julio 15, 2010

Durísimos contra durísimos

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Me pesa mucho, mucho, porque creo que lo están haciendo de buena fe, por cosas en las que creen”, me dice el secretario del Trabajo, Javier Lozano, sobre los huelguistas de hambre del SME. Lo dice en el arranque de otro momento dramático de este, cada día, más largo conflicto.

Hoy comienza la tercera etapa de liquidación de electricistas. Además de un bono para los 16 mil que no han querido cobrar, el gobierno ofrece ahora descuentos de 55 por ciento en promedio sobre saldos insolutos en créditos hipotecarios.

Pero los duros del SME le han dicho a Lozano que no cobrarán. Por el contrario, la semana abrió con el estrangulamiento de avenidas y una asamblea para apuntalar al líder Martín Esparza.

“Vamos a ser más contundentes”, me dice Mauricio Gómez, uno de los nueve huelguistas de hambre que cumplen hoy 28 días de ayuno. Otros cuatro cumplen 17. Uno, Miguel Ibarra, lleva 79. Y Cayetano Cabrera, 82. Son 15 en total. “Sabemos que las juntas las maneja Lozano. Y sabemos que nos dirán que no, por eso lo que queremos es que nos lo digan lo más pronto posible”.

Mauricio está consciente de que perdieron una controversia constitucional y el amparo que solicitaron a la Suprema Corte. Por eso afirma que su objetivo se reduce a “sensibilizar a la opinión pública”.

Del otro lado, Lozano adelanta que ve “muy difícil” que la Secretaría del Trabajo avale la reelección de Esparza, y que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje podría tomar años en ventilar los 28 mil 494 casos de reclamaciones por despidos injustificados, recontrataciones, reconocimientos de patrón sustituto. “Radicalizando su protesta, afectando a millones de personas, no van a obtener lo que no les corresponde”, concluye.

Durísimos contra durísimos.

No hay comentarios.: