agosto 23, 2009

Simplemente Juanito

Alvaro Cueva
alvarocueva@milenio.com
Ojo por ojo
Milenio

Un país donde existen historias como la de Juanito no puede tener ningún futuro, merece que lo bombardeen, que lo borren del mapa.

¿Por qué? Porque representa una amenaza para la democracia, para la estabilidad. Es una vergüenza que afecta a todos los mexicanos, independientemente de la ciudad en la que vivan.

De seguro usted, como millones de personas, sabe lo que está pasando aquí y si no, déjeme lo pongo en antecedentes.

México, Distrito Federal, es la capital de todos los mexicanos, está dividida en 16 delegaciones políticas y, en contraste con lo que sucede en la mayoría de los rincones del país, es gobernada por el Partido de la Revolución Democrática.

En los últimos años, el PRD ha sufrido enemil fracturas. Uno de los líderes que más ha contribuido a esto es Andrés Manuel López Obrador, su ex candidato a la Presidencia de la República que hasta el día de hoy goza de una popularidad impresionante.

El mes pasado hubo elecciones y como las tendencias le iban a restar poder al grupo del señor López Obrador, éste le prestó su imagen a otros partidos, como el del Trabajo para impedir una catástrofe.

En estas elecciones se votó, entre varios rubros, por los jefes de las delegaciones del Distrito Federal.

Como en el caso de la delegación Iztapalapa no quedó la candidata perredista que le convenía a don Andrés Manuel, éste invitó a todos sus seguidores de todos sus partidos a votar por el candidato del PT, un personaje alucinante apodado Juanito.

La condición era que al ganar, porque iba a ganar, el susodicho renunciara y le entregara el puesto a su candidata perredista para que, al final, Iztapalapa quedara de acuerdo con sus intereses.

Y en efecto, Juanito, con el apoyo del ex candidato presidencial, ganó, sólo que a la hora de los trancazos como que creyó que había ganado por sí mismo, como que le encontró sabor al poder o como que le gustó la fama, pero ya no se quiere ir o al menos ya no se quiere ir tan fácilmente.

Exige cierto tipo de participación, un porcentaje de plazas en el gobierno y si a esto le agregamos su imagen pública, el resultado es una farsa cuajada de color en el peor estilo de telenovelas populacheras como Dos mujeres, una camino, El premio mayor o Los Sánchez.

¿Por qué le digo que esto es una vergüenza que afecta a todos los mexicanos?

No, no es por la forma de hablar o de vestir de don Juanito, cuyo nombre real es Rafael Acosta, tampoco por una cuestión de clasismo o de partidismo, es por la manera como retrata el manejo del poder en nuestra nación.

Fíjese cómo los nombres van y vienen a capricho de las grandes cabezas y cómo lo menos importante es la gobernabilidad, hacer algo de provecho, resolver.

Usted, medio México y yo nos podemos pasar meses enteros discutiendo este asunto, pero cuando acabemos, si es que algún día acabamos, las cosas van a seguir estando igual de podridas a como estuvieron antes de las elecciones.

Ni Juanito ni la candidata de López Obrador ni ninguno de estos hombres y mujeres tiene los elementos que una delegación como Iztapalapa necesita para convertirse en un municipio de primer mundo. Ninguno. Sólo estamos perdiendo el tiempo.

¿Y qué me dice del mensaje que don Andrés Manuel nos está mandando?

Si alguien se ha quejado de los poderes detrás de los poderes acusando a personas como Carlos Salinas de Gortari de ser algo así como un Vito Corleone de El Padrino, ha sido él.

¿Y no es él, con jugadas como la de Juanito, un Vito Corleone perredista, un poder detrás del poder? ¿Así o más contradictorio?

Si esto sucede con el PRD en Iztapalapa no me quisiera ni imaginar lo que sucede con el PRI en Hermosillo, con el PAN en Jalisco o lo que pudiera suceder en las próximas elecciones presidenciales.

¿Cómo cree usted que se lea este sainete en el resto de América Latina, en Estados Unidos y Canadá, en Asia y en la Unión Europea?

¿Quién va querer venir de visita a un país como éste? ¿Quién va a querer invertir sus dólares, sus yuanes o sus euros en una nación donde pasan estas cosas? ¡¿Quién?!

¡Oh, sí! ¡Qué chistoso es Juanito! Vamos a tomarnos una foto con él. ¡Tan simpático! Al final, cuando nadie quiera saber nada de nosotros, eso será lo único que nos quede. El retrato de nuestro patetismo. ¿A poco no?

¡Atrévase a opinar!

Salinas y Peña Nieto

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Se equivocan quienes creen que fue un error, un mal cálculo o un tropezón del gobernador mexiquense, que se le vincule con el clan Salinas o, incluso, que el propio Peña Nieto aparezca en plena convivencia con Carlos Salinas, como ocurrió ayer en un evento privado cuidadosamente hecho público

Confirman alianza y sus objetivos

El mexiquense, el fuerte para 2012


Se equivocan quienes creen que fue un error, un mal cálculo o un tropezón del gobernador mexiquense, que se le vincule con el clan Salinas o, incluso, que el propio Peña Nieto aparezca en plena convivencia con Carlos Salinas, como ocurrió ayer en un evento privado cuidadosamente hecho público.

En tiempo, forma y en el fondo, la fotografía que desde la tarde de ayer difundió EL UNIVERSAL —de Peña Nieto con Carlos Salinas— no es otra cosa que un potente mensaje político que —se debe insistir— está calculado con precisión milimétrica en tiempo, forma y fondo. En realidad, el mexiquense no cree que el vínculo con Salinas le reste activos hacia 2012, sino todo lo contrario; cree tener el mejor padrino. Pero vamos por partes.

El tiempo

El pretexto era lo de menos —una primera comunión—, lo importante era exhibir de manera pública y puntual la alianza de Enrique Peña con el ex presidente. ¿Por qué exhibirla precisamente el sábado 22 de agosto de 2009? Elemental: porque el lunes 24 de agosto de 2009 los diputados federales del PRI a la 61 Legislatura deben elegir a su nuevo líder parlamentario.

¿Y eso qué? Podría preguntar algún inocente. Bueno, pues resulta que el diputado federal mexiquense, Francisco Rojas, no sólo es la propuesta de Beatriz Paredes para jefaturar a los diputados del PRI a la 61 Legislatura, sino que será el puente entre el partido, el ex presidente Salinas y el más influyente de los grupos estatales de diputados dentro del PRI: el del estado de México. En San Lázaro, Paco Rojas será el vértice que enlazará a buena parte del PRI: el territorio, la institución y sus líderes. Todo eso se debían decir Salinas y Peña Nieto antes del lunes.

Y es que esa, la 61 Legislatura de San Lázaro —en la que el PRI recuperará una mayoría casi absoluta no sólo con sus siglas, sino a trasmano de verdes, elbistas y hasta petistas— será la plataforma del regreso del PRI al poder presidencial. Y en ese regreso la mano de Salinas será más “mano santa”, aunque otros ven “mano negra”.

LA FORMA

Como sea, a los ojos de todo el priísmo nacional —y claro, para los que quieran verlo— es un hecho que a partir de ayer sábado el hombre para 2012 es Peña Nieto, quien cuenta con todo el apoyo de Salinas, cuyo vínculo en San Lázaro será el salinista Francisco Rojas. Pero además está claro que cerraron filas en torno a ese objetivo los poderes alternos del PRI: el Senado que jefatura Manlio Fabio Beltrones, el PRI que encabeza Beatriz paredes, el SNTE y su ariete electoral, el Panal, que comanda Gordillo, y hasta un sector del PT, cuyo origen es salinista. El mensaje es claro y contundente.

Se mueven las piezas o se alinean los astros en dirección a Peña Niego. Pero también es cierto que para otros esa alineación es evidencia de la “perversa mano negra” de Salinas en la política y en el PRI —como si la política amarilla o azul no fueran también una porquería—, y hasta argumentan que se trata de un foco rojo para el país. Los malquerientes de Salinas y Peña Nieto tendrán en esa alianza suficiente munición para estigmatizar a Peña. Pero también alimentarán a favor del mexiquense las encuestas.

Para otros, claro, la alianza Salinas-Peña Nieto es una jugada política de fantasía; es la consolidación de un proyecto político ganador. Y es que si bien el encuentro de ayer entre Salinas y Peña Nieto —la ratificación de esa alianza política— confirma al PRI como el único partido con un proyecto político sólido para 2012, también es verdad que se confirma la guerra que veremos entre Salinas y Andrés Manuel López Obrador en la Cámara de Diputados, como advertimos aquí el 17 de agosto.

EL FONDO

En el fondo veremos “el regreso de los brujos”. Es decir, la reedición de una pelea político-electoral intramuros del PRI, que no se ha resuelto a la vuelta de casi tres décadas, y que tiene su origen en la gran fractura del PRI entre 1986-1987, que empujó a Cárdenas y Muñoz Ledo fuera del PRI —junto con muchos otros—, que dio origen al FDN y luego al PRD, que ocasionó una perversa persecución y el crimen de cientos de perredistas, que catalizó el crimen de Colosio, la disputa de Manuel Camacho contra Salinas, y que a partir de hoy y hasta julio de 2012 se reeditará en todos los frentes.

Tres perlas —que desarrollaremos en próximos días— muestran de manera ejemplar la pelea del grupo de Salinas por el regreso al poder. Detrás del escándalo de Acteal, de la vergüenza por la justicia fallida, está parte de la venganza de Salinas contra Zedillo. Detrás de la renovación de la Comisión de Derechos Humanos del DF, está el grupo Salinas que empuja a un pillo con bandera de transparente: Ernesto Villanueva. Y en el crimen de Armando Chavarría, en Guerrero, el perredismo histórico ve el regreso de caciques políticos, de horca y cuchillo, que reiniciaron la persecución del PRD. Lo curioso es que si durante el salinismo Camacho y Ebrard persiguieron a los amarillos, hoy serán perseguidos. ¿Por quien? Sí, por el salinismo. Parte de los carniceros de ayer, son las reses de hoy. Al tiempo.

Siberia 1908: fue un cometa

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

Hace un siglo un extraño fenómeno arrasó más de 2 mil kilómetros cuadrados de bosque en Tunguska, Siberia. El 30 de junio a las 7:14 a.m. unos 80 millones de árboles cayeron orientados en la misma dirección, como fichas de dominó empujadas por una fuerza. Desde entonces, 1908, se ha especulado con todo tipo de supuestos e hipótesis. La razón buscó explicaciones en los fenómenos naturales conocidos: un meteorito fue el preferido. Pero la sinrazón ha encontrado signos de marcianos y una gigante nave madre fuera de control. Por supuesto, los gobiernos se apresuraron a esconder los restos, como hacen todos y en todo el mundo, por motivos que nadie, entre estos fantasiosos, logra explicar.

Una nueva investigación responde a la pregunta con un objeto aún mayor: un cometa, sostiene un equipo de la Universidad Cornell. Llega a esta conclusión apoyado en una fuente inesperada: el escape del shuttle Endeavour de la NASA, que ha producido, días después de lanzado, nubes noctilucentes (nubes brillantes de noche que se forman de partículas de hielo, sólo a gran altura y a temperaturas extremadamente frías). Un vuelo del shuttle inyecta 300 toneladas de vapor de agua en la atmósfera, que viajan hasta el Ártico y el Antártico.

“Es casi como resolver el misterio de un asesinato ocurrido hace 100 años”, dice Michael Kelley, quien encabeza el equipo de Cornell. La investigación, publicada en el journal Geophysical Research Letters, encuentra fuerte evidencia de que la Tierra fue golpeada por un cometa en 1908. El daño fue limitado porque Siberia tiene escasa población, salvo, entonces, algunos reos políticos del zarismo y después del Gulag soviético que ha nadie le importaban. Si acaso, Dimitri Karamásov, ya anciano, pagando un parricidio no cometido pero intensamente deseado.

En fin, los testimonios fueron escasos y posteriores al, éste sí, “evento”. Los investigadores sostienen que la gran cantidad de vapor de agua dispersado en la atmósfera por el núcleo de hielo del cometa fue atrapado en remolinos apiñados con tremenda energía por un proceso llamado “turbulencia dos-dimensional”. Esto explica por qué al día siguiente del “evento de Tunguska” se formaron nubes noctilucentes a muchos miles de kilómetros de distancia por toda Europa, tan lejos como Inglaterra.

No hay modelo que prediga tanta velocidad con tan poca difusión del vapor, salvo los remolinos de gran energía observados en el escape del Endeavour. Tras analizar este fenómeno, Kelley plantea que ese brillo en los cielos nocturnos de Europa, propagado desde Siberia hasta el Atlántico en 1908, debió producirse por nubes noctilucentes. Para eso, el objeto debió estar formado principalmente de hielo y no de roca: un cometa.

Contacto: Blaine Friedlander, bpf2@cornell.edu, Cornell University.

Cómo desviar asteroides

Si un día cercano estuviéramos en el brete de salvar la Tierra de un cometa o asteroide, sería David French quien estaría a cargo de la tarea. Ingeniero aeroespacial por la State University de Carolina del Norte, French ha diseñado un método para desviar asteroides y otros objetos amenazantes. El principio es sencillo, la realización no tanto: la órbita de un cuerpo celeste, y todos están en alguna órbita, nada anda de aquí para allá, obedece a muchas variables, una es la inercia que ya posea, otra su masa y una tercera, e importante, son los campos gravitatorios por los que cruza. La primera y la última no las podemos cambiar, pero sí la masa o, dicho mejor aún, su centro de masa. El centro de masa de una piedra es el lugar, en su interior, en torno al cual es posible darle cualquier postura sin que se mueva. Más sencillo: el centro de masa de una esfera es el centro de la esfera.

La propuesta de French es que no necesitamos enviar bombas atómicas que destruyan el objeto amenazante, nos basta con enviarle lastre, balasto dicen los albañiles. Una esfera se queda inmóvil en cualquier posición en que la coloquemos (si la superficie es plana y horizontal). Pero si le pegamos una piedrita, ésta tenderá a su posición más baja haciendo girar la esfera: tiene un nuevo centro de masa o de gravedad. Pues eso mismo haría que la órbita de un cometa cambiara. Mejor solución que un impacto para desviar un asteroide es enviarle carga.

No es imaginación de desquehacerados y rateros diputados mexicanos: la NASA tiene en observación más de mil objetos en la cercanía de la órbita terrestre (Near Earth Objects) y por ende con algún riesgo para la Tierra, y todos los días encuentra un NEO más. Ninguno presenta riesgo inminente. Pero si lo hubiera, una carga de lastre cambiaría la órbita. El problema se resuelve con ecuaciones de Newton: cuánta carga y dónde.

Contacto: Matt Shipman, matt_shipman@ncsu.edu, North Carolina State University, “How to deflect asteroids and save the Earth”.