diciembre 17, 2009

Una iniciativa de verdad

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

La iniciativa de reforma política de Calderón es la primera posición estratégica que toma un Presidente de México en mucho tiempo. Cada uno de sus diez puntos apunta a un cambio mayor y en conjunto dibujan la reforma política más ambiciosa que se haya planteado en décadas.

Enumero sus componentes en el orden de importancia que tienen según yo:

1. Segunda vuelta en la elección presidencial con elecciones concurrentes del Congreso. 2. Elección consecutiva en el Congreso. 3. Leyes de obligatoria resolución por el Congreso. 4. Facultades de veto parcial a la Presidencia. 5. Candidaturas independientes. 6. Aumento a 4 por ciento de los votos requeridos para obtener un registro de partido político. 7. Posibilitar la elección consecutiva de alcaldes y legisladores locales si así lo deciden los gobiernos estatales. 8. Facultades a la Suprema Corte para formular iniciativas de leyes respecto del Poder Judicial. 9. Facultar a los ciudadanos para que puedan presentar iniciativas de ley. 10. Reducción del número de miembros en el Congreso y fin a los senadores plurinominales.

Mucho tendrán que mejorar sus respuestas a esta iniciativa los partidos y dirigentes políticos. Se trata de una propuesta seria y no puede contestarse con descalificaciones improvisadas sobre la importancia o la oportunidad de la reforma.

La iniciativa de Calderón sólo puede responderse seriamente con otras propuestas de reforma: las propuestas alternativas que están en la cabeza, si están, de las demás fuerzas políticas.

Pocas cosas pueden enriquecer tanto el debate y levantar más el nivel de la conversación pública que tener sobre la mesa, en blanco y negro, lo que piensan los partidos y sus líderes sobre lo que no funciona de la máquina política de México, lo que hay que cambiar y cómo.

Si eso sólo lograra la iniciativa de Calderón ya sería una gran ganancia: un primer trazo del campo de definiciones y futuros deseables en que debería convertirse la sucesión presidencial de 2012.

Es posible que la ambición de la propuesta de Calderón nazca de la certidumbre de que no será aprobada por el resto de los partidos.

El Presidente ha ganado sin embargo la iniciativa marcando el rumbo ante el cual han de definirse la clase política y la opinión pública.

Mi impresión es que la iniciativa tomó por sorpresa a la clase política y tuvo una recepción favorable en la opinión pública.

Lo primero porque no habían hecho la tarea y no tuvieron tiempo de pensar. Lo segundo porque es una iniciativa de verdad.

Bravo

Jorge G. Castañeda
jorgegcastaneda@gmail.com
Reforma

Quienes criticamos duramente al gobierno de Felipe Calderón cuando discrepamos, como ha sido mi caso desde un inicio con la guerra contra el narco, tenemos también la obligación de aplaudir y apoyar, con la misma convicción y vehemencia, aquellas acciones con las cuales estamos de acuerdo. Éste es mi caso sobre las reformas institucionales presentadas por Calderón antier, que considero son la propuesta más trascendente en México desde el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica de Salinas en 1993. Y lo es por tres razones.

La primera: sin reformar las instituciones esenciales del régimen político del viejo autoritarismo priista, México está paralizado. El sistema político mexicano desde 1997, cuando el PRI perdió la mayoría en la Cámara, no funciona. No permite tomar decisiones, innovar, ni enfrentar los grandes retos del país. Poner al principio y al frente estas reformas en lugar de seguir queriendo sacar las fiscales, energéticas, laborales y de seguridad con el andamiaje de antes, constituyen un cambio dramático muy pospuesto por Zedillo, Fox y Calderón.

Segunda razón: le arrebata la iniciativa al PRI y al PRD. Le roba el mandado a priistas ágiles e ilustrados como Beltrones, al obligarlos a definirse sobre sus propias propuestas. En lugar de esperar el visto bueno del PRI para las reformas posibles, ahora Calderón obliga al PRI a definirse sobre las reformas deseables. Esto llevará a divisiones en el PRI -que ya pudimos vislumbrar en las respuestas aterradoras por su ignorancia e incoherencia como las de Peña Nieto desde Roma-, o a lugares comunes o francas tonterías como las que escuchamos de parte del PRD y otros dirigentes del PRI en las Cámaras. Ahora quien lleva la batuta es Calderón.

Tercer motivo: si logra la aprobación de alguna de estas reformas, y obviamente si las logra todas antes de 2012, entregará al siguiente Presidente un Estado reformado y capaz de gobernar, no sólo de administrar. Pero si no lo logra por la oposición recalcitrante del PRI y del PRD podrá transformar la elección del 2012 -como lo he dicho solo y con Manuel Rodríguez Woog en estas páginas; y con Héctor Aguilar Camín en Nexos- en un referéndum sobre un programa para el futuro de México. Si Calderón no puede sacarlas, pero se decide a hacer campaña por éstas y otras reformas, le abre la puerta al candidato del PAN, cualquiera que sea, para que haga lo mismo y con posibilidades reales de lograr otra victoria.

Se puede discrepar de tal o cual detalle del paquete. Me parece que la forma en que está planteado el referéndum para cambios constitucionales es retorcida; me parece que hay desequilibrios entre reformas de fondo como la reelección, la segunda vuelta y el propio referéndum, con asuntos técnicos menores como la fecha de la elección legislativa o las llamadas leyes guillotina. Pienso, por ejemplo, que debe ponerse como base para conservar el registro de un partido el 5% y no en el 4% de la votación, como lo apuntamos con Héctor Aguilar Camín en Nexos, pero es lo de menos. Lo de más, en mi caso particular, es la enorme satisfacción que siento al comprobar que la lucha por las candidaturas independientes finalmente coincide con el Ejecutivo, en lugar de ser combatidas frontal y sistemáticamente por él. Gracias al trabajo, inteligencia, esfuerzo y perseverancia de Gonzalo Aguilar Zinser, Fabián Aguinaco, Santiago Corcuera, Federico Reyes Heroles y muchos otros, parece que logramos pasar de que se nos echara la caballería en Costa Rica hace un año y medio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a que ahora Calderón haga suya una propuesta que, ni él ni Fox, jamás debieron haber combatido. El umbral del 1% de firmas es muy alto, ojalá lo revisen, pero aún así y aunque no se apruebe, el que Felipe Calderón hoy abrace una causa ciudadana que combatió es motivo de amplio reconocimiento de mi parte hacia él. De nuevo en hora buena, y bienvenido al bando ciudadano.

Xóchitl y Cuauhtémoc

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Xóchitl Gálvez no se da por vencida. Quiere ser gobernadora de Hidalgo. Su objetivo es conjuntar una amplia “coalición ciudadana” respaldada por partidos tan disímbolos como el PAN y el PRD. Sabe que sólo así tendría una oportunidad de vencer a la poderosa maquinaria del PRI en la entidad.

La directora general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, en los tiempos de Vicente Fox, no ha parado de buscar apoyos. Ayer se desayunó con el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en la cafetería Balmoral, del hotel Presidente Intercontinental, uno de los lugares favoritos de la clase política mexicana.

Nos topamos con los dos cuando enfilaban hacia la salida del hotel. Cuauhtémoc, siempre reservado, sonrió cortés, pero no hizo comentario alguno. Ella, en cambio, aludió al calificativo de “soñadora” que utilizamos en este espacio la primera vez que comentamos su intención de lograr una alianza de amarillos y azules. “¿Sabes cuál es el eslogan de mi campaña?”, nos preguntó a quemarropa. Ella misma respondió: “Hidalgo Sueña…”

El sueño de Xóchitl podría ser perturbado por el senador José Guadarrama, de no muy agradable memoria para el perredismo hidalguense. El ex priista-alquimista no sólo tiene su peso en el estado, fuera del PRD, sino que cuenta con el apoyo de Los Chuchos. Tanto es así que uno de ellos, Jesús Zambrano, nos contó que en el pasado “Congreso Refundacional” del amarillo, celebrado en Oaxtepec, sostuvo un ríspido intercambio verbal, sobre el tema de las alianzas, con la delegación de Hidalgo. ¿Van a apoyar a una panista?, cuestionó el Chucho número dos. “Es una posibilidad”, respondieron los de Hidalgo, para luego dejar claro que, “con Guadarrama, ¡nunca!”

* * *

Al Balmoral acudimos a desayunar con el priista Gabriel Arellano Espinosa, presidente municipal de Aguascalientes. Este hombre le arrebató al PAN la capital, y ahora quiere repetir el triunfo en las elecciones de gobernador. Pero antes debe disputar la candidatura con dos rivales internos, bien apoyados desde el centro: el senador beltronista Fernando Lozano y la ex diputada paredista Lorena Martínez.

—¿Y cuáles son sus apoyos?, atajamos al alcalde. Mencionó, primero, a Otto Granados, ex gobernador, y Augusto Gómez Villanueva, ex secretario de Estado. Luego, a dos gobernadores que ya encarnan el presente del PRI: Enrique Peña Nieto y Rodrigo Medina.

Apenas medio terminó con sus molletes, Arellano nos contó una grilla que confirma el temor del PAN de que se repita en Aguascalientes “el síndrome de San Luis” (un gobernador azul a favor del candidato tricolor). El panista mejor posicionado en las encuestas es Martín Orozco, ex alcalde de la capital, pero a la vez es el enemigo número uno del gobernador Luis Armando Reynoso. El mandatario estatal le habría dicho a César Nava que, si Orozco es candidato, no sólo no moverá un dedo, sino que va a jugar en contra.

Orozco Sandoval tiene 42% de opiniones positivas, contra 6% de negativas, según la más reciente encuesta de Buendía-Laredo. Le siguen: Arellano Espinosa, 37% positivas, 13% negativas; Carlos Lozano, 27% positivas, 7% negativas; Raúl Cuadra, PAN, 27% positivas, 4% negativas, y Lorena Martínez, 19% positivas, 3% negativas.

* * *

Supimos ayer que el IMSS y el gobierno de Sonora van a crear un fideicomiso por 125 millones de pesos para las víctimas del incendio de la guardería ABC. Los recursos se repartirán sin condiciones de que los familiares de las pequeñas víctimas renuncien a sus derechos. El monto que va a recibir cada una se mantendrá en reserva, a petición de los padres. La buena noticia la dio ayer Daniel Karam, director del Instituto.

www.elarsenal.net

http://panchogarfias.blogspot.com

El IMSS y el gobierno de Sonora van a crear un fideicomiso para las víctimas de la ABC.