agosto 05, 2010

Una triste celebración

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

A veces es preferible el misterio de no saber. Florestán

MADRID, España. Hoy estamos a 25 días de septiembre, mes del bicentenario de la Independencia, y la agenda de la efeméride se mueve entre la nada y la decepción.

Los encargados de la conmemoración no han estado a la altura de la fecha y dos presidentes de la República, Vicente Fox y Felipe Calderón, han dejado pasar la oportunidad histórica de un reencuentro con lo mejor de nosotros mismos.

Desde los tiempos del foxismo pareció pesarles más el centenario de la Revolución, que el panismo siempre ha desdeñado, que el de la Independencia, que sería la casa común de todos los mexicanos, y por eso le bajaron el volumen.

Fox designó a Cuauhtémoc Cárdenas al frente del comité de celebraciones, lo que pareció una decisión tan buena, que duró unos cuantos meses, cuando el ingeniero se dio cuenta de que era como el monarca que vestía desnudo. Calderón nombró a Rafael Tovar y de Teresa en su relevo, renunciando cuando no pudo abrir la llave del presupuesto.

Se mencionaron otros nombres y así llegó el historiador José Manuel Villalpando, que ha sido superado por la magnitud de la empresa, el aparato burocrático y el peso de la misma historia que tan bien conoce.

Hoy, insisto, a 25 días del inicio de las celebraciones del Bicentenario, nadie sabe cuáles son porque el aniversario ha quedado en eso, en festejos de una comisión que no da cuentas a nadie, con un presupuesto rebasado que alcanza los tres mil millones de pesos y sin una explicación aceptable de cómo los ha gastado.

Aquí, en Madrid, me preguntaron sobre esas celebraciones en México de los 200 años de la Independencia, en los que la embajada mexicana, capítulo a cargo del ministro Jaime del Arenal, ha tenido un programa que ya hubiéramos querido allá, y no pude ir más de los dos gritos de Independencia, de los imprescindibles fuegos artificiales con el “Huapango” de Moncayo y el tradicional desfile militar, como cada 16 de septiembre.

Lo de siempre.

¡Ah! Y un multimillonario video.

¡Qué modo de desperdiciar un aniversario de esta magnitud!

Retales

1. A VOLAR. La crisis de Mexicana de Aviación es monitoreada por la industria aérea mexicana y extranjera que atisba una posibilidad de negocios a partir de su posible quiebra y liquidación. Buscan sus rutas y spots, que valen decenas de millones de dólares;

2. RELEVO. Desde marzo, Francisco Ramírez Acuña había hecho el cálculo de buscar la presidencia del PAN para la sucesión de noviembre. Los resultados no dan puntos panistas a César Nava, aunque esté mejor posicionado que antes de la jornada electoral; y

3. SUCESIÓN. Donde más tendrá que operar el presidente Felipe Calderón para promover la candidatura panista de Ernesto Cordero es en el mismo PAN, que hoy carece de una figura competitiva para julio de 2012.

Nos vemos mañana pero en privado.

No hay comentarios.: