agosto 04, 2010

¿Para qué “dialoga” Esparza?

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Martín Esparza no acudió ayer a la Procuraduría General de Justicia del DF para responder por el medio centenar de seguidores que a patadas y rocazos abolló la camioneta sin blindaje en que tuvo que ser puesto a salvo el secretario federal del Trabajo, Javier Lozano, al término de una premiación.

Si se presentó en la Fiscalía de Asuntos Especiales fue para seguir capoteando la denuncia en su contra por falsificación de un poder notarial que le permitiría disponer de 21 millones de pesos de cuotas sindicales.

La agresión de ayer se dio mientras Gobernación mantiene una tercera mesa “de diálogo” que, si bien ya sirvió para terminar con el ayuno en el Zócalo, ha sido inútil frente a los bloqueos de calles y parece alentar la realización de más actos de vandalismo.

Tanto avión se le ha dado a Esparza que la tercera etapa de liquidación de los ex trabajadores de Luz y Fuerza fue prácticamente desactivada.

Para el dirigente, no hay más camino que el del chantaje y las presiones intimidatorias.

No hay comentarios.: