julio 16, 2009

Romeo, Julieta y la pandemia

Juan José Rodríguez
El Universal

A Romeo y Julieta no sólo los mató el veneno y el odio ancestral de sus familias. Mucho tuvo que ver el caos generalizado por la epidemia del cólera que se desarrollaba en la fantasmal Verona de Shakespeare.

Ahí es cuando Julieta decide aprovechar la confusión para fingir su muerte y casarse en secreto con su amado, pero al estar Romeo en el destierro, Fray Lorenzo no alcanza a avisarle que todo consiste en una artimaña. La mala noticia viaja más rápido que el simpático clérigo montado en su burrita, según el tempo de Shakespeare y la escena que nos endilga Franco Zeffirelli.

Ya en la cripta de los Capuleto, horrorizado por la posibilidad del contagio —y los evidentes y contraproducentes resultados que siempre se suscitan cuando alguien pretende actuar en el lugar de Dios—, el fraile huye al descubrir el cadáver suicida de Romeo y deja a Julieta sola. Ahí ella mejor decide seguir su ejemplo y no desilusionar al amado, quien seguramente le aguardaba perplejo en el reino de las sombras.

La mentalidad actual ofrece una lectura más práctica: Julieta simplemente cometió el error de enamorarse de la persona equivocada. Romeo debió ser firme de carácter y volver a concentrarse en Rosalinda, quien fue el motivo que le llevó a colarse enmascarado en una fiesta a la que, de entrada, no había sido requerido. En esa reunión fue cuando se enamoró de Julieta y luego ardió Verona.

Sin embargo, el estado de psicosis de un periodo donde las epidemias eran consideradas castigo divino, pudo haber impulsado aún más en Julieta esa inconciente vocación suicida que todos tenemos. Shakespeare no da más detalles, pero no nos cuesta imaginar que, llegado el momento cumbre, tanto Romeo como Julieta debían haber estado afligidos por algunas muertes previas de familiares cercanos, debidas a la peste que pasaba su lengua purulenta por los rincones… Si todos en su mundo estaban muriendo, y la inminencia de la enfermedad era un asunto de semanas o días, ¿no sería mejor adelantarse en el camino y conmutar de una vez la azarosa espera?

Sumemos a este estado de susceptibilidad las recientes muertes de Teobaldo y Mercucio, ambos parientes de cada uno de ellos y enfrentados por su romance. Alguna culpabilidad subyacente aguardaba ahí, lista para el momento del autocastigo de los hijos desobedientes.

En los sesentas, era todo un drama contrariar a los padres; ahora imagínese usted en la época Isabelina, por no decir el tiempo en que acontece la historia. ¿Habrán tenido los amantes de Verona una depresión no diagnosticada y, por lo tanto, muy desatendida?

W. H. Auden, una verdadera autoridad en Shakespeare, dice que la tragedia de “Romeo y Julieta” nos conmueve y nos identificamos con ella porque está lo suficientemente lejana en el tiempo. Si el drama ocurriese con un suceso reciente, no nos vencerían las lágrimas, sino que hasta nos molestaríamos por su cercanía y el evidente oportunismo de los empresarios.

La postura de ambos personajes, en la que se confunde el amor con el romance, es indefendible por su desconocimiento de que el suicidio no es ético, a pesar de las advertencias de Dante, Paolo y Francesca. Los mártires religiosos y políticos cumplen su misión porque existe algo por lo que deben morir. Los confundidos adolescentes de Verona mueren porque “no hay nada por lo que merezca vivir”, en un criterio juvenil, obnubilado por la pandemia, la superstición, los prejuicios que siempre hemos tenido.

Otro suicida legendario, cuya muerte acaeció durante una epidemia y tuvo como trasfondo un conflicto amoroso, fue Pedro Ilich Tchaikovsky, quien murió en Tibilisi después de beber un vaso de agua no hervida. Él tenía conocimiento del riesgo que corría con su ingesta, pero un enemigo suyo estaba a punto de dar a conocer unas cartas donde se revelaba su homosexualidad, así que el creador del Lago de los Cisnes decidió inmolarse luego de una súbita decisión.

La pregunta hoy es: ¿deben dar especial atención los servicios de salud pública a la salud mental de los ciudadanos durante estas emergencias? Claro que sí. De hecho, esa debería ser su misión durante todo el año.

Despidiendo a Godoy

Juan Manuel Asai
jasaicamacho@yahoo.com
Códice
La Crónica de Hoy

Imposible sustraerse al impacto brutal de la imagen de una pila de cadáveres semidesnudos, atados de pies y manos, que fueron amontonados a un lado de la carretera que conecta a Uruapan con el puerto de Lázaro Cárdenas. Una foto escalofriante que le dio la vuelta al mundo, lacerando la vapuleada imagen internacional del país. Un drama humano que se transformó en problema de seguridad nacional, cuando trascendió que se trataba de agentes federales destacados en Michoacán.

¿Cómo no caer en el desaliento ante la información de que Julio César Godoy, diputado electo por el PRD y medio hermano del gobernador del estado, está en la nómina del grupo delictivo identificado como La Familia Michoacana?, que por lo visto se ha metido hasta la cocina en las estructuras de un gobierno, el de Leonel Godoy, que ya no le sirve a nadie, al menos no a los ciudadanos. Dijo ayer el gobernador que no les dará a sus adversarios el gusto de renunciar al cargo, pues no tiene nada de que avergonzarse. De hecho, no tiene que renunciar; hace tiempo que perdió los hilos del poder en la entidad que tal vez administre, pero no gobierna. Las decisiones más importantes con respecto a Michoacán se toman en otras oficinas.

Los temerarios

El discurso machista del gobierno federal está desgastado. Sirvió durante un tiempo, pero cada vez impresiona a menos gente. Que Calderón sea valiente, que el gobierno no se intimide, que las fuerzas federales no claudiquen está bien, pero sería mucho mejor que alcanzaran resultados aunque no fueran tan bravos. Tal vez si sintieran un poco de miedo, como cualquier persona, pero actuaran con más inteligencia no tendríamos que sufrir tantas bajas. Llegamos al punto en que asegurar que las matanzas de policías demuestran que vamos ganando la guerra contra el crimen organizado suena a burla, y no a desplante viril. El martes 14 fue el día más violento del año, pues 53 personas fueron ejecutadas en diversos puntos de la república. No seremos machos, pero somos muchos lo que queremos que el Estado elimine a sus enemigos. Ojalá el staff de la casa presidencial asumiera que nadie pone en duda la valentía del mandatario, pero una pila de cadáveres de agentes torturados conduce a pensar que algo está saliendo muy mal. Es inevitable pensarlo.

Otras opciones

Amables lectores recriminan, a través del correo electrónico, que se critique con ligereza al gobierno sin dar opciones, sin presentar alternativas viables en esta guerra. Tienen razón. En este y otros espacios se han planteado, sin embargo, alternativas que por desgracia no han caído en terreno fértil. Destaca entre ellas un combate enérgico al consumo de drogas, para darle un costo social y, acaso, penal. El objetivo es reducir el tamaño del mercado a dimensiones manejables. En la actualidad está fuera de control. Mientras la demanda presente una curva ascendente no habrá posibilidades de triunfo y los policías seguirán cayendo por racimos. En este aspecto, el del consumo, el gobierno ha tenido un comportamiento errático, enviando a la sociedad mensajes contradictorios, como es afirmar que estamos en guerra contra los traficantes y sus sicarios, pero se vale el consumo personal de estupefacientes.

Es absolutamente falso que el consumo de drogas sea, en México, un problema de salud pública. Es un asunto de seguridad nacional que tiene una faceta sanitaria. ¿Cuándo empezará el gobierno una campaña mediática contra el consumo? Una campaña en la que no se trate a los consumidores como enfermitos desorientados, sino como lo que son: el último eslabón en una cadena de acciones criminales que tiene al país anegado en un charco de sangre. Suena fuerte, políticamente incorrecto, pero es verdad.

Supongamos que nos cambia la suerte y que en esta temporada de lluvias se registra una tormenta eléctrica en Morelia y un rayo calcina al Chango y al Más Loco y los manda al infierno, lugar al que irán tarde o temprano. Eso no supondría ningún avance en la lucha del Estado mexicano contra el crimen organizado si la gente sigue comprando tachas y grapas. Otros delincuentes, acaso más despiadados, tomarían su lugar para seguir con el negocio y ni modo que nuestra única opción sea que les vuela a caer un rayo. Lo que procede es dejar de financiarlos. El único camino viable es no comprar sus mercancías.

¿Y el dinero?

También se ha pedido al gobierno, en diversos tonos, seguir la pista del dinero y atacar el flanco patrimonial de las bandas delictivas, desmontando sus operaciones de lavado de dinero. ¿Dónde está el billete? ¿En qué lo invierten? ¿Quiénes son socios del narco en la comunidad empresarial? ¿Por qué no hay magnates detenidos? Para hacerlo no se requiere agentes armados, sino contadores públicos capacitados y, claro, voluntad política. Asimismo, se ha demandado cerrar las vías de abastecimiento de las bandas delictivas, tanto de drogas como de armas, municiones y vehículos. Suena complicado, pero puede hacerse. No es posible que a estas alturas de la guerra sitios como el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México o el Puerto de Lázaro Cárdenas, lugares “protegidos” por cientos de policías y administrados por funcionarios públicos, sigan siendo centros internacionales de distribución de drogas. Para sanear esos lugares no se requiere disparar un solo tiro.

El flanco internacional también está desatendido. Hay que insistir, un día sí y otro también, en que el gobierno de Estados Unidos haga su parte. No se trata de que la élite mexicana —incluidos directores de medios de comunicación— se ponga de tapete para que Barack Obama haga el paseíllo por Chapultepec y reparta palmaditas en la espalda, como una celebridad negra visitando una república bananera. Se trata de que cese el tráfico de armas de alto poder de norte a sur, detener la inyección de dinero sucio de los cárteles mexicanos en circuitos financieros estadunidenses y, por supuesto, volvemos a lo mismo, abatir el insaciable consumo de drogas de la sociedad estadunidense. Ellos, los gringos, ponen los adictos y nosotros los muertos. Miles de ellos. Además tienen la desfachatez de juzgar a nuestras fuerzas armadas y de pichicatear los de por sí ínfimos recursos del Plan Mérida. Hay que hacerlo notar.

Pero, ¿saben?

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

He pasado unos días en Santiago de Chile en una reunión de la que hablaré luego aquí. Durante mi estadía respondí preguntas a distintos medios. La preguntas infaltables era: ¿qué significa el regreso del PRI? y ¿cuál es el PRI que regresa?

La primera pregunta llevaba la duda implícita de si había un retroceso o una restauración en la democracia mexicana. La segunda era una inquietud más fina: ¿qué PRI regresa?

Me limité a repetir lo básico, que luego es lo menos básico de todo. Recordé que en el año 2000 y en el año 2006 el PRI perdió dos veces la Presidencia pero no perdió el poder.

Mantuvo la mayoría de los gobiernos estatales y municipales, así como la poderosa red de sindicatos públicos que incluso si se pelean con el PRI, como peleó la dirigente del sindicato de maestros, son puro PRI de fondo y forma: nacionalismo revolucionario en la teoría, clientelismo presupuestal en la práctica.

Vistas así las cosas, el PRI tampoco ganó todo en las elecciones que acaban de pasar. Ganó simplemente más de lo esperado, pero las otras fuerzas tampoco lo perdieron todo.

Cuando el PRI perdió la Presidencia no perdió el poder pero sí perdió al dueño. Desde entonces las autonomías priistas, locales y sectoriales, no han hecho sino crecer.

Hoy el PRI es más que nunca una asamblea de poderes locales. Se parece en esto más a su antecesor el Partido Nacional Revolucionario, que al PRI piramidal de antes de la transición democrática.

No sabemos qué idea de país se cocina en esos nuevos archipiélagos priistas, qué tanta modernidad y que tanto conservadurismo hay en ellos.

No sabemos tampoco cuánta disciplina de la de antes queda en sus filas ni cuánta capacidad de negociación y acuerdo en las nuevas condiciones.

Sabemos, por lo que declaran aquí y allá distintos jerarcas, que no han dedicado mucho tiempo a formular lo que quieren hacer con el poder que han ganado ni qué harán con él si vuelven a la Presidencia.

El nuevo PRI es el viejo PRI más el enigma de lo que puede salir del nuevo PRI.

La certidumbre general es que serán tan priistas como siempre en eso de pelear a muerte por la Presidencia dentro de sus propias filas.

Flota en el priismo la convicción de que lo que necesita el país no son estas o aquellas reformas sino gente que sepa gobernar, torcer aquí, negociar allá, convencer, anticipar, inhibir, agregar.

En suma, hacer política: dejar atrás estos años de lideratos mediocres, y volver la mirada a los que saben. ¿Pero saben?

El 2012 está abierto: para todos

Jorge G. Castañeda
jorgegcastaneda@gmail.com
Reforma

Conforme van publicándose los resultados de las encuestas de salida del día de las elecciones, vamos teniendo una idea más clara tanto del perfil del votante real como de sus motivaciones al sufragar. Además de corroborar o corregir algunas de las apreciaciones del botepronto que incluí en un artículo publicado la semana pasada en el diario español El País, quisiera compartir con los lectores los datos de algunos estudios de boca de urna que me parecen más interesantes.

Primero sobre el resultado: el gran avance del PRI simplemente no fue tal en términos relativos. En las elecciones intermedias de 2003 el PRI obtuvo 36.8% del voto emitido (incluyendo los nulos y los de partidos que posteriormente perdieron su registro); en las elecciones del 5 de julio, el PRI obtuvo 36.9%, es decir, exactamente lo mismo. La debacle del PAN tampoco fue tal: Acción Nacional obtuvo el 30.7% en 2003 y 28% en 2009, apenas 2.7% menos. Si nos vamos a la votación efectiva, al PRI le va un poquito mejor y al PAN también, aunque se abre la brecha entre ambos: en el 2003 fue de 6.3% y en el 2009 de 9.4%. La hecatombe panista sucedió en los medios, en las percepciones y en elecciones locales (Querétaro, Guadalajara, Mérida, Cuernavaca, estado de México, por mencionar algunas), en la reacción intempestiva y desafortunada del gobierno y de su dirigencia, y en haber colocado la vara demasiado alta: superar el número de diputados obtenidos por el PAN bajo Fox, en 2003.

Sobre los votantes de verdad existentes, tres datos destacan de la encuesta de salida de Roy Campos de Consulta Mitofsky. En primer lugar, el 59.4% de quienes sufragaron el domingo contaban con educación secundaria y/o preparatoria, mientras que menos de 30% sólo habían cursado la primaria. El electorado real se ha ido educando. El 84.5% fue de origen urbano: el campo votante se va vaciando. Sobre este mismo punto, la encuesta de salida de GEA-ISA, y el sentido común, indican que entre más urbano, mayor nivel de escolaridad y mayor ingreso, más panista el votante. El 44% de los sufragantes con ingresos familiares mensuales superiores a 9,601 pesos votaron por el PAN, es decir 50% más que el promedio nacional.

De nuevo según Mitofsky, el 66% de los electores consideró que los problemas económicos eran los más importantes, mientras que sólo el 26% consideró que la seguridad era primordial. Aquí yace probablemente la explicación de la relativa derrota del PAN, aunque la encuesta de GEA-ISA no arroja los mismos resultados. Por otra parte, de acuerdo con GEA-ISA, el PAN rebasó o empató con el PRI entre los votantes con teléfono, con internet, o que adquirieron una vivienda después del 2001. La gente sí premia los logros de los últimos tres gobiernos -Zedillo, Fox y Calderón- y se los atribuye al PAN, aunque el PAN no quiera.

Por último, la encuesta de salida de Berumen para la Fundación Este País y Federico Reyes Heroles sobre el perfil de quienes anularon su voto muestra que fueron significativamente más jóvenes que los otros votantes, y que entre ellos figuró un número superior de estudiantes y de profesionistas independientes. Como era de esperarse, la proporción de anulistas con un nivel de escolaridad de licenciatura y más, fue muy superior a la proporción de votantes por partidos. Por último, los anulistas se concentraron de manera muy significativa en la circunscripción número 4 (la que incluye al Distrito Federal) ya que el 36% del total de anulistas procedió de esa circunscripción, mientras que sólo el 17% de los votantes no anulistas se halló en la misma.

Conclusiones: el electorado real de México es cada vez más clasemediero. La clase media es cada vez más panista -a pesar de todos los errores del PAN. El PRI tiene un techo a nivel nacional, que se nota más cuando lo que está en juego es la Presidencia de la República. Donc el 2012 está abierto: para todos.

Educar para la paz

Lydia Cacho
Plan B
El Universal

Cada vez que una lectora o un lector escribe sus opiniones en este diario, me recuerda la responsabilidad ética del periodismo.

Últimamente encuentro más evidente un sentimiento colectivo de hartazgo, de rabia, de enojo. Cada vez más personas creen que asesinar a los narcotraficantes, ya sean capos o vecinos menudistas, es la solución. Otras aseguran que la violencia genera más ira y descomposición social. Algunas entienden que las cárceles no alcanzan y que no existe voluntad política para crear un modelo carcelario de rehabilitación social efectiva.

Lo que nos queda claro es que el país está en duelo; nosotros, ustedes, todos estamos en duelo. No es para menos, al principio el pueblo se horrorizaba e indignaba con el primer muerto, el primer secuestrado, la mujer violada, el cura pederasta, el góber precioso.

Poco a poco normalizamos esa realidad; entendemos que no se puede vivir eternamente en vilo, que la impotencia genera desesperación y ésta produce enojo y que no todo el mundo sabe qué hacer con él.

Las y los especialistas en intervención social en situación de guerra nos enseñan que las conclusiones fatalistas nunca resuelven el problema. La pena de muerte y la incitación al odio generan incertidumbre, incluso en quien las propone.

El sicólogo austriaco Viktor Frankl, autor de La voluntad del sentido, nos dice que en situaciones de guerra la conducta de las persona no es dictada por las condiciones en que se encuentran, sino por las decisiones que toman y su conciencia de que deciden libremente.

No está en nuestras manos detener la guerra ni hacer justicia; sin embargo, trabajar en nuestra comunidad la negociación de conflictos y la prevención de adicciones es un acto profundamente político. Urge trabajar en educación para la paz con la infancia, para que esas generaciones no pierdan la fe en el futuro y la esperanza.

A AMLO “le vale madre el PRD”

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

La estrategia para reunificar al PRD, que los gobernadores y Los Chuchos diseñaron este fin de semana en Morelia, está destinada al fracaso. Andrés Manuel López Obrador, causante de la división interna, promotor del voto para otros partidos, “no participa ni quiere ni le interesa” ser parte de una operación cicatriz en el interior del amarillo, asegura el pejista Ricardo Monreal. Y sin el tabasqueño no hay arreglo posible. Puede usted apostar lo que quiera.

El coordinador de los senadores del PT reveló incluso que al emblemático pejelagarto lo buscaron los gobernadores de ese partido, incluido el jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, para que suscribiera los acuerdos de Morelia, pero los mandó a volar. Estos acuerdos establecen que ni a él lo expulsan del PRD ni Jesús Ortega deja la dirigencia nacional.

El diputado Juan Guerra es de los pocos que están conscientes de que el PRD tiene que poner límites a AMLO. “El partido debe definir su relación con Andrés Manuel; qué se le puede aguantar y qué no, porque a él le vale madre el partido”, dijo.

* * *

Nos aseguran que el senador del PAN Gustavo Enrique Madero ya prepara maletas. El político de Chihuahua tendría una invitación del presidente Calderón para incorporarse a una posición importante en la Secretaría de Economía o en la de Energía. Tratamos de indagar más. César Nava dice que no le suena. En los corrillos, sin embargo, ya hasta se habla de un sucesor: José González Morfín. ¿Será?

* * *

Antes de las elecciones aposté una comida con el consejero electoral del IFE Virgilio Andrade. Él sostenía que la participación en las elecciones del pasado 5 de julio sería superior a 40% del padrón. Ganó ampliamente. Sufragaron 44.8% de los ciudadanos.

La apuesta se pagó el pasado lunes en un restaurante del sur de la Ciudad de México.

El consejero electoral llegó a la cita con un fólder repleto de hojas. Eran copias de las cifras finales de las elecciones de diputados federales por el principio de mayoría relativa.

Van algunos datos interesantes: los estados que más alta participación tuvieron son Campeche 63.1%, Colima 60%, Querétaro 58% y los tres tuvieron elección de gobernador. La participación más baja se produjo en Baja California 31.2%, Chihuahua 32.4, Guerrero 32.6 y Michoacán 33.4 por ciento. Los cuatro estados cuentan con fuerte presencia del crimen organizado. La entidad sin elecciones concurrentes que más copiosamente votó fue Yucatán: 56 por ciento.

Va el detalle. El distrito donde se registró la más alta votación en todo el país fue el 01 de la Ciudad de Campeche, 68.3; y el 01 de Jilotepec, Estado de México, con 68 por ciento. La más baja, en los dos distritos de Ciudad Juárez, 26.1% y 26.3%, respectivamente.

Una observación adicional. López Obrador ya no es profeta en su tierra. En Macuspana, Tabasco, donde nació El Peje, el PRI aplastó al PRD. Sacó 40 mil 860 votos contra 28 mil 585 del PRD. Del PT, mil 21 votos y, Convergencia, mil 16 votos. Mejor ni hablamos.

* * *

David Penchyna es uno de los cinco gurús en matera económica que Beatriz Paredes agrupó para diseñar la estrategia que la bancada del PRI en San Lázaro asumirá a partir del 1 de septiembre. Es el único de los cinco que es diputado electo por mayoría. Los cuatro restantes —Óscar Levin, Paco Rojas, Jesús Alberto Cano Vélez y Luis Videgaray— son pluris.

El hidalguense, quien aspira a presidir la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja, dice que su partido tiene que analizar y ayudar a construir una “reforma hacendaria práctica”, que voltee a ver el mercado interno del país. Dice Penchyna que, a cambio de los votos tricolores en el Congreso, el gobierno federal debe “sacar” la mitad de los recursos que tiene guardados en fideicomisos. Estima estos recursos en 200 mil millones de pesos. ¿IVA en medicinas y alimentos? “No transita en tiempos de recesión”, asegura.

* * *

No acaban los problemas para el Servicio Postal Mexicano. Más de 500 trabajadores de la empresa se declararon en “paro permanente” para exigir el pago de un “bono de eficiencia” que, dicen ellos, se les ofreció. El costo total de la demanda es de aproximadamente 63 millones de pesos. Pero hay un detalle: no hay dinero. El SPM está descapitalizado. ¿La puntilla para ese servicio?

www.elarsenal.net

http://panchogarfias.blogspot.com

David Penchyna es uno de los cinco gurús en matera económica que Beatriz Paredes agrupó para diseñar la estrategia de la bancada del PRI.

Cárdenas, contra la amnistía a AMLO

Alejandro Páez
La Crónica de Hoy

Luego de manifestar su “seria preocupación por el descrédito y la pérdida de autoridad moral del PRD”, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano censuró lo que llamó la “amnistía” pactada en Morelia y exigió aplicar los estatutos del sol azteca a quienes se convirtieron en candidatos o apoyaron a otros partidos y también demandó la renuncia en su totalidad de la actual dirigencia nacional que encabeza Jesús Ortega.

Sin mencionar por su nombre a Andrés Manuel López Obrador pero en clara alusión a las violaciones que realizó junto con otros perredistas al apoyar a otros partidos, Cárdenas pidió hacer valer la legalidad interna y arremetió contra la reunión de gobernadores y dirigentes del PRD que se realizó en Morelia por “parcial” e “incumplir toda norma” al decretar una amnistía sin estar facultados para ello, a fin de que se mantengan como militantes del sol azteca “quienes contendieron en su contra postulados, a decir de la Secretaria General del partido, por el PRI, PAN, PT, Convergencia, PSD, etc., en las recientes elecciones del 5 de julio”.

“A este respecto cabe recordar que el 5 de julio de 2007, el entonces presidente del PRD, por cierto, uno de los no invitados a la reunión de Morelia, dio a conocer en los medios informativos que se iniciaba un procedimiento de suspensión de los derechos partidarios contra varios miembros del partido por apoyar a otras fuerzas políticas en las elecciones locales de Zacatecas.

Sobre el mismo caso, la gobernadora de aquel estado (Amalia García) declaró entonces que los estatutos del PRD “establecen que quienes apoyen a candidatos de otros organismos políticos o se postulen bajo otras siglas, no se les expulsa sino que automáticamente se colocan fuera del PRD”, recalcó.

López Obrador apoyó abiertamente al PT y Convergencia en las pasadas elecciones y en los comicios de la delegación Iztapalapa pidió votar contra el PRD y a favor del PT, por lo que hay elementos para iniciarle el proceso interno y aplicar los estatutos.

En una extensa carta que envió anoche a la militancia perredista intitulada “El último llamamiento”, Cuauhtémoc Cárdenas sostiene que “los problemas que hoy confronta el PRD no se resolverán con medidas administrativas sino con decisiones políticas de gran alcance, tomadas dentro de nuestras noras estatutarias”.

PRD INVIABLE. Por ello, insistió en que antes de iniciar cualquier proceso de transformación “se deben aplicar los mandatos del estatuto para volver a la legalidad interna”.

Acto seguido, dijo, se debe convocar al Consejo Nacional para que la dirigencia de Ortega presente su renuncia y se nombre una dirigencia interina que convoque a Congreso Nacional para poner en marcha la reorganización del PRD.

“Tal como está el PRD, en lo que todos y cada uno de sus militantes tenemos responsabilidad, es incapaz de dar viabilidad a su proyecto democrático y progresista de nación y sobre todo, no le es de ninguna utilidad al pueblo mexicano”, sentenció.

El fundador del PRD demandó reconstruir al sol azteca desde sus bases, para lo cual se deben aprobar nuevos documentos básicos y un padrón levantado a partir de la reafiliación de los militantes, además de realizar una intensa campaña de afiliación.

TRAICIONA A SUS MUERTOS. Cárdenas acusó que en sus condición actual, el PRD “está traicionando a sus muertos y lastrado como se encuentra por las violaciones a sus reglas internas, pierde su condición de instrumento de lucha por la soberanía de la nación, el progreso y la democracia”.

Asimismo, aseveró como “indispensable” la disolución de los grupos de presión dentro del partido, “las mal llamadas corrientes, que han privilegiado intereses personalistas y de facción y que han sido causa principal de las prácticas sectarias y clientelares, así como de las actitudes de intolerancia que han inhibido la libre discusión de ideas y propuestas, ahondando las fracturas y los desencuentros” al interior del PRD.

Chucho analiza su respuesta

La Comisión Política Nacional del PRD analizó anoche los reclamos y planteamientos de Cuauhtémoc Cárdenas, donde entre otras cosas exigió la renuncia de la actual dirigencia que encabeza Jesús Ortega y fijó para el 25 y 26 de julio la fecha para realizar su Consejo Nacional donde iniciará la discusión para transformar al partido luego de a debacle electoral de los pasados comicios.

En un corte de la extensa reunión que se prolongó hasta la madrugada de este jueves, la secretaria general del sol azteca, Hortensia Aragón informó que en el Consejo Nacional del PRD se responderá con puntualidad a los planteamientos del ingeniero Cárdenas.

El ardid de La Tuta

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Decidido salió el vocero de la PGR, Ricardo Nájera, a tratar de matar la efervescencia mediática que estaba provocando el mensaje de Servando Gómez, La Tuta, jerarca de La Familia de Michoacán.

La Tuta llamó a un programa de la televisión local: CB Televisión. E inició un largo monólogo. Estructurado, verosímil, discursivamente rico. Elogió al presidente Calderón. Explicó que los enemigos de La Familia son la Policía Federal, la PGR y Genaro García Luna. Marcó una tajante distancia con Los Zetas, sus otros enemigos. Deslindó a Julio César Godoy y a los presidentes municipales presos de cualquier nexo con los narcotraficantes. Y, dos veces, pidió negociar: “Estamos abiertos al diálogo” y “queremos llegar a un consenso, queremos llegar a un pacto nacional, no sé de qué manera, pero tenemos que lograrlo, que ponernos las pilas”.

¿Un pacto nacional? ¿Con quién? ¿Con quiénes? ¿Es posible? ¿Es serio esto?

—Es una propuesta que ni siquiera puede tomarse en serio —me bajó a la tierra Ricardo Nájera—. Lo decimos antes de certificar si esa llamada es en realidad de esta persona.

—¿Cero pacto?

—Cero. En materia de delincuencia, no se puede llegar a ningún tipo de acuerdo. Sería abandonar la viabilidad del Estado como tal. En ningún sentido es posible. No se puede permitir que la delincuencia tome un lugar en la sociedad mexicana.

Recordé inexorablemente a un amigo, abogado defensor de presuntos narcotraficantes, que en el verano de 2007 vino a MILENIO a decirnos que El Lazca, jerarca de Los Zetas, nos proponía una entrevista en el diario para pedirle un pacto al presidente Calderón.

La entrevista no caminó. El amigo defensor fue levantado y asesinado en algún momento del segundo semestre de 2008.

PAN: todos simulan

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

La mañana del 6 de julio los jefes del PAN despertaron con la esperanza de haber vivido —horas antes— una amarga pesadilla. Más que poema, el clásico de Tito Monterroso se hizo realidad. Sí, esa mañana el dinosaurio estaba allí.

Y hasta entonces los jefes azules parecieron percatarse de que todos habían participado en una grosera simulación —fueron víctimas y victimarios— a lo largo de toda una década en la que perdieron doctrina y principios, congruencia y capacidad autocrítica y, al final, al partido. Y todo por una década de poder: de 1999 a 2009.

¿Y cuál fue esa simulación? Está a la vista de todos. Desde 1999 su discurso no fue más que una simulación de que eran los herederos del partido fundado por Gómez Morín en 1939. Pero todos sabían que en la práctica llegar al poder no sólo los hizo perder al partido, sino convertirlo en el partido del presidente. Vulgar copia del PRI.

Y hoy con un cinismo propio del doble discurso y la doble moral de la derecha, todos se quejan de que Calderón mangoneó al PAN, como si no lo hubiese mangoneado igualmente Fox. Desde éste, pasando por Creel, Espino y toda la pléyade de “apaches” azules se dicen furiosos contra el mangoneo que pretende Calderón del PAN. Pero cínicos olvidan que escupen para arriba. Vamos a los hechos.

En marzo 1999, ya como potente aspirante presidencial, Fox asaltó al PAN. Impidió la reelección de Calderón e impuso a Luis Felipe Bravo Mena. Entendió que para acceder al poder el primer paso era secuestrar al partido. Lo mismo que pasa en PRI y PRD. Fox mangoneó al PAN, al tiempo que Creel se creyó heredero de la Presidencial.

Por eso, para garantizar que sería el sucesor de Fox —y gracias a un manotazo presidencial—, Creel impulsó la llegada de Espino al PAN. Espino fue enviado por Fox. Luego se aliaron Fox, Creel y Espino, para reventar al rebelde de la familia, Calderón. Pero el hijo desobediente salió respondón. Junto con claque —sobre todo con Germán Martínez—, Calderón les arrebató el método de selección del candidato presidencial. Y con ello les ganó la candidatura.

Ya presidente, Calderón, como Fox y los presidentes del PRI, impuso al jefe del partido. Pero, insólito, el 8 de diciembre de 2007, Martínez ganó la presidencia del PAN con 330 de 341 consejeros. Aplaudieron que Calderón mangoneara el partido. Y hoy se quejan, gritan y patalean. ¿A poco no son cínicos, farsantes y simuladores? Son azules.

EN EL CAMINO

Sí, dicen que habrá un jefe panista de consenso. Al tiempo.

Pide 'Familia' pacto; Gobierno dice 'no'

REFORMA/Redacción

Consideran municipios calientes a Morelia, Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Pátzcuaro, Zitácuaro, Huetamo, Uruapan, Maravatío, La Huacana y La Piedad

Morelia, Michoacán (16 julio 2009).- En un hecho inédito en la historia del crimen organizado, un supuesto capo del narcotráfico líder de "La Familia Michoacana" ofreció públicamente establecer un "diálogo" y un "pacto" con el Presidente Felipe Calderón.

Y anoche mismo el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, respondió tajante que la Administración federal no pactará ni negociará con delincuentes.

Al mediodía, en una llamada telefónica al programa de cable local "Voz y Solución", de CB Televisión, dirigido por Marcos Knapp, un sujeto que se identificó como Servando Gómez Martínez, alias "La Tuta", líder de "La Familia", expresó su respeto a Calderón y al Ejército, pero no a la Policía Federal ni a la SIEDO.

"Esto nunca se va a acabar.

Queremos llegar a un consenso. Queremos llegar a un pacto nacional. No sé de qué manera, pero tenemos que lograrlo, tenemos que ponernos las pilas, y no te puedo decir más cosas, muchacho (le dice al periodista), tú sabes por qué motivo.

"Compréndanos. Y mi mensaje para el Presidente de la República: lo respetamos, lo admiramos, sabemos que su labor es grande, sabemos que no va en contra de todo el mundo, y qué bueno, pero las personas que no lo engañen", dijo.

El supuesto narcotraficante acusó a Genaro García Luna, Secretario de Seguridad Pública federal, de estar coludido con las bandas contrarias a "La Familia", especialmente los Beltrán Leyva y "Los Zetas", motivo por el que, precisó, su grupo ha centrado los ataques contra la Policía Federal.

"Nosotros lo que queremos es paz y tranquilidad. Sabemos que somos un mal necesario; pero, si no estamos nosotros, entiéndalo, por favor, nunca van a poder acabar. El día que yo fallezca, van a poner a otro en mi lugar, y así se va a ir. Queremos llegar a un consenso", dijo.

En respuesta, Gómez Mont rechazó dialogar o pactar con organización delictiva alguna.

"Se combate por igual a todos los grupos criminales, sin distingo, con la convicción de que no existe para sus integrantes más alternativa que el sometimiento a la ley", expresó.

Las autoridades, agregó, detienen criminales por sus actos y no por sus vínculos familiares, tras llamar cobardes a los integrantes del crimen organizado.

"No cederemos jamás al chantaje. Las organizaciones criminales deben tener claro que la ofensiva del Estado va a continuar y que la violencia entre ellas sólo se terminará cuando se sometan a la autoridad", advirtió el Secretario de Gobernación.

Refuerzan operativos

Tras la ofensiva criminal en Michoacán, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Policía Federal anunciaron ayer el despliegue de 3 mil elementos.

La Sedena informó que reforzará con 2 mil de sus efectivos una decena de municipios, entre los que figuran Morelia, Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Pátzcuaro, Zitácuaro, Huetamo, Uruapan y Maravatío.

Fuentes militares precisaron que el Ejército replanteará su estrategia para repeler cualquier ataque por parte de "La Familia" u otro grupo criminal.

Además, la Policía Federal dio a conocer que mil elementos fueron enviados ayer a dicha entidad.

Según fuentes de la SSP, el último grupo arribó hacia las 20:30 horas al aeropuerto de Morelia para ser desplegado a distintas localidades, principalmente Apatzingán y Lázaro Cárdenas.