noviembre 04, 2009

Si Juan Camilo viviera…

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

Dicen que en política, como en la vida, los “hubieras” no existen; no deberían existir. Nunca traté personalmente a Juan Camilo Mouriño y fui uno de sus críticos cuando vivía y se desempeñaba primero como influyente jefe de la Oficina de la Presidencia y luego como secretario de Gobernación. Me parecía, sin embargo, un personaje enigmático: ¿qué le daba tanto poder a un joven sin mayor experiencia ni capacidad política?

Justo hace un año, el día en que murió al estrellarse su avión, en este espacio lanzamos una pregunta que, para la tarde de aquel martes, parecía entre agorera e imprudente: “¿Quién no quiere a Juan Camilo?”. Aquel texto hablaba de ataques contra el entonces secretario de Gobernación por otros miembros del primer círculo de Calderón —concretamente por Germán Martínez y César Nava—, que entonces comenzaban una lucha sorda por el reparto de candidaturas en las elecciones intermedias de 2009.

A un año de distancia, de Juan Camilo se ha dicho mucho; desde los panegíricos y las odas de quienes lo conocían de cerca, amigos y familiares, hasta las críticas algo implacables de quienes nunca quisieron reconocer importancia a su muerte o a su ausencia en Gobernación, pasando por los cuestionamientos al exceso por el trato casi de héroe que dio el Presidente a su más cercano colaborador, a quien despidió con funerales de Estado.

Pero a la distancia, aquel trágico accidente tuvo sus consecuencias en el círculo inmediato del Presidente y por ende en la operatividad política del gobierno. Aun con su falta de madurez política, Juan Camilo había logrado convertirse en un operador pragmático que le funcionaba a Calderón. “Era un muchacho que tenía idea, le faltaba, pero con él se acordaba bien y se resolvía, sobre todo resolvía directamente”, dice uno de los actuales jefes políticos del PRI que negoció con él.

Hay gobernadores de distintos partidos que aseguran que después de su muerte la comunicación con Calderón “nunca volvió a ser la misma. Con él se podía hablar, se podía entender y sobre todo se aterrizaban cosas que se resolvían”, comenta un gobernador del PRD.

Con su abrupta muerte, Calderón perdió a un operador que, aunque en ciernes, daba a su gobierno algo que no tienen desde hace un año: operación política. La oposición perdió un conducto importante para negociar o acordar con el gobierno, función que no necesariamente fue retomada por los colaboradores presidenciales. ¿Hubiera sido diferente el jaloneo por los impuestos en el Congreso? ¿Hubiera crecido políticamente Juan Camilo para volverse el prospecto de Calderón para 2012 con todo y las dudas sobre su elegibilidad? ¿Lo hubieran dejado otros grupos y colaboradores presidenciales que veían con recelo la confianza del Presidente con Mouriño? Lo dicho: los “hubieras” no existen.

¡Óigame no!

Marielena Hoyo Bastien
producciones_serengueti@yahoo.com
Animalidades
La Crónica de Hoy

“Las corridas de toros son un espectáculo para trogloditas” Marcelo Ebrard

Ignoro qué tan intuitivo y hábil es el actual Secretario de Gobierno del D.F., José Ángel Ávila, y si durante el largo camino que ha transitado de la mano de su jefazo Marcelo Ebrard Casaubon, haya tenido la ocurrencia de platicar con su mentor de manera informal para conocer -al menos- cuáles son las preferencias, gustos y aficiones de su superior y amigo. Cualquiera diría que sí, pero todo parece indicar que no; que a pesar de ocupar tan estratégica posición, además, exigente de una vocación eminentemente diplomática y negociadora, el importante funcionario no está al tanto de que MEC no comparte su afición por la mal llamada “fiesta brava”. Siendo así, empinó gachamente a su jefe con recientes declaraciones en apoyo y promoción de la cruenta, salvaje y primitiva práctica, cada día en más decadencia y corrupción… o si no… ¿por qué entonces tantos llamados para su salvamento por parte de los más reconocidos cronistas del toreo, y no sólo aquí en mi país, sino también en España?... o… ¿por qué darle tanta importancia a la instalación de una Comisión, entre los tantos problemas que agobian a la ciudad? Pero para más, el secretario comprometió con sus dichos a los 66 diputados locales… ¿¡cómo!?...

Resulta que el pasado miércoles, justo hace 8 días, el servidor público tuvo a bien no sólo hablar (de más) en nombre del gobierno que representa, sino que además se dio el lujo de embarcar a los Representantes capitalinos en un intento por apoyar una situación, que más allá de lo legalmente permitido, es una ruina moral para la humanidad. Declaró, durante la instalación de la Comisión Taurina del D.F. (grupo con vigencia de tres años, que inexplicablemente por el caso de una decrépita y absurda legislación, está obligado a nombrar el Jefe de Gobierno del D. F. para asesorarse en la materia), que empresarios, toreros, rejoneadores, jueces de plaza, asesores, médicos veterinarios y en fin, que todos los aficionados y practicantes de la tauromaquia, encontrarán en el gobierno de la Ciudad de México y en la Asamblea (insisto en ver el tamaño del atrevimiento y el descaro para esto último) “el respaldo que requieren para conservar viva la tradición”, según documenta en su edición del 28 de octubre el periódico Milenio, y eso, no es competencia oficial del señor Ávila, que privadamente puede hacer y decir lo que le venga en gana, pero no como representante del Jefe de Gobierno ni por su propia posición laboral, que lo obliga exclusivamente a ejercer las facultades previstas en el Reglamento correspondiente, dentro de los términos establecidos, y por conducto de los órganos y personas señaladas para tal efecto. Puede, sí, dictar medidas y disposiciones para el cumplimiento y aplicación del ordenamiento respectivo, para su interpretación, y en tal caso, para resolver situaciones imprevistas. También está obligado por la Ley de Espectáculos Públicos, a vigilar la aplicación de esa instrucción, entre ello, por cierto, que los locales en que se celebren espectáculos sean seguros, que cuenten con sanitarios suficientes y limpios y estacionamiento, situación que el coso de Insurgentes incumple, pero que de ello no se habla ¿verdad?; sin embargo, de lo anterior, a permitirse con tanto descaro y aspaviento promocionar la tauromaquia, hay un largo trecho, especialmente si se toma en cuenta que un gobierno democráticamente electo sirve a todos los ciudadanos, respetando a cada cual en su raza, creencias, economía y preferencias… y no por ello comprometiéndose tan frágilmente pues… de por sí resulta totalmente absurdo que un gobierno esté implicado legalmente en un ¿espectáculo? tan nefasto como son las corridas de toros, en las que por cierto, además, existe una discriminación total, por cuanto los animales humanos y los no humanos que decidan o sean obligados a estar en una plaza o a ser “toreados”, son tratados en su seguridad e higiene con gran diferencia, ya se trate de una plaza de primera, de segunda o de tercera. El tormento a los animales, los artefactos que se utilizan para su muerte, la misma talla y edad de los bovinos, y hasta la forma enfrentarlos son diferentes para cada ocasión. Eso, es lo que debería estarle preocupando y ocupando al servidor público, y no “ver llena la Plaza de Toros México, porque impulsa la economía de la capital”… ya que también provoca violencia y abuso, ¡vamos!, hasta insalubridad. Pero de eso… tampoco se habla ¿verdad?

Según la nota periodística de referencia, el secretario de gobierno pretende lograr consenso entre los taurinos, olvidándose de los antitaurinos. Que puntos más o puntos menos, en un 70/80 por ciento, globalmente la ciudadanía está en contra de un ¿espectáculo? “propio de una sociedad con enorme rezago ético y cultural”. Bastaría incluso que José Ángel Ávila buscara en la web para darse cuenta de que no exagero. Es más, está a su disposición una modesta campaña nacida en México, que puede encontrar tecleando la página htpp://www.petitiononline.com/55400000/petition.html. En ella, están plasmados los nombres y comentarios en contra de la “fiesta de los toros”, hasta ayer martes, de 21,172 personas. Las nuevas generaciones, nuestra juventud actual, ya no quiere ver sangre ni violencia. Está hasta el queque de ello, y mucho menos, los nacionales reconocen en la cruenta ¿fiesta? una ¿tradición? propia. ¿Se entenderá?

La verdad es que el funcionario debe reconocer que la regó, que calladito y cumpliendo puntualmente con lo que le corresponde, se hubiera visto más bonito… bueno… un poco. Que puso en riesgo a su jefe… pues los antitaurinos también votamos, y somos una impresionante mayoría. Que le valió gorro la existencia de una ley local de protección a los animales, y la local de cultura cívica que en su Artículo 25, fracción XVII, califica como infracción contra la seguridad ciudadana “organizar o participar en peleas de animales, de cualquier forma”. Y… no me vengan con que las primitivas “corridas” no son una pelea entre animales, aunque siempre lleve ventaja el dizque racional.

Un abrazo muy cálido, como su corazón, a mi querida Rosa de la Rosa.

¿Pa’que te alcance?

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

El paquete económico 2010 ya está aprobado, sólo le hacen falta algunas minucias como el impuesto al cigarro, que incluso los afectos a la nicotina quisiéramos que pasara en lugar de otros.

Ahora que, digamos, el paquete fiscal ya está prácticamente listo, de inmediato vienen las dudas sobre si será suficiente para mantener a flote al país —como tanto nos publicitaron los priistas que juran y perjuran que “salvaron a la patria” o los panistas que juran y perjuran que están dispuestos a “pagar el costo político”—. Las interrogantes sobre si era o no el mejor de los planes ya han quedado en el olvido. Siempre supimos que no había plan B: era eso o la perdición, como pronosticaban los catastrofistas que justificaban así la iniciativa del Ejecutivo.

Pero días antes de que se iniciara el reality check o reality show o lo que sea que lo del Congreso haya sido, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos ya había hecho un par de declaraciones al respecto.

Según su director interino en México, José Antonio Ardavín, el paquete aprobado sólo resolverá la caída de ingresos prevista para el próximo año. O sea, una medida para salir y tapar el hoyo, temporalmente, según lo dijo el representante de la OCDE: el paquete no significa un avance en materia fiscal, ello sólo se lograría con la reforma, una de tantas que siguen en stand by en la mesa de discusión del Congreso. El económico 2010 sólo es un pa’que le alcance al gobierno el próximo año. Todo a corto plazo.

La impuestiza tendrá como consecuencia inmediata que el dinero, ese que usted y yo tenemos en mano, deje de circular con la regularidad deseada, porque no compraremos como hasta hoy lo hacemos. Efecto contrario a lo que sucedió en EU, donde ese aumento en el consumo le significó un incremento en su economía a una tasa anual de 3.5% en el tercer trimestre del año, según lo reportaron los diarios estadunidenses la semana pasada; incremento que rompió la racha de contracción económica de los más recientes cuatro trimestres.

Y, si eso fuera poco, porque pronosticar que el consumo disminuirá no es cualquier cosa, la OCDE declaró que México presenta una de las inflaciones más altas de los 30 países que la integran. Según su lista, los de mayor inflación son: Islandia con 10.8% (nación declarado en quiebra desde cuando se inició el año), Turquía con 5.3% y México, que comparte el tercer lugar con Hungría, 4.9% cada uno.

Las razones, según lo explica, son el alza en el precio de alimentos y la baja del de la energía. Éste, el punto clave que había ya señalado José Antonio Ardavín, al decir que el talón de Aquiles de la economía mexicana es la dependencia de los precios de sus energéticos. Eso subraya con rojo las dos reformas más cantadas del año: la energética y la fiscal, que apenas con mencionarse sacan ronchas y alebrestan a más de uno, de todos los bandos por igual.

No hay marcha atrás, los impuestos, impuestos están, y los partidos se sumergen en sus grillas tradicionales. Porque en México, lo sabemos, la grilla es lo que mueve y lo que les importa, ¿no?

Fe de erratas: ayer, hablando de los plurinominales, hice referencia a Fernández Noroña como tal; pero en realidad él sí debe su curul a su carisma y poder de convocatoria (sic). Lo siento, tanto impuesto me hizo desvariar... El problema es que, de eliminarse todas las pluris, el Congreso estaría repleto de puros noroñitas…

Lestrud modolut alisl ex eliquis ciduisl elit, se volore vullaoreet prat. Ut aliquamcommy nonsectetum am, consequate velesequam verostin eui eu

Antes de que iniciara el reality check o reality show o lo que sea que haya sido, la OCDE ya había hecho un par de declaraciones al respecto.

Chupando, mariconeando y aprendiendo del narco

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Algunas declaraciones públicas de los hombres públicos son absolutamente pasmosas: “Estamos chupando tranquilos”, gruñó el antiguo director técnico de Chivas y el tipo, a partir de ese momento, me comenzó a caer bien. Lástima que su paso por Aguascalientes haya sido tan calamitoso y que llevar a Necaxa a Segunda División —qué catástrofe regional, señoras y señores: a fecha de hoy, a los asiduos del estadio Victoria nos recetan encuentros trepidantes de los Rayos con los Alacranes de Durango, los Leones Negros y otras subespecies tales que los Lobos de la BUAP (la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, esto es)— le haya hecho merecer ni más ni menos que el banquillo del equipo más emblemático de México. En fin, don Jorge Vergara lo acaba de poner de patitas en la calle de la misma manera como don Felipe Calderón no tuvo más remedio que echar a Jeffrey Jones, un funcionario del ministerio de Agricultura que no ha aprendido, a estas alturas del partido, que poner de ejemplo a gente mala es un mal ejemplo.

Pero, qué me dicen de doña Zavala, arremetiendo contra la franquicia revolucionaria institucional por haber aprobado el aumento de un puntito al IVA de manera “cobarde y mariconamente”. Eso, con perdón, es hablar en castizo: el propio Arturo Pérez Reverte ha empleado el término mariconear no sé cuántas veces en la columna que escribe en este mismo diario y, que yo sepa, nadie se ha dado por enterado y ninguno de mis amigos gays (ahí estamos, en plena corrección política, usando un terminajo acuñado por el invasor yanqui para calificar las preferencias sexuales de esos hombres tan hombres que sólo quieren follar con otros hombres) se ha sentido agraviado. Es más, creo recordar, también, algún artículo del buenazo de Luis González de Alba donde, a manera de esclarecedora estadística, decía que en el Vaticano pululaban montones de maricones.

En fin, que esto se pone bueno y que la raza festeja. Olé. Pues eso.

'Criaturas' por Paco Calderón

La componenda

Javier Corral Jurado
Diputado Federal del PAN
El Universal

En lo que era una necesaria corrección, el Senado de la República eliminó la madrugada del sábado por mayoría de votos de las bancadas del PAN y del PRD, que sumaron 58 votos contra 50, el transitorio de la Ley Federal de Derechos que condonaba del pago de 5 mil 600 millones de pesos a los que resulten concesionarios de una porción del espectro para telefonía móvil de tercera generación. No pasaron 24 horas cuando, en la madrugada del domingo 1 de noviembre, la Cámara de Diputados rescató, por mayoría de votos de 252 contra 143, el absurdo privilegio fiscal.

Fue una combinación ilógica de actores e intereses políticos. Se formó mayoría con 180 diputados del PRI, con 47 diputados del PAN, 17 del PVEM y ocho de Nueva Alianza. Quienes nos opusimos fuimos 68 diputados del PAN, cuatro del PRI, 57 del PRD, 10 del PT y cuatro de Convergencia. Hubo 27 abstenciones, 11 del PRI y 14 del PAN.

Revivir la condonación ha echado mano del absurdo: dicen que con ésta medida se trata de fomentar la competencia en un sector que necesita de ese “incentivo”. Se trata de una mezcla de desinformación con una falta de rubor ante la sociedad. El único nuevo jugador en servicios de telefonía móvil es el cuasimonópolico concesionario de los servicios de televisión abierta: Televisa. Los demás participantes que han anunciado su interés en esa banda ya están en el mercado, e incluso no podrán ir a los segmentos de 30 megahertz de la licitación porque rebasarían el límite impuesto por la Comisión Federal de Competencia (Cofeco), de 80 megahertz, puesto que se trata de un recurso esencial.

Entre los nuevos argumentos que algunos se han sacado de la manga para justificar su aval a la medida es que, finalmente, la Cofeco opinó favorablemente sobre el plazo de gracia de dos años a las empresas de telecomunicaciones.

Dicen que esa opinión los lleva a rescatar el transitorio que les regala a esas empresas dinero público. Quienes usan el oficio suscrito por Eduardo Pérez Mota, presidente de la Cofeco, tienen el buen cuidado de omitir dos datos fundamentales, como que el mismísimo destinatario de esa opinión, el senador Gustavo Madero Muñoz, coordinador de los senadores panistas, votó en contra de esa exención al igual que la mayoría de los senadores que coordina porque, y he ahí el segundo dato, el documento opina desde el punto de vista de la materia exclusiva de ese órgano: la competencia. La opinión hace una aclaración de entrada: no prejuzga sobre aspectos tributarios o de política fiscal.

Más allá de que la opinión de Eduardo Pérez Mota sea discutible en el tema mismo de la competencia, pues entre los operadores de distintos rangos de la banda del espectro con características técnicas y económicas similares se han producido tratamientos diferentes —por lo que la medida resultaría discriminatoria en relación con el cobro de derechos y aprovechamientos—, lo cierto es que se deslinda de la parte fiscal, que al final de cuentas es el tema central.

La semana pasada escribí en este mismo espacio que la propuesta original del coordinador de la bancada priísta en el senado, Manlio Fabio Beltrones, era conceder ese periodo de gracia sólo a los nuevos operadores entrantes “para incentivarlos en los años de fuerte inversión”, como si estuvieran tan pobrecitos que necesitaran del subsidio estatal. Pero ese esquema presentaba tal discriminación para los restantes jugadores en la misma banda que era predecible su impugnación legal con todo éxito.

Para evitar que por la vía del amparo o de la acción de inconstitucionalidad Televisa perdiera el cuantiosísimo regalo —pues es la empresa que por lo menos se quedará con uno de los segmentos de 30 megahertz—, se extendió a los demás operadores y de ello resulta que el Estado mexicano, en detrimento de su patrimonio, otorgará también una exención fiscal por dos años a dos de las empresas más rentables de telefonía móvil en el mundo: Telcel y Telefónica, que irán por sus 10 megahertz cada una.

El otro argumento falaz, elevado a nombre de la competencia, es que la “subasta” dará un pago fuerte de entrada al erario. Hay incluso quienes hablan de 2 mil a 2 mil 500 millones de pesos. Lo interesante sería saber en qué se basan para decir eso, cuando el precio base determinado por la propia Secretaría de Hacienda de los 90 megahertz es de 180 millones de pesos. Suponen que habrá puja hasta llegar a los 2 mil millones. Y si esto fuera cierto, la segunda pregunta es si quienes lo afirman creen que ello es una cantidad mayor que 5 mil 600 millones.

Conforme avanzó la polémica de este tema fue quedando claro que no hay ningún argumento, ni técnico ni jurídico ni económico ni social, que convalide un privilegio fiscal de esta dimensión. Y también fue más claro que la razón de este nuevo intento de atraco a la nación es estrictamente política y sus motivos tan absurdos como inaceptables. Se trata de convalidar una negociación del senador Manlio Fabio Beltrones con Televisa, que por la vía de la exención de derechos “resarce” la “pérdida” que esa empresa dice tener a costas de la reciente reforma electoral que le prohibió la contratación comercial de propaganda electoral. El reembolso busca darse completito y copeteado.

En realidad estamos ante una disputa priísta por determinar quién se erige en el factótum de la relación con la televisión para las elecciones de 2012, y la competencia está, ni más ni menos, en quién le consigue más dinero a Televisa. Manlio no tiene el presupuesto del que Peña Nieto dispone para chorrear millones a la pantalla de la televisión comercial que lo ha inventado, pero en cambio sí tiene Ley de Derechos, y en el Congreso él manda.

¿Y qué hace una parte del PAN en esa negociación? ¿Fortalecer por ahora a Beltrones, en supuesto deblitamiento del gobernador Peña Nieto, para luego fortalecernos nosotros? ¿Y la dura lección de los resultados electorales del 5 de julio, dónde quedó?

Entre los que han concurrido de nueva cuenta con su voto, a levantar en la Cámara de Diputados la exención que había eliminado el Senado, varios tienen una clara conciencia de que se trata de una transacción indebida, de una componenda política. Y ahí está el asunto más grave, porque en menos de dos meses de funcionamiento de la nueva Cámara de Diputados y exactamente a dos del rectificador discurso del Presidente de la República, está apuñalada la esperanza, nuevamente envenenado el ambiente político en general y entre nosotros los panistas en particular, por seguir consecuentando a los muchachos de la Televisión, que juegan y se ríen viendo cómo ellos pueden poner a operar a su servicio a las cámaras del Congreso de la Unión de la gran nación mexicana. Jugando al Monopoly, pero en serio, con el dinero que salga de los impuestos que acabamos de aprobar.

Impuestos: haciendo cuentas (y sumando)

Arturo Damm Arnal
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

En el 2007, primer año del gobierno de Calderón, el gobierno federal cobró once impuestos distintos: sobre la renta; al activo; al valor agregado; especial sobre producción y servicios a gasolinas y diesel para combustible automotriz; a bebidas con contenido alcohólico y cervezas; a tabacos labrados; sobre la tenencia o uso vehicular; sobre automóviles nuevos; a los rendimientos petroleros; al comercio exterior; accesorios. Once impuestos distintos.

En el 2008, "reforma" fiscal de por medio, el número de impuestos cobrados por el gobierno federal aumentó a trece, ya que se eliminó el impuesto al activo y se introdujeron el impuesto empresarial de tasa única, el impuesto a los depósitos en efectivo y, en el marco de los impuestos especiales sobre producción y servicios, el impuesto a juegos y sorteos, de tal manera que la lista de impuestos cobrados por el gobierno federal quedó como sigue: sobre la renta; empresarial a tasa única; al valor agregado; especial sobre producción y servicios a gasolinas y diesel para combustible automotriz; a bebidas con contenido alcohólico y cervezas; a tabacos labrados; a juegos y sorteos; sobre la tenencia o uso vehicular; sobre automóviles nuevos; a los rendimientos petroleros; al comercio exterior; a los depósitos en efectivo; accesorios. Trece impuestos distintos, 18.2 por ciento más que en 2007.

En el 2009, en materia de impuestos, y por aquello de que la "reforma" de 2008 era La Reforma, se repitió el 2008: no hubo ni creación de nuevos impuestos, ni aumento en la tasa de los ya existentes.

El año entrante el gobierno federal cobrará catorce impuestos distintos: los trece del 2009, más el nuevo impuesto del tres por ciento a telecomunicaciones, que entra en el rubro de los impuestos especiales sobre producción y servicios, de tal manera que la lista queda así: impuesto sobre la renta; empresarial a tasa única; al valor agregado; especial sobre producción y servicios a gasolinas y diesel para combustible automotriz; a bebidas con contenido alcohólico y cervezas; a tabacos labrados; a juegos y sorteos; a telecomunicaciones; impuesto sobre la tenencia o uso vehicular; sobre automóviles nuevos; a los rendimientos petroleros; al comercio exterior; a los depósitos en efectivo, y accesorios. En total, catorce impuestos distintos, ¡27.3 por ciento más que en 2007!, sin olvidar que de los trece impuestos cobrados en 2009, seis aumentarán en 2010: al valor agregado, de 15 a 16 por ciento; a la renta, de 28 a 30 por ciento; a los depósitos en efectivo, de dos a tres por ciento; a juegos y sorteos de 20 a 30 por ciento; a cervezas, de 25 a 26.1 por ciento; a cigarros, dos pesos por cajetilla; a bebidas alcohólicas, tres pesos por litro.

¿Qué tenemos? Más del engendro tributario, cuyos excesos y defectos no solamente no se corrigen, sino que se agravan, lo cual quiere decir que no solamente no avanzamos hacia el impuesto único, homogéneo, universal, no expoliatorio, al consumo, sino que retrocedemos, siempre a cargo de los contribuyentes, víctimas del poder político abusivo.

Paquete fiscal: ¿bendición o burla?

Armando Román Zozaya
armando.roman@anahuac.mx
Excélsior

¿Por qué aumentar el ISR que pagamos todos, si las grandes empresas no cubren todos los impuestos que les corresponden?

No hubo sorpresas: los impuestos aprobados el fin de semana nos confirman que vivimos en un país cuyos gobernantes frecuentemente optan por medidas de corto plazo que no resuelven nada a profundidad. De lo contrario, ¿por qué seguir cargándole la mano a los contribuyentes cautivos? ¿Por qué sólo hacer poco respecto a la economía informal? ¿Por qué aumentar el IVA a 16% en medio de una terrible crisis? ¿Por qué incrementar el ISR que pagamos todos si las grandes empresas, como lo reconoció el mismo presidente Calderón, no cubren todos los impuestos que les corresponden? ¿Por qué seguir financiado los millonarios gastos de los partidos? ¿Por qué seguir pagando a los legisladores jugosos salarios y exorbitantes prestaciones? ¿Por qué no hacer algo respecto al hecho de que los funcionarios públicos de alto nivel, sean federales, estatales o municipales, cobren salarios ofensivos para un país como México, así como aguinaldos que ya quisiera una abrumadora mayoría de nuestros conciudadanos y, por si fuera poco, cuentan con prestaciones como el famoso “fondo de ahorro,” el cual resulta en que, cuando renuncian o los corren, se van de sus puestos con cientos de miles de pesos? ¿Por qué ni una sola palabra sobre el dispendio de los gobernadores a la hora que hay elecciones en su estado? Etcétera.

Lo ocurrido con el tema fiscal no nos permite sino concluir que a nuestra clase política no le interesa construir un mejor México, con expectativas de futuro y donde reine la justicia, especialmente en el terreno de los impuestos. Se dirá que no, que nuestro análisis es inadecuado pues el paquete fiscal refleja la “genuina” preocupación de nuestras autoridades por contar con todo lo que requieren para financiar los servicios que nos brindan: dicho paquete está diseñado pensando en la ciudadanía, ni más ni menos. Y es que, de no haberse aprobado, ¿cómo pagar por la “estupenda” seguridad pública con la que contamos, el “fantástico” sistema de transporte público y el “funcional” y “excelente” drenaje que nos “libra” de inundaciones, por ejemplo?

Caray, ahora que lo pensamos bien, vemos que, efectivamente, somos unos exagerados. Es más, nos arrepentimos de todo lo comentado. Así, con “gusto” pagaremos los nuevos impuestos. Igualmente, “celebramos” que nuestros funcionarios cobren lo que cobran, que las grandes empresas disfruten de exenciones y privilegios fiscales, que la economía informal haga y deshaga y que, por supuesto, nuestros actores políticos hayan sabido superar sus diferencias para darnos un paquete fiscal que ha “rescatado” a México del desastre y lo ha puesto en clara ruta hacia la prosperidad al garantizar que el gobierno siga brindándonos todo lo “bueno” que nos brinda. ¡Qué ingratos, ignorantes y estúpidos somos! ¡Y pensar que hasta llegamos a creer que el paquete fiscal es una burla! ¡Qué bien que ya entendimos que no es eso sino una bendición! ¿Y usted, amigo lector, ya también lo entendió?

El vacío que dejó Mouriño

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

La muerte siempre es inminente. Florestán

La relación que establecieron Felipe Calderón y aquel apuesto y exitoso joven de Campeche les cambiaría la vida a los dos para siempre.

El primero vio en el segundo prendas que él no tenía y lo convirtió en el eje de su vida política sin el que no se podría entender la decisión de ir por la Presidencia de la República, lograr la candidatura del PAN derrotando al eje Fox-Marta-Creel-Espino, vencer como pudo en el proceso electoral de julio de 2006, conducir la transición, protestar el cargo como lo hizo en el Congreso, armar el equipo de gobierno, instrumentarlo y echarlo a caminar en medio de una crisis política inédita.

En todo el proceso, Iván, como le llamaba, fue clave insustituible.

Lo primero que hizo Calderón como jefe del Ejecutivo fue reformar funciones y facultades de la Oficina de la Presidencia de la República para darle a Mouriño el poder que no tenía la Secretaría de Gobernación y convertirlo en un jefe del gabinete.

La estructura era insuperable: la operación al lado de todas las confianzas del Presidente de la República y el blindaje de Los Pinos.

Las cosas corrieron durante los primeros meses hasta que en enero del año pasado lo designó secretario de Gobernación, en sustitución de Francisco Ramírez Acuña, aquel gobernador de Jalisco que lo destapó para la Presidencia en 2004, desatando la ira de Fox y su eje que provocó su inmediata salida del gabinete, crisis que le dio, también, el espacio-oportunidad de lanzar abiertamente su campaña y hacer públicas sus aspiraciones presidenciales.

En todo estuvo siempre a su lado Mouriño, y no como testigo, sino como motor y artífice.

Ya en Gobernación cumplió una función de muelle entre la dureza, recelo y a veces distancia de Calderón y todos los demás.

Su muerte, hoy hace un año, en condiciones dramáticas y no aclaradas del todo, le dejó en lo personal y como Presidente de la República un vacío que no ha superado ni llenado y que hace que cada día, él y muchos, extrañen más a Iván, aquel joven, su pasado, su presente y sin duda su futuro, muerte que lo dejó sin su principal operador y sin su candidato natural a sucederlo.

Un todo que hoy, a un año de su muerte, no ha resuelto.

Retales

1. BLANCAS. El alcalde panista de San Pedro Garza García, Mauricio Fernández, dijo que le vale madre y que utilizará a sus rudos de limpieza, aunque estén fuera de la ley, para combatir a los delincuentes;

2. SENADO. Confirmado: el Senado pospuso para mañana la sesión en la que discutirían las reformas a lo que aprobaron. Negocian si se allanan a los diputados, o les corrigen otra vez; y

3. CNDH. También mañana, y también en el Senado, elegirán a la terna para la CNDH, que apuntaría así: Raúl Plascencia, Luis Raúl González Pérez y Javier Moctezuma.

Nos vemos mañana, pero en privado.