abril 28, 2009

Gripe porcina se extiende por Medio Oriente, Asia y el Pacífico

MEXICO (AP) - La epidemia de gripe porcina cruzó más fronteras internacionales el martes, con los primeros casos confirmados en el Medio Oriente y la región de Asia y el Pacífico, mientras funcionarios de la Organización Mundial de la Salud dijeron sospechar que varios estadounidenses que visitaron México recientemente pueden haber transmitido el virus a otros dentro de Estados Unidos.


La confirmación de que se produjeron contagios de persona a persona en sitios fuera de México indicaría que la enfermedad se está extendiendo más allá de los viajeros que vuelven del país, dijo el martes a reporteros el vocero de la Organización Mundial de la Salud, Gregory Hartl en Ginebra.

Una pareja británica regresó de su luna de miel en México enfermos los dos de gripe porcina.

Iain y Dawn Ashkam se enfermaron el fin de semana, a su regreso de unos días en Cancún. El lunes, las autoridades dijeron que habían dado positivos para fiebre porcina. Sus familiares, que recibieron el tratamiento antiviral preventivamente, dijeron que la pareja se recuperaba.

La viceministra de Salud de Costa Rica, Ana Morice, informó a la AP que una mujer de 21 años que regresó recientemente de un viaje a México mostró los síntomas de gripe porcina y recibió tratamiento, aunque aún esperan que el CDC confirme que se haya tratado del primer caso del padecimiento en el país centroamericano. La paciente se encuentra fuera de peligro.

La gripe porcina se ha propagado ya a varios países además de México y al parecer se extiende a través de los vuelos, haciendo que la Organización Mundial de la Salud elevara el nivel de alerta el lunes.

En Chile, el ministro de Salud, Alvaro Erazo, anunció que había 18 posibles casos de gripe porcina.

"No tenemos ningún caso certificado", agregó.

Cuba ordenó suspender por 48 horas los vuelos regulares hacia y desde México, el primer país en tomar una determinación de ese tipo para prevenir la llegada de la gripe porcina a su territorio.

Las autoridades de la isla dijeron que están listas "para aplicar progresivamente otras restricciones que reduzcan las posibilidades de introducción de la enfermedad en Cuba", según una nota del ministerio de Salud leída en el noticiero del mediodía.

Canadá confirmó dos nuevos casos leves, elevando el total del país a ocho. Dos hombres contrajeron el mal durante un viaje reciente a México, dijo el jefe médico de la provincia de Alberta, doctor André Corriveau. Añadió que no fue necesario hospitalizarlos.

Canadá advirtió a su población que evitara viajes no esenciales a México, siguiendo la misma política que Estados Unidos. El comisionado de Salud de la Unión Europea sugirió que los europeos eviten viajes no esenciales a México y partes de Estados Unidos.

Rusia, Hong Kong y Taiwán dijeron que pondrán en cuarentena a viajeros desde el país latinoamericano que exhiban síntomas del mal.

Nueva Zelanda confirmó el martes que un grupo de 11 estudiantes y profesores que regresaron de México contrajeron el virus.

Israel confirmó sus primeros dos casos, ambos de hombres que acababan de regresar de México. Uno ya se había recuperado y el otro no corría peligro grave, dijeron las autoridades de salud.

Sesenta y ocho casos _ ninguno de ellos mortal _ han sido confirmados en Estados Unidos, ocho en Canadá, dos en España y dos en Escocia.

Los funcionarios de la Unión Europea dijeron el martes que son analizados posible casos de gripe porcina en Dinamarca, Suecia, Grecia, la República Checa, Alemania, Italia e Irlanda, además de España y Gran Bretaña.

"En estos momentos, la contención no es una alternativa realista", dijo Keiji Fukuda, subdirector general de la Organización Mundial de la Salud, que elevó el lunes el nivel de alerta.

Las autoridades decidieron que era prueba suficiente de que la totalidad del grupo estaba infectado, agregó.

Los infectados sufrieron solamente "síntomas benignos" y seguramente se recuperarán, indicó el director de Salud Pública Mark Jacobs. Hay otros 43 casos sospechosos en el país.

El Ministerio de Salud de Israel confirmó el martes el primer caso regional de gripe porcina la ciudad de Netania. El paciente de 26 años, regresó hace poco de México y contrajo la misma cepa, dijo la vocera del Ministerio de Salud Einav Shamron.

El doctor Avinoam Skolnik, director médico del Hospital Laniado, dijo que el paciente se ha recuperado completamente y se encuentra en "condición excelente" aunque sigue hospitalizado hasta que el Ministerio de Salud autorice su alta.

Mientras tanto, un segundo caso fue confirmado el martes en España, dijo la ministra de Salud Trinidad Jiménez, tras confirmar la víspera el primer caso. Un estudiante de 23 años, uno de los 26 pacientes bajo observación, se encuentra estable, dijo Jiménez.

La Organización Mundial de la Salud elevó el nivel de alerta a la Fase 4, lo cual significa que el contagio entre humanos provocó brotes en por lo menos un país. Es la primera vez que se eleva por encima de la Fase 3. Las fases 4 o 5 indican que el virus ha adquirido gran capacidad contagiosa entre seres humanos. La Fase 6 corresponde a una pandemia, con brotes en por lo menos dos regiones del mundo.

___

Los periodistas de The Associated Press Mark Stevenson en México, Mike Stobbe en Atlanta, Ray Lilley en Wellington, Nueva Zelanda, Aron Heller en Jerusalén y Pan Pylas en Londres contribuyeron a este despacho.

'¡Encima sismo!' por Paco Calderón

Sólo falta que un perro

Miguel Ángel Granados Chapa
Plaza Pública
Reforma

Tembló en la Ciudad de México al mediodía de ayer cuando el secretario de Salud hacía saber que en las últimas 24 horas el número de personas muertas por la influenza porcina había crecido de 103 a 149, y que el número de casos atendidos llegó a casi 2 mil (mil 995), 600 más que la víspera, cuando la cifra se situó en mil 384. Fue un estremecimiento de 5.7 puntos en la escala de Richter, prolongado durante casi un minuto. A la hora de escribir estas líneas no se sabía que el sismo hubiera causado muerte ni daños de relevancia. Sólo eso nos faltaba. Como se dice aún en los poblados ante un acumulamiento de infortunios y aun de desgracias: sólo falta que nos orine un perro.

A la hora en que aquí temblaba, la Organización Mundial de la Salud hacía pasar de 3 a 4 el nivel de alerta. La mudanza correspondió a la previsión hecha la víspera, el domingo, cuando la OMS calculó el riesgo de que el virus recién aparecido "evolucione y se vuelva más peligroso". Mientras tanto, más los gobernados y menos el gobierno están tomando a su cargo el control de la situación. La Ciudad de México mostró el fin de semana y el lunes un rostro desapacible, atendiendo con puntualidad las recomendaciones de las autoridades, a fin de contener la propagación del virus, un virus que está siendo atacado y contra el cual se dice tener un vasto arsenal de armas, sin que se sepa bien a bien de qué se trata: el domingo el presidente Calderón reconoció tal incertidumbre al anunciar que "en 72 horas... México estará en posibilidad de contar con laboratorios específicos capaces de identificar con seguridad la presencia del nuevo virus; ello nos permitirá mayor precisión en el diagnóstico, tratamiento y estrategia preventivas". O sea que lo hecho hasta este momento carece de esa precisión. Deseamos que no se trate de acciones orientadas a que los medios hablen de ellas, sino a encarar verdaderamente el riesgo de muerte que esa novedosa enfermedad provoca.

Esperemos también que en lo que toca a su propia responsabilidad el Ejecutivo tenga más certidumbres que las que expresa, pues por momentos parece no saber de qué habla. Dos veces al menos ha dicho que "estamos ante una epidemia no tanto por el número de casos, sino por el hecho de que se trata de una mutación del virus de la influenza". Viejo o nuevo, conocido o desconocido, el carácter del germen no define a una epidemia, sino el aumento del número de casos de un mal en un territorio y momento determinados. Tampoco parece tener el propio Presidente claridad respecto de sus funciones personales y las que delega por ministerio de ley.

El sábado anunció en Oaxaca que esa mañana había hecho publicar en el Diario Oficial "un decreto mediante el cual el Ejecutivo federal a mi cargo asume las facultades y las atribuciones que la Constitución general de la República atribuye al Presidente en casos de emergencia, como el que hoy estamos viviendo". Y no era así, no es así. Lo que firmó Calderón es un "decreto por el cual se ordenan diversas acciones en materia de salubridad general, para prevenir, controlar y combatir la existencia y transmisión del virus de influenza estacional epidémica" y se responsabiliza de llevarlas a cabo a la Secretaría de Salud y a su titular directamente.

Ese decreto, en efecto, convierte al doctor José Ángel Córdova Villalobos en el funcionario más poderoso de esta hora, con facultades mayores que las que pretendió asumir en materia de seguridad pública y justicia penal Genaro García Luna, cuyo proyecto de mandar sobre una policía única con capacidades de prevención e investigación ministerial fue frenado por el Congreso la semana pasada. Sin experiencia ni contacto con los grandes institutos nacionales de salud (salvo el de Nutrición, donde hizo una especialidad en medicina interna), sin estar incluido en la elite médica mexicana (la que se agrupa en las academias nacionales de medicina y de cirugía, por ejemplo), y sin haber concluido su formación profesional en los centros internacionales de excelencia (sino en una pequeña universidad francesa conocida por la brillantez de sus especialidades en aeronáutica), Córdova Villalobos está hoy a cargo de la mayor operación que en materia de salubridad haya emprendido gobierno alguno.

El decreto del sábado 25 dice que "el secretario de salud implementará, pondrá en práctica, coordinará y evaluará, todas las acciones que resulten necesarias para prevenir, controlar y combatir la existencia y transmisión del virus de influenza estacional epidémica", y la Secretaría de que es titular, "cuando lo estime pertinente, implementará de manera inmediata (sic)", al menos 12 "acciones ejecutivas" entre las que se incluye:

"el aislamiento de personas que puedan padecer la enfermedad y de los portadores de gérmenes de la misma, por el tiempo que resulte estrictamente necesario, así como la limitación de sus actividades, cuando así se amerite por razones epidemiológicas", "la inspección de pasajeros que puedan ser portadores de gérmenes, así como de equipajes, medios de transporte, mercancías y otros objetos que puedan ser fuente o vehículo de agentes patógenos"; "el ingreso a todo tipo de local o casa habitación para el cumplimiento de actividades dirigidas al control y combate de la epidemia", "ordenar las medidas atingentes con el fin de evitar congregaciones de personas en cualquier lugar de reunión, incluyendo la clausura temporal de locales o centros de espectáculo", y otras que ya veremos.



Cajón de Sastre


El pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación no suspenderá sus actividades. Sesionará a puerta cerrada, sin aceptar visitantes, aunque sus trabajos serán transmitidos por el Canal Judicial. Para evitar la reunión de litigantes y quejosos, no correrán los plazos judiciales entre ayer y el 6 de mayo. En el Senado de la República tampoco se recibirán visitantes, por lo que su estrecha galería quedará cerrada hoy. La prensa asistirá a la sesión desde fuera del salón de plenos. Los senadores se sujetarán a una observación superficial de su estado de salud, a fin de evitar que quienes muestren señales de infección permanezcan en Xicoténcatl. Los diputados, a su vez, sesionarán también hoy, con modalidades impuestas por la situación sanitaria. A los legisladores no les queda otro camino, ya que el jueves concluye el último periodo de sesiones ordinarias de esta legislatura.

Sospechosismo tapaboquista

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Cunde la versión de que la emergencia epidemiológica responde a una estrategia electoral del panato en el poder.

Quienes propalan tal estupidez eluden explicar por qué los gobiernos locales perredistas y priistas le hacen el juego al supuesto cuento, o las razones que tendrán la Organización Mundial de la Salud, la Cruz Roja Internacional, el Banco Mundial y los gobiernos de varias naciones para apuntalar la mentira.

La descocada versión es cacareada inclusive en el ámbito legislativo: ayer, la senadora Yeidckol Polevnsky, en el marco de una conferencia que ofrecía su coordinador Carlos Navarrete, manifestó airadamente que la alerta por la gripe porcina es una invención electorera del PAN.

En México, dijo, muere más gente de hambre y pobreza que por influenza. El gobierno calderonista, afirmó, quiere hacer negocio con los medicamentos, así que la señora no está dispuesta a usar esparadrapos azules (color del panismo).

Quizá se anime, concedió, pero sólo si encuentra en amarillo perrediano y legítimo el que le tape la boca.

La epidemia de la conspiración

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

Se debe reconstruir la historia real del surgimiento de la epidemia porque será allí donde se podrán encontrar respuestas para México y el mundo.

En medio de la inevitable crisis que ha producido la expansión de la epidemia de influenza porcina, no podían estar ausentes las teorías de la conspiración: ahora resulta que, como se publicó, hay una conjura internacional en torno al tema o se están ocultando los datos en México, sin comprender que ante una situación de esta magnitud los datos de lo que sucede en nuestro país están siendo monitoreados por organismos internacionales y por las instituciones epidemiológicas de otros países y no hay forma de ocultarlos. Se ha recriminado a las autoridades por no haber actuado con prontitud, cuando en realidad el mismo día que se supo que el virus que estaba afectando a la población y causando casos atípicos de influenza era nuevo e impredecible, es decir, apenas el jueves, esa misma noche se tomaron medidas de emergencia. Es verdad que en algunos laboratorios internacionales se comenzó a analizar la situación desde días antes y se advirtió, al Centro de Control de Enfemedades de Atlanta y a la Organización Mundial de la Salud, que algo estaba pasando en México y el sur de Estados Unidos, pero fue hasta el jueves pasado cuando hubo la confirmación de que el virus era nuevo y desconocido. Se ha dicho que, como muestra de esa irresponsabilidad gubernamental, había un stock de un millón de vacunas contra la influenza para un país de cien millones de habitantes. El problema es que esta es una enfermedad atípica y la vacuna no impide que se contraiga porque está confeccionada para atacar otros virus y el periodo tradicional de la vacunación contra la influenza es entre octubre y noviembre. En otras palabras, aunque se tuvieran cien millones de dosis de vacunas, éstas no sirven para atender la enfermedad. Lo que importa es que existan las medicinas que sí pueden curar la influenza porcina (los antivirales) y de éstas existe un abasto adecuado. Se ha llegado a decir que en realidad todo es una construcción mediática para distraernos de los problemas económicos o de las consecuencias de la lucha contra el narcotráfico, como si la comunidad médica nacional y la internacional pudieran ser parte de una conjura de esas características.

El desafío es demasiado grande para terminar, sin sustento, especulando o de plano inventando complots o conjuras sin sentido. El hecho cierto es que la epidemia existe, que se sabía que podía ocurrir, aun cuando la preparación básica estaba enfocada a otros virus, como el SARS o la gripe aviar, que ya habían atacado en el pasado a otros países. Por eso, al descubrir que se trataba de un virus nuevo, hubo que adecuar la respuesta a ese desafío y, debido a ello, también se están tomando medidas más drásticas que las que se suponía que serían necesarias originalmente: porque el virus, como decíamos ayer, al ser desconocido, es impredecible en su forma de actuar y evolucionar.

Por lo menos al momento de escribir estas líneas, ningún país ha cerrado sus fronteras para México o personas o productos procedentes de nuestro país, mas ese peligro existe. Habrá mayores controles, pero eso no sucedió, por ejemplo, cuando la epidemia de gripe aviar en China o la de SARS en Toronto. Sin embargo, los daños que sufrirá la economía son indudables: se habla, sólo por la virtual paralización comercial del fin de semana, de que los establecimientos del área metropolitana de la Ciudad de México han perdido unos tres mil millones de pesos, una cantidad que se queda muy corta cuando se suman los costos de la paralización de actividades, en forma total o parcial, en muchos otros sectores de la economía. Y no se ha establecido aún si durante esta paralización se pagarán o no salarios a los trabajadores o cómo se deberá operar en ese sentido, sobre todo si se da, como se ha dicho, una suspensión total de actividades económicas en la capital (un extremo que suena exagerado por lo menos con la información con la que se cuenta públicamente en la actualidad, pero que de ninguna manera es descartable con el paso de las horas). El costo económico del temor ciudadano no es menor tampoco: desde las compras de pánico hasta la decisión de salir de la ciudad (aunque paradójicamente ello pueda llevar la enfermedad a otros espacios geográficos) golpean de muchas formas la economía. El turismo será la actividad más perjudicada en el corto plazo: España ya ha pedido a sus ciudadanos no visitar México y varias empresas operadoras de charters ya han suspendido sus vuelos. Es verdad que en ciertos destinos la ocupación del fin de semana y del puente que se aproxima es alta, pero se trata, sobre todo, de personas que han decidido salir de las ciudades, por la coyuntura. En el corto plazo, recuperar la imagen de un destino confiable a nivel internacional tomará tiempo y dinero. Si llegara a cerrarse la frontera con EU, los costos serían casi imposibles de evaluar porque por allí se comercian mil millones de dólares diarios. Como ayer lo dijo Janet Napolitano: “Cerrar la frontera es algo que uno haría si hubiera una esperanza realista de contención (de la epidemia). Pero, como ya tenemos casos en cinco estados y probablemente tendremos más y además Canadá ya también ha reportado algunos, la verdad no tiene mucho sentido”. Y destacó el costo millonario de esa decisión. Pero las instituciones reguladoras de Europa ya han recomendado a los 23 países de la Comunidad no viajar, si no es estrictamente necesario, a México, Estados Unidos y Canadá.

De esa magnitud es el desafío y todo ello depende de que la epidemia pueda ser controlada. Se deben tomar todas las medidas y precauciones, pero se deben evitar, al máximo, y esa es una responsabilidad de los medios, el pánico y, sobre todo, las especulaciones sin sentido y las teorías de la conspiración sin sustento. Y se debe reconstruir la historia real del surgimiento de la epidemia, porque será allí donde se podrán encontrar respuestas para México y el mundo de cara al futuro.

Se deben tomar medidas y precauciones, pero es necesario evitar, al máximo, pánico y especulación.

Suman 149 muertos y 1,995 los contagios; disminuyen casos: SSa

La Crónica de Hoy


Turistas chinos en el centro histórico (API)

El número de posibles casos de influenza porcina en el país es de mil 995, de los cuales 776 permanecen hospitalizados, mil 070 han sido dados de alta y 149 han fallecido, anunció el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos.

Respecto a los fallecimientos, indicó que sólo 20 de ellos se confirmaron por causa de la enfermedad provocada por el virus de la influenza porcina. Adelantó que el número de casos seguirá en aumento, por lo que se van a reforzar las medidas preventivas necesarias para la contención.

En el reporte más reciente dado a conocer en conferencia de prensa, el titular de la Secretaría de Salud (SSa) explicó que se han realizado dos mil 373 estudios de laboratorio, en los cuales se han detectado 172 casos del virus tipo "A" de la influenza.
Las personas que fallecieron por la enfermedad hasta el momento son 49, pero sólo 20 de ellas fueron confirmadas por el virus de influenza porcina.

Explicó que no se ha detectado un brote específico en algún estado, pero se puede confirmar que en 10 entidades se registraron muertes probables a esta enfermedad.

Añadió que el índice de mortalidad que está presentando la epidemia en el país es de entre el seis y siete por ciento de los infectados.

En ese sentido, anunció cinco medidas para seguir con el combate a la enfermedad: una, suspender las actividades escolares en todos los niveles del país desde este martes 28 hasta el 6 de mayo.

Dos, suspender el programa de mantenimiento del Sistema Cutzamala programado del 1 al 5 de mayo; tres, la Cofepris expidió múltiples permisos para la importación del antiviral oseltamir; cuatro, continuarán las medidas preventivas y de información para la población, y, cinco, reforzamiento de las acciones para evitar la expansión de la epidemia.

El día que se ensayó la pandemia

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

“Las condiciones actuales son propicias, la pandemia puede ocurrir aunque nadie sabe en qué momento”. Esta línea aparece en las conclusiones de un simulacro de epidemia por influenza, que realizaron varios países (México entre los ocho que lideraron el esfuerzo) en octubre de 2006.

Todos los geólogos coinciden en que vendrá otro sismo como el de 1985, pero no saben cuándo, dónde ni en qué magnitud. Lo mismo para la pandemia de influenza. La Organización Mundial de la Salud lleva una década diciendo que viene, inevitablemente. No se sabía de qué tipo, ni dónde aparecería. Creyó que sería aviar y surgiría en Asia. Pero no. Fue porcina y brotó en México y Estados Unidos, con la temida capacidad de fácil contagio de persona a persona.

Ese simulacro de epidemia por gripe aviar, con otros similares realizados en distintos años recientes, es la guía que están empleando autoridades nacionales e internacionales para enfrentar el reto de la influenza porcina.

¿Qué revelaron los simulacros?

1. Que quien en este momento se anime a predecir si la actual situación epidemiológica se va a poner peor o se va a calmar, está mintiendo. No se puede saber.

2. Que haga lo que haga el gobierno, en estos días se van a registrar más casos y más muertes (pero no debe ser un crecimiento desmedido).

3. Que este fin de semana ya se podrá tener más luz: si comienza a bajar el número de casos, va camino a la contención; de otra manera, será una peligrosa pandemia.

4. Que las cosas que inciden con más contundencia para frenar la propagación es que la gente permanezca en sus casas y acuda al médico al menor síntoma.

En ese contexto, ¿por qué no hacer obligatorio el uso de tapabocas en sitios públicos? ¿Por qué no decretar de una vez el paro de labores, aprovechar, como las escuelas, el puente y evitar que el daño económico sea mayor si las cosas se salen de control?

Es un simple simulacro. Sólo la realidad dirá si fue buen pronóstico.

SACIAMORBOS

¿Por qué si su estado ha sido siempre el segundo con más muertes por influenza porcina no suspendió las clases también desde el viernes? ¿Por qué si ya tenía reportes de que había dos casos de enfermos en sus hospitales decidió seguir la Feria de San Marcos, con tanta gente del DF (el sitio más infectado) que viaja para el reventón? ¿Por qué si en su entidad se registró la primera muerte por la epidemia se saltó la recomendación presidencial y armó a su estilo un mitin, una aglomeración de gente, para una simple inauguración de hospital? A ver si algunos gobernadores ya se la toman en serio.