julio 30, 2009

'Debe haber un rebote' por Paco Calderón

“Columnas malévolas”

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

La renuncia del procurador Eduardo Medina-Mora ha sido tema recurrente en “columnas malévolas” —así las llama el panista Juan de Dios Castro—. Al veterano subprocurador de los Derechos Humanos de la PGR, muy inclinado a las rabietas, seguramente no le va a gustar el comentario que nos hizo uno de los coordinadores parlamentarios en la Cámara de Senadores.

El citado legislador reveló a este espacio que recibió una llamada personal del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, para preguntarle si apoyaría el nombramiento de un nuevo titular de la PGR. “Están explorando”, dijo. Le recordamos que a Medina-Mora ya lo han renunciado varias veces.“Pero ahora sí va en serio”, insistió.

El coordinador parlamentario, quien pidió no ser citado, jura que el hombre de Bucareli solicitó también su apoyo para que Mariano Azuela, hombre cercano al famosísimo Jefe Diego, sea el sucesor de José Luis Soberanes en la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

* * *

Ya que estamos. Legisladores del PAN externaron su “malestar” por el hecho de que Gómez Mont invitó al priista César Duarte, presidente de la Cámara de Diputados y aspirante a la gubernatura de Chihuahua, a la gira que efectuó el martes por esa entidad. “Se lo llevó en su avión particular”, comentó indignado un panista de viejo cuño. No entiende por qué don Fernando no tuvo la misma atención con su correligionario Gustavo Enrique Madero, presidente del Senado.

* * *

A César Nava no le fue bien en la famosa reunión a puerta cerrada que Felipe Calderón tuvo el fin de semana con panistas, leales y disidentes, de acuerdo con el testimonio de uno de quienes estuvieron. El hombre asegura que el Presidente de la República comentó abiertamente que a su ex secretario particular le atribuyen una cercanía con él “que no es”. Nava es el candidato único a la presidencia del PAN. Su postulación fue causa del agrupamiento de los no alineados. Alegan que seguirá la línea de sumisión a Los Pinos que caracterizó la desastrosa gestión de Germán Martínez.

Por cierto que Santiago Creel, Javier Corral y Ricardo García Cervantes, cabezas de los inconformes, no contestan una llamada desde que asistieron a ese cónclave. ¿Hubo arreglos? Es pregunta.

* * *

El tema del diputado electo del PRD, Julio César Godoy, prófugo de la justicia, divide a la bancada del amarillo en la Comisión Permanente. Hay quienes promueven que el medio hermano del gobernador de Michoacán sea introducido clandestinamente al Palacio Legislativo para rendir protesta y quedar amparado por el fuero. Hay otros que consideran que el partido debe expulsarlo de inmediato, para evitar mayor desgaste.

Uno de los defensores a ultranza de Godoy es el diputado Juan Guerra. Jura y perjura que Godoy no tiene dinero. Está convencido de que es inocente. “¿Y por qué no se entrega?”, le preguntó de bote pronto su homólogo Humberto Zazueta, convencido también de que, el que nada debe, nada teme. “Eso sí no lo sé”, reconoció Guerra. Zazueta, además, recordó que hay fotos en las que La Tuta aparece con el diputado prófugo.

* * *

Lo tenemos confirmado. A pesar de que fue convocado, Andrés Manuel López Obrador no asistirá al Consejo Nacional del PRD, que va a celebrarse este fin de semana en Morelia, Michoacán. Sin su anuencia, todo lo que allí se acuerde queda sin sustento. Él es el camino, la verdad y la vida para unos, y el causante de la división que hundió al PRD según otros.

* * *

Transcribimos ayer una declaración ministerial de Emilio, testigo protegido de la PGR, en la que balconea las relaciones de Julio César Godoy con La Tuta. Armando Machorro, vocero del gobernador, nos hizo llegar copia de la columna local Mirador Político, en la que el periodista Víctor Ardura critica el uso de los testigos protegidos por la PGR.

El columnista, quien escribió su texto a raíz de la presentación en la SIEDO de alcaldes y funcionarios michoacanos, dice que la utilización de estos testigos “va en contra de la jurisprudencia mexicana, pone a la fiscalía en situación de cometer delito de prevaricato y es inservible, porque al final no es lo suficientemente sólida como para probar un caso.” Hay que recordar que, de los 30 alcaldes y funcionarios presentados, 27 fueron consignados.

www.elarsenal.net

http://panchogarfias.blogspot.com

Un legislador nos dijo que recibió una llamada de la Segob para saber si apoyaría el nombramiento de un nuevo procurador.

Martí: un año de farsa

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Contra lo que muchos suponen y a despecho de lo que otros quieren hacer creer, la teoría de que el procurador Miguel Ángel Mancera fabricó culpables del secuestro y crimen del niño Fernando Martí no se dijo aquí ayer ni la semana pasada. No, es una teoría que explicamos en el Itinerario Político de hace casi un año, el 9 de septiembre de 2008.

Y es que mientras muchos aplaudían que Marcelo Ebrard y su nuevo procurador presentaran a la banda de La Flor como culpables del crimen, desde ese día aquí pusimos en duda la veracidad de la indagatoria. ¿Por qué? No por una ocurrencia o debido a un acto de fe. Tampoco por amiguismo o por afecto a tal o cual político o servidor público.

El asunto resulta elemental y hasta de sentido común. Dijimos que la confianza ciudadana en la eficacia de los gobiernos “no es un acto de fe, sino de resultados”. Y Ebrard y Mancera no ofrecieron un solo dato duro que hiciera creíble su versión. Jugaron al engaño mediático. Por eso regresamos al tema el 10 y el 11 de septiembre. Y hasta en seis ocasiones más —en los últimos 11 meses—, siempre con la denuncia de que eran más las evidencias de un montaje de la PGJDF que de una investigación seria.

Y viene a cuento el tema —con lo arrogante que parece— porque ahora resulta que algunos que siempre defendieron la teoría de Mancera —que el crimen de Martí lo cometió La Flor— ahora pretenden meternos en el mismo saco de aquellos a los que abrió los ojos la SSP federal. No; en todo caso, la dependencia de Genaro García Luna confirmó con su trabajo de investigación que, en efecto, Ebrard y Mancera pretenden engañar a los ciudadanos.

Pero tampoco se trata de convertir a los integrantes de La Flor en blancas palomas. Todos saben que El Apá y compañía eran investigados por la PGR, desde mucho antes del secuestro de Martí, y que esa investigación fue entregada por la PGR a la PGJDF tras el escándalo. Luego, Mancera montó el caso Martí sobre las pesquisas de La Flor, ya que el atentado contra Sergio Humberto Ortiz —que lo dejó desahuciado— era la coartada perfecta. Pero El Apá no murió y la coartada se fue al suelo.

Hoy todos saben que Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera inventaron culpables en el caso Martí. Lo que pocos saben es hasta cuándo defenderán lo indefendible.

EN EL CAMINO

Por cierto, ¿sabía que el perfil sicológico de los feroces secuestradores es de hombres de una cobardía extrema? Al ser detenidos son los que más suplican por no ser maltratados.

PRD, casi el paraíso

Juan Manuel Asai
jasaicamacho@yahoo.com
Códice
La Crónica de Hoy

Andrés Manuel López Obrador puso al PRD, en el año 2006, a las puertas del paraíso. Se quedó a muy poco, un puñado de votos, de irse a vivir a las viejas recámaras del Palacio Nacional. Desde la cama que fue de Benito Juárez estaría, hoy en día, calculando las opciones para alargar su mandato, pues un sexenio hubiera sido insuficiente para acabar con la mafia. Pero no. Lo que finalmente ocurrió fue que el establishment, “haiga sido como haiga sido”, le cerró el paso y clausuró la posibilidad de que un movimiento como el encarnado por el tabasqueño se hiciera del poder nacional.

No obstante, las carretadas de votos jalados por Obrador convirtieron al PRD en la segunda fuerza de la Cámara de Diputados, con un montón de legisladores, varios de los cuales no querían al tabasqueño pero se montaron en su popularidad. La frustración de la derrota fue tan grande y tantos los rencores acumulados que el partido comenzó a desmoronarse por dentro, mientras que por fuera sus enemigos les dejaron ir, en los medios de comunicación, todo el arsenal. Ha sido una paliza. En el proceso de caída quedó expuesto lo peor del partido, y en buena parte de la izquierda mexicana, maestra del canibalismo político, que devora a sus hijos, comenzando por los mejores.

NUEVOS CORTESANOS

Lo ocurrido en la elección del 2009, apenas tres años después del subidón del 2006, es un pasaje destacado de la historia de la infamia política, por la acumulación de trampas y traiciones, al grado de que está abierta la discusión sobre la viabilidad del partido que pasó de casi al paraíso al infierno. Algunos cuadros políticos perredistas, respetados como luchadores sociales, una vez que disfrutaron las mieles del poder –por decir algo: quincenas abultadas, restaurantes de lujo, viajes al extranjero, un séquito de ayudantes– se transformaron en cortesanos de la administración panista, brindando a Calderón las deferencias que le negaron a AMLO. De pena ajena. ¿Tiene oportunidad de salvarse? Desde luego que sí. Es posible y necesario un retorno de la izquierda a la competencia política, sobre todo en una etapa donde el neoliberalismo económico demostró sus insuficiencias. Me refiero a que compita con posibilidades de ganar y que no se conforme, como parece que lo está haciendo, con tener una presencia testimonial.

Un paso adelante fue la decisión de esclarecer el cochinero de la elección y expulsar del partido a los militantes que compitieron por otros institutos políticos. Es un paso lógico, de respeto elemental a los documentos básicos. El paso se consolidaría con la expulsión de López Obrador, principal promotor del cambio de camisetas. Por su supuesto que sería una decisión controvertida, que causaría por uno días revuelo mediático, pero es un principio de orden necesario para clarificar el panorama, hacer un corte de caja y mirar hacia el futuro. No comparto la apreciación de Ebrard de que la expulsión de AMLO debilitaría al PRD. Es la confusión, la promiscuidad, el desorden lo que tiene al partido en las últimas. La cohabitación de las tribus impide curar la infección. Deben darse espacio, reflexionar sobre si siguen siendo grupos con ideologías políticas distintas o apenas camarillas con intereses materiales opuestos.

PT Y CONVERGENCIA

Después de todo, el tabasqueño no está desamparado. Logró el pasado 5 de julio que dos partidos políticos que le son afines, el PT y Convergencia, conservaran el registro, y por lo tanto las prerrogativas, y que sirvan como plataforma para su activismo político de corto plazo. Es su reducto, donde puede hacerse fuerte y resistir por décadas, o también puede ser la ocasión de reagrupar a sus huestes para intentarlo de nuevo, con una estrategia más inteligente, que no sea vetada de antemano por los grupos de poder real en el país. Que se expulse a militantes que compitieron por otros partidos no quiere decir que se clausuren las posibilidades de formar, en el futuro, incluso en el 2012, una gran alianza política que respalde las aspiraciones de un candidato común con posibilidades de éxito. Esas cosas pasan todo el tiempo, pues política es negociación para alcanzar posiciones de fuerza.

Y la OEA tan campante…

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

El presidente Felipe Calderón estuvo en Costa Rica para la reunión cumbre del mecanismo de diálogo y concertación de Tuxtla. El tema de Honduras es imposible que haya quedado fuera del encuentro y, por supuesto, aunque se debe asumir que la crisis que se generó con el presidente depuesto, Miguel Zelaya, trasciende el tema de un simple golpe de Estado, a éste como tal debe condenársele. Pero no deja de llamar la atención que, mientras la condena para el nuevo régimen hondureño es tan dura, las naciones del continente terminen siendo tan indulgentes como otros gobiernos que violan, no sólo su estatuto democrático interno, sino también algunas convenciones básicas de política internacional.

El caso del gobierno de Hugo Chávez en Venezuela es paradigmático al respecto. Decir que en Venezuela hay un régimen democrático es, sencillamente, mentira. El presidente Chávez ha establecido una nueva Constitución a su medida, que le permite reelegirse eternamente. No respeta ni a la oposición ni a la libertad de expresión. Ha expropiado empresas de todo tipo (desde grandes conglomerados hasta talleres de reparación de automóviles), pero también canales de televisión, emisoras de radio, periódicos.Los opositores suelen terminar presos y más aún quienes provienen del propio régimen. Se podrá argumentar que es un problema de los venezolanos y se debe aplicar estrictamente la Doctrina Estrada de no intervención que durante tantos años rigió nuestra vida diplomática.

Pero lo que no se puede ignorar es el abierto intervencionismo del gobierno de Chávez en casi todos los países de la región, incluido México. El último y más sonado de los casos, también el más peligroso, demostró que armamento del ejército venezolano apareció en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), algo que ocurre desde hace mucho tiempo, pero que en esta ocasión alcanzó ribetes más destacados porque se trataba de armas pesadas, antiaéreas y antitanques, que Suecia le había vendido al ejército venezolano. No hay margen alguno de duda al respecto ni se trata de especulaciones, sobre todo de países como Suecia, que tienen un estricto control sobre el armamento que venden a terceras naciones. Y el gobierno sueco ha exigido una explicación a Chávez.

La respuesta de éste ha sido previsible: en vez de explicar o por lo menos investigar qué hacían en manos de las FARC las armas que los suecos le habían vendido a su ejército, aseguró que todo era, en otras palabras, un “compló”, que se trataba de una provocación del gobierno colombiano (a los suecos simplemente los ignoró), amenazó con expropiar los bienes de los colombianos en Venezuela y retiró a su embajador en Bogotá. Y la comunidad internacional no ha dicho ni una palabra.

Habría que recordar que el tráfico de armas hacia organizaciones terroristas es un delito castigado por esa misma comunidad ahora tan indulgente… por lo menos mientras Chávez tenga suficiente petróleo y amigos peligrosos: además de sus acuerdos estratégicos con Irán y su amistad con el régimen de Corea del Norte, el martes mismo Chávez suscribió acuerdos también de largo plazo con Rusia como ya lo había hecho antes con China. Otros gobiernos han tenido graves problemas por ello en el continente: Estados Unidos fue descalificado y algunos de sus funcionarios perdieron sus puestos y hasta la libertad por el envío de armas a la contra nicaragüense en el escándalo Irán-contras. El ex presidente argentino Carlos Menem y varios de sus colaboradores han sido acusados por el tráfico de armas a Perú, pero sobre todo a Serbia, en medio del conflicto en Los Balcanes. Hace años, Cuba fue dejada fuera de la OEA precisamente porque se le acusaba de proporcionar armas y entrenamiento a grupos armados del continente. Pero ahora que existen evidencias materiales de que armamento del ejército venezolano termina en manos de las FARC, destinado a intentan derrocar al gobierno colombiano, no pasa nada.

Como tampoco sucedió nada, en términos diplomáticos, cuando se dieron a conocer otras relaciones entre Chávez y las FARC, incluido el financiamiento de 200 millones de dólares que éste les habría proporcionado, así como los encuentros clandestinos de funcionarios venezolanos con dirigentes de las FARC o el intenso intercambio epistolar entre Chávez y mandos de esa organización. Tampoco se ha dicho nada respecto al ofrecimiento (que no sabemos si se ha concretado o no) de que las FARC invirtieran sus recursos (producto del secuestro y de la venta de drogas) en la industria petrolera venezolana. De todo eso hubo constancia en los documentos encontrados en las computadoras del comandante Raúl Reyes, muerto el primero de marzo del año pasado en un campamento en la frontera entre Colombia y Ecuador.

El triángulo amoroso del régimen de Chávez, las FARC y el gobierno de Rafael Correa en Ecuador, tuvo una prueba más con la divulgación de un video del tristemente célebre Jorge Briseño, apodado el Mono Jojoy, jefe militar de las FARC (y acusado en México desde 1997 de participar en el tráfico de drogas hacia nuestro país), donde éste relata cómo las FARC financiaron la campaña de Correa a la presidencia de su país. Hasta el ataque de marzo de 2008, donde murió Reyes (y fue detenida Lucía Morett), el gobierno ecuatoriano otorgó absoluta permisividad a las FARC para operar desde su país contra Colombia. Nadie ofrece ni da una explicación por ello, tampoco se escucha un reclamo.

Vamos, ni siquiera se ha recibido una explicación sobre cómo y por qué llegó a México con documentos falsos una de las hijas de Chávez el mismo día de la calificación en el Trife de las elecciones presidenciales de 2006, para mantener encuentros políticos con dirigentes lopezobradoristas, una trama que se descubrió porque la joven fue detenida por los agentes de migración en el aeropuerto capitalino y tuvo que revelar su verdadera identidad.

No se ha recibido una explicación sobre cómo y por qué llegó al paíscon documentos falsos una de las hijas de Chávez.

Tres lecciones de Nelson

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Agradezco la generosidad de Nelson Vargas en la entrevista que me concedió la noche del martes, tras la captura de una parte de la banda de secuestradores y asesinos de su hija. Me quedo con tres momentos, tres lecciones.

Negociadores privados de secuestros

“No creamos en los investigadores privados. Son una amenaza. A mí me tocó. Nunca lo quise decir en su momento. Por supuesto que yo contraté a uno, al mismo que contrató Alejandro: a Mendieta. Lo único que hizo fue que me estafó. No tengo nada contra él. Le pagué lo que me pidió: arriba de un millón de pesos. Pero lo digo para que otras víctimas no caigan en lo mismo”.

Derechos humanos de los secuestradores

“Hay algo que me deja algo tranquilo: enfrenté a uno de los secuestradores de mi hija. Fue en una oficina de la PFP. La autoridad estaba haciéndole preguntas. Él estaba viendo hacia la pared y yo lo volteé: ‘¡Veme a la cara!’ Y lo único que le pregunté fue: ‘¿Cuándo asesinaste a mi hija?’ Me dijo: ‘Tres días después del secuestro’. Lo hago público para que conste y no se vaya a desviar con este asunto de los derechos humanos y todo lo que ha impedido que la justicia avance. No tengo nada en contra de los derechos humanos, pero la autoridad le tiene temor a las acusaciones de violar derechos humanos. Eso es parte de la problemática que está viviendo el país”.

La familia después del secuestro

“Mis hijos, mis nietos, ya no están aquí. No son cobardes. Tienen hijos muy pequeños. Prefiero eso. Tengo que apoyarlos. Estoy feliz que no estén conmigo. Yo sí me quedo aquí, porque yo me debo a este país. He trabajado 50 años incansablemente y transparentemente. Estaré en pie de lucha y haciendo mi trabajo. Pero exijo a las autoridades que le den certidumbre a la sociedad”.

Gracias, Nelson.

Se acaba el tiempo

Alfonso Zárate
Presidente de Grupo Consultor Interdisciplinario, SC
El Universal

Cuando en 1935, después de la ruptura con Calles, el general Lázaro Cárdenas reorganizó su gabinete, buscó un nuevo secretario de Hacienda. Para ello, definió los rasgos mayores del perfil exigido: “Abogado, competente, honesto, patriota”. El escogido resultó ser el director jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Eduardo Suárez Aranzolo. El presidente Cárdenas no era amigo de Suárez, ni siquiera lo conocía, pero Suárez cumplió con extraordinaria eficacia esa responsabilidad, tanto que, al asumir la Presidencia de la República, Manuel Ávila Camacho lo confirmó al frente de Hacienda.

Adolfo Ruiz Cortines, ese político sencillo y austero que, siendo gobernador y aún como ex presidente, solía reunirse con sus amigos en La Parroquia, la célebre cafetería en el puerto de Veracruz, integró uno de los gabinetes más sólidos y con mejores resultados en el siglo XX mexicano, el del desarrollo estabilizador: Ángel Carbajal, Gobernación; Luis Padilla Nervo, Relaciones Exteriores; Antonio Carrillo Flores, Hacienda; Gilberto Loyo, Economía; Carlos Lazo, Comunicaciones y Obras Públicas; Ignacio Morones Prieto, Salubridad y Asistencia; Adolfo López Mateos, Trabajo y Previsión Social; Ernesto P. Uruchurtu, Departamento del DF; Antonio Ortiz Mena, Instituto Mexicano del Seguro Social…

Don Adolfo pudo congregar en torno suyo a funcionarios que quizá eran mejores que él. No prevaleció en su decisión la cercanía personal o la confianza; privilegió, en cambio, trayectoria, honestidad y amor a México. El “milagro mexicano” —alto crecimiento de la economía con baja inflación— se sustentó en una intervención prudente del Estado en la economía, una política sagaz de fomento industrial, incentivos para la inversión mexicana y foránea y un manejo sensible de la política.

Hoy, cuando México vive uno de sus momentos más críticos —la recesión económica, el desempleo, la pobreza de distinto grado que padecen 50 millones de mexicanos y la violencia criminal destacan como los retos más visibles, pero no los únicos—, el equipo del presidente Calderón muestra severos déficit: no parece tener la solidez, la imaginación, los saberes requeridos para conducir los cambios que urgen al país. No tienen, siquiera, el sentido de urgencia.

Salvo raras excepciones, caracterizan al primer nivel de la administración: la escasa o nula trayectoria en el ramo a su cargo, la carencia de experiencia administrativa en el sector público, un desempeño inercial y, sobre todo, pobres resultados.

Muchos de quienes acompañan al Presidente en el gabinete no son mejores que los “gerentes” del lastimoso equipo de Vicente Fox, y esto es mucho decir; allí está, como caso emblemático, el secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos; destacados empresarios señalan la inmadurez, la falta de liderazgo y, lo más grave, la incapacidad para articular un proyecto estratégico que ponga en sintonía políticas fiscales, laborales, educativas, comerciales, de infraestructura, para revertir aceleradamente la pérdida de competitividad e impulsar el crecimiento de la economía. En un momento en que la actividad industrial y, particularmente, la manufacturera sufre la peor caída en lustros, y cuando pronósticos serios, como el The Economist, anticipan una caída de -8% este año, más grave que el -6.2% de 1995, Ruiz Mateos parece no comprender la gravedad del presente.

No le queda mucho tiempo al presidente Calderón para corregir el rumbo socioeconómico del país y evitar que este sea otro sexenio perdido. Administrar la inercia sólo aceleraría los desarreglos sociales.

La determinación que ha mostrado el Presidente para enfrentar al crimen organizado tiene que ser replicada en este terreno, lo que le exige sacudirse de compromisos onerosos que influyeron en la composición de su gabinete y convocar, más allá de militancias o cercanía personal, a los mexicanos más talentosos de todo el espectro político-ideológico y con ellos revisar las líneas estratégicas, los programas y proyectos y encabezar un esfuerzo inédito, un pacto político que haga posible superar fallas estructurales y coyunturales, relanzar su gobierno y diseñar estrategias que permitan no sólo salir de esta dura coyuntura, sino perfilar el país del siglo XXI.

Después de todo, como me dijo un día Enrique Burgos: “Es más fácil convertir en amigos a funcionarios inteligentes, honestos y patriotas, que convertir a los amigos en funcionarios inteligentes, honestos y patriotas”.