junio 18, 2009

Desvergüenza

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Muchos despistados se tragaron de un bocado el más reciente lance de Andrés Manuel López Obrador, quien regresó a los reflectores a partir de lo que algunos llaman ezquizofrenia.

Se escandalizan porque AMLO mandó “al carajo” a la dirigencia del PRD, ordenó a su grey sufragar por el PT en Iztapalapa, decidió la renuncia del candidato petista “si gana”; que Marcelo Ebrard proponga a Clara Brugada como delegada sustituta y, por si hiciera falta, adivinó que la Asamblea Legislativa votará a favor de sus ocurrencias.

Y “se tragaron el cuento” porque abundan los que se niegan a reconocer que el López Obrador que todos vieron el martes en Iztapalapa es el mismo de siempre: político sinvergüenza y cínico que no respeta nada y a nadie, que para conseguir sus delirantes ambiciones personales engaña a todo el que se deja engañar y, sobre todo, que desde hace por lo menos una década se ha convertido en el sepulturero del más importante partido de la izquierda mexicana.

¿De qué se escandalizan sus críticos? ¿Acaso no es el mismo AMLO que en 1996 negoció con el gobierno de Zedillo su llegada a la dirigencia del PRD; pactó la reforma electoral de 1997, transó su candidatura ilegal, hizo fraude para llegar al GDF en 2000; cometió parricidio con su promotor Cuauhtémoc Cárdenas; persiguió a Rosario Robles; defraudó con la construcción de los segundos pisos, impuso su candidatura presidencial al PRD y metió al partido lo más podrido del PRI?

¿Qué es, si no una sinvergüenzada y un acto de cinismo y traición, que AMLO llame a votar por PT y Convergencia, y contra el PRD? ¿Qué es, si no cobardía, que Los Chuchos se escondan ante los gritos del mesías y sean incapaces de expulsar al traidor no sólo del PRD y de aquellos que creyeron en su mesianismo, sino de la izquierda toda? AMLO pasó de “un peligro para México” al depredador de la izquierda.

Pregona en las plazas no votar por “la mafia de PRI y PAN”, no dar ni un voto a la derecha. Pero en su cotidiana práctica política, lanza paladas de tierra a la sepultura de la izquierda. Todo ante el aplauso de PRI y PAN. ¿Quién es su principal colaborador contra la izquierda? ¿Quién es el sepulturero de la izquierda? ¿Quién es el principal aliado de la derecha? Sí, se llama Andrés y se apellida López Obrador.

EN EL CAMINO

Por cierto, según La Razón —diario comandado por Pablo Hiriart—, el candidato del PRD en Gustavo a Madero, Víctor Lobo, fue impuesto por AMLO y resultó “pájaro de cuenta”. Preso en 1999 por fraude. Y en su campaña habla de honestidad. Tal para cual.