agosto 06, 2010

Autocrítica presidencial

Luis Soto
Agenda confidencial
El Financiero

Ya son demasiadas las ocasiones en que el presidente de la República reconoce -"en corto" o en público- que la comunicación es una asignatura fallida en el gobierno federal, y, sin embargo, no ha dado ningún paso concreto para remediar esa situación que afecta tanto a los gobernantes como a los gobernados.

¿De qué sirve que Felipe Calderón diga: "Hemos fallado", si la información oficial no fluye, se entrega a cuentagotas, mal y a destiempo? Si la reciente autocrítica presidencial en el ámbito de la comunicación no fue "de dientes para afuera" y realmente quiere dar un giro positivo a la información que surge del Poder Ejecutivo federal, tendría que escuchar las voces de los que, en efecto, tienen conocimientos y experiencia en la materia.

Un observador que ha dedicado su vida al periodismo y que, como se dice en el argot del medio, "a veces ha sido borracho y a veces cantinero", porque ha ejercido el periodismo en los medios y también ha sido comunicador oficial, reflexiona mediante lo que llama: "El decálogo de la incomunicación".

1) "Los políticos-funcionarios siguen pensando que la comunicación es lo que era hace treinta años, cuando los jefes de prensa `controlaban´ a los medios. No se dan cuenta de que los tiempos han cambiado, y exigen a sus subordinados que echen a andar las relaciones públicas, con dinero, para mantener a raya a los periodistas."

2) "Hay muchos casos de funcionarios a los que hay que ocultarles durante varias horas las críticas mediáticas, `rasurarles´ la síntesis informativa matutina para evitarles el primer coraje del día, como si al ignorar las censuras periodísticas éstas se eliminaran."

3) "Varios funcionarios me han dicho: `A ver cómo le haces, pero detienes los ataques´, y suponen que una invitación a cenar comprará la voluntad de un periodista crítico."

4) "Las encuestas son una pesadilla. Si los resultados de un sondeo de opinión no son los que esperaba el funcionario, el culpable es el comunicador, y ni modo de encargar que se hagan encuestas a la medida." (Ahí les hablan, L.S. y F.B.)

5) "Las teorías de la comunicación social caminan por un lado, y la práctica en las áreas oficiales de información y relaciones caminan por otro. Los funcionarios prefieren tener a grillos o a cuates en esas áreas que a profesionales de la comunicación."

6) "¿Comunicar? Claro que no, a los funcionarios lo que les interesa es tener presencia en los medios, que su foto se publique en primera plana o que su imagen esté en la televisión. Para ellos, informar no importa."

7) "La cerrazón de los funcionarios impide cualquier cambio en los sistemas de comunicación. Lo único que esperan de ti es que negocies con los medios para que los elogien y no los ataquen. Si eres capaz de lograrlo, eres un buen comunicador, si no."

8) "La libertad de expresión de los medios es un hecho, pero los funcionarios viven en un escenario inexistente, porque creen que el sistema político todavía conserva a los medios y a los comunicadores a su servicio."

9) "Los funcionarios públicos están convencidos de que `saben cómo hacerlo´, y en lugar de escuchar y atender los puntos de vista y aplicar las estrategias diseñadas por sus comunicadores, les ordenan que hagan y digan o que no hagan y no digan lo que el jefe quiere en materia de información a los medios."

10) Después de la función de los secretarios particulares, la tarea más ingrata en la administración pública federal, estatal y municipal es la de los coordinadores de comunicación social, porque aunque se trate de expertos en la materia -que los hay- acaban convertidos en redactores de boletines que nada informan y que sólo buscan elogiar el trabajo del titular, o en improvisados agentes de relaciones públicas para organizarle reuniones al jefe."

¡Vamos a ver qué hace el presidente con la comunicación y con sus comunicadores!

Agenda previa

El gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, salió al paso de quienes "le quieren colgar" un proyecto para empatar los comicios para gobernador en esa entidad el año próximo con la elección federal para presidente en el año 2012. "Estamos ya en una etapa de la gestión gubernamental, en esta recta final donde estaremos registrando mayor efervescencia política, y a uno le estarán acusando por lo que hace y hasta por lo que no hace. Es justamente lo que ha ocurrido en esta supuesta y falaz iniciativa que se le ha querido atribuir a un servidor. Primero, no conozco que exista. Segundo, menos que esté presentada. Y tercero, menos aún que haya intención siquiera de querer hacer concurrente la elección del estado con la elección federal. La convicción de un servidor es que la elección de ningún estado debía ser concurrente con la federal presidencial", dijo "Quiquepeña".

¿Serán los azules los autores del proyectito?, preguntan los suspicaces.

¿Se acuerda usted de las granjas Carroll, productoras de puerquitos? ¿Aquella a la que algunos malosos señalaron como la causante de la epidemia de gripe porcina y que al final se comprobó que sus animalitos estaban más sanos que "Porky", y que nada habían tenido que ver en el asunto? Pues esa empresa, que preside Pablo Tavares, se ha convertido en una "locomotora del desarrollo" para el valle de Perote, Veracruz. A lo largo de los últimos años, Carroll ha desarrollado a más de 600 proveedores, tanto locales como estatales y nacionales, de los cuales más de 500 son micro, pequeña y medianas empresas: el principal segmento generador de empleo del país. Habría que voltear hacia esos modelos de economías de arrastre para moldear las políticas de competitividad del país en el futuro, sugieren los "agroyuppies".

No hay comentarios.: