estupefacientes y psicotrópicos.

Al colocar esta facultad en autoridades locales, se requería evitar la penalización indiscriminada de enfermos y miembros de pueblos y comunidades indígenas que utilizan estas sustancias para seguir con sus costumbres. El Ministerio Público no podrá sancionar a un farmacodependiente que esté en posesión de dosis permitidas de narcóticos para su propio consumo, sólo deberá conminarlo a someterse a un tratamiento.

Estas disposiciones han causado temor de que pueda aumentarse la adicción, sobre todo en los jóvenes, al no estar penalizando el traer una dosis para consumo personal; sin embargo, la ley señala que el Ministerio Público podrá ejercer acción penal cuando la posesión del narcótico se realice por tercera o ulterior ocasión, y en cualquier caso cuando ocurra en el interior de centros educativos, deportivos, parques públicos, o privados de acceso público, o dentro del espacio comprendido en un radio que diste a menos de trescientos metros de los límites de la colindancia de estos lugares.

La ley marca, además, la obligación de elaborar un programa nacional para la prevención y tratamiento de la farmacodependencia, el cual deberá establecer los procedimientos y criterios para la prevención, tratamiento y control de las adicciones.

Las dependencias de salud, federales y locales, tienen la obligación de crear centros especializados en la prevención, tratamiento, atención y rehabilitación para farmacodependientes, así como celebrar convenios de colaboración con instituciones nacionales e internacionales de los sectores público y privado dedicados al tratamiento de la farmacodependencia, con el fin de que quienes requieran de asistencia accedan a los servicios que estas instituciones ofrecen. Además de realizar procesos de investigación en materia de farmacodependencia para determinar características y tendencias del problema, así como su magnitud e impacto en lo individual, familiar y social.

La mejor solución al problema del narcotráfico será evitar el consumo y para esto pueden ayudar las escuelas, informando completa y oportunamente sobre el narcotráfico para que los niños y jóvenes no caigan en sus redes. La familia, como educadora en valores y fuente de afecto y seguridad, también puede orientar y apoyar a los jóvenes para que no busquen la salida falsa de las drogas.

Sin derecho de réplica

Luis González de Alba
La Calle
Milenio

Carlos Ahumada, mexicano por voluntad propia y no por azar de dónde nos parieron nuestras madres a los mexicanos por fatalidad, debió estar a 13 mil kilómetros de México para poder decir lo que no se le permitió durante tres años en la cárcel.

Yo escribí Los días y los años, mi narración del 68 contraria a la versión imperante del gobierno, en la cárcel de Lecumberri, llamada El Palacio Negro; escribí en una máquina de escribir que no fue introducida de forma clandestina, sino llenando una solicitud a la dirección del penal, compré papel en la tienda y contradije punto por punto la historia oficial. El gobierno estaba en manos de los presidentes Díaz Ordaz y Luis Echeverría, los feroces genocidas. Mi libro fue publicado por una editorial mexicana, ERA, y salió a la venta a todas las librerías. Se tardó unos meses en convertirse en best seller porque no hice una historia de los buenos derrotados por los malos, pero la podía haber escrito así. Es decir: no entorpeció el gobierno represivo y cruel de la torva burguesía aliada con el imperialismo ni la escritura, ni la impresión, ni la distribución.

Cuando mi libro apareció, a fines de enero de 1971, yo aún estaba preso en Lecumberri, o sea en las garras de los genocidas… Ningún comando fue por mí en la madrugada, nadie me puso una madriza.

Estuvimos un tiempo similar los presos del 68 y Carlos Ahumada, él un poco más pero, para su desgracia, no lo hicieron preso Díaz Ordaz ni Luis Echeverría, sino López Obrador y Alejandro Encinas. Por eso no le permitieron dar la conferencia de prensa que ahora está en librerías con el título Derecho de réplica. El mismo Alejandro Encinas que todos los domingos entraba a visitar a su amigo Pablo Gómez sin pasar por más molestias que las comunes, no le permitió las comodidades que el gobierno represor nos permitió a nosotros: televisores, radios, máquinas de escribir, libros, guitarras, flautas, partituras. Enviábamos cartas a las asambleas y se leían en altavoces. Teníamos derecho de réplica.

El mismo Alejandro Encinas, que sacaba sin problema documentos escritos, a máquina, en la cárcel por los dirigentes del Partido Comunista —su partido entonces, ahora es el PRID— llevó a un empresario mexicano extorsionado por el gobierno del DF a coserse los labios en protesta por el silencio que se le impuso. No tienes madre, Alejandro, y te pudrirás en el Infierno oyendo los discursos ñoños del Loco López por toda la eternidad para tu tortura.

Nosotros pusimos al DF de cabeza, no ordenamos desde la dirección, pero admitíamos la quema de camiones y trolebuses como males necesarios para contener una arremetida de granaderos. Carlos Ahumada lo que hizo fue cubrir al PRD de millones de pesos para sus campañas, millones nunca declarados por el PRD, calcula que unos 400 millones de pesos.

El gran error de Ahumada fue que esos cientos de millones los dio a la tribu perredista de Rosario Robles, no a la del Loco López, LoLo para abreviar, que fue luego la tribu que le puso una patada a los Cárdenas y a Rosario. ¿Es que no entienden?: LoLo se hizo en el PRI, dirigió el PRI, pidió puestos al PRI y sólo cuando no se los dio, renunció y denunció la corrupción del PRI. Así que sus métodos son los del PRI, pero refinados y bendecidos por asnos de “izquierda” que con ese halo de santidad lo han vuelto invulnerable.

Ese fue el crimen de Carlos Ahumada. Salimos de Lecumberri los presos del 68 y los que quisieron se convirtieron funcionarios, en senadores y diputados, unos de oposición y otros del PRI, pero con iguales salarios que superan el millón anual, más prestaciones, viáticos, pago de banquetes en El Cardenal, masajes y manicure, que superan el millón mensual. Ahumada salió de la mazmorra donde lo tuvo la “izquierda”, sin acceso a todo lo que los genocidas nos permitieron a nosotros, para ver todo su patrimonio perdido: sus empresas rematadas para pagar acreedores y empleados.

Y ahora LoLo va por esos andurriales gritando que Ahumada le da la razón, que sí hubo compló: ¡pero claro, idiota!, por supuesto que te querían acabar, como tú los querías, y los quieres, acabar a ellos. Te hicieron lo que tú les habrías hecho con videos en los que el secretario particular de Fox recibiera maletas de dólares y su secretario de Hacienda jugara millones en Las Vegas. Pero tú lo habrías hecho bien. Estos fallaron el golpe porque, como dijo Rosario, LoLo es un gato con nueve vidas.

Voto duro vs. voto nulo

José A. Crespo
Horizonte político
Excélsior

En una sociedad “sospechosista” hasta la médula, muchos se preguntan qué oscura fuerza está detrás de la campaña a favor del “no voto”.

Una de las inquietudes más fuertes ante el dilema sobre votar, anular el voto o abstenerse, es ¿quién resulta favorecido de un escaso voto efectivo? En una sociedad sospechosista hasta la médula, muchos se preguntan qué oscura fuerza está detrás de la campaña a favor del “no voto” (cualquiera que sea su modalidad), qué partido o personaje patrocina esa corriente de opinión. Hay quienes se niegan a creer que algunos ciudadanos simplemente no se identifiquen con ningún partido, que les han perdido la confianza, que están enojados con ellos por sus diversos abusos e injustificados privilegios y que se han organizado espontáneamente en diversos movimientos inconexos entre sí. No, un siniestro cerebro maestro, con aviesos intereses, debe estar detrás. ¿Quién? He oído y leído diversas teorías al respecto; el infaltable Peje, porque “busca destruir las instituciones”; el PRI, el PAN o el PRD, con la premisa de que alguno de ellos maneja un voto duro superior al de los otros o, ¿por qué no?, el villano favorito, al que hemos visto cómo jala todavía muchos hilos políticos. Tales teorías reflejan una crisis brutal de confianza pública, que descree incluso de la autonomía ciudadana.

Entrando en materia, si bien es cierto que hay diferencias significativas —simbólicas y políticas— entre la abstención y el voto nulo (con su variante de sufragar por un candidato independiente, como lo es la joven Elisa de Anda), las secuelas sobre el resultado final son similares: una y otra expresión de “no voto” favorece al voto duro, es decir, aquel que, bien por un convencimiento ideológico o por estar encuadrado en estructuras corporativas o clientelares, vota siempre por el mismo partido. Y, por eso, la mayor objeción a abstenerse de votar o anular el voto consiste en que, mientras mayor sea el “no voto”, más peso tendrá el voto duro de los partidos. Así es. Pero hay dos aclaraciones sobre ello:

A) No en todos lados el mismo partido es quien tiene mayor voto duro y, por eso, la pregunta de quién se beneficia del “no voto” no acepta una sola respuesta. Podemos partir de que las estructuras partidarias son más fuertes ahí donde se es gobierno: el PRD en el DF, el PAN en Jalisco y Guanajuato, el PRI en Puebla y Tamaulipas. En la pista nacional, se puede suponer que el PRI tiene todavía mayor voto duro y mejores estructuras electorales. Pero la tendencia a favor del tricolor aparecía aún antes de que se debatiera el “no voto”. Curiosamente, he podido observar que los votantes duros de cualquier signo y color tienden a pensar que el “no voto” favorecerá a sus rivales, más que a su respectivo partido, precisamente porque no hay claridad en todos los casos.

B) A quienes se sienten alejados de todos los partidos, por considerarlos esencialmente iguales en su ineficacia, corrupción, abuso e impunidad, les es indiferente el voto duro de algún partido, porque les da igual cuál de ellos gane. Por ejemplo, si ahora el PRI obtuviera una mayoría en la Cámara baja, no verían mayor diferencia respecto a cuando el PAN la ha tenido, o del PRD en la capital. De ahí que, para este segmento del electorado, no genere preocupación si gana un partido u otro —en distintas circunscripciones— a partir de su voto duro. Y es que se parte de que lo que está mal es el sistema de partidos en su conjunto, no un partido con respecto a otro. Desde esa óptica, votar implica respaldar y fortalecer la partidocracia. El voto nulo pretende generar una fuerte presión ciudadana para orillar a los partidos a aceptar reformas que limiten sus privilegios y fortalezcan políticamente a los ciudadanos. O , en el peor de los casos, hacer patente a los partidos el grado de inconformidad existente, en lugar de hacerles ver que estamos muy contentos y satisfechos con su desempeño y sus privilegios.

De tal forma que, si un ciudadano muestra preocupación por el voto duro, significa que no es indiferente a que gane uno u otro partido. Aquellos a quienes les molesta que, por ejemplo, el PRI pueda ganar la mayoría de diputados o el PRD repita en el DF o el PAN siga siendo gobierno en San Luis Potosí, en realidad no son indiferentes: consideran que un partido es peor o mejor que los demás. En tal caso, no votar resultaría irracional. Quien piense que el partido X de verdad es menos malo que el partido Z debiera votar por el primero. Por ejemplo, Mará Elena Morera ha escrito: “Echemos del poder a corruptos e ineficientes y premiemos a los que actúan con compromiso, y hayan privilegiado el bienestar de los mexicanos” (El Universal, 22/V/09). Evidentemente, quien pueda distinguir, como ella, entre un partido corrupto y otro comprometido, debe votar por el segundo (y ojalá nos compartiera cuál es ese estupendo partido). Para quienes no vemos con nitidez esa distinción, da lo mismo votar por el partido X que por el Z.

Incluso, ambas posiciones pueden ser albergadas por un mismo individuo —sin que ello implique una contradicción o un “voto esquizofrénico”—, como lo ejemplifica un lector de Excélsior, crítico del PRD capitalino: “Lo de anular el voto es una buena opción, pero si lo hacemos en las elecciones locales, como en el DF, favorecemos al partido que sea mayoría a nivel local. Así, con el PRD en el DF, anular el voto es casi como votar por esos bandidos. Para diputados federales, no veo problema en anular votos, pues son igual de inútiles unos (partidos) que otros”. De tal forma, quien piense que un partido determinado será motor confiable para reformar al sistema de partidos desde dentro, debería votar por ese partido. Pero quienes creemos que ningún partido está interesado en ello, podríamos anular el voto para presionar desde fuera la reforma de nuestro ineficaz y arbitrario sistema de partidos, más partidocrático que representativo.

Hay quienes se niegan a creer que algunos ciudadanos simplemente no se identifiquen con ningún partido.

Votar de otra manera

Dennise Maerker
Atando Cabos
El Universal

No puedo no ir a votar. Y tampoco me siento conforme con la idea de anular el voto, no me convence. Me dispongo mejor a votar de otra manera. Las elecciones en las que he participado han sido prácticamente todas de definición de régimen. En el 88 estaba en juego la posibilidad de ganarle o de menos darle un buen susto a la imbatible y tramposa maquinaria priísta. En 94, 97 y 2000 fue lo mismo, había que romper el monopolio del PRI. Las motivaciones eran de gran calado: alternancia, transición, pluralidad; las expectativas también. La elección de 2006 no fue la excepción, había que elegir entre dos formas muy distintas de gobernar, entre dos visiones de México y de su futuro. En la mayoría de las viejas democracias sólo una vez cada 20 o 30 años hay elecciones de ese tipo, el resto del tiempo son asuntos mucho menos trascendentes los que están en juego. Creo que nosotros también debemos aprender a votar en situaciones menos definitorias, ser sencillamente más pragmáticos. Por eso, he decidido votar por el candidato a diputado federal que se comprometa públicamente a votar a favor de ciertas medidas que según la opinión compartida de muchos especialistas son esenciales para mejorar nuestra democracia. Esta es la lista:
*Votar a favor de la reelección inmediata de legisladores. (Con el objetivo de premiar o castigar a un diputado según su desempeño)

*Votar por una reforma que impida que los diputados se aumenten sueldos o se exenten de pagar impuestos. (Podrán aumentar los sueldos de los próximos diputados y pagarán como el resto de los mexicanos)

*Votar a favor de las candidaturas independientes.

*Votar por reducir significativamente el dinero público destinado a las campañas y al financiamiento ordinario de los partidos.

*Votar por que se puedan presentar acciones colectivas ante los tribunales. (Que la sociedad se pueda organizar y pueda denunciar en grupo y no como ahora, sólo de forma individual)

*Votar una ley que le dé autonomía a la Auditoría Superior de la Federación. (Es indispensable que el órgano que controla los gastos deje de depender de los mismos legisladores)

Esta lista no es exhaustiva y sólo pretende que ellos y nosotros estemos en una relativa igualdad de circunstancias.

El límite a mi pragmatismo es que jamás voy a votar por alguien que esté a favor de la pena de muerte ni dispuesto a limitar los derechos de las mujeres a decidir sobre su vida reproductiva. A reserva de estos dos temas, me dispongo a votar por primera vez de forma minimalista.

mayo 24, 2009

A mes y medio

Francisco Valdés Ugalde
ugalde@unam.mx
Investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM
El Universal

Falta mes y medio para el 6 de julio. Nubarrones preocupantes se ciernen sobre la elección, especialmente el fantasma del abstencionismo.

Antes del escándalo del libro de Carlos Ahumada y de las declaraciones y arrepentimiento de Miguel de la Madrid sobre la corrupción de Salinas de Gortari y su familia, las encuestas reportaban la probabilidad de un alto abstencionismo. María de las Heras el 27 de abril lo calcula en 65% (contra 41% en 2006), al igual que proyecta la intención de voto de una mayoría relativa de 40% para el PRI, 34% para el PAN y 19% para el PRD. En otro ejercicio, Consulta Mitofsky recoge una intención de voto de 40%, 33% y 19% en el mismo orden.

Estas apreciaciones consideran la preferencia de los votantes identificados con dichos partidos. Comparativamente al 2006, el cambio favorece al PRI, perjudica al PRD y mantiene al PAN casi igual que en la elección previa. Este dato es llamativo: el PAN mantiene mayor estabilidad en la intención de los votantes, mientras que los otros dos grandes atraen preferencias más volátiles.

Las cifras pueden variar. Ninguna encuesta predice lo que pasará en un mes y medio. Máxime cuando hay dos asuntos muy relevantes que se han atravesado desde el levantamiento de estos indicadores: la emergencia epidemiológica y la exhibición de tres ex presidentes priístas (Zedillo incluido) que han mostrado la potente crisis de esa costra de poder en el partido otrora dominante. Esta exhibición de podredumbre y la llamada del jefe de la fracción priísta en el Senado para que guarden silencio no atraerán, al menos inmediatamente, mejorías en los pronósticos para ese partido.

El PRD, además de su grave división interna que ha alejado a sus simpatizantes demócratas, enfrenta ahora un escándalo que seguramente le perjudicará: el “descubrimiento” de 14 toneladas en la bodega de la empresa de un hermano del senador con licencia Ricardo Monreal. Esta coyuntura ha dado prominencia al conflicto por el control tribal del gobierno de Zacatecas y ocasión para exhibir al PRD como parte de una clase política corrupta que abona a su desprestigio.

En cambio, la apreciación pública de buen manejo de la crisis epidemiológica puede beneficiar al PAN en los próximos comicios, no obstante la “ahumada” que recibieron varios personajes suyos.

También puede atraer un “copeteo” de votos para el PRD en el Distrito Federal, especialmente para los candidatos identificados con el jefe de Gobierno, de quien se aprecia un buen desempeño en el control de la emergencia por la influenza humana.

Los datos de ambas encuestas ofrecen un panorama de más de lo mismo en la composición de la Cámara de Diputados, si bien con la inversión de los términos entre el PAN y el PRI. Empero, los escándalos que raspan el prestigio de los partidos, principalmente los de oposición, podría alterar los pronósticos.

Tampoco debe perderse de vista la alta calificación que aún recibe el presidente Felipe Calderón (62% en abril, según Mitofsky). Probablemente, esta aprobación crecerá por el manejo de la emergencia sanitaria y los golpes recientes (y quizás crecientes) al narco.

Esa aprobación pública podría endosarse al PAN, favoreciendo su repunte en un momento en que buscará intensamente conseguir mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, objetivo que se antoja inviable pero que será tenazmente perseguido. Nada indica que se romperá el ciclo de gobiernos sin mayoría, pero en política no hay nada escrito de antemano. El hartazgo puede traer sorpresas. Veremos.

La farsa de YouTube

Alvaro Cueva
alvarocueva@milenio.com
Ojo por ojo
Milenio

Apenas puedo creer lo que está pasando entre el IFE, nuestra clase política, los medios y YouTube. Y no, no es censura, no nos dejemos engañar. Es algo peor, un insulto.

Le voy a explicar: internet es el medio de medios, el único lugar donde lo mismo pesa una noticia publicada por la más profesional de las agencias que la fantasía erótica de una adolescente deprimida.

Es un universo tan amplio que no ha habido manera de legislarlo.

¿Resultado? Libertad absoluta para contar cosas, contactar gente, iniciar relaciones y hasta para quitarse la ropa so pretexto de que puedes cambiar de nombre, de rostro y hasta de dirección.

Como usted sabe, YouTube es una plataforma particularmente fascinante dentro de internet donde cualquier persona puede ver y subir videos, y perderse en ellos durante semanas.

El caso es que con el cuento de la reforma electoral, el IFE se ha visto obligado a intervenir en el caso de ciertos videos que se supone que atentan contra la dignidad de algunos políticos, que distorsionan las campañas y que representan una especie de guerra sucia.

¿Por qué el IFE no habría de intervenir en YouTube si antes ya había intervenido en otros casos de internet como la famosa sopa de letras contra el PRI? ¿Se acuerda?

¿Porque la sopa de letras iba firmada y los videos de YouTube son anónimos? ¿Entonces sólo se va a sancionar a los que tengan el valor de dar la cara y no a los que utilicen seudónimo? Es un temazo.

¡Pobre IFE! Viene de escándalo en escándalo. Que si los sueldos de sus consejeros, que si los spots, que si las multas y ahora esto que, por la carga emocional que YouTube representa en nuestras vidas, invariablemente nos enciende.

No hay manera de salir limpio aquí. Entre que la reforma electoral está tan rara, entre los rencores que se han ido sembrando y entre que el desprestigio de nuestra clase política es tan grande, quien no piense que lo de YouTube es un acto de censura, piensa en provocaciones perfectamente bien diseñadas para victimizar a ciertas personas y a ciertos partidos.

La verdadera bronca alrededor de esta nota, insisto, no es nada de esto, es el insulto.

Para empezar, el nivel editorial y de producción de todos esos videos es tan lamentable o más que el de los spots de las campañas políticas que millones de televidentes estamos padeciendo a diario en este país.

Me parece grave que consumamos galones de tinta y de saliva atacando los spots de los partidos y que cuando hablamos de los videos de YouTube se nos llene la boca como si se tratara de algo nuevo, insólito y sagrado cuando no lo es.

Ahí está el insulto, pero también en suponer que quienes navegamos por internet carecemos de criterio para diferenciar entre un mensaje estructurado, una mala onda y una ocurrencia de temporada.

Los que hemos visto, por ejemplo, el video de “Yo te vi, yo te vi robando” lo hemos visto y nos hemos reído, como hemos visto y reído con muchos otros videos, pero nada más.

Sería muy estúpido suponer que por culpa de ese seudochistorete una manifestación de 2 millones de personas enardecidas saliera a las calles para linchar a Fidel Herrera.

Que si atenta contra la dignidad de don Fidel, pues sí, como miles de otros videos atentan contra la dignidad de otros miles de personas alrededor del mundo.

Es parte del show y que un político se queje de esto es tan ridículo como cuando las estrellas del corazón se quejan de que los medios se meten con su vida privada. ¡Pero si son estrellas del corazón! ¡Pero si son políticos!

Recibir cuestionamientos rudos, parodias, ataques e incluso padecer guerras sucias y campañas de desprestigio es parte de la carrera de cualquier político del mundo.

¿Por qué tendría que ser diferente en nuestro país, donde, para acabarla de amolar, los políticos no se distinguen precisamente por su elegante posicionamiento?

No somos tontos. Pensamos. Internet es importante en cualquier democracia, pero hasta en internet existen las diferencias y quienes navegamos por sus redes sociales las conocemos y no nos dejamos llevar por cualquier material.

Esto de YouTube es otra piedrita estratégicamente sembrada en el camino del IFE. Una farsa. Es tan obvio. Allá sus consejeros si caen en la trampa y se enredan solos, pero a usted y a mí, que no nos insulten, por favor.

¡Atrévase a opinar!

Un soldado estadunidense combate a Talibanes en calzoncillos rosas y chanclas

El secretario de Defensa de los Estados Unidos , Robert Gates, elogió al soldado.


Un militar estadunidense combatió en calzoncillos y chanclas después de recibir fuego desde las posiciones talibanes en el valle de Korengal, la provincia de Kunar en el este de Afganistán.

El joven Zachary Boyd de 19 años y oriundo de Texas- quien salió corriendo para apoyar a sus compañeros- no tuvo tiempo de ponerse los pantalones ni sus botas, así que salió a combate con unos boxers rosas en los que podía leerse 'I love New York' ('Amo a Nueva York').

Esta imagen ha dado la vuelta al mundo; en ella puede verse al soldado de espaldas vistiendo calzoncillos rosas y sandalias junto a dos compañeros (que si portan el uniforme completo) apuntando a un supuesto objetivo talibán.

El secretario de Defensa de los Estados Unidos , Robert Gates, elogió al soldado.

"Cualquier soldado que va al frente de combate contra los talibanes en calzoncillos rosas tiene un valor especial", dijo el secretario en una rueda de prensa esta semana en Nueva York.

`Toda una vida`por Paco Calderón

Elecciones: un matón en campaña

Pascal Beltrán del Río
Bitácora del director
Excélsior

La enfermedad de nuestro régimen es la ambición lucrativa de hacer carrera en un medio donde debiera predominar la vocación de servicio.

Para Ivonne, por sus agallas y valor cívico.

Cada vez se comprueba más que la reglamentación del uso de los medios electrónicos en las campañas electorales —impulsada en 2007 por el Legislativo— tenía más la intención de frenar las ambiciones de algunos gobernantes con grandes recursos y, simultáneamente, cerrar la puerta del selecto club de aspirantes a la Presidencia en 2012, entre los que están algunos miembros del Congreso de la Unión.

No se crea usted el cuento del fortalecimiento del sistema democrático de partidos o que se haya buscado meter en cintura a los llamados poderes fácticos que, llegada la hora, jalarán de todos modos con el candidato presidencial de su conveniencia, porque los cambios aprobados son como un gruyer que sólo sirve de botana.

Las reformas electorales de 2007 no han frenado las campañas negativas. Tan no lo han hecho, que son las únicas que llaman la atención. Las otras actividades de promoción, las de propuestas, prácticamente no existen y las que hay están basadas en ideas descabelladas o que repiten los clichés del México anclado en su historia poca gloriosa.

Por el avezado reportero y columnista Francisco Garfias nos enteramos ayer que el PRI responderá ojo por ojo a los “ataques” del PAN —o “campaña de contraste”, como prefieren llamarle los blanquiazules— y que para ello han contratado a un estratega publicitario que identificarán sólo con el seudónimo de Anton Chigurh, el sicario psicópata protagonizado por Javier Bardem en la película No Country for Old Men (Sin lugar para los débiles), de los hermanos Coen.

De acuerdo con las fuentes consultadas por Pancho, el señor Chigurh hará aparecer a su equivalente del PAN, el consultor español Antonio Solá, como un perro faldero. “Lo van a soñar los panistas, será su pesadilla”, advierten los del PRI.

Vaya altura de debate: las campañas se pelean con matones.

Había un tiempo en que las ideas importaban, aunque la maquinaria priista se encargara de resolver los comicios en su favor. Ahora tenemos el derecho al voto, pero no hay por quién votar porque no sabemos lo que piensan estos candidatos, si es que piensan algo.

De ellos sólo conocemos la basura que exhiben los contrarios o sus apellidos de abolengo o sus fotos posadas y arregladas con Photoshop o, el colmo, la pose de bailarina exótica con que se promueve en un cartel una candidata del centro del país.

Antes uno sabía qué posturas defendían el PAN y la izquierda, y cuál era la posición de moda en el PRI. Ahora, salvo las excepciones que en todos lados existen, da un poco lo mismo votar por cualquiera… o por ninguno.

Ni siquiera importan sus antecedentes como legisladores, cuando los tienen. Como no hay reelección, la memoria de lo que hicieron los reincidentes, en su paso por cámaras locales o federales, es casi nula. A menos, claro, que hayan participado en algún escándalo mediático reciente, con lo que volvemos a lo mismo.

Tampoco concuerdo con quienes abordan las reformas electorales —que ahora se ponen a prueba a nivel nacional— como un simple asunto de libertad de expresión. Estoy de acuerdo con ellos en que los legisladores no deben volverse censores, pero la enfermedad que padece nuestra democracia no son las campañas negativas (o “sucias” como les llaman algunos), sino una más grave.

Sin ánimo de señalar democracias perfectas —que no las hay, por el carácter imperfecto de la democracia— cabe recordar la estrepitosa derrota que sufrió el Partido Conservador canadiense en 1993, luego de que puso al aire, durante sólo 24 horas, un spot de campaña en el que se mofaba de una deformidad facial del entonces candidato a primer ministro Jean Chrétien.

Los conservadores no sólo perdieron el gobierno. El electorado los castigó al dejarles sólo dos bancas en el Parlamento. La derrota fue tan dura que el partido tuvo que ser refundado antes de regresar al poder, 12 años después. El autor del spot, John Tory, nunca pudo rehacer su carrera.

Es decir, hay sociedades que sin necesidad de censura rechazan las campañas negativas (o por lo menos existe ese riesgo para quien las usa), porque el debate político está regido por otros conceptos.

Por eso, el abuso de las campañas negativas que ahora vemos en México es un simple síntoma de algo peor. Y no es verdad que un intercambio más libre de “contrastes” nos daría, por sí mismo, una mejor democracia.

La enfermedad de nuestro régimen es la ambición lucrativa de hacer carrera en un medio donde debiera predominar la vocación de servicio y las ideas y las propuestas tendrían que ser las armas para acceder al poder (lo cual, por cierto, es un objetivo legítimo en la política).

La enfermedad es la convicción de la gran mayoría de esos candidatos de que la carrera política sirve, ante todo, al interés personal.

Si no, que me digan cuál es el tema de interés público que domina en esta campaña. Ya nos dijeron todos los partidos que no es la reforma fiscal, porque ninguno de ellos quiere arriesgar votos al proponer una medida impopular como recaudar más, algo que nos urge. Tampoco es la seguridad, un asunto en que todos los partidos, por la actuación de los gobernantes surgidos de sus filas, tienen un déficit. ¿Entonces?

Hubiera sido diferente que los legisladores aprobaran cambios que forzaran a los partidos a contrastar ideas, en lugar de ese conjunto de reformas que no han servido para evitar que los ataques se conviertan en el centro de la campaña para renovar la Cámara de Diputados.

Por quién votar es una pregunta difícil de contestar para quien sufraga por ideas antes que por partidos y candidatos. Y las ideas, no cabe duda, no están de moda.

Hay dudas sobre Ida

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

Fue noticia mundial la localización de un fósil 95 por ciento completo en Messel, Alemania, con rasgos claramente primates, hembra joven del tamaño de una ardilla, todavía con restos de comida en donde estuvieron sus intestinos y con 47 millones de años. Acto seguido pasó a ser “el” eslabón perdido entre los primates primitivos y el humano, el abuelo de gorilas, chimpancés, monos araña y de su majestad la reina Isabel.

En una semana ya se han acumulado críticas severas a quienes lo presentaron como primer eslabón de todos los humanos. La nota de Ann Gibbons en ScienceNOW las plantea con claridad. “El más antiguo antropoide indisputado vivió en Egipto hace unos 32 o 35 millones de años. En los últimos 15 años, los investigadores han encontrado fósiles más antiguos, entre ellos el género Eosimias, que vivieron hace 45 millones de años en China e India”. Los antropoides son el grupo de primates superiores que incluye a monos y humanos.

Para empezar, el descubrimiento no es reciente: Jorn Hurum de la Universidad de Oslo, Noruega, y Philip Gingerich de la Universidad de Míchigan, han estudiado durante los últimos dos años a Ida, así llamada por la hija de 6 años de Hurum. Se encontró en 1983, pero fue partido en dos para venderlo. El debate es ahora técnico: que si Ida pertenece a los primeros antropoides o surgió de otros primates aún más antiguos llamados adápidos… Aquí es donde los creacionistas pegan el grito: ¡Ya ven! ¡No era el eslabón perdido ni comprobación de la evolución!

Siempre me ha desagradado el término “eslabón perdido” y no por una sino varias razones:

1. Los “eslabones encontrados” son millares, no uno ni dos. Están muy bien representados, en el registro fósil, los primeros dos millones de años de nuestros ancestros más directos y más que confirmada la aparición de los primeros Homo sapiens hace poco menos de 200 mil años, lo cual es un parpadeo en la historia de la vida: sólo recordemos que los dinosaurios, extinguidos hace unos 65 millones de años, llevaban sobre la faz de la Tierra más de 200 millones, y tan campantes… hasta que les cayó un asteroide. Nosotros no tenemos ni un millón, ni medio siquiera. Y nuestra historia escrita, el registro de ciudades y civilizaciones, no supera los 5 mil años… nada.

2. Cuando aparece otro fósil y lo etiquetan como “eslabón perdido” entre C y D, quienes sabemos que la evolución es un hecho comprobado por varias ramas de la ciencia: biología, geología, paleontología y otras, parecemos estar dando la prueba única, la comprobación que le faltaba a una ocurrencia que llamamos evolución.

3. Por eso, en cuanto los expertos dudan: para unos es nuestro abuelo, para otros es abuelo de nuestros primos y otros ni siquiera lo hacen pariente, los creacionistas se llenan de un torpe júbilo: si ya sabíamos: el hombre fue creado en el sexto día…

4. La discusión suele ser sofisticada y entre especialistas. Pero, aun si el fósil no es pariente (como le pasó hace dos decenios al Ramapiteco), eso no es prueba contra la evolución de las especies, incluida la humana, sino prueba de que es más compleja que el árbol genealógico de los cien años de nuestra parentela.

Veamos un símil: excavando un terreno en Egipto encuentro restos dispersos de una escultura. Los armo: un pedazo de frente, un pedazo de mentón, un pedazo de mano y unos dedos del pie. Con eso digo: Ah, es una escultura griega del siglo II a.C. Me rebaten: no es así, porque la encontraste en Egipto. Respondo que para entonces Egipto estaba gobernado por los Ptolomeos, griegos.

Analizo los trozos de escultura y digo: era un Poseidón de la escuela de Scopas ¿Cómo lo sé a partir de unos pedazos? La mano está cerrada sosteniendo algo tubular, como un tridente, el modelado del mentón es de Scopas. Me pueden rebatir: Es un Zeus de la escuela de Lisipo y lo que sostenía esa mano era un rayo. Y digo: quizá. Pero los conocedores saben, al menos, a) que la pieza no es egipcia ni mucho menos maya o inca, b) que no es una Afrodita ni un Apolo, c) que no es original de Scopas ni Lisipo, pero sí de sus alumnos.

Con los trozos armo la estatua completando con barro ese 90 por ciento faltante. Cuando localizo otro pedazo digo: va aquí, y lo pego. O digo: no pertenece a esta obra porque, para empezar, es de mármol y el nuevo trozo hallado es de granito.

Pero que ese pedazo no pertenezca a la escultura que estoy armando no significa que no se trate de un Poseidón o un Zeus, de la escuela de Scopas o de Lisipo y del siglo II a.C. Está desechado que se trate de un Tláloc o de un original de Fidias del siglo V a.C. o un Praxíteles del IV.

Lo mismo ocurre con la paleoantropología: el debate es si venimos de australopitecos afarensis o del robustus o del grácilis. Claro está, a ese primer Homo sapiens surgido en el Este de África, lo puedo llamar “Adán” para abreviar y medio bromear.

mayo 22, 2009

Votar o no votar

Dennise Marker
Atando Cabos
El Universal

Aunque el diagnóstico es ampliamente compartido, las posiciones están divididas.

A 12 años de las fundacionales elecciones de 1997, los partidos políticos no ofrecen una visión de futuro para el país y los intereses de la clase política han prevalecido frente a los de la ciudadanía. Hay desesperanza y hastío. Hasta aquí una amplia coincidencia, pero ¿qué hacer? ¿Cómo traducirlo en acción política? ¿Cómo manifestar útilmente nuestro desencanto?

Hay fundamentalmente tres posiciones. Los que siempre han visto con desconfianza la política y se sienten ajenos al debate público sobre el futuro común. Entre ellos muchos de los que participaron con fugaz entusiasmo en las elecciones presidenciales de 2000 y/o 2006, pero que luego regresaron asqueados a la vida privada. Ellos lo tienen muy claro: el 5 de julio es un domingo cualquiera y nada los va a hacer salir de sus casas si no es para visitar a la familia, ir al cine o ver un partido de futbol. Son los abstencionistas.

Luego están los que sí se sienten obligados a participar pero quieren protestar por la baja calidad de los partidos y sus propuestas. Están comprometidos con el sistema democrático, participan en el debate público, creen que las elecciones son la mejor forma de dirimir las diferencias pero no toleran más la impunidad y el cinismo de la clase política. Este segundo grupo va a salir el 5 de julio pero para anular el voto. El objetivo es —dicen— reafirmar el compromiso con el método democrático pero sin verse obligados a optar por partidos que no convencen. La anulación de muchos —piensan— enviará un mensaje inequívoco de rechazo a la clase política, que tendrá que preocuparse por la pérdida de legitimidad del sistema que los mantiene en el poder y les genera recursos y privilegios.

Hay un tercer grupo que aun compartiendo el diagnóstico inicial piensa que no se puede abdicar de ese mínimo margen de decisión en lo colectivo que significa el voto de cada quien. Que hay que participar porque no hacerlo es dejar en manos de otros la elección de quién decide por todos. Que la experiencia nos dice que la anulación no lastima al sistema, pero sí fortalece a quienes practican los métodos menos democráticos como acarreo, clientelismo o compra de votos. Que hay que optar por el menos malo u obligar a los candidatos a comprometerse con demandas que fortalezcan a la sociedad.

Descartando por principio la abstención, tenemos todavía unas semanas para decidir entre votar o anular.

mayo 21, 2009

'Cajón desastre' por Paco Calderón

Pegarle al Presidente

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

Fue una catarsis. Una reunión a la que cada convocado llegó a saludar a tres aliados, a tres enemigos y a tres de quienes le habían dicho que traicionaron la causa.

La tarde de antier en Metepec, estado de México, 14 gobernadores priístas, dos coordinadores parlamentarios y una dirigente nacional se vieron las caras a seis semanas de las elecciones.

El móvil del encuentro fue la sospecha. Beatriz Paredes citó a los personajes porque le informaron sus allegados que entre los más altos círculos priístas corría la versión de que ella se había arreglado con el presidente Calderón para que al PRI no le fuera tan bien en la elección (pero a ella sí, por el reparto de candidaturas a su gente), y por eso ante los ataques del panista Germán Martínez, el PRI pusiera la otra mejilla y bajara en las encuestas.

Según relataron asistentes a este reportero, el debate fue subiendo de tono hasta que reventó cuando tomó la palabra el gobernador de Oaxaca. Ulises Ruiz preguntó directamente a Paredes si se había arreglado con Calderón, y si no, que explicara por qué no ha salido en la prensa a defender al PRI. Luego volteó la mirada hasta encontrarse con Natividad González Parás, gobernador de Nuevo León, a quien exigió que respondiera si es verdad que había negociado con el panismo local abandonar a su candidato Rodrigo Medina.

Ulises Ruiz le puso voz a lo que todos estaban pensando. Natividad González se comprometió a respaldar más fuerte a su candidato y Beatriz Paredes contestó con una disyuntiva: si quieren que nos peleemos con Calderón lo hacemos, pero el Presidente está muy bien evaluado y a lo mejor el electorado se nos viene encima; mejor ser moderados.

La respaldaron Natividad, Ismael Hernández de Durango y Andrés Granier de Tabasco. Planteaban, en todo caso, atacar la estrategia contra el narco, los pocos resultados en el empleo y máximo confrontar a Germán Martínez.

Casi todos se pusieron del otro lado. Manlio Fabio Beltrones incluso condenó los ataques de Germán Martínez a Enrique Peña Nieto “hasta por la corbata”. Y exigió que la respuesta fuera “contra su jefe”, el Presidente. Lo respaldó luego, luego Humberto Moreira, de Coahuila, solidarizándose también con un Peña que lucía cabizbajo. Y se fueron sumando.

Al final, el acuerdo fue que el PRI se irá ahora, con todo, directamente contra Calderón: el presidente del desempleo, el de la crisis, el que no puede contra el narco al grado de que su candidato al gobierno de Nuevo León plantea negociar con los cárteles. En síntesis, pegarle al Presidente. Y así enfrentar las seis semanas que quedan.

SACIAMORBOS

Sería ridículo que, en sus actos, un narco instalara el equipo de sonido.

De jotos, priistas, panistas y zacatecanos

Jairo Calixto Albarrán
jairo.calixto@milenio.com
www.twitter.com/jairocalixto
Política cero
Milenio

Para Sergio Bernal

El mejor slogan de campaña que he escuchado en toda mi vida proviene de la fuente más inesperada, el PRI veracruzano: “Para el PAN eres un joto, para nosotros eres más que un voto”. No sé qué opine la comunidad lésbico-gay, por principio les parecerá meramente efectista o, como a mí, terriblemente sospechosista; digo, un priismo veracruzano inclusivo, democrático y open mind, encabezado por Fidel Herrera, es casi casi como una señal del advenimiento del fin del mundo.

El PRI, que siempre se da a conocer por las revelaciones de sus ex presidentes, las transas varias de sus mefistofélicos miembros, por el salinazo-gordillazo- o beltrónico show del momento, o debido a la naturaleza voraz de sus líderes sindicales, de pronto aparece con un slogan que parece sacado de las marchas contra la homofobia. Casi tan asombroso como la reaparición, digo, en la resurrección de Fausto Zapata a manera de candidato del tricolor por la delegación Coyoacán en el DF. O sea, ¡Fausto Zapata!, personaje del que ya no se acuerda nadie, ni siquiera Echeverría del que fuera secretario particular (bueno, si don Luigi no se acuerda de las matazones estudiantiles que organizó, menos de Fausto Zapata, claro), mucho menos la gente de San Luis Potosí, estado que más bien desgobernó. Y aunque fue asesor de Carlos Salinas, ni siquiera lo menciona en sus libros.

Supongo que a Bety Paredes le vendieron la idea de que si Fausto Zapata vive, la patria sigue. Se comprende que los dinosaurios tiren pal’ monte y que entre ellos se protejan, reproduzcan y promuevan, pero no sean gachos, hasta en diplodocos del PRIcámbrico temprano hay clases.

Los choznos de don Plutarco tendrían que reclutar personajes frescos como la candidata panista Dania Ibett Puga, quien fuera apañada con las manos en la masa queriéndose robar unos cosméticos. Ya se sabe, los blanquiazulinos se parecen tanto al PRI, que no pueden engañarnos.

Como quiera que sea, cabe apuntar que todo esto tiene más tumbao que el neurótico episodio Kramer vs. Kramer que se da en la hermana república de Zacatecas entre Amalia García y Ricardo Monreal. Con táctica eminentemente Lavolpista, el senador petista pide permiso por veintiún días para que le investiguen sus supuestos narconexos, mientras que con la virilidad que acostumbra la gobernadora no acepta el reto de abandonar ni un segundo el blindaje gubernamental para darse de topes con su interpelador, no le vaya a dar el chiflón.

Tres a uno a que antes de las elecciones se dan el abrazo de Acatempan.

Guerra sucia de los priistas contra el PRI

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

El antimadracismo militante de antaño me parece tan vacío como las recriminaciones que hace ahora Madrazo al sistema.

¿Recuerda cuando hace dos años los partidos aseguraron que realizaban una reforma electoral porque no querían repetir una guerra sucia como, dijeron, se había producido en 2006? Pues bien, quienes criticamos esa reforma y dijimos que de lo que se trataba en realidad era de obtener mayores espacios y recursos para las dirigencias de los partidos y de acotar todas formas la participación ciudadana, advertimos que ello generaría una guerra más sucia aún, pero ahora patrocinada por los contribuyentes. Lamentablemente, acertamos.

Pero en verdad no creí que el deterioro fuera tan evidente como lo que estamos viendo, sobre todo en torno al PRI: acusaciones entre ex presidentes de la República, dirigentes partidarios y ex candidatos, personajes que han girado en torno al poder, funcionarios y legisladores que se acusan recíprocamente de ser cómplices del narcotráfico. Si le creemos a todos, tendríamos que concluir que el sistema político está podrido y el PRI es insalvable.

Y probablemente no llega a esos límites pero, como consecuencia de la contrarreforma electoral, lo que ha sucedido es que el sistema político en general se ha asfixiado a sí mismo: no puede oxigenarse, impide la llegada de nuevas figuras e ideas, se encierra en los debates del pasado y, como no son confrontados más que por ellos mismos, ni siquiera se obliga a esos dirigentes a reflexionar sobre lo que dicen. Los síntomas parecen ser más graves en el PRI. Los ejemplos resultan innumerables: ¿a poco acaba de descubrir Miguel de la Madrid que se equivocó al designar a Carlos Salinas? Si tenía información de su sucesor con respecto a malos manejos presupuestales o de relaciones del hermano con el narcotráfico, ¿por qué no lo denunció en su momento y aceptó seguir ejerciendo un cargo público durante todo ese mismo gobierno? Si como lo dice Manuel Bartlett, Salinas es la cabeza de una mafia que se adueñó del país y sigue gobernando hasta ahora, ¿por qué Bartlett aceptó durante tres años ser secretario de Educación Pública de Salinas y luego aceptó también la gubernatura de Puebla y nunca durante esos seis años dijo una palabra al respecto? ¿Por qué, si Miguel de la Madrid está tan gravemente enfermo, pudo ofrecer una entrevista de hora y media, haya sido o no manipulado en el transcurso de la misma? ¿Por qué es el ex presidente Salinas quien presenta el diagnóstico clínico de su antecesor y no el médico que lo trata?

Como si faltara algo, se aparece Roberto Madrazo con un libro, El Despojo, que pareciera escrito por un lejano observador llegado de Sri Lanka para descubrir el sistema político mexicano. El antimadracismo militante de antaño me parece tan vacío como las recriminaciones que hace ahora Madrazo a un sistema del que dice que no formó parte y que le dio todo, desde carrera hasta fortuna personal y política. Madrazo fue desde dirigente juvenil del PRI hasta delegado en el DF; desde funcionario federal hasta gobernador de su estado; desde líder nacional de su partido hasta candidato presidencial. ¿Cómo puede decir que él no es parte del sistema?, ¿cómo no puede reconocer que la suya fue una campaña desastrosa, en la forma y en el fondo?, ¿cómo explicar su desempeño en aquel primer debate? Pero, además, si no es parte del sistema y está interesado en profundizar la transición democrática, ¿cómo puede decir que no sabe quién ganó la elección del 6 de julio?, ¿mintió en 2006 o lo está haciendo ahora?, ¿y por qué si Madrazo opina que en los sexenios de Zedillo y Fox se negoció con el narcotráfico, no lo denunció en su momento, cuando fue gobernador (en un estado con fuerte presencia de esa actividad); cuando fue precandidato presidencial; presidente de su partido y luego candidato a la Presidencia?, en todos esos años, 12 en los primeros espacios del poder público en el país, tenía todas las armas, los recursos, los espacios y hasta la seguridad personal para hacerlo, ¿por qué lo descubre tantos años después?

Llegó el ex presidente Zedillo y ofreció, sin que nadie pudiera hacerle una sola pregunta, una conferencia. Dijo algo que es una verdad y él mismo lo planteó en su sexenio aunque no supo o no pudo concretarlo: es necesaria una reforma fiscal de verdad y la misma debe pasar por los impuestos al consumo, la única forma de generalizarlos. Se puede o no compartir la posición de Zedillo, quien además comete, nuevamente, el error de no defender sus ideas y pelear por ellas, sino limitarse a recetarlas, sin embargo, el priismo lo descalifica como si fuera casi un apestado. Zedillo, para bien o para mal, sigue siendo un ex presidente que no genera antipatía y, en ciertos sectores, sobre todo empresariales, se le considera muy respetado. Y el PRI termina descalificando a su ex presidente y lo suma a la lista de descalificaciones que ya se hicieron entre sí los otros dos que continúan vivos.

El priismo está demostrando en estas semanas que su aparente fortaleza no es tal, que es un gigante con pies de barro. Que sin duda conserva amplias franjas del poder y le han servido para ganar la mayoría de los comicios locales en los últimos años y tiene cuadros experimentados, pero no puede procesar ningún impulso de renovación real porque sus dirigentes, sus fobias, sus desafíos y sus enfrentamientos, son los mismos desde hace años. No están debatiendo y proponiendo el futuro, sino el pasado, persisten en ajustar cuentas entre ellos. Paradójicamente, si bien el PAN fue el que comenzó su campaña con la bandera del antipriismo, han sido los más prominentes hombres y mujeres de ese partido quienes en realidad, mucho más de lo que hubiera podido hacer Acción Nacional, han atizado la campaña en contra de sí mismos. Claro, en el PRD las cosas tampoco son muy diferentes. Es verdad, pero resulta que los principales protagonistas de esa historia son, ellos también, genéticamente, priistas puros.

El priismo está demostrando en estas semanas que su aparente fortaleza no es tal, que es un gigante con pies de barro.