agosto 31, 2010

Pequeñez

Federico Reyes Heroles
Reforma

A don Carlos Abedrop, por su enorme generosidad universitaria.

Vivimos con la esperanza y la convicción de que será así. Hay tiempos de normalidad y tiempos de emergencia. En la primera condición nos podemos dar el lujo de proceder confiados en los hábitos, en las formas con las cuales nos hemos acomodado en el mundo. Pero la normalidad se quiebra en el momento menos esperado y quizá el menos propicio. Aparece la emergencia que tiene como principio que nada es igual, ésa es su fuerza, imponer sus tiempos, romper cánones. En esos instantes debemos sacar lo mejor de nuestros conocimientos pero también de nuestra intuición y de nuestra entraña. Estar a la altura de los nuevos retos muestra de qué estamos hechos.

Los marinos, los pilotos, los médicos en general y en particular algunas especialidades como la traumatología o quienes se encuentran en emergencias viven preparados para administrarlas todos los días. Pero los protocolos tienen límites, cuando se agotan sólo el conocimiento profundo y la capacidad para idear nuevas soluciones nos pueden salvar: aterrizar el avión en el Hudson por ejemplo. Pero no sólo en los asuntos técnicos hay emergencias, también en la historia ocurren. Hay hombres que se amilanan y empequeñecen frente a la emergencia y otros que se agigantan: Chamberlain y Churchill como ejemplo emblemático, Napoleón o Bismarck pero también MacArthur. Lo primero para poder dar la cara a la historia es leer los tiempos, saber si estamos en la normalidad o en la emergencia, de ser el caso nuestros parámetros para administrar la normalidad se desmoronan. Hay entonces que declarar y declararse en emergencia. Estamos obligados a pensar desde abajo con frialdad.

México vive desde hace tres años y fracción momentos de emergencia y sin embargo a la clase política se le mira apoltronada, como si no hubiera novedad en el frente. Por primera vez en nuestra historia contemporánea hay un serio desafío a las instituciones, un desafío armado que ha llevado al país a perder el control de ciudades y zonas enteras. Algunos hablan ya de la necesidad de declarar estado de excepción en ciertas áreas. Policías y Fuerzas Armadas se muestran incapaces de garantizar la seguridad de los ciudadanos. Por primera vez vivimos una estrategia muy bien armada y muy exitosa de terrorismo que ha provocado miedo generalizado, confusión y el derrumbe de la imagen del país en el exterior con terribles consecuencias económicas. Miles de mexicanos abandonan sus ciudades para ir a vivir en otras y con frecuencia a otros países. Se simpatice o no con la política seguida por el presidente Calderón, el hecho es que todos estamos en el mismo barco. Calderón se va en dos años pero los mexicanos continuaremos con la emergencia.

Pero quizá lo más preocupante es la estrechez de miras de la clase política. Los alcaldes defendiendo su soberanía cuando 400 municipios no cuentan con elementos, 90% de ellos dispone de menos de 100 efectivos, 70% sólo cuenta con educación primaria eso para no hablar de equipo y capacitación. Pero no aceptan la emergencia, repiten su eslogan "soberanista" cuando ya tienen el agua en el cuello. Ellos controlan el 40% (300 mil) de los efectivos de las policías del país, manejan más elementos que las Fuerzas Armadas (200 mil) y todavía algunos se niegan a analizar la posibilidad de integrar 32 cuerpos policiales estatales como primer paso a la policía central. Si estuviéramos en el edén de la seguridad entendería su arrogancia, pero estamos en el infierno. ¿Qué defienden? Como aderezo nos enteramos de que 7 de cada 10 municipios están infiltrados por el narcotráfico. En esas manos está la seguridad cotidiana de los mexicanos y también buena parte de la explicación de la omnipresente impunidad.

Y qué decir de los señores legisladores que fueron incapaces de convocar a un periodo extraordinario para procesar, entre otras, la Ley de Seguridad Nacional, exigencia expresa de las Fuerzas Armadas. Han sido también incapaces de sacar adelante una ley antisecuestros para no hablar de la urgencia de un nuevo Código Federal de Procedimientos Penales. Ahora los priistas salen con la genial idea de reducir el IVA. Por ideas geniales como ésa México es, según información de CEPAL, el único país de América Latina cuya recaudación, sin petróleo por supuesto, ha disminuido en la última década. México recauda en el 2008 9.4%, mientras Brasil llegó al 35.5%, Argentina 30.6%, Chile 21%, incluso Chávez recauda más, 14.2%. En su desdén hacia México está la explicación de por qué no hay más dinero para infraestructura, para educación, para ciencia y tecnología o para seguridad, asunto que trae en jaque al país. De la reforma laboral mejor ni hablar, ya vienen nuevas iniciativas a acumularse en las pilas de las anteriores mientras los jóvenes sin empleo se multiplican. Como muestra de su insensibilidad queda el pleito por la Mesa Directiva y las iPads.

Lo aterrador de estos días nublados para México es la pequeñez de los gobernantes, quizá no se han percatado de la emergencia.

No hay comentarios.: