noviembre 30, 2009

Candidaturas independientes

Agustín Basave
abasave@prodigy.net.mx
Excélsior

El efecto negativo de la ausencia de candidaturas independientes es doble: la partidocracia se duerme en sus laureles y México desperdicia buenos ciudadanos que podrían ser también mejores líderes políticos.

Desde que Jorge Castañeda puso el tema en la agenda nacional, cada vez más gente en México reclama candidaturas independientes. Yo las pido ahora con más insistencia que antes porque, como dije en mi artículo anterior, obligan a los partidos políticos a acercarse más a la sociedad. La partidocracia escoge candidatos bajo tres criterios: 1) compromiso o complicidad con el liderazgo decisor; 2) cuotas corporativas que permiten mantener el apoyo de grupos o sindicatos; 3) popularidad o capacidad de obtener la mayoría de los votos. Este último punto, que es el más defendible y que en la época del partido hegemónico era poco relevante, crece en importancia en la medida en que las elecciones son más competidas. Y dicho sea de paso, recuerda un subproducto positivo del método de representación proporcional en comicios para cargos legislativos. Es decir, los vilipendiados plurinominales no sólo sirven para contrarrestar la sobre y la subrepresentación, sino también para llevar al Congreso a los mejores especialistas en las diversas disciplinas a legislar. Y es que no abundan aspirantes que conjuguen la erudición de Mario Molina y el arrastre de Cuauhtémoc Blanco. Cierto, a menudo se desvirtúan las listas con recomendados o dirigentes impresentables, pero sin ese instrumento sería más difícil llevar a las cámaras a los más capaces y preparados, aquellos que en comicios directos perderían contra los reyes del barrio. Muchos se quejan del bajo nivel académico de los diputados; pues bien, sin los pluris sería peor.

Ninguno de los criterios mencionados, pues, favorece a personas talentosas que no están ligadas a las camarillas dominantes y que por ello suelen ser marginadas. Me refiero a hombres y mujeres que no son cuates ni clientelistas ni famosos, pero que pueden ser magníficos legisladores. Unos tienen preferencia partidista y cuando son relegados por “su” partido tienen que buscar otro que los valore. Otros no la tienen y su disyuntiva es más estrecha: o se resignan a no contender por un cargo de elección popular o… se resignan. Así, el efecto negativo de la ausencia de candidaturas independientes es doble: la partidocracia se duerme en sus laureles y México desperdicia buenos ciudadanos que podrían ser también mejores líderes políticos. Porque, bajo las normas actuales, quienes no se someten a los usos y costumbres partidócratas están destinados a ver los toros desde la barrera.

Yo no pugno por el debilitamiento de los partidos políticos. Al contrario, quiero que se fortalezcan, pero como eficaces intermediarios entre la ciudadanía y el poder público, como verdaderos abanderados de los segmentos sociales que dicen representar. Y para lograr ese fortalecimiento es imperativo que compitan entre ellos pero también que enfrenten la competencia externa. Se trata, como dije hace una semana, de poner en el corazón electoral del país una suerte de bypass contra la esclerosis de las arterias que comunican a los representantes con los representados. La famosa ley de hierro de la oligarquía de Robert Michels se aplica casi siempre y casi en todas partes, pero hay mecanismos para acotar sus excesos. Una élite partidista puede tener ciertos límites o puede no tener ninguno. Y nunca cae mal, como aliciente para su autocontención, una espadita de Damocles sobre su cabeza, como la que cuelga del cabello social de un candidato independiente.

Las dirigencias de los partidos mexicanos temen perder el control si avalan una serie de cambios que muchos consideramos imprescindibles. Hablo no sólo de estas candidaturas, sino también de la reelección consecutiva y del plebiscito, del referéndum y de la iniciativa popular. Ese temor no tiene fundamentos muy sólidos. En Europa existe todo eso y sus líderes partidarios no sólo no son rebasados sino que enfrentan menos casos de indisciplina que los nuestros. Aunque, claro, hay una diferencia: sus decisiones son más democráticas. Razón de más para inyectar esa dosis de ciudadanización de la política en México. Además de incentivar el acercamiento de los partidos a la sociedad, obligaría a las dirigencias partidistas a acercarse más a sus cuadros y sus bases.

Aunque reconozco el mérito de Castañeda, todavía me cuestiono sobre la pertinencia de la postulación independiente de candidatos a la Presidencia de México. Me preocupa que la relación del presidente con el Congreso, que ya está bastante entorpecida, se entorpezca aún más sin la correa de transmisión de un partido que lo vincule al menos con su bancada. Y la verdad es que, dado que sostengo que el régimen mexicano debe migrar al parlamentarismo y que en tal circunstancia mi preocupación sería ociosa, esperaré a que me convenzan los pragmáticos o los geriatras del presidencialismo. De lo que no me cabe la menor duda es que nos urge introducir las candidaturas independientes a las diputaciones locales y federales, a las senadurías, a las presidencias municipales y a las gubernaturas. Y de que sin presión social ese objetivo nunca se logrará.

Tres años, ¿del gobierno de Calderón?

Arturo Damm Arnal
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

(Primera de tres partes)

Transcurrió la primera mitad del sexenio calderonista y, en materia económica, los resultados dejan qué desear, siendo la mejor muestra de ello la evolución de la producción de bienes y servicios, el PIB, y por lo tanto de la generación de ingreso.

En 2006, último año del foxismo, el PIB creció 4.8 por ciento. En 2007 y 2008 el crecimiento fue, respectivamente, de 3.3 y 1.3 puntos porcentuales. Para 2009 se proyecta (según los datos de octubre de la Encuesta sobre las expectativas de los especialistas del sector privado) un decrecimiento del PIB de 7.2 por ciento, con lo cual, de cumplirse dicha proyección, el crecimiento promedio anual de la producción, a lo largo de la primera mitad del sexenio, habrá sido de menos 0.9 por ciento, por debajo del crecimiento promedio anual del PIB de 1982 (año en el cual se perdió el crecimiento elevado y sostenido) a 2008 (año en el cual no se había recuperado el crecimiento sostenido y elevado), que fue de 2.4 por ciento (por debajo del que se registró durante la época del crecimiento elevado y sostenido, 1934–1981, que fue de 6.3 por ciento).

Es cierto, la causa de los malos resultados en materia de producción e ingresos, que comenzaron a darse en el cuarto trimestre de 2008, y continuaron presentes en el tercer trimestre de 2009, se encuentra en la recesión de la economía estadunidense. Pero también es cierto que dicha recesión alcanzó a la economía mexicana en malas condiciones, por obra y gracia de un marco institucional (reglas del juego) poco eficaz en términos de promoción del progreso económico, definido como la capacidad para producir más y mejores bienes y servicios para un mayor número de gente, comenzando por el tema de la competitividad del país, definida como la capacidad de la nación para atraer, retener y multiplicar inversiones, sobre todo directas, que son las que crean empresas, producen bienes y servicios, generan puestos de trabajo y, con ellos, la posibilidad de generar ingresos, tema en el cual la calificación de México, en escala del 5 al 10, es de 7.4, ocupando, entre 134 países, el lugar 60, resultados no malos, pero tampoco buenos, y por lo tanto mediocres, como mediocres han sido los resultados en la economía mexicana en materia de producción e ingresos, en los últimos 27 años.

También es cierto que los excesos y defectos del marco institucional de nuestra economía no son responsabilidad exclusiva, en primer lugar, del gobierno de Calderón ni, en segundo término, solamente del Poder Ejecutivo Federal. Es más, esos excesos y defectos no son, principalmente, responsabilidad de la administración calderonista sino de administraciones anteriores, sobre todo la zedillista y la foxista, ni lo son, de manera principal, del Poder Ejecutivo, sino del Legislativo. En todo caso la responsabilidad del gobierno de Calderón consiste, suponiendo que tengan claro lo que debe hacerse, en no haber sido capaz de negociar, con los legisladores, los cambios necesarios en las reglas del juego, en el marco institucional.

noviembre 29, 2009

'Percal y abalorio' por Paco Calderón

Los trenes de la sostenibilidad

Luis Manuel Guerra
quimicoguerra@quimicoguerra.com
La Crónica de Hoy

La manera en que los humanos nos movemos y movemos nuestros bienes hoy en día es uno de los factores que más influyen en nuestra huella ecológica: Después de la misma generación de energía, el transporte es el principal emisor de gases efecto invernadero (GEI). El automóvil y el transporte de pasajeros y carga por calles y carreteras es motivo de la creación moderna de grandes problemas ambientales, económicos y sociales. La desfiguración de nuestros espacios urbanos para dar paso al transporte individual está generando crecientes caos viales y de logística, el transporte de pasajeros y carga por carreteras y autopistas destruye el paisaje y lleva la contaminación tanto atmosférica como de suelo y agua a todos los confines del planeta. Para todos nosotros que nos preocupa el modelo de desarrollo que seguirá la humanidad en este siglo, querida, querido lector, es más que evidente que tendremos que cambiar nuestros modos de transportarnos, eligiendo las maneras más amables con el medio ambiente.

Es ya un valor universalmente aceptado, que la solución al caos vial en las grandes ciudades, y nuestra ciudad de México es el mejor ejemplo de ello, es el transporte colectivo poco contaminante. Así, igualmente para el transporte de bienes, se sabe que el ferrocarril es la forma más ecológica hoy en día para ello. Aquí unos datos sencillos: Cada tonelada de carga por kilómetro que se mueve a través de ferrocarril —en vez de por carretera— reduce las emisiones de gases efecto invernadero en 66% comparadas con esa misma tonelada transportada en un camión. Un tren puede trasladar una tonelada de carga setecientos kilómetros con menos de cuatro litros de combustible. Un solo ferrocarril intermodal puede llevar la carga de 280 camiones. Menos camiones en la carretera representan menos congestión, menos horas-hombre perdidas, menos tiempo en el tráfico y menos dinero en combustible.

Pues, querida, querido lector, dentro de esta realidad, existe en nuestro México una buena nueva: Están ya circulando en nuestro país nuevas locomotoras de última generación, de la Generación Verde.

Debido a una decisión empresarial basada en la responsabilidad social y ambiental, Kansas City Southern de México (usted seguro que no había oído hablar de ella, pero es una de las principales transportadoras de carga de nuestro país, por cierto con una gran eficiencia ecológica en todas sus operaciones) KCS de México decidió incluir las locomotoras más amables con el ambiente a partir de este año. Ya están operando las primeras dos de un total de veintisiete que se pondrán en servicio en el corto plazo. Estas Locomotoras Verdes cuidan el ecosistema al minimizar el consumo de combustible y cumplir con la cantidad de emisiones permitidas. Representan un 25% de ahorro en combustible, un 50% de reducción en el uso de aceites lubricantes y lo más importante, querida, querido lector: reducen en 70% las emisiones de GEI. Son buenas noticias para nuestra tan golpeada naturaleza.

Por el orgullo que representa para esta empresa y sus colaboradores, que todos, me consta, tienen tatuada la responsabilidad social y ambiental de KCS, me permito aquí reproducir su comunicado a la sociedad respecto a la incorporación de estas nuevas locomotoras:

“Para KCSM es un orgullo invertir en este tipo de tecnologías para contribuir a cuidar el medio ambiente. Esta transformación beneficia a los mexicanos y al medio ambiente, así como a nuestros clientes al hacer más eficiente nuestro servicio. Me complace compartir las innovaciones que se hacen en beneficio del Corredor Intermodal Internacional con la finalidad de incrementar su eficiencia y seguridad” mencionó José Zozaya, presidente y representante ejecutivo de KCSM.

Las locomotoras SD22ECO minimizan el consumo de combustible y cumplen con la cantidad de emisiones permitidas, representan un 25% de ahorro en combustible, 50% de reducción en aceite lubricante y 70% de reducción en emisiones de gas de efecto invernadero, lo cual las hace acatar el U.S. Environmental Protection Agency (EPA) Tier II y son aptas para subvención estatal y federal como proyectos de aire limpio. KCS ha recibido cierto nivel de financiamiento y continúa en la búsqueda de más apoyos para proyectos adicionales.

KCSM y Kansas City Southern (KCS) invierten en locomotoras amigables, que le permite a ambas compañías mejorar su flota existente de locomotoras, al actualizar el equipo de patio y de camino más viejo con tecnología de punta en los motores de locomotoras controlados por microprocesadores, logrando menos emisiones, incremento en la eficiencia del uso de combustible, mayor confiabilidad, una mayor disponibilidad de servicio y costos de mantenimiento predecibles.

El motor diesel EMD 710 tiene un récord de 20 años de confiabilidad y disponibilidad de servicio en aplicaciones de locomotoras escarpadas. La versión de reconstrucción 710ECO® opera todos los diagnósticos del motor y protege contra el desgaste excesivo de ruedas para maximizar la fuerza de tracción en todas las condiciones. La plataforma de software flexible permite que los motores sean reajustados para cumplir con el estándar de emisiones en el futuro.

Las 27 locomotoras se están convirtiendo de unidades SD40 y GP40 de aproximadamente 40 años de antigüedad a unidades SD22ECO. Una vez que hayan sido convertidas, solamente permanecerán el cuerpo y estructura originales.

Las soluciones de reconstrucción 710ECO® incluyen las opciones de motores de diesel EMD de 2000thp con ocho cilindros y 3000thp con 12 cilindros, tanto para aplicaciones de caballos de fuerza bajas como para medianas. Esto permite a KCS realizar el desempeño a la medida de requisitos específicos, incrementando disponibilidad, confiabilidad y utilización. El sistema de control del microprocesador EM2000 compila la información de diagnóstico del motor e incrementa toda la adhesión climatológica con la fuerza de tracción de hasta 87,500 libras.

El motor diesel EMD 710 tiene un récord de 20 años de confiabilidad y disponibilidad de servicio en aplicaciones de locomotoras escarpadas. La versión de reconstrucción 710ECO® opera todos los diagnósticos del motor y protege contra el desgaste excesivo de ruedas para maximizar la fuerza de tracción en todas las condiciones. La plataforma de software flexible permite que los motores sean reajustados para cumplir con el estándar de emisiones en el futuro”.

Enhorabuena por Kansas City Southern, pero sobre todo enhorabuena por la Naturaleza de nuestro México.

Nuevo rumbo azul…

Enrique Aranda
De naturaleza política
Excélsior

Motivados, muy probablemente, por los múltiples sofocos y no pocas vergüenzas que debieron pasar en el aún inconcluso primer periodo de sesiones de la actual Legislatura, los más connotados integrantes de la diputación blanquiazul —sin El Impuesto César Nava ni Francisco Ramírez Acuña, vale decir— redefinieron su estrategia, en busca de optimizar sus fortalezas y reducir sus debilidades como fracción ante una oposición que, sin duda, les supera en número, experiencia, en conocimiento quizá, y también en mañas.

Este jueves, efectivamente, una treintena entre los notables de la bancada azul debatieron por espacio de cinco horas para, finalmente, definir media docena de líneas de acción cuya aplicación, estimaron, deberá redundar en su reposicionamiento ante sus pares y ante la sociedad, lo que les permitirá operar de mejor manera a nivel comisiones y en el pleno y, más importante aún, posibilitará establecer nuevas reglas de convivencia frente a sus afines en el Senado, ante el partido e, igualmente, respecto del (en ocasiones) avasallante Ejecutivo federal.

Encabezados por su coordinadora y autopromocionada precandidata Josefina Vázquez Mota —quien además de soportar algunas críticas, se dio tiempo para participar en el debate y avanzar en la consolidación de su liderazgo— el cónclave permitió sentar a una misma mesa tanto a su no muy querido operador non Julio Castellanos, como al vicepresidente de la Cámara baja Francisco Javier Salazar Sáenz, al germanista Roberto Gil, a la sonorense María Dolores del Río, al siempre controversial Javier Corral y al rijoso zacatecano Arturo Ramírez, entre otros muchos.

Destacó entre los resolutivos adoptados el posicionamiento que con respecto al Ejecutivo federal se definió: colaboración en el impulso de sus temas, establecimiento de un marco de relación estable, franca y sin intermediarios y, sobre todo, solidaridad y apoyo (irrestricto) en todo aquello “que abone al beneficio del país como un todo”… lo que en sí mismo constituye un condicionamiento. Entonces, de cara a las próximas festividades navideñas y más a futuros periodos, estaríamos —en opinión de sus miembros— en posibilidad de esperar más y mejores resultados de esta fracción. Habrá que ver…

Asteriscos

En medio de tantas noticias y jaloneos, a más de uno le pasó desapercibido que el pleno de la Cámara aprobó reformas para que, a partir del 1 de enero, el gobierno federal entregue recursos del Seguro Popular por cada persona afiliada y no por familia, como se viene haciendo. Ello, sin duda, beneficiará a los más y constituirá un avance en la operación de este instrumento.

Leámonos aquí el miércoles con otro asunto De Naturaleza Política.

Ya hay receta para nanocables

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

Mientras los legisladores mexicanos se la piensan acerca de si nos autorizan a producir energía con viento, para desconectarnos de la CFE, e hidrógeno a partir de agua para no depender de Pemex, ocurre que, como decía aquel noticiero de los cines con doble función: El mundo sigue su marcha. La falta de incentivos desmanteló el “valle del silicón” en los alrededores de Guadalajara. Y eso que los panistas eran los promotores de la libre empresa, la desregulación en los negocios y la apertura a los capitales. Pues nada: que sin agua ni trenes ni electricidad a precio y calidad atractivos, ni nada de nada, las industrias de los transistores y microcircuitos se fueron con sus capitales a esclavizar otros pueblos menos dados a defender su soberanía de tortillas con chile.

La nueva generación de transistores con nanocables se mide en millonésimas de milímetro. Un metro tiene mil milímetros; cada milímetro, mil micras o micrones o micrómetros, y cada micra tiene mil nanómetros. Si estiramos un milímetro al tamaño de un metro, veríamos las bacterias, pues medirían entre medio y 5 milímetros; pero el nanómetro, mil veces menor, seguiría siendo invisible a esa escala para el ojo desnudo.

El futuro de la electrónica está por llegar al mercado luego de que investigadores de IBM (una de esas transnacionales chupasangre que no deben invadirnos) logró un descubrimiento clave en la Universidad Purdue y en la de California sede Los Ángeles: universidades antidemocráticas donde se aplican impopulares exámenes rigurosos, exigen pago y lanzan a la calle a quienes no mantengan el ritmo, no hay huelgas estudiantiles en solidaridad con las luchas populares en Burkina Faso ni con sindicatos mexicanos revendedores de electricidad.

Los nuevos transistores, que pronto serán empleados en chips de computadoras, se integran con nanocables de silicio, germanio y una aleación de oro y aluminio. El artículo detallado lo publica Science del viernes pasado. Lo firman Cheng-Yen Wen, Eric Stach, Frances Ross, Jerry Tersoff y Mark Reuter.

Explican que mientras los transistores ahora comunes están hechos de silicio (o silicón en un anglicismo muy extendido) en capas horizontales, los nanocables hechos de materiales semiconductores se “cultivan” de forma vertical, lo cual permite conectar más transistores de un circuito integrado. La frontera entre las tres capas que componen el nanocable es crítica para poder controlar el flujo de electrones según se enciende o apaga el transistor. El equipo ha logrado una definición precisa a nivel atómico. Esa nitidez en el borde de los componentes no había sido posible hasta ahora y la transición entre una capa y otra era gradual, demasiado para que su desempeño como transistor fuera aceptable.

Lo que tanto nos desespera a los dueños de computadoras: que apenas desempacada y comenzando a dominar algunas de sus funciones de última generación… ya hay otra que hace obsoleta la nuevecita, se debe a la llamada ley de Moore: que el número de transistores en un chip de computadora se duplica cada 18 meses. Pero este ritmo se calcula que no podrá mantenerse, el transistor basado en silicio alcanzará su límite en menos de diez años. Ese límite volverá a ser rebasado con los nanocables, que permitirán mantener el ritmo de la ley de Moore gracias al equipo de IBM con participación de universidades.

Receta para fabricar nanoalambres semiconductores:

Ponga a calentar pequeñas partículas de una aleación de oro y aluminio hasta licuarlas en una cámara de vacío, luego introduzca a la cámara vapor de silicio. Añada cuanto sea suficiente hasta que la aleación de oro y aluminio se supersature de silicio. Hay supersaturación en una solución cuando ya no alcanza a disolver más material, por ejemplo, cuando el agua del bacalao se supersatura de sal ya no logra disolverla, se deposita en el fondo y el bacalao no libera más sal. La supersaturación del oro-aluminio con silicio hace que el silicio se precipite en forma de alambres. Ponga una gotita de aleación oro-aluminio sobre cada alambre en crecimiento de forma tal que la estructura parezca un champiñón cubierto de salsa bechamel.

Ahora reduzca la temperatura en la cámara de vacío lo suficiente para que la tapa de oro-aluminio se solidifique, lo que permite al germanio (perdón, pero, en la nota de Purdue, Stach no menciona cómo y cuándo entra el germanio… Hum, compló de la mafia) depositarse de forma precisa en el silicio y así crear una heteroestructura de silicio y germanio. El ciclo se puede repetir, alternando gases de germanio a silicio, según se desee. Así se crea un portón de germanio entre el silicio de base y el oro-aluminio que cubre el pastel. Eso lo convierte en un instrumento que se puede encender y apagar, o sea, en un transistor. Bon appétit.

Contacto: Eric Stach, eastach@purdue.edu

El oficio más antiguo del mundo

Jean Meyer
Profesor investigador del CIDE
jean.meyer@cide.edu
El Universal

Dicen que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo. Según las épocas y las culturas, ha cambiado de estatuto y de forma, ha revestido aspectos religiosos, sagrados, respetables y también extremos de violencia y horror. Legal o ilegal, tolerada o perseguida, allí está y los cristianos no deberían olvidar que en la Edad Media, bajo la protección de la santa Magdalena, las prostitutas tenían sus cofradías, sus capillas y un estatuto oficial.
La pregunta es: ¿y ahora qué hacemos con la prostitución? Los partidos esquivan el debate sobre regular o prohibir el sexo de pago y el único consenso es que habría que proteger a estas mujeres de los aspectos más sórdidos del negocio y luchar contra “la trata”, que ha dejado de ser el triste privilegio de “las blancas”, contra el tráfico ilegal de mujeres secuestradas, chantajeadas, esclavizadas.

Hace poco un gran periódico nacional publicó fotos de sexo callejero en nuestras ciudades, una realidad incómoda pero demasiado real para ser olvidada. Recuerdo una película británica que dura tres horas, ficción muy seriamente documentada, Sex Traffic (de David Yates, 2004), que, al enseñar los mecanismos de la trata de mujeres de Europa central y oriental, nos hunde en el infierno. Amnistía Internacional publicó en 2004 un texto sobre “La protección de los derechos de las mujeres forzadas a la prostitución en Kosovo”. “Algunas personas, supuestamente encargadas de proteger a estas mujeres y jóvenes, aprovechan su función para explotarlas y no reciben ninguna sanción”. Alude a las fuerzas internacionales estacionadas en Kosovo.

La ONU deplora la ineficacia de la lucha contra la esclavitud sexual que victimiza a “millones de mujeres y niñas. Las redes se extienden por todo el planeta, lo que requiere una respuesta global frente a la ineficaz lucha actual” (Tráfico de personas. Modelos mundiales, informe publicado en 2006 por la Oficina sobre Droga y Delito de la ONU). Identifica 127 países de origen, 98 de tránsito y 137 de destino. Ninguna parte del mundo se salva, y nuestra América Latina y nuestro México figuran entre las regiones de origen, tránsito y destino.

Así que la prostitución contemporánea presenta dos problemas, dos retos mayúsculos que se antoja casi imposibles de resolver. El primero es el tráfico de mujeres, la lucha contra los proxenetas; el segundo es civilizar una actividad que no va a desaparecer porque existe una demanda muy grande, hasta creciente.

Por ejemplo, en Europa el cliente de la nueva prostitución es más joven y los hombres, cada día más jóvenes, buscan el sexo rápido de pago sin ninguna inhibición moral. Ha cambiado la percepción social de la prostitución y una encuesta española revela que 27% de los varones de 18 a 49 años dice tranquilamente haber pagado por sexo.

El año pasado la universidad de Columbia publicó el libro de Siddharth Kara Sex Trafficking, con el subtítulo “adentro del negocio de la esclavitud moderna”. El autor intenta entender cómo es que cada año entre 500 mil y 600 mil mujeres y niñas caen en la esclavitud sexual. Dio la vuelta al mundo, entrevistó un sinnúmero de víctimas y de agentes del tráfico, como este Salim de un pueblo de Bihar, en India, que compra niños a las familias pobres y manda a las niñas a los burdeles de Delhi y a los varones a trabajar en talleres de tejedores de tapetes; gana 110 dólares por niño y 175 por niña. MB, exitoso dueño de un burdel en Mumbai, le cuenta cómo compra mujeres en Nepal y Bangladesh y se queja del alza de precio de las adolescentes y de las mordidas que debe pagar a la policía…

Lydia Cacho maneja la misma información para nuestro país y sus relaciones con Estados Unidos y Centroamérica, y sabe demasiado que la red nacional e internacional funciona a base de una clientela extensa y de la complicidad de muchas autoridades. ¿Qué hacer?

No sé. En la moral del consentimiento que es la nuestra, ya no es posible condenar la prostitución en los términos de una simple restauración del orden que prevalecía antes de la revolución sexual. Pero ¿es la prostitución, en el mejor de los casos, legalizada y sin padrotes —algo totalmente utópico, como lo saben las prostitutas de los países que consideran su oficio como cualquier otro—, un modo de vida deseable?

Algunos dicen que puede ser y que uno tiene la propiedad de su cuerpo, que una prostituta (habría que hablar en masculino también) se gana la vida con su cuerpo, como un atleta o un futbolista; y que lo malo es la esclavitud, y no la venta de su cuerpo. Olvidan las condiciones sociales del ejercicio de esta profesión y, en el mejor de los casos, su costo sicológico.

Volveré sobre el tema.

noviembre 28, 2009

El PAN de Andrés Manuel

Hugo García Michel
hgarcia@milenio.com
Cámara Húngara
http://www.lamosca.com.mx/
Milenio

Dicen que con su mitin del domingo pasado en el Zócalo defeño, Andrés Manuel López Obrador arrancó su campaña para (ahora sí) ganar la Presidencia de la República en el fatídico 2012 de todas las profecías tan temido (sin albur). En realidad, el buen Lopitos no ha dejado de estar en campaña desde 2006 y, por lo que se ve, seguirá en campaña en 2018, 2024, 2030 y así, hasta que el cuerpo aguante.

De lo que habló Don Peje ese día, no hay mayor novedad. Digo, en sus diez propuestas para salvar (vaya verbo tan mesiánico) a la Nación, el culto tabasqueño no hizo sino reciclar lo que ya había propuesto años atrás y que consiste en una mera lista de buenas y muy vagas intenciones, llena de palabras grandilocuentes y de una demagogia que nos transporta a las épocas del liberalismo juarista y del nacionalismo revolucionario priista. Nada nuevo y nada concreto, pues. Andrés Manuel está obsesionado con el poder de veras (no como el de su presidencia patito) y nunca se va a bajar de su terca mula.

Mientras tanto, el PRD empieza a desmoronarse y nuestra supuesta izquierda vuelve a dividirse con la famosa frase de “somos pocos pero sectarios”. Ruth Zavaleta se fue del partido amarillo y hay quienes ya la ven en el partido blanquiazul (“¿a qué hora sales al PAN?”, ya le preguntan algunos a la única perredista que se atrevió a desafiar al santo niño de Macuspana). La verdad, no creo que vaya a engrosar a las huestes panistas, sino que fundará una nueva organización izquierdosa que se sumará a tantas otras ya existentes. Mejor que apoye mañana domingo a Juanito, cuando se supone que el delegado con licencia por Iztapalapa asumirá de nuevo su puesto. Las cosas ahí se pueden poner de la Brugada.

Ah, el título de este artículo no se debe a que AMLO y Acción Nacional se vayan a aliar (a pesar de que el presidente Calderón ya le anda quitando sus banderas a aquél), sino a la simpática coincidencia de siglas entre ese partido y el Proyecto Alternativo de Nación de los pejistas, el PAN de Andrés Manuel.

Juanito, segundo acto

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Mañana vence la licencia de 59 días que Rafael Acosta solicitó como parte del pacto que hizo con Clara Burgada y Andrés Manuel López Obrador. En teoría, al término le sigue su salida definitiva del cargo para que Burgada sea la delegada oficial. Pero Juanito aún se piensa con la sartén por el mango y para mañana planeó la toma de la jefatura delegacional de Iztapalapa, que electoralmente, ganó.

Inclusive tiene una estatua que colocó temporalmente en el lobby de un hotel del Centro Histórico, donde se hospeda desde hace tres meses. Juanito se resiste a aceptar la victoria —que le dejó un sabor a derrota— que le fraguó el grupo de lopezobradoristas. Las razones fueron discutidas, igual que en aquella reunión con Marcelo Ebrard, ya que en menos de 50 minutos el rostro y el rumbo le cambiaron a Rafael Acosta, y justo cuando los reflectores lo apuntaban se apagaron.

Al parecer veremos el inicio de un nuevo episodio y no sabemos qué más nos traerá, pero en definitiva, la intensidad ya no será la misma.

Hubo un rumor. En esa reunión se dijo que a Juanito se le había encontrado su talón de Aquiles: un expediente familiar de tintes delictivos, de ahí que diera su brazo a torcer y aceptara el acuerdo inicial que había pactado con la gente de AMLO antes de las elecciones del 5 de julio pasado. Ése habría sido el argumento que escuchó en el encuentro con en el jefe de Gobierno del DF. Todo quedó en un estado de salud poco favorable para que pudiera tomar el cargo que, como sea, le dieron las urnas.

Aunque nos quedó claro por qué el cambio de opinión, de exigir se respetara lo que los votos decían, a la sumisión y acuerdo para que Burgada acabara como jefa en Iztapalapa. Tampoco sabemos si le cumplieron 100% sus peticiones (el porcentaje de salario o la inclusión de su gente en el equipo de trabajo de la delegación). Claro que para Juanito nada se satisfizo y más que otra cosa, le representa razón suficiente para mover a Burgada del cargo.

Juanito perdió todos los reflectores, tan deslumbrantes siempre, y ahora con esta oportunidad, de nuevo inicia la batalla por la jefatura de Iztapalapa, el botín perredista por excelencia del DF. Es la delegación más poblada y que ha representado tanto para el movimiento de AMLO. En caso de dar la batalla, Juanito no la tiene fácil.

Aunque al menos les ha hecho pensar a los del bando contrario que tampoco para ellos será así, ayer se supo que Burgada había “blindado” las oficinas delegacionales como medida de prevención ante lo que Juanito tiene planeado para mañana.

Rafael Acosta ya anunció que en punto de las 11 de la mañana entrará al edifico delegacional a recuperar lo que es suyo.

Es evidente, el reflector que ahora lo apunta, el teatral, no es suficiente, y tal vez, la candidez de un personaje como Juanito, le da el valor necesario para abrir este segundo acto... cuyo final podría ser predecible.

Rómulo y Remo

Andrés Pascoe Rippey
apascoe@cronica.com.mx
Invasión retrofutura
La Crónica de Hoy

Qué bonitas son las leyendas. No sólo por la narrativa épica, sino porque nos da una ventana a la forma en que las comunidades escogen ver su historia; nos muestran qué era lo que se consideraba importante, la forma en que las sociedades desean entenderse a sí mismas.

La leyenda de Rómulo y Remo —y por tanto de la fundación de Roma— es emblemática por varias razones. Una, porque nos muestra la obsesión humana con el linaje y la herencia; dos, porque es una historia clásica de supervivencia; tres, porque explica el nacimiento de uno de los imperios más importantes del mundo y cuatro, porque me recuerda a Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador.

Recordemos un poco la historia.

Troya arde. Los griegos, gracias a un ingenioso plan de Ulises, lograron penetrar la inexpugnable ciudad que sitiaron durante años. Los templos son devorados por las llamas, las mujeres son violadas, los soldados masacrados. Se ha terminado el sueño troyano y todo por culpa de una mujer, Helena.

Pero ningún final es el final: un grupo de hombres, mujeres y niños, logran escapar de la masacre, liderados por Eneas. Corre que corre, llegaron a la zona septentrional de África y ahí Eneas —ni tardo ni perezoso— se ligó a la reina Dido de Cartago. Pero Eneas, guiado por los dioses, supo que debía abandonarla y fundar su propia ciudad. Así, la dejó desesperada (Dido se suicidó) y viajó a Italia, dónde fundó Lavinia. Pasaron ocho generaciones.

Dos hermanos, descendientes de Eneas, se disputaban el trono. Numitor y Amulio gobernaban juntos pero no revueltos, al punto que Amulio destronó a Numitor y obligó a su hija, Rhea, a volverse sacerdotisa, para que se mantuviera virgen.

Pero la carne es débil y un día Rhea se echó una siesta al borde de un río. “Casualmente” el dios Marte pasaba por ahí, la vio —muy sexy en su toga— y se la echó al plato. Tan sutil fue que ni la despertó (un poco como la Virgen María) —o al menos eso contó Rea.

Total, nacen Rómulo y Remo, lindos gemelos. Pero el rey Amulio, temiendo lo destronen, los manda matar. Pero el asesino se apiadó de ellos y los echó en una canasta (como Moisés). Afortunadamente, una loba los encontró y los cuidó. Así, Rómulo y Remo sobrevivieron y crecieron fuertes con la leche de loba guerrera.

Deciden fundar una ciudad, pero no se ponen de acuerdo. Ambos juran ver señales divinas que los marcan como los dueños de la verdad sobre dónde y cómo montar el nuevo imperio. Rómulo gana la disputa y hace una raya. Jura que quien la cruce sin permiso morirá. ¿Quién es el primer tarado en hacerlo? Remo. Rómulo, dueño de una intransigencia sin límite, se cena a su hermano.

Pero, ay pobre, se siente culpable. Digo, acaba de matar a su único hermano. Así que en su honor, le pone Roma a su ciudad.

¿Qué nos dice sobre los romanos esta historia? Por un lado, que querían creer que tenían linaje, que eran herederos de otra gran ciudad e hijos de dioses. Por otro, que les encantan las historias de honor, culpa y redención. Por último, que se parecen a nuestro presidente y a su principal rival.

Aunque no parezca, ambos mamaron la teta de una loba: el sistema priista. AMLO es, en el fondo y superficie, un burócrata del PRI; Calderón no es priista, pero es rehén del priismo, así que da lo mismo. Ambos quisieron ser los líderes de la refundación de la República, y tuvieron que matarse para resolverlo.

Y ambos han creado leyendas propias. Calderón ha creado la leyenda de que todos los problemas de su gobierno son culpa de otros y que todo lo han hecho bien. No importa lo que digan los dramáticos hechos —delincuenciales, sociales, políticos y económicos— aquí no hay falla. ¿Que nos critican de afuera? No han leído, ignorantes. ¿Que nos critican de adentro? Son malos patriotas, egoístas. La leyenda radica en haber cerrado todo oído a la crítica, con la certeza de que todos son traidores. Y así le ha ido.

La leyenda de AMLO es bien conocida: él, el rayo de esperanza, vino a salvar al pueblo. Mafias y fuerzas malvadísimas le hicieron un fraude electoral para mantener sus privilegios. Ahora recorre los pueblos, como alma en pena, exigiendo que se haga justicia. Pero no se rinde: volverá. En 2012, diga lo que diga el PRD, AMLO será candidato y se vengará. Los sindicatos que me apoyan son pureza; los que no, son perversidad. Y así le ha ido.

Ambas leyendas nos dicen más de quien las construyó —y de quien las cree— que de la historia de nuestra patria. Ambos son cuentos, en los que la verdad importa nada. El único objetivo de la leyenda —a nivel histórico y a nivel político— es mantener una autoridad moral inquebrantable.

Lo hicieron los romanos, para justificar todas sus conquistas: somos los herederos de Marte, de Eneas, de Rómulo, el héroe trágico. Lo hace Calderón, para poder dormir haciendo oídos sordos al desprestigio internacional que sumerge a México. Lo hace AMLO, para asegurarse de que todos aquellos disidentes y críticos sean destruidos y quede claro que él es la luz.

De verdad, qué bonitas son las leyendas.

Se les prendió el foco

Alberto Serdán Rosales
http://twitter.com/albertoserdan
Secretario técnico de Propuesta Cívica, AC, promotor de Esperanza Marchita
El Universal

Las encuestas son claras: la ciudadanía piensa que es excesivo que los partidos políticos reciban ríos de dinero en medio de una de las crisis económicas más profundas. Al descontento siguieron la propuesta y la movilización de un sector importante de la sociedad. La buena noticia es que a un grupo plural de senadores y diputados se les prendió el foco y han presentado iniciativas que buscan corregir el rumbo.

En México, nueve de cada 10 ciudadanos consideran adecuado disminuir el dinero a los partidos políticos, según reportó EL UNIVERSAL (9/XI/09). Más aún, una encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (12/XI/09) apuntó que 33.4% de la población cree que “la tarea más importante sobre la que deben trabajar los legisladores” es la reducción del financiamiento de los partidos por encima de “darle más recursos a la educación” (30.2%), “el combate a la pobreza” (29.6%) o “promover una reforma energética” (3.2%). El veredicto es claro: los partidos reciben más dinero del que se supone necesario.

En este contexto, la Asamblea Nacional Ciudadana, Alianza Cívica y Propuesta Cívica impulsaron la campaña ¡Ya Bájenle! con la participación de 27 mil 990 voluntarios que enviaron cartas a diputados para solicitar menos recursos a los partidos. Asimismo, se realizó la jornada del Foco Ciudadano, en la que más de 250 mujeres y hombres pedalearon en una bicicleta conectada a un foco que permaneció prendido durante 24 horas seguidas al pie del Ángel de la Independencia. A estas acciones se sumó una intensa campaña por medios alternativos como twitter y Facebook para difundir la idea.

El resultado es notable: desde el 18 de septiembre en que arrancó la campaña a la fecha se han presentado una serie de iniciativas tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores. Además, a instancias de los diputados Jesús Ramírez del PAN y Vidal Llerenas del PRD, se agregó un artículo 21 transitorio en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal de 2010, previendo que “una vez que se modifique el régimen de financiamiento” de los partidos, los recursos ahorrados se destinarían a gasto de inversión en infraestructura.

La Constitución establece en su artículo 41 que la bolsa a repartir se calcula multiplicando una proporción del salario mínimo del DF (65%) por el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral. Ello garantiza un flujo constante y siempre creciente de dinero a los partidos. Por tanto, cualquier modificación debe pasar por una reforma constitucional. Ningún otro rubro del gasto tiene este privilegio.

Las aproximaciones han sido diversas. El PAN planteó en ambas cámaras (a través del diputado César Nava y del senador José González Morfín) un cambio en la fórmula que busca reducir de 65% a 35% la proporción del salario mínimo que se multiplica por el padrón electoral. Estas iniciativas también proponen aumentar el tope a los recursos privados que recibirían los partidos a través de sus simpatizantes, pasando del 10% actual a 30% propuesto respecto del total de gasto de los partidos.

Por su parte, el diputado Jaime Cárdenas del PT expuso una propuesta de Punto de Acuerdo de la Cámara de Diputados, por el que se exhorta a los partidos a disminuir voluntariamente su financiamiento y a asumir el compromiso de reformar la Constitución a fin de modificar la fórmula de cálculo, y que en lugar del padrón electoral “se tome en cuenta el número total de los votos recibidos por cada partido en la pasada elección”.

Sin embargo, la iniciativa más refinada proviene de un grupo plural de senadores de PAN, PRI, PRD, PT y PVEM, encabezados por el senador Tomás Torres, que busca derogar la disposición constitucional y reforma el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales a fin de que sea el número total de votos válidos emitidos, y no el padrón electoral, lo que determine el dinero de los partidos.

Esta propuesta tiene el mayor mérito ya que dará más poder a los ciudadanos, pues modifica los incentivos para que los partidos busquen el voto: si quieren más dinero, tendrán que convencer a la ciudadanía de ello. Por su carácter plural y su pertinencia democrática, desde ¡Ya Bájenle! impulsaremos esta última iniciativa para que se apruebe en el pleno de ambas cámaras así como, por lo menos, en 17 congresos locales. El camino es largo y la movilización ciudadana continuará para que a más legisladores se les prenda el foco.

noviembre 27, 2009

'Fondos' por Paco Calderón

Viernes negro

Macario Schettino
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
El Universal

Hoy es un día muy importante en cuestión económica. Hoy es el viernes negro. Hoy podremos saber, con algo de certeza, si la economía mundial va en camino a la recuperación o si la debilidad seguirá con nosotros por un rato más.

Se le llama viernes negro al día siguiente al de Acción de Gracias en Estados Unidos. Es el arranque de la temporada de compras de Navidad, y uno de los días en que más ventas ocurren. De ahí su sobrenombre, porque es el primer día en que muchos negocios logran tener sus cuentas en números negros, y dejan atrás los números rojos de los meses de bajas ventas. Es el día en que sabemos, bien a bien, qué piensan los consumidores acerca de la economía. No porque respondan encuestas acerca de la confianza que tienen en ella, sino porque le ponen dinero a su decisión: compran.

Nadie en su juicio pensaría que basta con un día para cerrar la etapa de la recesión, y no se trata de eso la atención que debemos prestar al viernes negro, pero sí será una señal relevante de la dinámica de una economía global que lleva ya 23 meses de recesión, 14 de ellos terribles.

No cabe duda de que la parte más grave de este proceso terminó hace ya prácticamente medio año. Lo que no sabemos es la solidez del proceso de recuperación, la velocidad que podrá alcanzar en los próximos meses. Para ello será muy útil la información del día de hoy. Esta recesión, a diferencia de otras, depende mucho del comportamiento de los consumidores. Como usted sabe, el origen de la crisis es un exceso de gasto ocurrido durante prácticamente toda la década. La causa de este gasto excesivo la podemos encontrar en la política económica de China, que decidió impulsar su crecimiento económico en exportaciones sostenidas en un tipo de cambio artificialmente bajo. En economía internacional a esta política se le conoce como “empobrecer al vecino”.

Para mantener su tipo de cambio subvaluado, China regresa a Estados Unidos los dólares que obtiene por sus exportaciones. Lo hace comprando papeles del gobierno, de las empresas, incluso de las inmobiliarias que tantos problemas tuvieron en los últimos dos años. Al regresar estos dólares, China provocó una tasa de interés muy baja en Estados Unidos, fenómeno que se complementó con una política monetaria expansiva de la Reserva Federal, desde 2001, en parte para enfrentar la recesión de aquel año.

Cuando las tasas de interés son bajas, el valor de los activos crece, sobre todo de los fijos. Por eso los precios de las casas en Estados Unidos subieron, y al hacerlo durante varios años, alcanzaron valores inusitados. El exceso de liquidez implica el alza de precios de activos, es decir, la burbuja. Y es la burbuja lo que lleva al desorden financiero. No es que faltase regulación, o que los financieros actuaran fuera de lo normal. Es que el mercado no podía equilibrarse debido a la política económica china.

Eso, por cierto, no se ha podido resolver. China continúa haciendo lo mismo que ha hecho, de forma que los excesos de liquidez continúan. En Estados Unidos esto no es un problema en este momento, pero sí lo está siendo en China, en donde los precios de los activos crecen, y la burbuja va tomando aire. Pero en un país con una economía tan peculiar, no tenemos idea de qué ocurrirá con estas presiones.

En Estados Unidos, la burbuja empezó a desinflarse desde 2006, pero fue el 15 de septiembre de 2008 que finalmente estalló. En ese momento, los estadounidenses se dieron cuenta de que se habían endeudado por encima de sus posibilidades, y que habían acabado con su ahorro. De pronto se enfrentaron con el costo de vivir ocho años por encima de sus posibilidades. Y dejaron de gastar. Y al hacerlo, el resto del mundo no tuvo a quién venderle, porque los estadounidenses representan 40% del consumo del mundo entero. Y de ahí nuestra recesión, amplificada en nuestro caso por la severa caída en la producción de petróleo.

Por eso el día de hoy es tan importante, porque si hoy empiezan a gastar nuevamente los estadounidenses a un ritmo razonable, entonces el resto del mundo podrá producir, incluyéndonos a nosotros. Más todavía, nosotros podremos hacerlo en mejores condiciones que hace un par de años, porque ahora podemos vender con 20% de descuento, gracias al ajuste cambiario.

La recesión ha terminado, y hoy sabremos si la recuperación es lenta o rápida. Ese ya no es problema. Lo nuestro, lo que debe importarnos, es aprender a vivir sin depender del petróleo. Convertir a México en un país competitivo, no en un simple proveedor de una materia prima. De eso se tratarán los próximos seis meses.

Acción de Gracias

Germán Dehesa
german@plazadelangel.com.mx
Gaceta del Ángel
Reforma

Convendrán conmigo en que no todo lo que se les ocurre a los norteamericanos tiene que ver con su proyecto imperialista, o con la sistemática explotación de los pueblos latinoamericanos. La celebración del día de Acción de Gracias, por ejemplo, me parece un logro tan importante que debería de convertirse en un patrimonio para toda la humanidad. Me agrada mucho pensar que en el año hay un día que está exclusivamente dedicado al agradecimiento. Varias veces he traído a colación en estos renglones las inmortales palabras de mi abuela: no es bien nacido, el que no es agradecido. Mujer sabia. No es fácil, aunque sí es muy gratificante, aprender a ser agradecido; porque está al alcance de cualquiera agradecer un ostensible favor, o un oportuno donativo. Ya no es tan simple aprender a agradecer la insidia y la malevolencia de los malquerientes que aspiran a mostrarse como enemigos. Hace unos minutos, veía yo en You Tube a los integrantes de la mesa principal de una reunión quizá de estudiantes o vayan ustedes a saber qué. El Presidente de este numerito no sé por qué, ni para qué, me traía a colación, aunque era evidente que no era yo su ídolo del rock and roll, y comentaba que, en aquel año de 1967, la presidencia de la Sociedad de Alumnos de Filosofía y Letras la ocupaba Germán Dehesa (en efecto, la ocupaba mediante una elección democrática) y añadió con la debida sorna "... y era muy católico"; en este preciso instante terció una vieja cara de sope que añadió: "... sí y hacía misas de iniciación de cursos". ¡Vieja réproba y maldiciente!; ya me imagino a mí "haciendo misas" y que conste que era la época en la que bajo la dura férula de mi madre, solía asistir a misa dominical. A lo que quiero llegar es que aun a este par de desgraciados que sólo conozco vía Internet, también les tengo agradecimiento; al primero porque aun sin saber hablar español, me incluyó en su pedregosa conversación y a la segunda por tener tan buena y creativa memoria. Estos dos son como los rinocerontes: seres a primera vista inútiles, cuya existencia no parece tener justificación, aunque para algo han de servir en los misteriosos designios del Creador. Así pues, colocado en la tesitura franciscana de "Saluda al sol, araña/ no seas rencorosa", me felicito por la existencia de las cucarachas, los alacranes y esta parejita de personas tan redichas.

Ahora, la verdad es que me resulta más fácilmente agradecible la existencia de mis hijos, de mis amigas, de mis amigos, de mi atribulado país, de los huauzontles, de mis facetados lectores, de esas personas que pasan por la calle y me saludan afables y sonrientes, de nuestra extraña geografía, nuestra vertiginosa historia, nuestros poetas, nuestras interminables músicas, nuestras flores, nuestros usos y costumbres, nuestra ciudad Capital que nos exige so pena de perecer, nuestra total atención porque aquí no se sabe ni por dónde, ni a qué horas nos va a llegar el peligro inminente.

Agradezco igualmente a todos aquellos que me han dado trabajo, a la UNAM que me dio herramientas para trabajar y a mis padres que me educaron en el esfuerzo. Quien desee guarecerse bajo esta acción de gracias será bienvenido, aunque debe recordar que HOY TOCA.

¿QUÉ TAL DURMIÓ? MDCLXXVIII (1678)

MONTIEL.

Cualquier correspondencia con esta columna que es un perro agradecido, favor de dirigirla a dehesagerman@gmail.com (D.R.)

La receta del fracaso

Francisco Martín Moreno
fmartinmoreno@yahoo.com
Excélsior

No a los principios capitalistas: no, no y no... aun cuando éstos sean imperativos para la creación de empleos, la generación de fuentes de riqueza y provocar el ahorro interno, indispensable para el financiamiento más sano del desarrollo.

Por supuesto que no, no me referiré aquí directa e indirectamente a alguna de las tesis de la izquierda mexicana más conocidas y no por ello menos alarmantes; no, desde luego que no... Intentaré, sí, esbozar la mayoría de ellas sin perder de vista la incapacidad manifiesta de los fanáticos para aprender de la experiencia presente y pasada.

¿Qué tal comenzar con unas preguntas, cuyas respuestas todos conocemos con tan sólo pensar en ciertos personajes o en recordar los impulsos, no así los razonamientos que mueven a ciertos sujetos, cuya actuación y móviles son realmente inconfundibles muy a pesar de que ya estamos en el siglo XXI..?

¿Quién sufre una terquedad absolutamente dogmática en contra de los principios capitalistas, sí, sí, capitalistas, aquellos que estimulan la generación de utilidades, aun cuando éstas constituyan el principio de un fisco fuerte y que un fisco fuerte represente uno de los fundamentos de la prosperidad de las naciones?

No a los principios capitalistas: no, no y no... aun cuando éstos sean imperativos para la creación de empleos, la generación de fuentes de riqueza y provocar el ahorro interno, indispensable para el financiamiento más sano del desarrollo.

¿Quién defiende a ultranza el surgimiento y mantenimiento de empresas paraestatales cuando de lejos sabe, o al menos debe saber, que el gobierno ha sido un pésimo administrador de la riqueza pública y que por ineficiencia o corrupción ha dilapidado o tolerado o consentido impunemente la desviación de los recursos públicos a fines ilícitos? ¿Quién insiste obsesivamente, como corresponde a un fundamentalista que se respete, en imponer corrientes económicas caducas y en evidente desuso, cuando de sobra sabe que su aplicación supone una agresión frontal a la democracia que nace? ¿Quién defiende a la democracia en discursos electorales y en la práctica manda al “diablo a las instituciones del país…”?

¿Quién puede ignorar a estas alturas que cuando el gobierno estatiza una empresa y crea un monopolio arruina a empresa y sociedad no sin antes crear un nuevo foco de corrupción?

¿Quién se niega a aprender de la experiencia y vende promesas populistas que más tarde se desmoronan como la Cortina de Hierro o como el Muro de Berlín?

¿Cómo olvidar que la elefantiasis estatal es el mejor medio para alentar la corrupción y la descomposición moral de la sociedad y, sin embargo, existen quienes, a pesar de no ignorar esta receta para alcanzar eficientemente el fracaso, todavía tratan de vendérsela a quienes agitan banderitas en los acarreos electorales?

¿Quién no sabe que las así llamadas “empresas estratégicas” defendidas en términos caninos por el gobierno hacen agua a babor, estribor, proa y popa y si no se hunden es porque se les mantiene a flote gracias al ahorro de los contribuyentes, al subsidio, a las prótesis económicas con o sin su voluntad política?

¿Quién vincula a las “empresas estratégicas” con el honor nacional y se niega a su privatización cueste lo que cueste aun cuando los escasos ahorros de los mexicanos tan necesarios para educar o curar se vayan por el alcantarillado?

¿Quién insiste en adoptar el papel de víctima en lugar de enmendar el error y aceptar su responsabilidad política?

¿Quién demuestra con cada decisión o cada palabra pronunciada en público su incapacidad para diferenciar entre lo cierto y lo falso, la realidad y la ficción y que cuando lo logra distinguir ya hizo girar para atrás las manecillas del reloj de la historia?

¿Quién sufre de una parálisis intelectual tan desarrollada que le impide ver, oír, recordar, aprender, y sueña, promete y asegura como si la realidad no existiera..?

La izquierda mexicana insiste en buscar las culpas en las fuerzas del mercado, en la libre competencia, en las transnacionales, en los términos de intercambio, en el capitalismo explotador de conciencias y de hombres, en la actuación de la Casa Blanca, en el Tratado de Libre Comercio.

¿Por qué la palabra ganancia está excluida del léxico perredista y quien la utiliza está condenado al fuego eterno?

¿Cómo con alguien que niega las ventajas de la globalización y la economía neoliberal con rostro humano?

¿Cómo facilitar el arribo a la presidencia a quienes levantan en público la mano a Castro o a Chávez y todavía creen en las ventajas de la dictadura del proletariado?

La mejor receta para el fracaso se encuentra en las tesis de la izquierda mexicana divorciadas de las de Lula, Bachelet o Felipe González…

El caso Stiglitz y el Nobel de Economía

Arturo Damm Arnal
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

Si bien es cierto que ya pasó (las declaraciones que, en el marco de la Expomanagement 2010, realizó el economista Joseph Stiglitz, descalificando la respuesta del gobierno mexicano ante la recesión), las repercusiones siguen dándose, y muestra de ello es este artículo.

Lo primero que debo decir es que Stiglitz no es santo de mi devoción, y no lo es no por alguna razón visceral (por ejemplo: me cae mal), sino por un motivo cerebral (por ejemplo: su crítica ante la economía de mercado), ya que muchas de sus posturas (por ejemplo: su crítica al libre comercio), se refutan de la A a la Z partiendo de la corriente de pensamiento económico que va desde la Escuela de Salamanca, del siglo XVI, hasta la Escuela Austriaca, del siglo XX, pasando por buena parte de la Escuela Clásica, tanto inglesa como francesa, de los siglos XVIII y XIX.

Se me podrá decir, con aparente razón, que cómo es posible que critique a un economista que, en 2001, ganó el Premio Nobel de Economía, como si el Nobel, ¡sobre todo en economía!, fuera garantía de acierto en la materia. A veces lo es, a veces no, lo cual me lleva a cuestionar los criterios que siguen, para concederlo, quienes lo otorgan, criterios que, por lo visto, son sincréticos por no decir confusos.

Pongo de ejemplo lo sucedido en 1973 y 1974, años en los cuales el Nobel de Economía lo ganaron, respectivamente, Wassily Leontief y Friedriech Augusto von Hayek, resultando difícil concebir dos economistas tan distintos, con Leontief defendiendo el método empírico matemático (introdujo el álgebra matricial al tratamiento de los problemas del equilibrio general), y con Hayek (opositor de los economistas partidarios de la teoría del equilibrio general), abogando por el método lógico deductivo, siendo que los métodos, empírico matemático y lógico deductivo, son tesis y antítesis.

No es lógico premiar, por sus contribuciones a la ciencia económica, a Leontief y a Hayek, al menos que quien otorgue el premio no sepa nada de economía (tal y como sucede con muchos economistas, no pocos de ellos con doctorado en la materia, que no saben, ¡sí: no saben!, qué es un precio, lo cual equivale a que un médico no sepa lo que es la enfermedad, o a que el arquitecto no sepa lo que es la edificación, o a que un abogado no sepa lo que es el derecho, o a que el poeta no sepa lo que es la palabra).

No es lógico premiar a la tesis y la antítesis, premio que, en lo que a los Nobel de Economía se refiere, es el pan nuestro de cada día y a una muestra más reciente me remito: el Nobel de Economía 2008, otorgado a Paul Krugman, un keynesiano de hueso colorado, siendo que Hayek fue la quintaesencia del antikeynesianismo. Si Krugman tiene razón, Hayek no la tiene, y viceversa. Entonces, ¿cómo explicar la concesión del Nobel a los dos?

(¿Cual de los dos tiene razón? Hayek, por su puesto).

noviembre 26, 2009

Elecciones en Honduras

Jorge G. Castañeda
jorgegcastaneda@gmail.com
Reforma

El próximo domingo se celebran las elecciones en Honduras y con ellas, probablemente, el principio del fin del teatro de Tegucigalpa. Ya no volvió a la presidencia Manuel Zelaya antes de los comicios; ni pudo reelegirse; ni hubo la observación internacional de la votación que hubiera sido deseable; y ya no pudo mantenerse la unidad hemisférica en torno a la crisis. Pero todo esto no es necesariamente para mal.

En efecto, el presidente Obama envió una carta a Lula, hace unos días, explicando de algún modo el cambio en la postura de EU, a saber que Washington sí reconocería al ganador de los comicios del próximo domingo como presidente "legítimo" y que esperaba que Brasil, de algún modo, hiciera lo mismo. Lula, a través de su asesor Marco Aurelio García, respondió que por ningún motivo e incluso empezó a lanzar dardos más personales y directos a Obama sobre la relación con América Latina. México, para no variar, no sabe qué hacer. Por un lado, la Cancillería se ha dedicado a hacer de la restauración de Zelaya condición sine qua non para validar las elecciones, por otro debe enfrentar situaciones nuevas. En primer lugar, EU ya no está en esa tesitura y ya no regresó Zelaya. Es probable que después de las elecciones, si todos lo candidatos -vencedor y vencidos- aceptan la limpieza y desenlace, Zelaya ya pueda salir de su guarida brasileña en Tegucigalpa para entregar el sombrero presidencial, como si fuera la banda, al ganador. Pero esto no resolverá el problema de los países latinoamericanos serios que hicieron del lógico, comprensible y necesario repudio a la defenestración de Zelaya, la piedra de toque de la legitimidad de las elecciones.

Muchos lo dijimos hace meses: la tesis según la cual un gobierno ilegítimo no puede organizar elecciones legítimas, no sólo es conceptualmente absurda, sino que es históricamente falsa; y quienes mejor lo saben son los actuales gobernantes latinoamericanos. Muchos pertenecen a regímenes emanados de transiciones democráticas que vienen de regímenes autoritarios. Puede variar el periodo de transición o la antigüedad de la democracia; pero tanto en México, como en Brasil, Argentina, Chile, Uruguay o Perú sucedió, detalles más o menos, lo mismo. Durante un número determinado de años imperó un régimen autoritario, más o menos represivo y más o menos longevo. Un día empezó una negociación tácita entre ese régimen y la oposición democrática que desembocó en elecciones pactadas. Éstas fueron más o menos transparentes y más o menos equitativas. Los ganadores portaban, sin duda, el pecado original de una elección organizada por el gobierno saliente, por definición, ilegítimo: golpe de Estado o régimen de partido único. En esos casos, en muchos de Europa del Este, en Sudáfrica y en otros, la historia muestra que sí hay una contradicción entre el advenimiento de un régimen democrático con orígenes en un régimen autoritario. Pero esa contradicción se salva al llegar los nuevos gobernantes y dejar atrás el episodio -corto o largo- autoritario. De no ser así, jamás se habrían producido las transiciones a la democracia de los últimos 25 años en América Latina.

Ni Brasil ni México, ni mucho menos Chile, debieron haber comprado el boleto conceptual de Chávez, los cubanos, Zelaya y el ALBA. EU lo compró por tratar de quedar bien, por pensar que podrían de algún modo imponer el retorno de Zelaya, aunque sólo fuera por unas horas antes de los comicios. Se equivocaron y de alguna manera sabían desde antes que se estaban equivocando, pero como lo dijo un alto funcionario del gobierno de Obama: no quería echar a andar el plan B antes de tiempo para no socavar el plan A, aunque entendía que el plan A era nonato. Los norteamericanos se salvaron de panzazo; ahora los brasileños tendrán que decidir qué hacer con su huésped incómodo; y los mexicanos seguiremos en la parálisis, la indefinición y la fatigada retórica de los años sesenta.

Agonía sin éxtasis

Oscar Mario Beteta
dikon2001@yahoo.com.mx
En Petit Comité
Milenio

Obcecado en recorrer el camino que lo conduce al fracaso, AMLO no tiene futuro político. Entre 2000 y 2006 se peleó con el poder económico y lo hizo fracasar en su intento por conquistar la presidencia. Ahora radicaliza su postura con idéntico objetivo, de donde se sigue que le esperaría lo mismo.

Suponiendo que AMLO fuera postulado por segunda vez para competir por el máximo poder político en México, el domingo pasado, al cumplir tres años como supuesto legítimo, enseñó el arma con la que de nuevo quiere hacerse el haraquiri.

Su llamado proyecto alternativo de nación, prefigurado por algunos epígonos, es veneno puro contra sí mismo, con independencia de que sea anhelo, propuesta o propósito de algunos sectores de la población.

El decálogo que propone se centra en un ataque patológico al capital, que para muchos puede ser deleznable pero para millones es imprescindible en éste como en cualquier país. Es necesario moderarlo y humanizarlo, sí, pero no estigmatizarlo, demonizarlo o tratar de proscribirlo.

Con su idea de “rescatar” al Estado, “democratizar” los mass media, “cambiar” las prácticas monopólicas, “abolir” los privilegios fiscales, “implantar” la austeridad, “fortalecer” el sector energético, “alcanzar” la soberanía alimentaria, “establecer” el Estado de bienestar y “promover” una nueva corriente de pensamiento, no puede ir muy lejos.

En algunos apartados habrá resistencias naturales sobre las que pretende vencer, no convencer; y eso nadie se lo va a permitir, mucho menos quienes son blanco diario de sus dardos; otros, como el de “impedir el predomino del dinero”, son inviables.

Mas como se asume “demócrata” impositivo, verticalista, autoritario e iluminado y no se le dan la tolerancia, la proclividad al diálogo, ni el gusto por la negociación y el acuerdo, no se moverá un ápice y mantendrá su juego a la vista de todos, suficiente para que la ciudadanía identifique y rechace a uno y a otro.

Muchos de los errores en los que AMLO reincide, los evita con esmero Marcelo Ebrard, natural y consistente candidato de la izquierda seria, democrática y moderna, sumándolos a la aceptación de su obra económica, política y social, que ya de suyo es bastante considerable.

Sotto voce

Que, dada la situación, en los próximos días el poder político hará lo que se necesita para que México llegue a buen puerto... Con base en la amplísima ventaja que le dan Mitofsky y otras encuestadoras, Javier López Zavala se pone en perspectiva segura de ser el candidato del PRI a la gubernatura de Puebla.

Renuncia a la militancia del PRD

Ruth Zavaleta Salgado
ruthzavaletas@yahoo.com.mx
Excélsior

No lo hago motivada por el chantaje de no tener un cargo o una candidatura, no lo hago porque los resultados electorales demuestren nuestro declive ni porque pretenda desde afuera golpear y vulnerar.

Mi participación política se inició en 1986 cuando me sumé a la huelga universitaria encabezada por el CEU y milité en el grupo Punto Crítico. Con la idea de construir un nuevo régimen político en México, participé en 1988 en el FDN y fui miembro fundador del PRD, en 1989.

El trabajo de activismo social me permitió liderar el movimiento de Los Arenales, en la delegación Venustiano Carranza, una zona donde se ubicó a damnificados de los sismos de 1985.

Los noventa fue una época dura para quienes militábamos en el PRD y disputábamos los procesos electorales a los candidatos del PRI. En 1996 me integré al grupo encabezado por René Arce para competir en las elecciones internas por la presidencia del PRD en el DF y comencé a involucrarme más en la vida política del partido.

De 1996 hasta principios de 2000 fui secretaria de Desarrollo Social y de Finanzas en el PRD estatal y, en 2000, fui elegida diputada de la Asamblea Legislativa por el XXXI Distrito de Iztapalapa; luego, de 2003 a 2006, fui elegida jefa delegacional de Venustiano Carranza.

En 2006 encabecé la lista plurinominal de la cuarta circunscripción para diputada federal y, gracias al apoyo del partido y, principalmente, de Nueva Izquierda, fui vicepresidenta y presidenta de la Mesa Directiva de la LX Legislatura en la Cámara de Diputados.

Desde 1997 soy consejera y congresista estatal y nacional y participé por ello en las discusiones y decisiones que ahí se dirimían. Esto me hizo ser testigo privilegiado de la transformación del PRD y parte de una mayoría que deseaba un partido moderno dispuesto a luchar electoralmente, pero congruente para que, pasadas las elecciones, lográramos los acuerdos necesarios con miras a fortalecer los cambios formales y las instituciones que se requerían para consolidar la democracia.

Creí en un partido solidario, moderno, eficaz y eficiente, que impulsaría los acuerdos para construir un proyecto de nación que beneficiara a las mayorías. El PRD ha tenido una importancia fundamental en mi vida y agradezco a toda su militancia y, principalmente a los compañeros de Nueva Izquierda, que me hayan dado la oportunidad de presidir la Mesa Directiva de la Cámara Diputados de agosto de 2007 a agosto de 2008, una experiencia que marcó, con mayor énfasis, mi convicción y mi lucha para fortalecer la vida institucional del país.

Hoy, la concepción de la nueva izquierda por la que luchamos en el PRD fue desplazada por la de seguir dependiendo del candidato en turno. Se renuncia al fortalecimiento regional y la estrategia de fortalecimiento institucional. Se cambia el diálogo por la estridencia y se ha privilegiado la descalificación y la agresión y no el razonamiento y la solidaridad. Ante ello, el partido disminuye su competencia electoral y su definición de institución de acuerdos y pierde credibilidad y confianza de los sectores mayoritarios.

El día de hoy presento mi renuncia a la militancia partidaria en el PRD y aclaro que ésta se da en un momento que no afecta su camino: no lo hago motivada por el chantaje de no tener un cargo o una candidatura, no lo hago porque los resultados electorales demuestren nuestro declive ni porque pretenda desde afuera golpear y vulnerar. Tampoco lo hago porque pretenda integrarme a ninguno de los partidos existentes. Lo hago convencida de que el camino que toma el PRD no conduce a la construcción de la izquierda que requiere el país y los ciudadanos que han confiado en él.

Lo hago porque creo en la democracia como un método para tomar decisiones, dirimir diferencias, actuar con transparencia y con ética y construir un futuro mediante la paz y los acuerdos; porque creo que es el momento de apostarle a construir un nuevo pacto nacional a base de un gran acuerdo entre los diferentes actores políticos, económicos y sociales de nuestro país, en beneficio del pueblo.

Estoy convencida de que la humanidad tiene dos expresiones del pensamiento y hay que lograr que se unan: la del liberalismo político que promueve las libertades de hombres y mujeres, y las del socialismo democrático que busca la igualdad de oportunidades para todos, es decir, la socialdemocracia que en América Latina tiene nombre: Lula da Silva en Brasil, Michelle Bachelet en Chile y, muy pronto, estoy segura, Pepe Mújica del Frente Amplio Uruguayo.

Seguiré luchando por una sociedad justa e igualitaria, equitativa y libre para hombres y mujeres, lucharé por construir un espacio que conjunte diferentes actores políticos y sociales interesados en consolidar la democracia por medio de las instituciones y apegados a la legalidad, incluso aspiro y lucharé por un cambio de régimen que permita generar un verdadero equilibrio de poderes, el fortalecimiento del federalismo y la integración plena del municipio al Pacto Federal.

Finalmente, sirva la presente para desear lo mejor al partido, a los simpatizantes y a los militantes: deseo que logren la refundación, que mejoren sus perspectivas y que nuestros futuros encuentros sean fraternales y podamos conjuntar esfuerzos para lograr la sociedad justa que soñamos.

Calderón: equipo goleado

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Dicen expertos de futbol que la reflexión del medio tiempo y un cambio de estrategia suelen producir segundos tiempos ganadores.

Nadie sabe si el esquema aplica al ejercicio del poder. Pero lo que todos saben es que en el primer tiempo el equipo de Felipe Calderón fue goleado. Y muchos dudan de que la reflexión del medio tiempo y el cambio de estrategia sean suficientes y adecuados para descontar la desventaja.

Por lo pronto —y antes de regresar a la cancha para la segunda mitad de su gobierno—, Calderón ensayó una débil autocrítica al reconocer el desempleo galopante y el crecimiento de la pobreza. Por eso dijo que intentará “ganarme nuevamente la confianza ciudadana” y pidió de todos los sectores “comprensión, ayuda, apoyo y compromiso”, ya que “es hora de enderezar el rumbo”.

En entrevistas previas al tercer aniversario de su gobierno, Calderón defendió sus decisiones económicas, “ante el riesgo de que el país se nos pueda ir de las manos”; justificó las fallidas reformas por la minusvalía legislativa de su partido y —a pesar de todo— colocó el combate a la pobreza como la prioridad de la segunda mitad de su gestión. Aun así, la gran interrogante persiste. ¿Es suficiente con la reflexión del medio tiempo y el anuncio de “enderezar el rumbo”?

El tiempo dirá si la segunda mitad de la gestión de Calderón será un éxito u otro fracaso. Lo cierto es que la desconfianza social crece a causa de la goleada de la primera mitad. Y no se requiere más que sentido común para llegar a esa conclusión. ¿Cuáles fueron las banderas fundamentales del candidato presidencial Felipe Calderón? Casi nada, la creación de empleo y el combate a la pobreza. ¿Y cuáles son las variables que confirman que el equipo presidencial fue goleado? Que en los primeros tres años crecieron desempleo y pobreza.

Y tienen razón quienes argumentan que no toda la responsabilidad es de Calderón. En efecto, la responsabilidad es compartida por los tres poderes y los tres órdenes de gobierno; por líderes políticos y legisladores. Sí, pero resulta que el Presidente es eso, el jefe del Ejecutivo, el primer mandatario, y por tanto sus decisiones marcan el rumbo del país; son causa y efecto de aciertos y errores.

Dicen sus defensores que el Presidente tiene tres años para “enderezar el rumbo”. Pero si en la primera mitad el equipo fue goleado, nada garantiza que en la recta final los jugadores del equipo azul —desgastados y picados por la enfermedad de la sucesión— lo harán mejor. Al tiempo.

'Los cárteles'

Carlos Elizondo Mayer-Serra
elizondoms@yahoo.com.mx
Reforma

"México está siendo rehén de sus cárteles. No me refiero a los cárteles de la droga. Los cárteles que están frenando a México son los conglomerados privados, sindicatos, grupos políticos, universidades, las empresas de medios de comunicación y asociaciones de profesionistas que limitan la competencia en sus respectivos sectores. México está repleto de cárteles con privilegios y poderes de veto que inhiben la capacidad de la nación para hacer los cambios que el país necesita para avanzar". Son las palabras de Moisés Naím del pasado lunes 23 en el Financial Times.

No hay que organizar seminarios y encuentros para saber qué nos falta para crecer: leyes a favor de los ciudadanos y los consumidores. Leyes que eliminen privilegios. Todos parecen estar de acuerdo en que éste es el problema central de México. ¿No ha afirmado cientos de veces López Obrador que las mafias tienen paralizado a México? ¿No han criticado muchos empresarios el lastre que representan las empresas del gobierno para la economía mexicana? Sin embargo, cada quien ve sólo el monopolio que le afecta o no le simpatiza ideológicamente. Al cártel propio o del aliado se le perdona o incluso ni se le ve como tal. Más de un universitario se ofenderá por estar en el mismo nivel que los grandes empresarios, pero en un sentido lo están.

No hemos terminado de entender cuál es la lógica de una economía basada en el peso político de sus actores. En ésta, el ingreso no depende de la productividad, sino fundamentalmente de la capacidad de maniobra política. Cuando se les da más dinero a las universidades no es porque presentaron un programa con beneficios sociales claros superiores a otros sectores, sino porque tuvieron capacidad para presionar a la Cámara de Diputados. Si cerca de un millón de burócratas federales sindicalizados a la FSTSE reciben en estos días un bono por 8 mil pesos no tiene que ver con su buen desempeño, sino porque se lo ganaron para toda la vida por su capacidad de movilización en algún momento en el pasado.

John Scott ha revisado cuáles son los programas para el campo mexicano que más recursos adicionales obtuvieron en la arrebatinga presupuestal de hace un par de semanas. No fueron los que mejor distribuyen recursos, los llamados programas progresivos, sino los que más concentran el ingreso, es decir, los programas regresivos.

En México el talento no se suele usar para inventar un proceso o un producto, lo cual crea riqueza. El talento se suele ir a áreas donde la riqueza se distribuye: abogados para ganar amparos fiscales, analistas que explican cómo tener una ganancia financiera o cómo se distribuyen estas rentas. Muchos con espíritu empresarial se van a la vida pública para usar ahí sus talentos, no para hacer riqueza, sino para capturarla. La mayor parte de nuestros líderes de los sindicatos del sector público son talentosos empresarios, pero su talento se ha ido a arrancarle recursos al gobierno y a sus agremiados, no a construir riqueza. En el mercado de la distribución de rentas se encuentran las oportunidades. Además, en éste no se compite con los extranjeros quienes tienen sus propios inventos y productos, pero que nos dejan a nosotros el mercado de la extracción de rentas locales.

Hace algunas semanas Carlos Slim afirmaba que para crecer el gobierno debe hacer valer la rectoría del Estado. Tiene toda la razón. En el sector de telecomunicaciones esto implicaría, si creemos en la vieja rectoría de Estado, estatizar Telmex, si creemos en la nueva, regular rigurosamente tarifas de interconexión, áreas de larga distancia, competencia efectiva, etcétera, sin que el juicio de amparo pueda detener infinitamente el brazo regulador del Estado.

Sin una rectoría del Estado fortalecida no se va a poder romper el mundo de los cárteles. Dado que nuestra burocracia y sus empresas son parte del problema, la rectoría no puede ya venir por la vía de un Estado propietario, esto sería simplemente alimentar a uno de los principales cárteles, sino a través de un Estado capaz de regular para priorizar los derechos de los consumidores y de los ciudadanos frente a los derechos de los grupos organizados, empresariales, sindicales o del tipo que sean.

Termino citando nuevamente a Naím: "...la historia ha mostrado que las cosas pueden cambiar rápidamente. México puede alcanzar la voluntad para romper con el yugo de los cárteles". Sí, basta romper el poder de estos cárteles que nos asfixian para que México crezca y lo haga de una forma más justa.

Tanto va el cántaro al agua…

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

El PRD perdió ayer a uno de sus mejores activos.

Con “un fraternal saludo” al dirigente nacional Jesús Ortega, Ruth Zavaleta Salgado dice adiós a su militancia (cofundadora del Frente Democrático Nacional y del PRD) porque, a diferencia de muchos de sus ex camaradas (sobre todo los de la corriente lópezobradorista), cree que “el camino para hacer más prospero y justo a México está en el diálogo, en la suscripción de acuerdos”.

Ruth se va decepcionada de que en su ex partido “se cambia el dialogo por la estridencia y se ha privilegiado la descalificación y la agresión al razonamiento y la solidaridad”.

El PRD, afirma en su carta, “modifica diariamente sus orígenes y destino”, y “entregó su capital político al sumarse a un supuesto Frente de las llamadas izquierdas, y lo hizo sin atender su historia ni resolver los problemas que el frente interno de sus izquierdas tiene…”.

Agraviada ella misma por los intolerantes, Ruth hace bien en irse de donde la discusión sustancial se confunde, perversamente, con “traición al pueblo y al partido”.

PRI: antes de 2012 está 2010

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

La más reciente encuesta de GEA-ISA confirma lo que otros estudios ya han mostrado: si hoy fueran las elecciones de 2012, Enrique Peña Nieto ganaría fácilmente con más de 40% de los votos, mientras que, en las distintas combinaciones, los posibles aspirantes del PAN y del PRD apenas superarían 15 por ciento. Pero en política el “si hoy fueran” no existe. Peña Nieto ganó en 2005 en el Estado de México con 50% de los votos y el PRI venía de ganar casi todo en 2004, y terminó realizando, en 2006, la peor elección presidencial de su historia.

Muchas veces hemos dicho que el mayor desafío para el PRI es el priismo y las ambiciones que surgen (algunas, legítimas; otras, no) cada vez que la percepción de llegar, mantener o recuperar el poder se hace presente. Como cualquier partido, si quiere ganar en 2012, el PRI debe superar las elecciones de los dos próximos años sin dividirse, sin fracturas, sin grietas. Entre 2004 y 2006 se fracturó, primero entre Madrazo y Elba Esther, luego con el Tucom contra Madrazo, más tarde, con la designación como precandidato de ArturoMontiel con las fracturas de ese grupo antimadracista y, finalmente, por la exclusión que hizo Madrazo de todos aquellos que no fueran fieles a su persona. Y hubo como resultado una catástrofe política.

La cruda fue tan grande como el cuidado que puso el PRI en recomponer sus cosas, mostrar las menores fisuras posibles y aparentar ser una fuerza homogénea. Y en buena medida lo logró hasta que el triunfo del 5 de julio avivó la hoguera de las vanidades y ahí están, matizadas, ocultas o abiertas, las diferencias. Pero el tema todavía no es 2012, aunque esté más presente que nunca, porque los acuerdos en la cúpula son más fáciles de sellar que en las bases. La estación obligada son las elecciones estatales y allí es donde el PRI deberá saber elegir, sin equivocarse, a sus candidatos, y evitar las rupturas, tentadoras, sobre todo, si hay esas alianzas PRD-PAN de las que hablábamos el martes en este espacio.

Si las encuestas muestran la realidad en cada uno de los 11 estados en disputa, el PRI, aun con alianzas en su contra, podría ganar la gran mayoría de ellos. Si no se divide en luchas internas.

Por ejemplo, si en Oaxaca, por una hipotética alianza entre PAN-PRD-Convergencia, iría Gabino Cué, en el tricolor son muchos los precandidatos que responden a distintas tendencias dentro del priismo local. El mayor daño que sufrió el PRI en los últimos años se llama José Murat y el ex gobernador, ahora en el desempleo, pero no carente de recursos, quiere regresar, aunque sea por vías indirectas. Si logra imponer a sus candidatos, las posibilidades de una alianza opositora crecen geométricamente. Allí, el problema parece ser la dirección del partido, al repetir el síndrome Madrazo de 2006: ¿Es lógico ser juez y parte?, ¿encabezar el proceso de selección y ser a la vez precandidato? En esos debates están los priistas oaxaqueños con Jorge Franco, líder del partido, ante los demás precandidatos, como Eviel Pérez, quien parece tener las preferencias de la actual administración, el alcalde José Antonio Hernández Fraguas o José Antonio Estefan, entre otros. El candidato deberá ser el que menores conflictos internos genere y el que pueda mostrar un frente más amplio en torno suyo para afrontar al que tendrá delante.

En Puebla las cosas son más claras, pero los peligros de división ahí están: Javier López Zavala, según la más reciente encuesta de Parametría, supera en simpatías y apoyo por casi tres a uno a Enrique Doger, pero éste buscará la candidatura y puede fracturar a un PRI que quizá se tenga que enfrentar también a una alianza opositora, probablemente alrededor de Rafael Moreno Valle. Si se equivocan en el método y en la selección del candidato, pagarán un costo alto los priistas poblanos.

En Sinaloa, otro estado bajo amenaza panista, donde el PRD tiene tan poco que no le costaría nada ir a una alianza opositora, los enfrentamientos entre el alcalde de Culiacán, Jesús Vizcarra, y el senador Mario López Velarde, son la comidilla: se ha dado de todo, desde la participación del gobierno estatal y de figuras sinaloenses de peso nacional, tratando de impulsar a su precandidato, hasta el fantasma del crimen organizado, muy presente en la entidad y con juego e intereses propios en estos comicios.

La tensión ha sido tanta que, si el PRI pretende conservar el estado (y si no quiere que, teniendo ya un candidato, algunas investigaciones en curso se lo tiren), no se debería descartar la necesidad de buscar una tercera opción que evite la polarización y la ruptura. Y lo mismo ocurre en casi todos los estados donde habrá elecciones en 2010. Ya analizaremos cada uno de ellos.

El candidato deberá ser el que menores conflictos internos genere y el que pueda mostrar un frente más amplio en torno suyo.

noviembre 25, 2009

'La casita de Paniluso' por Paco Calderón

Los Especialistas

Francisco Gil Díaz
El Universal

Ser sabio no da licencia para matar

Acaba de visitar México el doctor Joseph Stiglitz, personaje notorio por haber sido galardonado con el premio Nobel de Economía

El mérito para merecerlo fue su investigación sobre el comportamiento de los mercados cuando la información de que disponen sus participantes es asimétrica. Además de indiscutibles virtudes como investigador a Stiglitz le encanta jugar el papel de “Enfant Terrible”, es uno de los niños malcriados de la economía. Un ejemplo más de esta proclividad son los comentarios que hizo durante su reciente visita a nuestro país. Una cuantas horas en México lo convirtieron en experto instantáneo de nuestra realidad, una cualidad que le permitió recetarnos un análisis crítico.

Sus observaciones son las siguientes: 1) Nuestro desempeño económico es de los peores a nivel mundial y lo compara con los buenos resultados de Brasil y Australia. 2) Supuestamente el éxito de esos países se debe a un “fuerte” activismo gubernamental. 3) Brasil y Australia cuentan además con reglamentos (quiero suponer que se refería a leyes) bancarios que permitieron soportar dificultades. 4) Para salir de la crisis recomienda a México inversiones en tecnología e infraestructura.

Vale la pena examinar la validez o contenido empírico de cada afirmación. La primera califica el comportamiento de la economía de México como de los peores del mundo. Es menester entonces acudir a las cifras para valorar una afirmación tan categórica. Para comparar caídas en el producto me referiré al cuadro que presenta The Economist en la página 117 en su número de noviembre 16 y a estimaciones del FMI (página de internet del Fondo).

El pronóstico para el cambio del PIB de México es de -7.1%. Los porcentajes de diversas fuentes para otros países con pobre desempeño son Alemania -6.3%, Botswana -10.4%, Dinamarca -4.2%, España -6.7%, Estonia -10%, Holanda -4.8%, Hungría -7%, Inglaterra -4%, Islandia -10.6%, Japón -6%, Corea -4%, Latvia -12%, Lituania -10%, Rusia -8.5%, Singapur -10%, Suecia -4.5%, Taiwán -7.5%, Turquía -5.7% y Ucrania -8%.

Las anteriores son las caídas más dramáticas. Muchos otros países, la gran mayoría de las economías, acabarán el 2009 con cuentas negativas. Estamos frente a la peor recesión global desde la Segunda Guerra Mundial.

Con base en esta información, ¿cómo calificar el comportamiento de la economía mexicana? Hay varias economías que han sufrido más que la nuestra pero para no polemizar aceptemos que está en el grupo de las peores.

El problema es que Stiglitz presenta la caída como si fuese el resultado de alguna combinación de política económica fracasada. El señor omite contextualizar. Para comparar la tasa de crecimiento de México hay que preguntarse el porqué varios países más desarrollados y privilegiados que México tendrán caídas mayores a la nuestra. Eso le debió haber dado elementos para hurgar un poco más acerca del porqué de la posición relativa de la economía de México. Los ingredientes para contestar la pregunta anterior saltan a la vista. A diferencia de otros países México sufrió no una, sino varias fuertes perturbaciones:

a) Aunque los demás países fueron golpeados por la recesión de EU y por la concomitante retracción de la liquidez financiera mundial, la relación de México con la economía de EU es mucho más estrecha que la de los demás.

b) La gripe dio un golpe fenomenal a nuestro turismo, una actividad que representa 10% del PIB. Durante el peor mes de la epidemia el turismo cayó 80% y aún no se recupera del todo. El resto del sector servicios también sufrió y estos efectos se difundieron al resto de las actividades económicas.

c) La naturaleza hizo su parte. Experimentamos una fuerte sequía que después fue seguida de inundaciones devastadoras.

d) Otro elemento de la singularidad de México es el flujo de remesas proveniente de nuestros paisanos en el extranjero, éste ha experimentado una disminución importante.

e) Algo que se le pasó mencionar al profesor es el azote que experimentamos, y que este año se ha recrudecido, producto de la violencia y criminalidad asociadas al narcotráfico.

f) Tampoco se acordó de destacar el colapso en volumen y precio de las exportaciones petroleras y el bache fiscal que eso significa.

No hacía falta consultar muchas fuentes, la lectura del discurso que pronunció el presidente Calderón en su Informe hubiera bastado para informarse de las particularidades de la economía mexicana en un año excepcionalmente complicado y también para que Stiglitz se ilustrara sobre las políticas públicas necesarias para sacar a México adelante. Pero no escuchamos de nuestro visitante una valoración de todos estos impactos ni algún comentario en relación con el papel que juega el cuantioso tráfico de armas de alto poder de EU hacia México, ni de la razón de ser de nuestros narcotraficantes: el consumo de drogas en aquel país.

Por sus comentarios deduzco que la última consulta que hizo sobre la economía de México fue en 1995 cuando el sistema financiero mexicano se colapsó. La contracción fue consecuencia del crecimiento desmedido que tuvo el crédito durante los años anteriores. Por el tenor de sus comentarios es evidente que Stiglitz no investigó cuáles fueron los cambios y reformas al sistema financiero mexicano posteriores a la crisis. En muchos aspectos el sistema financiero que desconoce es mucho más moderno y avanzado que el de su país. Por cierto en EU no tomaron nota de los avances poscrisis que a lo largo de los últimos 15 años realizó el gobierno mexicano para modernizar la legislación y prácticas de su sistema financiero. De haberlo hecho posiblemente hubiera sido de menor magnitud la crisis que provocaron.

Y ya que rocé ese tema, no deja de llamar la atención que ni Stiglitz ni los demás premios Nobel advirtieron del advenimiento de la recesión mundial ni de sus causas. Ignoraron fenómenos tales como los defectos y omisiones de los supervisores del sistema financiero de EU, el poco profesionalismo de las agencias calificadoras, la irresponsabilidad con que se otorgaron créditos hipotecarios por los dos bancos de desarrollo de EU, Fannie Mae y Freddy Mack, el crecimiento explosivo del crédito, la pirámide de derivados, el peligro relacionado con la invención de instrumentos complejos comerciados en mercados sobre el mostrador en los que se perdió cualquier rastro de la idoneidad de la contraparte. Eso sí, Stiglitz de pilón insinúa supuestas carencias de nuestro sistema financiero.

Según Stiglitz, Australia y Brasil sortean bien la crisis mundial gracias a su “reglamento bancario”. De lo anterior y de sus observaciones sobre la supuesta incapacidad de México para financiar a las pymes se colige que en México el sistema financiero debió haber jugado un papel más activo. ¿Se molestó Stiglitz en pedir cifras relacionadas con la evolución del crédito en México durante este año? Supongo que lo hizo para atreverse a hacer comentar sobre la materia. ¿Investigó con base en la información que obtuvo si el supuesto fenómeno en México se debió a la fuerte caída en la demanda por sus bienes y servicios que experimentaron empresas chicas y grandes? ¿Se ha dado cuenta que no sólo en México sino en casi todo el mundo se lleva a cabo una amortización de pasivos excedentes? ¿Analizó cómo durante los momentos más críticos de la astringencia financiera mundial el efecto contaminante fue de tal magnitud que en el mercado financiero mexicano no se podían colocar certificados bursátiles? Un mercado financiero por cierto bastante sólido y bien desarrollado.

Quise ser generoso y suponer que el profesor actuó con profesionalismo y solicitó información. Sin embargo, o no lo hizo o alguien lo mal informó. Porque el crédito no ha disminuido. La información relacionada con la evolución del crédito en México durante 2009 es la siguiente: el crédito a las empresas incluyendo las pymes como porcentaje del PIB ha crecido en 09 en términos reales. Entre septiembre de este año y septiembre del año pasado el crédito de la banca comercial a la industria y sector servicios creció 5% a precios constantes. En términos reales el crédito a las pymes ha crecido 8% en términos reales y el de Nafinsa en 28% real. Además, el saldo del crédito impulsado por la banca de desarrollo creció al tercer trimestre en 36%. No sé cómo se compara esta información con la evolución del crédito en Australia y Brasil o qué pueda opinar el profesor, pero a mí me parecen porcentajes apreciables.

No se percató Stiglitz que cuando las empresas no toman más crédito es en parte porque se ha desplomado la demanda por sus productos. Además, la restricción en la oferta de financiamiento no tiene que ver con la legislación o reglamentos bancarios o financieros sino también con la enorme percepción de riesgo que invadió a los mercados de capital mundiales. Profesor, el crédito no se empuja, se jala. Vea si no cómo en su país las tasas de interés están casi en cero y el crédito, a diferencia de lo que acontece en México, continúa contrayéndose.

Es decepcionante el contraejemplo que usa Stiglitz para comparar con México el crecimiento de otros países en 2009. ¿Le sirvió de algo su experiencia en el Banco Mundial para aprender sobre el papel que juegan los términos de intercambio? No lo creo, por algo fue despedido de la institución. ¿Se ha dado cuenta cómo han ascendido los precios de las materias primas que exportan Australia y Brasil en relación con los precios de lo que importan, en un mundo en el que para la mayoría de los demás países dicha relación ha descendido? Los términos de intercambio juegan un papel importante para entender el comportamiento de economías con fuerte contenido de materias primas en sus exportaciones. Ese es justamente el beneficio del que han gozado durante estos años Australia y Brasil, pero también entre otros Chile y Perú.

Se infiere de sus comentarios sobre Australia y Brasil que además del papel crítico que le atribuye al crédito a las pymes aquellos programaron una reacción gubernamental “muy fuerte”. Si se refiere a gasto público posiblemente no esté enterado que con una caída de su PIB nominal el gasto público en México habrá crecido 14% en 2009, con un ritmo bastante dinámico en infraestructura de origen federal, de los estados y del sector privado. De acuerdo a información del INEGI al segundo trimestre se había acumulado un crecimiento de 23.3% en la inversión pública federal.

Si el profesor considera el gasto público como el ingrediente causal de las economías, debo confesar que no entiendo su base lógica o empírica. El gasto público debe proveer bienes públicos y en ocasiones infraestructura, pero en el corto plazo no sirve para impulsar la actividad económica. No tiene por qué hacerlo porque se nutre de recursos que el gobierno sustrae de la economía a través de impuestos o de deuda. Sólo hay que ver la locomotora de gasto gubernamental que en su país sólo ha servido para aumentar el déficit presupuestario a magnitudes insospechadas con una economía postrada y desempleo creciente.

En lo que sin lugar a duda tiene razón Stiglitz es en la necesidad de invertir en tecnología e infraestructura. Son recomendaciones huecas que sin temor a equivocarse se pueden hacer a cualquier país. Es como si con fiebre y dolores espantosos sólo obtenemos de una consulta médica la indicación de llevar una vida sana. Afortunadamente en este caso el doctor Stiglitz prefirió ser prudente y limitarse a lo anodino.

Conviene que la próxima vez que alguien lo invite a México le pidan que desquite los considerables gastos relacionados con sus honorarios y viáticos mediante una preparación previa. De esta manera el talento investigador de Stiglitz se podría aprovechar con ventaja para que nos iluminara sobre las políticas recomendables relacionadas con disminuir el poder de monopolios que nos agobian, para mejorar nuestro sistema educativo, para inducir un comportamiento en los mercados tendiente a crecimientos elevados y continuos en la productividad, para orientar mejor nuestra política comercial, etc. Pero que no nos venga a decir que los monopolios son malos, o que tenemos que mejorar la investigación, o que debemos invertir en tecnología, o que necesitamos una reforma fiscal. Todo eso sin premio Nobel ya lo sabemos. Lo que nos hace falta es convencer a nuestros legisladores de la necesidad imperiosa de llevar a cabo esos cambios y para eso las observaciones generales salen sobrando, lo que hace falta es decir el cómo.