agosto 13, 2010

Relanzando la Presidencia

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Hay quienes al irse, se quedan. Florestán

Cuando está por terminar el segundo tercio de su gobierno, en diciembre, el presidente Felipe Calderón ha tomado la decisión de relanzar su gobierno a partir de una nueva y personal relación con los medios y un reencuentro, también personal, con la sociedad.

Después de reconocer que una de las fallas, no sólo en la lucha contra el crimen organizado, sino en su gestión, ha sido precisamente ésa, la comunicación, el entenderse con los mexicanos sin intermediarios, reimpulsará su gobierno y su Presidencia a partir de ya, diría que a partir de las fiestas del Bicentenario, que son una plataforma tan formidable como desaprovechada hasta ahora. Y desde esa coyuntura y necesidad estaríamos percibiendo una gestión diferente.

El problema de comunicación del presidente Calderón no es diferente al de sus antecesores: José López Portillo (1976-1982) tuvo cinco encargados de prensa y terminó enfrentado a los medios con aquel reproche ante los periodistas: No pago para que me peguen. Otros cuatro encargados de esa oficina de comunicación tendría Ernesto Zedillo (1994-2000) y otros tanto su antecesor más reciente, Vicente Fox, que inició con quien hoy es su esposa, Marta Sahagún, y tras dos relevos acabó con el vocero Rubén Aguilar, recordado por su tarea de traducirlo del español al español: lo que el presidente Fox quiso decir.

Es decir, la comunicación siempre ha sido un conflicto para los presidentes de la República. Algunos lo asumieron como tal, como parte del costo; otros lo ignoraron, como Zedillo; a uno más le valió, como a Fox, y a Calderón ahora le preocupa y está dispuesto a corregir para avanzar.

Y la instrucción de salir es también para sus secretarios del gabinete presidencial.

Ya veremos giro y resultados.

Retales

1. VISITA. Hace unos días llegaron tres camionetas Suburban al hospital en el que se encontraba internado, muy delicado, Luis Echeverría. La sorpresa es que de una de ellas descendió el presidente Calderón, tomó el ascensor, subió y entró al cuarto del ex presidente con quien conversó durante un buen rato;

2. GUERRERO. No vuela la nominación por el DIA para Guerrero del senador priista y ex gobernador de ese estado Ángel Heladio Aguirre Rivero. Jesús Ortega dijo no y César Nava ha dicho que Malova solo hay uno, refiriéndose a Mario López Valdez, hoy gobernador de Sinaloa. Así que Ángel Heladio no vuela; y

3. AHORRO. Carlos Navarrete es un político respetado por todos. Pero no entiendo que se gaste 400 mil pesos para el informe de su gestión como presidente del Senado. Dice que es de su bolsillo, que es dinero de su ahorro. De acuerdo, cada quien se gasta su dinero en lo que quiere, pero es un exceso que para un discurso tire ese dinero de esa forma. Aunque igual es una inversión de cara al gobierno del Distrito Federal.

Nos vemos el martes, pero en privado.

No hay comentarios.: