septiembre 10, 2010

¿Simple intervencionismo?

Enrique Aranda
De naturaleza política
Excélsior

Independientemente de las manifestaciones de real o supuesto patriotismo que, en vísperas de los festejos por el Bicentenario y particularmente en el sector legislativo, suscitó la comparación que la secretaria de Estado norteamericana hizo de nuestro país "con la Colombia de hace 20 años.", lo cierto es que en las censuradas palabras de Hillary Clinton subyacen un mensaje, y una advertencia, que merecen ser tomados en consideración. y con absoluta seriedad.

Y esto, nos explicaba ayer mismo el que fue primer ministro colombiano del Interior durante el primer periodo presidencial de Álvaro Uribe, doctor Fernando Londoño, en virtud de que "la tragedia colombiana es un libro en el que México se debe leer hoy." y, categórico, (nos) invitaba a recordar cómo, en la Colombia de los ochenta y los noventa, "los mafiosos eran amigos de los políticos y de gente importante, hacían saques de honor en los partidos de futbol, se les veía como una especie de Robin Hood. Pablo Escobar construía barrios para los pobres..."

Fue más lejos aún, cuando, ante la interrogante sobre por qué, en ocasiones, parece que los políticos se niegan a aceptar la realidad de la penetración del narcotráfico en todas las esferas sociales -y aun después de reconocer que en México el narcotráfico no asume todavía roles propios de la "insurgencia" política-, recordó cómo algunos de los grandes capos llegaron a asumir, por la vía electoral, como miembros del Parlamento. Luis Carlos Leder, preso ahora en Estados Unidos, uno de ellos.

En la emisión de ayer de Acento Informativo, Londoño recordó también cómo, al tiempo que en México se concretaba la captura -¿entrega?- de Édgar Valdez Villarreal La Barbie, en ese país se ponía presos a 20 de sus colaboradores allá, "todos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.", para llamar la atención sobre la naturaleza terrorista de las FARC -¿cómo, si no, puede calificarse a quien asesina, corta la cabeza a sus víctimas y cuelgan los cuerpos en los puentes..?-, naturaleza que, lamentó, el gobierno de México se niega a reconocer.

Intervencionismo, pues, quizá; pero también advertencia de una realidad que, como bien explicaba ayer el ex premier colombiano, es parte de "una película que nosotros ya vimos. una historia de mafiosos que pudre todo, la prensa, la política, la empresa, todo." y nadie, en su sano juicio, creemos, desea que se recree en nuestro país.

Empecemos por entender la dimensión del problema.

Asteriscos

* En Quintana Roo, en Playa del Carmen, el mandamás en el IMSS, Daniel Karam, supervisó el avance de las obras del Hospital General de Zona 18 que, con una inversión superior a los 350 millones de pesos, se construye ahí, para beneficio de algo más de 84 mil derechohabientes.

Veámonos el domingo, con otro asunto De naturaleza política.

No hay comentarios.: