octubre 02, 2009

Calderón, horas decisivas

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

En memoria del inolvidable Alfredo Nolasco.

El 10 de enero de 1989, a los 40 días de haber tomado posesión de la Presidencia de la República en medio de severos cuestionamientos de legitimidad, Carlos Salinas activó el golpe que marcó el inicio de su gestión de gobierno: el encarcelamiento de Joaquín Hernández Galicia, La Quina, el intocable jefe del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, un real poder fáctico en lo gremial, lo político, económico y social.

No había hombre más poderoso que él. Ni siquiera el mismo profesor Carlos Jonguitud Barrios, presidente vitalicio del otro brazo del autoritarismo sindical, el de los maestros, y del que tiempo después, defenestrado La Quina, se iría sobre él utilizando como caballo de Troya a Elba Ester Gordillo.

Lo de La Quina fue una operación quirúrgica concebida y dirigida por el propio Salinas, con el apoyo de estrategas civiles y militares que fueron los que llevaron a cabo el operativo.

Esto lo digo en estos momentos, cuando los estrategas, también civiles y militares del gobierno federal, han activado un operativo que redireccionaría la gestión del presidente Felipe Calderón, cuando está por cumplir la mitad de su gobierno.

Me refiero al caso Luz y Fuerza del Centro, rehén de sus líderes laborales y del caos, que controlan al Sindicato Mexicano de Electricistas envuelto en un problema gremial en el que está en juego no sólo la titularidad de la organización, sino el destino de la empresa que este año necesitará una transferencia de 42 mil millones de pesos, cercano a la recaudación que daría el impuesto generalizado del 2 por ciento al consumo, en caso de ser aprobado,

El lunes es la fecha clave.

Ese día por la tarde vence el plazo para que la Secretaría del Trabajo otorgue a Martín Esparza su toma de nota como secretario general del SME, nota que no la dará, y se irá al paro.

En ese momento se decretará la requisa y activará el operativo de las fuerzas federales para la toma de instalaciones y funcionamiento de Luz y Fuerza con personal de la CFE; se determinará la liquidación de la empresa y con ella del SME, lo que será el momento más crítico de este gobierno y marcará, reitero, la gestión de Felipe Calderón como presidente de la República.

Retales

1. COMISIONES. El lunes se reunieron las comisiones de Defensa y Relaciones del Senado para dictaminar el permiso para que tropas francesas realicen prácticas en México. Pero no hubo quórum, por la ausencia de los panistas;

2. CANDIDATO. Esa misma bancada azul ha puesto como condición para el nuevo presidente de la CNDH, que se pronuncie públicamente a favor de la vida y contra el aborto. ¿Quién?; y

3. CONTROL. la Comisión de Educación Pública quedó en manos de Elba Esther, a través de su dependiente, Reyes Tamez. ¿Algo más?

Nos vemos el martes, pero en privado.

Un error de Ebrard

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Considero que Marcelo Ebrard ha hecho una mejor labor que López Obrador como jefe de Gobierno del Distrito Federal. Su gestión ha sido más eficaz y menos estridente. Ha mantenido una relación distante pero civilizada con el gobierno federal. La relación con el del vecino del Estado de México ha sido cercana, de trabajo, a pesar de las aspiraciones presidenciales de Ebrard y del gobernador Peña Nieto. Marcelo ha demostrado capacidad para resolver crisis importantes como la del New´s Divine. Quizá no tenga el carisma de AMLO, pero Ebrard es un buen político, profesional y serio.

Sin embargo, preocupa la escasa tolerancia que ha demostrado con los poquísimos pesos y contrapesos que existen en la ciudad. En el DF, la izquierda gobierna sin mucha oposición. Controla el Ejecutivo y tiene mayoría en la Asamblea Legislativa. De las 16 delegaciones existentes, gobierna trece. Sólo hay tres al mando de la oposición panista: Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Cuajimalpa.

Lo increíble es que el gobierno de Ebrard, al enterarse de la victoria panista en Miguel Hidalgo y Cuajimalpa, por un margen amplio, decidió impugnar el resultado. Trató de anular los comicios por un presunto rebase en los topes de campaña. Y en el DF, de comprobarse esta falta, se invalidan los comicios y los partidos y candidatos ganadores ya no pueden competir en la elección extraordinaria.

Las autoridades electorales de la capital, burdamente controladas por el gobierno perredista, anularon las elecciones en Miguel Hidalgo y Cuajimalpa. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación revertió esta decisión que hubiera prohibido al PAN y a Demetrio Sodi y Carlos Orvañanos la posibilidad de competir de nuevo para gobernar en esas delegaciones. Al final, estos dos personajes protestaron como delegados de Miguel Hidalgo y Cuajimalpa respectivamente.

Pero ahí queda cierto tufillo de intolerancia de Ebrard a la oposición. Fue un error intentar arrebatarle al PAN, a la mala, presionando a las autoridades electorales, sus escasas victorias en dos delegaciones, como si la ciudad fuera propiedad exclusiva del gobierno perredista.

Esta semana vimos otro caso que huele a intolerancia a la oposición. El PRD, y al parecer la Jefatura de Gobierno, según revelan varias columnas, intentaron impedir la elección de la panista Gabriela Cuevas como presidenta de la Comisión del DF en la Cámara de Diputados. No obstante, la ex delegada de Miguel Hidalgo fue elegida gracias a una negociación del PRI y del PAN. El coordinador de los diputados perredistas criticó dicho acuerdo con el argumento de que ellos cuentan con la mayoría electoral en la capital por lo que tienen derecho a quedarse con dicha Comisión. El argumento de Alejandro Encinas es endeble porque las comisiones camerales las eligen los votos de los diputados, no los del electorado capitalino.

Me parece positivo que Cuevas sea la presidenta de la Comisión del DF. Le hace bien a la ciudad que exista un contrapeso más, aunque sea limitado, desde la Cámara de Diputados. Porque la democracia es precisamente un régimen de pesos y contrapesos. Bien decía James Madison que la mejor manera de evitar la tiranía de un político es contraponiendo su ambición con la ambición de otros políticos. Es en esta lucha de ambiciones que la ciudadanía se ve favorecida con un mejor gobierno. Creo que los capitalinos vamos a beneficiarnos con la lucha de las ambiciones de Cuevas por ser la próxima jefa de Gobierno del DF y las de Ebrard por ser el próximo Presidente de México.

En el DF la izquierda gobierna sin mucha oposición.

¿Irán nuclear? No, gracias

Fran Ruiz
fran@cronica.com.mx
La aldea global
La Crónica de Hoy

Si hay algo que sabe hacer el régimen iraní es ganar tiempo: en esta suerte del juego del gato y el ratón ha demostrado ser un roedor esquivo. Ayer, una vez más, se enfrentó en un cara a cara a sus seis perseguidores —EU, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania— y con todo en su contra: el presidente Barack Obama dejó en evidencia al régimen de los ayatolás, al revelar hace unos días que Teherán escondía bajo una montaña una fábrica secreta de enriquecimiento de uranio.

La pregunta de las potencias vigilantes es obvia: Si tanto insiste Teherán en que su programa nuclear es para fines pacíficos ¿por qué entonces oculta bajo una montaña una fábrica de uranio?, que para colmo no es suficiente para generar electricidad, pero sí lo es para fabricar bombas atómicas; y además, ¿por qué no reveló su existencia a la ONU?

Ante esto, la advertencia de esas mismas potencias es aún más obvia: o se comprometen los iraníes ya a permitir el paso a inspectores internacionales, o castigarán al país con sanciones más duras, como última medida antes de verse obligados a una intervención militar.

Pues bien, tras el encuentro de ayer la delegación iraní la libró otra vez gracias a un vago compromiso de que antes de que acabe octubre se reunirán de nuevo.

Llegados a este punto, busquemos algo positivo en toda esta crisis. Para empezar, la prórroga lograda por Teherán tiene visos de ultimátum –“o dejas entrar inspectores, o atente a graves consecuencias– y, sobre todo, que el gato líder tiene mejores intenciones, o al menos se muestra más astuto que su antecesor. Barack Obama no muestra esa agresividad de George W. Bush, quien con su amenaza de bombardear Irán sólo conseguía las simpatías de muchos países hacia la nación persa y despertaba el infausto recuerdo de la guerra en Irak basada en una mentira, aquella sobre que Sadam Husein ocultaba armas de destrucción masiva. El actual presidente de EU no quiere una guerra y está convencido de que se puede neutralizar una amenaza global mediante la diplomacia constructiva.

Siguiendo esta estrategia, Obama está tejiendo un nuevo orden basado en el entendimiento e incluso la amistad con las otras dos grandes potencias, Rusia y China, que no sólo tienen derecho a veto, sino que hasta ahora protegían a Irán.

Al presidente chino, Hu Jintao, le ha otorgado el estatus de líder de una superpotencia y se ha ofrecido a que juntos encabecen un nuevo orden mundial; y al ruso Dmitri Medvedev le acaba de regalar la mejor noticia: EU ya no construirá un escudo antimisiles en Polonia, a las puertas de Rusia, eliminado este desafío, que amenazaba incluso con renacer la Guerra Fría.

La respuesta del Kremlin, el principal suministrador de armas y tecnología a Irán, no ha podido ser mejor: ¿Que quieren uranio enriquecido para alimentar centrales nucleares? Rusia, que tiene capacidad de sobra, se la vende y fin de la crisis. Un “no” por respuesta del presidente iraní Mahmud Ahmadineyad implicaría que no sólo quiere el uranio para producir energía, sino para fabricar bombas nucleares.

Pone los pelos de punta sólo de pensar que ese régimen islamista, encabezado por un personaje como Ahmadineyad, que ordena disparar contra la población que protestó por fraude masivo en las elecciones o que permite la pena de muerte incluso para menores de edad, y sobre todo que niega el Holocausto para culpar a Occidente de la fundación de Israel, país al que no le desea otra cosa que su destrucción, tendría en sus manos bombas atómicas que podría impactar en cualquier punto de Oriente Medio, en el sur de Rusia y hasta en Europa oriental.

Cómo destrabar la crisis de Honduras

Andrés Oppenheimer
El Informe Oppenheimer
Reforma

Hay una nueva idea para solucionar la crisis de Honduras que está ganando terreno en Washington y en las principales capitales latinoamericanas: olvidarse temporalmente de los dos Presidentes del país y tratar de que los candidatos presidenciales lleguen a un acuerdo que dé credibilidad a las elecciones del 29 de noviembre.

El Presidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz, Óscar Arias, el mediador más importante de la crisis hondureña, dijo durante su visita a Miami para participar en la Conferencia de las Américas esta semana que el enfrentamiento político hondureño no se resolverá -como quiere el Presidente de facto, Roberto Micheletti- convocando elecciones bajo las circunstancias actuales.

La comunidad internacional no reconocerá las elecciones organizadas por un Gobierno de facto que derrocó al Presidente Manuel Zelaya, mucho menos ahora que el Gobierno de Micheletti ha suspendido las libertades fundamentales, agregó. Muchos países, incluyendo Estados Unidos, señalan que reconocer las elecciones de noviembre crearía un precedente para que otros países quiebren el estado de derecho.

Entonces, ¿cuál es la solución?, le pregunté a Arias en una entrevista. Arias reconoce que su propuesta de resolver la crisis restableciendo a Zelaya en el poder, como parte de un gobierno de unidad nacional que convoque a elecciones, no ha sido aceptada, y que ni Micheletti ni Zelaya parecen tener la voluntad política de hacer concesiones.

"El Pacto de San José no son los 10 mandamientos. No está escrito en piedra. Se puede modificar", me dijo Arias. "Yo no tengo ningún inconveniente en que hagan las modificaciones necesarias, sobre todo los candidatos a la presidencia, que son los más interesados en que esas elecciones sean reconocidas por todos".

¿Está sugiriendo que la clave para destrabar la crisis hondureña podría estar en los candidatos presidenciales?, le pregunté.

"Sí", respondió Arias. "Hablé con todos ellos, y les dije: 'Hagan los cambios necesarios (en el Pacto de San José)".

El Presidente costarricense explicó que nadie tiene más interés en resolver el conflicto que los candidatos porque a ninguno de ellos le conviene ganar la presidencia de un país aislado por la comunidad internacional -una "Albania latinoamericana", dijo- y que seguiría sometido a las sanciones económicas que tanto lo están perjudicando.

La eliminación de la asistencia europea y estadounidense desde el golpe de Estado del 28 de junio están privando a Honduras, uno de los países más pobres del hemisferio, del dinero que necesita para financiar el 20 por ciento de su gasto presupuestario anual, agregó.

Un funcionario de alto nivel del Gobierno del Presidente Barack Obama coincidió en que los candidatos hondureños podrían jugar un rol más importante en lograr una solución negociada.

"Son una herramienta de presión, más que la solución", me dijo el funcionario. "Si los candidatos llegan a la conclusión de que las elecciones no van a ser reconocidas por nadie, podrían decirle a Micheletti: 'Si usted sigue adelante con esta farsa, nosotros nos retiramos'".

De hecho, varios de los candidatos presidenciales hondureños ya se entrevistaron con Micheletti y Zelaya en los últimos días para buscar una salida consensuada a la crisis. Anteriormente, habían visitado a Arias en Costa Rica.

¿No sería una buena idea pedirle a los candidatos hondureños que se retiren de la campaña?, le pregunté en una entrevista telefónica al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza.

"Lo que yo intento es buscar una mesa de diálogo entre representantes de Zelaya, representantes de Micheletti, los candidatos presidenciales y otras fuerzas, en torno al Acuerdo de San José, para ver si se pueden acercar posiciones", dijo Insulza. "Estamos intentando constituir eso para la visita de Cancilleres del próximo miércoles".

Mi opinión: Arias tiene razón en cuanto a las elecciones hondureñas. Si Micheletti cree que Honduras superará su crisis celebrando elecciones en las actuales circunstancias, está soñando. El ganador de esas elecciones sería un paria en la comunidad internacional, y Honduras se empobrecería aún más. Y si Zelaya cree que puede ser restablecido en el poder y seguir adelante con su intento inconstitucional de ser reelecto, siguiendo los pasos del Presidente narcisista-leninista de Venezuela, también está soñando.

Reconozco que, hasta ahora, nunca les presté atención a los candidatos hondureños, porque los veía como actores secundarios en esta tragicomedia. Pero tras escuchar a Arias, estoy empezando a verlos de otra manera. Deberían convertirse en protagonistas, para que esta película tenga un final feliz.

Origen y diversificación del maíz

José Sarukhán
jose.sarukhan@hotmail.com
Investigador del Instituto de Ecología de la UNAM
El Universal

El maíz es, hoy, el más importante cereal en el mundo y la diversidad genética que posee probablemente excede a la de cualquier otra especie en el planeta. A lo largo y ancho, alto y bajo, seco y húmedo del país, encontramos alrededor de 60 razas nativas de maíz, y dentro de ellas la más amplia variante de colores, texturas, tamaños, cualidades organolépticas, tiempos de maduración, etcétera.

Esta diversidad, producto de milenios de trabajo empírico de selección y evolución bajo domesticación, llevado a cabo por muchos grupos étnicos en el pasado, está viva gracias a que en el presente millones de mexicanos siguen cultivando esta planta en los más variados ambientes de México. Hay muchas evidencias de que quienes jugaron el principal papel selector y cuidaron el desarrollo de esta riqueza de variedades de maíz fueron las mujeres de los diferentes grupos étnicos involucrados.

Los mexicanos, sobre todo en el medio rural, pero igualmente en las ciudades, necesitamos del maíz para nuestra vida diaria. Pero, por otro lado, el maíz, al ser una especie completamente domesticada, una invención de los antiguos habitantes de este país —equiparada por el genio de Octavio Paz a la invención del fuego por su importancia—, nos necesita para seguir existiendo y evolucionando.

Cómo, dónde y cuándo se originó esta planta son cuestiones que desde siempre han intrigado a genetistas y estudiosos de esta extraordinaria especie. Los antiguos mayas y mexicas dejaron dos de los relatos más bellos al respecto, en los que está presente la indisoluble asociación maíz-hombre-mujer, y aún en el presente se encuentran relatos vivos en las comunidades indígenas y mestizas del país.

El hecho real es que la variabilidad genética contenida en el cúmulo de variedades nativas, sus originadores y continuadores nos han dejado un patrimonio de variabilidad genética cuyo valor está más allá de cualquier cálculo y que pertenece tanto a México como al mundo.

La discusión científica en torno al origen del maíz confirma que nuestro país es su cuna, resultado de la curiosidad, la inventiva y el trabajo de los habitantes antiguos y presentes de este territorio, principalmente del medio rural. La riqueza de esta discusión se muestra en el libro Origen y diversificación del maíz, presentado el día de ayer, y que es el resultado de un proyecto que la Conabio encargó a destacados especialistas, con el apoyo de la Semarnat, la Sagarpa y la Cibiogem.

La obra, que se puede consultar y descargar en www.conabio.gob.mx, es producto de una intensa y amplia revisión de la principal información que se ha generado hasta el momento en torno al tema del origen, la diversificación y la dispersión (probablemente desde diferentes puntos) de las razas nativas de este importante cereal en nuestro territorio.

La elaboración de esta obra comprendió tanto el trabajo de compilación y revisión de los autores, como una discusión enriquecedora con reconocidas personalidades científicas, cuyas observaciones y críticas contribuyeron a la solidez y valor de esta obra.

El resultado es un documento cuyo contenido es en extremo útil, no sólo para contribuir a que la sociedad reconozca y revalore la importancia de esta especie, sino también para apoyar la toma de decisiones en el ámbito gubernamental, que deben emitirse con juicios basados en la mejor evidencia científica con la que contamos y de acuerdo con la importancia del patrimonio nacional y mundial que representa la riqueza genética generada a lo largo de milenios, y que aún se mantiene en este país, para beneficio de México y del mundo.

La información y la verdad

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

El imperio de la nota tiende a separar a nuestros medios de la tarea de informar. El reportero acude al acto, observa rutinariamente lo que sucede, apenas hace caso de lo que oye, salvo que el orador grite, hable fuerte, trastabillee, se equivoque o alguien lo increpe o le silbe dentro de la sala.

En ese momento está cumplida su tarea: tiene la nota. Y si el que gritó o al que le silbaron es el presidente, es posible que tenga “la de ocho” (la nota de ocho columnas, la principal del día siguiente).

Trasládese el lector a este peculiar estado de alerta ante lo incordiante, lo bufo, lo ridículo , lo monstruoso o lo desfachatado, y tendrá la prioridad de una abrumadora mayoría de reporteros, fotógrafos y comentaristas que cubren algo.

No inventan lo que ven, pero lo registran sesgada y desequilibradamente. Las redacciones de periódicos y noticieros premian luego esa elección estrábica, noticiosa sin duda, la publican en buen lugar y confirman al periodista en su decisión profesional de haber consignado el despropósito más que la información, la estridencia más que la verdad de lo que tuvo frente a él.

La verdad es una señora complicada que no se entrega con facilidad al escrutinio de nadie. Pero la verdad periodística, la verdad que se espera de aquellos que fungen como nuestros ojos y nuestros oídos en los lugares donde no podemos estar, no es esa fortaleza impenetrable de los filósofos, sino una señora que se conforma con ser reflejada razonablemente, con fuentes y palabras precisas, con un equilibrio eficaz entre lo importante y lo anecdótico que sucede a su paso.

Lejos de mí la pretensión de echar de los diarios la bufonería, la disonancia, lo estúpido maravilloso o lo vulgar irredento.

Pero a fuerza de tener ojos demasiado entrenados para eso, los acabamos teniendo sólo para eso. Terminamos ofreciendo al público, como en la semana que pasó, no sólo una versión pobre de la verdad que hay en lo que vemos, sino la más deschavetada, en cierto modo la más irresistible, cuyo manto acaba cubriendo, empapando y emparejando a todos.

A fuerza de ver a un par de personajes bufos encarnar la celebridad política en los medios, nuestra vida pública se bufoniza, nuestra observación y nuestro conocimiento de ella se degradan también, como la cabeza de quien sólo lee basura o el paladar que quien sólo come fritangas.

Hay que leer basura y comer fritangas, y hasta disfrutarlo, pero no todos los días, ni a ocho columnas, ni en todos los medios serios de la cadena alimenticia nacional.

El inteligente es peligroso...

Francisco Martín Moreno
fmartinmoreno@yahoo.com
Excélsior

Los primeros en excluir a los inteligentes de su entorno son los acomplejados por experiencias pasadas, los inseguros ávidos de controles de cualquier naturaleza con tal de maniatar y someter a quienes cuentan con la capacidad de producir acontecimientos imprevisibles.

En la política mexicana —los hechos son tercos— ser inteligente es peligroso, porque quien cuenta con la facultad de conocer, de analizar y de comprender y, por ende, critica, deduce, expone y concluye con habilidad y destreza, es excluido de la cúpula del poder. A los tontos los dominas, los muy vivos saben brincar por encima de los obstáculos… En el seno del gobierno se premia la lealtad y la obsecuencia con una carrera meteórica que puede venir acompañada de la posibilidad de crear una colosal fortuna lograda a base de sobornos o desfalcos.

En efecto, al inteligente se le considera peligroso por incontrolable e inasible. Se le teme porque es capaz de prever alternativas y soluciones inaccesibles para el término medio y el superior de los funcionarios. En pocas palabras: las personas inteligentes pueden ver lo que escapa a otros intelectos inferiores y, por lo mismo, deben ser suprimidas y expulsadas desde que gozan de una envidiable habilidad para instrumentar planes y proyectos orientados a destruir las bases de poder en que se sostienen los mediocres.

No hay cabida para los inteligentes porque sus objetivos pueden estar reñidos con los intereses creados del sector gobernante en el país. Imposible permitirles su estancia en el seno del sistema porque una jugada, el desplazamiento de un simple alfil sobre el tablero del ajedrez político, podría traducirse en una catástrofe para los miopes que no entendieron el alcance del movimiento hasta que ya era demasiado tarde… Algo así como cuando las fuerzas griegas que asediaron Troya lograron introducir un enorme caballo, en cuyo interior se encontraba un reducido número de soldados, quienes al entrar a la fortaleza, abrieron las puertas de la ciudad para facilitar el éxito militar después de diez años en que había sido imposible superar las altas murallas que la defendían. Hay que temerle a los Ulises que son capaces de urdir estrategias que nadie entiende hasta que la inteligencia de los notables hace que sus enemigos inclinen la cerviz, se humillen ante la verdadera autoridad y no tengan otra alternativa que seguir las instrucciones de los sabios y doctos, quienes acaban apoderándose de todos los escenarios quedándose con reinas, alfiles, caballos y torres y hasta los tableros de los contrincantes.

Los primeros en excluir a los inteligentes de su entorno son los acomplejados por experiencias pasadas, los inseguros ávidos de controles de cualquier naturaleza con tal de maniatar y someter a quienes cuentan con la capacidad de producir acontecimientos imprevisibles. Los sujetos pequeñitos, los insignificantes, son amantes del inmovilismo, porque temen perder el control de un ejército en marcha. En el estatismo, en el reposo, las consecuencias son previsibles, no así cuando el progreso irrumpe y altera el statu quo, la atmósfera ideal en la que vegetan los imbéciles, los reaccionarios, enemigos perpetuos de la evolución.

Cuando se dice que en la naturaleza manda el que tiene más inteligencia, se debe matizar el enunciado sobre todo en lo que hace al gobierno mexicano. Es evidente que quien manda, y no sólo me refiero al jefe de la nación, sino al Congreso de la Unión, no son los más inteligentes. Las pruebas están a la vista con tan sólo contemplar el estado temerario de parálisis y estancamiento en que se encuentra el país. ¿Nos están gobernando los más inteligentes..? En México existe un sinnúmero de ciudadanos con una inteligencia mucho más que superior a la media prevaleciente en el gobierno y, sin embargo, se declaran incompetentes para cambiar el rumbo, desatar nudos, encarcelar a quienes tienen secuestrado el país lanzándolo a un estadio de desarrollo que sólo ellos pueden anticipar con su visión futurista. Se niegan a incorporarse a las filas de la delincuencia política o a sumarse al proceso de putrefacción de las instituciones nacionales. ¿Son inteligentes? Por supuesto que lo son, pero no pierden de vista que los grandes transformadores deben estar dispuestos a jugarse la vida: ahí está el caso de Colosio…

Los inteligentes deben dejar de ser considerados como peligrosos. Cuando se privilegia la lealtad antes que la inteligencia y la capacidad, adviene el inmovilismo, el mundo ideal de los imbéciles. Sólo los acomplejados e incapaces se rodean de gente menor para poderla controlar. Sólo los inteligentes se rodean de inteligentes y colocan al mejor hombre en el mejor puesto con independencia de su lealtad…

Nuestros derechos humanos

Germán Dehesa
german@plazadelangel.com.mx
Gaceta del Ángel
Reforma

Para ventura de todos, el señor Soberanes está por terminar su deslucida gestión en la defensoría de los derechos humanos. La lista de las almas generosas que están dispuestas a sacrificarse por la patria y suplir al rotundo Soberanes, es inmensa. Da gusto comprobar que haya en nuestra patria tantos seres inflamados por la compasión y el amor fraternal.

He repasado esa amplia lista y confieso que casi no conozco a nadie. A lo mejor se trata de seres tan modestos que sistemáticamente han preferido el anonimato cada vez que han defendido los derechos de un tercero; se puede tratar también -y que conste que ya dije que casi no conozco a ninguno- de vulgares oportunistas de ésos que, en cuanto ven un huesito vacante, se lanzan sobre él cual perros de pelea. De todo puede haber.

Yo me limitaré a hablar de dos candidatos que a mí me parecen naturales, con la ventaja de que los conozco y he estado presente en trances importantes de su vida. Me refiero a Guadalupe Morfín y a Emilio Álvarez Icaza.

Guadalupe Morfín está constituida por dos bellos ojos tapatíos rodeados totalmente de bondad. La respeto y la admiro mucho porque su bondad es firme, es fuerte y no se arredra. Ella ha dado la pelea que aún no ganamos a favor de las Muertas de Juárez; un tema horripilante acerca del cual sabe mucho nuestro flamante Procurador Arturo Chávez Chávez. Guadalupe es una guerrera y una persona de acción. Me ilusiona pensar que, de llegar ella a la CNDH, se harían cosas directamente relacionadas con los derechos de los desprotegidos e indefensos. No creo que Guadalupe vaya a perder su tiempo en interminables reuniones, círculos de estudio, encuentros nacionales e internacionales de expertos en la materia y todas las otras pijotadas que se pueden hacer para no hacer nada. Creo que pasarían cosas y que, como cada vez lo comprueban mejor, las mujeres hacen bien su tarea y no descansan hasta llevarla a término satisfactorio (a este respecto, ellas nos dan a los hombres unas balconeadas pavorosas, pero ni modo, así son ellas). Creo que Guadalupe sería una estupenda elección que en mucho favorecería a los maltratados derechos humanos en este país.

Con respecto a Emilio Álvarez Icaza puedo decir también que es una persona de bien. Y no tan sólo eso, porque luego hay algunos "buenos" que son unas perfectas acémilas que más que ayudar, estorban; Emilio es una persona buena, inteligente y conocedora de este jabonoso terreno de los derechos humanos y de la pasmosa facilidad que tienen los gobiernos mexicanos para pasarles por encima, ignorarlos o conculcarlos. Lograr que se haga justicia en estos atropellos no es tarea fácil; para evadir este tipo de responsabilidades los gobiernos cuentan con el sobresaltante laberinto de una burocracia que se ha venido cocinando al calor de los regímenes autoritarios desde hace varios siglos. Lo terrible de este universo pervertido es que puedes llegar con tu queja y en la entrada del laberinto hasta parecen agradecértelo. Y así comienza el juego de "todo está muy bien, ya nada más falta un papelito". A ese monstruo tendrá que enfrentarse Álvarez Icaza si es que se gana el tigre en la rifa. Si esto es así, felicidades y que, por favor, no olvide que HOY TOCA.


¿QUÉ TAL DURMIÓ? MDCXXXVIII (1638)
MONTIEL.

Cualquier correspondencia con esta columna derecha y humana, favor de dirigirla a dehesagerman@gmail.com D.R.

¿Miente Al Gore?

Esteban Moctezuma Barragán
Presidente ejecutivo de Fundación Azteca
emoctezuma@tvazteca.com.mx
El Universal

Cuando Al Gore alertó sobre el calentamiento global, muchos lo llamaron alarmista y hasta mentiroso. Hoy, quien no crea que el clima está cambiando de una manera inquietante le falta cerebro o información.

El pasado martes, Gore expuso en México evidencias que están a la mano de todo interesado, sobre el alarmante crecimiento del CO2 en la atmósfera entre 2003 y 2008.

Los 10 años más calientes registrados en la historia de la humanidad se han dado entre 1990 y hoy. El casquete helado del Polo Norte ha reducido su tamaño y grosor considerablemente. El océano Pacífico se está volviendo más ácido y menos oxigenado. Las catástrofes naturales, según las compañías de seguros, han crecido 10 veces más de lo normal. Inundaciones se suceden una a otra y luego se acompañan de sequía e incendios.

Aun si se hiciera todo lo necesario para detener las emisiones de CO2, se calcula que tan sólo con la “inercia” actual, el mundo tendrá un aumento promedio de tres grados centígrados, lo cual es suficiente para provocar verdaderas calamidades. Pero tú y yo sabemos que no se van a detener las emisiones, por lo que el futuro cercano es muy preocupante.

Las condiciones que permitieron la vida tal y como la conocemos están cambiando muy negativamente por nuestra arrogancia de pensar que el planeta está hecho para nosotros, y no que nosotros fuimos hechos gracias a las condiciones del planeta.

En lo personal estoy muy preocupado porque no creo que se vayan a tomar las medidas necesarias y oportunas para evitar graves problemas. ¿Por qué? Porque en EU se sabía que el huracán Katrina era nivel cinco. Se conocía que iba a golpear a Nueva Orleáns. Y ni siquiera evacuaron a la población.

Entonces, ¿por qué habrá cambios profundos ante posibles fenómenos naturales cuando no se reacciona ante los inminentes?

Creo que el mundo no va a reaccionar con contundencia ante el cambio climático hasta que éste afecte estructuralmente la economía. Esto, muy lentamente, empieza a darse. La lucha en contra de los CFC que abren los agujeros en la capa de ozono ha dado signos positivos. Las nuevas legislaciones en EU para generar empleo produciendo gasolinas “verdes” o mejorar los diseños de las construcciones son pasos en la dirección correcta, pero, por mucho, no son suficientes.

Llegará el día en que el futuro nos alcance. Estemos preparados para cuando eso suceda. Hay que ver la crisis ambiental con ojos de chino. Ver una oportunidad en la crisis. Una oportunidad para cambiar la relación entre el ser humano y el medio ambiente.

Debemos impulsar una economía en la que se haga negocio plantando árboles, no cortándolos. Impulsando una agricultura sustentable, no depredadora, en la que se aprovechen el sol, el viento, el agua y la biomasa para producir energía más que quemando hidrocarburos.

Pero no cambiará la relación del ser humano con la naturaleza, si no cambian las relaciones entre los propios seres humanos. Un mundo desigual provoca sobreexplotación de los recursos naturales.

Lo que nos ofrece la crisis ambiental, para los próximos años, es darle un sentido pleno a nuestra existencia. Participar en la lucha definitiva en favor de la armonía, frente a la ambición individualista dominante.

¿Cómo hacer esto posible? Pensando con el cerebro completo.

¿A qué me refiero? A que el mundo ha sido desarrollado por los humanos con la mitad del cerebro, con la parte masculina, la parte agresiva, competitiva, soberbia. Falta la otra mitad. La parte femenina. La de la crianza, el cuidado, la comunicación.

Sólo tendremos una sociedad armónica y sustentable cuando construyamos un mundo con el cerebro humano completo.