febrero 04, 2009

Enfrenta peso devaluación de 47.6% en seis meses

Acuerdo con la Fed contribuyó a moderar el desplome de la moneda mexicana.

Milenio

Foto: Eduardo Salgado

México.- El tipo de cambio del peso frente al dólar resintió ayer presiones que llevaron a su mayor cotización histórica de 14.58 pesos por dólar en su modalidad interbancaria, la cual enfrenta una devaluación de 47.6 por ciento desde el 4 de agosto de 2008.

En algunas casas de cambio el billete verde al menudeo llegó a 15 pesos, aunque en ventanilla de Banamex concluyó en 14.72 a la venta y 14.54 pesos a la compra.

El anuncio del Banco de México de que renovó su línea (swap) de apoyo con la Junta de la Reserva Federal de EU, hasta octubre de 2009 por 30 mil millones de dólares, contribuyó a moderar las presiones sobre la moneda mexicana.

“Dicho mecanismo permite que tales recursos puedan ser dispuestos con la finalidad de proveer de liquidez en dólares a instituciones financieras de México”, dijo el banco central.

Analistas de Invex previeron que la devaluación de la moneda mexicana continuará durante el primer semestre del año, en el que se podrán ver rangos de hasta 15 pesos o más.

Sin embargo, hacia el final del año podría presentarse un leve retroceso del dólar debido a la percepción de una mejora en el crecimiento económico del país.

En opinión de Invex, la fuerte depreciación del peso de ayer obedeció en parte a una fuerte colocación de deuda en dólares por parte de Pemex, que presionó al alza el nivel del tipo de cambio.

“Bajo este entorno no vemos que el peso se recupere y tenemos la sensación de que veremos que el tipo de cambio toque niveles por encima de 14.30 esta semana”, señaló.

El Banxico desplegó una intervención de 400 millones de dólares en el mercado cambiario y realizó dos subastas: la primera por 102 millones y la segunda por 298 millones dólares, montos que contrarrestaron la demanda del billete verde.

Reacciona Banxico

Primera subasta: 102 Mdd.

Segunda subasta: 298 Mdd.

Buy American, el proteccionismo que viene

Luis Miguel González
Caja fuerte
Milenio

¿Han oído hablar de la cláusula Buy American? Es la primera señal de que el gobierno de Barack Obama será proteccionista y la mayor amenaza para la industria acerera mexicana.

“Se prohíbe el uso de fondos públicos en proyectos para la construcción, alteración, manutención o reparación de obra y edificios públicos a menos que todo el acero y hierro usados en el proyecto sean producidos en Estados Unidos”, dice el capítulo 1110 de la iniciativa de ley para la recuperación económica.

Sólo falta la firma de Obama. Los gobiernos de Canadá y la Unión Europea han puesto el grito en el cielo. Sus productores de hierro y acero quedarán fuera de las oportunidades que generará este programa de estímulos de 819 mil millones de dólares. Es un pésimo precedente, dice Europa. Nos preocupa el proteccionismo de Estados Unidos, afirma Michael Wilson, secretario de Comercio canadiense.

Los productores de Europa y Canadá hablan de “preocupaciones graves, muy graves”. En este mundo de nerviosismo y desesperación hay un islote de calma. Está en la oficina del secretario de Economía de México, Gerardo Ruiz Mateos. No está claro si el funcionario sabe mucho o poco del tema. Afirma que se trata de un tema de corte publicitario, según información de El Semanario. Cuestiona la capacidad productiva de la industria siderúrgica estadunidense y al parecer los reta: ojalá les alcance con sus propios recursos.

¿Qué le pasa a don Gerardo? Los legisladores de Estados Unidos no están bromeando. Obama tampoco. Durante su campaña en los estados acereros como Ohio y Pennsylvanya deploró el cierre de empresas y la exportación de empleos a países con bajos costos y regulación ecológica laxa.

El acta Buy American no es un invento de Obama. Nació en 1933 y obliga al gobierno a otorgar preferencia a los productos made in USA. Incluye compras por terceros en proyectos que utilizan fondos federales. Nació en la Gran Recesión y resurge en la Recesión 2009. No es un tema de corte publicitario, sino un aviso del proteccionismo que viene.

La industria siderúrgica mexicana exportó más de 6 mil millones de dólares a Estados Unidos en 2008. Tiene inversiones comprometidas por un total de 9 mil 800 millones de dólares en el próximo lustro.

Bienaventurados aquellos que, como don Gerardo, están más allá de las preocupaciones en este año sembrado de sustos.

“Alma, ciencia y sapiencia”

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Al estilo Los Soprano, Mariano Herrán Salvatti está recurriendo a todo —literalmente a todo— con tal de recuperar su libertad y, claro, gozar de su lana de la manera en que esos peculiares personajes, que creíamos ficticios, lo hacen. Playeras con motivos de flores, mujeres al por mayor y casas decoradas con el peor de los gustos, igualitas a donde se encontró ese zoológico privado hace unos meses en el Distrito Federal, son sólo la caricatura de lo que en muchas ocasiones sucede tras las bambalinas del crimen.

Con motivo de su detención y el proceso judicial que se ha iniciado en contra del ex zar antidrogas, por los delitos de evasión en grado de tentativa, asociación delictuosa y los que se le vayan agregando, el lunes pasado, el titular de la Procuraduría General del Estado de Chiapas, Raciel López Salazar, leyó un comunicado que, aseguró, fue escrito por Herrán, donde ofrece: “Su alma, ciencia, sapiencia y contactos a cambio de estar afuera; ellos —miembros de la delincuencia organizada— conocen cómo”.

El documento no sólo está dirigido a los criminales, quienes presumiblemente le pagaban una buena cantidad por sus informes, también va dedicado a ex funcionarios, empresarios, líderes religiosos y familiares. Sólo faltó el Diablo, aunque seguramente ya le ha ofertado, no sólo su alma, sino a su madre, hijas y hermanas, con tal de no pasar el resto de sus días en la prisión.

Justo cuando se da a conocer este comunicado, la PGJ de la entidad donde fue detenido, informó que la investigación los ha llevado a realizar ocho cateos en propiedades de Herrán Salvatti en el Distrito Federal, así como Tuxtla Gutiérrez y Suchipa, en Chiapas. El resultado: se aseguraron armas, algunas no contaban con registro y entraban en la clasificación de uso exclusivo del Ejército. También se encontraron cartuchos útiles y un stand de tiro para ocho personas, con todo y esas siluetas humanas como blanco. Sí, igual que en Los Soprano.

Y es que nuestra realidad cada vez está más cercana a la ficción aunque, a veces, por mucho, la rebasa; ya no sólo en televisión o en la gran pantalla, vemos cómo las grandes organizaciones criminales logran infiltrarse en los altos escalones del poder. Al menos a mí me resulta difícil no esperar que quien responda a este llamado de Mariano Herrán Salvatti, sea Marlon Brando, que no lo hará porque ya murió y El Padrino era una película, o que alguien le lleve un pay de manzana con una lima dentro para que rompa las rejas y pueda escapar...

Lo que resulta increíble es la asociación confesa en estas declaraciones... Definitivamente, Herrán no le vende su alma al narco: su dicho deja claro que hace mucho que ya se la vendió...

El Estado impotente

Mauricio Merino
Profesor investigador del CIDE
El Universal

Hace ya varios días que comenzó el debate sobre la tesis del Estado fallido. “México no es Paquistán”, dijo el presidente Calderón en Davos, Suiza, ante la comparación que surgió de Estados Unidos. De acuerdo. ¿Pero tiene México un Estado con autoridad suficiente para garantizar el derecho y la viabilidad del país?

Bastaría un pequeño recuento de las noticias publicadas en los últimos días para dudarlo con seriedad. Esta misma semana, por ejemplo, las grandes televisoras han vuelto a desafiar las reglas del juego. Inconformes con la reforma electoral de 2007, han decidido producir el mayor encono posible hacia las elecciones de 2009, manipulando los tiempos destinados a la divulgación de la propaganda del IFE y de los partidos.

Saben que cuentan con la complicidad de un amplio sector de la clase política y están aprovechando los agujeros legales que se quedaron abiertos tras la reforma, para emprender una nueva rebelión calculada. Esos símbolos implacables de los poderes fácticos mexicanos están demostrando, una vez más, su falta de respeto a las decisiones tomadas por el Legislativo, para que todo el mundo se entere.

En otro terreno, EL UNIVERSAL nos informó el lunes de que los vecinos del municipio de Villanueva, Zacatecas, exigieron la presencia del Ejército mexicano para vigilar sus calles en sustitución de la policía local, que según ellos ha sido cómplice de los secuestros que han sufrido en los últimos días. Es el mismo patrón que está minando la viabilidad política de todo el federalismo: autoridades locales que no pueden, que fracasan o se corrompen, y deben ser sustituidas por el Ejército, convertido en policía preventiva. Esa noticia, hoy, es apenas parte de nuestra rutina.

Y no es para menos, si se recuerda (como lo publicó este periódico el domingo pasado) que en lo que va del año se han registrado ya 508 ejecuciones vinculadas con el crimen organizado: más del doble que las ocurridas en el mismo periodo del año anterior.

Ni tampoco resulta extraño, en un entorno como este, que Vicente Fox convoque a los alcaldes panistas a dejar las oficinas municipales para hacer campañas políticas, siguiendo el ejemplo que él mismo dio durante seis años. Si lo hacen, los regidores que escucharon a Fox estarían vulnerando la ley y desafiando la autoridad del Estado, animados por quien fuera, precisamente, el jefe de ese Estado al que estarían burlando de manera deliberada.

Estos ejemplos nos dicen que por arriba y por abajo, por dentro y por fuera, la autoridad del Estado está en entredicho. Y conste que ninguno de ellos atañe a la crisis económica que completa el entorno en el que estamos viviendo.

Hace poco releí las dos obras centrales de Hermann Heller: Teoría del Estado y La soberanía. Decía Heller que cuando un poder fáctico derrota la autoridad del Estado, todos los demás grupos siguen la misma pauta. Y de ser así, la cooperación social se quebranta y el Estado fracasa.

Los hechos históricos que siguen a esa ruptura pueden desenvolverse de modos distintos. Pero una vez quebrada la autoridad, todo lo demás es cuestión de tiempo.

Sin embargo, Heller también advertía que el mayor riesgo es confundir al Estado con un instrumento faccioso, al servicio de alguien.

El Estado no sólo fracasa cuando deja de cumplir sus funciones fundamentales (la seguridad, la cohesión social, la garantía del derecho y la procura existencial), sino cuando deja de ser de todos. Cuando pierde su condición de organización soberana sobre todos los demás intereses; no para que uno solo decida, sino para que todos convivamos en orden.

El verdadero Estado fallido es, así, el Estado parcial e impotente. Como el que tenemos en México.

Tlacotalpan... una vez más

Marielena Hoyo Bastien
producciones_serengueti@yahoo.com
Animalidades
La Crónica de Hoy

En este espacio de La Crónica, que el próximo mes de abril alcanzará Dios mediante los 11 años de aparecer puntualmente cada semana, han sido innumerables las ocasiones en que por diferentes motivos me he manifestado en contra de las corridas de toros, convencida de que se trata de ¿espectáculos? de bárbara crueldad, con abuso total contra los animales y que además contienen falta de respeto por la vida humana; las considero residuos, pues, de un primitivismo atávico. Pero muy particularmente he mantenido marcaje anual sobre un acontecimiento fuera de toda proporción como es el tristemente famoso embalse de toros de Tlacotalpan, Veracruz, entidad que para colmo, desde 1998 está reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Ello, pese a que, por una parte, la organización otorgante del título honorario tiene como antecedente el esfuerzo que significó para San Miguel de Allende, Guanajuato, suspender la Sanmiguelada para obtener el reconocimiento y, por otra, no ignora la violenta festividad de origen religioso que bajo el argumento de respetar “usos y costumbres del pueblo”, año con año permite un absurdo maltrato y matanza de animales, como suele darse en una impresionante mayoría de fiestas en ¿honor? a X virgen o a X santo, como si todavía estuviéramos en la prehistoria, donde la iglesia católica, apostólica y romana mandaba a sus anchas... Como no se les pegan otras cositas ¿verdad?... Qué le vamos a hacer, así es nuestro laico país pero… Regresando a lo que estaba…

Particularmente tenía la firme esperanza, más que nunca, de que cuando menos, mientras lo anterior siguiera, la UNESCO suspendiera el reconocimiento internacional, reposada en el respeto por la vida animal que se le conoce públicamente a nuestro todavía representante ante ese organismo. Pero no. Mi estimado Homero Aridjis no hizo nada al respecto y entonces…

Ya sin la menor preocupación de perder tan ¿destacado? respaldo turístico, cobró fuerza de nuevo el brutal acontecimiento, revestido para la ocasión, como en otros años, con la presencia del mustio gobernador veracruzano Fidel Herrera Beltrán y esta vez, además, contando con la activa presencia de la vergüenza de género que viene siendo la Presidenta Municipal Esperanza Burela Villegas que lejos, muy lejos de controlar el asunto, cervecita en mano tuvo el cinismo de declarar a los medios locales que “no hubo un solo herido…”, cuando se conoce de 12 humanos lastimados; “…ni toros…”, cuando en lugar de haber sido seis los animales a sacrificar, esta vez fueron 10 y, “…nada de sangre”, cuando ahí están las gráficas, las notas de los medios locales y los numerosos testimonios de asistentes que constataron la presencia de sangre de los cebúes embarrada en calles, banquetas, paredes, adoquines, etc.

Así pues, nuevamente vemos como las autoridades estatales participaron del festejo sin importarles en lo más mínimo la violencia que se genera durante tamaña salvajada y que en algún momento, sin duda, actuará en contra de los suyos. Es más, la munícipe fue encarada en su momento y respetuosamente, por representantes de diferentes asociaciones de protección animal recibiendo además amplia correspondencia en contra del festejo sobre los toros y… ¿saben cómo reaccionó?... dándose el lujo de ignorar olímpicamente, como diría aquél, la petición ciudadana que, debo aclarar, no pretende, pretendemos, la suspensión del jolgorio en ¿honor? de la Virgen de la Candelaria, sino simplemente que se suspenda el embalse que aterra a los cebúes y el tormento posterior que se da a los animales antes de su muerte, tampoco nada agradable. Eso es todo. Pero no, para la ocasión, repito, se aumentó a 10 el número de ejemplares a martirizar y todavía, ya caídos al suelo, desfallecientes a causa del abuso de esa turba de enfermos mentales, borrachos y sabe qué más, se permitió que los animales siguieran recibiendo patadas, cortadas, jalones de cola y para más, hasta un perro les fue arrojado. Ya no le bastó a esos endemoniados irse sobre los toros. Ahora encontraron una diversión extra. Seguramente para más adelante será… ¿un niño?

¡Cómo estaría la cosa!... que las mismas desmadrosas autoridades del municipio decidieron acortar el tormento de los animales dos horas, a las 5 acostumbradas. De pena ajena ¿verdad?

A estas alturas ya sólo se me ocurre un milagrito, esto es que… el Papa Benedicto XVI haga algo. Como buen alemán y culto, cultísimo para más, es animalero. Espero por ello que leyendo esta colaboración se le ocurra… por ejemplo… extender una prohibición para que más nunca se mate o atormente animales en fiestas religiosas de la congregación que preside o de otra forma, no pasará jamás. Con él o ya con nadie. Y aunque es mininólogo de alma (ya lo vi hasta manoteando con tal de lograr acariciar un cachorro de león que de tanto gusto que le dio tenerlo cerca, hasta olvidó la formalidad de su papado y hasta ¡sonrió! ampliamente) el bienestar de los animales debe jalarle parejo. Todos responden a una creación de Dios.

Y para acabarla de jo… robar, mañana jueves se celebran los 63 años de la Plaza México…

DADOS CARGADOS PARA… Patricio Patrón Laviada. Tiene mucho qué averiguar sobre lo que está pasando en los zoológicos del país, en su propio Yucatán y otros lares. Asimismo es tiempo de que informe pública y detalladamente dónde están los miles de animalitos que ha decomisado o asegurado la PROFEPA a su cargo, así como el resultado de la inspección a delfinarios. Esperamos por la información.

LA BUENA… leal a su vocación de servicio y a su carrera académica, la doctora Leticia Bonifaz, titular de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del D. F., me confirmó ayer que no deja su posición por una diputación segura. Bien por ella, por Marcelo Ebrard y por quienes seguiremos empeñados en construir una realista y viable legislación de protección animal para la Ciudad de México.

La república del spot

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Yo creo que estaban de acuerdo, porque me hablaron por separado. Florestán

Cuando los integrantes de la actual legislatura aprobaron su reforma electoral argumentaron que era el fin de lo que llamaron la república del spot y de lo que también denominaron, la spotización de la política.

Y acto seguido se aprobaron una ley que les daba para una campaña intermedia 23 millones y medio de los spots que repudiaban.

Yo no sé de democracia alguna en el mundo donde exista un esquema como éste, en el que el Estado da a los partidos, gratuitamente, ¡23 millones y medio de spots! para unas elecciones de diputados.

No tengo noticia de ello, pero tampoco justificaría el perverso método de bombardear con propaganda partidista a millones de mexicanos desde las seis de la mañana hasta la medianoche durante más de medio año con el pretexto de educarnos.

Con motivo del inicio del momentum electoral, los partidos políticos, a través del IFE, detonaron la saturación que ellos creen les va a mejorar la imagen ante una sociedad que los tiene peor calificados que a los policías, que son los de más baja calificación.

La misma ley permite que los niños sean víctimas de la propaganda política y que candidatos y partidos irrumpan en medio de Bob Esponja, de Scooby Doo, de Dora la Exploradora o compita con las enseñanzas de Plaza Sésamo.

“La ley es la ley y tienen que aplicarse”, dice en un tono dictatorial que asegura que por esa vía los partidos y sus franquiciatarios nos van a educar.

¿Y a ellos cuándo?

Porque sólo basta oírlos desde su dignidad ofendida...

Por lo demás, desde su rencor, los operadores de la república del spot no se han percatado que los spots los hace iguales: lo mismo dura al aire uno del PAN, que uno del PRI; del PT o del Verde; del PRD o del que sea, Panal o PSD. En sus carruseles, todos valen lo mismo.

No mucho, pues.

Retales

1. DINASTÍAS. En las listas priistas de aspirantes a diputados aparecen los hermanos de cuatro gobernadores: Juan Manuel Oliva, de Guanajuato; José Guadalupe Osuna Millán, de Baja California; Humberto Moreira, de Coahuila, y la de Mario Marín, de Puebla; los hijos de los ex gobernadores Roberto Albores, de Chiapas e Ignacio Pichardo Pagaza del Estado de México. Y hasta un nieto, el de Elba Ester Gordillo. ¿Qué no tendrán otra cosa que heredarles?;

2. BRÚJULA. Afirma el secretario de Economía, Gerardo Ruiz, que “México es el centro del mundo”. ¿Habrá visto un mapa? Con esa métrica ¿dónde tendrá el ombligo el secretario?; y

3. FOXIADAS. Ya en estas cosas habrá que preguntarle a Vicente Fox a quién le encargaba Los Pinos cuando se iba de campaña, como acaba de declarar este compulsivo candidato. ¿Se la dejaría a Ramón Muñoz? ¿Acaso a Marta? ¿Al mismo Creel, que ahora lo niega? ¿A quién Vicente, a quién? No nos dejes con esa duda.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Un general asesinado

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

En la portada de mi libro El otro poder (Aguilar, Nuevo Siglo, septiembre 2001) aparezco entrevistando, en un enorme campo de cultivo de amapola, a un militar. Se trataba del general Mauro Enrique Tello Quiñones, entonces uno de los responsables de la lucha antinarcóticos del Ejército Mexicano, quien me acompañó a observar y realizar un amplio reportaje sobre un operativo de erradicación de drogas en el Filo Mayor de Guerrero. El general llevaba años, si mal no recuerdo, entonces eran 17, trabajando en los temas relacionados con la seguridad y el narcotráfico pero, ese mismo día, cuando regresábamos de aquel largo recorrido, recibió una llamada: era del general Enrique Salgado, quien acababa de ser informado de que sería el nuevo jefe de la policía capitalina y le pedía a Tello Quiñones que lo acompañara como jefe de Agrupamientos Especiales de la Secretaría de Seguridad Pública del DF. El general aceptó (el nombramiento ya tenía el respaldo de la Secretaría de la Defensa) y abandonó rápidamente las instalaciones de la Zona Militar en Acapulco, donde estábamos en ese momento.

No lo volví a ver hasta que se informó que estaba acusado de haber comandado, en septiembre de 1997, un operativo en donde murieron seis jóvenes de la colonia Buenos Aires. Un crimen del que jamás se comprobó su responsabilidad, pero sirvió para que el entonces jefe de la Asamblea Legislativa del DF, Martí Batres (en unas semanas más asumiría el cargo de jefe de Gobierno capitalino Cuauhtémoc Cárdenas) hiciera escarnio del general Salgado y se instrumentara la detención de varios mandos policiales, entre ellos Tello Quiñones. Fueron reemplazados por el equipo de Alejandro Gertz Manero.

El general fue exonerado y tiempo después regresó al servicio activo. El 20 de noviembre de 2005, Tello Quiñones recibió el grado de general de brigada por el presidente Vicente Fox y, en enero de 2007, fue designado comandante de la 21 Zona Militar, con sede en Morelia. A la ceremonia asistieron, en lo que era más que un acto protocolario, el gobernador Lázaro Cárdenas Batel y todos los mandos de seguridad del estado. Cuando terminó la administración de Lázaro Cárdenas, Tello Quiñones fue enviado con otro gobernante emanado del PRD, Greg Sánchez, entonces nuevo alcalde de Cancún. No hubo, que se supiera, ninguna información oficial al respecto, pero en los hechos quedó como el responsable de todo el esquema de seguridad en esa ciudad y en buena parte de Quintana Roo.

Tello Quiñones se había especializado, a lo largo de todos esos años, en temas de seguridad y narcotráfico y, particularmente, en tareas de inteligencia relacionadas con el mismo. Y por la información que teníamos, cumplía muy eficientemente con esas labores, en el pasado y en la actualidad. No sé cómo se desempeñaba el general en Cancún. Sé que lo hizo bien en Michoacán en medio de la más violenta de las confrontaciones con el narcotráfico del Estado mexicano y de la lucha de los cárteles entre sí.

El martes pasado el general, junto con dos funcionarios del área de seguridad, el jefe de custodias de Greg Sánchez y un mando de la Policía Federal, fueron asesinados en Cancún. Es un crimen que apunta muy alto: se trataba de un general de brigada en activo, un hombre que era especialista en esos temas y, además, había pagado una cuota real de sacrificio, consecuencia de intrigas políticas, por haber sido leal a sus mandos y su institución. Tello, a pesar de que estuvo algunos años preso por un delito que no había cometido, jamás hizo una sola declaración sobre el tema y simplemente continuó con su tarea en las Fuerzas Armadas. Es uno de esos crímenes que tendrán, casi necesariamente, que tener una respuesta, que no puede quedar impune.

La carta de Herrán

Casi al mismo tiempo en que Tello Quiñones dejaba el área de lucha contra el narcotráfico del Ejército Mexicano para venir a la policía capitalina, uno de los principales personajes de esa batalla era Mariano Herrán Salvatti, quien acababa de sacarse la rifa del tigre: había sido designado zar antidrogas, en reemplazo del ex general Jesús Gutiérrez Rebollo, quien desde esa misma posición había trabajado para el cártel de Amado Carrillo. Durante los tres años que estuvo al frente de la Siedo, Herrán tuvo un buen desempeño e incluso se pensó, que al inicio de la administración de Fox, se quedaría en esa posición. Sin embargo, cuando asumió Pablo Salazar Mendiguchía la gubernatura de Chiapas, fue designado primero procurador y luego fiscal para garantizar la seguridad en un estado donde la misma era una exigencia urgente. Fue la mano derecha de Salazar y operó con miras al triunfo electoral de Juan Sabines, su sucesor. Pero el nuevo gobernador y el fiscal se distanciaron cada vez más. Primero Herrán fue designado secretario de Comercio y la semana antepasada detenido, acusado de varios delitos. Hoy está preso. No sé si esos delitos son reales: se han encontrado armas en algunos de sus domicilios y se le acusa, entre otras cosas, de malversar fondos. Eso lo tendrá que definir la justicia y me imagino que el gobierno estatal no se hubiera lanzado a esa aventura sin tener pruebas sólidas en su haber.

Lo que resulta poco creíble son algunas versiones que se utilizan para fortalecer esa percepción: la más increíble de ellas es que Herrán haya escrito una carta desde la prisión, entregada a su hermano, para que pidiera ayuda a los miembros del crimen organizado con el fin de que lo apoyaran para quedar en libertad. Que pidiera que se recurriera a políticos, funcionarios, jueces y periodistas es creíble y lógico, pero que por escrito diera esa instrucción, suena descabellado, más aún en alguien que conoce perfectamente ese mundo. Mariano Herrán deberá ser juzgado por los delitos que se le imputan y, si es culpable, castigado, pero le resta legitimidad a la acusación que se recurra a historias tan trasnochadas para fortalecerla.

Falacias y juego rudo

Lorenzo Córdova Vianello
Investigador y profesor de la UNAM
El Universal

El fin de semana tuvimos la enésima constatación de que las televisoras no están dispuestas a olvidar la afrenta que el poder público (encarnado en el órgano reformador de la Constitución) propinó a sus intereses al aprobar la reforma electoral en 2007.

Que la reforma los haya fastidiado no es difícil de entender. El nuevo modelo de comunicación política centrado en la prohibición absoluta de compra de publicidad política en radio y televisión y en el uso de los tiempos del Estado representó, para los intereses mediáticos, una merma económica (pues los priva de ingresos hasta ahora cautivos), pero sobre todo una pérdida de poder (pues les quita, en gran medida, la capacidad de chantaje e, incluso, de sojuzgamiento que habían llegado a tener sobre los políticos).

Hasta ahora ese rechazo había sido evidente, tanto por la campaña de desinformación que desencadenaron contra la reforma como por haber recurrido a vías jurídicas (legítimas, sin duda) para impugnarla. Sin embargo el abuso —que no es otra cosa— en el que incurrieron en la transmisión de promocionales de los partidos y del IFE el fin de semana demuestra que las televisoras están dispuestas a escalar la confrontación contra el Estado y las normas constitucionales que rigen la materia a niveles inusitados.

Durante la transmisión de una serie de eventos de máxima audiencia, los concesionarios suspendieron abruptamente sus emisiones para presentar durante minutos interminables una sucesión encadenada de varios de los spots que el IFE les había remitido. Además, lo hicieron enmarcándolos con cortinillas en las que se achaca sin medias tintas la culpabilidad del hecho al IFE, a los partidos, al Congreso y a las normas constitucionales.

La maniobra es tan burda que revela, sin tapujos, la intención que persigue: crear entre los televidentes un contexto de hartazgo, animadversión y repudio frente a la reforma, sus autores y la autoridad encargada de instrumentarla.

El hecho no pasaría de ser anecdótico si no se tratara de instituciones todas, guste o no, que con sus imperfecciones son indispensables para la democracia. La apuesta de las televisoras es claramente autoritaria: apuesta por erosionar a la política, a las reglas del juego y, de paso, a las instituciones que, con todos sus defectos, hacen posible la convivencia democrática.

Y todo sustentado en un par de falacias que deben ser evidenciadas: ni las normas ni el IFE ordenaron “empaquetar” varios spots y tampoco ordenan la transmisión de los spots en un momento determinado de las emisiones, y mucho menos interrumpir la programación como ocurrió. Es más, hace un año, en febrero de 2008, en una reunión con funcionarios del IFE para discutir la instrumentación de la reforma, los representantes de la CIRT le solicitaron expresamente al instituto no pautara con precisión (en minutos y segundos) el momento de transmisión de los spots de los partidos y les permitiera ajustarlo a lo largo de las fracciones de una hora que mandata la ley, respetando con ello las particularidades de la programación (algo sin duda lógico).

Así se acordó. Hoy, abusando de esa concesión, las televisoras, con una sincronía asombrosa, decidieron transmitir no uno sino varios spots conjuntamente y no en las pausas de la publicidad, como mandaría la razón, sino en los momentos centrales de la programación.

Ayer, un defensor de los intereses mediáticos decía en la radio que la medida de las televisoras no estaba exenta de jiribilla, pero que era claro que los políticos se lo habían buscado. Si eso es cierto, entonces todo se reduce a un mero desafío de los poderes privados al Estado y eso, simple y sencillamente, es inaceptable.

El último clavo en el ataúd del padre Maciel

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

La noticia, fulminante y conmovedora, apareció ayer en un blog especializado: Exlcblog. Scott Reilly, jefe de los Legionarios de Cristo en la zona de Atlanta, Estados Unidos, hizo público que el padre Marcial Maciel “tuvo una amante, al menos un hijo y llevó una doble vida”. Por esa razón, concluía el breve comentario de Reilly, “la Legión de Cristo lo ha dejado de considerar su guía espiritual”.

La agencia Catholic News Agency salió a confirmar la noticia y lo consiguió, así fuera con una respuesta elíptica del vocero de los Legionarios, Jim Fair.

“Hemos aprendido algunas cosas de la vida de nuestro fundador”, dijo Fair. “Son sorprendentes y difíciles de entender. Lo que podemos confirmar es que hubo aspectos inapropiados para un sacerdote católico”.

Y con la dureza propia de quien termina por aceptar las evidencias contra un ser querido, Fair concluyó: “Maciel murió hace un año; lo que haya hecho en la tierra queda ahora entre él y Dios; serán el juicio y la misericordia de Dios las que se hagan cargo de él”.

Por la tarde pude hablar con algunos legionarios mexicanos. Estaban devastados, pero conscientes de que la obra de Maciel existe y funciona, seguirá y será más fuerte. A Maciel, tal como propuso Fair, lo dejan en las manos de Dios.

Es el último clavo en el ataúd de un personaje sentenciado tres veces: por la historia, en 1997 (cuando unos pocos medios difundieron los valerosos testimonios de abuso sexual de José Barba, José Vaca, Saúl Barrales, José Antonio Pérez Olvera, Alejandro Espinosa, Arturo Jurado y otros); por el Vaticano, en mayo de 2006 (suspensión a divinis), y por la Legión de Cristo, al fin, un 3 de febrero de 2009.

Partidos le dan la vuelta a la ley

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Hoy quiero hablar de dos huecos relacionados con el nuevo régimen de comunicación política de la última reforma electoral. La primera tiene que ver con la propaganda que contrató el Partido Verde en diversos estadios de la República. En los partidos de futbol profesional hay una franja de anuncios que está detrás de la cancha. Estas pancartas anuncian todo tipo de publicidad con la idea de que aparezcan en la trasmisión de televisión. Pues bien, el Partido Verde ha contratado propaganda en dichas vallas de tal suerte que sus logos y propuestas salen en la televisión durante los juegos.

El artículo 41 de la Constitución ordena: “Los partidos políticos en ningún momento podrán contratar o adquirir, por sí o por terceras personas, tiempos en cualquier modalidad de radio y televisión”. En este caso, el Verde contrató sus anuncios a la empresa que maneja la publicidad de los estadios. ¿Puede? ¿No se considera la publicidad del estadio como tiempo de televisión? ¿No es una contratación a través de terceras personas? Entre que son peras o son manzanas, los verdes están saliendo más en la televisión que los otros partidos. Hay, en este sentido, una inequidad. Y el valor de la equidad en la contienda es lo que más defendieron aquellos que diseñaron la última reforma electoral. ¿Qué nos pueden decir al respecto? ¿Se vale? ¿No tendría el IFE (alías el Instituto Federal de Mil Usos) que prohibir esta práctica?

Segundo caso. El lunes 26 de enero escuché en la W Radio un spot donde López Obrador invitaba al público a una concentración el domingo 25 en el Zócalo de su organización social denominada Movimiento en Defensa de la Economía Popular. Para empezar, se me hizo ridículo que siguieran trasmitiendo un spot de un evento que ya había pasado. Pero más curiosidad me dio cómo le hizo esta organización para contratar un anuncio que supuestamente está prohibido en el artículo 41 de la Constitución: “Ninguna otra persona física o moral, sea a título propio o por cuenta de terceros, podrá contratar propaganda en radio y televisión dirigida a influir en las preferencias electorales de los ciudadanos, ni a favor o en contra de partidos políticos o de candidatos a cargos de elección popular”. La Carta Magna y las leyes secundarias son muy claras: prohíben que ciudadanos u organizaciones sociales contraten publicidad político-electoral en radio y televisión. Es por ello que 15 ciudadanos demandamos juicio de amparo aduciendo que dicha prohibición limitaba la libertad de expresión. El caso, junto con otras demandas más, está siendo analizado por el Poder Judicial de la Federación. Mientras tanto, insisto, ¿cómo le hizo el movimiento social de AMLO para trasmitir sus spots?

La respuesta llegó al final del comercial donde se anunciaba que era patrocinado por el Partido del Trabajo, es decir, este partido le prestó sus spots a una organización social comandada por López Obrador. Otra forma de darle la vuelta a la ley. ¡Ahora resulta que un ciudadano o asociación civil puede trasmitir anuncios en radio y televisión si un partido se los presta! Vaya discriminación. Los organismos sociales amigos de los partidos tienen acceso a los medios electrónicos. Los que no, pues no. ¿Este es el tipo de modelo de comunicación política que queremos? ¿Que la sociedad civil tenga que vincularse con un partido para poder trasmitir spots de radio y televisión?

Cada vez me quedan menos dudas: la última reforma electoral es un desastre que abre más flancos de los que supuestamente cerró. Aparte de toda la controversia de la interrupción de programas televisivos para trasmitir los spots que administra el IFE, estamos viendo cómo los partidos ya le están dando vuelta a la nueva legislación que ellos mismos diseñaron y aprobaron.

Spots: pelea de poderes fácticos

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

No pelean las virtudes de la política, de las elecciones o del ejercicio del poder
La telecracia y la partidocracia disputan las cuotas de poder extralegal


Dice el refranero popular que el triunfo o la victoria tiene muchos padres. La derrota no tiene padre… y menos madre.
Viene a cuento el tema porque ahora resulta que todos los implicados en el escándalo de los spots para los comicios de 2009 —televisoras, IFE, partidos, legisladores y gobierno federal— arrojan la “papa caliente” al de enfrente, porque todos son incapaces de aceptar lo que está claro a la vista de todos, que en la lucha por el poder los ciudadanos somos rehenes de esa fea enfermedad del poder por el poder.

¿Quién será el valiente que demuestre con argumentos serios y sólidos que en la guerra de los spots imperan verdad, responsabilidad, ética y el cacareado interés nacional? No existe ese valiente porque lo que está en juego en esa disputa no son las virtudes de la política, de los procesos electorales y menos del ejercicio del poder. Entonces, ¿qué pelean?

La disputa de fondo —en los casos de la telecracia y la partidocracia— no es la pauta de los spots electorales. La batalla entre esos poderes fácticos es por mantener sus respectivas cuotas de poder extralegal. Y para tratar de entender esa pelea por modificar la jerarquía de los poderes del Estado, debemos recordar el origen de la recién aprobada reforma electoral.

Antes, durante y después de las elecciones de 2006, ese poder fáctico que es la arrogante partidocracia mexicana —conjunto de partidos políticos que mantienen el control absoluto de las instituciones del Estado— se dijo ofendida por la autonomía de instituciones como el IFE —que arrebató a los partidos el control de los procesos electorales—, y por la fuerte influencia y competencia de otro poder fáctico fundamental, la telecracia, que desde 1988 se adueñó de las aduanas para acceder al poder.

Así, y a partir de la controvertida elección de 2006 —que según datos duros fue la elección más limpia de la historia mexicana, más allá del lodo lanzado por resentidos políticos e intelectuales—, la partidocracia no sólo se propuso acabar con ese IFE autónomo, sino arrebatarle a la telecracia el control de las aduanas para acceder al poder. ¿Y cuáles eran esas aduanas? Casi nada, el control de los spots para promover a los aspirantes a puestos de elección popular.

De esa manera los tres principales partidos, PRI, PAN y PRD, junto con el naciente y harto debilitado gobierno de Felipe Calderón, sometieron al IFE al extremo de convertirlo en mero amanuense de la partidocracia. Es decir, con el aval del gobierno de Calderón los partidos dieron marcha atrás a aspectos fundamentales de la autonomía del IFE, en tanto que a las televisoras les quitaron el control y la venta de los spots electorales. Sin el manejo y la venta de esos spots, la telecracia perdió la llave de acceso al poder.

De un golpe —con la reforma electoral de 2007— los partidos se apoderaron del control del IFE, por un lado, y del instrumento privilegiado para acceder al poder, que es la propaganda en televisión, por el otro. Pero no fue todo. La partidocracia también les arrebató a los ciudadanos uno de sus derechos fundamentales, la expresión a partir de “las leyes de la opinión pública”. ¿Cuáles son esas leyes? El derecho a enjuiciar las bondades o maldades del poder. Y es que la nueva legislación electoral mexicana prohíbe a los particulares usar los medios para criticar los procesos electorales y a sus candidatos.

Con la reforma electoral de 2007, nos guste o no, la partidocracia sometió al IFE, al gobierno, a los ciudadanos y, sorpresivamente, al poder fáctico que es la telecracia y que en su momento se resistió con todas sus fuerzas al triunfo de la partidocracia. ¿Se iban a quedar calladas y quietas las poderosas televisoras? La respuesta es no.

Y precisamente lo que estamos viendo, la guerra de los spots —o, si se quiere, la pauta de los spots electorales no en los cortes habituales, sino en medio de juegos de futbol, telenovelas o espectáculos—, no es más que una respuesta gandalla al agandalle de la partidocracia. Queda claro a los ojos de quienes se resisten al engaño que los poderes fácticos que disputan el control de los procesos electorales y el pasaporte al poder público —la partidocracia y la telecracia— no pelean por las virtudes de la política, de los procesos electorales y menos del ejercicio del poder. Pelean por mantener sus cuotas como poderes fácticos, por mantener la alterada jerarquía del poder.

Lo demás, la timorata reacción del IFE, las locuaces reacciones de los partidos y la ausencia del gobierno, convierten en triunfo la puntada de las televisoras. Lo curioso es que todos les toman el pelo a los ciudadanos. ¿Hasta cuándo? Al tiempo.