junio 25, 2009

Detienen a Carlos Salinas

Rumbo al paroxismo

Germán Dehesa
german@plazadelangel.com.mx
Gaceta del Ángel
Reforma

Comienzo por reconocer que yo no soy juez, sino parte del fenómeno que pretendo aquí reseñar. Lo percibí en el momento mismo en el que se me calentaron todos los circuitos y tomé la firme decisión de matar a Fita con una jabonera metálica. Venturosamente mi ángel guardián (o el de Fita) inmovilizó mis manos y me hizo recapacitar y también me hizo recordar que yo no formo filas entre los violentos, sino entre los pacíficos moderados, es decir: pacíficos pero no mucho. Ya que recuperé el resuello y se me salieron los chamucos, me puse a pensar que el problema no era exclusivamente mío o ¡de Fita!. Hagan su propia encuestita charra y verán que la gran mayoría de la gente, con motivo o sin él, anda muy enojada, muy bravera y con ganas de aventarse una sopita con quien se ofrezca. Voy a los medios, principalmente a los periódicos y ahí, lejos de encontrar pistas o caminos para recuperar el sosiego, me topo con un lenguaje francamente beligerante donde medran hongos tan malignos como los verbos "estallar" y "arremeter". Yo recuerdo aquellas pláticas fundacionales de mi periódico "Reforma" donde Enrique Krauze si no recuerdo mal, pedía encarecidamente el destierro de estos verbos tan desmedidos y, en el fondo, tan cursis. Yo no me oigo diciendo que esta mañana "estallé" contra Fita. ¿Se imaginan el regadero de vísceras?. Y todavía menos podría decir que "arremetí" en su contra. Detrás de este vocabulario hay una idea pobremente melodramática y autoritaria de la vida y de los seres humanos que la transitamos. ¿No podríamos hacer todos un ejercicio de sosiego?. Pleitos tan infantiles como el de Bours contra el Reyecito encargado de la SEGOB no nos son de ninguna utilidad pues nada más sirven para desviar la atención sobre lo que realmente importa que, a mi juicio, sería el esclarecimiento a fondo de lo que ocurrió en ese galerón horrendo que pasaba por ser una guardería. Lo demás es pleito inútil e infantiloide de dos seres que, en lugar de hacer algo de provecho, se dedican a la ociosidad de sacarse la lengua. Otro pleito igualmente inútil es el que ya agarró "El Grupo Televisa" (¡oooooh!, ¡asústame, panteón!) contra Carmen Aristegui y Jenaro Villamil. ¿Para qué se pelean?, en este caso, se trate de lo que se trate, la llevan ganada Aristegui y Villamil, o es que Televisa nunca ha oído hablar de eso que se llama "autoridad moral". Tal parece que no y sólo esto explicaría que "estallara" y "arremetiese" contra mis respetados colegas. En el terreno de la moral, la ética, la coherencia y la independencia, el peso de Televisa tiende a ser cero, mientras que nada más con la pura Carmen bastaría para abrumarlos. Somos un pueblo olvidadizo pero yo conocí la rigurosa y autoritaria censura de nuestra televisión, o es que ¿ya nadie se acuerda cuando cometimos el sacrilegio de aventarnos con todo en la denuncia del Padre Maciel y su corte celestial?. Este ejemplo está entresacado de un cúmulo de agravios (miren, pendejitos, no les pago por pensar, sino por hacer imitaciones a la altura de nuestro presupuesto de la televisión gringa. Así solía arengarnos "El Tigre" Azcárraga cuando se tomaba la molestia de decirle algo a esos macehuales emplumados que éramos los guionistas de sus bodrios). Insisto: es un pleito absurdo que Televisa quién sabe de dónde fue a sacar ("algunos creen que saben").

Candidatos y candidatas se están deschongando por ganarse el derecho no de servir a la comunidad, sino el de percibir un jugoso salario exhornado de prestaciones, bonos, entres, pesquitas y maromas.

No es difícil echar a andar la maquinaria de la violencia, el problema es detenerla. A todos estos rijosos mi mamuchis les hubiera dicho: ¡que se estén!. Eso digo yo.


¿QUÉ TAL DURMIÓ? MDLXXX (1580)
¿Y si casáramos a MONTIEL con Florence Cassez?.


Cualquier correspondencia con esta pacificadora columna, favor de dirigirla a dehesagerman@gmail.com (D.R.)

Alejandro Martí y el ensayo a la lucidez

Víctor Sánchez Baños
sanchezb@metropipe.net
Poder y dinero
La Crónica de Hoy

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo los necios y los tarugos se quedan sentados en él. Lucio Baños García (1904-1979), mi abuelo.

De repente, Alejandro Martí, ahora socio minoritario de Alfredo Harp de los Sport City y de Deportes Martí, por “iniciativa propia” se convirtió en factor de “orden” del sistema político mexicano.

Si bien aplaudí cuando en la primera reunión nacional de seguridad exigió a los políticos que no podían controlar el crimen, luego del secuestro y asesinato de su hijo Fernando, pues que ¡renunciaran!, ahora me sorprende que se convierta en “líder político”.

Al momento en que pide a los mexicanos que acudamos a las urnas y votemos por los candidatos que firmen sus compromisos ante notario público lo hace a título personal, pero no dejo de ver el espíritu protagonista de un hombre que debería estar más preocupado en su lucha personal contra el crimen que ahogó la vida de su hijo que asuntos meramente políticos.

Claro que tiene la libertad de expresar lo que le dé la gana, pero ve la intención política para acallar al voto nulo como una manifestación de un grupo de mexicanos que de esa manera busca protestar ante la corrupción, impunidad e ineptitud de los políticos mexicanos.

Yo no elegí a Alejandro Martí como mi representante para que hablara en mi nombre. Lo único que me queda claro es que ante cualquier manifestación social hay quienes quieren montarse y jinetear esos movimientos para otros fines que no son precisamente los de la mayoría de los mexicanos.

Entiendo el protagonismo de algunos mexicanos. Que proponga opciones para acabar con la partidocracia es saludable. Hace uso de su libertad. Sin embargo, creo que haría más bien al país si desde su trinchera lucha contra el secuestro y el crimen asociado a grupos políticos o policiacos. Ahí tiene ¡total credibilidad!

Al igual que el voto nulo, no se logrará mucho ante la cara y oídos duros de los políticos, pero es una válvula de escape a una sociedad que está presionada ante la corrupción e ineptitud de la clase dorada mexicana. Ahora juega a la antítesis del Ensayo de la lucidez, de José Saramago, que habla del voto en blanco y los apuros que vive un país por esa manifestación popular. Como Martí, esperamos que algún día haya madurez política no sólo entre los ciudadanos, sino también entre la “casta dorada” de los políticos.

PODEROSOS CABALLEROS.- Como reconocimiento al impulso que desde sus empresas brinda a actividades de desarrollo social y de protección al medio ambiente, Ricardo Salinas Pliego, presidente y fundador de Grupo Salinas, recibió este miércoles en la sede de la OEA, en Washington, el galardón Good Neighbor Award que otorga la Cámara de Comercio Estados Unidos-México. *** En Nueva York, el titular de Sedesol, Ernesto Cordero Arroyo, en representación del Grupo de Río, al participar en la ONU se pronunció porque se elimine la discriminación laboral y social en contra de los trabajadores migrantes y sus familias.

Discute: http://blogs.periodistadigital.com/poderydinero.php,

http://www.poderydinero.blogspot.com/
Sígueme: Facebook.com/vsanchezbanos
www.twitter.com/vsanchezbanos

vsanchezb@gmail.com

¿Vas a votar o a botar?

Adela Micha
Desde Cabina
Excélsior

Adiez días de las elecciones intermedias, las del domingo 5 de julio de 2009 ha crecido una plataforma ciudadana, convocada por el empresario Alejandro Martí,presidente de la organización civil SOS y que lleva por título “un voto por tu compromiso”.

En realidad son varias las asociaciones, como Lupa Ciudadana, El Observatorio Nacional Ciudadano, entre otras, que participan en este frente, conscientes de que hay un desencanto del electorado hacia los partidos políticos, los candidatos y, en general, en cuanto al proceso mismo. La gente ya no cree, porque los actores políticos se han encargado de crear un vacío de credibilidad.

La percepción general de la ciudadanía es que los candidatos están más interesados en hacer valer sus intereses particulares, personales, que en resolver los problemas de la sociedad a la que dicen representar. Y, sin embargo, del lado de los candidatos sí ha habido respuesta pero, hay que decirlo, no suficiente y de un porcentaje mínimo.

Vea si no. En sólo ocho días, el interés de participar fue tal que suscribieron sus propuestas ante notario 249 candidatos a presidentes municipales, delegados, gobernadores y diputados, de los diversos partidos políticos, excepto el del Trabajo. Pero esos 249 son una pequeñísima fracción si tomamos en cuenta que hay más de dos mil 500 cargos de elección popular en juego en esta contienda. Alejandro Martí decía, esta misma semana: “Vemos un Congreso integrado por legisladores distanciados de la sociedad”. Y lo grave es que es verdad y, además, que a esos legisladores que acostumbran aumentarse el sueldo motu proprio nosotros, la ciudadanía, el electorado, les pagamos su sueldo.

A decir verdad, la gran mayoría no cree que esto de firmar compromisos vaya a dar resultados. Hay quienes dicen que cada funcionario, al prestar juramento a su cargo, promete hacer cumplir la ley y, sin embargo, ya una vez en funciones, “si te vi, ni me acuerdo”. Pero quienes defienden la propuesta aseguran que ahora sí hay planteamientos y compromisos específicos, jurados ante notario. El caso es que, aun existiendo organismos civiles que supervisen que cada candidato que hoy pide un voto a cambio de un compromiso realmente los cumpla, otros han optado, en nombre del ejercicio de la democracia, por llamar a la ciudadanía para poner su voto en blanco o a hacerlo nulo.

Cabe decir que en cada elección hay un promedio de 3% del voto nulo. Y que, para saber si realmente da resultado esta exhortación al voto nulo, tendría que haber por lo menos 10% más, de votos anulados, con el fin de saber si realmente la ciudadanía está haciendo llegar el mensaje de descontento hacia los partidos políticos y sus candidatos.

Si no es así, aun habiendo tenido más de un mes de difusión mediática, no habrá pasado absolutamente nada. De cualquier manera, votar en blanco o anular el voto, dicen también otros, no va a dejar ninguna lección, porque los candidatos, con sufragios o sin ellos, podrán ocupar sus correspondientes cargos. No obstante, hay que decirlo, estarán conscientes de que habrán llegado a donde se propusieron, pero actuarán sin la legitimidad que nada más les puede otorgar el electorado.

Voto nulo o voto blanco... o un voto por tu compromiso. Sólo muestran el gran desencanto que hay en el país con miras a la jornada del 5 de julio próximo.

A decir verdad, la gran mayoría no cree que esto de firmar compromisos vayaa dar resultados.

De poder y no poder

Oscar Mario Beteta
dikon2001@yahoo.com.mx
En Petit Comité
Milenio

AMLO nunca supo cómo ser Presidente; despreció los medios para conseguirlo. Para alcanzar ese fin, no actuó ni por razón ni por necesidad, como es común que lo haga todo hombre, más el político. La vesania que suele atacar a éste en el poder, lo envuelve a él por el no-poder.

Años ha, cuando tejía su postulación a la Presidencia desde el GDF, el político más poderoso de México fue consultado al respecto y con ánimo conciliador elogió su trabajo: “Está construyendo bien su candidatura...”.

AMLO reaccionó con iracundia, rechazó el elogio y canceló todo acercamiento, a lo que siguió el distanciamiento con el hombre más rico de éste país. No entendió que peleándose y/o alejándose de esos dos factores no iría lejos.

Vettio Mescio y Tito Livio coinciden en que, en la guerra y en la política, “el arma última y suprema es la mayor necesidad”. López nunca supo que estaba en una y en otra; jamás valoró lo que necesitaba para vencer. Al renunciar a los medios abdicó a los fines.

Obsesivo, ignoró que querer algo implica abrazar los medios que llevan al objetivo; omitió que la relación de unos a otro excluye cualquier consideración, por cuanto que el hombre de Estado no tiene elección en su afán de conquistarlo o conservarlo.

Lo anterior explica la patología que muestra en Iztapalapa, donde pretende imponer Delegada.

En su Gobierno de la Voluntad, Miguel de Montaigne, asienta:

“Quien no emplea sino su habilidad y criterio, procede con mayor contento: simula, pliega y difiere todo a su albedrío (...) y si no acierta, permanece sin tormento ni aflicción, presto y entero para una nueva empresa (...). En el que está embriagado por su pasión violenta y tiránica, vese necesariamente mucho de imprudente y de injusto: la impetuosidad de su deseo le arrastra, sus movimientos son temerarios, y si la fortuna no le da la mano, da escaso fruto”.

AMLO está en la desesperación extrema. Si en la perspectiva de ser Presidente era peligroso por el poder que acariciaba, hoy su delirio lo torna capaz de lo que sea, pues todo indica que para él alea jacta est (la suerte está echada), y que acta es fabula (la comedia ha terminado).

Sotto voce

Congruencia del presidente Calderón, al rechazar que la secuestradora Florence Cassez se vaya a Francia a “purgar” su condena. Sus abogados, que al parecer son los defensores de René Bejarano, fracasarán.

Fracaso de las cibercampañas

Roberto Trad
Analista
El Universal

Mucho se había especulado sobre el papel que jugaría la internet en estas campañas intermedias. A menos de dos semanas de la elección, algunas amenazas se cumplieron, pero muchas se quedaron en la quiebra moral: videos con menos de 50 impactos en YouTube, candidatos en Facebook con tristes 30 amigos (todos parte de sus equipos de campaña), en fin. Son incontables los materiales en la red con respecto a esta elección, pero muy pocos los que realmente sobresalen.

Para entender el uso de internet en las campañas hay que partir el análisis en local y nacional.

En lo local, el éxito o fracaso de las e-campañas está vinculado a: 1) la penetración del acceso y uso cotidiano de internet en las plazas donde hay elecciones locales (DF, Querétaro, Jalisco, Nuevo León, por mencionar los más relevantes); y 2) la capacidad de los candidatos y equipos de campaña de utilizar la red al máximo de su potencial.

En este segundo rubro, la diferencia entre las campañas virtuales que sí aportaron y las que sólo fueron testimoniales fue que las segundas sólo llevaron el papel a la pantalla (los mismos contenidos tradicionales a la esfera virtual), mientras las primeras utilizaron internet no como un medio de comunicación, sino como un espacio para propiciar el diálogo entre los ciudadanos respecto de los asuntos públicos. Entender internet como un espacio y no como un medio más permite a los equipos de campaña crear herramientas que propician el contacto directo y la participación de cualquiera que así decida hacerlo. Entender internet como un medio significa que los equipos de campaña entendieron al elector como lo entendíamos en la época de la política televisiva: un simple espectador que está en espera de recibir nuestro mensaje.

En la esfera nacional, hubo tres campañas o temas dignos del análisis: la campaña de Germán Martínez por YouTube, la promoción del voto nulo y la anticipada guerra sucia.

La campaña del PAN, utilizando como vocero a Germán Martinez, fue exitosa porque se convirtió en una referencia noticiosa. Porque su mensaje, el formato y la formalidad institucional que le dio Acción Nacional a la difusión en medios como evento informativo permitió que las acusaciones y opiniones de su dirigente trascendieran la esfera de la red. Más personas se enteraron de lo que decía Germán porque lo retomaban en la radio, la tele y los periódicos que aquellas que entraron a YouTube a mirarlo. Al final del día, internet fue utilizada estratégicamente por el PAN y por Germán Martínez como un medio de comunicación para generar noticias. La articulación de movimientos ciudadanos y la procuración de un diálogo libre entre sus simpatizantes se lo dejaron a sus candidatos locales.

El llamado ciudadano al voto nulo comenzó como un movimiento en la red que por su alto impacto se multiplicó rápidamente y llegó pronto a las principales páginas y columnas en los periódicos. En este caso, la red fue utilizada por miles de ciudadanos como un espacio de diálogo sobre un tema al que ninguno de los partidos pudo abordar en los espacios tradicionales: la decepción de los ciudadanos hacia la clase política. Es el caso más exitoso de todos porque sin recursos ni formalismos ni representatividad institucional alguna, la campaña logró sumar auténticamente a miles de ciudadanos, hasta el extremo de ser tomada en cuenta por las principales casas encuestadoras.

Finalmente, la guerra sucia virtual —de la que tanto se esperaba— no tuvo un impacto nacional como para decir que hará la diferencia entre ganadores y perdedores. Hubo videos musicales (algunos muy divertidos) en los que se parodiaba a algunos gobernadores priístas que no pasan de las 7 mil visitas, notas y blogs refriteando información de los medios tradicionales, pero realmente nada que valga la pena registrar para la historia. La única excepción podría ser los grupos de odio (preocupantes por cierto por su tono y contenidos) contra la niña que aparece en los comerciales del PRD que se pueden ver en Facebook y entre los cuales hay uno que tiene más de 160 mil miembros. La guerra sucia se dio más en los procesos locales, en los que unos a otros se acusaron de todo y con todo.

Así termina la temporada electoral, falta ver qué se hace este par de semanas, cuántos correos electrónicos se envían para llamar al voto a los “promovidos” de los partidos, cuántos nuevos videos de último minuto aparecen y, sobre todo, cuánto aprendimos los que hacemos campañas que la red para la política no es un medio de comunicación, es un espacio de diálogo.