agosto 13, 2010

Fidel y AMLO

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Golpe, seco y duro, a Felipe Calderón: resulta que los yanquis lo instalaron en la silla presidencial.

Lo han "cafeteado" muchas veces pero hoy cumple 84 años. Al parecer ya superó la enfermedad que padecía y que lo tenía postrado. Se trata de Fidel Castro, quien ha regresado con ganas de dar más batallas.

El comandante revolucionario no habla, desde luego, de la terrible situación que vive su país sumido en una permanente crisis económica. Los problemas internos ya se los heredó a su hermano Raúl, su segundón de siempre. Fidel está por arriba de esas "nimiedades". Él está dedicado a reflexionar sobre los grandes temas mundiales. Su nueva obsesión es evitar la guerra nuclear y opinar de otros países. Incluidos México donde, según él, López Obrador en 2006 "se presentó a las elecciones y ganó la mayoría de los votos frente al candidato del PAN. Mas el imperio no le permitió asumir el mando". Golpe, seco y duro, a Felipe Calderón: resulta que los yanquis lo instalaron en la silla presidencial.

Castro publicó ayer en el periódico Granma (órgano oficial del Partido Comunista Cubano) el artículo titulado "El gigante de las siete leguas". Fidel hace una extensa reseña del último libro de AMLO. Dice:

"Andrés Manuel López Obrador, una persona con la que nunca hablé, ni sostuve con él relación de amistad, es el autor de un pequeño volumen que acaba de ser editado, a quien agradezco la brillante exposición que hace de lo que está sucediendo en ese hermano país. Su título es La mafia que se adueñó de méxico y el 2012. Llegó a mis manos hace cuatro días, el 7 de agosto, en horas de la tarde, después de que regresé de mi reunión con los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba. Lo leí con enorme interés. Describe la forma en que Estados Unidos devora a dentelladas un país hermano de este hemisferio, al que ya una vez arrebató más de 50% de su territorio, las mayores minas de oro con altísima ley, y la riqueza petrolera explotada intensamente durante más de un siglo, de la que se extraen todavía casi tres millones de barriles diarios."

Castro cita extensamente la obra de AMLO, sobre todo cuando habla del sexenio de Vicente Fox. Recuerda a Carlos Ahumada y dice que comparte con el tabasqueño la opinión que tiene sobre Carlos Slim quien, confiesa Fidel, le obsequió un televisor: "No lo hizo con intención de sobornarme. No le pedí nunca tampoco favor alguno. A pesar de ser el más rico de todos, con una fortuna que supera los 60 mil millones de dólares, es un hombre inteligente que conoce todos los secretos de las bolsas y mecanismos del sistema capitalista."

Para Castro, el libro de AMLO "es una valiente e irrebatible denuncia contra la mafia que se apoderó de México." Pero también lo critica por tener omisiones: "No se menciona el hecho de que en Estados Unidos se ha creado un colosal mercado de drogas y su industria militar suministra las más sofisticadas armas, que han convertido a México en la primera víctima de una sangrienta guerra en la que están muriendo ya cada año más de 5 mil jóvenes mexicanos [.] No se consigna tampoco el hecho de que el cambio climático se ha convertido en un colosal peligro para la supervivencia de la especie [.] Se omite toda referencia al inminente riesgo de una guerra nuclear que podría hacer desaparecer nuestra especie."

Pero, con todo y estas omisiones, el libro le encantó a Castro. Y considera que López Obrador "será la persona de más autoridad moral y política de México cuando el sistema se derrumbe y, con él, el imperio". Así celebra Fidel su cumpleaños: votando a favor de AMLO para 2012. Es el gallo de La Habana. Que tome nota la izquierda mexicana que sigue adorando al dictador caribeño.

¿Y qué hará el presidente Calderón al respecto? ¿Le quedarán ganas de ir a Cuba a hacer las paces con sus amigazos? ¿Lo invitarán aunque sea un mandatario espurio impuesto desde Washington? ¿Cómo reaccionará la cancillería a estas declaraciones? ¿Se quedará otra vez calladita para no disgustar al comandante y sus fans mexicanos?

¡Ah, qué Fidel! A sus 84 años sigue vivito y coleando.

No hay comentarios.: