mayo 15, 2009

Censores que multiplican

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Crecen las evidencias de que el espíritu de censura filtrado en la última ley electoral ocupa también la voluntad deliberante del IFE.

El IFE ha dado muestras en distintos casos de tener espíritu de legislador. Inventa reglas y criterios donde la ley los ha omitido. El resultado es que su carga crece sin que crezcan sus hombros para cargar.

Ahora se ha metido a censurar contenidos en internet, un medio expresamente excluido de las censuras previstas por la ley.



Ha recibido una queja y ha procedido a pedir a YouTube que saque del aire un video que difama al gobernador de Veracruz.

Leo que una censura en internet, en particular a YouTube, sólo ha podido darse en China porque el gobierno chino amenazó a Google, dueño de YouTube, con no dejarlo circular en China, el mercado de internet más grande del mundo, o uno de los mayores.

La amenaza del gobierno chino era de verdad, tenía un riesgo serio para los exigidos, y los de Google se allanaron. Era una petición con dientes.

La petición del IFE es una petición de censores sin dientes. No pueden castigar ni al emisor ni al medio, pues la ley no les faculta para ello, a menos que se inventen su propio reglamento con su propia sanción.

La historia reciente del IFE es la de un cuerpo colegiado que rebasa continuamente sus facultades erigiéndose en juez y en legislador, o viceversa, o en ambas cosas.

No ha caído en la cuenta de que la carga que le impone la ley vigente es de por sí superior a sus fuerzas. Y se da tareas de más.

Es difícil hallar un órgano autónomo donde haya menos espíritu de prudencia y mesura. Los consejeros del IFE deberían de pasarse la vida desestimando las quejas que la ley vigente permite hacer a políticos y partidos en materia de libertad de expresión, para protegerlos de la crítica y de la exhibición en que puedan ponerlos sus pares.

En vez de mirar con desgano las quejas de los partidos, de por sí parciales, los consejeros del IFE las reciben con fruición y se empeñan en desahogarlas castigando infractores.

Pecan de obsequiosidad, o de soberbia , y van quitándole a su institución el equilibrio, la mesura, la autocontención que debieran ser su marca de fábrica como árbitro.

Los árbitros protagónicos quedan mal con los jugadores y con el estadio. Y por lo general arbitran mal.

El video en cuestión es infamatorio, de eso no hay duda, pero quizá sea también trivial. Lejos de contenerlo, la prohibición del IFE le da vuelo. Yo no lo hubiera visto si no es por esa prohibición.

Politicartoon

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Ayer hablamos de cómo la clase política nacional sigue usando, a veces sin darse cuenta, a Carlos Salinas de Gortari, como el más eficaz de los titiriteros ante el imaginario colectivo. Las declaraciones de Miguel de la Madrid evidenciaron lo arcaicamente caricaturesco de los miembros de la clase política mexicana, que tanto gustan de alargar a través de los sexenios el arcaico y cínico juego de la simulación nacional. Aquí, algunos de los protagonistas de esta semana del politicartoon, tan nuestra como vergonzosa.

Miguel de la Madrid Hurtado primero expresó: “Cometió —Carlos Salinas— errores muy serios, muy serios. El peor, la corrupción, y sobre todo del hermano.” Esto, en la entrevista difundida el miércoles en MVS Radio y que cimbró el piso de los priIstas, que de inmediato salieron a contradecirse, unos lo felicitaban y otros defendían su estirpe.

Después dijo (y se desdijo): “Me encuentro convaleciendo de un estado de salud que no me permite procesar adecuadamente diálogos; mis respuestas —en la entrevista que dio a conocer Carmen Aristegui— carecen de validez.” Esto, en un comunicado difundido el mismo miércoles por la tarde, firmado por Federico de la Madrid Cordero, uno de los hijos.

Conclusión: a ver, no habían pasado 24 horas, bueno, ni siquiera 12, de la entrevista difundida, cuando el ex presidente pide que le demos el avión: “...en las grabaciones difundidas por la señora Aristegui, en las que mi tono de voz se escucha débil y confuso”. ¿Alguien podría decirnos a dónde llevar el comunicado para saber si las palabras escritas también carecen de fuerza? ¿Será una tilde mal colocada lo que haga que mande un comunicado subsecuente para decir que siempre sí?

“Dejo en claro que, después de haber escuchado la entrevista con la señora Aristegui, mis respuestas carecen de validez y exactitud”, o sea que, si escuchando su viva voz dice que no hagamos caso de lo que dijo, ¿qué espera que hagamos con lo que escribe?

Digo, hasta el mismo Salinas de Gortari, haciendo como que no, pero con el objetivo de que sí, en su carta de respuesta dice de Miguel de la Madrid que sí, que, la neta, está senil, tanto que ya ni siquiera tiene posibilidad de mantener una conversación. Así, bajita la mano, haciendo uso de las notas periodísticas que hablan de la salud de su antecesor, Salinas concluye: Háganle como quieran, De la Madrid está chocheando, mi hermano Raúl está libre porque no hubo pruebas en su contra, y mi hermano Enrique, pues Dios lo tenga en su santa gloria…

Pero antes de que el ex presidente se desdijera de lo dicho en contra del otro ex presidente, varias fueron las reacciones que hubo al respecto:

Beatriz Paredes, la mera mera de los tricolores, al preguntarle sobre la entrevista y que si “metería las manos al fuego por Salinas”, contestó: “No meto las manos al fuego ni por mí misma.” ¿Cóoooomo?

Jesús Ortega dijo: “Las revelaciones que hace Miguel de la Madrid son graves y no pueden soslayarse”. En diciembre de 2007, con respecto a la lucha contra el crimen, expresó: “Ningún combate a la delincuencia puede soslayar el respeto a las garantías individuales y a la libertad de las personas”; pero antes, sobre su partido, había dicho que “mal haríamos en soslayar al PRD, debemos fortalecerlo”, y hace apenas unas semanas, en los días de contingencia por el A H1N1, pidió a todos los partidos no soslayar la situación del país ante la influenza. Así que, desde hoy, soslayar ya no es un verbo que implica evasión de asuntos o esquivar objetos, sino una forma de sonar interesante para que el público no soslaye a su partido.

Y, para rematar, una muestra de cómo es hipócrita la política nacional: de un lado, los políticos que son caricaturas por naturaleza y, del otro, el IFE, dispuesto a censurar a cualquiera que exponga a estos personajes con todo el tono de un cartoon que, más que de agresión o de denuncia (que para eso están las instancias judiciales), sólo agudizan lo que a simple vista todos podemos ver. El famoso video de YouTube es un cartón político y, ahora, hasta eso está prohibido en la gran caricatura nacional… Esa que nuestros personajes hacen, con o sin entrevistas, con o sin videos…

Beatriz Paredes, cuando le preguntaron si “metería las manos al fuego por Salinas”, dijo: “No meto las manos al fuego ni por mí misma”. ¿Cóoooomo?

Pobre de don Miguel

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

¿De verdad se creen que la historia los absolverá? Florestán

Las declaraciones del ex presidente Miguel de la Madrid a Carmen Aristegui para el libro que está escribiendo, difundidas en su programa de radio, fueron un obús en tiempo electoral para el priismo en general, y para los Salinas en particular.

Nunca un ex presidente había dicho de su sucesor lo que De la Madrid dijo de Carlos Salinas y sus hermanos, al acusarlos, a Raúl y a Enrique, de corruptos y relacionarlos con el narcotráfico y lavado de dinero.

Ni siquiera en el peor momento de la crisis Salinas-Zedillo se dijeron públicamente cosas así; tampoco hay registro de que un ex presidente hubiera hecho públicos juicios tan demoledores que encendieron las alarmas al punto de llevar a don Miguel a firmar un comunicado a la Opinión Pública en el que se descalifica a sí mismo por razones de salud y a sus declaraciones en un texto tan cuidadosamente elaborado, que pone en tela de duda su afirmación de que su estado de convalecencia, “no le permite procesar adecuadamente diálogos o cuestionamientos”, por lo que sus respuestas a las preguntas de la entrevista, “carecen de validez y exactitud”.

En ese mismo sentido, el ex presidente Salinas envió una extensa carta a Carmen en la que dedica varios párrafos al diagnóstico médico de su antecesor para descalificar sus declaraciones, le reprocha que no se haya hecho público tal historial clínico y que sus dichos no se hayan ubicado en el marco de esa frágil salud, en lo que tendría un punto. Termina indicándole cómo debe hacer sus programas: un debate informado.

El hecho es que podrán mandar las cartas que quieran, demeritar hasta donde les sirva la salud, y con ello la presencia, de Miguel de la Madrid, que nada alcanzará a borrar el impacto de sus señalamientos que ahí quedan, no como política ficción, sino como el juicio, a destiempo quizá, pero juicio, de un ex presidente a su sucesor.

Sólo agrego que el texto de su autodescalificación se publicó como desplegado en inserciones pagadas en todos los diarios.

¿Quién pagó esos cientos de miles de pesos?

Porque don Miguel, ni hablar.

Entonces, ¿quién pagó?

Retales

1. VACACIONES. Apenas había dicho Rodolfo Elizondo que la fecha del fin de cursos se conocería el día 25, cuando la SEP confirma que se alargan hasta el 14 de julio. ¿Y los estudiantes, y sus familias?;

2. AIRE. Juan Molinar Horcasitas se ha reunido con los dueños de las compañías aéreas, desfondados por la crisis. En el caso de Aeroméxico y Mexicana, podrían asociarse vía, otra vez, una holding; y

3. GABINETE. ¿Quién es el secretario del gabinete presidencial que hizo que todos levantaran la ceja ante su insensibilidad y falta de visión social en medio de la alerta sanitaria? Sí, es el mismo de siempre.

Nos vemos el martes, pero en privado.

Emilio Gamboa, clave de trama para que De la Madrid se desdijera: legisladores

Roberto Garduño, Enrique Méndez y Víctor Ballinas
La Jornada

El diputado y el ex presidente se encerraron hora y media en la casa de éste, aseguran

La decisión de presionar al ex presidente Miguel de la Madrid Hurtado desde la cúpula del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para que se retractara del contenido de la entrevista –hecha por Carmen Aristegui– en la que acusa de corrupción a su sucesor, Carlos Salinas de Gortari, se tomó el miércoles en el Senado, mientras transcurría la reunión plenaria de los priístas que participan en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

A las 10:30 horas de ese día, Emilio Gamboa Patrón, coordinador de la bancada del tricolor en la Cámara de Diputados, se apartó de la reunión presidida por el senador Manlio Fabio Beltrones, y en la antesala comenzó a hablar por teléfono celular. Una de las llamadas, confió uno de los senadores presentes, fue a Salinas.

Gamboa –quien fue secretario particular de De la Madrid en Los Pinos y posteriormente se benefició del respaldo de Salinas, quien lo nombró secretario de Comunicaciones y Transportes– parecía preocupado.

Se alejó aún más para que nadie se le acercara, mientras hacía otra llamada a su amigo y benefactor –"su padre", como confió su jefe de prensa, Héctor Lié–, De la Madrid, y le anunció que iría a visitarlo a su casa, en Francisco Sosa, en el centro de Coyoacán, el caserón conocido como El león rojo.

Mientras, en la plenaria de los priístas –en la que participaron los diputados César Duarte, Adolfo Mota, Marco Antonio Bernal, José Murat y Lorena Martínez, así como los senadores Fernando Castro Trenti, Carlos Jiménez Macías, Carlos Lozano de la Torre y Francisco Arroyo Vieyra–, un exaltado Jiménez Macías aseveraba que las declaraciones del ex presidente –un hombre afectado en su salud, afirmó– forman parte de la "andanada y la campaña mediática instrumentada por el gobierno de Felipe Calderón" para afectar electoralmente al PRI.

Se afirmó en el encuentro que la administración calderonista se ha aprovechado de una concatenación de hechos –la publicación de Derecho de réplica, de Carlos Ahumada; el reciente libro del ex candidato presidencial Roberto Madrazo, que calificaron de "pésimo texto", y la entrevista realizada por Aristegui– para levantar una "cortina de humo" sobre "los grandes problemas que afectan al país".

Fieles a su pragmatismo y a su tesitura, algunos de los presentes en la reunión primero alegaron no conocer el contenido de la conversación De la Madrid-Aristegui, pero después la emprendieron contra ella, a la que calificaron de "sedicente periodista de izquierda".

Luego se sugirió que el indicado para pedir a De la Madrid desdecirse, dada su enorme cercanía, era Gamboa Patrón.

Uno de los participantes en la plenaria aseguró que al iniciar había irritación y preocupación. "Estamos a siete semanas de las elecciones para diputados federales. Discutimos qué era lo que más convenía en este momento al partido. Se decidió que ni el diputado Gamboa ni el senador Beltrones saldrían a ser expuestos a los medios de comunicación, porque desde luego iban a ser los más buscados".

Un senador propuso que se hablara "con la familia de Miguel de la Madrid y que se buscara a Salinas para frenar el asunto, y se nos dijo que no hiciéramos olas, que permaneciéramos en bajo perfil, porque para el PRI hacia fuera iba a ser un tema cerrado".

Diputados y senadores, se informó a La Jornada, “estupefactos, no daban crédito a los ataques. Del enojo, de la irritación, se pasó a la calma… No es momento de abrir más fuegos, se dijo, es claro que algunos medios de comunicación se han aliado con el gobierno panista para atacar al PRI. Hay que estar unidos, cerrar filas y hacer frente a los embates, que sí le han empezado a costarnos puntos. Ahí se dijo que los ataques del presidente del PAN sí han mellado (la intención de votar por) el PRI.”

Entre los legisladores “empezó a cobrar fuerza y a tomar forma lo que más tarde se difundiría: ‘la salud del ex presidente (De la Madrid) está menguada’. No sabemos si es la mejor defensa, pero es lo que nos queda”, referían.

Afuera, Gamboa ya preparaba su propia estrategia. No dejaba de hablar por teléfono. Y 15 minutos antes de las 11 ingresó en la reunión, para disculparse con Beltrones porque debía abandonar la sede senatorial. Los presentes aseguraron que entendieron que se dirigía a reunirse con De la Madrid. Y así fue.

El coordinador de los diputados se hizo acompañar a la salida de la casona de Xicoténcatl por José Murat, quien regresó a la plenaria, presidida por Beltrones.

En tanto, Gamboa llamó a su vocero, Lié, quien fue jefe de prensa de De la Madrid en la Secretaría de Programación y Presupuesto, para que lo acompañara a la casa del titular del Ejecutivo entre 1982 y 1988.

Llegaron antes del mediodía a la casa El león rojo. De la Madrid no estaba, porque había asistido a una cita médica. Gamboa y Lié lo esperaron. Una vez que llegó el ex presidente, él y Gamboa se encerraron en el despacho por hora y media.

Cinco horas después, Federico de la Madrid Cordero envió a los medios informativos el comunicado y las órdenes de inserción que se publicaron ayer, donde su padre se desdice.

El impacto de las declaraciones, a pesar del desplegado, fue tal en el PRI, que la presidenta Beatriz Paredes Rangel –quien la víspera calificó el escándalo de "pleito entre particulares"– convocó a una reunión urgente a Gamboa Patrón, en la sede del Comité Ejecutivo Nacional.