agosto 12, 2010

Argumentos contra la legalización

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

El martes escribí un artículo sobre la legalización de las drogas. Expresé mi opinión a favor de esta medida. Recibí varios comentarios de lectores que están en contra. Con ánimo de incentivar el debate sobre este controversial tema, a continuación presento algunos de estos argumentos:

“Me ha tocado conocer dos casos de adicción. Uno, un amigo de como 55 años que lleva décadas encadenado a la mariguana; hoy ya está consumido y sus reacciones mentales son lentas porque la droga ya le ha cobrado un gran precio. El segundo es el hijo de unos amigos, tiene cerca de 30 años con más de diez como consumidor de cocaína. Aunque hoy aparentemente lleva más de un año sin consumir droga, es como el alcoholismo, porque basta un momento de debilidad para caer nuevamente al abismo y ya le ha pasado varias veces. Son dos vidas desperdiciadas, improductivas, que han cobrado también injustamente un precio altísimo a sus familiares. Así que no se resolverían todos los problemas de salud pública con un impuesto.”

“Hoy vi un error severo en sus informantes. La heroína es sumamente dañina de pies a cabeza, pero no provoca locura. La metanfetamina sí provoca trastorno psicótico muy semejante a la esquizofrenia. Yo soy psiquiatra con 20 años de experiencia y capacitación en tratamiento de adicciones en la institución mexicana Centros de Integración Juvenil (CIJ), y he tenido la triste experiencia profesional de ver que no hay droga inocua, todas hacen daño a corto, mediano y largo plazo. La legalización de cualquier droga ilícita hará que se consuma en mayor cantidad y se causen mayores daños a terceros como siempre se ha visto. El alcohol ha sido la droga legalizada más dañina, también el tabaco. Y si investiga lo que CIJ sabe de la marihuana verá que es más dañina que el tabaco.”

“Es sumamente peligroso que, hoy en día, donde el Estado de derecho está en una profunda crisis, se legalice la droga. Habla de tres acciones que debe hacer el Estado, si éste desea legalizar la droga. Ahora bien, yo le digo que, sin Estado de derecho (o mejor dicho, con el Estado de derecho que hoy prevalece), esas tres acciones jamás se realizarán. Y por tanto continuará el problema pero aumentado.”

“Un fuerte impuesto impulsaría inmediatamente el mercado negro, y entonces ¿qué ganaste con legalizar la droga? ¿El regreso del mercado negro hoy controlado por los cárteles?”

“¿Y qué tal que la legalizan y se vende en los tianguis, los ambulantes, con la piratería, pues? ¿Dónde quedan los impuestos y el control? Si no se puede meter al orden a la economía informal, ¿cómo creen ustedes genios que van a controlar la venta de droga legal?”

“Creo firmemente que la solución no es la legalización de las drogas […] Si no hay valores correctos en casa, por muy humilde que ésta sea, será por demás. Necesitamos vivir bajo principios básicos. ¿Cómo cuales? Un principio es que si dejas caer una moneda, ésta caerá, es decir, ‘instruye al niño en su camino y no se perderá’.”

“Lo considero una pe... regrina idea mercantilista sin sustento alguno ya que el daño que se ocasiona, principalmente a la juventud es irreversible y deteriora toda la estructura social de un país y creo firmemente que nadie quiera se le deshaga en las manos. Salvo aquel que pretenda el mal a la nación.”

“Tus argumentos son muy endebles. Primero que nada, la legalización no asegura que los mafiosos soltarían el negocio, que se enfocaría a ganar consumidores y mercados y por lo tanto continuarían las matanzas entre bandas rivales y por supuesto, en medio de la población civil, si acaso habría menos bajas policiales y militares. En segundo lugar, tampoco es cierto que las empresas legales, siguiendo la relación que apuntas, brincarían presurosas hacia los ‘nuevos’ negocios, por el riesgo ‘ético y moral’ que a muchos todavía nos limita. ¿Cómo verías a tu papá o a tu mamá como gerentes de Zuckermann Drugs LTD?”

No hay comentarios.: