septiembre 13, 2010

Recta final

Rubén Aguilar (@RubenAguilar)
Consultor y profesor de la Universidad Iberoamericana
raguilar@eleconomista.com.mx
El Economista

Al presidente Calderón le quedan 27 meses al frente del gobierno. Inicia la última etapa de su gestión con la peor evaluación personal y de su gobierno.

En Los Pinos son conscientes de esta realidad, sus encuestas dicen los mismo, pero no logran articular una estrategia de gobierno y comunicación que les permita remontar la percepción negativa.

De acuerdo con la última encuesta de Reforma (01.09.10) ahora sólo 55% aprueba su desempeño y 37% lo rechaza cuando hace un año lo hacía 68 y 24%, respectivamente. De un año a otro ha caído 13.0% en la aprobación y crecido 13% en el rechazo, que no son porcentaje menores.

La mala percepción se agudiza cuando sólo se toma en cuenta lo que piensan los líderes de opinión. Las gestión de Calderón en junio del 2010 la aprobaba 51% del círculo rojo y en septiembre ya sólo 47% y lo rechaza 49 y 53%, respectivamente. La caída y el aumento es de 4.0% en tres meses.

El último sondeo de El Universal (06.09.10) arroja los mismos resultados. Ahí el Presidente obtiene 45.4% de aprobación y 28.5% de rechazo, mientras que en septiembre del 2009 en el primer rubro alcanzaba 50.4 y 32.8% en el segundo. De un año a otro cae 5.0% en la aprobación y aumenta en 4.3% el rechazo.

En la calificación general varía muy poco y pasa del 6.4 en junio al 6.3 para septiembre del 2010 en la encuesta de Reforma y lo mismo sucede con la de El Universal donde pasa de 6.7 en el 2009 a 6.4 en el 2010. La valoración de los líderes de opinión también se mantiene y es 5.2 en junio y 5.3 en septiembre del 2010.

La ciudadanía en el caso de México tiende siempre a calificar alto el desempeño del Presidente sin importar su gestión. Se “califica” a la envestidura más que a la persona. El indicador de gestión es el que expresa de mejor manera la percepción que tiene la población.

En la crisis del 2009, la más grave a nivel mundial después de la gran depresión, el Presidente fue mejor evaluado que ahora. Todo indica que la caída se relaciona con el número de muertos, que la ciudadanía considera “inaceptable”, y el fracaso de la “guerra” contra el narcotráfico.

Los 27 meses en la actual lógica política del país, que es necesario cambiar, se hacen sólo 15; lo que queda del 2010 y todo el 2011. Los márgenes de maniobra y la capacidad de influir del Presidente se reducen cuando inicia la contienda interna de los partidos políticos y empieza la campaña presidencial legal.

La caída en la aprobación y el aumento al rechazo de Calderón van a seguir al mantenerse como la acción más importante de su gobierno, y el único tema a comunicar, la “guerra” contra el narcotráfico. Sin duda, la percepción negativa de la gestión del Presidente va a perjudicar al candidato de su partido en la campaña por la Presidencia en el 2012.

raguilar@eleconomista.com.mx

En Los Pinos son conscientes de esta realidad, sus encuestas dicen los mismo, pero no logran articular una estrategia de gobierno y comunicación que les permita remontar la percepción negativa.

No hay comentarios.: