mayo 19, 2009

¿En dónde estamos?

Alberto Aziz Nassif
aziz@ciesas.edu.mx
Investigador del CIESAS
El Universal

Para analizar el sistema político en estos días se necesita distinguir los diferentes registros que cruzan el país: por una parte, los escándalos y los golpes de opinión pública y, por la otra, el balance de qué tan vulnerada está nuestra democracia. No se derrumbará, pero tampoco parece que podrá salir del malestar en el que se encuentra instalada desde hace tiempo.

En el discurso político lo primero es saber el lugar que ocupa el emisor y así se podrá entender lo que dijo. A diferencia de la novela de Ahumada, en donde el autor genera una gran desconfianza y fácilmente se pueden encontrar las mentiras y las verdades a medias de sus dichos, lo que sucedió con la entrevista De la Madrid-Aristegui nos ubica en una perspectiva diferente. No hay dudas de lo dicho por el ex presidente ni de su solvencia. El mayor aval de lo que dijo se estableció con la operación de silenciamiento que se hizo en las horas posteriores a la transmisión radiofónica de la entrevista. Al mejor estilo mafioso se hizo un rápido control de los daños para el priísmo salinista, que sigue en la primera línea de ese partido. La versión periodística de Reporte Índigo da cuenta de quién y cómo se hizo una humillante operación de silenciamiento (EL UNIVERSAL, 15/V/2009).

El poder salinista para silenciar al ex presidente fue más fuerte que la voluntad de hacer público su balance político. Sin embargo, paradójicamente, una vez que se hizo la operación de silenciamiento, lo dicho en la entrevista cobró mayor valor. Otra vez volvemos al dilema entre lo nuevo y lo sabido: que la corrupción tiene nombre y apellido; que se robaron la “mitad” de la partida secreta; que hubo dinero sucio y contacto con el narco; que hubo contratos indebidos con Pemex; todo es del conocimiento popular. El grave problema del sistema político mexicano no es que este tipo de actos delictivos pasen, sucede en otros países.

La diferencia es que aquí no pasa gran cosa en términos de justicia. En otros países se juzga y se condena a sus políticos y como resultado varios presidentes están en la cárcel; el último fue Fujimori en Perú. Las palabras del ex presidente De la Madrid nos hablan de la impunidad que domina en México. A pesar de que ya se sabe, no deja de ser muy fuerte escuchar que la justicia estorba al poder y que la impunidad es condición de funcionamiento de la maquinaria del sistema.

Cuando se piensa en dónde estábamos hace 20 años en materia de democracia electoral y de libertad de expresión, es muy sencillo ver las diferencias con la situación actual. Podemos observar cambios, y la mayoría de ellos, positivos. Llegó la alternancia en todos los niveles de gobierno y la competencia electoral es una constante en el país. La alternancia ha tenido implicaciones en la división de poderes y en la mayor autonomía que hoy tienen los poderes del Estado.

Sin embargo, los otros registros muestran que ha regresado el conflicto electoral y la disputa por las reglas del juego (hace unos días el Tribunal Electoral le dio un golpe al corazón de la reforma electoral, al aprobar la publicidad del Partido Verde). El desempeño del Poder Legislativo es poco satisfactorio y los legisladores son poco apreciados por la ciudadanía. El Poder Judicial golpea, de tanto en tanto, a la credibilidad ciudadana por no llegar al fondo de asuntos importantes (sobre todo en expedientes que afectan el poder de gobernantes que han abusado y se mantienen en la impunidad; por ejemplo, el caso del góber precioso y la periodista Lydia Cacho).

A pesar de los cambios, México sigue aprisionado por una complicada y colorida trenza de intereses que tienen capturado al Estado mexicano: monopolios empresariales (por ejemplo, el reciente desafío de TV Azteca a la legalidad), grupos y liderazgos del mundo sindical y corporativo (Gordillo y Valdemar Gutiérrez, los nuevos aliados del panismo gobernante) y, por supuesto, el crimen organizado, que sigue rebasando a las autoridades (una muestra es el reciente “rescate” de los 53 presuntos zetas de la cárcel Cieneguillas en Zacatecas). Quizá por ello hace unas semanas tuvo resonancia en nuestro país el tema de los estados fallidos. El problema de fondo es que los gobiernos de alternancia no han modificado el escenario de captura, corrupción e impunidad. Esa será una de las facturas históricas más relevantes que tendrá que pagar el panismo.

Con los recientes golpes de opinión pública han aparecido de nuevo los sótanos de la política; imágenes desagradables que se amplifican en épocas electorales. Sin duda, mayor combustible para que siga incrementándose la antipolítica, el rechazo abierto a los partidos y a las elecciones.

No son buenas noticias para una democracia incipiente que ha sido severamente vulnerada por estos intereses facciosos. En otros países estas crisis de representación abrieron salidas poco deseables. ¿Podrán surgir opciones políticas que puedan transformar esta descomposición? Por lo pronto, no se ve quiénes ni cómo. En suma, lo que está en discusión no es el pasado, sino sus herencias que afectan el presente y el futuro inmediato.

Aplaude a Córdova la OMS

Pepe Grillo
pepegrillo@cronica.com.mx
La Crónica de Hoy

Aplaude a Córdova la OMS

José Ángel Córdova brilló en la reunión anual de la OMS, en Ginebra.

Explicó con amplitud las medidas que nos han permitido bajarle a la epidemia del A/H1N1.

Y había entregado aquí cepas del virus, para los estudios que harán posible las vacunas.

Contra la actitud de algunos países desinformados, Córdova recibió la gratitud de la comunidad médica mundial.

Hoy regresará para seguir aquí su tarea: No bajar la guardia.

Zedillo habló, y no armó lío

Cuando nos enteramos que Ernesto Zedillo estaría en la convención de los aseguradores, temblamos.

¡¿Otro ex presidente que se tira al ruedo?!

Esperábamos más bombas sobre la vapuleada alta clase política.

Pero no, Zedillo, vino, habló y se fue... por la puerta trasera.

Sólo le dio un empujoncito a las reformas estructurales que desde Fox están congeladas.

Carstens con el Congreso

Agustín Carstens desayuna en la Secretaría de Hacienda con los miembros de la Comisión Permanente.

Evalúan los problemas económicos del país.

El propósito es analizar el asunto con ganas de encontrar las soluciones posibles.

Carstens no iría después a una comparecencia, porque éstas se han convertido en el juego de “tírenle al negro”, dijo José Isabel Trejo, del PAN.

A confesión de parte...

Los vecinos temen que se les hunda la casa y la delegación Benito Juárez y HIR se enfrentan al GDF.

Como todo, ya lo convirtieron en un caso político.

Y “en defensa” de HIR, el delegado Germán de la Garza confesó: “los papeles no tienen vigencia”.

Es decir los títulos de HIR no son vigentes, no sirven.

Hoy se sumará a la lista de quienes no dicen lo que dicen.

Zacatecas: PRD contra PT

Cargos de narcos a los Monreal los enfrentan con el gobierno de Amalia García en Zacatecas.

Por lo mismo Ricardo no fue candidato del PRI a gobernador en 1998.

Hoy el PRD los acusa allá, y el PT los defiende.

Porque Ricardo gobernó por el PRD y David quiere ir por el PT.

Lo de las drogas, quién sabe en qué parará.

Caen jefes de Morelos

Francisco Coronado, procurador, y Ramiro Lobato, titular de la SSP de Morelos, fueron arraigados por sospecha de apoyar a narcos.

Los dos solicitaron amparo federal ayer.

Pero en el estado dicen que hay elementos para investigarlos y seguramente procesarlos.

Son del equipo del ex gobernador panista Sergio Estrada, a quien en una manta lo acusaban de lo mismo.

¡Cómo han pasado los años...

Ahora Fidel Castro habla más de México, que por medio siglo fue el país que le abrió las puertas.

Fidel le dio vuelta a su vida, ya no agradece al país que le resolvía sus carencias.

Con pretexto de la epidemia se dice amenazado por su benefactor.

Todo porque se arrepiente de haber dejado el poder.

¡Que tire a Raúl y se siente en la silla!

“La suspensión de un viaje ya suspendido…”

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

Los que saben aseguran que Calderón iba a viajar a la isla el 27 de abril del año pasado, pero aplazó la visita.

Fidel Castro escribió hace poco que la visita de Calderón a Cuba estaba en veremos antes de que el Presidente mexicano lo anunciara con ironía en el noticiario de Joaquín López-Dóriga. “¿Por qué mentir? ¿Por qué hablar de supuestas represalias, como fue suspender un viaje ya suspendido?”, preguntó el histórico comandante, en uno de sus recientes artículos.

¿Un viaje ya suspendido? Los que saben aseguran que Felipe iba a viajar a la isla el 27 de abril del año pasado, pero lo aplazó. Raúl Castro acababa de asumir oficialmente la presidencia de Cuba. “No quiso ir al besamanos de Raúl”, explicó un allegado del presidente Calderón a un reconocido ex diplomático mexicano.

Pero hay otro motivo que puede explicar esta suspensión y que la cancillería mexicana no supo ver anticipadamente. Tiene nombre y apellido. Se llama Oswaldo Payá, encabeza la disidencia en Cuba y es amigo personal de Calderón. En la isla es tratado como “agente del imperialismo” por un régimen que no admite la oposición y la democracia.

El Presidente mexicano no puede viajar a Cuba y dejar de verlo. Pero si lo ve, provocará la irritación del gobierno comunista. El ex diplomático lo resume así: “O no vas a Cuba o vas y lo ves o vas y no lo ves. Si lo ves, quedas mal con Fidel Castro; si no lo ves, quedas mal con los disidentes y con los defensores de los derechos humanos.” Es un asunto de pierde-pierde.

Una cosa más. A Fidel parece afectarle el alzheimer. El país al que acusó de “obsequiarle” el virus al mundo es el que le dio refugio, en el que reunió y entrenó a sus hombres, del que partió hacia la Sierra Maestra. Es también el que se negó a romper relaciones con Cuba, el que se opuso a que la expulsaran de la OEA, el que le dio crédito y petróleo baratos. El comandante ya no es confiable. ¡Qué razón tenía Jorge Castañeda!

n El virus y su impacto en las relaciones internacionales afectó también al GDF. Ni Cuba ni Argentina ni China —países que suspendieron sus vuelos a México —fueron invitados a la reunión informativa de Marcelo Ebrard con 80 representaciones diplomáticas. En ese encuentro, celebrado apenas el 14 de mayo pasado, se condenó la discriminación a los mexicanos por autoridades de algunos países.

Pero ya hay buenas noticias: los embajadores de esas tres naciones colaboran con entusiasmo para participar en la Feria de las Culturas que está organizando el Gobierno del DF y a la cual sí fueron invitados. A un aspirante a la Presidencia no le conviene sentar un mal precedente en el terreno internacional.

n “Lamento que (Raúl Salinas) no haya hecho declaraciones sobre la tortura que pasó (en Almoloya)”, asegura el viejo capo de la droga, Miguel Ángel Félix Gallardo, en el diario personal que escribió en la cárcel, cuyos extractos son rescatados en la revista Gatopardo por el periodista de investigación Diego Osorno.

Dice el capo que al otrora llamado hermano incómodo lo tuvieron por años en “Conductas Especiales” —algo así como El Apando—. “Nos sorprendió el mal trato que le daban: la comida fría, gritos, burlas, le humillaban a la familia…”, asegura en ese diario.

En otro párrafo habla sobre Fox y la fuga de El Chapo. Dice del ex presidente: “Fue engañado por su propio equipo, pues esa fuga se dio por la facilidad de sus mismos colaboradores que querían verlo llegar débil a la entrevista con Bush. El haber puesto autoridades de otros partidos le hizo que cayera en la trampa, y al tiempo dio de baja esos funcionarios.”

n Pocos fueron testigos de la singular escena, ocurrida la semana pasada en el Club de Industriales. El panista Germán Martínez y el perredista Jesús Ortega, juntos, solos y charlando civilizadamente. No vaya usted a pensar mal. No estaban en concertacesión ni negociaban un acuerdo político entre azules y amarrillos.

Los dos esperaban a Beatriz Paredes, dirigente nacional del PRI, quien, antes de ingresar en el salón donde los tres iban a debatir sobre la discordia entre mexicanos, realizó lo que los chavos llaman una prolongada “escala técnica”. Todo sea por el diálogo entre diferentes.

http://panchogarfias.blogspot.com

El Presidente mexicano no puede viajar a Cuba y dejar de ver a Payá. Pero si lo ve, provocará la irritación del gobierno comunista.

Salinas, el facultativo

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio


El tamaño del batracio no tiene nada que ver con la dimensión de la pedrada.
Florestán


La semana pasada le contaba a usted que nunca un ex presidente, en este caso Miguel de la Madrid, había dicho públicamente lo que había dicho de su sucesor, en este caso Carlos Salinas, pero ahora debo decir que tampoco nunca un sucesor, Salinas, había dicho públicamente lo que había dicho de su antecesor, don Miguel, después de haber dicho lo que dijo de Ernesto Zedillo.

Y es que a las afirmaciones de don Miguel sobre las relaciones peligrosas de los hermanos Salinas, en particular citó a Raúl y Enrique, cuya muerte sigue sin esclarecerse, y el juicio crítico sobre la honorabilidad de Carlos, siguió un implacable diagnóstico sobre su salud firmado por el mismo Salinas, doctor en economía por Harvard que ahora se revela como doctor en medicina por el parte clínico que suscribe en la carta que le dirigió a Carmen Aristegui, en la que decreta la muerte civil de De la Madrid.

En el primer párrafo, Salinas concluye que “al enterarse de los términos y condiciones” de esa entrevista le produjo dolor, además de indignación; “dolor, señala, porque confirma su desfavorable estado de salud y la limitación de sus facultades”, para luego suscribir el devastador diagnóstico de quien lo hizo Presidente que atribuye a “conversaciones con sus allegados” y “a notas periodísticas”, de las cuales no he leído ninguna con tal rigor facultativo. Dice el doctor Salinas:

“...Familiares y amigos cercanos me han comentado que desde hace varios meses el ex presidente está somnoliento en las reuniones, que casi no conversa con sus allegados”. Agrega que al principio, los mismos allegados supusieron que era un caso de senilidad prematura, “cuyos síntomas principales son pérdida de memoria y confusión provocados por el envejecimiento de las funciones de un tejido específico, en este caso, partes del cerebro”, y agrega: “Algunos familiares han comentado que en realidad padece un enfisema pulmonar muy avanzado, lo que le ha generado problemas de oxigenación y circulatorios. Esto ha derivado en irrigación insuficiente en el cerebro, ha provocado pequeños infartos cerebrales. Se trata de un mal degenerativo y avanzado por lo que estiman (sic), que la oxigenación insuficiente ha provocado la pérdida de un tercio de su función cerebral”.

Y yo pregunto: ¿qué necesidad tenía Salinas de presentar a don Miguel como un hombre clínica y políticamente incapaz? ¿Defenderse? ¿Qué necesidad tenían de hacerle firmar y difundir su propia acta de defunción política y social afirmando que su estado de salud ya no le permite procesar adecuadamente diálogos o cuestionamientos?

Por querer desacreditar lo que dijo, buscaron desacreditar a quien lo dijo, lo que no desmiente ni aclara, sólo inhabilita políticamente hablando.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Internet libre

Germán Martínez Cázares
Presidente nacional del PAN
El Universal

Internet es sinónimo de una generación joven, libre, que aprecia la tecnología, abierta al mundo, es decir, exactamente lo contrario al PRI.

En el país vecino del sur, Guatemala, un video en internet, grabado por un abogado recientemente asesinado, persigue día y noche al presidente Álvaro Colom.

A propósito de ese asesinato, el analista Moisés Naím sugería, en el periódico El País del domingo pasado, el éxito del empeño del presidente Calderón en su lucha contra el narcotráfico y el papel que juega internet.

“A medida que las cosas se le pongan más difíciles a las organizaciones de narcotraficantes —dice Naím— que tienen sus bases de operación en México, los incentivos para trasladarlas a países como Guatemala, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Honduras o Nicaragua serán cada vez mayores. Pero Centroamérica no está inexorablemente destinada a convertirse en un infierno de corrupción, crimen y muerte. Hay sociedades que logran producir anticuerpos que repelen estas tendencias. Algunos de estos anticuerpos ahora vienen armados con cámara y video”.

Efectivamente, internet es un “anticuerpo” contra el silencio, el aislamiento, la falta de debate o la confrontación pacífica que toda democracia goza; por eso, algunos países francamente antidemocráticos repelen, censuran o prohíben su uso.

Internet es un foro universal. Es esa suerte de ágora en el que el debate es connatural y consustancial. Querer internet y al mismo tiempo negar el debate es una contradicción. Y los regímenes monolíticos y autoritarios o, como dirían los científicos, de la políticas “preautoritarias” no se sienten cómodos en el debate, en esa compulsa de pasado, presente y futuro.

El PRI no es un partido autoritario, cierto; tampoco “preautoritario”, pero sí es un partido “postautoritario” y todavía anida nostalgias de aquellos tiempos en los que no había que debatir. Nadie discutía y todo mundo se enteraba de la “línea presidencial” con encender el televisor y observar las noticias que fielmente eran dictadas y reproducidas.

Querer censurar internet es una pelea inútil como la que pretendió sostener don Quijote en Campo de Criptana contra los célebres molinos de viento.

Pretender el silencio de internet sólo exhibió los resortes autoritarios de los que estarían muy cómodos en un México de una sola voz, de un solo color político y de una uniformidad que aniquila la diversidad y la pluralidad como valores sociales.

Acabar con internet es regresar al país tecnológicamente. ¿No existen sociedades y comunidades, incluso en México, que ya tienen sufragio electrónico?

Políticamente el intento de censura de YouTube es un desastre. Es pretender construir murallas en un mundo irremediablemente global e interconectado. Negar la sociedad tecnológica y global es negar el día y la noche.

Todas esas tentativas de tapar YouTube con un dedo fracasarán. Fracasarán porque el ser humano es un ser social, ya lo había descubierto Aristóteles hace mucho tiempo, y porque además es libre e internet agrega a las personas y les amplía su libertad.

Ni modo, la libertad de cada persona no es un valor en un partido de sectores, de nacionalismos trasnochados que sólo cierran a México a privilegios personales o corporativos.

El PAN cree en la madurez cívica de los ciudadanos. No cree que los mexicanos necesiten una tutela de alguna autoridad para diferenciar los posicionamientos de cada partido político.

En el fondo, quienes se quejan de internet con el argumento de que hay campañas que no deben ver los ojos de los ciudadanos no confían en los ciudadanos, es decir, no creen en ellos.