agosto 31, 2010

Sí: que bajen el IVA

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

El asunto acabó siendo una negociación electorera de quinta. Y si Acción Nacional incumplió, ahora le toca al Revolucionario la venganza.

Que no se nos olvide: si hoy pagamos más impuestos es porque el PRI estuvo dispuesto a dar sus votos en el Congreso a cambio de que el PAN no se aliara con los partidos de izquierda para disputarle al PRI ciertas elecciones estatales. Una vergüenza que los priistas hubieran solicitado esta condición y que los panistas la hubieran aceptado; una estupidez que lo hayan firmado.

Que no se nos olvide: la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, y el del PAN, César Nava, signaron un pacto con dos "testigos de honor": el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el secretario de Gobierno del Estado de México, Luis Miranda. El PAN se comprometía a no aliarse con el PRD en las elecciones de gobernador mexiquense en 2011. Y aunque no estaba contemplado en el documento firmado, trascendió que, a cambio, el PRI otorgó su apoyo en el Congreso para aumentar los impuestos.

Se dice que había un pacto similar de "más impuestos a cambio de menos democracia" para Oaxaca. Que el gobernador priista Ulises Ruiz, al igual que el mexiquense, Enrique Peña Nieto, estuvieron de acuerdo con dar los votos de "sus diputados" para aumentar la tasa del IVA de 15 a 16% a cambio de que el PAN no se aliara con la izquierda en el proceso electoral oaxaqueño de 2010.

Que no se nos olvide: el PAN incumplió. Sí se alió con la izquierda en Oaxaca y en otros cuatro estados. En tres de ellos (Puebla, Oaxaca y Sinaloa) ganaron. Y ya anunciaron que van por una alianza en el Estado de México el año que entra.

Así fue el proceso para que los mexicanos pagáramos más impuestos. En lugar de ser una discusión racional, seria y de altura de cobrar más tributos para mejorar el gasto en buenos programas públicos, el asunto acabó siendo una negociación electorera de quinta.

Y si el PAN incumplió, ahora le toca al PRI la venganza. Eso explica que el tricolor quiera reducir la tasa del IVA para regresarla a 15 por ciento. Una hábil maniobra política que ha dejado al gobierno panista en una posición defensiva endeble.

El secretario de Hacienda la ha tildado de "irresponsable". Ha invitado a que los priistas digan dónde se podría recortar el Presupuesto para absorber una pérdida en los ingresos públicos que se calcula en alrededor de 30 mil millones de pesos. ¿En educación, salud, seguridad o en Oportunidades?, pregunta Ernesto Cordero.

¿De verdad el gobierno no puede recortar 30 mil millones de pesos en su gasto para aliviar la carga tributaria de los ciudadanos? A mí se ocurren algunas ideas:

. Reformar la fórmula de financiamiento de los partidos que obligatoriamente les provee más dinero cada año.

. Cancelar la construcción de la nueva refinería en Tula que costará diez mil millones de dólares; en las actuales condiciones económicas, Pemex podría adquirir una refinería similar por una décima parte de esta cantidad.

. Reducir el tamaño del Congreso lo que significaría ahorros salariales y materiales incluidos menos iPads para los diputados.

. Prohibir que equipos profesionales de futbol reciban fondos públicos como hoy sucede en varias ciudades.

. Prohibir que los funcionarios públicos de todos los niveles se otorguen bonos antes de entregar su respectivo puesto.

. Evitar que el dinero público que reciben las bancadas en el Congreso se canalice a movimientos sociales como el del "gobierno legítimo".

. Recortar partidas que terminan en las arcas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

. Bajar el gasto de publicidad del gobierno federal que se ha incrementado de manera importante estos años.

El gobierno tiene buenos programas que no sería conveniente recortar. Pero también tiene partidas donde hay mucho dispendio y que habría de suprimir o rebajar. Esto tendría la consecuencia positiva de que los mexicanos pagáramos menos impuestos. Y ese debe ser el debate: cuántos impuestos a cambio de qué gasto. De ninguna forma más tributos a cambio de menos democracia.

Por lo pronto, el PRI ya metió en un brete al gobierno con su propuesta de reducir la tasa del IVA. Y mientras no se recorten partidas inútiles y dispendiosas, yo lo apoyo.

No hay comentarios.: