marzo 19, 2009

Reasons to Believe: Lightbulbs (with Susan Sarandon)

'Margaritas' por Paco Calderón

Información dura, decisiones extrañas

Macario Schettino
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
El Universal

La industria mexicana se contrae en el primer mes de este año, comparando con enero de 2008, 11.1% en datos crudos, y 10.4% si usamos el dato desestacionalizado. Esta gran caída es resultado de una contracción de casi 15% en las manufacturas, de 8.5% en construcción, y de las más moderadas en minería y electricidad, 3% cada una.

Otra vez, no es sorpresa que las manufacturas caigan, pero sí lo hacen a una velocidad un poco mayor de la esperada. Más serio aún es el caso de la construcción, que en principio no debería tener tanto problema, puesto que sigue habiendo crédito disponible para vivienda de interés social, y debería seguir habiendo para vivienda residencial. Pero cae la vivienda, y cae todo lo demás.

En enero, con estos datos, ya alcanzamos el ritmo de caída de la industria de Estados Unidos, que en ese mes reportaba -10.1%. No dudaría que en febrero los datos sean también similares, y nos encontremos ya entre 11% y 12%. Puesto que en marzo no parece haber un cambio significativo en órdenes de compra o confianza de los consumidores, los datos seguramente serán un poco peores. Como lo comentamos el martes, estamos muy probablemente llegando al fondo de la caída, pero sin que eso sea motivo de esperanza, porque no se espera un repunte rápido, como en otras ocasiones ha ocurrido.

Al interior de las manufacturas, la peor contracción ocurre en la industria de equipo de transporte, que es automotriz y autopartes, que reporta 42% menos producción frente a enero de 2008. Como sabemos, hubo en ese mes paros técnicos, que explican en parte este comportamiento, pero también sabemos que en febrero las cosas no cambiaron mucho, porque ya tenemos los datos de la AMIA de producción y venta de autos. Por eso se puede esperar para febrero que los datos de actividad industrial sean similares.

Hay ya una contracción superior a 20% en la industria metálica básica, maquinaria y equipo y equipo electrónico, que probablemente reporte mayores caídas en febrero. Y como dice la teoría, las caídas menores ocurren en alimentos y bebidas.

Lo que nos falta por saber es cómo estas caídas están repercutiendo en los servicios, especialmente en comercio, por su tamaño. En noviembre y diciembre, los servicios caían a 1.5% y 1.9%, respectivamente. Deberían seguir cayendo, menos que la industria, sin duda, pero difícilmente puede el comercio abstraerse de la caída en producción que, como sabemos, tiene su origen en la caída del consumo en Estados Unidos, pero se refleja en el consumo acá en México.

El efecto total sobre la economía mexicana nos tenía en -4% en diciembre pasado, de manera que el dato del índice global de actividad económica, que se publicará el 27 de este mes, muy probablemente nos coloque ya en -6%, en términos anuales. Y eso mismo veremos, me parece, todo este primer trimestre, sin que se pueda esperar, como ya dijimos, un repunte rápido. Por eso la estimación de una contracción, para la economía mexicana en este año, de entre -3 y -4%. Nada agradable.

Frente a esa contracción, los planes anunciados por el gobierno sin duda se quedan cortos, aunque eso también ya lo sabíamos. Pero más grave que eso es la lentitud con que avanza el asunto de la infraestructura. Tal vez nos equivoquemos, y los programas ya estén avanzando a tambor batiente, pero si es así, lo han hecho con todo sigilo, para que nadie se dé cuenta. Desde el año pasado sabíamos que no se ha podido ejercer el gasto en este renglón a la velocidad deseada debido a obstáculos normativos y dificultades de ejecución, pero desde octubre, cuando se anunció este programa con gran oportunidad, se dijo que se trabajaría en eliminar estas limitantes. No parece que se haya avanzado.

Para hacerlo aún más lento, el Presidente acaba de anunciar, también ayer, que ahora se va a discutir públicamente en dónde se va a construir la refinería. Ha de tener muchas presiones de parte de gobernadores y partidos políticos, me imagino, pero escapar de ellas posponiendo un mes más la decisión, haciendo público el pleito, no parece ser la mejor solución. Tal vez también espera que dentro de un mes los mercados financieros estén en mejor situación, y eso ayude a conseguir financiamiento para este proyecto, puesto que la caída en disponibilidad de fondos ha sido un elemento clave en la contracción en construcción. Como sea, es una decisión extraña.

Aunque para decisiones extrañas, la Reserva Federal en Estados Unidos anunció ayer que comprará un billón de dólares (de 12 ceros) de papeles del gobierno. En español, eso significa que el banco central va a financiar el déficit del gobierno estadounidense, o como le dicen los economistas, se monetiza el déficit, que es garantía de inflación. Para muchos, esto no es un problema serio, porque lo que les preocupa hoy es lo contrario, la posible deflación, pero también ayer supimos que los precios ya no caen en Estados Unidos. A pesar de la gran contracción de la demanda, los precios están subiendo, aunque sea poco. Es decir que Estados Unidos ha optado por el camino político para enfrentar su crisis económica. Si quiere un ejemplo cercano a usted, es lo mismo que se hizo en México en 1986. Que fue lo que nos llevó a un plan antiinflacionario dos años después. Pero bueno, de eso nos preocuparemos después, me imagino…

Sorpresa

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

La sorpresa fue mayúscula. Nadie esperaba el anuncio presidencial de convocar a un foro para decidir la ubicación de la nueva refinería. “No se pueden poner a consulta decisiones de orden técnico. Son decisiones absolutamente del gobierno”, comentó el diputado del PRI, Samuel Aguilar.

Los inconvenientes de que el presidente Calderón haya transferido una decisión que le corresponde saltan a la vista. Lo más evidente son los riesgos de politización. El ganador no será conocido sino hasta el 15 de abril, dos semanas antes de que oficialmente arranque el proceso electoral.

En los comentarios es denominador común que los gobernadores de los estados que aspiran a llevarse el megaproyecto —entre diez mil millones y 12 mil millones de dólares y 48 mil empleos directos e indirectos— se van a subir al ring. Los mandatarios deberán presentar en el foro las argumentaciones técnicas respectivas, para que ahí mismo sean desahogadas y resueltas las dudas. “El debate que pueda darse entre gobernadores no será lo más sano”, adelantó el mandatario de Hidalgo, Miguel Osorio Chong.

Osorio estaba convencido de que el proyecto iba para Tula. Lo comentó entre sus amigos días antes. Aquí también publicamos que, salvo un inesperado viraje, la localidad hidalguense era la elegida. La víspera nos aseguraban que los estudios de Pemex apuntaban en esa dirección. “La decisión está tomada, sólo la quieren legitimar”, reiteró ayer una fuente de la paraestatal.

Las versiones de que el PAN ejerció fuertes presiones para aplazar el anuncio se multiplicaban ayer en los pasillos de San Lázaro. El argumento es que, ante la delantera del PRI en las encuestas, los azules se oponen a que la obra magna del sexenio calderonista sea entregada a un gobierno de la oposición.

El Presidente, sin embargo, aseguró que la decisión no será política, sino informada y sustentada en las ventajas técnico-operativas del lugar. Ya veremos…

* * *

La idea de achicar el Congreso y permitir la reelección de senadores, diputados y alcaldes hace su caminito. Se la escuché primero al poderoso senador del PRI, Manlio Fabio Beltrones; después la comenté ampliamente con una del PAN, Beatriz Zavala, ex titular de la Sedesol.

La legisladora yucateca ya presentó una iniciativa en ese sentido. Propone eliminar 100 diputados plurinominales —actualmente hay 200— para dejar en 400 el total de integrantes de la Cámara baja. Quiere reducir a la mitad los 28 senadores de lista. Éstos podrían reelegirse por un periodo de seis años, mientras que los diputados podrían hacerlo por dos periodos de tres años. La reelección sería únicamente por la vía uninominal.

“La reelección permitiría la calificación de los ciudadanos a los diputados y permitiría la continuidad de los proyectos legislativos. La reducción en el número de legisladores se traduciría en menores costos y en una mayor agilidad del Congreso en sus resoluciones”, alega Zavala.

* * *

Publicamos ayer en este espacio los resultados de una encuesta del periódico Imagen y la Universidad de Zacatecas para medir las preferencias electorales de cara a la elección de gobernador que tendrá lugar en esa entidad en 2010. El petista Ricardo Monreal, el perredista Miguel Alonso, el panista Cuauhtémoc Calderón y el priista Arturo Nahle encabezan la intención de voto.

Nuestro amigo Roy Campos, el mero mero de Consulta Mitofsky, nos aclara que Alonso ya renunció al PRD. El tema entonces es que ni un sólo perredista aparece entre los cuatro preferidos. En quinto lugar, eso sí, está el senador del PRD Tomás Torres, con apenas 4% de las preferencias. Algo anda mal en ese partido.

* * *

PorfirioMuñoz Ledo no ha dado aún respuesta sobre su posible postulación como candidato a diputado plurinominal de la coalición PT-Convergencia. “Lo está valorando”, nos dijo Alejandro Chanona, coordinador de los diputados del partido naranja.

La decisión del polémico coordinador del Frente Amplio Progresista estaría en función de sus posibilidades de llegar a San Lázaro. Si no hay seguridad de que ocupe una curul no se postulará. El número uno de la lista de pluris de esa coalición es el ex secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz Manero. Van también Bertha Luján y, en la lista de mayoría, Pío López Obrador. Los candidatos de la coalición tomarán protesta el 28 de marzo.

Ahumada y la farsa de AMLO

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

No, no nos referimos al batidillo electoral en que chapalean López Obrador y el PT. La alianza PT-PRI en Nuevo León y el llamado de AMLO a votar por el negocio familiar de Alberto Anaya —y contra el PRD— son apenas un pequeño cochinero político-ideológico que ahora pretenden limpiar.

En realidad lo que exhibirá la farsa política e ideológica de AMLO —desde que se convirtió en candidato a la jefatura del GDF— son las revelaciones del libro de Carlos Ahumada —el exitoso empresario argentino perseguido por el tabasqueño—, que no sólo explicarán de dónde salió el financiamiento para la campaña de julio de 2000, sino que podrían confirmar la versión de perredistas agraviados por el cochinero del pasado fin de semana, que aseguran que en ese año en el DF López Obrador operó un escandaloso fraude contra el candidato del PAN, Santiago Creel.

A casi una década de la alianza de AMLO con el mago de las trampas electorales, René Bejarano —el mismo que en 1997 y con idénticos métodos operó el triunfo del PRD de Cárdenas en el DF—, y cuando gracias a otro cochinero los bejaranistas pretenden regresar en el PRD y el DF, finalmente se podría conocer buena parte de la “magia” que catapultó a AMLO a los cuernos de la luna.

Todos saben que Ahumada edificó en tiempo récord un emporio de la construcción gracias a buenos oficios y corrupción con políticos de la “izquierda mexicana”. Financió campañas del PRD, y a cambio obtuvo jugosos negocios. De esas campañas y negocios no están exentos ni Bejarano ni menos AMLO, cuyo desprestigio es el verdadero objetivo de las revelaciones de Ahumada. El libro del empresario —perseguido político del gobierno de AMLO— podría ver la luz los previos a las elecciones de julio, y podría ser no sólo la moderna versión de los videoescándalos, sino el más potente misil contra esa máquina de trampas electorales que es la alianza AMLO-Bejarano. Y el misil podría acabar con la nave. ¿Pero qué creen? Sí, se dejará el camino libre a PRI y PAN en el DF. Y si no, al tiempo.

EN EL CAMINO

¿Le tembló la mano a Calderón con la nueva refinería? Nadie se equivoque. Todo lo que hace desde el 1 de enero es activismo electoral. Y si no, vean las encuestas. Por eso el PRI le niega todo.