febrero 15, 2009

Venezolanos aprueban enmienda a la constitución

Fidel Castro y su heredero, Hugo Chávez

CARACAS (AP) - El presidente Hugo Chávez se apuntó el domingo una gran victoria, que le permitirá buscar ilimitadamente la reelección, al ser aprobada su propuesta de enmienda de la Constitución.

La opción del "sí" _a favor de la enmienda_ logró más de la mitad de los votos escrutados, el 54,36%, mientras que el "no" obtuvo como tope 45,63%, con una abstención de 32,95%, informó el Consejo Nacional Electoral (CNE) en su primer boletín, emitido tras el conteo de alrededor del 94% de los votos, y leído por la titular de esa dependencia, Tibisay Lucena.

Poco después del anuncio, Chávez, al frente de un acto multitudinario, entonó el Himno Nacional, en medio de las detonaciones de la pirotecnia, antes de pronunciar un discurso.

"Ha sido una gran victoria popular", dijo Chávez a miles de sus seguidores desde un balcón en el palacio de gobierno. "Hemos oído el primer boletín y he allí (la) clara victoria del pueblo, una clara victoria de la revolución", acotó.

"Hemos abierto hoy de par en par las puertas del futuro... con esta gran victoria comienza el tercer ciclo de la revolución bolivariana del 2009 al 2019", expresó el mandatario.

"En el 2012 habrá elecciones presidenciales y a menos que dios disponga otra cosa, a menos que el pueblo disponga otra cosa, este soldado es ya precandidato a la presidencia de la república", gritó.

El mandatario, en el que fue su segundo intento de cambiar la Constitución de 1999, logró con el voto de la mayoría de los venezolanos poner fin a los límites de reelección, que le abrió el camino para presentarse por cuarta vez consecutiva como candidato a la presidencia en el 2012.

La Constitución vigente, impulsada por el líder venezolano, sólo permite la reelección inmediata por un período adicional.

Chávez fue electo por primera vez en diciembre de 1998, pero luego del proceso constituyente del 2000, promovido por él, fue ratificado en su cargo para gobernar por seis años.

En diciembre del 2006 Chávez logró la reelección por un período adicional que concluye en febrero del 2013.

La enmienda fue aprobada por seis millones de votos. Los votos por el "no" fueron 5,04 millones. El padrón electoral consta de 16,5 millones de votantes.

"Aceptamos ese resultado", dijo David Smolansky, dirigente estudiantil de 23 años.

"Sufrimos del ventajismo y del abuso de poder", añadió Smolansky en alusión al supuesto uso de los recursos del estado para la campaña de parte del oficialismo.

En los meses previos a la campaña, las fachadas de las oficinas gubernamentales estuvieron tapizadas con propaganda electoral oficialista, la televisión estatal transmitió mensajes que instaban a apoyar el "sí" casi las 24 horas del día, y algunos trabajadores del gobierno se quejaron de recibir presiones para asistir a marchas y concentraciones partidistas y contribuir con las finanzas del partido de gobierno, accediendo por temor a perder sus empleos.

Varias de las marchas de los adversarios del mandatario fueron prohibidas y en muchos casos reprimidas por los alcaldes y gobernadores aliados de Chávez.

"Sufrimos de los atropellos y de la criminalización", pero "seguimos de pie. Nuestro compromiso es con Venezuela", insistió el dirigente estudiantil.

En el comando de campaña opositor reinaba la tristeza, algunas de las personas congregadas allí lloraban y otros tratan de conseguir consuelo abrazados.

Los estudiantes gritaban consignas tales como "¡Vamos Venezuela, no ha pasado nada!", "¡Somos estudiantes, seguimos adelante... no renunciamos!".

Los adversarios del presidente dicen Chávez tiene ya demasiado poder, con los tribunales, la Asamblea Nacional y el poder electoral bajo su influencia. Y ahora, eliminando el limite de 12 años de mandato presidencial, dicen, el mandatario será incontenible.

"Se convertirá en una dictadura de hecho", dijo a la AP el líder opositor Omar Barboza. "Es el control de todos los poderes, la falta de división de los poderes públicos, el uso de los recursos del estado sin escrúpulos, la persecución de los adversarios como enemigos"

"Buena parte de eso lo estamos viviendo y sufriendo los venezolanos", agregó.

Chávez sostiene que debe permanecer en el gobierno al menos hasta el 2019 para consolidar su "revolución" y lo que él llama el "socialismo del siglo XXI".

El triunfo electoral además fortaleció a Chávez, cuyo liderazgo se había visto remecido tras los resultados de los pasados comicios regionales y el revés del referendo constitucional del 2007.

La oposición ha rechazado la enmienda alegando que es inconstitucional porque el tema de la reelección presidencial ilimitada ya fue rechazado en el referendo del 2007, que contemplaba el cambio de 69 artículos de la Carta Magna. Los dirigentes opositores habían convocado activamente a votar para "salvar la democracia" en Venezuela.

El ex presidente cubano Fidel Castro en un mensaje a su estrecho aliado sudamericano expresó "querido (Chávez) felicidades para ti y para tu pueblo por una victoria que por su magnitud es imposible medirla", dijo el propio mandatario venezolano en su discurso, citando al legendario y convaleciente líder cubano.

El Ministerio Público informó horas antes que fueron aprehendidas 71 personas "por destrucción del material electoral e incurrir en otros delitos como la usurpación de identidad, proselitismo político, resistencia a la autoridad y el doble voto".

Asimismo, el jefe del comando estratégico operacional, mayor general Jesús González, declaró a la prensa que un grupo de delincuentes asaltó en la víspera un centro de votación en el estado centro costero de Aragua y hurtó los fusiles de los tres militares que custodiaban el lugar. Precisó que dos personas fueron detenidas, pero aún no se ha recuperado las armas.

"Esta victoria salvó la revolución. Sin ella todo estaría en riesgo. Todos los programas sociales, y todo lo que ha hecho por los pobres", dijo Gonzalo Mosqueda, un comerciante de 60 años, bebiendo ron de un vaso de plástico.

'Medio media' por Paco Calderón

La evolución es observable

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

Este año celebramos 400 de que Galileo observó los cielos con telescopio, 200 de que nació Charles Darwin y 150 de que publicó el libro que funda la biología evolutiva: El origen de las especies. Al respecto es bueno aclarar una confusión frecuente: el término “teoría” viene del verbo griego theoró: veo, miro. Una teoría es pues una mirada al mundo que implica un conjunto de leyes, datos y relaciones. Hablamos de “teoría de la evolución”, como de “teoría de la relatividad”, “teoría del heliocentrismo”, no porque carezcan de comprobación, que la tienen abundante, sino porque son miradas a la naturaleza.

La evolución asomaba ya en los trabajos de Aristóteles cuando probó que las ranas no se producen porque el calor del sol las cause en el lodo por generación espontánea, sino porque animales similares pusieron allí sus huevos.

Hacia finales del Renacimiento, en 1620, sir Francis Bacon observa lo que llama “errores de la naturaleza” y en su Novum Organum se acerca tanto a la solución que dice: “Sería muy difícil generar nuevas especies, pero menos difícil que varíen las especies conocidas y así produzcan muchos resultados raros e inusuales.”

En el siglo XVIII, Kant da otro salto en su Crítica del juicio al observar que de la maravillosa simplicidad del plan maestro de los animales se produce la inmensa variedad de las especies “al acortar este miembro y alargar aquel otro, por involución de esta parte y evolución de aquella otra”, de donde le parece que brilla “un rayo de esperanza, si bien débil”, de que podamos explicarnos la vida orgánica. Kant murió en 1804 con ese rayo de esperanza. En 1809 nació Darwin, que nos entregaría el buscado mecanismo: la selección natural que se ejerce sobre la variedad en la progenie.

Ya el abuelo de Charles, Erasmus Darwin, había escrito un tratado sobre evolución y, en el mismo año que celebramos, 1809, un naturalista francés, Jean Baptiste Lamarck, publicó su Philosophie Zoologique, donde propone la mutabilidad de las especies. Faltaba el cómo. Llegaría cuando el joven Darwin se embarcara en el buque de su majestad Beagle, diera la vuelta al mundo de 1831 a 1836 y volviera a Inglaterra con la clave: “by Means of Natural Selection”: por medio de la selección natural.

Guardó su manuscrito por la tormenta religiosa que preveía. Hasta que, en 1858, le llegó un breve ensayo de Alfred Russel Wallace: “On the Tendency of Varieties to Depart Indefinitely from the Original Type”. ¡Había descubierto, de forma independiente, la selección natural! Dio enseguida su manuscrito a la imprenta. Wallace siempre reconoció a Darwin el crédito de primer descubridor.

Por entonces estaba en pleno proceso una selección natural, tan rápida que habría sido posible observarla: con la industrialización de Inglaterra todo se había llenado de hollín producido por el carbón mineral de fábricas y calefacciones. En el tronco de los árboles se posaba una polilla moteada de grises que se camuflaba a la perfección con el liquen de los troncos… hasta que se ennegrecieron de hollín. La mutación al azar daba camadas de polillas más oscuras y más claras. Entonces los pájaros, que se las comen, vieron con claridad a las claras y no llegaban a adultas porque eran banquete fácil. La especie completa pronto fue oscura. Ocurrió lo contrario cuando, después de 1950, Inglaterra comenzó a endurecer sus leyes contra la contaminación. Las polillas volvieron a su variedad gris.

El calentamiento global del que leemos a diario también está haciendo su selección de especies. Al parecer, la extinción causada por los humanos es similar a la que acabó con los dinosaurios, así que, descubrir nuevas especies debería ser motivo de regocijo, dice la nota de un equipo de la Universidad de Stanford, en el que participan biólogos de la UNAM, pero no es así, según Paul Ehrlich, coautor con Gerardo Ceballos, de la UNAM, del análisis sobre 408 nuevas especies de mamíferos descubiertas a partir de 1993.

El ensayo lo publican en línea desde el 9 de febrero los Proceedings of the National Academy of Sciences, y habla de cuán poco sabemos acerca de nuestro capital natural. La sorpresa es enorme porque el de mamíferos es un grupo muy bien estudiado pues, para empezar, pertenecemos a él. Y 408 especies nuevas son “aproximadamente 10 por ciento de todas las especies de mamíferos conocidas”. Entre ellas, un antílope de unos 90 kilos de peso y hasta un gran número de primates.

La biodiversidad es mucho mayor de lo que sabíamos y lo son los problemas implicados en conservar esa diversidad, necesaria para nuestra propia existencia. No sabemos cuantos sistemas afectamos al extinguir una pequeña mosca o un ratón. Más bocas que alimentar (y casas donde vivir) nos llevan a enfrentar, por primera vez, el colapso de una civilización global. “Debemos reducir la escala de las empresas humanas para tener oportunidad de prevenirlo”.