septiembre 08, 2010

“La Barbie” es un héroe; los militares son criminales

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

De pena ajena el México esquizofrénico que vivimos. Un México donde aliados amarillos del PAN y de Felipe Calderón “hicieron fuchi” al Cuarto Informe, mientras los enemigos priístas aplaudieron al Presidente y hasta pactaron “en lo oscurito”.

Un México en donde Felipe Calderón pronosticó que en las elecciones de 2012 “el problema no será quién gane, sino cómo gane”, pero olvidó la autoría del “haiga sido como haiga sido”, para justificar su triunfo electoral en el 2006.

Un México en donde, a pocos días de la captura de La Barbie, el criminal aparece como héroe del imaginario colectivo, y cineastas del mundo persiguen su leyenda para llevarla a la pantalla grande. Todo, mientras militares que combaten al crimen aparecen como criminales.

Un México en donde resulta que opinantes de alto rating parecen concluir que no sirve de nada a los ciudadanos la captura de criminales como La Barbie. Peor, dicen que en una de esas, su captura pudiera detonar una guerra aún más cruenta entre capos que intentarían ocupar su lugar.

¿De dónde sale el rosario del absurdo?

Está claro que a nadie sorprende la incongruencia y volatilidad ideológica de políticos y partidos, de gobernantes que han convertido en culto la enseñanza de la Chimoltrufia: “Como digo una cosa, digo la otra”. Pero lo más preocupante es la aberración mediática y de opinantes que parecen empeñados en hacer creer que la realidad sobre la violencia y la inseguridad en México vive la peor crisis de esquizofrenia.

Resulta impensable que a causa de la política informativa mediocre del gobierno federal, un criminal como La Barbie se haya convertido en lo más parecido a un héroe popular cuya captura —según el imaginario colectivo— no servirá para nada. Lo cierto es que nadie en el gobierno federal fue capaz de explicar a los ciudadanos que el mensaje de la captura de La Barbie no es convertirlo en héroe, sino que el mensaje es contra la impunidad; que la autoridad es capaz de capturar, enjuiciar y castigar a los grandes capos. El mensaje es de gobernabilidad.

Pero acaso resulta más grave la incapacidad del gobierno para explicar la causa del crimen cometido por militares contra civiles en una carretera de Nuevo León. ¿Qué pasó? ¿Por qué ninguna autoridad ha sido capaz de explicar a los ciudadanos que los militares no son criminales, que combaten a los criminales, y que el gobierno trabaja para evitar accidentes y tragedias como esa?

¿Quién será capaz de explicar que La Barbie no es héroe, que su captura es un logro y un mensaje contra la impunidad; que los militares son humanos, que se equivocan, pero que no son criminales?

No hay comentarios.: