septiembre 30, 2009

La artífice de la caída de Juanito

Joel Ruiz
joelruiz71@yahoo.com.mx
La Crónica de Hoy

Todo mundo vio cómo Juanito entró confiado a la oficina del jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, y salió con un terrible dolor del corazón. Y cómo no iba a salir así si le salieron alas a los más de tres mil millones de pesos que se hacía administrando junto con sus comparsas.

Llegó entrón y dispuesto a jugarse el todo por el todo, pues decía que nada tenía qué perder; por el contrario, el triunfo del pasado 5 de julio era su cheque al portador para dejar atrás las paleterías, los equipos de futbol, las manifestaciones callejeras, para convertirse en un político de verdad y sólo terminó como lo que es, un remedo de político.

Pero este final tan triste para el petista no deseado y odiado por los perredistas no se hubiera alcanzado sin el trabajo de varias semanas que se realizó en la Consejería Jurídica del gobierno capitalino, a cargo de Leticia Bonifaz.

Ella y su equipo se encargaron de prepararle al jefe de gobierno un minucioso reporte de quién es, cómo actúa, sus vicios y debilidades —que son las mujeres y los medios de comunicación—, su trayectoria política, quiénes lo estaban cilindreando y sobre todo su historial delictivo y el de su familia, con lo que prácticamente lo pusieron en jaque, le hicieron manita de puerco.

Incluso, le mostraron el organigrama del monstruo que significa gobernar la delegación Iztapalapa, en el que hicieron ver a Rafael Acosta que no tenía la capacidad ni el equipo para gobernarla, además de que tendría encima la presión de todos los grupos sociales y el descobijo del gobierno local.

Fue así como le dieron las opciones para que aceptara la renuncia, con algunos puestos que posiblemente no le cumplan, y con ello que el jefe de gobierno se convirtiera en el héroe de la película, pero sobre todo con una factura en mano que más tarde podrá cobrársela a Andrés Manuel López Obrador. No cabe duda que la jugaron bien.

RIESGO. Si bien ya libraron el tema de Iztapalapa, aún les queda pendiente el de Tláhuac, donde los ejidatarios ya amenazaron con impedir que mañana tome posesión de las oficinas delegacionales Rubén Escamilla y exigieron la presencia de Marcelo Ebrard, quien ya estará en Japón, para resolver el problema y las amenazas que les ha hecho Alejandro López Villanueva, valiéndose de su fuero como asambleísta. Este asunto lo deben resolver a la brevedad el subsecretario de gobierno Juan José García Ochoa o su jefe José Ángel Ávila.

INFORME. Hablando del secretario de Gobierno, nos comentan que anda muy apurado debido a que mañana comparece ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, donde le espera una tarde tranquila en verdad, a excepción del PAN y del PRI, donde una vez más criticará la actuación en materia económica de la federación y reconocerá que este tercer año de gobierno ha sido el más difícil de la administración debido a la crisis económica mundial y a la epidemia de la influenza.

ATENCIÓN. Y siguiendo con la Asamblea Legislativa, ayer de última hora la Comisión de Derechos Humanos decidió posponer su reunión para sacar la terna del nuevo ombudsman y se espera que ésta se dé a conocer hoy.

Pero hay un hecho que llama la atención, el que hace unos días el aún presidente del organismo, Emilio Álvarez Icaza cenó con el señor de las ligas, René Bejarano. Vaya amigos de nuestro saliente defensor de los derechos humanos, las malas lenguas dicen que fue para apoyar a su ex visitadora Patricia Colchero. ¿Será cierto? Hoy podríamos saberlo.

La persuasión

Sergio Sarmiento
Jaque Mate
Reforma

"Mi padre le hizo una oferta que no podía rechazar". Michael Corleone (El Padrino de Mario Puzo)

Hay que reconocerle a Marcelo Ebrard unos notables poderes de persuasión. Este lunes 28 de septiembre se reunió menos de una hora con Juanito, Rafael Acosta, el incómodo jefe delegacional electo de Iztapalapa, quien debía asumir el cargo este 1o. de octubre. Al salir de la reunión Juanito declaró que sí rendirá protesta, pero inmediatamente después pedirá licencia para dejar el gobierno en manos de Clara Brugada. ¿Razones? La salud, Juanito ya ha tenido dos infartos; y además un deseo por preservar la paz social en Iztapalapa.

Debe haber sido muy convincente Ebrard. En los días previos Juanito había señalado de manera reiterada que no cedería a las presiones para renunciar. Hizo planes para conformar su equipo de trabajo. Fue uno de apenas tres jefes delegacionales electos que asistió a los cinco cursos de la Jornada de Capacitación para Servidores Públicos Delegacionales del 21 al 25 de septiembre. Tan entusiasmado estaba que hasta se compró un traje con corbata para su toma de posesión. De hecho, afirmó que se quedaría a vivir en la sede delegacional para evitar las presiones de las huestes de Brugada. Algo muy convincente debe haberle dicho Ebrard para que con tanta rapidez descartara su convicción de ejercer el gobierno.

Iztapalapa no es, por supuesto, cualquier delegación. Con más de dos millones de habitantes, se trata de la delegación más poblada del Distrito Federal. Su población es comparable o incluso superior a las de varios estados. Su importancia política es enorme. Durante años la controló el grupo de René Arce, aliado a los Chuchos del PRD, pero el triunfo de Brugada a través de Juanito significa que quedará en manos de René Bejarano y Andrés Manuel López Obrador.

Ebrard no ha hecho declaraciones sobre la reunión con Juanito. El propio Rafael Acosta me dijo ayer que él y el jefe de Gobierno sólo hablaron del problema del agua en Iztapalapa. Difícilmente sería esto lo que cambió el parecer de Juanito y lo hizo ir directamente a una conferencia de prensa para anunciar su decisión de pedir licencia.

Los motivos de salud pueden descartarse. No dudo que a Juanito le falle a veces el corazón (¿a quién no?), pero en todo el periodo previo a la reunión con Ebrard la salud nunca fue un problema en sus planes. Quizá el único mal de salud que pudiera registrar es el que habría tenido por las presiones de los grupos de Brugada y Bejarano, decididos a no dejarlo gobernar.

Más sensata parece la afirmación de que quería preservar la paz en Iztapalapa. Quizá Ebrard lo convenció de que nunca podría gobernar sin el apoyo del gobierno capitalino y frente a una rebeldía abierta de Brugada y Bejarano.

La licencia de Juanito se limitará inicialmente a 59 días. El jefe delegacional electo ha dicho que en este periodo supervisará al gobierno de Brugada para asegurarse de que se conduzca de manera adecuada. Hay en esta decisión una amenaza. Pero si hoy es difícil pensar que Juanito pueda gobernar, mucho más lo será después de dos meses en que la gente de Brugada haya establecido su control sobre la estructura de gobierno.

Al final, la licencia de Juanito le costó cara políticamente a López Obrador, quien pensó que podía manipularlo como títere. A Brugada, quien asumirá la jefatura delegacional, le costará dos direcciones generales y tres direcciones territoriales. El costo para Andrés Manuel, Bejarano y Brugada, sin embargo, habría sido mucho mayor si Ebrard no hubiera mostrado las dotes de persuasión que caracterizaban a Vito Corleone, El Padrino.

Ley Electoral

¿Cómo quieren que tengamos confianza en la ley electoral o en los encargados de administrarla cuando el Instituto Electoral y el Tribunal Electoral del DF nos dicen que Carlos Orvañanos y Demetrio Sodi rebasaron los topes de gasto de campaña mientras que la sala regional del Tribunal Electoral federal nos dice que no? Una ley objeto de interpretaciones tan diversas no es fiable.

Gracias, señor Noroña

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Como nobleza obliga, debemos agradecer a Gerardo Fernández Noroña por el retrato de cuerpo completo que nos regaló en su réplica del pasado lunes.

Con la misma rabia que trae a cuestas desde la noche del 2 de julio de 2006, el ahora diputado lanzó contra el autor de esta columna toda su capacidad de difamar y calumniar —claro, al amparo del fuero que le da un cargo que todos pagamos—, además de exhibirse como insulso monumental y de pequeña estatura política, humana y social.

Inicia su carta con lo que pretende ser un insulto, pero termina por retratarlo como zafio. Dice del autor del Itinerario Político: “El autodenominado periodista”. No, señor diputado; si conociera un diccionario sabría el significado de “periodista”, y acaso entendería su ejercicio. Queda claro que, por mentecato, fracasó como vocero del PRD. Lea un poco, señor diputado.

Le molestó que en el Itinerario Político del domingo dijéramos que diputados de la actual Legislatura —del PRI, del PAN y del PRD— olvidaron las ideas y el talento, y que hoy sus armas son “el insulto vulgar, la difamación, el infundio, la mentira y el vómito de odio delirante”. ¿Dijimos alguna mentira? Otra vez, señor Noroña, si leyera un poco, incluso lo que usted y otros diputados dicen en tribuna, entendería que sólo describimos el comportamiento de los representantes del pueblo. El problema es que nadie los ha autorizado a representarnos de esa manera.

Ofende al señor diputado el parafraseo de “enanos del tapanco” con “enanos del Congreso”. Exalta que es un lego cuando dice: “Por cierto, ‘enanos del tapanco’ es el nombre de un café de la colonia Roma”. Lea un poco, señor diputado. Encontrará por ahí el origen y significado del viejo refrán del “enano del tapanco”. No, su origen no está en un café de la Roma, sino en un burdel.

Más adelante, el señor Noroña lanza todo su arsenal de calumnia y difamación. Se dice “injuriado impunemente”, por el autor de este espacio —no tiene ni idea del género periodístico de opinión, y conste que fue vocero del PRD—, al que acusa de recibir del gobierno usurpador “empleo, canonjías y privilegios que se guardan bien de hacer públicos”.

No, señor Noroña. Si usted o cualquiera tuviera una sola prueba de esos “empleos, canonjías y privilegios”, ya los habría usado en mi contra. Es elemental. No tiene pruebas, porque no existen. Difama y calumnia por naturaleza. Por bajo. Le pregunto: ¿qué me dice de sus viajes al mundo? ¿Quién pompó? Hasta una foto le tomó a Enrique Peña Nieto en Roma.

Gracias por dejar en letra de molde calumnia y difamación contra el autor de Itinerario Político. Infamias que muestran su cachaza, y que serán de curso institucional cuando no se esconda bajo las faldas del fuero.

Juanito, otra vez ese don nadie

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Era un güey de chocolate, con nariz de cacahuate. Florestán

Qué lejos parece aquella tarde del pasado 16 de junio, cuando ante el golpe del TEPJF a un ala del perredismo anulando la candidatura de Clara Brugada a jefa delegacional de Iztapalapa, Andrés Manuel López Obrador, desde su índice, designaba a un personaje de la picaresca urbana y desconocido por él, Juanito, como su candidato, con la condición de que si ganaba no se la fuera a creer, renunciara y designara a Clara Brugada en el cargo, lo que Marcelo Ebrard propondría a la Asamblea y ésta aprobaría.

Pero en el camino Juanito se la creyó. La distancia que tomó su Gepeto le dio más fuerza y aquél, de personaje de la picaresca urbana se convirtió en otro, deleite de los medios por su diferente locuacidad.

Ante el desdén de López Obrador, que supuso que con su dedo bastaba, su engendro se creyó que el ganador de las elecciones de Iztapalapa había sido él por sí mismo, lo que nunca fue cierto, pero él construyó así su verdad y así la comenzó a esparcir en un ejercicio de autoconvencimiento: rompió con su creador y lo desconoció como presidente legítimo; también rompió con su compromiso público de renunciar al ganar, y con la misma Brugada.

Anunció que ya no le daría ni la dirección Jurídica y de Gobierno, antesala en la prelación a la jefatura delegacional, y anunció que así como López Obrador quería vivir en Palacio Nacional, él lo haría en las oficinas delegacionales; que Lin May sería su primera dama y que se encontraba en tan buenas condiciones de salud, que el domingo se presentó con el torso desnudo a contorsionarse con los fisicoculturistas para hacer más que acto de presencia, el ridículo en su afán de mostrarse grotescamente sano.

Y ahí la llevaba, hasta que el lunes por la tarde, cargado de ilusiones, de proyectos y de ambiciones llegó a su anhelado primer acuerdo con Marcelo Ebrard, del que salió devastado para anunciar que el guión estaba vigente: protestaría y tomaría posesión, designaría a Brugada directora jurídica, renunciaría y ella asumiría su cargo.

Todo esto ya se le había olvidado.

Pero Ebrard se lo recordó de un modo tal, que Juanito recuperó la memoria para volver a ser lo que siempre fue: un don nadie de la política y un instrumento desechable.

Retales

1. MEDIO TIEMPO. Coincidieron en el futbol en CU, Manlio Fabio Beltrones y el subsecretario de Ingresos, José Antonio Meade. El encuentro, cordial; el tema, las reformas; el testigo, José Narro;

2. NO PASARÁ. Hay acuerdos para tirar el impuesto a las telecomunicaciones. Gravar el internet es en el siglo XXI como gravar los libros; y

3. BISOÑOS. Josefina Vázquez Mota califica de un triunfo tener la Comisión de Hacienda, que el PRI desechó para hacerse de la importante, la de Presupuesto, para Jorge Videgaray.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Juanito o al diablo con las instituciones

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

El lunes pasado Rafael Acosta se convirtió, más que nunca antes, en Juanito. Regresó aquel desconcertado y desconocido candidato que un lluvioso lunes de junio, López Obrador, sin saber siquiera cómo se llamaba, subió al escenario político y le hizo prometer que si ganaba las elecciones en Iztapalapa entregaría el gobierno a Clara Brugada, una jugada creada por el ex candidato presidencial y por el ahora diputado Gerardo Fernández Noroña, para reventar la candidatura perredista de Silvia Oliva. Como le dijo esa noche López Obrador, Juanito “no se la iba a creer”.

Pero, en cuanto ganó las elecciones, Juanito quiso convertirse en Rafael Acosta y creérsela, había sido tan menospreciado y minimizado que quiso demostrar que era él quien había ganado en Iztapalapa y no la maquinaria electoral de René Bejarano y del Gobierno del DF. Terminó deslindándose de López Obrador y dijo ser más popular que él; le pidió a Brugada que “atara sus perros” y, como ésta no había llegado a una reunión, afirmó que ni siquiera tendría lugar en su “gabinete”; aseguró que tomaría posesión del cargo y gobernaría tres años y ya vislumbraba, dijo, la posibilidad de lanzarse a gobernar el Distrito Federal e incluso de buscar la Presidencia.

Todo era una mezcla de mentira, negociación de recursos y posiciones y simples delirios de grandeza. El lunes, cuando llegó a la sede del Gobierno del DF a entrevistarse con MarceloEbrard, le dijo a los medios que lo esperaban en ese lugar que asumiría el gobierno de la delegación aunque lo bloquearan. No pasaron ni 45 minutos y, cuando salió de la junta con Ebrard, expresó que estaba enfermo, que pediría licencia por 59 días el mismo primero de octubre en la tarde y que designaría, cómo no, a Brugada como secretaria jurídica y de gobierno para que se quedara con el mando en la delegación. El sueño se había topado con la realidad, los 15 minutos de fama prometidos por Andy Wharhol habían concluido: Juanito volvía a ser el achichincle de Gerardo Fernández Noroña, el que reventaba presentaciones de libros, el que actuaba de extra en películas de ficheras. Claro, con tres carteras en el gobierno delegacional y una cuenta personal que oscilaría, según las versiones, entre los 150 y los 300 millones de pesos, precio que desde tiempo atrás le había puesto a su renuncia.

Todo es una burla y muestra el deterioro del perredismo como fuerza política y el de sus dirigentes. Sin embargo, muestra también uno de sus signos más preocupantes, impuesto desde la administración de López Obrador: el desprecio por las normas, las leyes, las instituciones. La candidatura de Juanito fue impulsada para darle la vuelta a la decisión de los tribunales que habían anulado la candidatura de Brugada porque había cometido fraude en la elección interna del PRD. El mismo día de las elecciones, Jesús Zambrano reconocía en entrevista que los votos para Juanito habían sido comprados hasta en 500 pesos cada uno y exigía saber de dónde había salido ese dinero que distribuían los operadores de Bejarano. Cuando Juanito se rebeló, muchos se acercaron para financiarlo, pensando en los casi cuatro mil millones de presupuesto. Ahora se busca evitar que la Asamblea Legislativa ratifique a Brugada. Una trampa tras otra.

Estos sectores del PRD y ahora del PT respaldan a las instituciones si éstas les dan la razón: si el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación no los apoya en sus reclamos, ignoran las decisiones, como ocurrió en la telenovela de Juanito y Brugada, o anuncian movilizaciones y juicio político para los magistrados, como ocurre ahora, porque el TEPJF respaldó los triunfos de Carlos Orvañanos en Cuajimalpa y de Demetrio Sodi en la Miguel Hidalgo, triunfos que les habían sido escamoteados por unas instituciones electorales del DF que han mostrado ser sesgadas y dependientes del gobierno local.

Quizá la novela de Juanito aún tenga algún capítulo por ser escrito, pero será ya en tono absolutamente menor y mostrará el deterioro de una corriente política que está más cerca del arribismo lumpen que de las legítimas demandas sociales.

Era una mezcla de mentira, negociación de recursos y posiciones; simples delirios de grandeza.

septiembre 29, 2009

La batalla por Honduras tiene eco en los medios

Elisabeth Malkin y Marc Lacey
New York Times News Service
Sentido Común

Tegucigalpa, Honduras, 28 de septiembre – “Las mentiras de Manuel Zelaya” entona una voz seria a medida que una imagen de Zelaya, el depuesto presidente de Honduras, aparece en pantalla. Entonces se escucha el repiqueteo de una caja registradora, al tiempo que surgen fotos del sombrero vaquero de Zelaya, de sus caballos, de su avión privado y de él en Times Square, el conocido distrito de Manhattan, en Nueva York.

Mientras fue presidente, Zelaya adquirió joyas, pagó viajes y mantuvo a sus caballos con dinero que robó del banco central y de Hacienda, de acuerdo a la campaña publicitaria en televisión producida por el gobierno de facto. Los encabezados de varios diarios aparecen en el televisor para, supuestamente, demostrar la veracidad de las acusaciones.

El anuncio, y otros parecidos, son ya algo común en la televisión y la radio hondureña, donde la dura batalla que divide hoy al país centroamericano se despliega con recriminaciones de todo tipo, sin importar si están basadas en hechos.

El regreso de Zelaya a Honduras ha aumentado el volumen de la guerra en los medios y en la que el gobierno parece tener la voz más sonora, pero en la que Zelaya es también un hábil e igualmente resbaladizo combatiente.

“Zelaya tiene un plan terrorista”, dice otro anuncio gubernamental, en el que se acusa al depuesto presidente de usar la embajada brasileña, donde se ha refugiado, como su centro de comando general. La frase sigue a la advertencia de que “grupos extranjeros y aviones militares” han logrado penetrar el territorio hondureño.

Los anuncios del gobierno son el ejemplo extremo de las acusaciones mutuas que a diario tienen que digerir los hondureños vía las señales de televisión y radio.

Aún antes de que Zelaya fuera depuesto el 28 de junio, la televisión y los diarios, controlados por un puñado de hombres de negocios, eran sus rivales. Además de la televisión estatal, el gobierno de Roberto Micheletti, el presidente interino, tiene muchos vehículos para desacreditar, sino es que hasta denigrar, a Zelaya.

El miércoles de la semana pasada, por ejemplo, la televisión gubernamental reportó, sin ofrecer la fuente, que Brasil prometió reinstalar a Zelaya a cambio de un asiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Pero Zelaya tiene sus propios aliados en los medios, notablemente la estación Radio Globo, que transmite las 24 horas del día y que repite sus propios rumores e imprecisiones. Zelaya llama con frecuencia a esa estación, desde donde lanza sus propias teorías infundadas como el que comandos israelitas han sido contratados para matarlo o de que está siendo envenenado con gas o radiación y que Micheletti se apresta a invadir la embajada brasileña.

“Nadie en Honduras te dice 100% la verdad”, dijo Alejandro Villatoro, el propietario de Radio Globo y un legislador aliado de Zelaya. Agregó que los reportes de represión de la policía y de los soldados, que ha brindado comúnmente su estación, no forman parte de los reportes de la prensa pro-gubernamental.

El gobierno tiene claramente la ventaja, dijo, indicando que él y sus reporteros fueron brevemente arrestados el día del golpe de Estado. Esa experiencia le dio mayor determinación para mantener su estación abierta, aún cuando el gobierno frecuentemente obstruye su programación. El hecho más reciente de esto fue la transmisión de cuentos para niños antes de dormir.

Los anunciantes han también dejado de adquirir espacios desde el golpe en la estación, por lo que Villatoro la está financiando con un presupuesto mensual de entre 15,000 y 20,000 dólares.

Los dos bandos argumentan que están contrarrestando las mentiras del otro. “Nuestra misión es decirle a la gente la verdad”, dijo un asesor de medios del gobierno y quien pidió no ser identificado dado que no está autorizado a hablar en nombre del gobierno. “Están lanzando una campaña de desinformación”.

La competencia en materia de acusaciones también se da cuando ambos lados discuten el origen de la crisis. De acuerdo a un análisis legal que preparó Law Library of Congreso en Estados Unidos, tanto Zelaya, como quienes los removieron, violaron aparentemente la ley.

En el caso de Zelaya, el mandatario hizo caso omiso de una sentencia de la Suprema Corte que le ordenó detener su intención de realizar una encuesta para determinar si se convocaba a una asamblea para modificar la Constitución. Eventualmente, el procurador de Honduras envió a la Suprema Corte un expediente en el que acusaba a Zelaya de traición y abuso de autoridad, entre otros cargos. Eso llevó a la emisión de una orden de arresto que se llevó a cabo el 28 de junio.

Sin embargo, Zelaya no fue formalmente arrestado cuando los soldados tomaron su casa. En cambio, los militares lo detuvieron, lo llevaron a un aeropuerto y lo expulsaron a Costa Rica, aún cuando la Constitución de Honduras dice que ningún ciudadano puede ser entregado a autoridades extranjeras.

Los militares han dicho que decidieron exiliar a Zelaya del país para reducir la posibilidad de que su detención provocara actos de violencia. Después de haber defendido en un inicio la decisión, miembros del gobierno de facto ya la consideran como un error.

Norma C. Gutierrez, una abogada especializada en asuntos legales internacionales y quien preparó el análisis para abogados estadounidenses el mes pasado, criticó a ambos lados. Su conclusión final: El caso contra Zelaya estaba sustentado en la Constitución y otras leyes. Su remoción del país, no.

Promesas rotas

Sergio Sarmiento
Jaque Mate
Reforma

"Haces campaña en poesía. Gobiernas en prosa". Mario Cuomo

Estuve este viernes pasado en Tepatitlán, en Los Altos de Jalisco, una región agrícola productiva y pujante. Varios empresarios se quejaron de que el presidente Felipe Calderón ha olvidado una promesa de campaña muy concreta: traer una línea de ferrocarril directa desde Aguascalientes para permitir una mayor rapidez y facilidad en la salida de productos. No es ésta la primera promesa de campaña olvidada por algún político o por el presidente Calderón. En los últimos días he recibido varios correos electrónicos con fotografías de carteles de la campaña de Calderón en los que éste prometía eliminar la tenencia vehicular. Las posibilidades de que la propuesta llegue a cumplirse son muy endebles.

Uno puede entender, por supuesto, que las circunstancias del país cambien: que un proyecto de ferrocarril que se consideraba prioritario en una campaña electoral no lo sea ya cuando el candidato ha asumido el poder o que el impuesto que se consideraba inaceptable en campaña demuestre su utilidad en la Presidencia. Pero el cambio en las posiciones del Presidente ha sido tan fuerte que hay que preguntarse si sus promesas de campaña fueron un simple engaño cuyo objetivo era simplemente llegar al poder.

El candidato Calderón no prometió gastar cientos de miles de millones de pesos en un contaminante e injusto subsidio a la gasolina. Tampoco propuso aumentar impuestos de manera generalizada con el fin de elevar el gasto del gobierno. Entiendo que lo apretado de la elección del 2006, y las protestas postelectorales de Andrés Manuel López Obrador llevaron al mandatario a tratar de rebasar al perredista por la izquierda. Pero en lo que no ha pensado el Presidente es que la razón por la que 15 millones de mexicanos votaron por él es precisamente porque prometió un México de menores impuestos, más inversión y mayor generación de empleos.

Las posiciones de Calderón como Presidente han sido exactamente opuestas a las promesas que hizo. En el 2007 llevó a cabo una "reforma fiscal" que se limitó a la introducción de nuevos impuestos, el IETU y el impuesto a los depósitos en efectivo. Esta reforma fracasó y ahora el gobierno regresa con una iniciativa para un alza generalizada de impuestos.

En su intento por rebasar por la izquierda a López Obrador, el Presidente no sólo ha olvidado sus promesas de campaña sino la propia sensatez económica. Prefiere no darse cuenta de que la mejor manera de combatir la pobreza no es repartir dádivas sino generar inversión y empleos. La nueva alza de impuestos, sin embargo, disminuirá la inversión y la generación de empleos. Calderón no quiere recordar que la razón por la que fue electo Presidente fue precisamente porque prometió actuar de manera opuesta a lo que está haciendo.

Este domingo 27 de septiembre Angela Merkel fue reelecta como canciller de Alemania por los electores de su país. El Partido Social Demócrata tuvo una caída muy importante mientras que el Partido Liberal Democrático avanzó de tal manera que podrá formar gobierno con los partidos democratacristianos que encabeza Merkel. El éxito de los democratacristianos y los liberales es producto de sus promesas de recortar impuestos.

Los electores alemanes saben que los políticos que han elegido tienen el deber de cumplir con sus promesas de campaña. En México, nuestros políticos piensan que los ciudadanos no tenemos memoria: que no nos acordaremos de que un candidato prometió generar empleos invirtiendo en infraestructura y reduciendo impuestos y que ahora sólo busca elevar los impuestos.

Legitimidad en Honduras

Hasta ahora Roberto Micheletti, presidente de facto de Honduras, podía reclamar cierto grado de legitimidad pese al rechazo internacional debido a que el golpe contra Manuel Zelaya fue ordenado por la Suprema Corte y avalado por el Congreso. Al decretar ahora un estado de excepción y censurar a los medios favorables a Zelaya, sin embargo, Micheletti pierde cualquier legitimidad.

"Juanito", la parodia terminó

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

Juanito, la parodia cómica de Andrés Manuel López Obrador, se acabó; lo aplastó la política. El personaje popular que había ridiculizado al tabasqueño y que ponía en entredicho a toda la izquierda mexicana finalmente se quebró. A cambio de unos cuantos cargos públicos y espantado por la maquinaria del poder que le echaron encima, terminó él ridiculizado y humillado.

Termina así uno de los pasajes más folclóricos y penosos de la política mexicana contemporánea; un episodio que si bien se había vuelto divertido y hasta entretenido para las grandes audiencias mediáticas, pudo haber terminado en un auténtico problema de seguridad y de gobernabilidad en la delegación más poblada de la capital del país.

A partir de hoy Juanito será algo casi anecdótico; a menos que algún partido lo rescate y lo vuelva a postular a un cargo público, quedará como un simpático personaje que, parodiando la rebeldía de su líder, logró poner en jaque al PRD y a López Obrador.

Al final tuvo que entrar Marcelo Ebrard y, con todo el poder de la jefatura de Gobierno, lo “convenció” de que se hiciera a un lado —por las buenas o por las malas—, evitó un problema mayor de gobernación en Iztapalapa y, de paso, Ebrard le sacó las castañas del fuego a Andrés Manuel.

La parodia de AMLO que a muchos divirtió y entretuvo también sirvió para exhibir los peores defectos del líder más importante de la izquierda mexicana. Porque al final Juanito no era sino una imitación, una parodia de su admirado líder. Si él decía “voy a vivir en la delegación”, era lo mismo que aquel “voy a vivir en Palacio Nacional” de AMLO en campaña; si Juanito decía “el pueblo me quiere, el pueblo me eligió y yo le hago caso al pueblo”, era lo mismo que escuchar que “el pueblo no se equivoca y yo hago lo que me diga el pueblo”. Nadie había desnudado a López Obrador como Juanito, con sus propias palabras y sus mismas estrategias.

Cuentan que recién pasado aquel mitin en el que le había tomado protesta a Juanito, Alberto Anaya le llamó a Andrés Manuel para advertirle: “Yo lo conozco, dile que te firme el compromiso de renuncia ante notario”. La respuesta de AMLO fue entre ingenua, de confianza y de menosprecio: “No, no te preocupes, Juanito es del pueblo y va a cumplir su palabra”.

Después, cuando Juanito se rebeló y comenzó la parodia, Andrés Manuel ya no supo manejarlo; a cuanta petición hizo Rafael Acosta, de cargos, de posiciones, de recursos presupuestales a cambio de ceder el cargo, AMLO le contestó que no. Y así creo el problema y el monstruo que lo rebasó. Hasta que ayer llegó Marcelo y con sus artes de negociación —entre posiciones y amagos de poder— acabó con el problema y con la leyenda de Juanito y su parodia.

Vodevil

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Aveces quisiera usar este espacio sólo para reproducir artículos de colegas. La semana pasada, al menos dos: el retrato numérico que hizo Joaquín López-Dóriga de la delegación de Iztapalapa y el de Ciro Gómez Leyva sobre los histrionismos de algunos diputados en el Congreso:

El retrato de Joaquín:

Iztapalapa tiene el padrón electoral número 19 del país, con un millón 551 mil 784 ciudadanos [...] En 2006, esta reserva le dio al PRD 577 mil votos, más que los que ese partido logró en 26 estados [...] Su presupuesto ronda los cuatro mil millones de pesos, superior a lo que dispone la mayoría de las capitales de los estados, más sus incalculables ingresos por permisos, licencias y giros negros[...] Queda claro por qué la pugna es por Iztapalapa y por qué López Obrador no está dispuesto a dejarla ir. (“Iztapalapa, ese botín”, en MILENIO, 25/9/09)

El retrato de Ciro:

Hay mucho de estupidez en este teatro. Mucha desvergüenza [...] Qué fácil es aventar piedras. Políticos que no se hacen cargo de sus biografías, no se hacen cargo de nada. [...] Qué decir de la sombra de Porfirio Muñoz Ledo [...], de la nueva diva del vodevil político, Gerardo Fernández Noroña [...] de los cacofónicos panistas, incapaces de ir más allá del tartamudeo de lugares comunes. O de Jaime Cárdenas que le pregunta a García Luna, ¡oh!, si protege o ha protegido a Los Zetas o a los Beltrán Leyva. Brillante diputado. (“El pene de Noroña, la policía de Navarrete”, en MILENIO 25/9/09)

Agrego a estas joyas la de Leo Zuckerman:

¡Vaya show! San Lázaro convertido en una especie de Arena Coliseo. Legisladores mentando madres para gozo de los medios y del público espectador [...] Cuando aparece un diputado formal, que habla de cosas serias, los periodistas ni siquiera prenden sus grabadoras. Se mueren de aburrimiento. Pero de pronto, el legislador escandaloso se dirige a la tribuna. Cámaras y micrófonos se prenden. Los periodistas se espabilan [...] En la radio, un conductor manda la trasmisión en vivo a San Lázaro. El reportero informa de la lucha que se está dando en la arena, perdón, en el Salón de Plenos de la Cámara de Diputados. Se escucha a uno de los “exóticos” insultando al secretario [...] Del otro lado, el público observa. A la estación llega una cantidad enorme de llamadas telefónicas y correos electrónicos. Los índices de audiencia están por las nubes. La política de vodevil es popular. (“Medios y público, culpables”, en Excélsior, 28/9/09)

Hay una manera de parar el vodevil: no premiarlo en los medios.

Otra vez a mitad de la tabla

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Hace unos días, el Foro Económico Mundial publicó su estudio anual que mide la competitividad de 133 países. México permaneció en el lugar número 60, igual que en 2008. Llevamos muchos años en medio de la tabla. Parece que estamos condenados a una competitividad mediocre.

Estados Unidos, nuestro principal socio económico, aparece en el segundo sitio del estudio. Dos países con los que competimos directamente para atraer inversión extranjera siguen en ascenso. Me refiero a China que se encuentra en el lugar 29 y la India en el 49.

En cuanto a la región de América Latina, la estrella sigue siendo Chile en el sitio 30. Es la economía más competitiva de la región. Le sigue Costa Rica en el 55. Pero la gran noticia de este año es que Brasil finalmente rebasó a México para situarse en el lugar 56. A diferencia de nosotros, los brasileños llevan tres años en franco ascenso.

Mientras tanto, la economía mexicana está estática en medio de la tabla. Si nuestro país no tiene capacidad de ascender, de competir en la economía global, no resulta atractivo invertir en él; y sin inversión, no hay generación de empleos.

En el reporte del Índice Global de Competitividad se desmenuzan las fortalezas y debilidades competitivas de cada nación. En el caso de México, el estudio demuestra que la competitividad está basada en el tamaño de su mercado interno (uno de los más grandes del mundo por el tamaño de la población), así como en la dimensión del mercado externo por la gran cantidad de transacciones comerciales que realiza nuestra economía. Otra fortaleza mexicana es la baja deuda gubernamental debido a la existencia de un déficit público controlado. Resulta importantísimo este resultado en un momento en que se está discutiendo la posibilidad de incrementar el déficit público por la caída en los ingresos petroleros del gobierno. De ser aprobado un incremento de esta variable, se estaría minando una de las fortalezas competitivas del país.

Muchas son las debilidades de nuestra competitividad mediocre. Para empezar, México se encuentra en el lugar número 129, de 133 naciones, en presencia de la delincuencia organizada. En este rubro sí que estamos en el fondo de la tabla. Y, por supuesto, esta variable afecta la competitividad del país. Otras debilidades son: los elevados costos empresariales por el crimen y la violencia, la poca confianza que existe en los servicios policiales, la pesada carga regulatoria del gobierno, el desvío de los recursos públicos (léase corrupción), la presencia de un mercado laboral inflexible, los altos costos de la política agropecuaria, la mala eficacia en los consejos directivos de las empresas y la bajísima calidad educativa, particularmente en la educación de matemáticas y ciencias.

El estudio debe tomarse muy en serio. Muchas empresas globales así lo hacen. Con él en la mano, deciden sus flujos de inversión anuales. Esto implica que países como China, India, Chile o Brasil tendrán prioridad sobre México.

Aunque lo repitamos cada año, hay que volver a decirlo: urge que México se vuelva más competitivo. Empezando por cuidar sus fortalezas. Una de ellas, el tamaño de su mercado, no depende de nadie. En cambio, elevar el déficit público sí tendría un efecto negativo en la de por sí competitividad mediocre. En cuanto a las debilidades, pues el gobierno está atorado. Las famosas reformas estructurales —que ya hasta aburren— no salen. Y mientras no salgan, pues México seguirá en medio de la tabla. Viéndose el ombligo mientras otras naciones nos rebasan. ¿Hasta cuándo cambiaremos la página?

Muchas son las debilidades de nuestra competitividad mediocre.

Futurismo

Federico Reyes Heroles
Reforma

Será acaso que la falta de democracia durante décadas elevó indebidamente nuestro margen de tolerancia. Pudiera ser también la poca exigencia de los mexicanos hacia sus políticos provocada por los bajos niveles de escolaridad o la escasa participación ciudadana o el presidencialismo. Explicaciones hay, pero el hecho concreto es que la política nos está costando demasiado.

Nos cuesta no sólo por los muchos dineros institucionales que se tienen que canalizar a los 32 institutos electorales estatales más el federal; a ello hay que sumar el presupuesto de los 32 tribunales locales más el federal con sus salas regionales. El gasto de las decenas de millones de spots que se transmiten en tiempos de Estado y que, para todo fin práctico, tienen un valor económico, que no ha sido contabilizado. El dinero que se destina a los partidos políticos es muchísimo y en ocasiones no sabemos a dónde va a dar. Lo peor es el resultado: una percepción ciudadana de una terrible falta de eficacia de los legisladores en particular. Pero no todos los costos los registra el presupuesto. Hay otros costos aun mayores. Quizá el más grave sea el costo de la politiquería que alude a situaciones futuras sin ningún sustento, el perverso futurismo.

En el 2009 la prensa está ya repleta de cálculos simplones sobre el 2012. Que si el PRI se encuentra demasiado bien posicionado como para correr el riesgo de aprobar una reforma fiscal que sea impopular. Que si el PAN no cuenta con figuras fuertes. Que si el PRD podría resurgir de sus cenizas y un largo etcétera. El hecho concreto es que ese futurismo pretende justificar que no se tomen las decisiones necesarias para impulsar al país a una nueva etapa del crecimiento. Las decisiones importantes se posponen y se posponen argumentando un "costo político" que nadie quiere pagar. Pero ¿de verdad existe tal "costo político"? Cualquier reforma importante, por ejemplo una modificación constitucional, tendría que ser aprobada por los dos partidos mayoritarios, el PRI y el PAN, en ese orden. ¿Cómo cobraría el ciudadano ese "costo político"? ¿Acaso votando por el PRD? La tesis es insostenible. La mayoría de los panistas, allí están las cifras, nunca votaría por el PRD y sólo un grupo pequeño de los priistas lo haría. Las mayorías en este país se conforman ya por ciudadanos de centro que no militan en los partidos y que están dispuestos a cambiar su voto. Todo depende entonces de lo que ese ciudadano, que no responde a los gremios, sienta como efecto de una medida.

Si un ciudadano está enojado con un gravamen aprobado por el PRI y el PAN y decidiera votar por una tercera opción, el PRD, tendría que estar dispuesto a sacrificar su voto por la Presidencia. Con el 80% de la votación todo indica que sólo el PRI y el PAN están hoy en posibilidades de ganar la Presidencia. Todo lo demás es especulación pura. Un PRD en el sótano, dividido y sin un candidato fuerte, no parece una opción viable. Ése es el costo de los cacicazgos y las payasadas sin fin. El ciudadano ya habló al respecto el 5 de julio. Entre los dos partidos más fuertes hoy es imposible hacer pronósticos serios, de ahí lo absurdo de posponer decisiones.

En el 2000 Ernesto Zedillo gozaba de una amplia aprobación y la economía crecía al 7%. En enero de ese año el candidato del PRI llevaba una ventaja de más de 10 puntos porcentuales. ¡Y ganó el PAN con Vicente Fox, a quien tres años antes casi nadie conocía! Hace seis años todo mundo hablaba de Creel, de López Obrador y de Montiel. A Felipe Calderón lo conocía algo así como el 6% de la población: ¿quién es el Presidente hoy? Ese desconocido de entonces. En el 2009 es imposible hacer cálculos fundados sobre el 2012. Mucha agua habrá de correr todavía. Por eso quienes invocan ese futuro para no tomar decisiones son, en primer lugar, unos ignorantes, en segundo, unos comodines y miedosos que quizá tampoco tomarían una decisión así tuvieran la victoria en la mano.

El futurismo está paralizando a México. La decisión sobre quién gobernará este país a partir del 2012 se tomará en ese año. Tenemos dos años muy buenos para tomar las medidas, dolorosas algunas, que el país requiere. Demos a la política el espacio que merece pero no más. En el 2010 y en el 2011 los señores legisladores se deberían abocar a solucionar los problemas nodales: fiscal, laboral, seguridad, energía. Llegue quien llegue en el 12 más vale que las finanzas públicas sean solventes y que México esté creciendo. Que el país esté mejor en el 12 no imposibilita que la oposición pueda conquistar la Presidencia, de nuevo la buena herencia de Zedillo y el triunfo de Fox. Si las medidas se posponen quien llegue encontrará los actuales problemas pero agravados.

Qué tanto se puede avanzar en dos años. Mucho sería mi respuesta. El crédito se lo llevaría la política mexicana, crédito que buena falta le hace. Mucho, sobre todo si condenamos el inútil futurismo y primero se piensa en México. A trabajar.

Ganó Andrés Manuel

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

“Está loco. En serio está loco”. Después de haber mandado tantear el agua para saber frente a quién estaría sentado ayer, Marcelo Ebrard recibió este diagnóstico de sus colaboradores sobre Rafael Acosta Ángeles, Juanito.

El PRD, que domina la geografía política del DF, había ya tomado la decisión: Juanito no gobernaría Iztapalapa. En eso se pusieron de acuerdo Pejes, Chuchos, Marcelos, Bejaranos, todas las otras corrientes y hasta PT y Convergencia. Y tocó al jefe de Gobierno disuadirlo de tomar posesión. El intento fue “por las buenas”, bajo dos argumentos:

El primero, una encuesta reciente que marca que 45% de los habitantes de Iztapalapa considera que Clara Brugada debe gobernarles y no Juanito; en tal contexto, Rafael Acosta, de suyo inexperto en las lides de la gobernación, enfrentaría un cerco tal que volvería inviable su gestión. Él no tiene grupo, corriente, facción, ni nada que lo respalde, mientras sus agraviados adversarios controlan la fuerza de movilización política más potente de la capital del país.

El segundo, y más poderoso, que no hay modo de garantizarle la seguridad, pues podrá realizarse un operativo para que llegue a la Asamblea Legislativa a tomar protesta, juntarse granaderos para que se instale en su oficina, montarse guardias policiacas para que nadie lo asalte ahí, pero siempre habrá un día después (un fin de semana, un feriado, un año siguiente, incluso cuando termine sus tres años si se quiere) en el que los vengativos estarán esperándolo para cobrarse que no cumplió con su palabra.

Y ahí Juanito dobló las manos. Se esfumó el bravucón de barrio y salió una especie de priísta genético que renunció hasta por “motivos de salud”. A una licencia de 59 días deberá sucederle otra de un mes, para juntar 90 y que proceda su salida definitiva.

El Plan B, si Juanito no comprendía, era su destitución, ordenada por la ALDF, basada en el artículo 108 del Estatuto de Gobierno del DF (equivalente a la Constitución que tienen los estados) en cualquiera de las fracciones III o VII. La primera habla de “incurrir en omisiones que afecten gravemente el funcionamiento de la administración pública del DF o el orden público” y la segunda de “actos que afecten de manera grave las relaciones de la delegación con el jefe del GDF”.

Al final, está por suceder, paso a paso, lo que Andrés Manuel López Obrador gritó, instruyó, ordenó el 16 de junio cuando en una misma noche hizo de Juanito un alguien al intentar hacerlo un nadie. ¿Lo demás? Lo demás lo terminaron operando, así lo delineó el tabasqueño hace 104 días, Juanito, Clara Brugada, Ebrard y los perredistas en la Asamblea Legislativa.

SACIAMORBOS En esta, que se apunta como la “Semana de la gobernabilidad” en el DF, ya se desactivó uno de los focos rojos, el de Juanito. Faltan, con riesgo de derivar en violencia, la marcha conmemorativa del 2 de octubre el jueves y las movilizaciones del SME mientras no den la “toma de nota” a su líder.

¿Te gustó tu probadita de dictadura, Juanes?

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Circuló por la Internet, dicen, una grabación o un video donde Juanes aparece muy cabreado, y a punto de cancelar su actuación en el “concierto por la paz”, porque algún esbirro del régimen de los hermanos Castro lo había estado vigilando. Pues ¿qué te esperabas, Juanes, si te fuiste a meter a un lugar donde gobierna un dictador? ¿Creías que por tu linda cara y tu fama personal te ibas a librar de las incomodidades —pocas, a decir verdad, nada en comparación a lo que sufren los ciudadanos de a pie cuando se les ocurre ponerse respondones en vez de agachar la cabecita y rendir a papá Fidel la infinita pleitesía del siervo, la adoración del vasallo y el indigno sometimiento del individuo sin derechos ni libertades individuales— que los sátrapas paranoicos imponen al resto de los mortales?

¿No te has enterado, Juanes, que en Cuba no se mueve nadie sin que el tirano lo sepa y que no ocurre absolutamente ningún acontecimiento sin el previo consentimiento del mandamás? ¿Ya entendiste, luego del tal concierto, la diferencia abismal entre la tiranía y la democracia? ¿Te gustó, Juanes, la probadita que te dieron de tenebrosa persecución o quieres volver, ya en plan menos gallito y como un simple hijo de vecino, para que te receten, ahora sí, un revolcón de verdad por poco que se te ocurra decir algo que ellos no quieren que digas o frecuentar a personas que ellos no quieren que frecuentes?

¿Puedes imaginar, Juanes, lo que es la vida cotidiana de los cubanos si a ti, que eres personaje de relumbrón, se permitieron colocarte a un espía para seguirte los pasos? ¿Y sabes, Juanes, que con tu concierto te pusiste de lado de los opresores y le diste la espalda a los perseguidos? Porque en Cuba, Juanes, no hay conciertos “normales”. Todo es político. Todo gira en torno a la una “Revolución” tan obligatoria como asfixiante. Y esa Revolución, a su vez, sirve de gran pretexto al más odioso ejercicio del poder personal. ¿Estás satisfecho, Juanes, o te quedó por ahí la sombra de una duda?

República bananera

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Que no le cuenten. La aprobación del “IVA disfrazado” —el impuesto de 2% para “combatir pobreza” que propone el gobierno federal— está en manos de los gobernadores del PRI. Ellos son los que pueden “apretar” a los diputados de sus entidades para que acepten o rechacen el incremento, de 15 a 17%, al regresivo impuesto al consumo.

El gravamen se aplicaría en forma generalizada, salvo en alimentos y medicinas. La “bancada” del tricolor, en la que se sientan Peña Nieto, Fidel Herrera, Ulises Ruiz y compañía, a través de “sus diputados”, tramposamente llamados “representantes populares”, ya rechazó eliminar la tasa cero en estos dos rubros.

El daño de esa postura es menor. De los 74 mil millones de pesos que, se estima, recaudará el año próximo el “impuesto contra la pobreza”, sólo entre 14 mil y 16 mil millones provendrían de alimentos y medicinas.

Un muy importante legislador del PRI, quien pidió no ser citado, desnudó el papel que juegan los gobernadores en las negociaciones. “De otro modo no hay manera de que pase”, admitió la fuente.

La SHCP le colgó al impuesto un atractivo anzuelo que despertó la codicia de algunos mandatarios, muy urgidos de recursos. De los 60 mil millones de pesos que se recauden con el polémico impuesto, 23 mil millones de pesos irían directo a la “buchaca” de los gobernadores. ¿División de poderes? ¡Ajá!

n Lo reiteramos: Juanito es el emblema de la pobreza política que vivimos. El “delegado electo” en Iztapalapa, a quien veíamos el lunes enseñando músculo en la primera plana de periódicos nacionales, adelantó ayer que solicitará licencia por 59 días, debido a que ya le dieron dos “infartos”.

En un nuevo capítulo de esta lamentable historieta, propia de una república bananera, el petista hizo el “impactante” anuncio, después de salir del “consultorio” que tiene Marcelo Ebrard en el Ayuntamiento. Conforme al guión original, establecido por el jefe de Gobierno del DF en entrevistas radiofónicas, Juanito nombrará a Clara Brugada directora de Gobierno. La obradorista quedaría como encargada hasta que la Asamblea la ratifique.

En el gabinete de Marcelo, sin embargo, hay quien duda que Brugada se quede definitivamente. Ya se maneja una “tercera opción” que, nos aseguran, aceptan tirios y troyanos: el ex diputado federal Javier González Garza. ¿Será?

n De un momento a otro, la cancillería dará a conocer que Julián Ventura es el nuevo subsecretario para América del Norte. Sustituirá en el cargo a Carlos Rico, quien se retira voluntariamente del cargo, por motivos estrictamente personales. Ventura es actualmente jefe de cancillería en la embajada de México en Washington y su designación es considerada en los medios diplomáticos como un reconocimiento a su trabajo.

n Arreció la guerra entre los grupos involucrados en la sucesión del ombudsman capitalino. Al correo del reportero llegó un mensaje en el que se acusa a Emilio Álvarez Icaza de andar “desesperado” por la competencia que enfrenta su carta fuerte: Patricia Colchero.

El mensaje, firmado por Lilia Medina, quien dejó un número celular que no responde, dice que el ombudsman saliente solicitó el lunes una “cita urgente” a los asambleístas de la Comisión de DH, para apuntalar a su candidata. La invitación al citado encuentro, sin embargo, la firma David Razí, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la ALDF.

En la CDHDF sospechan que los correos contra Álvarez Icaza los envían partidarios de Édgar Cortez, delfín del Peje. “La Comisión no interviene, ni intervendrá, en el proceso de sucesión”, aseveran.

septiembre 28, 2009

Tribunal ratifica triunfo de PAN en Cuajimalpa

Redacción
El Universal

Por unanimidad, los magistrados de la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación avalaron el triunfo de Carlos Orvañanos como jefe delegacional

Por unanimidad, la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) avalaron el triunfo del panista Carlos Orvañanos como jefe delegacional en Cuajimalpa.

Los magistrados resolvieron anular la decisión del Tribunal Electoral del Distrito Federal (TEDF), quienes pidieron convocar a elecciones extraordinarias en esa demarcación y en Miguel Hidalgo, donde obtuvo el triunfo Demetrio Sodi, tras considerar que los candidatos panistas rebasaron los topes de campaña.
En ambos casos, el TEDF determinó quitar el triunfo a ambos aspirantes del blanquiazul por lo que además ordenó el nombramiento de delegados interinos al jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, ya que los delegados tomarán protesta el 1 de octubre.

La sentencia emitida es definitiva, ya que durante la primera quincena de septiembre, los magistrados de la Sala superior rechazaron atraer los casos, por lo que tanto los representantes y dirigentes del PAN, lo mismo que del PRD acudieron la semana pasada ante los magistrados para esgrimir sus argumentos.

En la semana previa, los presidentes del PAN y PRD en el nivel nacional, César Nava y Jesús Ortega, respectivamente, acudieron al TEPJDF para entrevistarse con los magistrados de la Sala Regional a fin de exponer sus argumentos.

septiembre 25, 2009

¿Qué va a pasar en Honduras?

Andrés Oppenheimer
El Informe Oppenheimer
Reforma

En medios diplomáticos internacionales se están manejando tres desenlaces posibles de la peculiar crisis política de Honduras, un país con dos Presidentes -uno de ellos de facto, y el otro sin poder pero con reconocimiento externo- desde el retorno al país del destituido Presidente Manuel Zelaya.

El resultado final dependerá en última instancia de que Zelaya, quien se refugió en la Embajada brasilera de la capital hondureña, consiga suficiente apoyo en las calles como para que el país se vuelva ingobernable, y provoque una intervención de las Naciones Unidas que logre reinstalarlo en el poder.

"Finalmente, todo va a depender de cuál de los dos Presidentes tenga más peones", dijo un bien situado Embajador latinoamericano, empleando una metáfora ajedrecística. "Si hay grandes tumultos callejeros y muertes, es más probable que Estados Unidos y los países latinoamericanos aumenten la presión para que Zelaya sea repuesto en el cargo''.

Estos son los principales escenarios que se vislumbran en Honduras:

Escenario 1: "Caos, seguido de intervención de la ONU''. Los partidarios de Zelaya se lanzan a las calles, provocando una represión aún mayor por parte del Gobierno de facto del Presidente Roberto Micheletti. Hay muertos y heridos. El Presidente venezolano, Hugo Chávez, alega que se está cometiendo un "genocidio" del pueblo hondureño.

El Gobierno Micheletti decide sacar a Zelaya por la fuerza de la Embajada brasilera y arrestarlo, invocando un fallo de la Suprema Corte que ordena el arresto de Zelaya desde antes de que este fuera destituido el 28 de junio, por la violación de leyes constitucionales que le impedían presentarse para una reelección.

Además de cortar el suministro de agua y electricidad a la Embajada brasilera, el Gobierno de Micheletti fuerza a Zelaya a abandonar el edificio bombardeándolo con música de rock heavy metal, como lo hizo Estados Unidos cuando el ex dictador panameño Manuel A. Noriega se refugió en la Embajada del Vaticano en Panamá en 1990.

Brasil pide al Consejo de Seguridad de la ONU que intervenga en la crisis hondureña. A diferencia de la Organización de Estados Americanos (OEA), la ONU puede enviar tropas de paz a un país cuando el Consejo de Seguridad determina que existe riesgo de violencia regional. Tal como ocurrió en el caso de Haití en 1994, cuando el Consejo de Seguridad envió una fuerza multinacional para restablecer en el poder al destituido Presidente Jean-Bertrand Aristide, las tropas de paz de la ONU aterrizan en Honduras para restablecer a Zelaya en el poder y supervisar el proceso electoral.

Escenario 2: "Caos pasajero, seguido de elecciones''. Zelaya permanece refugiado en la Embajada brasilera y el Gobierno de Micheletti logra restablecer el orden. Después de algunos días agitados, las cosas vuelven a la normalidad, y la crisis hondureña empieza a esfumarse de los titulares.

Washington y los países latinoamericanos empiezan a evaluar la posibilidad de aceptar los resultados de las elecciones del 29 de noviembre convocadas por el Gobierno de Micheletti.

Varios países empiezan a argumentar que la mayoría de las actuales democracias latinoamericanas nacieron de elecciones convocadas por dictaduras. Además, alegan que el golpe de Honduras no fue un golpe militar tradicional, porque sus líderes en ningún momento pretendieron quedarse en el poder.

"Puede consolidarse la idea de que estamos frente a un nuevo tipo de golpe, un golpe correctivo, que no pretende una permanencia en el poder por años sino bloquear una acción presidencial [ilegal] y relanzar el juego democrático a los pocos meses'', me dijo Dante Caputo, ex Canciller y actual asesor especial del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza.

Escenario 3: "Un Gobierno de unidad nacional''. Micheletti y Zelaya empiezan a negociar un Gobierno de coalición con alguna representación de Zelaya en el poder, para darle a todo el mundo una salida elegante, sin perder imagen. El nuevo Gobierno, basado en los acuerdos de San José propuestos por el Presidente costarricense, Oscar Arias, supervisa las elecciones de noviembre.

Mi opinión: Como soy un optimista por naturaleza, creo que veremos algo cercano al tercer escenario. Tal vez urgido por la amenaza de una intervención de la ONU, el Gobierno de Micheletti probablemente se vea forzado a aceptar un diálogo tendiente a garantizar el reconocimiento internacional de las elecciones de noviembre. Y si eso no ocurre, lo más probable es que el nuevo Gobierno electo convoque a nuevas elecciones -bajo supervisión internacional- para lograr que se levanten las sanciones económicas contra Honduras.

En cualquiera de ambos casos, como suele ocurrir, lo más probable es que se llegue a una solución negociada, y que los protagonistas de esta crisis pasen al olvido. Ninguno de los dos Presidentes brilla por su sabiduría, ni por su carisma. Me sorprendería mucho que dentro de algunos años podamos recordar los nombres de Zelaya y Micheletti, y eso es lo mejor que puede ocurrir.

LyFC: una sangría que se debe parar

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Hace unos días se paralizó todo el sur de la Ciudad de México porque unos mil integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas, encabezados por su líder, Martín Esparza, exigían la “toma de nota” de la Secretaría del Trabajo para que Esparza fuera ratificado en esa posición, luego de unas controvertidas elecciones sindicales. Cerraron durante horas el Periférico y las autoridades capitalinas, a pesar de que está penalizado bloquear vías primarias, no hicieron nada por desalojarlos. En los últimos días, se han repetido esas marchas y bloqueos. Pero no habrá toma de nota porque, como publicó el periódico La Razón ayer, la elección estuvo plagada de irregularidades: votaron los muertos, hubo electores que lo hicieron más de una vez y por Esparza votaron hasta personas que no son miembros del sindicato. Pero el tema va más allá.

En el SME saben que la empresa en la que trabajan está a punto de quebrar: Luz y Fuerza del Centro no puede seguir existiendo en las actuales condiciones y, en muy buena medida, ello es consecuencia directa de un sindicato voraz que desde siempre ha impedido su consolidación. No deja de ser extraño que el sindicato diga que la ineficiencia de la empresa se debe a que no cuenta con recursos suficientes cuando este año el subsidio a la LyFC alcanzó los 40 mil millones de pesos. Y estamos hablando de una empresa monopólica, que genera, distribuye y comercializa la energía en la Ciudad de México y todo el centro del país.

Luz y Fuerza del Centro está quebrada desde que la nacionalizó, en los 60, el gobierno de Adolfo López Mateos, cuando se asumió, además, un pasivo de 78 millones de dólares de los de aquella época. Ya en 1974, el gobierno de Luis Echeverría había decidido su liquidación y la fusión en una empresa con la CFE. La idea no prosperó por las presiones sindicales y, hoy, la LyFC es, simplemente, la empresa, incluidas públicas y privadas, más deficitaria del país, pero la que goza del mejor contrato colectivo.

Este año se le transfirieron unos 40 mil millones de pesos, o sea que pierde cerca de 100 millones de pesos diarios. Los números son contundentes: vende unos 35 mil millones de pesos en energía al año, compra una cantidad similar, en realidad unos dos mil millones de pesos más de lo que genera, paga unos 30 mil millones de pesos en salarios y prestaciones y recibió este año unos 40 mil millones más, para compensar las pérdidas. Con esos tres mil 500 millones de dólares anuales que se transfieren a fondo perdido a Luz y Fuerza se podrían edificar millones de viviendas, miles de escuelas, cientos de hospitales. Se podrían construir plantas modernas para abastecer de energía adecuadamente al centro del país. No sucede así y hoy la empresa gasta en salarios más de 55% de lo que recauda. El pasivo que generan 22 mil pensionados por 40 mil trabajadores activos es de unos 85 mil millones de pesos cuando todos los activos de la empresa apenas si superan los 120 mil millones. Además, si trabajara con base en los parámetros de la Comisión Federal de Electricidad, se requerirían solamente nueve mil de los 40 mil trabajadores activos.

Pero LyFC hasta hoy parece ser intocable. Casi siempre por compromisos políticos del sindicato: así, el SME, en 1988, decidió apoyar a Carlos Salinas de Gortari a cambio del compromiso de éste de no liquidar la empresa y, en 2006, al lopezobradorismo. Y se ha temido un movimiento con el argumento de que se está “privatizando” la energía. Pero hoy la empresa, como tal, se ha convertido en un lastre insostenible para las finanzas públicas de un país que no termina de salir de la crisis.

La solución es liquidar, comprar, como se dice, el contrato colectivo de trabajo, liquidarla y fusionarla con la Comisión Federal de Electricidad, cuyos números, tarifas y servicios son notablemente mejores, al tiempo que esos miles de millones de dólares que ahora se entregan para cubrir el déficit de LyFC se destinan a mejorar la infraestructura energética del país. ¿Quién puede oponerse?

Luz y Fuerza del Centro no puede seguir en las actuales condiciones, consecuencia de un sindicato voraz.

Iztapalapa, ese botín

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

A posteriori creo en todo; hasta en el destino. Florestán

Cuando López Obrador fue informado de la cancelación de la candidatura de su incondicional Clara Brugada, a jefa delegacional en Iztapalapa, iluminado por un rayito de esperanza, otro, resolvió la crisis: Juanito.

Tenía claro que no podía perder esa fuente inagotable de dinero, votos y organizaciones de ese pueblo bueno que aporta quórum y financiamiento.

Sabía que Iztapalapa, solo, tiene el padrón electoral número 19 del país, con un millón 551 mil 784 ciudadanos, por encima de Tabasco, Morelos, Yucatán, Querétaro, Durango, Zacatecas, Quintana Roo, Tlaxcala, Aguascalientes, Nayarit, Campeche, Colima y Baja California Sur, apenas por debajo de Sinaloa, Coahuila, Sonora, Hidalgo y San Luis Potosí.

En 2006, esta reserva le dio al PRD 577 mil votos, más que los que ese partido logró en Baja California Sur, Aguascalientes, Campeche, Yucatán, Colima y Durango juntos; por sí sola, en ese mismo proceso electoral de hace tres años, el PRD tuvo más votos en Iztapalapa que en 26 estados y sólo seis entidades le dieron más que esa delegación: Michoacán, Puebla, Veracruz, Puebla y el Estado de México. El Distrito Federal, sin Iztapalapa, no estaría en esta lista.

Iztapalapa, además de los ocho distritos electorales locales, tiene seis federales, los mismos que suman Baja California Sur, Campeche y Colima, que tienen dos cada uno; uno a uno, más que Nayarit, Aguascalientes, Quintana Roo y Tlaxcala, con tres; Durango, Querétaro y Zacatecas con cuatro, y Yucatán y Morelos con cinco.

Su presupuesto ronda los cuatro mil millones de pesos, superior a lo que dispone la mayoría de las capitales de los estados, más sus incalculables ingresos negros por permisos, licencias y giros negros.

Cuando le doy estas cifras queda claro por qué la pugna es por Iztapalapa y por qué López Obrador no está dispuesto a dejarla ir.

Retales

1. ¿JUANOTE? Pasado el cuento Rafael Acosta, éste volverá a su dimensión anterior de Juanito, de la que lo sacaron para arrojarlo a la vida pública. El lunes, Acosta se reúne con Marcelo Ebrard en sus oficinas del Zócalo, el jueves protestará el cargo y tomará posesión. Luego renunciará, y a otra cosa;

2. RELEVO. En la Asamblea Legislativa, el grupo lopezobradorista carece de los votos necesarios para sacar adelante a Clara Brugada como jefa delegacional, si la propone Ebrard, quien los podría tener para otro candidato, una vez rechazada aquélla; y

3. PLACET. El gobierno británico aún tramita el beneplácito para que Eduardo Medina Mora sea el nuevo embajador de México en Londres. El trámite lleva de seis a ocho semanas, plazo dentro del cual se encuentra, y al final será la reina Isabel II la que lo apruebe. A más tardar en diciembre Medina Mora estará en la capital de ese imperio.

Nos vemos el martes, pero en privado.

Liderazgo e inteligencia

Ana María Salazar
salazaropina@aol.com
Analista política
El Universal

Mucho se ha especulado acerca de si el liderazgo está intrínsecamente ligado a la inteligencia. Probablemente haya quien piense que ser inteligente es un requisito indispensable para ser un buen líder, y quizá tenga razón. Pero la capacidad de un líder, a fin de cuentas, no se define por su inteligencia, y aunque es una herramienta básica, la disciplina y el propio interés se suman a ella como factores indisolubles.

Podríamos buscar ejemplos de personas extremadamente inteligentes, muy brillantes, que fueron muy malos líderes. Una persona muy inteligente y que pretende saberlo todo,es muy probable que caiga en la soberbia. Fernando Savater dice: “La soberbia no es sólo el mayor pecado según la sagradas escrituras, sino la raíz misma del pecado. Por lo tanto, de ella misma viene la mayor debilidad. No se trata del orgullo de lo que tú eres, sino del menosprecio de lo que es el otro, el no reconocer a los semejantes”.

Los líderes soberbios por lo regular terminan siendo malos dirigentes pues no buscan asesoría en ninguna de las áreas y desembocan en el fracaso, porque finalmente sabemos que nadie, absolutamente nadie, puede saberlo todo ni ser experto en todos los temas. Por el contrario, encontramos ejemplos de personas que no tienen una inteligencia extrema y que ni siquiera son brillantes, pero que poseen otras cualidades tal vez más importantes para un líder, como la capacidad de empatía, el control emocional, el poder seleccionar un buen equipo de trabajo y, sobre todo, la conciencia de sus propias limitaciones. Esto se aprende a través del tiempo y de la preparación.

Muchas personas tratan de ligar el tema de la inteligencia con su capacidad de liderazgo, pero yo diría que, por el contrario, más que ligado a la inteligencia lo está a la disciplina, a la capacidad de reconocer que el liderazgo es un proceso de aprendizaje que dura toda la vida.

Y ya que hablamos de inteligencia, es muy importante saber lo que esta palabra significa en toda su extensión. Un hombre inteligente no solamente es quien sabe mucho o está muy bien preparado. Quien pretenda ser líder y llegar a ser considerado como tal debe ser en extremo inteligente pero emocional y sobre todo socialmente. Daniel Goleman, autor del libro Inteligencia social, explica que los seres humanos somos seres sociales por naturaleza, y que la inteligencia social también se puede desarrollar e incluso hay que trabajar en ello.

Un líder que no es socialmente inteligente es muy difícil que logre ejercer un liderazgo efectivo. Un líder socialmente ignorante actuará a partir de su instinto sin pensar en las consecuencias. Nunca analizará los efectos de sus actuaciones ante el público y jamás le preocupará su desarrollo con la gente; por lo tanto, sus decisiones afectarán no sólo la imagen que de él percibe el pueblo, sino incluso los resultados en el momento de buscar consensos o de resolver problemas.

Por el contrario, un líder inteligente siempre estará preocupado por su aspecto social más que por su imagen de líder. Buscará mejorar su desenvolvimiento frente a sus semejantes, esto es, hará uso de un lenguaje adecuado, tanto verbal como no verbal. Un líder inteligente logrará una mejor empatía con su equipo y con sus electores en tanto llegue a entender la importancia de su comportamiento social.

Usar el poder para realizar el bien sabiamente requiere fortaleza y valentía pero también un claro discernimiento entre el bien y el mal. Para ello, se toman en cuenta la educación, la ética y los preceptos morales del individuo. Sin embargo, para algunos los conceptos de bien y mal no son universales o presentan ambigüedades.

James Hunter, en La clave de la paradoja, afirma que “los seres humanos tienen una capacidad para el bien y el mal. Sin embargo, la tendencia hacia la mala conducta es el estado más natural y debe controlarse. Las intenciones y las acciones se muestran en la voluntad de hacer lo correcto. Esta voluntad de hacer lo correcto se debe cultivar y desarrollar cuidadosamente para no convertirnos en uno de los muchos seres maliciosos que han vagado por el mundo”.

A fin de cuentas, un buen liderazgo es simple y sencillamente el ejercicio correcto del poder, la búsqueda de las decisiones correctas. Dick Morris, reconocido y controversial consultor de la Casa Blanca y autor de El nuevo príncipe, explica: “El arte del liderazgo es mantener un impulso lo suficientemente adelantado como para controlar los acontecimientos y mover la política pública sin perder el apoyo público”.

Matar el internet

Sergio Sarmiento
Jaque Mate
Reforma

"La visión del gobierno de la economía puede resumirse en unas breves frases: si se mueve, cóbrale impuestos; si se sigue moviendo, regúlalo; si deja de moverse, subsídialo". Ronald Reagan

Preocupan los nuevos y mayores impuestos que está promoviendo el gobierno de la República, pero quizá el más dañino de todos es el de las telecomunicaciones. Parece un intento típico de matar a la gallina de los huevos de oro.

Las telecomunicaciones son uno de los pocos sectores de la economía que está creciendo en estos tiempos difíciles, pero el gobierno quiere matarlo a golpe de impuestos. El nuevo gravamen especial de 4 por ciento a las telecomunicaciones, sumado al 15 por ciento de IVA y al nuevo impuesto de 2 por ciento al consumo, sumaría más de 21 por ciento piramidado. Parecería que el propósito es acabar con la telefonía, la telefonía celular, la televisión de paga y el internet.

Otros países han hecho esfuerzos por lograr una mayor difusión, a mejor precio, de las telecomunicaciones. Una de las razones del éxito económico de Corea del sur en las últimas décadas, el cual contrasta con el patético estancamiento de México, ha sido el apoyo, incluso con subsidios, al internet de alta velocidad.

Conversaba ayer con el doctor Sam Pitroda, presidente de la Comisión del Conocimiento de la India, quien participa en la Semana de la Ciencia y la Innovación del gobierno de la Ciudad de México. Me decía que, por supuesto, todos los países deben buscar las formas más adecuadas de cobrar impuestos, los cuales son indispensables para mantener los servicios gubernamentales; pero advertía que "los gobiernos deben hacer todo lo posible para que el internet sea accesible, lo más barato posible. El internet constituye la nueva autopista de la información".

Así como se ha justificado que los gobiernos construyan carreteras con fondos públicos, debido a que éstas generan desarrollo económico, hoy algunos países han empleado recursos gubernamentales para la construcción de las nuevas autopistas de la información. El internet, la telefonía y la televisión por satélite o cable son esas carreteras. Quizá en un país como México sea difícil encontrar los fondos para que el gobierno las subsidie, pero tenemos la suerte de contar con empresas privadas que han estado dispuestas a invertir en ellas. Lo único que debemos pedir al gobierno ahora es que por lo menos no estorbe.

Los países de Asia han escogido con frecuencia sectores estratégicos de sus economías para impulsarlos y permitir así una mayor competitividad. El gobierno de México hace constantemente lo contrario: golpea a las actividades ganadoras y subsidia las perdedoras. Sólo así puede explicarse que, mientras impone nuevos impuestos a la telefonía celular y al internet, exenta a la telefonía fija rural. Esto no sólo complica el sistema fiscal y promueve la corrupción sino que manifiesta una filosofía perversa de preservar la pobreza, la cual sólo se explica porque los políticos mexicanos viven de explotar a los pobres.

Subir los impuestos en una economía en recesión es el peor error que puede cometer un gobierno. Pero golpear al único sector de la economía que está creciendo y encarecer las nuevas autopistas del conocimiento es una estupidez que va más allá de la usual, incluso para los políticos mexicanos. El presidente Calderón parece estar comprometido con un proyecto para hundir a la nación mexicana más que nunca en la pobreza. Sólo así puede explicarse este intento de matar el internet.

Impuestos populares

Primero el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, y después el de Gobernación, Fernando Gómez Mont, dijeron que la enorme mayoría de los mexicanos están de acuerdo con los nuevos impuestos. Sólo "algunos" se oponen. Cuando dimos esta nota en mi programa de radio recibimos cientos de llamadas en contra de los impuestos. Sería bueno que el gobierno publicara esa encuesta que supuestamente dice lo contrario.

Claves para entender a México

Francisco Martín Moreno
fmartinmoreno@yahoo.com
Excélsior

El tal Juanito, quien escribe su nombre con faltas de ortografía, traiciona a sus operadores políticos y se dispone a gobernar la delegación cuando nadie votó en realidad por él, sino por la señora Brugada, quien ahora ya no trabajará a su lado ni siquiera en el área de limpieza.

Esteban Cervantes Barrera, el héroe del Metro Balderas.

¿Desea usted entender a nuestro país? ¿Sí..? Pues entonces explíquese “el caso Juanito.” Me refiero al delegado electo de Iztapalapa en el Distrito Federal. De llegar a ganar las elecciones, tal como aconteció, dicho sujeto se comprometió públicamente a entregar el cargo a una persona eliminada de la contienda electoral por una decisión judicial. Es decir, la comunidad votaría por el tal Juanito, a sabiendas de que él no gobernaría, sino que lo haría una tal Clara Brugada. El Tribunal Electoral fue burlado, sus sentencias evadidas. El jefe de Gobierno se exhibió como un títere, cuyos hilos tira López Obrador. La Asamblea del DF ratificaría el nombramiento de una delegada que había sido descalificada. ¿Y las instituciones? La Asamblea y el Tribunal se convierten entonces en meras carpas, en las que el payaso principal lo es el “jefe de Gobierno…”

Pero sucede que el tal Juanito, quien escribe su nombre con faltas de ortografía, traiciona a sus operadores políticos y se dispone a gobernar la delegación cuando nadie votó en realidad por él, sino por la señora Brugada, quien ahora ya no trabajará a su lado ni siquiera en el área de limpieza. Nada. El electorado alegará: votamos por Juanito legalmente aunque nuestra intención consistía en que él no fuera el delegado. Cantinflas diría que este es un problema de falta de ignorancia, porque se vota por quien no va a ser para que quien llegue a ser no sea para que al final de cuentas sí sea… ¡Horror! Si ya le entendió al “asunto Juanito” entonces la ventaja es enorme, porque si la delegación más desastrosa de la capital de la República se desestabiliza, rompería el equilibrio del DF, con lo cual el conflicto llegaría a convertirse, como bien apunta Pabo Hiriart, en un problema de seguridad nacional. Juanito ya no es una broma.

¿Más claves? Estudiemos el caso del Sindicato de Mineros que fue desfalcado con más de 50 millones de dólares por su propio líder Napoleón Gómez Urrutia, el mismo que se vio en la necesidad de fugarse del país para internarse en Canadá, en donde se siente a salvo de las diversas órdenes de aprehensión libradas en su contra por diversos delitos cometidos en nuestro país. Sin embargo, sus agremiados, a pesar del gigantesco fraude cometido en su contra, los desfalcados y los burlados, todavía exigen el desistimiento y la reinstalación de quien los desfalcó y burló o, de lo contrario, intentarán paralizar a la industria acerera, fundamental en el desarrollo del país. ¡Ay!, Cantinflas…

¿Otra clave? El gobierno está quebrado. Las finanzas públicas arrojan un faltante de 300 mil millones de pesos para el ejercicio 2010. En lugar de eliminar valientemente algunos subsidios como el de la gasolina, el de Luz y Fuerza, suprimir representaciones del gobierno federal en el interior del país, derogar algunos regímenes especiales, recortar el número de diputados y senadores, cancelar plazas burocráticas, reducir las aportaciones a partidos políticos y al TEPJF y al IFE, entre otros tantísimos rubros más, pues no, en lugar de ir por la inmolación política más que prometida, el gobierno se propone un incremento tributario en plena crisis económica que ya arroja un total de dos millones de mexicanos o más, sin empleo. Quien no tiene ni para comer ahora tendrá que pagar más impuestos al consumo, que aunque es el camino idóneo, no es, ni mucho menos, la ocasión adecuada.

La ciudadanía se queja de la corrupción de la autoridad y es quien la corrompe; la asociación inteligente, similar a la que existe en muchos países, con empresas petroleras extranjeras, nos podría significar el exitoso rescate de millones de mexicanos sepultados en la miseria y, sin embargo, preferimos una nueva convulsión social antes que reformar la Constitución; los cuerpos policiacos dedicados a la erradicación de los secuestros, están integrados, en buena parte, por los propios secuestradores; la Secretaría de Turismo, la industria que podría aportar más del doble de las divisas captadas por el petróleo y las remesas, es degradada con una torpeza que raya en la obnubilación. ¿Ejemplo? Los ingresos por turismo en España alcanzaron los 70 mil millones de dólares. En Francia la cifra se remontó a 65 mil millones en 2008, mientras que en México se desaparece a la Secretaría de Turismo, cuando, de estar bien conducida, podría representar nuestra salvación.

Es fácil entender a México, ¿no..?

Mentada mata debate

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

La propuesta que hizo ayer el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, para que desaparezcan las ¡dos mil 22! desconfiables policías municipales del país y se conforme una sola y calificada en cada una de las 32 entidades fue opacada por la sarta de injurias, insultos y calumnias diputadiles.

¿Se apagó la neurona del ex echeverrista, ex dirigente del PRI y del PRD, ex candidato a la Presidencia por el alcahuete (y extinto) Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, ex admirador y ex colaborador de Vicente Fox y redivivo petista Porfirio Muñoz Ledo?

¿Para comportarse como porro, calumniar y ofender se le dio fuero y se le financia con dinero público a Gerardo Fernández Noroña? ¿Para que prodiguen su estulticia se les paga al petista Jaime Cárdenas o a los becarios “de izquierda” que se disfrazaron de deudos de la guerra entre pandillas de narcotraficantes?

La náusea que provoca esta pedestre camada legislativa impone tomar vacaciones.

Régimen y corrupción

Macario Schettino
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
El Universal

Discutimos hoy nuestros problemas como si fuesen nuevos, como si por generación espontánea hubiesen aparecido, como si todo nos viniera de fuera, importado por los desclasados, los traidores, los malos mexicanos. Pura imaginación: hoy cosechamos lo que hemos sembrado, nada más, nada menos.

El régimen de la Revolución Mexicana se construyó sobre una base corporativa, consistente en sindicatos creados desde el mismo grupo ganador de la guerra civil, en centrales agrarias (campesinas) hechas por ellos mismos, en empresarios asociados con ellos y en intelectuales dedicados a cantarles loas y reescribir la historia en su beneficio. Sostener a esos grupos era costoso, pero de eso dependía la supervivencia del régimen, de forma que toda la estructura económica de este país se construyó con ese objetivo. Nunca para crecer, ni para terminar con la pobreza, ni para alcanzar la justicia social, como tantas veces se dijo en el transcurso del siglo. Todas y cada una de las decisiones tomadas en México desde 1935 en adelante tuvieron como objetivo primordial la supervivencia de ese régimen corporativo.

Cuando hoy se quejan de la corrupción imperante en México no queda más que sorprenderse. ¿Qué esperaban? La construcción de un régimen premoderno, como lo fue el de la Revolución, implica características que, desde la visión moderna, son corruptas, pero que desde la premodernidad son simples requisitos indispensables. Para los ganadores de la guerra civil, era inimaginable no cobrar sus servicios a la patria desde el gobierno. Por eso todos los ganadores se convirtieron en flamantes empresarios, asociados con antiguos ricos o financiados con los dineros del erario. El primer millón de pesos que perdió el Banco de Crédito Agrícola fue en un crédito al ex presidente Obregón, que nunca pagó. Baste como ejemplo.

El patrimonialismo, es decir, la concepción del gobierno como un patrimonio de quien se encuentra en él, fue normal en los tiempos previos a la modernidad, en todas partes. Desde nuestra perspectiva actual, es corrupción. Y no se agota en los viejos métodos de simplemente tomar el dinero público, robo vil, sino que se institucionaliza en la utilización de todas las herramientas del Estado para sostener al grupo que, con las armas, había alcanzado un poder que sólo dejaría frente a otras armas, como claramente dijo el hombre que encarnaba al régimen: Fidel Velázquez.

Digo que todas las decisiones que se tomaron tenían como objetivo la preservación del régimen, y no el crecimiento del país o la derrota de la pobreza. Esto significa que todas las instituciones creadas por el régimen de la Revolución han tenido como objetivo primordial el mantenimiento de ese régimen corporativo, así de manera tangencial hayan podido ofrecer algún beneficio al país. Por eso no debería sorprender a nadie que Pemex, más que ser un pilar del desarrollo, sea una fuente de corrupción e incompetencia, lo mismo que las empresas eléctricas. No debería sorprender a nadie que el IMSS esté quebrado, puesto que así lo estuvo desde su misma fundación. No debería sorprender a nadie que los jóvenes mexicanos sean convertidos en inútiles mediante un sistema educativo construido precisamente para eso: para reproducir al régimen mediante el autoritarismo en el salón de clases y la repetición como mecanismo destructor de toda creatividad y pensamiento crítico.

¿Que el gobierno gasta mal? Claro, si sobra la mitad de los trabajadores de Pemex y toda Luz y Fuerza del Centro; si con lo que nos cuesta el sistema educativo deberíamos tener el nivel de Europa mediterránea, y nuestras universidades públicas deberían producir más que las españolas; si con lo que invertimos en el campo debería ser imposible que hubiese pobres en él. Pero estos malos gastos no lo son, vistos desde la premodernidad, y por eso tantos mexicanos, dañados por ese sistema educativo, creyentes en los mitos revolucionarios, siguen y seguirán defendiendo a ese Estado patrimonialista, corrupto y corruptor, pero nacionalista revolucionario.

Los problemas del México actual son resultado de un régimen político construido para controlar a una nación de perpetuos adolescentes, a quienes se les extraían rentas para financiar con ellas a los grupos corporativos. Cuando estas rentas fueron insuficientes, se apeló a la deuda externa, y después al petróleo. Durante todo ese tiempo, el daño al país fue creciendo, hasta llevarnos al borde de la destrucción del Estado, que es en donde estamos hoy.

Todos (nadie) son responsables de lo que ha pasado. Porque todos soportaron a ese régimen por décadas, y porque todos celebraron las grandes victorias de la Revolución Mexicana, y lo siguen haciendo. Se niegan a entender que se ha tratado de un gran engaño, que sólo puede enfrentarse aceptándolo como tal. Fuimos engañados durante el siglo XX y nos mantuvimos en la perpetua adolescencia, derrochando las pocas riquezas de este país.

Necesitamos responsabilizarnos, actuar como ciudadanos, hacernos cargo de nuestras obligaciones. Necesitamos destruir esa Revolución Mexicana que nos tiene derrotados al interior de nuestras mentes, para alcanzar la victoria fuera de ella: un país del que podamos sentirnos orgullosos.

septiembre 24, 2009

¿En qué mundo estamos?

Germán Dehesa
german@plazadelangel.com.mx
Gaceta del Ángel
Reforma

Estoy amenazado. Me rugen, me ladran, me rechinan los dientes y todo esto ocurre a treinta centímetros de mi inerme persona. La Rosachiva tiene influenza haitiana, que es de las más virulentas, y aunque desde el lunes fue enviada a su humilde casa de interés social, para que allá moqueara y distribuyera virus por todo ese hábitat, hoy miércoles con femenina terquedad ya está aquí aunque su aspecto es el de una sobreviviente del hambre en Rusia. Ya se apoderó de la computadora y ya tosió generosamente sobre el teclado y la pantalla. En cuanto ella se vaya, me pondré en contacto con la Secretaría de Salud, pues supongo que ahí tienen brigadas de higienización y esterilización de objetos. Ésta es la situación en la casa de piedra y flores. Me imagino que cada vez hay más hogares aztecas en la misma situación con uno o varios émulos de la Dama de las Camelias. ¿Y qué hacemos?, es la voluntad de Dios, diría mi mamá, pero ella estaba un poco tocadiscos. Francamente yo no me imagino a Dios soplándole a los virus para que caigan sobre esta tierra morenita y luminosa.

Y ojalá aquí acabara todo, pero ¡qué va!, allá afuera los cocolazos están rudísimos. La Ciudad de México que, hace unas cuantas semanas pedía ¡por favor, que llueva!, hoy está aterrada porque le hicieron caso y por eso nos unimos en una sola voz que solicita, ruega e impetra: ¡que ya pare de llover, shingao!.

Hagan de cuenta que la ciudad toda fuera de un mazapán que día a día se va reblandeciendo y desmoronando y así donde estaba nuestra taquería favorita, o el bello jardín de nuestra juventud, ahora es un lagunón maloliente y putrefacto. Mientras tanto, la basura se acumula de dramática forma. Esa fila interminable de camiones que no pueden descargar en ese basurero que, de todas formas, ya estaba por ser inhabilitado constituye una escena infernal y un monumento a la mala planeación y a la incapacidad de reacción de las autoridades del DF. Estamos superados por todas partes y lo que no lograron los españoles y tlaxcaltecas con su cerco a Tenochtitlan, lo están logrando estas lluvias persistentes y caudalosas. En la televisión vemos a nuestras fuerzas policíacas desempacando cajas y cajas rellenas de dólares. Al ver esto, no hay capitalino que no se ponga a soñar con que nos entreguen a cada uno nuestra cajita feliz para poder irnos a vivir a la costa, tiradotes en una hamaca con nuestra guitarra y una cubita permanentemente rellenada mediante un cubiducto creado para tal efecto. Dormir, tal vez soñar.

Me gustaría que no me malentendieran. La patria tiene muchos males. Algunos son transitorios como los aquí descritos. Otros, como la clase gobernante ladrona, mentirosa y descerebrada, nos acompañan desde nuestros mismos orígenes y nuestra larga lucha ha sido por deshacernos de ellos, pero bien nos consta que no es fácil porque son un virus mutante. Vuelvo a decirlo: no me malentiendan. Estamos llegando al corazón mismo de las tinieblas, pero llegaremos juntos y de ahí, estoy seguro, hemos de trascender para que un día nos amanezca y el amanecer nos encuentre sonrientes. Que así sea.


¿QUÉ TAL DURMIÓ? MDCXXXII (1632)
MONTIEL: ya devuelve lo que nos robaste.


Cualquier correspondencia con esta columna tormentosa, favor de dirigirla a dehesagerman@gmail.com (D.R.)

Diego critica a Felipe

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Nos encontramos a Diego Fernández de Cevallos en ese centro de la grilla en que se ha convertido el restaurante El Cardenal del hotel Sheraton Alameda. Comía con el abogado Fauzi Hamdan y con el ministro Sergio Vals. Charlamos brevemente sobre la estrategia de Calderón para salir de la crisis y aliviar las presiones que existen sobre las finanzas públicas. El Jefe lo reprueba: “Va en sentido contrario de la tendencia mundial. Subsidio y aumento de impuestos obstruirán la recuperación económica”, pronosticó.

Diego califica de “grave error” recurrir a los subsidios “que finamente son dádivas” para combatir la pobreza. “¿De qué le sirve a un marginado que le regales 500 o mil pesos?, mejor dale un empleo. El subsidio denigra, el trabajo enaltece”, puntualizó. ¿Se andará promoviendo para la Secretaría de Hacienda?

Le preguntamos sobre Arturo Chávez Chávez, propuesto como titular de la PGR. López Obrador dice que es su “empleado”. El panista no quiso tocar el tema para no hacer más “alharaca” y no enturbiar el ambiente en el Senado, donde hoy será votada la propuesta. Nos hizo saber, sin embargo, su desacuerdo con el título, ayer, de esta columna: “Un procurador débil”. Está convencido de que el ex procurador de Chihuahua, cuestionado por su desempeño en el caso de las muertas de Juárez, demostrará, en funciones, que no recibe consignas. Veremos…

nJuanito busca desesperadamente el apoyo del GDF. Ha intentado entrevistarse con funcionarios del gabinete de Ebrard, pero nadie lo recibe. Marcelo no lo ha autorizado. Sabemos, sin embargo, que el jefe de Gobierno está por reunirse con el farsante delegado electo de Iztapalapa. Intentará convencerlo de que cumpla con su palabra y entregue la delegación.

En el Ayuntamiento, donde hay preocupación de que un mal gobierno de Rafael Acosta empeore las cosas en la ya de por sí complicada delegación, no parecen tener grandes esperanzas en la honestidad del insuflado petista. La ambición de poder del famoso Juanito lo hizo traicionar hasta su conciencia. ¡Ah, la condición humana!

En el escenario está la posibilidad de que los radicales del obradorismo, engañados por el petista, le impidan la entrada a la Asamblea Legislativa para que rinda protesta como delegado. Es un axioma que Juanito ganó por el impulso de Andrés Manuel, aunque algunos de los porristas que el hombre tiene en los medios finjan demencia.

n Los fabricantes de rumores se soltaron. Difunden la versión de que el poderoso senador del PRI Manlio Fabio Beltrones respalda a Chávez, a cambio de que le den mano en el nombramiento de nuevo ombudsman nacional. En la lista de aspirantes: Mauricio Farah, Raúl Plascencia, Emilio Álvarez Icaza, Patricia Olamendi, Javier Moctezuma, Gerardo Laveaga y Ricardo Sepúlveda. ¿Deduzca usted cuál será el “afortunado” candidato de Manlio?

n Vaya enredo en el que está metido Miguel Mancera, procurador capitalino. Abel Silva, fundador de la banda de Los Tiras y líder de la conocida como Los Petriciolet, que secuestró y mató a los jóvenes Fernando Martí y Antonio Equihua, jura que ni siquiera conoce a SergioHumberto Ortiz Juárez, alias El Apá, al que detuvo la PGJDF por el caso Martí.

Mancera se defiende. Dice que si bien no todos los secuestradores se conocen, algunos puntos los conectan. Afirma que, en los casos por los que ejercitó acción penal la PGJDF, existe la misma casa de seguridad. Un detenido, de nombre Marco Antonio, realizó una llamada al teléfono con el que se negoció el secuestro de Martí. “Ese mismo señor es reconocido como quien participó en el robo del vehículo donde apareció el cadáver de Martí”, asevera. Un caso a seguir.

www.elarsenal.net

http://panchogarfias.blogspot.com

Juanito busca desesperadamente el apoyo del GDF.