septiembre 13, 2010

AMLO, principal aliado de Peña Nieto

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

¿Qué habría pasado si hace semanas —o meses— una voz despistada hubiese aventurado que Andrés Manuel López Obrador se convertiría en el principal colaborador de Enrique Peña Nieto en su cruzada contra la alianza PAN-PRD en el estado de México?

Seguramente, “Los Legionarios” de AMLO habrían quemado en leña verde al sacrílego capaz de esa monstruosidad, sobre todo porque la voz popular acredita que AMLO y Peña son formidables enemigos. Más aún, López Obrador ha dicho a cuatro vientos que su objetivo político, antes de ser candidato y presidente de todos los mexicanos, es “tumbar a Peña”.

Bien, pero hete aquí que debido a la caprichosa política mexicana y a lo voluble de las ambiciones de poder, se hizo realidad la impensable premonición de una alianza “contranatura” entre AMLO-Peña Nieto. ¿Y entonces qué fue lo que pasó? Pues nada, que también a causa de los impredecibles reacomodos políticos rumbo a la sucesión presidencial, ahora resulta que el tabasqueño decidió sumar filas con el mexiquense, para evitar que —por la vía de las alianzas— se fortalezca la candidatura de su otrora preferido y hoy jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard.

En pocas palabras, todos saben que los principales interesados en las alianzas PAN-PRD en Oaxaca, Puebla, Sinaloa y ahora en el estado de México son Manuel Camacho —quien construye la campaña de Marcelo Ebrard—, y el grupo político de Los Chuchos, que apenas ayer, en un golpe de timón se quedaron con el control del PRD hasta marzo de 2011.

También todos saben que desde su Quinto Informe, Peña Nieto inició una cruzada contra las alianzas PAN-PRD en el estado de México, donde habrá elecciones para sucederlo en 2011. Y todos se enteraron que al salir del Quinto Informe de Peña Nieto el propio Marcelo Ebrard criticó con severidad “el miedo” del PRI a las alianzas. Y no solo eso, sino que dejó ver que la alianza PAN-PRD en el estado de México, “va porque va”.

Bueno, pues el pasado 11 de septiembre, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Andrés Manuel López Obrador dijo: “Sería una gran traición y una desvergüenza” la alianza del PRD con el PAN. Por eso, “desde ahora les aviso que vamos a pintar nuestra raya”, dijo. Y claro, se refería a las elecciones de 2011 y 2012, porque antes de la elección presidencial la alianza PAN-PRD pasa por el 2011 en el estado de México.

Y es que AMLO sabe que si se confirma la alianza del PAN y el PRD de Los Chuchos en el estado de México, el candidato presidencial de la izquierda podría ser Marcelo, al que además se aliaría la poderosa Elba Esther Gordillo. Y en ese escenario el tabasqueño estaría fuera. Por eso se suma a Peña contra las alianzas. ¿Qué tal?

1 comentario:

José Manuel dijo...

me parece muy interesante y acertada su teoría; ahora me pregunto, ¿cual sería la estrategia de cada uno (Peña Nieto y AMLO), si ambos llegan a ser candidatos a la presidencia?

Supongamos que AMLO logra subir en las encuestas a un nível muy alto (inimaginable en mi opinión), muy a la par de Peña Nieto y dejando a cualquier candidato del PAN lejos del triunfo. ¿Lograría Peña Nieto convencer al PAN de unirse a ellos para asegurarse de que no llegue AMLO a los Pinos?... o en esta "caprichosa política mexicana" como usted lo dice, ¿estaría el PAN dispuesto a darle la espalda a Peña Nieto en venganza por todos estos golpes bajos que les esta aplicando?... dando espacio a que AMLO llegara a los Pinos?