septiembre 18, 2009

Se busca a un mexicano

Francisco Martín Moreno
fmartinmoreno@yahoo.com
Excélsior

Cuando Lázaro Cárdenas largó a Plutarco Elías Calles del país se hablaba de golpes de Estado, de un nuevo baño de sangre, del estallido de otra revolución y, sin embargo, cuando Calles fue desterrado no pasó nada, absolutamente nada.

Se busca, se busca a un mexicano innovador, valiente, visionario, con la visión propia de un estadista del siglo XXI. Se busca a un mexicano capaz de desmantelar el aparato callista y el priista que tanto daño han ocasionado y ocasionan a México. Se busca a un mexicano que finalmente intente resolver los problemas del presente con la mirada clavada en el futuro; un mexicano de excepción que haya superado los traumatismos históricos, los complejos inherentes al mestizaje y haya comprendido las consecuencias de una religión administrada por usureros y comerciantes; un mexicano que vea en la educación ineficiente y catastrófica el origen de todos nuestros males.

Se busca a un mexicano que libere al país de sus secuestradores tan corruptos como inmisericordes. Un mexicano que se atreva a desmantelar talentosamente el sindicato de petroleros, el de maestros, el de electricistas, así como otros tantos más. Una cáfila de bandidos que sujeta a México de la garganta extrayéndole, como si fuera una gigantesca sanguijuela, lo mejor de su sangre, mientras la inmensa mayoría de los mexicanos tienen que soportar las extorsiones, los robos y las amenazas de estas pandillas dispuestas a unirse en contra de la patria si un mexicano de excepción llegara a atentar en contra de sus fueros y privilegios.

Cuando Lázaro Cárdenas largó a Plutarco Elías Calles del país se hablaba de golpes de Estado, de un nuevo baño de sangre, del estallido de otra revolución y, sin embargo, cuando Calles fue desterrado no pasó nada, absolutamente nada. Cuando se dijo que si Salinas de Gortari atentaba en contra del sindicato de petroleros o el de maestros se produciría una nueva guerra civil, se paralizaría el país, cuando decapitó ambos sindicatos tampoco aconteció nada, absolutamente nada. De modo que se busca a un mexicano que pueda liberar a la patria de sus secuestradores.

Se busca a un mexicano que se atreva a enfrentarse a los gigantescos monopolios privados mexicanos, que logre imponer una competencia justa sin que se esquilme económicamente a la nación. Un mexicano que abra los mercados, que cree oportunidades y empleos sin complejo alguno a la hora de discutir tratados internacionales comerciales con grandes potencias o enormes bloques empresariales extranjeros. Se busca a un mexicano que logre atacar frontalmente el problema de la corrupción, desde el momento en que el costo de la putrefacción nacional se traduce en la cancelación de cientos de miles de millones de dólares, que no anidan en nuestro país por la falta de solvencia jurídica en las instituciones encargadas de la administración de justicia. ¿Quién invierte en un país en el que no se respetan las reglas del juego y el Estado de derecho no es más que un conjunto de palabras huecas para decorar el discurso político?

Se busca a un mexicano que ejecute la reforma petrolera de la que se podían desprender 600 mil millones de dólares para nuestro país en tan sólo ocho años. Se busca a un mexicano que abra los casinos a lo largo y ancho de la República, como ya existen en más de 100 países, y que provoque una derrama de más de 12 mil millones de dólares de inversión en el sector turístico. Se busca a un mexicano que abra la industria eléctrica y capte miles y más miles de millones de dólares para modernizar dicho sector y se evite el subsidio, mejor dicho, el desperdicio, de más de 50 mil millones de pesos para financiar la ineficiencia y el dispendio.

Se busca a un mexicano que derogue subsidios monstruosos como el de la gasolina que importa 200 mil millones de pesos anuales. Un mexicano que reestructure valientemente el Presupuesto Federal de Egresos acabando, en los hechos, con la economía ficción. Un mexicano que eleve a 23% el IVA para poder suprimir los impuestos a las nóminas, facilitando la contratación de mano de obra y la creación de cuentas en las afores para impulsar el ahorro público, sobre la base de cuidar a los desposeídos con los excedentes que se obtendrían de dicha recaudación. Un mexicano que elimine la economía informal de modo que todos los mexicanos cooperemos al financiamiento del gasto público. Un mexicano que amplíe la base de los contribuyentes y meta en cintura a las grandes empresas que pagan cantidades insignificantes de impuestos recurriendo a mecanismos extralegales para exhibir la ausencia de principios nacionalistas de sus directivos.

Se busca a un mexicano que practique una revolución educativa en alianza con una sociedad comprometida con el futuro de sus hijos y del país. Un mexicano que promulgue la reelección inmediata de legisladores y suprima los subsidios irracionales a las campañas electorales y evite el gasto exorbitado del IFE y del TEPJF... Se busca a un mexicano preocupado por las condiciones ambientales que comprenda la importancia de la desertificación del país en casi 80%, de donde deviene, entre otras razones, la alarmante falta de agua, el primer problema de la nación.

Se busca, se busca, se busca…

Biocombustibles II

José Sarukhán
jose.sarukhan@hotmail.com
Investigador del Instituto de Ecología de la UNAM
El Universal

En mi anterior entrega describí datos generales sobre los biocombustibles (BC) y expuse algunos de sus efectos negativos desde el punto de vista energético y de la biodiversidad. Comentaré ahora sus puntos positivos.

Muchos aspectos negativos de la producción de BC pueden reducirse si se usan las mejores prácticas agrícolas y su producción no compite con la producción de alimentos para la gente. En general, los BC originados de deshechos orgánicos son mucho más benignos que los provenientes de granos y otros productos agrícolas. El uso de plantaciones perennes en las que se obtienen materiales que no eliminan a las plantas cultivadas (como la cosecha de chupones de árboles o coppicing en inglés) es ideal, o bien el uso de ciclos cortos de cosecha total de árboles o arbustos de rápido crecimiento.

Ambas formas reducen la contaminación, la erosión de suelos, no requieren de insumos, como fertilizantes, y son energéticamente eficientes, reduciendo la cuenta final de emisión de gases con efecto de invernadero (GI).

Está en desarrollo una nueva generación de BC líquidos, producidos a partir de biomasa celulósica, que ofrece ventajas sobre la producción de etanol, tales como rendimientos más eficientes y menos impacto ambiental; sin embargo, aún no se analiza la viabilidad económica de estos nuevos BC.

Hay suficiente evidencia de que la biomasa puede ser usada mucho más eficientemente y con menores efectos ambientales por medio de la combustión directa para generar electricidad o calor, más que convertirla en BC líquidos.

Una especie originaria de México (el “piñón” o Jatropha curcas) se ha plantado ampliamente en varios continentes y puede ser una fuente importante para producir BC líquidos (como el biodiesel), siempre y cuando se cultive en suelos degradados de zonas semidesérticas o tropicales secas y se evite la tentación de usar suelos de alta calidad o aplicar insumos como agua y fertilizantes. Los rendimientos pueden ser menos altos, pero a la larga la eficiencia energética es mayor y el impacto ambiental mucho menor. Pero para esto hay que “pensar a la larga”, cosa poco común cuando se trata de hacer dinero...

La reducción del consumo de combustibles del transporte vehicular es mucho más sustentable que producir enormes cantidades de BC para alimentar un hoyo negro insaciable de energía. Por ejemplo, reducir 30% el consumo de combustibles en la planta vehicular de Alemania resulta en ahorros de hasta 30 millones de toneladas de GI, mucho más del máximo efecto esperado con el más ambicioso programa de producción de BC, especialmente cuando las zonas tropicales, que contienen aún la mayor biodiversidad, son las áreas más apetecidas para producir BC.

La producción de BC debe contemplar los siguientes criterios: 1) reducción notable del lado de la demanda de combustibles; 2) el proceso debe ser parte de una política integral energética basada en eficiencia del recurso y producción de energía renovable; 3) ordenamiento del uso del territorio para producir BC en áreas degradadas, preservando las áreas agrícolas, forestales y de conservación; 4) regulación, monitoreo y certificación de la producción de BC; 5) uso directo de la biomasa para generar electricidad, que es más eficiente que usar BC líquidos; 6) producir BC en sistemas de bajos insumos agrícolas; 7) uso de plantas nativas sin fines alimenticios hasta donde sea posible.

En resumen, ¿podemos usar BC en México? Sí, pero inteligentemente, evaluando los potenciales riesgos ambientales y el balance energético de cada opción y dentro de una política nacional de desarrollo de energías renovables.

El estallido social

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

La desfachatez no tiene partido. Florestán

Una de las preocupaciones de los encargados de la seguridad nacional en las altas esferas militares es la descomposición social del país en el marco de los aniversarios de Independencia y Revolución.

Este tema ya lo traían los cuadros de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional a partir de la violenta contraofensiva del crimen organizado que, de acuerdo con un análisis interno, pone en riesgo la viabilidad de México como nación.

Esos mismos altos mandos no descartaban hace poco el recurso del Estado de sitio con suspensión de garantías en algunas zonas del país, como lo prevé la Constitución, lo que el mismo presidente Felipe Calderón, comandante supremo de las Fuerzas Armadas, descartó en una entrevista, lo que no quiere decir que en su momento, ante la previsión militar, no lo hubiera considerado, al menos, a nivel de posibilidad. Porque ni modo que en la Sedena se hagan estudios y escenarios de esta gravedad que su titular no lleve a su jefe, sobre todo cuando el riesgo considerado por ellos mismos es la viabilidad de México como nación, que han apuntado.

No sé si dicho escenario se haya modificado por estas efemérides de Independencia y Revolución, o si los encargados de su elaboración las hubieran incluido entre sus factores; tampoco si consideraron la devastadora crisis económica y sus secuelas. Supongo, porque ya no he tenido contacto, que la primera parte, la de los aniversarios, sí; pero la segunda, por la fecha en que lo conocí por escrito y de viva voz, no, lo que agravaría sus proyecciones.

De cualquier modo, el país está atravesando uno de sus momentos de más alto riesgo que da pie al discurso del estallido social y en algunos iluminados, a su convocatoria salvadora de la patria, como ya pasó este 15 de septiembre.

Retales

1. MARCA. La bancada del PRI en San Lázaro, con la solidez de Luis Videgaray, ha borrado a los vocingleros de Josefina Vázquez Mota que anteponen histrionismo a argumentos, lo que marca el tamaño de su gestión. Y eso que apenas corre la tercera semana de su legislatura;

2. ¿JUSTICIA? Los tribunales estadunidenses quedan de nuevo marcados. La policía en México descubre una casa con injustificables 257 millones de dólares en efectivo, el dueño huye, lo detienen en Washington, lo procesan, exoneran, le devuelven su dinero allá y lo blindan. ¿Para eso lo querían? ¿Qué habrá dado a cambio Zhenli Ye Gon?; y

3. PARTIDISTA. Las tres propuestas del presidente Calderón para la PGR pasaron por su partido: el secretario de Gobierno de Baja California, Francisco Blake; el ex procurador de Guanajuato, Juan Miguel Alcántara, y el ex procurador de Chihuahua con Francisco Barrio, Arturo Chávez. ¿Alguna duda después de escuchar anoche la defensa de Fernando Gómez Mont?

Nos vemos el martes, pero en privado.

La tercera vuelta de Steve Jobs

Jorge Pinto
Negocios y libros
El Universal

La presencia de Jobs en la presentación de los nuevos iPods da un respiro a aquellos analistas que consideran que Apple sin su fundador perdería dinamismo y por lo tanto valor



La semana pasada Steve Jobs aparece en público después de ocho meses de haber pedido licencia para sujetarse a un tratamiento médico que implicó un trasplante de hígado.

La presencia de Jobs en la presentación de los nuevos iPods da un respiro a aquellos analistas que consideran que Apple sin su fundador perdería dinamismo y por lo tanto valor. Otros consideran que el equipo directivo que estuvo operando la empresa en los meses que Jobs estuvo ausente demuestran plenamente su capacidad de gestión presentando muy positivos resultados operativos y financieros. En la ausencia de Jobs se lanza el nuevo iPhone 3GS, cuyas ventas en los primeros 60 días llegan a más de 6 millones de unidades, aparecen nuevas computadoras y los ingresos del último trimestre alcanzan 8.4 mil millones dólares; 35 mil millones en caja y cero deuda.

Si bien es cierto que Apple ha logrado establecer una sólida cultura de innovación y cuenta con una demostrada experiencia operativa que trasciende a un individuo, Jobs sigue siendo una figura casi mítica de incalculable valor para la empresa. Hay que tener presente la caída de 7% en el precio de sus acciones el día que se desata el fundado rumor sobre la precaria salud de Jobs y se notifica que no demostrará el nuevo iPhone en la tradicional exposición MacWorld.

Steve Jobs es uno de los hombres de negocios más respetados por su capacidad de innovación. Asimismo, es posiblemente el empresario que mayor atención ha despertado en la prensa y el público interesado en tecnología y en la gestión. En los últimos 20 años, Steve Jobs ha sido objeto de numerosas artículos y portadas de prestigiosas revistas como Forbes, Time y Fortune, que en 2007 lo declara el empresario más influyente del mundo. También es merecedor de diversos reconocimientos, incluida la prestigiosa Medalla Nacional de Tecnología de Estados Unidos, recibida en 1985 de manos del presidente Ronald Regan.

Esta “tercera vuelta” de Jobs la semana pasada es menos espectacular y relevante que la que tuvo lugar en 1997, cuando es llamado de urgencia por el Consejo de Administración de Apple para que presidiera nuevamente la empresa, ya que desde su salida forzada por el propio Consejo en 1985 la empresa enfrentó muy serios problemas de liderazgo, incapacidad de diseñar productos innovadores y sobre todo pérdidas de casi mil millones al trimestre. Para quien se interese en explorar la labor de rescate realizada por Jobs hace12 años es interesante el libro The Second Coming of Steve Jobs, de Alan Deutschman, quien cuenta el intento fallido de Jobs de competir contra Apple desde el “exilio” a finales de los años 80 y posteriormente su éxito al rescatarla, ya que a menos de un año de su retorno a la dirección, Apple reportó nuevamente ganancias recuperando credibilidad y el entusiasmo de sus consumidores.

A diferencia de lo que ocurre hace 12 años, Apple tiene ahora una sólida reputación y desempeño, lo que se ha visto reflejado en el precio de sus acciones, que han subido mas de 90% desde la licencia de Jobs, como resultado de ventas espectaculares de productos que siguen dominando el mundo de la música, la computación y la telefonía celular.

En su reaparición hace unos días, Jobs presenta la nueva plataforma de venta de música y aplicaciones para el iPhone y un iPod Nano mejorado con una cámara de cine. La presentación coincide con buenas noticias para Apple, ya que las ventas en Japón convierten al iPod en el reproductor de música más popular en esa competida plaza, con 58% del mercado (en EU tiene 74%).

Quizá lo más relevante en su última presentación fue el toque personal, que lo distingue de otros empresarios. Jobs abre el evento destacando la generosidad de quienes donan órganos y da gracias por “seguir vivo trabajando en Apple, disfrutando cada momento”.

Ese aspecto de su personalidad aparece en un discurso pronunciado en 2005 en Standford University, que ha sido ampliamente reproducido. Jobs compartió con los graduados experiencias y aconsejó no desestimar ningún trabajo por extraño que parezca, ya que éstos tienden con el tiempo a producir resultados inesperados, como le ocurrió a él con sus cursos de tipografía que, años más tarde, sirvieron para hacer de Macintosh la pionera en ofrecer las tipografías clásicas y la facilidad de diseñar nuevos tipos de letras.

Si bien su última presentación no tuvo un anuncio espectacular, su tono y sobre todo su presencia lo definieron una vez más como a un empresario excepcional que sigue cautivando amplios públicos.

Lecturas

Alan Deutschman. “The Second Coming of Steve Jobs”; Broadway Press; 2001.