mayo 26, 2009

Paco Calderón

Mario Netas de Grupo Reforma

Mario entrevista a Ricardo Monreal

La mafia que disputa el voto

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Son esposas, hijos, compadres, hermanos
Vulgares depredadores de la política


De suyo insultante, la partidocracia mexicana no tiene límite en su capacidad para depredar la política y el poder. Para los partidos no es suficiente el monopolio electoral y de puestos de elección popular —además del control total de la vida social—, sino que ahora heredan ese poder a esposas, hermanos, padres, hijos, en un frenesí de ambición.
La elección de 5 de julio será —para buena parte de los “políticos profesionales”—, una “piñata familiar” donde lo que cuenta para aspirar a una curul, alcaldía o gobierno estatal, no es la capacidad profesional, militancia, honestidad y eficacia. No, basta con ser hermano de AMLO, compadre de Chucho, esposa de un gobernador priísta o panista; hija o hijo de un líder amarillo, azul o tricolor, para ser candidato. Y si para diputado plurinominal, mejor.

Para vergüenza de la clase política las evidencias se apilan en una montaña. En Colima, Arnoldo Vizcaíno, líder estatal y fundador del PRD en la entidad, forzó la candidatura de su hija Indira Vizcaíno, de sólo 22 años y aún estudiante, que competirá en el lugar cinco de la 5a. circunscripción. En esa misma entidad, Hilda Cevallos, ex diputada local y esposa del ex gobernador Fernando Moreno Peña, se metió al lugar nueve de esa misma circunscripción, por el PRI.

En Morelos, donde el narcotráfico hace estragos, la diputada local Margarita Olvera Alemán, cuñada del gobernador Marco Antonio Adame, fue metida en el lugar tres de las listas plurinominales a diputada federal.

La feliz pareja de los esposos Marcos Cruz Martínez y Zelma Guzmán Deer —quienes cumplen el mérito de ser compadres de Jesús Ortega—, se reparten la candidaturas de mayoría y plurinominal de su natal Durango. Por cierto, Marcos Cruz dejó el PT y se afilió al PRD apenas hace semanas. Probado trapecista.

María de Lourdes Reynoso Femat, hermana del gobernador de panista de Aguascalientes, Armando Reynoso Femat, también aparece en las listas plurinominales. Esto, además de que el gobernador Reynoso Femat resultó todo un depredador del presupuesto. Y es que según el diario La Razón, el angelito se paga un bono de 150 mil pesos extras, “por riesgo laboral”. Depredar el presupuesto con toda la familia resulta todo un riesgo.

Otros azules abusivos son gobernadores como el de Querétaro, Francisco Garrido Patrón, quien metió a la lista plurinominal —listas y abusivas, claro—, a su esposa Marcela Torres Peimbert; el de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, quien metió también en los aspirantes seguros a su hermano Jaime. Chulada de familias guanajuatenses que hacen de la depredación presupuestal una fiesta.

Pero no es todo entre los azules. El secretario de Agricultura y ex gobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas, metió a la misma depredación a su esposa María Joan Novoa Nassberguer. A su vez, Alejandro Sada Alanís, Esposa del alcalde de San Pedro, Nuevo León, Fernando Margáin, también alcanzó hueso.

Otra familia feliz, también azul, es la que componen la “trinca infernal”, como motejan en Naucalpan a los Durán Reveles. Resulta que el alcalde es José Luis Durán Reveles, y sus hermanitos Patricia y Porfirio compiten por sendos distritos locales y federal. Se merecen el hueso, claro.

Una joya, para los que han olvidado la honestidad —la valiente, por supuesto, que no sólo se mide en la cantidad que roban, sino en el tamaño de la deshonestidad intelectual y política—, es el caso de Pedro Arturo López Obrador, otro que depredará el presupuesto, gracias a su hermano Andrés, el más grande depredador presupuestal. ¿De qué vivirán los López Obrador, si no trabajan?

María del Carmen Ortuño Gurza no tiene mérito político para ser postulada por el PAN de Querétaro. Salvo, claro, ser hermana de Tere Ortuño, legisladora emblema del PAN, y actual senadora.

También en el PRI se cuecen habas. La priísta Guadalupe Guajardo pretende por segunda vez la alcaldía de General Bravo, Nuevo León, cargo que heredó de su esposo Adolfo Cantú. En el municipio de Allende compiten por PRI y PAN los primos hermanos Jorge Salazar Salazar y Antonio Cavazos Salazar. En Doctor Arrollo, el priísta Juan Paredes Gloria busca la alcaldía por tercera ocasión. ¿Y que creen? Sustituirá en el cargo a su yerno Juan Francisco Espinosa. En Abasolo, Nuevo León, David Millán Ramos dejó la alcaldía a su hijo David Millán. Busca el mismo cargo, pero por Nueva Alianza.

La lista de depredadores del poder es mucho más extensa. Luego del 5 de julio se sabrá cuales de los hijos del nepotismo se sacaron la lotería. Perdón, ganaron un puesto de elección popular.

En el camino

¿Y qué tal si Monreal se deslinda de AMLO?