septiembre 13, 2009

Atribuye PAN caída a fallas de Gobierno

Reforma

Los consejeros nacionales del PAN reconocieron ayer, dos meses después de su descalabro electoral, que los dañó drásticamente el incumplimiento de la promesa del Gobierno federal para generar empleos y que se equivocaron en su estrategia de ataques al PRI y en sus alianzas con el SNTE y el Panal.

El órgano de gobierno panista aprobó por unanimidad un diagnóstico crudo y severo elaborado por la Comisión de Reflexión y Análisis de los procesos electorales 2009, presidida por José Luis Coindreau, que critica la estrategia de comunicación de la dirigencia de Germán Martínez al señalar que la gente no estaba interesada en pleitos ni en escuchar críticas al PRI sino en recibir propuestas.

Además, señala que la militancia expresó su desánimo y malestar por la forma en la que se seleccionaron a los candidatos y consideraron que las alianzas con el SNTE y el Panal lejos de fortalecer a su partido beneficiaron a grupos particulares.

Durante la sesión de más de cuatro horas, que se celebró a puerta cerrada, los 195 consejeros de los 370 que integran el órgano, también achacaron su derrota a la mala coordinación partido gobierno, al alejamiento de los ciudadanos y al incumplimiento de las promesas de los Gobiernos panistas.

En ausencia del ex líder Germán Martínez, los consejeros analizaron el documento que, según fuentes panistas, señala que desde que llegaron al poder en 2000, no respondieron a las demandas de los ciudadanos, particularmente de las clases medias que son su principal fuerza.

En el caso de la gestión de Felipe Calderón, el diagnóstico precisa que el gobierno no cumplió con su promesa de generar empleos.

Según versiones de consejeros presentes, la senadora Teresa Ortuño insistió en la necesidad de establecer indicadores para medir el desempeño de funcionarios públicos con miras a tener referentes de quiénes están haciendo bien las cosas y quiénes no.

La titular del Instituto Nacional de Migración, Cecilia Romero, se refirió a su vez al papel de los delegados federales y sugirió que se definiera qué acciones se les puede exigir para favorecer al partido sin que violen la ley ni se comporten facciosamente.

Sobre el tema, el ex diputado federal por Tamaulipas, Luis Alonso Mejía, propuso abiertamente que los delegados entregaran al PAN el padrón de beneficiarios pero su planteamiento fue rebatido por varios de los presentes.

El consejero Fernando Santamaría pidió que los delegados atiendan a los panistas "aunque sea como si fuéramos priistas".

La senadora Beatriz Zavala hizo énfasis en la falta de coordinación entre el partido y el gobierno y manifestó que se debe luchar porque los demás partidos no compren a los candidatos blanquiazules.

En tanto, el coahuilense Jesús Flores Morfín se quejó de que haya todavía priistas en el gobierno. El senador Santiago Creel advirtió que el PAN debe ampliar su cobertura a toda la República y encontrar mecanismos para hacerse de recursos económicos.

Otras causas plasmadas en el documento --proyectado en Power Point y clasificado como confidencial--, señalan que el PAN se alejó de sus orígenes y se desdibujó, al grado que los ciudadanos no ven diferencia entre PRI y PAN.

Detalla que algunos comités del PAN y algunos de sus gobiernos han caído en las prácticas del PRI, lo que ha generado desilusión en los ciudadanos y la militancia.

Considera también que el gobierno federal no ha cumplido en frenar a los Gobernadores que hicieron un uso electoral de los programas federales, ni en fiscalizar el excesivo gasto ilegal en las campañas.

Luego del Consejo, el diputado Javier Corral se dijo satisfecho por el diagnóstico que a su juicio incluye verdades de a kilo.