julio 22, 2009

La sonrisa de Madero

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Gustavo Enrique Madero considera que uno de los factores que contribuyeron a la derrota del PAN, el pasado 5 de julio, es la “soberbia” de gobiernos, dirigentes y candidatos del partido. “Nos falta humildad, dejar de vernos el ombligo y mirar más hacia afuera”, advierte el coordinador de los senadores azules. Y no lo dice sólo por Germán Martínez, emblema de la soberbia de Acción Nacional. “Por eso dije gobiernos, dirigentes y candidatos”, aclara el chihuahuense.

A Madero, por cierto, le parece “muy ofensivo” que Manuel Espino, una de las seis cabezas visibles de la rebelión de los azules, haya insinuado, en una carta a los panistas, que decenas de consejeros nacionales van a votar por la “línea oficial” (César Nava) debido a que están en la nómina del gobierno federal. “No lo concedo. El voto es libre y secreto y yo le apuesto a la capacidad y honestidad de los consejeros”, dijo. ¿Será que en el PAN no hay condición humana? Es pregunta.

Ya que estamos. Algunos priistas se han encargado de difundir la versión de que Madero dejará muy pronto la coordinación del grupo parlamentario para incorporarse al gabinete del presidente Felipe Calderón como secretario de Economía, en lugar de Gerardo Ruiz Mateos.

El político de Chihuahua jura que no ha tenido ningún ofrecimiento en ese sentido ni tiene intenciones de abandonar el Senado. “Son versiones para debilitar la coordinación del grupo”, dice. Nosotros agregamos que la versión refleja también el deseo de los priistas de ver a Ruiz Mateos fuera del gabinete. ¡Lo alucinan!

* * *

Madero no tiene relación con César Nava, único candidato registrado hasta ahora para la presidencia del PAN. Eso juega en contra de su permanencia al frente de la bancada azul en Xicoténcatl. Es facultad del jefe nacional nombrar a los coordinadores en el Congreso. “A César lo conozco poco. Habrá que esperar que más panistas se registren para contender por la presidencia del PAN”, nos dice.

¿Por qué habla de otro registro, tiene alguna información en ese sentido?, le preguntamos. Su respuesta fue precedida por una enigmática sonrisa. “No, ninguna…”

* * *

Nueva Alianza es otro de los partidos con malos resultados en las elecciones intermedias. Apenas 3.4%. No estuvieron lejos de perder el registro. En la cúpula real de ese partido hay molestia con el PAN-gobierno. Están convencidos de que el rechazo de los azules a ir juntos en 160 distritos, como estaba planeado, tuvo que ver en la derrota de ambos partidos. El de la maestra iba encabezar en 30 distritos. Acción Nacional en el resto.

“Ya lo teníamos amarrado, pero con la muerte de Juan Camilo se vino todo abajo. Nos echaron la caballería, empezaron a filtrar información, a balconear gente, a boicotearnos”, se quejó uno de los arquitectos neoaliancistas del abortado acuerdo. El personaje nos dice que en la cúpula del partido de Elba se perfilan cambios. Ahora sí va en serio. Sale Jorge Kahwagi de la presidencia y entra Emilio Zebadúa.

* * *

Localizamos ayer a Tomás Yarrington. Queríamos preguntarle sobre las versiones de su detención en Estados Unidos por informes que habría proporcionado a la DEA el ex jefe del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas. Pudimos confirmar que el ex gobernador Tamaulipas no está ni detenido ni arraigado en Texas. “Son puras voladas. Quieren a su chivo expiatorio. Estoy en Soto la Marina, pescando con mi familia”, dijo, por celular.

* * *

La comparecencia de Juan Molinar Horcasitas, titular de la SCT, ante el Congreso, fue cancelada de última hora. En Bucareli alegaron problemas de agenda. “En la Secretaría de Gobernación le hacen al desharrapado”, se quejó el diputado del PRI, César Duarte, presidente de la tercera Comisión de la Permanente. Los legisladores le van a solicitar por escrito a Fernando Gómez Mont, titular de la Segob, que se respete el calendario de las comparecencias de los funcionarios federales.

www.elarsenal.net

http://panchogarfias.blogspot.com

Madero considera que uno de los factores que contribuyeron a la derrota del PAN, el pasado 5 de julio, es la “soberbia”.

El dedazo azul

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

La lucha intestina en el PAN, tras la debacle de ese partido en los comicios federales, no es sólo por ver quién encabeza la dirigencia del partido. El encontronazo abierto y de pronóstico reservado entre el grupo del presidente Calderón y la alianza de grupos formada en su contra tiene de fondo la futura definición de la candidatura de 2012.

“El poder no se comparte”, dicen en la casa presidencial para argumentar por qué el Presidente no piensa ceder en el control de su partido, que tomó desde la desastroza presidencia de Germán Martínez y ahora con la dirigencia pretendida de César Nava, pues sabe que la conducción del CEN es indispensable para operar desde ahí la sucesión presidencial.

“No le vamos a endosar el partido”, responden desde el bloque creelista-espinista , al que se han aliado expresiones nacionales y regionales del panismo (consejeros de Nuevo León, Jalisco, Baja California, Guanajuato, Yucatán, Zacatecas, Durango, Aguascalientes), e incluso personajes sin grupo, en un frente que sabe que si no rompen ahora el control presidencial sobre el PAN, e impiden la imposición de Nava, ya no podrán evitar que desde Los Pinos se decida al candidato blanquiazul al 2012.

La disputa en estos momentos es por los votos de los 370 consejeros nacionales que el 8 de agosto elegirán al nuevo dirigente. Nava busca obtener el respaldo de al menos 246 que necesita para ganar la dirigencia nacional. Los disidentes a la imposición calderonista requieren por lo tanto 123 votos para impedir la asunción del ex secretario particular del Presidente y obligar a que se cancele la elección y se convoque a un nuevo proceso interno, que piden sea por voto abierto a la militancia.

La correlación de fuerzas internas, en este momento y en el papel, está en 70-30 de los consejeros nacionales a favor de Nava, que ya inició un recorrido nacional por el voto de los consejeros. Y aunque es previsible que en su campaña el hijo pródigo de Los Pinos cuente con todo el apoyo del aparato de gobierno, también a César le tocará enfrentar las divisiones y resentimientos que dejó en el panismo de los estados la mala operación de Germán Martínez.

NOTAS INDISCRETAS… Ernesto Cordero defiende el fracaso de la política social con el argumento de que los 5 millones de pobres extremos más en México en los últimos dos años se deben a la crisis alimentaria mundial y a la crisis económica, que hicieron insuficientes todos los recursos destinados a los programas sociales. El problema es que en el horizonte lo que se ve es un aumento aún mayor de la depauperación de los mexicanos, y la pregunta es qué va a hacer el gobierno y qué vamos a hacer todos con los fenómenos de tensión y violencia que vendrán aparejados con el crecimiento de la pobreza… Se baten los dados. Serpiente.

Peña y el Verde

Miguel Ángel Granados Chapa
miguelangel@granadoschapa.com
Plaza Pública
Reforma

A través del dúctil o maleable (eso lo determinará la tecnología de materiales) Jorge Emilio González Martínez, el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, se dio a sí mismo, anteayer, un útil regalo de cumpleaños: tiene ya colocada en la Cámara de Diputados una de las varias piezas de la maquinaria que espera le sirva para promover su candidatura presidencial hacia fines de 2011, cuando concluya su periodo de gobierno en Toluca.

El lunes pasado González Martínez, presidente del Partido Verde, nombró coordinador de su abultado grupo parlamentario a Juan José Guerra Abud, un priista. Además de que esa designación enseña que el estrecho nexo entre el PRI y el partido de la familia González Torres-Martínez es más un contubernio que una coalición electoral o una alianza parlamentaria, ratifica también el vínculo entre el gobernador mexiquense y el duopolio de la televisión, que contará con representación en la próxima legislatura, precisamente al mando de Guerra Abud, hombre de Peña Nieto en San Lázaro.

Ingeniero industrial con maestría en economía, Guerra Abud fue secretario de Desarrollo Económico en el prolongado interinato de César Camacho Quiroz, que reemplazó en julio de 1995 a Emilio Chuayffet, que dejó la gubernatura mexiquense para ser secretario de Gobernación de Ernesto Zedillo, quien posteriormente lo cesó a causa de la matanza de Acteal en Chiapas para poner a Francisco Labastida, que lo reemplazó en la antesala de la candidatura presidencial. Camacho Quiroz fue, pues, gobernador durante cuatro años, y en su gabinete sirvieron el ahora líder parlamentario verde y el jovencito Enrique Peña Nieto, que se iniciaba en la carrera administrativa como secretario particular. Camacho Quiroz fue activo artífice del designio de hacer de Arturo Montiel, impresentable desde entonces, el siguiente gobernador. Una de las estrategias usadas para lograr ese propósito (que incluyó amenazas a militantes que promovían otras precandidaturas) fue responsabilizar de tareas electorales directas a los miembros de su gobierno. Así, Guerra Abud fue "padrino de sección" en la campaña de Montiel mientras era parte del gabinete de Camacho Quiroz. Durante la contienda presidencial del 2000 aportó 50 mil pesos a la candidatura de Francisco Labastida (Reforma, 21 de julio).

Cuando el PRI perdió la presidencial Guerra Abud se trasladó al sector privado. En agosto de 2001 fue elegido presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, cargo que desempeñó hasta marzo pasado. Según la revista T21, muy conocida en el ámbito de los autotransportes, se explicó entonces que la salida de Guerra Abud era para sumarse al proyecto de hacer presidente de la República a Peña Nieto. Ahora vemos cuál ha sido la ruta escogida para ese propósito: fue colocado por el Partido Verde a la cabeza de la lista de candidatos de representación proporcional en la quinta circunscripción a que pertenece el estado de México.

En rigor estricto, el líder de los legisladores verdes ni siquiera es uno de ellos todavía. Debe esperar a que el Instituto Federal Electoral, una vez concluida la fase jurisdiccional de la elección -es decir, resueltos los litigios que planteen candidatos y partidos-, haga la asignación de diputados de representación proporcional. De seguro Guerra Abud estará en la lista correspondiente, pero eso se formalizará a fines del mes próximo. Por eso es llamativo el apresuramiento de González Martínez de hacer público su nombramiento. Debe mostrar que cumple sus pactos para poder seguir siendo un confiable negociante de las posibilidades de su partido.

Es del interés del gobernador mexiquense contar con delegados eficaces en la próxima legislatura, sobre todo ante la eventualidad (que permanece abierta) de que Beatriz Paredes asuma la dirección del grupo priista. Como inevitables rivales en el largo periodo preelectoral, la ahora lideresa nacional del PRI y Peña Nieto harán de San Lázaro un espacio de lucha política. (También lo hará el tercer participante priista en los lances internos del proceso presidencial, el senador Manlio Fabio Beltrones, que además de su propio equipo en la nueva legislatura, donde sobresaldrán María Esther Scherman y Felipe Solís Acero, contará con un subcoordinador en el Verde, su yerno Pablo Escudero Morales).

Peña Nieto contará, a través del Verde, con la telebancada, el grupo de diputados cedidos, a título gratuito u oneroso (y en este caso no se sabe si mediante pago en especie o en efectivo) por el partido fundado por el papá de Jorge Emilio, encargados de gestionar los intereses legislativos de las televisoras que, como hacían los radiodifusores en la época del antiguo corporatismo priista, tenían asientos reservados en el Congreso. Ahora son directamente las empresas más poderosas las que encargaron al para esos fines utilísimo partido dizque ecologista acomodar a sus diputados.

En la colección de benefactores que Peña Nieto logra cada día no hay que desestimar a miembros de los órganos electorales. Por lo pronto, en el IFE ayer estaba por desecharse la queja presentada por el PAN contra el gobernador mexiquense, que se mostró activísimo en diversas fases y espacios del proceso electoral. Pero donde muchos vimos promoción personal contraria al artículo 134 constitucional, uso de recursos públicos y ostensible presencia ante las cámaras más allá de lo noticioso, por un extraño estrabismo en el IFE no se vio nada.

Cajón de Sastre

Durante 33 años el abad de la Basílica de Guadalupe Guillermo Schulenburg instauró una gestión administrativa del mayor templo mariano de México que fue muy rentable para la Iglesia y para su provecho personal. Nunca recibió un reproche por ello, de parte de sus superiores, los tres arzobispos primados de México bajo los cuales sirvió. Ni siquiera se le amonestó, tampoco, cuando declaró en 1990 al poeta Javier Sicilia su convicción de que Juan Diego era más un símbolo que una realidad. Sólo se le depuso de su cargo seis años más tarde cuando planteó la inconveniencia de beatificar al macehual ante el que se apareció la Guadalupana. Ése fue el pecado que explica el abandono de la jerarquía eclesiástica a la hora de depositar sus cenizas en la basílica de que más abad fue gerente.

Deshojando La Flor

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Fernando Martí fue secuestrado el 4 de junio de 2008 en la Ciudad de México, en compañía de su chofer y un escolta. Dos días después estos últimos fueron localizados (el primero aún con vida) en un vehículo robado, y el 1 de agosto apareció sin vida el cuerpo del menor.

Para principios de septiembre, la Procuraduría de Justicia del DF tenía identificados a los probables criminales, presuntos integrantes de “la banda de La Flor”.

La reciente captura del homicida material (confeso ante las autoridades federales, reiterativo y firme al ser entrevistado por las televisoras), así como el hallazgo de la casa de seguridad en que estuvo recluido Fernando, abren una perturbadora interrogante:

Si El Apá, La Lore y los demás “de La Flor” pertenecen a una misma superbanda “celular”, ¿por qué con sus “compinches” en desgracia los demás de la pandilla siguieron llevando a la misma casa de seguridad a otros siete secuestrados: el 12 de noviembre de 2008; el 11 de enero, el 26 de marzo, el 22 de abril y el 7 de julio de 2009?

Tras la debacle… un nuevo PAN

José Antonio Crespo
Horizonte político
Excélsior

Aun en los partidos más democráticos, decía Robert Michels, se impone la “ley de hierro de la oligarquía”. En la pugna por la presidencia del PAN, los disidentes internos, excluidos bajo la dirección de Germán Martínez Cázares, han enfrentado un dilema parecido al que se hallaba ese partido frente al PRI en sus tiempos de hegemonía: participar en un proceso con los “dados cargados” o mejor no legitimar la farsa. En más de una ocasión, los blanquiazules se cuestionaron la racionalidad de participar en los comicios, pues, con ello, sin posibilidad alguna de ganar los cargos en disputa (al menos los más importantes), legitimaban un sistema no competitivo de concentración del poder. Si ante ese dilema el PAN continuaba participando, era en parte porque el régimen priista generaba nuevos incentivos para ello, abriendo gradualmente espacios de participación y mejorando las condiciones de competencia. Ese fue el origen de los “diputados de partido” de 1964, ante el fantasma del retiro electoral del PAN, promovido por su entonces presidente nacional Adolfo Christlieb Ibarrola. Si don Adolfo decidió que el partido continuara en la liza electoral, fue por la relativa apertura que ofreció el gobierno priista (misma que se profundizó en 1977, tras haber quedado José López Portillo como candidato único). Tal disyuntiva fue recordada hace poco por Javier Corral, a propósito del movimiento anulista para protestar contra el sistema de partidos. Corral concluía su reflexión afirmando que, para el PAN, siempre fue mejor participar que abstenerse (El Universal, 9/VII/09). Pero ahora la disidencia panista ha decidido no tomar parte en el proceso interno y fomentar un voto nulo entre los consejeros, para así impedir una imposición y forzar una contienda en condiciones más equitativas. Hace año y medio, Manuel Espino, que podía optar por la reelección, y el tabasqueño Gerardo Priego, igualmente se retiraron ante una contienda viciada de origen en la que Germán Martínez Cázares fungió como candidato oficial. Martínez se lamentó de que Espino no compitiera en ese proceso. Quien tiene el cargo asegurado antes de ocurrir la elección, evidentemente desea cualquier competidor que lo legitime.

Por lo visto, en el balance de Los Pinos sobre la reciente debacle electoral no se consideró la variable de la escasa legitimidad de Martínez como dirigente nacional. Ahora se pretende reeditar el proceso de imposición. “Vengo a solicitarles su voto, porque es el deseo del presidente Calderón”, dijo César Nava a algunos consejeros locales. El mismo Nava se retiró de la contienda frente a Martínez, hace año y medio, por instrucción presidencial, según documenta Álvaro Delgado (Proceso, 19/VII/09). Lo urgente para Felipe Calderón es preservar el control del partido, sin importar que en ello se le reste cohesión interna y legitimidad a la nueva dirigencia. “Nadie deberá espantarse si tenemos los mismos resultados en el futuro”, asegura Héctor Larios, uno de los inconformes.

La disidencia panista denuncia la falta de equidad en virtud de que la mayoría del Consejo Nacional son funcionarios del gobierno federal y a partir de ello son sujetos de presión para emitir su voto a favor del candidato oficial: “Es que ya me llamaron de más arriba”, dicen que dicen los consejeros. Al menos, un alto funcionario gubernamental ha expresado su inconformidad de manera abierta: se trata de Manuel Minjares, subsecretario de Gobernación, quien advierte: “Si se elige a un presidente (del PAN) sin discusión, sin competencia y sin debate, y no se ve como una elección… nos estamos pareciendo al PRI… donde hay una línea monolítica, donde todo el mundo acepta y todos o muchos tienen que obedecer a una disciplina sin mayor discusión, reflexión o análisis… La señal que estaríamos mandando a la sociedad y a los panistas es que sencillamente no hemos aprendido la lección” (16/VII/09).

Por cierto, el actual proceso evoca aquel en que se simuló una contienda abierta para nombrar dirigente nacional del PRI, durante la presidencia de Ernesto Zedillo. El candidato oficial para ese cargo, José Antonio Fernández, enfrentó al disidente Rodolfo Echeverría, quien optó por retirarse antes de la elección misma debido a la evidencia de que los delegados habían sido coercionados desde Los Pinos. Irónicamente, ese formato, que representaba los estertores del PRI como partido oficial, es el que ha decidido adoptar el PAN bajo Calderón (no lo fue con Vicente Fox, cuyo candidato oficial, Carlos Medina Plascencia, perdió la contienda frente a Manuel Espino).

Los disidentes panistas insisten, no sin razón, que primero debe haber una discusión colectiva acerca de los errores y las omisiones del partido, sobre su rumbo, ante el descalabro que supuso el proceso electoral del 5 de julio, por lo que instan a los consejeros a anular su voto para provocar un nuevo proceso en el cual Nava, por dignidad, no se volvería a presentar. “Primero la reflexión y después la elección”, dicen estos panistas, lo que evoca aquello de “primero el programa, después el hombre”, que planteaban los priistas, pretensión que siempre fue fallida, pues siempre primero fue el hombre y sólo después su programa personal. Eso mismo ocurrirá en el PAN con gran probabilidad: primero irá el hombre (de Los Pinos) y luego el programa (también de Los Pinos). A menos, claro, que cristalice la estrategia anulista que obligue a la repetición del proceso bajo condiciones más plurales y equitativas. Me parece, con todo, que César Nava es sumamente representativo del PAN moderno: pragmatismo puro (pero ineficaz), olvido de su histórico compromiso democrático, alianza con el corporativismo tradicional, métodos impositivos y subordinación del partido al Ejecutivo. Las viejas recetas del PRI constituyen el modelo a seguir por el nuevo PAN, tras el descalabro del 5 de julio.

El actual proceso evoca aquel en que se simuló una contienda abierta para nombrar dirigente del PRI, durante la presidencia de Zedillo.

Aquel presidente del empleo

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

Cada hora, a 285 personas ya no les alcanza para comer, 84 familias se vuelven pobres, 113 personas pierden su trabajo, México deja de producir 243 millones de dólares y los migrantes ya no envían a sus familias 35 mdd que sí mandaron el año pasado.

Cada hora, se retiran ocho toneladas de propaganda de la jornada electoral 2009 pegadas con engrudo. Éste se consigue hirviendo harina de maíz. Eso desayunan los niños de la sierra de Guerrero y le llaman “atole”. Los días de suerte lo acompañan de una hierba, el quelite.

A uno de cada cinco mexicanos no le alcanza para comer. En los dos primeros años del presidente Calderón 5 millones 100 mil ciudadanos entraron a la “pobreza alimentaria”, alcanzando 19.5% de la población. En esos mismos dos años, con 19 programas de combate a la pobreza operando, 5 millones 900 mil personas que no eran pobres ya lo son. La llamada “pobreza patrimonial”, la gente que no tiene dónde vivir, equivale a 48% de los mexicanos. Según datos oficiales revelados por el Coneval, la mitad de la población vive en condiciones de pobreza.

Hoy se divulgarán las nuevas cifras de desempleo. Las últimas marcan que 2.5 millones de mexicanos buscan trabajo y no lo encuentran. Y que durante el año se han perdido 479 mil plazas. En el primer semestre el PIB caerá 9%, según pronosticó antier el primer mandatario. En mayo, las remesas disminuyeron 19.9%. Mil 900 mdd menos que sólo en este mes dejaron de mandar los paisanos. Y tómese en cuenta que la mitad del dinero que gasta la gente más necesitada viene de las remesas.

Y todo esto ha sucedido en un entorno de finanzas públicas sanas y manejo pulcro de las variables macroeconómicas. Es la evidencia mexicana de que hace falta un nuevo modelo económico. No regresar al socialismo ni al comunismo, pero tampoco empecinarse en que el actual liberalismo, con un poco de asistencia social, basta para sacar a medio país de la miseria. No sucedió ni antes de la crisis. Ya quebró EU, principal exponente del modelo. Seguir esta ruta sería un crimen económico.

Más desempleados, más pobres, menos crecimiento, menos remesas, dólar más caro, comida también. Es inocente pensar que nadie va a sacar provecho de esta vulnerabilidad. Sólo queda esperanzarse en que sea un político o un partido, y no un narco o un guerrillero.

SACIAMORBOS

Antier, que se dieron a conocer las nuevas cifras de pobres en México, en la mesa de comida del secretario de Desarrollo Social se sirvió comida de chef y vino caro.

Balconea periodista español a Peña

Según Siles, se ha negado a recibir la paga del Gobierno del Edomex, por principios éticos

Grupo Reforma

Ciudad de México (21 julio 2009).- El periodista José María Siles, director de ANews, con sede en Bruselas, reveló en su blog que el Gobierno del Estado de México paga con dinero público las coberturas de televisión concesionada de las actividades internacionales del Gobernador Enrique Peña Nieto.

Según las revelaciones de Siles, corresponsal de guerra y un periodista español con amplia experiencia profesional, su agencia informativa ANews fue contratada por Televisa para cubrir una semana de actividades de Enrique Peña en Estambul, en donde participó en el Foro Mundial del Agua.

Pero, cuando habló de sus honorarios, la respuesta que recibió es que perdiera cuidado por ello.

"Televisa cobra del Estado de México (sic) y Enrique Peña Nieto es una prioridad informativa. Además, tenemos un acuerdo con ellos para cobrar por esas coberturas", le dijeron funcionarios de Televisa.






Lo que no le informaron en ese momento, según revela en su post, es que en realidad el Gobierno de Peña se haría cargo de los gastos y no la televisora.

"No sé si Televisa ha pasado ya la factura al Gobernador Peña Nieto, pero a nosotros se niegan a pagarnos lo que nos deben. La gente, que es muy malvada, se ríe cuando les cuento nuestras desventuras con Televisa y Peña Nieto", cuenta Siles.

En su post "La historia no me absolverá", Siles revela su desazón sobre los conflictos de interés y la relación entre la televisora y el Gobernador Peña.

"Reconozco que me siento culpable. Si este hombre llega a ser Presidente de México, la historia no me absolverá. Sé que mi deontología profesional no está en juego, pero cuando Televisa contrató a nuestra agencia de corresponsales para cubrir la visita del Gobernador Peña Nieto a Turquía, yo estaba poniendo en peligro mi independencia profesional", dice en su blog.

Hasta el momento, Siles se ha negado a recibir la paga gubernamental.

El periodista europeo informa sobre una comunicación que sostuvo con el Director de Comunicación Social del Gobierno del Estado de México, David López, donde le aclara que no recibirá el dinero gubernamental.

"El ofrecimiento que nos ha hecho llegar, de que el Estado de México pagaría nuestros servicios profesionales en Estambul no es aceptable para nosotros. La factura debe pagarla Televisa, como servicio profesional... porque estamos hablando de un servicio profesional que, por nuestra parte, estuvo siempre presidido por los principios periodísticos que siempre he practicado", explica Siles en una comunicación que le envió a David López el 25 de junio pasado.

Y en otra de sus entregas al blog ironiza sobre el tema de la promoción de la candidatura presidencial de Peña.

"Aunque no estén ustedes puestos de lo que se cuece en la escena política mexicana, detrás del cubilete y de la morosidad de Televisa está la suculenta historia de cómo se fabrica un presidente. Saber lo que hay detrás del cubilete de Televisa nos va a tener entretenidos", dice.

¡Ya basta!

Marielena Hoyo Bastien
producciones_serengueti@yahoo.com
Animalidades
La Crónica de Hoy

Me resulta gratamente sorprendente ver la cantidad de gente, sobre todo de jóvenes, que día a día y en pleno y digno uso de sus facultades mentales se manifiestan en contra de toda crueldad hacia los animales no humanos, especialmente tratándose de ¿espectáculos? como la mal llamada “fiesta brava” que no es más que el desahogo putrefacto de una primitiva violencia persistente en algunos organismos indignos de clasificarse como racionales. Es una práctica en decadencia, que de no ser por la promoción y constante difusión que le hacen algunos medios de comunicación muy poderosos, estaría muerta con todo y el negocito que representa partiendo, insisto, de la actitud de una nueva generación harta de sangre y salvajismo. Al tiempo…

Aprovechando entonces la ocasión, han surgido por doquier diversos esfuerzos de comunicación para que aquellos interesados en parar tan promiscua crueldad tengan espacios donde manifestarse libremente y de esa forma hacer entender a los poderes de cada nación practicante de la agónica actividad, que ya no es adecuado ni propio sostenerla. Tal es el caso de la ya muy popular PETICIÓN CONTRA LAS CORRIDAS DE TOROS EN MÉXICO (http://www.petitiononline.com/55400000/petition.html) que hace poco más de un año lanzaron mi querido compañero del alma Eduardo Lamazón de la RED MUNDIAL ANIMALERA y Suzie Cruz de NATURANIMALES, y que dirigida en general a todos los GOBERNANTES cuenta hasta la fecha con la firma de 20 mil 809 personas, porcentaje bastante respetable por cuanto la petición está cerrada al círculo cibernético, pero que con todo, indica la necesidad de un cambio urgente… sin embargo… como es costumbre… cuando el tema es controversial y tiene medios de comunicación en su haber, los funcionarios no dan color. Pese a ello, el movimiento sigue cada vez con más fuerza y alcances…

Tal es el caso de quienes han emprendido campaña contra la tauromaquia montando dramáticos espectaculares en la vía pública o de quienes como Ana Larre, de la asociación civil ZOO-AMIGOS, fundamentan formalmente su protesta en la ley vigente, como sucediera con su más reciente petición, esta vez dirigida a la Secretaría de Gobernación, al ser testigo presencial de la promoción de “corridas de toros” en un programa de televisión de corte familiar y mayoritariamente con atención de menores. El documento sobre el que deberá responder el mismísimo abogado Fernando Gómez Mont, Secretario de Gobernación o quien corresponda de su mismo sector, lleva la intención de poner un alto a Televisa. Me pregunto entonces, si siendo así, el servidor público será capaz de poner las banderillas donde debe con base a que la ley que protege a los menores es muy clara al respecto y el 12 de julio, en el programa denominado “En Familia con Chabelo”, del canal 2, el Señor JAVIER LOPEZ presentó una entrevista con el torero CHRISTIAN APARICIO difundiendo al tiempo imágenes de una “Corrida de Toros”, faltando con ello al Artículo Tercero de la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes que dispone como principios rectores de la protección de los derechos de tales ciudadanos, entre otros, que tengan una vida libre de violencia, entendiendo lo anterior como la actitud de quien ESTA FUERA DE SU NATURAL ESTADO, SITUACIÓN O MODO o que SE EJECUTA CONTRA EL MODO REGULAR O FUERA DE RAZÓN Y JUSTICIA, según refiere Larre, después de consultar el Diccionario de la Real Academia de la Lengua.

Asimismo, Ana recuerda a la Secretaría de Gobernación que el artículo 43 de la misma ley dispone que sin perjuicio de lo previsto en la normatividad aplicable a los medios de comunicación masiva, las autoridades federales, en el ámbito de sus competencias, procurarán verificar que se evite la difusión o publicación de información en horarios de clasificación A, con contenidos perjudiciales para su formación, que promuevan la violencia o hagan apología del delito y la ausencia de valores, además por supuesto, de resultar obligatorio vigilar la clasificación de los espectáculos públicos, las películas, los programas de radio y televisión, los videos, los impresos y cualquier otra forma de comunicación o información que sea perjudicial para su bienestar o que atente contra su dignidad y…

Chabelito y compañía se pasaron lo anterior por abajo del arco del triunfo divulgando, como cita la autora de la petición, eventos atávicos, sangrientos y criminales en los que animales, seres que sienten, sufren… “INDIVIDUOS, léalo bien señor López, con los que compartimos un planeta y que no nos pertenecen… ¿esos son los “valores” que promueve?, pregunta Ana a Chabelo.

¿Habrá respuestas?

Y YA ENTRADA EN EL TEMA DE LOS SECRETARIOS DE ESTADO, aprovecho para hacer un llamado a los de Salud, tanto al federal como el capitalino, doctores José Ángel Córdova Villalobos y Armando Ahued Ortega, para que actúen y ¡ya!, con respecto a las “delfinoterapias”, porque la llamada “Terapia Neuroestimulante Interactiva con Delfines”, promovida principalmente en los delfinarios de Chapultepec y Aragón del D. F., no es más que una estafa al bolsillo y una tomadura de pelo a la fe de la gente que tiene hijos o parientes con Síndrome de Down, autismo o epilepsia. Podríamos llegar a creer en resultados sobre personas con estrés, trastornos del sueño o hasta adelantos en pacientes con parálisis cerebral, pero mejorías científicamente sostenibles con respecto a los otros problemas citados no… habría hospitales de delfines en toda la Unión Americana… entonces… al menos… quienes asisten a este tipo de terapias en calidad de “conejillos de indias” no deberían pagar y sí en cambio, firmar un convenio de investigación previo conocimiento del protocolo y sus verdaderos alcances ¿no?

POR CIERTO, ENTRATANDO SOBRE PAGOS, recuerdo a doña Martha Delgado, Secretaria capitalina de Medio Ambiente, que tiene por ahí un pendientito al que se comprometió firmemente pese a mi sugerencia de ampliar el plazo, y es que… no ha pagado por la elefanta MAGUIE, situación que debió finiquitar el 30 de junio. ¿Qué onda?

Pobre PAN

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Un mes después de la catástrofe electoral del 2006 me sumé a las críticas contra la estrategia del entonces presidente del PRI, Mariano Palacios Alcocer, de aferrarse en el cargo y aplacar los brotes de insurrección interna, como si fuera un SS del Tercer Reich que salía a cazar traidores en el colapso de Berlín. Les resultó.

Por eso, por comparación simple, parecería un error la forma y el momento en que Germán Martínez renunció a la presidencia del PAN: muy digno, pero sin estrategia. Por lo visto, nadie había preparado un plan B. Porque César Nava no puede ser siquiera un plan B.

El no categórico a Nava de parte de los otros aspirantes a dirigir el PAN, así como el nulo ánimo regional que ha provocado la candidatura única del ex secretario particular de Calderón, perfilan días difíciles para el partido en el poder. Jornadas en las que la reflexión y el acuerdo amplio no serán la norma. Cuesta entender a qué está jugando el PAN que, además, parece que llegará cabizbajo y desorientado a la Cámara de Diputados.

Es comprensible que el Presidente de la República no se entusiasmara con la posibilidad de que Javier Corral, Ricardo García Cervantes o incluso Santiago Creel convirtieran al PAN en una especie de nuevo partido de oposición. De ahí al candidato oficial hay un trecho.

El PAN no ha ganado prácticamente nada desde el 2 de julio de 2006. Nava dirá misa, pero no tiene gran cosa que hacer el próximo año en Oaxaca, Veracruz, Zacatecas, Durango, Chihuahua. Mucho logrará si sostiene Tlaxcala y Aguascalientes. Por no hablar de lo sombrío que pintan los procesos municipales.

Pobre PAN, pues: tan lejos de la lucidez y la diosa fortuna y tan cerca de un quebradizo Calderón.

El Presidente y su partido

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Sigo sosteniendo que, en una democracia, el gobierno es un partido político que está en el poder. Que el jefe natural del partido gobernante es el primer ministro (en los regímenes parlamentarios) o el presidente (en los regímenes presidenciales). Siempre he considerado, por tanto, que fue una ocurrencia la declaración de Ernesto Zedillo que procuraría una “sana distancia” entre Los Pinos y su partido. La típica expresión de un tecnócrata al que le disgustaba la vida partidista. Pero hasta Zedillo se dio cuenta de que la “sana distancia” era una fantasía. No servía para gobernar. El Presidente se fue involucrando en las decisiones del PRI y, al final de su sexenio, ya nadie creía en la supuesta lejanía.

Antes que nada, un gobernante necesita del apoyo de su partido. Es la base de su poder. Sin los votos de sus correligionarios en el Congreso, el presidente no puede sostener su voto presidencial ni negociar con la oposición para promover alguna reforma. De ahí la importancia de una proximidad con el partido.

Para nadie es un secreto que el dirigente nacional del PAN, Germán Martínez, tenía una relación cercanísima con Los Pinos. De hecho, tal como debe ser, el verdadero jefe del PAN era Felipe Calderón. Pero, después de la dura derrota que sufrió el PAN en las pasadas elecciones, Martínez renunció. Y esto volvió a abrir el falso debate de la “sana distancia” o la “sana cercanía” entre Presidente y partido. Tan sencillo como decir que el grupo calderonista quiere cercanía y el grupo no calderonista quiere distancia. Se trata, en otras palabras, de una lucha de poder.

Calderón no tiene incentivo alguno para distanciarse de su partido. De hecho, después de la derrota en las urnas, lo necesita más. Y para ello requiere un dirigente que, como Martínez, obedezca las directivas de Los Pinos. Tan sólo recordemos que el dirigente del PAN es el que designa a los coordinadores de las bancadas del partido en el Senado y en la Cámara de Diputados. Es natural que Calderón quiera en esas dos posiciones a gente cercana a él. Políticos con capacidad de disciplinar a los legisladores panistas para que defiendan las posturas del Presidente, sobre todo en el Senado que es donde Calderón puede sostener un eventual veto presidencial a cualquier legislación que quiera imponer la alianza opositora de PRI-PVEM.

Los panistas deben entender que son el partido gobernante. Que su fortuna política depende de qué tan bien o mal le vaya al Presidente. Si bien es cierto que la popularidad presidencial no se traduce en votos a favor del partido gobernante, también es cierto que la impopularidad sí se traduce en votos en contra. Si no, que le pregunten a John McCain cómo influyó la impopularidad de Bush hijo en su derrota.

Ahora bien, la cercanía del Presidente con su partido no implica que Calderón desdeñe a los grupos que no le son afines dentro de su partido. De hecho, el mandatario debe procurar la unidad partidista. Sopesar opiniones. Equilibrar posturas. Dar lugares a todos los grupos. Negociar. Abrir espacios. No se trata de apropiarse del partido sino de liderarlo. No se trata de imponer sino de hacer política.

Calderón quiere que César Nava sea el próximo dirigente nacional del PAN. Es posible que este joven político, muy cercano al Presidente, tenga una mejor interlocución con los grupos no calderonistas dentro del PAN que la que tuvo Martínez. Pero resulta preocupante que surjan voces dentro del partido que consideren la elección de Nava como una imposición presidencial. Calderón tiene que negociar con estos grupos y abrirles espacios para acallar las críticas. El Presidente no puede darse el lujo de gobernar con un PAN dividido.

Con Nava, Calderón manda el mensaje, como debe ser, de que no va a soltar el partido. Además, como es natural, el Presidente quiere mantenerse como un factor real de poder dentro del PAN para lo que viene: la sucesión presidencial.

Los panistas deben entender que son el partido gobernante; su fortuna política depende de qué tan bien o mal le vaya al mandatario.

Los derrotados

Ezra Shabot
Línea directa
El Universal

Los dos grandes derrotados de la elección pasada fueron los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática. El primero por haber perdido las gubernaturas en su poder, y el segundo como consecuencia de la división interna entre Nueva Izquierda y el grupo lopezobradorista.

En ambos casos el beneficiario de su incapacidad fue el PRI, con su aparato partidario aceitado por el dinero y la intervención de sus gobernadores perfectamente coordinados. La reacción de los derrotados ha sido diferente en función de sus liderazgos y su cohesión partidaria.

Por parte de los panistas, la primera medida ante la derrota la tomó directamente quien fuera su presidente, Germán Martínez Cázares, al renunciar y asumir personalmente la responsabilidad frente a lo ocurrido. Esto desató la respuesta de los conservadores encabezados por Manuel Espino y Santiago Creel, quienes reclamaron el derecho a dirigir el partido tras el fracaso de los calderonistas.

La respuesta del Presidente de la República fue una sola: el partido se dirige en función del interés presidencial y por ello la candidatura de César Nava, ante quien parecería ser no existirá contendiente alguno.

La fuerza de Calderón dentro del partido es suficiente para imponer un liderazgo acorde a sus intereses, aunque su apuesta implica garantizar un triunfo en las elecciones para 10 gubernaturas el próximo año, ya que de lo contrario quedaría mermado no sólo el liderazgo de Nava, sino el del propio primer mandatario. El tropezón de estos comicios amenaza con convertirse en una caída que pondría en riesgo el último tramo del sexenio, así como la elección de 2012.

Para el PRD, la derrota produjo un intento de reconciliación que parece imposible. Los jerarcas del partido y los gobernadores, incluido Ebrard, trataron de establecer un nuevo pacto de unidad a partir del principio de “borrón y cuenta nueva”, que implicaba mantener dentro del partido a Andrés Manuel López Obrador y sus aliados de Izquierda Unida junto con Nueva Izquierda, en un nuevo acuerdo cupular entre las tribus.

La reacción de figuras como Cuauhtémoc Cárdenas y René Arce, entre otros, fue rechazar el acuerdo bajo el argumento de que esto trastocaría el orden legal en el partido.

La exigencia de que se aplique la ley y se excluya a todos aquellos que apoyaron a otros partidos en las elecciones pasadas implica necesariamente la ruptura y la reconstitución del PRD como otro partido totalmente diferente al actual.

Las derrotas políticas provocan nuevas definiciones, más riesgosas y al mismo tiempo indispensables.