agosto 03, 2010

Pasen los videos al mediodía

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

El martes 27 en la mañana, Héctor Gordoa, el periodista de Televisa secuestrado, se comunicó con Denise Maerker para decirle que la nueva orden de sus captores consistía en transmitir en el noticiero local de mediodía tres videos que debían bajarse del “BlogdelNarco.com”.

Era lo mismo que, en otra llamada, nuestro compañero secuestrado, Javier Canales, acababa de pedir a Multimedios Laguna. Cruzamos información. Denise ya mantenía un contacto constante con Luis Cárdenas Palomino, coordinador de Seguridad Regional de la Secretaría de Seguridad Pública federal. Hablábamos desde nuestros celulares.

Concluimos que se trataba de una solicitud atendible, pues el compromiso era soltar a los compañeros cinco minutos después de que se transmitieran esos videos, en donde zetas y policías de Coahuila reconocían crímenes y colusiones.

Yo tenía la indicación de mi empresa de ir de la mano de Televisa, ya que el riesgo de jalar solos, por nuestro lado, era altísimo. Televisa sólo pudo bajar dos de los tres videos y los puso al aire a las 12:30. Por un problema de satélites y enlaces, nosotros los difundimos media hora más tarde, pero tuvimos los tres.

Minutos antes, minutos después de la difusión de los videos, el secretario general de Gobierno de Durango, Oliverio Reza, salió por su cuenta a confirmar que había cuatro periodistas secuestrados. El silencio, una de las exigencias de los secuestradores, acababa de ser roto por una declaración del gobierno de Durango, a la que la CNDH le daría resonancia con un absurdo e irresponsable boletín.

Lejos de cumplir lo pactado, los secuestradores volvieron a comunicarse a través de nuestros compañeros para advertirnos que querían los videos en la noche: en MILENIO Televisión y el Canal de las Estrellas.

Mañana: ¡Ni madres!

No hay comentarios.: