agosto 10, 2010

México es un país de clase media

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Sigo con el tema de la visión tremendista que algunos tienen de este país diciendo, de paso, que una de las recetas más socorridas del periodismo de opinión —muy apreciada, encima, por muchos lectores— es la de despotricar sistemáticamente de todas las cosas: denunciarlo todo, criticarlo todo, descalificarlo todo. Y la tentación de hacerlo, además, está siempre ahí porque la mayoría de los humanos somos gente inconforme en alguna medida. Los escribidores practicamos así un pesimismo crónico que le viene muy bien al respetable público porque cacareamos, bien alto y bien fuerte, lo que mucha gente quisiera poder expresar. Somos, por así decirlo, emisarios autodesignados de la inconformidad colectiva. Y, mientras cumplamos con ese papel tendremos asegurada una clientela de fieles razonablemente satisfechos. Habrá, eso sí, quien nos acusará de ser “derrotistas” o muy “negativos”.

Naturalmente, tenemos opiniones y preferencias y, de tal manera, no arremetemos globalmente contra todos los posibles pecadores sino que seleccionamos cuidadosamente nuestros objetivos. Es ahí donde comienzan los problemas: por ejemplo, cierto sector aceptaría perfectamente una diaria andanada de diatribas contra el “espurio” pero no le vendría bien que el destinatario fuera Rayito. Y, al revés: hay gente que defiende a Calderón —así, nada más, porque piensa sinceramente que es un buen presidente— y que no comparte las feroces opiniones que le dedican otras voces.

Ahora bien, decir que la riqueza de México está repartida entre 30 familias —o entre trecientas— termina siendo un disparate tan grande como declarar que la pobreza no existe. Nuestro país, creo yo, está poblado, mayoritariamente, por personas de la clase media y dentro de esta categoría podemos incluir a aquellos asalariados que viven en una casa del Infonavit, a los que venden verduras en los mercados, a los que trabajan en los talleres mecánicos y a millones más. Decir esto no es negar la desigualdad. Es reconocer, simplemente, una realidad. Pues eso.

No hay comentarios.: