septiembre 09, 2010

Así cayó La Barbie

Pablo Hiriart (@phiriart)
phl@razon.com.mx
La Razón

La Secretaría de Seguridad Pública que encabeza Genaro García Luna ha tenido buenos golpes, que se desdibujan hasta la caricatura por el afán protagónico de él o de quienes están bajo su mando.

Si tienen una buena historia, ¿para qué inventan una película?

Cuando la Policía Federal capturó a La Barbie se anotó un gran punto y fue una buena noticia para el país. No sabían a quién detenían, pero qué importa eso a la luz del resultado.

Ahora bien, armar la fantasía hollywoodesca de policías disfrazados de campesinos y albañiles que estaban en el rancho del capo y que al llegar éste a su propiedad, ¡zaz!, lo capturaron, es una mentira y es un error.

Es mentira, pues fue detenido en la carretera porque venía a exceso de velocidad, según se asienta en el parte informativo de la propia dependencia. Se trata del parte PF/DA/CICTA/418/2010.

Y es un error, porque dramatizar y edulcorar una acción policiaca que de por sí fue exitosa, lo único que hace es restarle credibilidad a la institución.

Lo mismo les pasó con el caso de Florence Cassez. Desbarataron a una peligrosa banda de secuestradores y criminales crueles, pero decidieron darle ambientación con una nueva puesta en escena de la captura al día siguiente, para que saliera bien en la tele.

Si lo que estamos viviendo es una guerra contra el crimen organizado y de por medio está el país, no se valen las jugarretas.

¿Para qué exponer la credibilidad de toda una lucha con fantasías teatrales?

Al medio día de ayer me habló Lizeth Parra, titular de la Unidad de Información y Análisis de la SSP, para reclamar que en la nota sobre la captura de La Barbie no se haya dicho que en el referido parte sí se hace alusión a trabajo de inteligencia.

En la cuidada y pulcra nota del reportero Carlos Jiménez, se dice que el parte “sólo refiere que se tenía conocimiento de que en esa zona se encontraban miembros de la delincuencia organizada”.

Muy bien por la Policía Federal. Ahí habían narcos (como en buena parte del país) y agentes de esa corporación tuvieron el valor de detener en la carretera a La Barbie y sus escoltas porque iban a exceso de velocidad.

La pregunta es ¿por qué no dijeron eso en las conferencias de prensa en las que detallaron los hechos?

¿Por qué ocultaron la manera en que fue detenido el capo, y nos contaron una de vaqueros?

Antonio Machado decía algo que en la Secretaría de Seguridad Pública deberían grabar en la entrada del búnker:

“Si dices media verdad, dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad”.

No hay comentarios.: